Importante: Para pasar este libro a Word sigue estos sencillos pasos: 1 Seleccionar. 2 Copiar. 3 Abrir el archivo de Word elegido. 4 Edición. 5 Pegado especial. 6 Texto sin formato. 7 Aceptar. 8 Aplicar la tipografía y el formato deseado. 9 Paginar. 10 Imprimir




descargar 0.61 Mb.
títuloImportante: Para pasar este libro a Word sigue estos sencillos pasos: 1 Seleccionar. 2 Copiar. 3 Abrir el archivo de Word elegido. 4 Edición. 5 Pegado especial. 6 Texto sin formato. 7 Aceptar. 8 Aplicar la tipografía y el formato deseado. 9 Paginar. 10 Imprimir
página18/18
fecha de publicación04.11.2015
tamaño0.61 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Biología > Documentos
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   18

Interlocutor: ¡Pero eso no tiene nada que ver con parásitos o elementos contaminantes!

Ron Hubbard: Por supuesto. La teoría de esta médica es una total ridiculez.

Interlocutor: ¡Ya me parecía! Siguiendo su tratamiento al pie de la letra habría que irse a vivir a una isla o a un oasis. ¡Y aun así el cáncer se desarrollaría!

Ron Hubbard: Exacto. Se entiende que cuanto mejor está el organismo, cuanto más desintoxicado está, más perspectiva de vida física puede tener una persona.

Interlocutor: ¡Pero eso es harina de otro costal!

Ron Hubbard: Por supuesto.

Interlocutor: Quiero recordar algo aquí -dicho por usted mismo en sesiones anteriores- para que aquellos que no estén al tanto lo sepan. Me refiero a que el cáncer, cuando es genético, tiene origen kármico y es el propio espíritu el que decide encarnar con un organismo predispuesto para esta enfermedad para aprender las lecciones pendientes.

Ron Hubbard: Sí, es así. Quiero agregar que los estados anímicos del ser encarnado producen endorfinas y estas endorfinas hacen que el cuerpo mejore e impide que haya células que crezcan indiscriminadamente. A veces, estando el cuerpo bien, sin tensiones, estas circunstancias pueden producir salud.

Interlocutor: Concretando sus explicaciones, entonces, para que no quede ninguna duda, el método de la doctora Clark no es para combatir el cáncer, porque es genético en la mayoría de los casos y no se puede tratar en su base como ella lo propone, sino para que la persona, a pesar de padecer esta enfermedad, esté mejor.

Ron Hubbard: Correcto.

Interlocutor: Y no tiene nada que ver con la curación del cáncer.

Ron Hubbard: También es correcto.

Interlocutor: ¡Pero esto no es ninguna novedad porque lo han dicho todos los médicos y todos los filósofos desde la antigüedad e incluso hasta las abuelas de todos los tiempos!

Ron Hubbard: El método propuesto por esta persona, efectivamente, no tiene nada de nuevo.

Interlocutor: ¿El disparate, entonces, está en considerar que el origen del cáncer puede deberse a parásitos o a elementos contaminantes?

Ron Hubbard: Correcto.

Interlocutor: En este momento recuerdo que aquí, en la Argentina, alguna vez hubo un tratamiento utilizando el veneno de serpientes, creo que el medicamento se llamaba "Crotoxina". Fue algo que provocó una tremenda polémica. No estoy en contacto con la comunidad médica, pero creo que quedó en la nada.

Ron Hubbard: El veneno de las serpientes provoca un efecto bueno en la sangre del ser humano porque produce determinadas toxinas, y esas toxinas, que por un lado, y valga la redundancia, si bien intoxican, por el otro lado también impiden la proliferación indiscriminada de las células.

Interlocutor: ¿La Crotoxina entonces era un medicamento válido?

Ron Hubbard: No era la panacea pero sí, era válido, porque ayudaba.

Interlocutor: ¿Desde ya que en algunos casos el cáncer puede ser de origen engrámico e incluso potenciado por el ego?

Ron Hubbard: Por supuesto, e incluso el cáncer de origen genético también puede ser potenciado por los engramas y el ego.

Interlocutor: Entiendo. En una de las sesiones anteriores, creo que cuando se trató el tema del SIDA, usted me informó que la cura para el cáncer ya existe.

Ron Hubbard: Sí, por supuesto que existe, a nivel ADN, y se oculta como se oculta la curación del SIDA. Aquí es una cuestión de sentido común. Si todo ser humano encarnado reconoce que se ha logrado descifrar el código genético, también tiene que reconocer que modificando el ADN de cada célula se impide su reproducción alocada, y por lo tanto se evita el cáncer. Con el virus del SIDA sucede exactamente lo mismo: puede ser perfectamente transmutado modificando un eje de su cadena ADN.

Interlocutor: ¿Pero acaso eso no lo sabe cualquiera?

Ron Hubbard: ¡Deberían saberlo todos lo que apenas conozcan un poquito de química!

Interlocutor: Usted recién habló que el cáncer se produce por la carencia de una proteína.

Ron Hubbard: La falta de esa proteína es la que permite a la célula crecer indiscriminadamente y multiplicarse sin razón.

Interlocutor: ¿El tratamiento del cáncer, entonces, consiste en inyectar a la persona la proteína faltante? Esto, obviamente, lo pregunto así porque desconozco cuál sería la pregunta correcta. Quizás el que conozca algo de este asunto la considere una pregunta absurda. ¡Estoy abriendo el paraguas antes de que llueva!

Ron Hubbard: No, no se trata así, inyectando proteínas, sino corrigiendo la cadena de ADN. Esa proteína es como una llave que impide la proliferación celular desorbitada, es decir que evita que se divida en dos, en cuatro, en ocho, en dieciséis, etc. Al dividirse "sin ton ni son" es como un barco a la deriva y forma lo que se denomina médicamente "tumores cancerosos".

Interlocutor: En este momento recuerdo la anécdota del ajedrez cuyo inventor pidió como pago un grano por la primera casilla del tablero, dos por la segunda, cuatro por la tercera hasta llegar a la casilla sesenta y cuatro. ¡Resultó que la cantidad de granos era tan inmensa que no había en el reino tanto grano como para pagarle!

Ron Hubbard: La anécdota es válida.

Interlocutor: ¿Entonces no es que inyectando la proteína faltante se detiene el aumento de células?

Ron Hubbard: No, insisto en que lo que hay que hacer es directamente corregir la cadena de ácido desoxirribonucleico.

Interlocutor: Entiendo. Ahora bien, la persona con un karma encima nace, para aprender las lecciones pendientes, con todas las células carentes de esa proteína. ¿Es así?

Ron Hubbard: No, la carencia es solamente en algunas de sus células, no en su totalidad.

Interlocutor: ¿En algunas de sus células?

Ron Hubbard: Claro, porque ese tipo de proteínas son individuales en cada célula y, como ya dije, son como una especie de llave que impide la proliferación masiva. Pero sucede lo mismo cuando la mujer engendra un hijo. ¿Por qué permite el óvulo que pase un espermatozoide y no permite que pasen más? Porque directamente allí hay un "clic" que cierra la pared del óvulo para que no entre un segundo espermatozoide.

Interlocutor: ¿La proteína involucrada, entonces, tiene una función similar a la de cerrar el paso a la proliferación de las células?

Ron Hubbard: Exacto.

Interlocutor: Lo que no entiendo bien es esto. Supongamos que en una determinada persona se detecta anticipadamente la carencia de esa proteína. ¿No podría inyectársela de alguna manera para evitar el cáncer futuro? Reitero que la pregunta puede resultar absurda para quien conoce de química, pero yo la formulo así, quizás muy elementablmente, para darle pie a usted para responderla.

Ron Hubbard: No, reitero lo que dije antes: lo que se hace es corregir el sistema de ADN y esta corrección en forma automática genera esa proteína.

Interlocutor: ¡Punto final, ahora entendí perfectamente!

Ron Hubbard: Lo que ocurre es que esta corrección es mucho más simple que querer imponerle algo a la célula. A la célula no se le impone nada, pues basta corregirle su ADN para que ella misma origine automáticamente esa proteína faltante.

Interlocutor: ¿Y con eso ya no hay cáncer?

Ron Hubbard: Así es, ya no hay cáncer.

Interlocutor: ¡Fin del tema! Y paso rápidamente a otro antes de que el receptáculo se agote. Aquí tengo algo agendado desde hace bastante tiempo y es la misteriosa desaparición del explorador coronel Percy H. Fawcett en las selvas amazónicas junto con su hijo Jack y otra persona llamada Raleigh Rimell. Sucedió en 1925. Fawcett buscaba una especie de "Ciudad Perdida" que estaba seguro que existía. Lo curioso es que nunca se encontraron sus restos y el misterio de lo ocurrido llega hasta nuestros días sin que nadie pueda tener el menor indicio de lo que ocurrió, a pesar de que se hicieron varias expediciones en su búsqueda.

Ron Hubbard: La ciudad que él buscaba existía, pero en otra dimensión.

Interlocutor: ¿Usted me está diciendo que encontraron una puerta dimensional y penetraron por ella?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿Y los tres desaparecieron?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿Y qué es lo que encontraron?

Ron Hubbard: Una civilización similar a la de los aztecas.

Interlocutor: ¿Y simplemente decidieron quedarse allí?

Ron Hubbard: Así es. Todos murieron en ese lugar.

Interlocutor: ¿Ninguno quiso volver a nuestra civilización?

Ron Hubbard: No, prefirieron quedarse allí. Incluso el hijo de Fawcett se casó con una nativa de ese lugar y formó una familia.

Interlocutor: ¡Es fascinante!

Ron Hubbard: Tú lo ves como fascinante, pero en realidad es algo rutinario, nada del otro mundo, porque esas aberturas dimensionales existen y muchos han pasado por ellas. En el futuro se descubrirá la forma de trasladarse a voluntad, igual que se descubrirá la forma de pasar a los universos paralelos.

Interlocutor: Bueno, pero esas personas las encontraron de pura casualidad. ¿Fawcett también encontró la abertura por azar?

Ron Hubbard: No, él lo sabía.

Interlocutor: ¡No lo puedo creer!

Ron Hubbard: Fíjate que él dejó dicho que no lo buscaran porque sabía que al pasar por la abertura dimensional su búsqueda iba a ser inútil.

Interlocutor: ¿Ésa es la razón de que despidieran a los porteadores? Esta conducta de Fawcett asombró mucho a los que investigaron su desaparición, particularmente porque eran necesarios para el éxito de su misión.

Ron Hubbard: Él no quiso involucrar a los porteadores en esa aventura. Además, no los necesitaba para pasar por la abertura dimensional.

Interlocutor: Obvio. ¿Ya habían decidido que no regresarían?

Ron Hubbard: En ese momento aún no habían decidido nada porque no sabían con exactitud con qué se encontrarían.

Interlocutor: ¿Su hijo y la otra persona sabían la verdad?

Ron Hubbard: Por supuesto.

Interlocutor: Hay otra cosa que intrigó a los investigadores y son los datos de las cordenadas que él dejó y que no concuerdan para nada. La intriga se debe a que Fawcett era muy minucioso cuando anotaba datos y esa falta de precisión no se relacionaba para nada con él. ¿Acaso quiso ocultar su propósito de esta forma?

Ron Hubbard: No, lo que ocurrió es que cometió un error porque debió hablar de vórtices y al no hacerlo confundió a los investigadores que no pudieron imaginar que Fawcett se estaba refiriendo a una abertura dimensional.

Interlocutor: Ahora entiendo. Curiosamente, una de las preguntas que tenía agendada para hacerle es si alguien que pasara a otro lugar por una abertura dimensional podría quedarse en ese otro lugar sin ningún problema y vivir y morir allí. La pregunta quedó, pues, respondida con lo que le sucedió a Fawcett y a sus acompañantes.

Ron Hubbard: El receptáculo está muy agotado. Haz una última pregunta.

Interlocutor: Preferiría concluir aquí la sesión porque quiero pensar un poco en esta aventura de Fawcett y aclarar las dudas que surjan en la próxima sesión, porque este tema, que aunque para usted es rutinario para mí sigue siendo fascinante, aun sabiendo la verdad de lo sucedido.

Ron Hubbard: Los dejo con toda mi Luz.

Interlocutor: Hasta luego, Maestro, y gracias.

CONTINÚA EN CONTACTOS TELEPÁTICOS 2004-B

 
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   18

similar:

Importante: Para pasar este libro a Word sigue estos sencillos pasos: 1 Seleccionar. 2 Copiar. 3 Abrir el archivo de Word elegido. 4 Edición. 5 Pegado especial. 6 Texto sin formato. 7 Aceptar. 8 Aplicar la tipografía y el formato deseado. 9 Paginar. 10 Imprimir iconEn Word podemos también aplicar el formato que necesitemos a una...

Importante: Para pasar este libro a Word sigue estos sencillos pasos: 1 Seleccionar. 2 Copiar. 3 Abrir el archivo de Word elegido. 4 Edición. 5 Pegado especial. 6 Texto sin formato. 7 Aceptar. 8 Aplicar la tipografía y el formato deseado. 9 Paginar. 10 Imprimir iconEste libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión,...

Importante: Para pasar este libro a Word sigue estos sencillos pasos: 1 Seleccionar. 2 Copiar. 3 Abrir el archivo de Word elegido. 4 Edición. 5 Pegado especial. 6 Texto sin formato. 7 Aceptar. 8 Aplicar la tipografía y el formato deseado. 9 Paginar. 10 Imprimir iconEste libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión,...

Importante: Para pasar este libro a Word sigue estos sencillos pasos: 1 Seleccionar. 2 Copiar. 3 Abrir el archivo de Word elegido. 4 Edición. 5 Pegado especial. 6 Texto sin formato. 7 Aceptar. 8 Aplicar la tipografía y el formato deseado. 9 Paginar. 10 Imprimir iconEste libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión,...

Importante: Para pasar este libro a Word sigue estos sencillos pasos: 1 Seleccionar. 2 Copiar. 3 Abrir el archivo de Word elegido. 4 Edición. 5 Pegado especial. 6 Texto sin formato. 7 Aceptar. 8 Aplicar la tipografía y el formato deseado. 9 Paginar. 10 Imprimir iconEste libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión,...

Importante: Para pasar este libro a Word sigue estos sencillos pasos: 1 Seleccionar. 2 Copiar. 3 Abrir el archivo de Word elegido. 4 Edición. 5 Pegado especial. 6 Texto sin formato. 7 Aceptar. 8 Aplicar la tipografía y el formato deseado. 9 Paginar. 10 Imprimir iconLa rueda de la vida elizabeth kübler-ross este libro fue pasado a...

Importante: Para pasar este libro a Word sigue estos sencillos pasos: 1 Seleccionar. 2 Copiar. 3 Abrir el archivo de Word elegido. 4 Edición. 5 Pegado especial. 6 Texto sin formato. 7 Aceptar. 8 Aplicar la tipografía y el formato deseado. 9 Paginar. 10 Imprimir iconEste libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión,...
...

Importante: Para pasar este libro a Word sigue estos sencillos pasos: 1 Seleccionar. 2 Copiar. 3 Abrir el archivo de Word elegido. 4 Edición. 5 Pegado especial. 6 Texto sin formato. 7 Aceptar. 8 Aplicar la tipografía y el formato deseado. 9 Paginar. 10 Imprimir iconDirección email indicada en formato Word

Importante: Para pasar este libro a Word sigue estos sencillos pasos: 1 Seleccionar. 2 Copiar. 3 Abrir el archivo de Word elegido. 4 Edición. 5 Pegado especial. 6 Texto sin formato. 7 Aceptar. 8 Aplicar la tipografía y el formato deseado. 9 Paginar. 10 Imprimir iconCharles Fort Este libro fue pasado a formato Word para facilitar...
«The Golden Bough», la monumental y famosa obra de Frazer, otros lo equiparaban a un moderno Apocalipsis, los más calificaban a Charles...

Importante: Para pasar este libro a Word sigue estos sencillos pasos: 1 Seleccionar. 2 Copiar. 3 Abrir el archivo de Word elegido. 4 Edición. 5 Pegado especial. 6 Texto sin formato. 7 Aceptar. 8 Aplicar la tipografía y el formato deseado. 9 Paginar. 10 Imprimir iconEste libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión,...
«choque» a muchas personas, por no comprender o asimilar el abordaje de conceptos espiritualistas en los dominios medico-científicos...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com