Érase una vez una niña muy guapa y muy buena a quien siempre se podía ver vestida con una capa que tenía una capucha y esta capucha era de color rojo, por eso




descargar 177.53 Kb.
títuloÉrase una vez una niña muy guapa y muy buena a quien siempre se podía ver vestida con una capa que tenía una capucha y esta capucha era de color rojo, por eso
página4/4
fecha de publicación04.01.2016
tamaño177.53 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Biología > Documentos
1   2   3   4

FIN

Alicia en el País de las Maravillas

¿Sabéis queridos amiguitos, dónde se encuentra el país de las maravillas? El país de las maravillas es ese delicioso lugar al que nos trasladamos todos cuando soñamos. Y a ese país encantador se encaminó nuestra buena Alicia un día de verano, cuando se encontraba leyendo un libro en compañía de su hermana mayor a la sombra de un frondoso árbol a la orilla de un arroyuelo. De pronto, vio pasar delante de ella a un conejito blanco que muy malhumorado, miraba un gran reloj que había sacado del bolsillo de su levita. 
-Voy a llegar tarde, sé que voy tarde, son ya las cinco y a las cinco y media tengo que estar, sé que no llego. http://mujer.orange.es/especials/herramientas/cuentacuentos/img/alicia.gif

Y siguió corriendo refunfuñando para sus adentros; Alicia se quedó maravillada. 
-Qué cosa más rara, un conejo que anda por ahí vestido con una levita, mirando un reloj de bolsillo y diciendo que llega tarde......¿Dónde irá? ¡Ah! Pues yo 

no me quedo sin saberlo, voy tras él.

Y sin pensarlo más siguió al conejo blanco que, un poco más lejos, se metió en un gran agujero que había en el hueco de un árbol.
-Se ha escondido en ese árbol, pues yo le sigo........no quiero perderme la fiesta a la que seguro se dirige el conejo. 
Dicho y hecho. Alicia se introdujo en el hueco del árbol, pero de pronto notó que caía en el vacío.
-¡Ay, que me caigo! Qué raro, caigo pero despacito, despacito, como si bajara en un paracaídas.

Efectivamente, Alicia flotaba en su descenso como las hojas cuando en otoño se desprenden de los árboles lentamente, lentamente. Y así, fue a parar a una estancia llena de muebles parecida a una estancia llena de muebles parecida a un comedor de una casa cualquiera. 
-Esta debe ser la casa del conejito. 
Al posarse sobre el suelo, vio al conejo blanco que desaparecía por una puerta chiquitita que había en un rincón de la habitación.
-¡Oh, qué pena, y soy demasiado grande para pasar por esa puerta.....! voy a quedarme sin ver la fiesta.

Antes dijimos que Alicia había caído en el comedor de una casa cualquiera, pero no debemos olvidar que ahora se hallaba en el País de las Maravillas, donde todas las cosas son maravillosas, diferentes a la forma en que nosotros estamos acostumbrados a verlas. Así, las sillas estaban apoyadas en el techo, colgando cabeza abajo, las macetas eran las flores de las plantas mientras que las flores, hacían las veces de macetas. Dando vueltas por la habitación, vio un plato con bizcochos, unos eran de vainilla y otros de chocolate.

Tomó unos cuantos y se los echó al bolsillo. Mordió uno de vainilla y..................
-¡Ah! Me estoy haciendo tan pequeñita como un conejo, ahora podré el fin ir tras el conejito blanco y ver qué hay detrás de esa puerta chiquitina.
Así lo hizo y se encontró en un jardín maravilloso, vio infinidad de enanitos y animalillos; También llamó su atención el ver que los jardineros se entretenían pintando las flores de muchos colores. A todos, preguntó Alicia por la dirección que había tomado el conejito, pero nadie supo darle razón.http://mujer.orange.es/especials/herramientas/cuentacuentos/img/im_alicia2.gif


-Pues yo tengo que encontrarle, seguiré por ese caminito de la derecha,.... yo no me quedo sin ver la fiesta.
Luego de andar un buen rato, llegó a un claro del bosque, y allí vió una casita extrañísima, con forma de cafetera. Por una ventana vió al conejito blanco. 
-Por los pelos de mis bigotes, que llego tarde. ¿Dónde habré puesto mis guantes? Lo que me faltaba ahora. ¡Eh! ¿Qué haces tú aquí? Anda búscame mis guantes de ceremonia......Vamos deprisa que llego tarde.....niña entrometida. No los encontrarás no.....
-¿Cómo son tus guantes? Si no me dices como son, no los podré encontrar.
-¡Oh, qué niña más inútil!¿Cómo van a ser? Blancos ¿Cómo quieres que sean unos guantes de ceremonia?.
Alicia entró en la casa a cumplir el encargo del conejito y tuvo la suerte de encontrarlos enseguida.
-Aquí están, ¿Son estos?.
-Sí, sí, corre dámelos, veremos si llego. 
El conejillo tomó los guantes, y a la carrera se alejó por un sendero del bosque como alma que lleva al diablo. Alicia trató de seguirle, pero de pronto se perdió de vista detrás de un seto.

-Espérame, amigo conejo espérame, quiero ir contigo, ya no se le ve........
Desilusionada, Alicia siguió su camino en pos del conejito malhumorado. Un poco más allá se encontró a un sombrero de copa que estaba tomando el té con una liebre saltarina. Le invitaron a compartir su merienda, pero no pudieron darle indicación alguna que sirviera para conocer la dirección que había tomado el conejo. De pronto, en el recodo del camino se oyeron los agudos sones unos clarines.http://mujer.orange.es/especials/herramientas/cuentacuentos/img/im_alicia1.gif

-¿Qué será eso? Voy a ver....


Alicia aligeró el paso y.......¡Oh sorpresa! ¿Qué diréis que vio? Un cortejo de cartas de jugar al póquer armadas con unas lanzas que desfilaban marcialmente entonando cantos guerreros. Al frente del cortejo y tocando un clarín muy reluciente, se hallaba el conejo blanco en traje de gala y con el borlón de su cola desplegado.
-"......Somos los naipes de la baraja,......yo soy el rombo,.......y yo el corazón........yo soy el trébol........y yo el as de picas...........somos guardianes de la ilusión, a nuestra reina damos escolta, la defendemos con gran fervor, si alguien pretende causarle daño le propinamos un coscorrón........."
-¿Qué haces tú aquí Alicia? 
-¡Vaya!, ¿con que por esto era tu prisa?......Qué elegante vas conejito.....
-Soy el mayordomo mayor de la reina de corazones. Ahora tendrás que jugar una partida de cartas con ella y si ganas, te mandará cortar la cabeza, pero si nota que haces trampas para perder, te cortará la cabeza también. ¿Ves ahora porque no quería que vinieras?
Alicia se echó a temblar y trató de esconderse detrás de una de las cartas, pero la reina la vio enseguida. 
-¡Eh, tú, niña, ven aquí! ¿Quién eres tú?
-Pues.....yo majestad.....yo soy Alicia.
-Pues bien Alicia, vamos a jugar una partida de cartas. 
Alicia se asustó, sin embargo comenzó la partida tratando por todos los medios de perder todas las bazas con el fin de no enojar a la reina, pero ésta que era muy astuta, se diño cuenta enseguida. 

-¿Qué haces, por qué echas esa carta, es que quieres perder, crees que soy tonta? Pues no te librarás de mi castigo por haber venido a mi país sin mi permiso.
-Yo majestad......la verdad es que............
-¡Soldados, prendedla!
Alicia se vio perdida, echó a correr perseguida por los soldados. Ya la alcanzaban, cuando se acordó de los bizcochos de chocolate.http://mujer.orange.es/especials/herramientas/cuentacuentos/img/im_alicia3.gif

-Comeré uno a ver si recupero mi tamaño normal. 
Alicia tomó un bizcocho y empezó a crecer y a crecer.......hasta alcanzar su estatura y entonces pudo escapar, pero no tan aprisa como para evitar que una flecha lanzada por el cinco de trébol la alcanzara en la palma de la mano.
-¡Ay, mi mano! 
Entonces despertó, estaba en el prado reclinada en su hermana, un mosquito la había picado en la palma de su mano y ésta fue la causa de su despertar, asociando el picotazo con el dolor de la flecha del cinco de trébol.
-¡Oh, pero si todo ha sido un sueño! Qué cosas se sueñan............
Alicia se quedó mirando el horizonte recordando su aventura en el País de las Maravillas, mientras maquinalmente se rascaba la palma de la mano, donde se le había formado un circulito rojo producido por la picadura del mosquito.

FIN

Hans el Escudero

Érase una vez, hace ya muchísimos años, que en un lejano país, hoy desconocido, vivía un terrible dragón que tenía aterrorizados a todos los habitantes del pueblo. El Rey no sabía que hacer para acabar con aquel azote y decidió lanzar una proclama:http://mujer.orange.es/especials/herramientas/cuentacuentos/img/hans.gif

-Nuestro señor el Rey ante la angustia en que vive el pueblo lanza esta proclama: A todos los súbditos de mi pueblo, señores y villanos, hago saber que a aquel que consiga librarnos del terrible dragón se le otorgarán grandes honores y riquezas y pasará a ser primer ministro de mi reino.

Ante este anuncio, no fueron pocos los voluntarios que se presentaron para realizar la hazaña, pero uno tras otro, todos sucumbieron ante el terrible enemigo, sin embargo, acuciado por la ambición, cierto caballero llamado Ludwig se lanzó a la aventura:

-Voy a probar fortuna Hans, y tú como fiel escudero tendrás que acompañarme.

-Pero señor, eso es muy peligroso, y casi seguro, que sucumbiremos igual que todos los que antes que tú han probado fortuna.

-Deja ya de hablar prepárame el caballo y la armadura, ¡vamos rápido!

Muerto de miedo, el pobre Hans, que apenas contaba 15 años se dispuso las órdenes recibidas, mientras rezongaba para sus adentros:

-Se creerá mi señor que va a conseguir algo........bueno, algo si que conseguirá, que el dragón nos mate a todos,.......sí, a ti también caballito.

Cuando todo estuvo dispuesto ayudo a montar a su señor, y tomando de la brida al caballo se encaminó hacia la cueva donde habitaba el dragón:

-Ahí es señor, en esa cueva, mira cuántos huesos hay repartidos en la entrada, ¿por qué no nos vamos ahora que todavía estamos a tiempo?

-Calla de una vez, vamos, que estoy ansioso de echarle la vista encima a ese monstruo.

Pero una cosa era hablar y otra muy diferente era hacer lo que se decía, según se aproximaba a la entrada de la cueva Ludwig se iba rezagando, los dientes empezaban a castañetearle y las piernas se le doblaban.

-Oye Hans, entra tú primero y dime si está el dragón, yo te seguiré para protegerte.

-Pero señor........ eres tú el que quieres matar al dragón, no yo.

-Voto a tal, no discutas y entra.

Y diciendo esto empujó al pobre escudero dentro de la cueva, el muchacho temblaba de miedo pero no se atrevió a replicar de nuevo.

-Ahí está señor, detrás de esas rocas.

-Dónde está, dónde ¿ahí?

Detrás de una enorme roca estaba el dragón echado, levantó lentamente la cabeza y abrió las fauces arrojando una bocanada de fuego, se fue incorporando y aquello no era un dragón, era una montaña de músculos, su enorme cola hizo temblar las paredes de la cueva de un golpe y las espinas de su lomo se erizaron, su aspecto era terrorífico; Ludwig estaba horrorizado y nuestro buen Hans no podía ya ni tenerse en pie porque le temblaban las piernas.http://mujer.orange.es/especials/herramientas/cuentacuentos/img/im_hans.gif

-¡Ay señor!, muertos somos, estamos perdidos.

Y se escondió detrás de una piedra. Cuando volvió la cabeza vio que su señor huía como alma que lleva el diablo, dejándolo solo y abandonado a su suerte, vio la lanza a sus pies abandonada por el cobarde caballero, instintivamente, la tomó en sus manos y se agazapó aún más detrás de la roca, los dientes le castañeteaban.

-¡Ay! estoy perdido y el cobarde de mi amo me ha dejado abandonado a mi suerte.

El dragón se levantó y comenzó a andar hacia la salida de la cueva, un paso, otro, y se aproximaba cada vez más, el suelo temblaba como si hubiera un terremoto y algunas rocas se desprendían del techo de la cueva.

-¡Ay Dios! Si no me ve, a lo peor, me aplasta con sus enormes patazas y si me ve todavía es peor, pues seguro que me devora como si fuera una aceituna.

Ya estaba encima de él, afortunadamente no le había visto, pero una uña de una de sus zarpas casi lo parte en dos, no hizo más que rozarlo y le destrozó la camisa haciéndole un profundo arañazo en el pecho. Aprovechando que lo tenía encima, tomo la lanza con todas sus fuerzas y la lanzó en el costado del monstruo que lanzó un enorme rugido, la lanza se había clavado en su corazón, pero aún tuvo fuerzas antes de desplomarse de lanzar un coletazo que si lo pilla lo habría aplastado como una cucaracha. Nuestro buen Hans jadeaba por el esfuerzo, no podía creer lo que veía:

-Anda, pero si lo he matado y yo solito.....!Señor, Señor! Ven a ver, ven a ver el dragón, lo he matado señor.

Ludwig apareció en la boca de la cueva receloso, no se lo podía creer.......Del asombro pasó a la envidia.

-¿Muerto, muerto el dragón por un miserable escudero como tú? Pronto, pronto trae mi espada, hemos de cortar la cabeza del dragón para presentarla como prueba.

El confiado muchacho entregó la espada a Ludwig, quien cortó la cabeza del dragón.

-Qué hazaña señor, seré famoso, yo un pobre escudero, haber dado muerte a este monstruo, ¿Eh Señor? Figuraos, figuraos lo que dirá el rey cuando se entere, je, je, je.

Aquí acabo su parlamento, pues cuando el malvado Ludwig se vio con la espada en la mano y el dragón muerto, en un descuido de Hans acercándose por la espalda le dio un terrible golpe con su espada.

-Pobre iluso, creías que iba a dejar para ti la gloria de esta hazaña......Yo y nadie más que yo presentará la cabeza del dragón al rey y para mi serán las recompensas y los honores.

Mientras decía estas y otras cosas parecidas hizo un agujero donde metió al pobre Hans. Pasó el tiempo y un día una pastorcilla que iba con su rebaño por esos parajes:

-Eh, Blanquita no te metas en esa cueva que ahí es donde vivía el dragón y podrás perderte.

Efectivamente, una oveja, la más traviesa del rebaño se había adentrado en una cueva. Hasta allí fue la pastorcilla a buscarla y al hacerlo tropezó con un objeto alargado como de marfil que sobresalía de la pared, lo cogió:

-Anda, que bonito, con esto me podré hacer una flauta nueva, la que tenía se me rompió ayer, mira que suerte.

Cogió el huesecillo, hizo volver a blanquita con las demás ovejas, y se dispuso a la sombra de un árbol a confeccionarse una flauta:

-Vamos a ver, hago un agujerito aquí, otro aquí otro aquí, pongo aquí la boquilla.......veamos qué tal suena........

Pero oh!!! Prodigio, no bien comenzó a comenzó a soplar la flauta, cuando ésta comenzó a cantar:

-¡Yo soy un hueso del pobre Hans, el escudero de un vil señor, que con mi muerte quiso ocultar que fui yo aquel quien mató al dragón.....!

-¡Oh...! ¿Qué es esto? A ver.....tocaré otra vez.....

-¡Yo soy un hueso del pobre Hans, el escudero de un vil señor, que con mi muerte quiso ocultar que fui yo aquel quien mató al dragón.....!

La pobre pastorcilla no daba crédito a lo que oía, cada vez que intentaba tocar la flauta la misma estrofa.....Echó a correr hacia el pueblo donde contó su aventura. La noticia corrió como un reguero de pólvora, y así de pueblo en pueblo, de ciudad en ciudad, no se hablaba de otra cosa, así llegó un día hasta palacio.

-Que me traigan aquí a la pastora de la flauta mágica y.....!ay de ti Ludwig como sea verdad lo que me han contado...........!

Habréis de saber que el malvado Ludwig después de ocultar al pobre Hans, recogió la cabeza del dragón y presentándose con ella al Rey reclamó los honores y riquezas prometidas. Fue nombrado primer ministro, cuando la pastorcilla llegó a palacio:

-A ver, vamos a ver ¿es verdad eso que dices de la flauta?

-Sí señor, ¿queréis verlo?

-Una cosa así tengo que verla para creerla. Tú Ludwig, aquí a mi lado, ¡guardias! Hasta que termine la demostración cuidad de que el primer ministro no escape. Vamos pequeña, toca.

-Sí, majestad.

Y llevándose la flauta a los labios comenzó a tocar:

-¡Yo soy un hueso del pobre Hans, el escudero de un vil señor, que con mi muerte quiso ocultar que fui yo aquel quien mató al dragón.....!

-Ahhhhhhh...malvado.....¿qué tienes que decir a esto?

-Piedad señor, piedad, no sabía lo que hacía, el miedo me volvió loco, la ambición me transtorno, piedad, piedad señor, piedad.........http://mujer.orange.es/especials/herramientas/cuentacuentos/img/im_hans2.gif

-Encerradlo en la mazmorra, allí estará hasta que muera. Y tú pastorcilla, dime ¿dónde encontraste el hueso?

-En una cueva que hay en las montañas cerca de mi pueblo señor.

-Bien, guíanos allí.

-Emprendieron la marcha y cuando llegaron a la cueva:

-Cavad, cavad donde os dice la pastorcilla.

Así lo hicieron, y al poco tiempo hallaron al escudero Hans, como si estuviera dormido, una cicatriz se podía ver en el sitio en que recibió el golpe, pero estaba vivo, eso sí, le faltaba el dedo meñique de la mano derecha que era aquel hueso que encontró la pstorcilla. Como si despertara de un sueño.....:

-Qué es esto, qué ocurre aquí......

Le contaron mucho lo sucedido y él se alegró mucho de volver a la vida, al tiempo que se apenaba de su señor.

-Majestad, solo quiero pediros una cosa, no para mí, sin para el pobre Ludwing......dejadle libre, ya tendrá bastante con su conciencia.

-Hans, nada puedo negarte, pero no podrá volver jamás a mi reino, será desterrado y tu ocuparás su lugar en la corte.

Así se hizo, y el bueno de Hans, llevó con destreza los asuntos del reino en compañía de la pastorcilla con la que se casó y fueron felices durante muchos años....................

FIN
1   2   3   4

similar:

Érase una vez una niña muy guapa y muy buena a quien siempre se podía ver vestida con una capa que tenía una capucha y esta capucha era de color rojo, por eso iconEs una salsa de color rosado, que es muy similar a la Russian dressing...

Érase una vez una niña muy guapa y muy buena a quien siempre se podía ver vestida con una capa que tenía una capucha y esta capucha era de color rojo, por eso iconLa martensita es una solución sólida sobresaturada de carbono en...

Érase una vez una niña muy guapa y muy buena a quien siempre se podía ver vestida con una capa que tenía una capucha y esta capucha era de color rojo, por eso iconSerie Multiautor: 15º Expecting! (Esperando)
«Una boca para besar», pensó con la garganta seca. La mujer dormía. Judd sintió una enorme curiosidad por saber de qué color serían...

Érase una vez una niña muy guapa y muy buena a quien siempre se podía ver vestida con una capa que tenía una capucha y esta capucha era de color rojo, por eso iconLa calamina es una es una capa dura y lisa, de color gris azulado,...

Érase una vez una niña muy guapa y muy buena a quien siempre se podía ver vestida con una capa que tenía una capucha y esta capucha era de color rojo, por eso iconEs una enfermedad muy compleja y se podría describir como una dependencia...

Érase una vez una niña muy guapa y muy buena a quien siempre se podía ver vestida con una capa que tenía una capucha y esta capucha era de color rojo, por eso iconTraducción de Judit Xantus
«moderna» de la ciudad, con una fachada de ladrillo rojo que el arquitecto había decorado con imaginativos ornamentos de yeso bajo...

Érase una vez una niña muy guapa y muy buena a quien siempre se podía ver vestida con una capa que tenía una capucha y esta capucha era de color rojo, por eso iconCuando alguien te gusta se despierta una sensación muy particular...

Érase una vez una niña muy guapa y muy buena a quien siempre se podía ver vestida con una capa que tenía una capucha y esta capucha era de color rojo, por eso iconLa psicología es una ciencia que tiene una labor muy compleja y difícil,...

Érase una vez una niña muy guapa y muy buena a quien siempre se podía ver vestida con una capa que tenía una capucha y esta capucha era de color rojo, por eso iconMe gusta muchísimo Dietario voluble, libro inclasificable. Leo el...

Érase una vez una niña muy guapa y muy buena a quien siempre se podía ver vestida con una capa que tenía una capucha y esta capucha era de color rojo, por eso icon2. Una vez hecho el pozo se requerirá de un martillo podológico,...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com