Artículos de Laura Gutman




descargar 144.38 Kb.
títuloArtículos de Laura Gutman
página5/7
fecha de publicación19.08.2016
tamaño144.38 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Biología > Documentos
1   2   3   4   5   6   7

EL FINAL DEL ASESINATO DE CRISTO


Michel Odent, obstetra francés creador del Centro de Investigación de Salud Primal de Londres.

Asesinato de Cristo... Coraza... Peste emocional... Toda una serie de metáforas antiguas que datan de varios decenios. Los iniciados cada vez más numerosos captan su verdadero sentido y sus innumerables implicaciones. La obra de Reich es hoy día una evidencia, un hecho reconocido. Los caminos que nos llevan hasta su obra son múltiples. Mi punto de vista, mi aproximación, tuvo puntos de partida diversos, o al menos dobles: por una parte me sentí interesado por el fulgurante resurgir de la Neurofisiología y de la Neuroendocrinología, y por la otra, mi actividad profesional en una maternidad bastante diferente de lo que son en la actualidad los convencionales “servicios OBSTETRICOS”.

Nunca los conceptos reichianos tan fáciles de emparentar con los conceptos de la Neurofisiología moderna. Nunca ha sido tan fácil de traducir a Reich al lenguaje científico y nunca las conclusiones, así como las afirmaciones reichianas han sido tan bien adaptables a la comprensión de una crisis obstétrica latente durante un tiempo considerable, pero que entra hoy en una fase de crisis grave.

La Neurofisiología actual está dominada por la concepción de una fisiología cerebral disociada: parece darnos a entender que el cerebro humano es el resultado de la asociación de un cerebro primitivo “filogenéticamente” antiguo y de un cerebro reciente. Así cada cerebro tiene sus funciones propias, su memoria y su propia química. Esquemáticamente podríamos asimilar el cerebro antiguo al sistema “hipotálamo-límbico”, siendo éste el que nos permite vivir y sobrevivir. Parece que es también el soporte del intento religioso en la medida que se le atribuye el origen de la necesidad de absoluto, el sentido de lo infinito, la necesidad de pertenecer a lo universal. Así pues, el saber de este cerebro, filogenéticamente antiguo, tiene un carácter de universalidad. Por el contrario el saber del cerebro filogenéticamente reciente, del “cerebro superior”, tiene por origen los datos aportados por los órganos de los sentidos. Este cerebro nuevo, nos informa de nuestra pertenencia a un mundo temporo-espacial; es él también, quien nos informa acerca de la noción de los límites, tanto en el espacio como en el tiempo (nacimiento, muerte,...). En su forma más elaborada, su saber es sinónimo de saber científico. El saber de este cerebro es siempre fluctuante: no tiene ningún carácter de universalidad; es variable en el tiempo, en su modalidad histórica, tanto individual como colectiva; está en función del lugar y del medio cultural. Aparece en primer lugar como un super ordenador, capaz de recibir gran masa de información y poder tratarla posteriormente. Está a priori, al servicio del cerebro que mantiene la dinámica de la supervivencia.

Gracias al desarrollo del necortex los grupos de Homo Sapiens pudieron organizarse para poder sobrevivir. Sin embargo en las civilizaciones predominantes desde la Era “histórica”, cuando aparece el “Homo economicus”, el neocórtex resurge cada vez más como un órgano de control, de especialización, incluso de represión, hacia las estructuras más primitivas. La especie humana está amenazada de “hipertelia” (3) al dar la impresión, que utiliza y desarrolla el cerebro que la caracteriza de manera disarmónica. El “Asesinato de Cristo”, según el título de la obra de Reich es la represión permanente, es la pérdida del cerebro soporte de la necesidad de vivir y del sentido religioso. El “Asesinato de Cristo”, es el asesinato inflinjido cada día a la vida, sin importar la forma en que se manifiesta. También el “Asesinato de Cristo” es la masacre de los recién nacidos, la represión de la sexualidad genital, la canalización y la alienación del sentido religioso pro las iglesias-instituciones, y de forma general, es también la destrucción de todas las formas de vida que hacen del hombre un agente de “desertificación”.

Es el individuo acorazado quien comete el “Asesinato de Cristo” porque la “coraza carácterial” tiene al individuo prisionero, aislándolo de sus grandes posibilidades bioenergéticas, emprisionándole por lo tanto. La coraza expresa una deformación emocional. Ella se “opone al orgasmo”. La coraza va emparejada con una hipertensión muscular crónica que traduce “la inhibición de toda clase de excitación ya sea placentera, angustiosa o de odio”.

Estamos obligados, a la hora de citar la “coraza” de Reich, de pensar en el concepto “inhibición de la acción”, término estudiado y divulgado por Henri Laborit, porque este concepto es uno de los elementos que nos permiten la comprensión del origen de las llamadas enfermedades de la civilización, pues todas son, a fin de cuentas, perturbaciones del sistema hipotálamo-límbico, es decir, de ese cerebro primitivo que regula las emociones, y que es el soporte de los diferentes aspectos individuales y colectivos, propios de la dinámica vital.

Así como el comportamiento busca renovar su acción gratificante poniendo en marcha su “medial forebrain bundle” (o haz de recompensa), tenemos también que cuando se produce el comportamiento de lucha o de huida ante una agresión, el sistema, que en este caso, se pone en marcha es el “periventricular system”, en esta medida “la inhibición de la acción” es un esquema comportamental de base: es la representación de lo que pasa cuando ante una agresión es imposible responder ni por la lucha ni por la huida. Es por lo tanto, un comportamiento de sumisión. El sistema inhibidor de la acción, que es esencialmente colinérgico y serotoninérgico, pone en juego toda una serie de estructuras propias del sistema hipotálamo-límbico. Tanto su individualización como las respuestas neuro-hormonales que lo caracterizan tienen una amplia base experimental pues han sido analizadas detalladamente por el mismo Laborit (4).

El sistema inhibidor de la acción, libera el “corticotrophin releasing factor”, es decir, que su acción motiva una secreción de “A.C.T.H.” y de “cortisol”; comanda también la secreción de tener en cuanta que el cortisol suprarenal, estimula a la vez el “sistema inhibidor de la acción”, con lo que entra en juego un circuito viciosos, siendo roto solamente por la aparición de una acción “gratificante”. Este círculo vicioso es el prototipo del origen de la angustia. Las teorías sobre la angustia elaboradas por Gray, de la Universidad de Oxford, no están en contradicción con el punto de vista de Laborit. Al contrario, lo completan. Cuando Gray habla de “behavioural inhibition system” está pensando en lo que pasa a nivel de las sinapsis límbicas que utilizan como neuromediador el “G.A.B.A.”. El stress impide la transmisión nerviosa en las sinapsis, cosa que está en paralelo con la inhibición de la acción.

Los incidentes propios de la puesta en juego del sistema “Inhibición de la acción” son fáciles de prever cuando se conocen los efectos de la secreción del cortisol y de la noradrenalina. El cortisol deprime el sistema inmunitario y tiende a destruir el timo, que juega un papel importante en la maduración de los linfocitos, capaces de mantener a una tasa muy baja los auto-anticuerpos dirigido contra los propios constituyentes del organismo. El cortisol se opone a la síntesis proteica. Suprime también el “sueño paradójico”. Favorece el retenimiento de agua y de sal, aumenta la masa sanguínea, mientras que la noradrenalina eleva el tono muscular.

Vemos pues que los efectos de la puesta en juego del “sistema inhibidor de la acción” concierne al conjunto de la economía neuroendocrina. Las implicaciones de éste término le han parecido múltiples a Laborit, en una sociedad en donde las situaciones altamente patógenas son frecuentes. Sin embargo, en sus trabajos, Laborit no ha tenido en cuenta al recién nacido, al niño. Es sin lugar a dudas, en la edad en donde se regula el “hormostato” hipotálamo-límbico, cuando estas situaciones comportamentales son las más patógenas. Así tenemos, que un número enorme de recién nacidos están en situación crónica de inhibición de la acción. El recién nacido se da cuenta que sus gritos y sus lloros no sirven para nada, está en situación de sumisión total; en este caso el recién nacido, que de todos nos es conocido la necesidad fundamental que tiene de cuidados primordiales, está en una situación de “inhibición de la acción”. El recién nacido, además de necesitar contactos cutáneos, estimulaciones de su sistema vestibular por la acción de su mecer, estimulaciones auditivas significantes, referencias olfativas, leche, calor, succión, tiene necesidad también de saber lo que pide no será inútil. El recién nacido al que se le pincha; el recién nacido al que se le estira la columna vertebral sin tener ninguna posibilidad de huir ni de luchar, está en una situación de “inhibición de la acción”.

Tanto en el Oeste como, y más aún, en el Este, la gran mayoría de los seres humanos pasan sus primeros días, las primeras semanas, los primeros meses, en situaciones prolongadas de “inhibición de la acción”. Tanto nuestras madres como nuestras abuelas, nos han enseñado a no favorecer las “malas costumbres” en los bebés, es decir, a no responder a sus necesidades fundamentales, o sea, a dejarles en una situación de inhibición de la acción. ¿Cuáles son a largo plazo las situaciones propias de la “inhibición de la acción”? No son otras que las disregulaciones hipotálamolímbicas denominadas “enfermedades de la civilización”. En el cuadro de las enfermedades de la civilización incluimos también, tanto las diferentes formas de depresión (los depresivos tiene una tasa elevada de cortisol en la sangre), las disfunciones sexuales, de las cuales forman parte los partos difíciles, las hipertensiones arteriales, las úlceras gastroduodenales, las agresiones de angustia y de irritabilidad, las enfermedades auto-inmunes cuya frecuencia y polimorfismo se concretizan de más en más (rectolitis femorrágica, hipertiroidismo, ciertas diabetes, miastenia, etc.), las depresiones o los desarreglos inmunitarios que juegan un papel fundamental en la génesis de las enfermedades infecciosas, así como el cáncer. Reich ya había establecido la relación existente entre el trato que recibe el recién nacido y el desarrollo del cáncer. En la SUPERPOSICION COSMICA escribía: “si tenía alguna utilidad el impedir que los enfermos de cáncer muriesen cuando a miles de millones de niños se les mata emocionalmente”. Yo, en lo que personalmente se refiere, seguí ese itinerario, dejando poco a poco, mi trabajo de cirujano, para consagrarme cada vez más al nacimiento.

¿Cómo poder prevenir estas situaciones altamente patógenas tan frecuentes en los recién nacidos, particularmente, en los recién nacidos en esta sociedad industrial? Antes que nada tomando en consideración las necesidades básicas y fundamentales del recién nacido. Las necesidades de leche y de calor no son conocidas. Pero por el contrario las necesidades de estimulación sensorial, nos son desconocidas o subestimadas. Sin embargo, el recién nacido necesita estimulaciones sensoriales. Una estimulación sensorial es una aportación de energía al cerebro. En este punto de vista entramos ya en contacto con la obra de Reich y en su concepción de una energía universal, siendo la “bioenergía” un aspecto. La neurofisiología moderan se acomoda fácilmente a la visión reichiana. Hoy ya es una evidencia que el ser vivo capta y transforma constantemente, parte de energía cósmica. Así por ejemplo, cuando una retina percibe un rayo de luz, la energía luminosa se transforma en energía electrónica a nivel del nervio óptico, después en energía química a nivel de las sinapsis entre dos células nerviosas, de manera tal que una estimulación sensorial es un aporte de energía al cerebro.

El realidad la única manera de responder a la extrema variedad de necesidades fundamentales que tiene el recién nacido es la de no separar la madre de su bebé; la cohabitación es siempre posible en los primeros días de vida. Cuando más frágil es un bebé, más los riesgos de enfermedad son evidentes, por lo tanto mayor es la necesidad que tienen de estar en los brazos de su madre. Por ello mi práctica me lleva a aconsejar que los recién nacidos, e incluso los prematuros, estén permanentemente con la madre. De hecho no hay ninguna imposibilidad en poner una incubadora en la habitación de la madre. Porque solo la madre que está al lado de su hijo permanentemente, al lado del recién nacido, sabe interpretar sus necesidades. Solamente la cohabitación permite el intercambio de señales entre la madre y el niño, así como permite también la lactancia siempre que el bebé la pida.

1   2   3   4   5   6   7

similar:

Artículos de Laura Gutman iconCódigo Tributario – Actual Texto Artículos 97 N° 9 – Ordenanza de...

Artículos de Laura Gutman iconGrupo: Laura

Artículos de Laura Gutman iconLaura Jaramillo

Artículos de Laura Gutman iconInstitución Educativa Madre Laura

Artículos de Laura Gutman iconProfra.: Lic. Laura Orduña García

Artículos de Laura Gutman iconConferencia alcoholismo laura gomez palacio

Artículos de Laura Gutman iconInstitucion educativa madre laura sede san carlos

Artículos de Laura Gutman iconA nombre del Titular/NºOrden Conyuge Documento 1 aballay, maria laura

Artículos de Laura Gutman iconJennifer Panchalo, Sebastian Prada y laura Guzman Organización Mundial de Comercio omc

Artículos de Laura Gutman iconÉl y Laura dieron un respingo en la cama y se abrazaron instintivamente....


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com