Importante: Para pasar este libro a Word sigue estos sencillos pasos: 1 Seleccionar. 2 Copiar. 3 Abrir el archivo de Word elegido. 4 Edición. 5 Pegado especial. 6 Texto sin formato. 7 Aceptar. 8 Aplicar la tipografía y el formato deseado. 9 Paginar. 10 Imprimir




descargar 0.61 Mb.
títuloImportante: Para pasar este libro a Word sigue estos sencillos pasos: 1 Seleccionar. 2 Copiar. 3 Abrir el archivo de Word elegido. 4 Edición. 5 Pegado especial. 6 Texto sin formato. 7 Aceptar. 8 Aplicar la tipografía y el formato deseado. 9 Paginar. 10 Imprimir
página2/18
fecha de publicación04.11.2015
tamaño0.61 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Biología > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18

Recibimos un mensaje radio: "Ahora os dejamos, Almirante, vuestros controles están libres. ¡¡¡Wiedersehen!!! Miramos por un instante los Flugelrads , hasta que desaparecieron en el cielo azul pálido. El avión pareció, de improviso, capturado, por una corriente ascensional. Tomamos inmediatamente el control. No hablamos durante un rato, cada uno de nosotros estaba inmerso en sus propios pensamientos.

Sobrevolamos nuevamente extensiones de cielo y nieve, a unos 27 minutos del campo base. Enviamos un mensaje radio, nos contestan. Tenemos condiciones normales... normales. Del campo base expresan alivio por haber establecido nuevamente el contacto.

Aterrizamos suavemente en el campo base. Tengo una misión que cumplir.

11 de marzo de 1947. He tenido, apenas, un encuentro de Estado Mayor en el Pentágono. He relatado enteramente mi descubrimiento y el mensaje del Maestro. Todo ha sido debidamente registrado. El Presidente ha sido puesto al corriente. Me retienen algunas horas (exactamente 6 horas y 39 minutos). Soy cuidadosamente interrogado por las Top Security Forces y por un equipo médico. ¡Es un tormento!. Me ponen bajo estrecho control de los medios de Seguridad Nacional de los Estados Unidos de América. Me recuerdan que soy un militar y que, por consiguiente, debo obedecer las ordenes.

Última anotación: 30 de diciembre de 1956. Estos últimos años, transcurridos desde el 1947 hasta hoy, no han sido buenos... He aquí, pues, mi última anotación en este singular diario. Concluyendo, debo afirmar que, debidamente, he mantenido secreto este argumento, como se me ordenó, durante todos estos años. He hecho esto contra todo principio mío de integridad moral. Ahora siento aproximarse la gran noche y este secreto no morirá conmigo, sino, como toda verdad, triunfará.

Ésta es la única esperanza para el género humano. ¡He visto la verdad y ésta ha revigorizado mi espíritu donándome la libertad!. He hecho mi deber con relación al monstruoso complejo industrial militar. Ahora la larga noche comienza a aproximarse, pero habrá un epílogo. Como la larga noche del Antártico termina, así el sol brillante de la verdad surgirá de nuevo y aquellos que pertenecen a las tinieblas perecerán a su luz...

Porque yo he visto "Aquella Tierra más allá del Polo, aquel Centro del Gran Desconocido".

Interlocutor: Hasta aquí llega lo que pude encontrar en Internet del diario secreto del Almirante Byrd. ¿Es real lo que dice este diario o es pura fantasía?

Ron Hubbard: Lo que cuenta Byrd en su diario es absolutamente real.

Interlocutor: ¿Cuál fue la razón de que el almirante hiciera este viaje?

Ron Hubbard: Fue enviado por el gobierno norteamericano de aquella época porque creía que en los Polos había bases nazis.

Interlocutor: ¿Había algo de cierto en esto?

Ron Hubbard: No, para nada.

Interlocutor: Se ha hablado mucho de que la tripulación que llevaba, que estaba compuesta por muchos hombres, murieron sin que estén claros los motivos. ¿Hubo alguna batalla o algo parecido?

Ron Hubbard: La mayoría de las muertes fueron por las heladas. La expedición se hizo en una época en que hacía hasta 35º bajo cero, con una sensación térmica de 40º bajo cero. Otros murieron en accidentes.

Interlocutor: ¿Entonces no hubo ninguna batalla?

Ron Hubbard: No, esas son especulaciones erróneas.

Interlocutor: ¿Cómo encontró Byrd ese lugar?

Ron Hubbard: Byrd salió en su avión junto con su radio operador a explorar los alrededores, y entonces ocurrió lo que él dice en su diario.

Interlocutor: ¿En esa exploración fue que encontraron entonces el valle?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿Ese valle estaba dentro de los Polos?

Ron Hubbard: Hay una zona neutra que está a unos 50 Km. del Polo, donde hay una especie de campo magnético muy particular que no permite las bajas temperaturas.

Interlocutor: ¿Estamos hablando de un campo magnético natural?

Ron Hubbard: Así es. Hay un autor, Edgar Rice Bourroghs.

Interlocutor: Lo conozco. Cuando era chico leí todas las historias de Tarzán, el hombre mono, que este autor escribió.

Ron Hubbard: Además de la de Tarzán, Bourroghs escribió una novela sobre un supuesto centro de la Tierra llamado Pellucidar, donde hay un sol interno. Esto no es más que una fantasía, a punto tal que sabemos cómo está compuesta la Tierra.

Interlocutor: Sí, ya tenemos el dato de que en el centro de la Tierra hay hierro fundido.

Ron Hubbard: Exacto.

Interlocutor: ¿El Polo Norte también tiene la misma singularidad magnética que el Polo Sur?

Ron Hubbard: Si, en la zona de Groenlandia, casi llegando al Polo Norte.

Interlocutor: Entiendo. ¿Cuánto penetró Byrd en la Tierra por el Polo? ¿Un kilómetro, diez kilómetros, mil.?

Ron Hubbard: No hubo ninguna penetración.

Interlocutor: No entiendo.

Ron Hubbard: No es una penetración dentro de la Tierra. Simplemente hay como hendiduras en las montañas donde hay valles.

Interlocutor: ¿Esas hendiduras son naturales?

Ron Hubbard: Sí, son naturales, y lo que puede encontrarse dentro de ellas está preservado por ese campo magnético del que te hablé. Este campo magnético impide que la rigidez del clima exterior penetre en el valle.

Interlocutor: ¿El lugar podría ser detectado por los satélites actuales?

Ron Hubbard: No, porque por encima hay nubes.

Interlocutor: ¿Qué extensión tiene esa hendidura o ese valle? ¿Estamos hablando de una inmensa extensión? Lo pregunto porque Byrd en su diario dice que vio toda una ciudad.

Ron Hubbard: Es una ciudad que si yo la tuviera que comparar lo haría con las de Cuzco en Perú, con las viejas ciudades de México, incrustadas entre los árboles. Cuando digo "incrustadas" me refiero a que está erigida en medio de la selva.

Interlocutor: Veo que usted está pintando esta ciudad que Byrd vio maravillado como algo muy modesto.

Ron Hubbard: Sí, por supuesto, no hablemos de "Megápolis" tipo Siglo XXI. Estamos hablando de ciudades antiguas, similares a la de los Mayas, los Aztecas o los Incas.

Interlocutor: ¡Pero Byrd hablaba de ciudad con reflejos como de cristales!

Ron Hubbard: Eso no fue más que una fantasía engrámica de él porque las lajas brillaban de tal manera, reflejadas por la luz del sol, que parecían de cristal.

Interlocutor: ¿Quiénes eran estos seres que estaban allí?

Ron Hubbard: Eran obviamente extraterrestres. En ese lugar sucedió lo mismo que con los Mayas, los Aztecas, los Incas y todos los pueblos precolombinos, es decir, que sus construcciones no fueron diagramados por los nativos sino por los extraterrestres. Y lo mismo sus señales, que podían verse desde kilómetros de distancia.

Interlocutor: ¿También había este tipo de señales en los valles del Polo Norte y del Polo Sur?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿La misma raza extraterrestre que habita en el valle del Polo Sur es la que habita en el valle del Polo Norte?

Ron Hubbard: Si, se trata de la misma raza.

Interlocutor: ¿Cuál era la misión de estos extraterrestres en los Polos?

Ron Hubbard: Los fines son científicos, especialmente estudiar a las distintas razas. Se asentaron en ese lugar porque al ser prácticamente inaccesible los protegen de eventuales invasores.

Interlocutor: ¿De dónde provienen?

Ron Hubbard: De un planeta llamado Espiga, Espiga 5.

Interlocutor: Recuerdo en este momento que hay extraterrestres en nuestro planeta de Espiga 4. Me refiero a los que practican abducciones denominadas "Experiencias de visitantes de dormitorio". ¿Hay alguna relación?

Ron Hubbard: No, ninguna, pues son planetas distintos. Recuerda que dentro de un mismo sistema pueden habitar en los numerosos planetas razas con diferentes morfologías, con distintas maneras de pensar, que no tienen ningún punto en común.

Interlocutor: Entiendo. ¿Cuántos años hace que estos extraterrestres habitan en los Polos?

Ron Hubbard: Entre 400 y 500 años.

Interlocutor: ¿En la actualidad siguen estado allí?

Ron Hubbard: Si, sigue habiendo asentamientos, pero muy pequeños.

Interlocutor: ¿Cuántos extraterrestres puede haber en cada Polo?

Ron Hubbard: Alrededor de 500. 1000 en total.

Interlocutor: ¿De qué espacio estamos hablando?

Ron Hubbard: Estamos hablando de un espacio, en el Polo Sur, que geográficamente es muy pequeño: 2 Km. por 3 Km. En el Polo Norte es menor aún

Interlocutor: ¡Ah, pero entonces estamos hablando de algo muy pequeño!

Ron Hubbard: No, no es tan pequeño. Si hablamos de lo que ustedes llaman "cuadras" serían 20 cuadras por 30 cuadras.

Interlocutor: Tiene razón, el espacio no es tan pequeño. ¿Hay más hendiduras, o son esas dos solamente?

Ron Hubbard: Son estas dos solamente.

Interlocutor: ¿Es real lo que dice Byrd en su diario sobre animales parecidos al elefante o al mamut?

Ron Hubbard: Sí, es real, vio ese tipo de animales, mal llamados "prehistóricos".

Interlocutor: ¿Estos animales los trajeron los extraterrestres?

Ron Hubbard: No, son animales terrestres que simplemente no se extinguieron.

Interlocutor: ¿Y cómo llegaron hasta ese lugar tan lejano?

Ron Hubbard: Simplemente estaban.

Interlocutor: ¿Los crearon los elohim entonces y los pusieron en ese lugar?

Ron Hubbard: Por supuesto.

Interlocutor: Supongo que el gobierno norteamericano de esa época sabía del diario de Byrd y de lo que él relató.

Ron Hubbard: Sí, sabía, pero lo desestimaron totalmente. A Byrd lo tomaron como un mitómano.

Interlocutor: ¿Es cierto lo que él cuenta de que lo hicieron descender con su avión con los motores apagados?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: Aunque Byrd no lo dice claramente, supongo que los vehículos que lo acompañaron - Flugelrad- eran naves espaciales.

Ron Hubbard: Sí, por supuesto.

Interlocutor: ¿A los animales que vio Byrd cómo le podemos llamar? ¿Mamut?

Ron Hubbard: No, porque es una tercera raza. Hay mamut, mastodonte y esta tercera raza.

Interlocutor: ¿Estos extraterrestres son como dice Byrd, altos y rubios?

Ron Hubbard: Así es, y algunos pueden llegar casi a los dos metros.

Interlocutor: ¿El mensaje que les dieron estos extraterrestres también es real?

Ron Hubbard: Sí, también es real.

Interlocutor: Para ir terminando con este tema, ¿es similar la ubicación geográfica de estas hendiduras en el Polo Norte y en el Polo Sur?

Ron Hubbard: No, no es la misma, porque en el Polo Sur llega cerca del Polo, y en la parte Norte está un poco más alejada, porque en el Polo Norte no hay Tierra, ya que se encuentra en una superficie marina, totalmente cubierta de hielo. Esta hendidura estaría ubicada en la punta Norte de Groenlandia.

Interlocutor: Me parece un poco extraño que los norteamericanos no hayan hecho nuevas expediciones.

Ron Hubbard: La razón es la que te dije: desestimaron el tema considerándolo simplemente un invento de Byrd.

Interlocutor: ¿De dónde pudo sacar Edgar Rice Burroghs la idea de Pellucidar?

Ron Hubbard: De gente que exploró esa zona.

Interlocutor: ¿Estamos hablando de gente que llegó hasta la hendidura en el Polo Norte?

Ron Hubbard: Así es, y fueron varios los que llegaron y relataron su experiencia.

Interlocutor: ¿En el Polo Sur también?

Ron Hubbard: Lo imposibilita la temperatura. Fíjate que en el Polo Norte la temperatura puede alcanzar los 20º bajo cero, pero en el Polo Sur puede llegar hasta los 40º bajo cero. Y 20 º hacia abajo es mucho.

Interlocutor: ¿Si los norteamericanos decidieran encontrar estas hendiduras, podrían?

Ron Hubbard: Con la tecnología que hay ahora podrían hacerlo fácilmente.

Interlocutor: ¿En concreto, entonces, la única razón porque no lo han hecho es porque creen que en los Polos solamente hay hielo?

Ron Hubbard: Así es. Desestiman totalmente que pueda haber otra cosa. Aparte, todas las bases que hay, como la Argentina, no están muy cerca del Polo, y no salen de sus cubículos, donde están protegidos del frío por estufas térmicas.

Interlocutor: Simplemente para que no quede ninguna duda: ¿Hitler nunca estuvo allí ni ningún jerarca nazi ni nadie de la Alemania Nazi?

Ron Hubbard: Descártalo por completo. Son solamente mitos.

Interlocutor: ¿En estas hendiduras hay terrestres?

Ron Hubbard: En estos momentos, no. Pero los hubo. Me refiero a que hubo una pequeña raza como los Mayas, los Aztecas.

Interlocutor: ¿Estos terrestres fueron abducidos y llevados allí?

Ron Hubbard: No, estaban allí. Era una raza oriunda de ese lugar.

Interlocutor: ¿Usted me está queriendo decir que fueron creados por los elohim en ese lugar?

Ron Hubbard: Por supuesto. Toda raza ha sido creada por los elohim.

Interlocutor: ¿Queda algo por decir sobre este tema?

Ron Hubbard: No, con lo dicho es suficiente.

Interlocutor: Bueno, paso a otra cuestión. Aquí, en la Argentina, han aparecido, y esto desde hace mucho tiempo, prostitutas asesinadas, muy similarmente a lo que ocurre con lo que se ha denominado "Las Muertas de Juárez", en México.

Ron Hubbard: Han sido abducidas por los mismos extraterrestres. Y la mayoría de las abducidas son mujeres que tienen pocos o ningún familiar o que no interesan.

Fíjate que las abducciones no se hacen en un solo lugar. Hay distintos lugares, sea cerca de la ruta, cerca de la costa, cerca de un sitio nocturno, a la salida de un baile.

Esto te tiene que dar la pauta de que no puede ser un asesino serial el que haga una cosa así. Tendría que tener facultad de bilocación para estar en varios lugares al mismo tiempo, cosa que tú ya sabes que es imposible.

Hay muchos casos en que las muertes se han producido a varios kilómetros de distancia unas de otras, lo que hace imposible que sea un asesino serial el que las haya causado. No hay tiempo material para que una sola persona haga algo así.

Interlocutor: Este punto está aclarado. Paso a otra tema. Como usted sabe, recientemente llegó al suelo marciano la nave robótica Spirit, enviando fotografías muy detalladas, las mejores que hasta ahora haya enviado un robot. Una de las imágenes revelo la existencia, a la derecha de la nave, de una "misteriosa sustancia", que los científicos calificaron como un material similar a la arcilla, "extrañamente pegajoso", con texturas raras. La Spirit mostró este material cuando recogió de la superficie marciana su airbag luego de posarse sobre Marte.

Ron Hubbard: Este robot no tiene la tecnología necesaria como para determinar el tipo de sustancia de que se trata. Es una especie de humus, que tiene carbohidratos, algo que en la Tierra solamente se puede encontrar en el barro de las granjas. Esto es una prueba tangible de que hay vida en Marte. Lo que sucede es que los científicos de la NASA están tan condicionados que van a exclamar: ¡ Hubo vida! Lo que no razonan es que ese humus con el tiempo se petrifica como los bosques. Si pudieran analizarlo bien se darían cuenta de que se trata de material orgánico actual.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18

similar:

Importante: Para pasar este libro a Word sigue estos sencillos pasos: 1 Seleccionar. 2 Copiar. 3 Abrir el archivo de Word elegido. 4 Edición. 5 Pegado especial. 6 Texto sin formato. 7 Aceptar. 8 Aplicar la tipografía y el formato deseado. 9 Paginar. 10 Imprimir iconEn Word podemos también aplicar el formato que necesitemos a una...

Importante: Para pasar este libro a Word sigue estos sencillos pasos: 1 Seleccionar. 2 Copiar. 3 Abrir el archivo de Word elegido. 4 Edición. 5 Pegado especial. 6 Texto sin formato. 7 Aceptar. 8 Aplicar la tipografía y el formato deseado. 9 Paginar. 10 Imprimir iconEste libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión,...

Importante: Para pasar este libro a Word sigue estos sencillos pasos: 1 Seleccionar. 2 Copiar. 3 Abrir el archivo de Word elegido. 4 Edición. 5 Pegado especial. 6 Texto sin formato. 7 Aceptar. 8 Aplicar la tipografía y el formato deseado. 9 Paginar. 10 Imprimir iconEste libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión,...

Importante: Para pasar este libro a Word sigue estos sencillos pasos: 1 Seleccionar. 2 Copiar. 3 Abrir el archivo de Word elegido. 4 Edición. 5 Pegado especial. 6 Texto sin formato. 7 Aceptar. 8 Aplicar la tipografía y el formato deseado. 9 Paginar. 10 Imprimir iconEste libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión,...

Importante: Para pasar este libro a Word sigue estos sencillos pasos: 1 Seleccionar. 2 Copiar. 3 Abrir el archivo de Word elegido. 4 Edición. 5 Pegado especial. 6 Texto sin formato. 7 Aceptar. 8 Aplicar la tipografía y el formato deseado. 9 Paginar. 10 Imprimir iconEste libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión,...

Importante: Para pasar este libro a Word sigue estos sencillos pasos: 1 Seleccionar. 2 Copiar. 3 Abrir el archivo de Word elegido. 4 Edición. 5 Pegado especial. 6 Texto sin formato. 7 Aceptar. 8 Aplicar la tipografía y el formato deseado. 9 Paginar. 10 Imprimir iconLa rueda de la vida elizabeth kübler-ross este libro fue pasado a...

Importante: Para pasar este libro a Word sigue estos sencillos pasos: 1 Seleccionar. 2 Copiar. 3 Abrir el archivo de Word elegido. 4 Edición. 5 Pegado especial. 6 Texto sin formato. 7 Aceptar. 8 Aplicar la tipografía y el formato deseado. 9 Paginar. 10 Imprimir iconEste libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión,...
...

Importante: Para pasar este libro a Word sigue estos sencillos pasos: 1 Seleccionar. 2 Copiar. 3 Abrir el archivo de Word elegido. 4 Edición. 5 Pegado especial. 6 Texto sin formato. 7 Aceptar. 8 Aplicar la tipografía y el formato deseado. 9 Paginar. 10 Imprimir iconDirección email indicada en formato Word

Importante: Para pasar este libro a Word sigue estos sencillos pasos: 1 Seleccionar. 2 Copiar. 3 Abrir el archivo de Word elegido. 4 Edición. 5 Pegado especial. 6 Texto sin formato. 7 Aceptar. 8 Aplicar la tipografía y el formato deseado. 9 Paginar. 10 Imprimir iconCharles Fort Este libro fue pasado a formato Word para facilitar...
«The Golden Bough», la monumental y famosa obra de Frazer, otros lo equiparaban a un moderno Apocalipsis, los más calificaban a Charles...

Importante: Para pasar este libro a Word sigue estos sencillos pasos: 1 Seleccionar. 2 Copiar. 3 Abrir el archivo de Word elegido. 4 Edición. 5 Pegado especial. 6 Texto sin formato. 7 Aceptar. 8 Aplicar la tipografía y el formato deseado. 9 Paginar. 10 Imprimir iconEste libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión,...
«choque» a muchas personas, por no comprender o asimilar el abordaje de conceptos espiritualistas en los dominios medico-científicos...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com