Introducción




descargar 109.65 Kb.
títuloIntroducción
página2/3
fecha de publicación27.12.2015
tamaño109.65 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Biología > Documentos
1   2   3

Marco Teórico


Las abejas nativas sin aguijón (Apidae: Meliponinae) son insectos que se encuentran en los trópicos y subtrópicos del mundo (en todos los continentes excepto en Europa). Son insectos muy importantes ya que juegan un papel en la polinización de los bosques tropicales, propiciando una mejor producción de frutos y semillas y por ende la regeneración del bosque. Estas abejas son verdaderamente sociales y almacenan su alimento (miel y polen) en un nido permanente, lo que ha propiciado su manejo y crianza (Enríquez 2005).
Meliponicultura se le llama a la crianza de abejas nativas sin aguijón, para la obtención de distintos productos de las colmenas, entre estos: miel, cera, polen y propóleos. En Mesoamérica, fue practicada por los Mayas desde la época precolombina, como se puede observar en inscripciones de los códices de dicha cultura milenaria. Ellos obtenían de las abejas nativas su única fuente de edulcorante y era utilizada para ritos religiosos y preparación de medicinas (Enríquez 2005).
Las abejas sin aguijón son insectos eusociales que viven en colonias, constituidas generalmente por una reina fecunda, obreras y zánganos. Como su nombre lo indica no tienen aguijón, debido a que este se degeneró en el trascurso de la evolución (Biesmeijer, 1997). Típicamente se encuentran en las regiones tropicales y subtropicales del mundo, desde los 30 latitud Norte hasta los 30 Latitud Sur (Manrique, 2001). En las regiones tropicales del mundo existen alrededor de 400 especies de abejas sin aguijón, distribuyéndose desde México hasta Argentina, destacándose por ser excelentes polinizadores de flora nativa y cultivada en los ecosistemas donde habitan (Guzmán 2009). En Costa Rica se han reportado 60 especies, representando cerca del 15% de la diversidad mundial de estos insectos (Aguilar, 2007).

Dentro de los principales beneficios que se obtienen producto de la incorporacion de las abejas sin aguijón en los ecosistemas se encuentran:

-Contribución a la reproducción de las plantas tanto cultivadas como silvestres aumentando la producción de frutas y semillas.

-La producción de una excelente miel, a favorecido la explotación incorrecta, propiciando una disminución de especies y poblaciones.

-La disminución de especies de abejas sin aguijón y de sus poblaciones incide directamente en la producción de cultivos y bosques (Nates, 2004).

La incidencia de la deforestación


Durante largos periodos, los bosques se han enfrentado a grandes cambios debido a la explotación y al uso irracional de los recursos naturales. Estos fueron considerados como zonas no productivas, en donde su destrucción fue por mucho tiempo sinónimo de desarrollo. Durante los años 70s y 80s, las políticas nacionales e internacionales fomentaron la destrucción de grandes zonas silvestres. Hoy en día, es notable el acelerado crecimiento demográfico en las diferentes zonas de Mesoamérica, lo cual ha traído como consecuencia procesos acelerados de destrucción de zonas boscosas. Las causas son multifactoriales, entre las que se destacan la tala ilegal, el tráfico de flora y fauna silvestres y los incendios naturales e inducidos, consecuentemente el avance de la frontera agrícola que ha degradado grandes extensiones de áreas naturales (Guzmán 2009).

La agricultura y actividades pecuarias, junto con los procesos urbanísticos, son las principales actividades humanas que degradan el ambiente por medio de la interrupción en la estructura y el funcionamiento de los procesos e interacciones existentes de los ecosistemas implicados. Sin embargo, estas actividades son fundamentales en el desarrollo de la sociedad, tanto para su sustento como para crear un entorno de acuerdo a las necesidades humanas. En los últimos años el modelo agrícola actual, ha contribuido enormemente en la contaminación de aguas superficiales y profundas, aumento de la deforestación y empobrecimiento de los suelos agrícolas, lo cual pone en riesgo no solo la salud humana sino la vida del planeta (Guzmán 2009).

Producto de la acelerada deforestación, muchas especies de flora y fauna se encuentran catalogadas como extintas o en riesgo de desaparecer, entre estos organismos se encuentran los insectos. Los insectos son un grupo importante en la dinámica de los ecosistemas tropicales, cumplen varias funciones y proporcionan información sobre la calidad de un hábitat, muchos de ellos tienen una relación estrecha con las plantas. Esta interacción insecto-planta ha tenido gran relevancia debido a los efectos derivados de la misma, en la cual, la mayoría de las plantas con flores necesitan ser polinizadas por insectos para producir frutos y semillas viables (Michener 2000).

Los bosques absorben la lluvia y liberan agua lentamente, desempeñando un papel importante en la regulación del flujo de los ríos, por lo que en muchas zonas deforestadas se presentan frecuentemente inundaciones durante la temporada de lluvia y sequías durante los meses secos. La cubierta de árboles del bosque ayuda a evitar la erosión del suelo, manteniendo la tierra fértil y productiva, consecuentemente, en muchas partes del país, la erosión ha dejado la tierra que fue productiva casi inservible.

La perdida del bosque también afecta el ciclo del Carbono, los árboles vivos toman el dióxido de Carbono de la atmósfera y por medio de la fotosíntesis producen las sustancias necesarias para su supervivencia. Cuando los árboles son quemados o cuando se caen, liberan el Carbono como CO2. Tomando en cuenta que muchos árboles han sido cortados, tenemos una gran cantidad de Carbono liberado en el aire, que causa el aumento de la concentración de CO2 en la atmósfera y el calentamiento global (Giddy 2004).

En nuestros bosques, tenemos una gran diversidad de flora y fauna, de la cual existe una cantidad incalculable de sustancias no estudiadas que podrían eventualmente ser extraídas para curar enfermedades y servir a la humanidad. La destrucción de los bosques no solo es una perdida para nuestro país, si no para el mundo entero, no solo por su efecto directo en las áreas de explotadas, si no por la gran diversidad de flora y fauna que son obligadas a desplazarse a otras zonas quedando expuestas a su desaparición (Giddy 2004).

El papel de las abejas nativas en los ecosistemas

Los insectos son un grupo importante en la dinámica de los ecosistemas tropicales debido a las múltiples funciones que estos realizan. Las interacciones que se dan entre insecto-planta siempre han tenido gran relevancia por los variados efectos (costo-beneficio) que se obtienen. Un número considerable de plantas con flores (angiospermas) en la naturaleza, necesitan polinización por insectos para producir frutos y semillas viables, las cuales son conocidas como entomófilas e incluyen árboles, arbustos y herbáceas (Guzman y Rincon 2004).

El grupo de las abejas contiene poco más de 20,000 especies diferentes en el mundo, se destacan como importantes visitantes de flores, tanto por sus características morfológicas como etológicas. Las abejas sin aguijón (Apidae: Meliponinae) componen una clase de importantes polinizadores en los trópicos, desempeñando un papel de vital importancia al intervenir en los procesos de polinización de la flora nativa y cultivada (Guzman y Rincon 2004).

La diversidad vegetal de los bosques tropicales esta influenciada por las abejas nativas que aseguran la fecundación del 40 al 90% de las especies vegetales (Aidar 1996). La amplia variación de tamaños de estas abejas incrementa la eficiencia de la polinización de la vegetación. La mayoría de las especies de abejas anidan en los huecos de los árboles vivos y aprovechan el néctar y el polen de buena parte de ellos, estableciendo una interacción positiva para la biodiversidad (Guzman y Rincon 2004).

Las abejas sin aguijón construyen sus nidos en troncos de árboles, bejucos, en el suelo o entre rocas, utilizando una mezcla de resinas y cera. Participan conjuntamente con otros insectos, en la polinización de muchos árboles nativos, por ejemplo: Enterolobium cylocarpum (Guanacaste), Cordia alliodora (Laurel) y Swietenia macrophylla (Caoba), los cuales dependen de la visita de insectos para producir semillas y frutos. También, existen cultivos agrícolas que dependen de la polinización de abejas sin aguijón, entre ellos: Sechium edule (Chayote) y Bixa orellana (Achiote) (Aguilar, 2007).
La conquista ibérica propicio la desaparición de la actividad de la meliponicultura con la introducción de la caña de azúcar, que viene a sustituir la miel de las abejas indígenas como edulcorante, y solamente en sitios donde la actividad tenía un elevado valor económico cultural y contaba con un sistema de organización muy sólido y con un inventario extenso de colmenas logró sobrevivir, como fue el caso de la península de Yucatán, la sierra norte de Puebla, y la región totonaca de Veracruz en México, donde los descendientes de los mayas peninsulares, nahuas y totonacos precolombinos conservan hasta la actualidad, vestigios de las prácticas y técnicas culturales en torno a esta actividad (De Araujo y González 2005).
En Costa Rica es muy probable que los indígenas explotaran mas intensamente de lo que se cree la producción de miel de las abejas nativas sin aguijón. En 1529, Fernández de Oviedo cuando describe a Nicoya indica (Sáenz 1970) “...es tierra de mucha miel y cera, y las abejas no pican y son desarmadas y tan pequeñas como moscas de España y negras...”. Esto refleja la importancia que tuvo la meliponicultura en las comunidades indígenas. La miel se utilizó principalmente como fuente de alimento y su comercio local y con otros países fue muy activo. Por otra parte, Biolley (1889) al hablar de la fauna de Costa Rica señala que las abejas nativas producen una miel muy dulce, de propiedades excitantes y una cera negra aromática.
Debido a su biodiversidad y gran abundancia en el bosque tropical y por el hecho que co-evolucionaron con la vegetación local desde el Período Cretáceo, las abejas sin aguijón son imprescindibles para la polinización de varios ecosistemas tropicales, como los bosques secos. Debido a su comportamiento específico de pararse en la flor mientras vibran los músculos sin mover las alas, algunas especies de abejas sin aguijón son importantes para la polinización y conservación de ciertos árboles y plantas nativas que solamente así pueden ser polinizadas y propagadas (no biblio 4).
Importancia de los productos de las abejas
La miel es un alimento natural de amplio reconocimiento en la industria alimenticia, donde su popularidad ha crecido tanto como alimento de consumo directo o como edulcorante natural e ingrediente endulzante de alimentos y bebidas. Sus atributos de alimento “natural y sano” son más que publicidad ya que ilustran la funcionalidad de la miel como un producto nutritivo y edulcorante (Enríquez y Maldonado 2008).
El uso ancestral de la miel para la cura de muchas enfermedades se ha observado en las culturas china, egipcia, hebrea, hindú, persa, romana y maya. Recientemente se le a atribuido a la miel gran parte de su poder curativo debido a su alta actividad antibacteriana, esta considera la presencia de peróxido de hidrogeno (H2 O2) liberado lentamente por la acción de la enzima glucoxidasa, además de la presencia de otros compuestos como polifenoles, vitaminas, la actividad antioxidante, el poder osmótico, entre otros, de los cuales varían principalmente de acuerdo a su origen botánico. Estudiar la actividad antibacteriana de la miel de abejas permite conocer su espectro de acción contra algunas bacterias patógenas, además del uso de otros derivados de la colmena en el tratamiento de ciertas enfermedades infecciosas (Aguilera et al. 2006).
Dentro de las características distintivas de la antigua medicina maya de Yucatán, es el uso extensivo de la miel de abejas sin aguijón en sus prácticas terapéuticas. Según los manuscritos que se preservaron, se encuentran recetas en donde la miel es usada como elemento principal o como medio para administrar otros productos. Los principales trastornos de origen sobrenatural, desordenes mentales, enfermedades del aparato respiratorio, digestivo, inmunológico, reproductor, circulatorio, fiebres, heridas, quemaduras y mordidas o piquetes de artrópodos y otros organismos venenosos (Ocampo Rosales 2009).
Tradicionalmente nuestros antepasados han utilizado la miel de algunas especies de abejas sin aguijón (Mariola y jicote gato) para el tratamiento de problemas y enfermedades oculares como infecciones y cataratas, sin embargo a pesar de sus excelentes resultados nunca ha sido comprobado científicamente. Recientemente se ha comprobado el acceso de la miel al cristalino del ojo, en donde la miel debe poseer solubilidad de lípido y del agua a través de la cornea, además de la habilidad de concentrarse en el humor acuoso, luego de su instalación. Los flavonoides presentes en la miel de las abejas sin aguijón cumplen con estos requerimientos químicos, sin embargo es necesario realizar más estudios que demuestren la participación activa de los flavonoides en la catarata ocular y el pterygion (González 2008).
Se a comprobado en investigaciones realizadas en Guatemala, que 8 de 9 especies de abejas sin aguijón evaluadas, presentan actividad antibacteriana a concentraciones entre 2.5-10% contra 8 microorganismos patógenos (Enríquez y Maldonado 2008). En Yucatán se analizó la miel de tres especies de abejas sin aguijón y una de A. mellifera de la misma región, en donde dos de las especies de abejas sin aguijón fueron las que presentaron la mayor actividad antimicrobiana (Ventura et al. 2009). Además históricamente los indígenas nahuats de la región Sierra Nororiental han utilizado la miel con diferente tiempo de almacenamiento para curar enfermedades gastrointestinales y respiratorias, según la evaluación microbiológica de la miel, se comprobó que el efecto antimicrobiano de la miel se incrementa en cuanto mas añeja es la miel (Guerra et al. 2009).
Justificación de la zona seleccionada
Un potencial muy importante de la meliponicultura es su utilización en la polinización dirigida de cultivos. Algunos beneficios agronómicos de la polinización incluyen, entre otros, el mejoramiento en la calidad de los frutos e incrementos en la producción. Las abejas sin aguijón cuentan con diversas ventajas que las hacen deseables para su uso en polinización de algunos cultivos, dentro de las que se destacan: a) su capacidad de forrajear bajo condiciones de invernadero sin representar riesgos para los operarios; b) las reinas fecundadas no pueden volar, de modo que no se presenta la enjambrazón evasiva (estrategia que utiliza la abeja africanizada para abandonar el sitio donde tiene establecido su nido y migrar a otro lugar, en respuesta a condiciones ambientales adversas o a cualquier cosa que amenace la supervivencia de la colonia), y c) son resistentes a los parásitos y enfermedades que atacan a Apis mellifera (5).
Un manejo racional de las colmenas domesticadas, basado en el conocimiento de la biología de las especies puede incrementar la producción de miel y de esta manera mejorar los ingresos económicos de los meliponicultores. Además, puede ser practicada por cualquier miembro de la familia ya que no son peligrosas (Sommeijer 1990, Amador 1991).
Debido a su biodiversidad, su gran abundancia en el bosque tropical y por el hecho que co-evolucionaron con la vegetación local desde el periodo Cretáceo, las abejas sin aguijon son imprescindibles para la polinización de muchas plantas presentes en los ecosistemas tropicales. Debido a su comportamiento especifico de pararse en la flor mientras vibran los musculos sin mover las alas (buz pollination) (Elizalde, Castillo y Rasmussen, 2006).
En la actualidad existe un interés por la perdida de diversidad biológica que afecta al mundo y en especial en países tropicales, en los cuales los recursos genéticos que permiten a las poblaciones adaptarse a los cambios ambientales, no han sido cuantificados completamente. Sin embargo, la introducción de A. mellifera en algunos ecosistemas ha sido detrimental porque su comportamiento recolector o su pecoreo favorece la polinización y dispersión de plantas introducidas a expensas de la vegetación nativa, causando por ende la reducción de las mismas (Elizalde, Castillo y Rasmussen, 2006).
En Estados Unidos alrededor de 50 especies de abejas solitarias nativas han sido criadas experimentalmente o comercialmente para la polinización de cultivos de importancia económica y bajo condiciones de invernadero. En Japón, Nannotrigona testaceicornis es utilizada para polinizar fresa, en Costa Rica, tetragonisca angustula para polinizar Salvia farinácea; en México, partamona bilinata para polinizar cucurbitáceas y en Austria se han utilizado especies de trigona para polinizar Macadamia (Manrique, 2001)
En Peru existen varias comunidades campesinas como La Totora, Chacritas, Peña Blanco, La Peña, Casa Blanqueada y Pampas de Hospital, en donde se practica la crianza de abejas sin aguijon de forma muy rudimentaria con rendimientos de miel aceptables que ayudan a apaliar la mala situación económica de las localidades campesinas. En estas localidades se han realizado diagnósticos y se ha determinado una serie de problemas, dentro de los que destacan la mala ubicación de las colmenas con respecto a fuentes de alimento, por lo que muchas de ellas mueren, esto producto de que muchas especies forestales que son fuente de alimento para las abejas han sido taladas (Elizalde, Castillo y Rasmussen, 2006).
La mala manipulación de las colmenas, hace que estas no cuenten con las condiciones necesarias para sobrevivir la época de escases, afectando su supervivencia. Además no existen incentivos gubernamentales ni de ninguna institución para la crianza de abejas nativas, debido a la preferencia de especies que no son nativas como A. mellifera, la cual fue introducida de Europa y África, esta es una especie muy agresiva que desplaza a las abejas nativas de su entorno y habitad. Otro factor que influye es el poco interés por parte de los hijos de los meliponicultores en continuar con esta actividad, así como la falta de información de la población sobre la importancia de estos productos (Elizalde, Castillo y Rasmussen, 2006).

Uno de los usos que recientemente se están investigando para los meliponinos es la polinización comercial de cultivos. La mayor parte de las plantas que producen frutos necesitan que las flores hembras reciban el polen de las flores masculinas. Sin embargo, como las plantas no se pueden mover, necesitan de la ayuda de los insectos para que el polen llegue a las flores femeninas. Las abejas realizan este servicio cuando colectan el néctar de las flores. Existen diversos generos de abejas sin aguijon que pueden ser utilizados para propósitos de polinización, estas deber permitir su domesticación y que sus poblaciones cuenten con varios cientos de abejas (González et al 2006).

Según investigaciones realizadas en Yucatan, han identificado 3 especies con potencial para la polinización comercial, debido al tamaño de sus colonias, su baja defensividad, fácil adaptabilidad, manipulación en cajas, asi como mecanismos de vibración en flores, ideal para cultivos como chile y tomate. Recientemente se han realizado estudios orientados a utilizar a las abejas nativas sin aguijon como polinizadores en invernadero. Es común la utilización de abejorros del genero bombus sp. importados de Norteamerica, los cuales no son nativos y presentan un elevado costo por colonia (González et al 2006).
La meliponicultura se considera de gran importancia considerando que tiene raíces milenarias, ligadas al desarrollo de la cultura Maya, la cual se cree que se origino en el área Maya y de esta se difundió a otros grupos indígenas y mas tarde a otras regiones geográficas. El cultivo de estas abejas se ligaba fuertemente a la religión y se tenia un dios guardian exclusivo para las colonias, las que llamaban Xanan-Kab. Ellos las consideraban como un regalo divino entregado luego de un gran diluvio. El tributo pagado por estas abejas se otorgaba a los dioses de la lluvia, uno de los mas importantes y a quienes también se les entregaba las cosechas de maíz. Por tanto las abejas difieren de los otros animales y son equivalentes al maíz y otros básicos (González et al 2006).
Un elemento que probablemente resulta clave para entender el éxito de la meliponicultura prehispánica, principalmente en Yucatan es la diferencia de los ecosistemas en comparación con los actuales. La existencia de grandes regiones con selvas vírgenes con especies de arboles de gran diámetro, proporcionando las condiciones para que estas sobrevivan, asi como la gran diversidad de plantas que proporcionen alimento a las colonias. Lamentablemente gran cantidad de factores culturales, económicos y ecológicos mantienen a la meliponicultura al margen de la desaparición total; sin embargo aun es posible impulsar esta actividad (González et al 2006).
La demanda nacional y mundial de productos naturalistas se encuentra en expansión y los productos de las abejas nativas comienzan a ser altamente apreciados. En este sentido los productos de las colonias de abejas sin aguijón reúnen las características de inocuidad (libre de residuos) al no utilizar medicamentos durante su explotación. Además la miel, polen y resinas de algunas especies pueden ser medicinales en el tratamiento de varias afecciones. Sin embargo las abejas sin aguijón pueden ser utilizadas para desempeñar el papel ecológico dentro del cual evolucionaron y para el cual están óptimamente adaptadas, la polinización (González et al 2006).

Xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

En algunos países como México se ha logrado encontrar entre las pausas principales de la extinción de las abejas nativas sin aguijón, la deforestación de las selvas tropicales, la introducción de Apis mellifera a sus hábitat naturales y el poco interés de las autoridades en proteger estas especies (Gutierrez, et al., 2002).
Si estas abejas son destruidas, el bosque modificara gradualmente su estructura, ya que las plantas que dependen de la fecundación de estos insectos disminuirán la capacidad de producir frutos y semillas, como si fuera un gen letal o semi letal y en un tiempo relativamente corto desaparecerían muchas especies vegetales (Guzmán 2009).
1   2   3

similar:

Introducción iconTaller com/manual-java/introduccion-java php >Introducción a Java...

Introducción iconDibujo tecnico introducción al curso. Alfabeto de líneas. Letras...

Introducción iconIntroducción a la Epistemología Introducción

Introducción icon7 introducción al metabolismo. Enzimas 1 introducción al metabolismo

Introducción iconIntroduccióN

Introducción iconIntroducción

Introducción iconIntroducción

Introducción iconI. Introducción

Introducción iconIntroducción

Introducción iconIntroduccióN


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com