Este libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más. HernáN






descargar 0.55 Mb.
títuloEste libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más. HernáN
página1/30
fecha de publicación23.08.2016
tamaño0.55 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Biología > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   30



ENFERMEDADES

DEL

ALMA

Dr. Roberto Brólio



Traducido por Johnny M. Moix

del libro «Doenças da Alma»

Este libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más. HERNÁN




Para descargar de Internet: Biblioteca Nueva Era

Rosario – Argentina


Adherida al Directorio Promineo

FWD: www.promineo.gq.nu

Enfermedades del Alma es un libro original, donde su autor se basa en el concepto de que el alma es un constituyente natural del organismo humano, responsable de todos los actos de la vida.

Sigue la metodología de los cursos de Medicina, analizando, inicialmente, la estructura y la fisiología del alma y, en los capítulos siguientes, estudia las causas y el modo en como se instalan y relaciona las principales enfermedades del alma que atacan a los seres humanos.

Tiene un capítulo sobre la cura Cuántica, basada en la física Cuántica, y procura explicar, científicamente, las curas realizadas por la energía del pensamiento.

En el último capítulo estudia las curas de Jesús, el Medico de cuerpos y almas, destacándolo como paradigma para los que se dedican a las curas espirituales..A mi querida esposa, doctora María José

Cassab Brólio, por el estímulo y las oportunas observaciones que estuvieron siempre presentes en la elaboración de este trabajo.

PRESENTACIÓN



Este libro se basa en el reconocimiento del alma como parte constitucional del ser humano, responsable de los diferentes atributos que adornan su personalidad, como el pensamiento, la inteligencia, el carácter, la voluntad, la imaginación, la ética, el amor, la ciencia, la intuición, los dones artísticos y la determinación.

Su contenido científico se fundamenta en los Textos Sagrados del Cristianismo y en la Doctrina Espírita, codificada por Allan Kardec. Este hecho puede constituir un motivo de «choque» a muchas personas, por no comprender o asimilar el abordaje de conceptos espiritualistas en los dominios medico-científicos y, sobretodo, por pertenecer a las doctrinas no siempre aceptadas por todas las personas, que aquí vamos a tratar.

Pero si el apreciado lector se encuentra en esa situación, no debe dejar de analizar los conceptos, no menos científicos, aquí presentados, que tienen como objeto contribuir para la disminución del sufrimiento humano, y hacer a las criaturas más confiadas, alegres y felices.

Para el lector no familiarizado con algunas ideas aquí expuestas, será presentado, en el primer capítulo, un estudio sobre la realidad del alma.

Patologías como la maldad, la violencia, la criminalidad, los vicios, los disturbios de la sexualidad, las obsesiones, están relacionadas como trastornos del alma, que comprometen al ser humano como un todo y para los cuales se procura dar una visión espiritualista.

El estudio del alma, como realidad humana, no debería restringirse tan solo a los sectores religiosos y esotéricos, sino alcanzar, igualmente, otras áreas del conocimiento humano, en especial el de la Medicina, Psicología, Sociología, Física, Química y de la Educación, viendo que las adquisiciones científicas, relativas al conocimiento de la misma, pueden proporcionar valiosas contribuciones a sus campos de aplicaciones prácticas.

Esos conocimientos posibilitan, todavía, la disminución de los preconceptos que existen a ese respecto y que dificultan el progreso en ese campo tan importante del conocimiento humano.

Una cuestión fundamental en la Medicina consiste en saber como se realiza la cura de las enfermedades. En muchos casos, como cuando son estudiadas las curas espirituales, los llamados milagros, que ocurren en todas las religiones, o de las curas sin vínculos religiosos, donde no se tiene una explicación satisfactoria para justificarlas y cómo se realizan.

Con la colaboración de la Física, a través de la cura cuántica, tenemos una explicación para las peculiaridades de las modificaciones que ocurren en las células comprometidas del organismo, por la actuación del pensamiento, capaz de promover el alineamiento de los electrones en las órbitas nucleares de las células donde se encuentran.

Según esa nueva visión, la acción terapéutica, cualquiera que sea su procedencia, debe realizar la concienciación del enfermo, capaz de producir un cambio en su actitud respecto a la enfermedad, haciéndole comprender que irá a obtener una substancial ayuda para aminorar sus problemas, u obtener la cura que tanto anhela.

Esa proposición produce resultados excelentes cuando, por ejemplo, el paciente acepta e incorpora, a su proceder, la recomendación para cambiar ciertos hábitos y seguir la orientación prescrita, como los cuidados a ser observados para reducir los niveles de colesterol, para eliminar el uso del tabaco, para cambiar sus hábitos alimentarios, etc.

Cualquier teoría médica que no reconoce el valor del pensamiento en las acciones terapéuticas está destinada a ser, en la mejor de las hipótesis, incompleta. El médico, al atender a un paciente, no puede limitarse a pedir exámenes al laboratorio y, delante de los resultados, prescribir el medicamento, haciendo una prescripción que puede ser válida científicamente, pero tiene su valor disminuido si no va acompañada de la atención y del calor humano que debe envolver la relación médico-paciente.

El paciente no es una persona indiferente, sino un alma que está sufriendo y tiene deseos de un mensaje de esperanza, de refugio espiritual para su sufrimiento. Él espera una palabra que le dé confianza, y que constituya una acción muy importante en el proceso terapéutico.

Cualquier actividad médica junto al paciente constituye, como mínimo, una interacción entre dos seres, cuyo vínculo fundamental de actuación debe ser el Amor que aproxima a las personas en un sentimiento fraterno.

Los órganos que forman el organismo humano no están aislados, independientemente los unos de los otros, sino ligados entre sí por las acciones del sistema nervioso, circulatorio, endocrino, etc. A parte de esas interacciones, los órganos y las células están vinculadas al alma que participa activamente en todos los procesos biopsíquicos del organismo.

La llave para el entendimiento de ese sistema puede estar relacionada al conocimiento de la unión del encéfalo, a través de sus ramificaciones neuronales, con todo el organismo y, por otro lado, la conexión del alma con el encéfalo, a través del periespíritu, pudiendo explicar, igualmente, la actuación de la misma sobre todas las células del cuerpo.

Esas consideraciones nos llevan a pensar que la práctica de la Medicina, en el futuro, debe reconocer la realidad del alma. Una nueva consciencia debe regir los destinos de la Medicina del futuro. Algo que todavía no podemos comprender, pero que sobresale como realidad tangente, resultante de una transformación cultural que deberá ocurrir en la Era del Espíritu que se aproxima, basada en la actuación del pensamiento como agente vivificador de todas las células del organismo.

Como médico formado por la Facultad de Medicina de la Universidad de Sao Paulo en 1951, ya alcance una madurez en el ejercicio profesional, y no propongo modelos nuevos para el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades curables por medio de recursos reconocidamente establecidos.

Tengo el máximo respeto por los procedimientos médicos y por todas las acciones que vayan a menguar el sufrimiento humano, en cualquier área de la Medicina. Deseo preservar las prácticas utilizadas para evitar y curar las enfermedades, para preservar y mejorar el estado de salud de las personas. Reconociendo la importancia de la dieta alimenticia, del control de los vicios, cualesquiera que fueran, al igual que los resultantes del uso, sin criterio, de medicamentos psicotrópicos, a los cuales los pacientes se apegan como recursos salvadores para sus problemas. Aconsejo la importancia de las actividades físicas, cuando son indicadas, la necesidad del reposo y del sueño, y el valor de los exámenes médicos periódicos, como recursos para el diagnóstico precoz de enfermedades.

Para los pacientes, recomiendo la importancia de la educación espiritual, en la religión a la que estén vinculados, sabiendo que el ser humano tiene el alma como parte muy importante, y que debe recibir la atención no solo de los religiosos, sino también de los profesionales de la salud y de los educadores.

Reconociendo que, como almas, estamos ocupando transitoriamente un espacio en la vida entre los seres humanos, y que más tarde o temprano deberemos regresar hacia casa, de donde vinimos, y vinimos para realizar actividades útiles a nosotros mismos y a nuestros semejantes.

Personalmente, tengo gran satisfacción de estar participando, como médico, durante más de 45 años, en el ejercicio de la clínica, procurando mantener siempre la seriedad y amor a los semejantes.

Como exprofesor de Tisiología de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Sao Paulo, comprendo que las enfermedades no tienen tan solo una connotación clínica, sino que alcanzan un área mayor, relativa a su extensión epidemiológica en la comunidad, como es la importancia de las enfermedades del alma, que constituyen un problema de salud pública prácticamente en todos los países, pues están relacionadas al pensamiento, común a todas las personas.

En calidad de exprofesor de la Facultad de Salud Pública tengo, igualmente, la alegría de haber participado en la enseñanza de la especialidad para estudiantes y profesionales de la salud, durante muchos años, y de haber colaborado en campañas sanitarias, fuera de la especialidad, como las que llevaron a la erradicación de la viruela y a la prevención de enfermedades infecciosas como la poliomielitis, y de haber ejercido actividades clínicas y sanitarias para el control de la tuberculosis en nuestro medio. Pienso que las enfermedades infecciosas y parasitarias, que todavía constituyen serias máculas para la humanidad del presente, deberán ser controladas y, erradicadas en el futuro..

El Autor




PREFACIO



Este libro estudia, genéricamente, los males que atacan a los seres humanos y que pueden estar vinculados a disturbios del alma.

El alma, como parte del organismo, y frecuentemente admitida por la mayoría de las personas, aunque no reconocida por su importancia como responsable de los fenómenos biopsicoemocionales que ocurren en la vida de cada uno.

El libro sigue una metodología científica, situando al lector inicialmente en contacto con los conceptos sobre la realidad del alma, su estructura energética y su fisiología, contando con la participación del periespíritu como responsable de la memoria espiritual y de los fenómenos presentes en la eclosión de las enfermedades que atacan a los seres humanos.

Identifica los diferentes disturbios del alma, responsables del sufrimiento humano, frecuentemente relacionados al atraso espiritual de las criaturas, víctimas de males oriundos de sus propios desequilibrios morales, llevándolas, muchas veces, a los vicios, a la agresividad, a los disturbios sexuales y al marasmo de los pensamientos negativos, condenándolas a una creciente apatía moral, indiferentes a los bienes edificantes de la vida.

Por su generalidad, las enfermedades del alma acometen a innumerables personas de todas las partes del mundo, constituyendo un serio problema social y de Salud Pública para todos los pueblos de la Tierra.

Analiza el valor de los diferentes métodos utilizados en la práctica de las curas espirituales, desde el que es utilizada la imposición de las manos, según las enseñanzas de Jesús a sus discípulos de la primera hora.

En el capítulo La Cura Cuántica, basándose en la Física, procuro explicar, científicamente, las curas realizadas a través del pensamiento, que son tenidas como milagros, como las descritas en el Evangelio, y reconocidas, en la práctica, por diferentes corrientes religiosas.

Procura identificar la relación entre la Ciencia y la Religión, reconociendo que la Ciencia necesita de la Religión para explicar los fundamentos espirituales relacionados con la formación de la materia en la obra de la Creación, y la Religión necesita de los conocimientos científicos para explicar sus bases espirituales.

La Religión puede, igualmente, evidenciar que el Evangelio no es tan solo un poema de elevada harmonía utilitaria, de rara belleza, sino un tratado científico, cuyos axiomas pueden constituir la base para la solución de los escabrosos problemas que asolan a los habitantes de la Tierra.

La Ciencia reconoce que el Universo es armonía, que se manifiesta desde la estructura del átomo hasta la constelación de los astros.

La Religión admite que la obra de la creación está vinculada al bien, y emana de Dios hacia todas las criaturas, razón por la cual los seres humanos deben concienciarse para la práctica del amor, de la fe y de la solidaridad humana, que son las más bellas virtudes que adornan a las criaturas en su trayectoria a través de la vida biológica y en la espiritual.

La Ciencia sin amor, sin fe, sin comprensión humana, puede ser llevada a la locura, y la Religión sin la Ciencia puede convertirse en fanatismo.

El autor analiza los principales modelos de las curas realizadas por Jesús, el médico de los cuerpos y almas, enalteciendo la importancia de la utilización de los diferentes atributos del alma par su obtención, como el amor, la fe, la creencia en Jesús, la voluntad, la oración, el pensamiento positivo y el poder de la palabra.

Reconoce que la humanidad está formada por seres humanos, encarnados, llamados vivos, y de seres espirituales, desencarnados, igualmente vivos y que mantienen su individualidad registrada en las mallas del periespíritu, identificada a través de las experiencias adquiridas durante reencarnaciones sucesivas.

Establece que el comportamiento de los seres humanos está relacionado con su evolución espiritual, siendo los seres más evolucionados, propensos a la práctica del bien, al desprendimiento de los bienes materiales y al amor entre todos los seres, mientras que los seres menos evolucionados marcan su trayectoria en la vida a través de actitudes pautadas en la ambición, en el apego a los bienes perecederos de la vida, entregándose con facilidad a la agresividad y a la anulación de los semejantes.

La verdadera humanidad está formada de seres encarnados y desencarnados. Como que existen criaturas que presentan diferentes grados de evolución espiritual en los dos planos, es loable que sean incentivados al intercambio y a la relación entre ambos, justificando la necesidad de perfeccionarse, con naturalidad y sin preconceptos, los recursos de comunicación, para que los seres encarnados, mientras se encuentren en el plano biológico, puedan obtener un mayor conocimiento, y aprovechar las oportunidades que les son proporcionadas, para evolucionar y alcanzar la perfección que les es reservado por ser, igualmente, criaturas de Dios.

Este proyecto constituye el resultado de un estudio realizado durante las observaciones de pacientes efectuados en el ejercicio de la Clínica Médica, durante mas de 45 años, en la ciudad de Sao Paulo, procurando identificar la realidad del alma como parte del organismo, responsable de innumerables disturbios que acometen al ser humano.

No se trata tan solo de una solución para el ejercicio de la Medicina, sino una abertura de una ventana, para la visión y comprensión de los males que afectan a los seres humanos y los recursos espirituales que pueden ser utilizados para aminorar su sufrimiento.

Siendo el alma la responsable de todos los actos de la vida diaria, se comprende la importancia de ser movilizadas actividades para las realizaciones evolutivas del alma, viendo como toman consciencia las personas, apartándolas de la inercia, de la rutina y del negativismo a fin de poder alcanzar, de modo duradero, el camino recto y triunfal del proceder humano.

El autor.

Capítulo 1


LA REALIDAD DEL ALMA
El conocimiento que el ser humano puede tener, de la realidad del alma, constituye la información más importante que pueda adquirir en toda su existencia, pues innumerables personas desconocen que, aparte del cuerpo físico, cada uno tiene una alma inmortal que dirige sus actos.

Y aquellos que dicen saber que el ser humano está formado de cuerpo y alma, desconocen su participación en la vida humana y que la misma se manifiesta por el pensamiento, por la inteligencia, por el sentido de responsabilidad, por el carácter, por la consciencia, por la voluntad, por el libre albedrío, por la intuición y por en anhelo, muchas veces oculto, de se útil a los semejantes.

La adquisición de ese conocimiento puede traer un enriquecimiento de su ser, advirtiéndole para el reconocimiento de la unidad de la Creación y de la responsabilidad de su propia existencia, y el amor que debe dispensar a todos los seres de la Naturaleza y, especialmente, a las criaturas humanas, independientemente de su edad, raza, condiciones sociales, económicas y de su propio estado físico.

Todo ser humano es una alma viviente que se identifica por sus atributos propios y no por su apariencia física o por sus adornos exteriores.

El alma es un ser de constitución energética que presenta la forma del ser humano, amoldándose a su edad, sexo y a las características del cuerpo al cual imprime su vitalidad. Tiene la individualidad y la grandeza que le da vida plena, cuando se encuentra en la espiritualidad, o en la condición de estar dando vida a un organismo biológico, participando en la constitución del ser humano. En esa situación, el alma comanda todas las actividades de la vida humana.

Alma es la denominación dada por Allan Kardec al Espíritu encarnado, como está en El Libro de los Espíritus, ítem 134. Esa denominación es simplemente didáctica, visto que alma y Espíritu designan la misma entidad, respectivamente, cuando está encarnada o cuando se encuentra en el mundo espiritual.

El ser humano, en su evolución cronológica, tiene su cuerpo físico vinculado a las leyes biológicas, condicionado a una existencia limitada que va desde el nacimiento hasta la muerte. Y el alma, que participa en la formación de su organismo, por su condición de inmortalidad, preexiste a la formación del cuerpo, y continúa viviendo en la espiritualidad después de la desintegración del mismo.

En su evolución antropológica a través de los tiempos, el organismo humano recibió la actuación de la espiritualidad, todavía en la fase preanímica de su formación, preparando su cuerpo para recibir la participación del alma como parte del ser humano.

La conjunción del alma con el organismo ya diferenciado del antropoide primitivo, constituye el fenómeno más importante que ocurrió en toda la historia de la formación del ser humano..Ese fenómeno hizo posible al alma participar de todos los actos de la vida humana y, de este modo, poder actuar positivamente sobre las neuronas encefálicas, desde el momento de su formación embrionaria en el interior del útero materno, promoviendo su perfeccionamiento a planos progresivamente más elevados, y dar la posibilidad al ser humano de alcanzar cada vez más, aunque lentamente, todo el potencial de energías intelectuales que le están reservadas.

El alma según la Biblia


Su creación y supervivencia están mencionadas en la Biblia, contando el Génesis que «el hombre fue hecho alma viviente» (Génesis 2, 7), visto que «Dios creó al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó; macho y hembra los creó». (Génesis 1, 27).

El mensaje según el cual « el hombre fue hecho alma viviente», tiene un significado muy importante, evidenciando que el ser humano debe pensar y vivir como alma encarnada y no por los atributos inherentes a su cuerpo físico.

Del alma sabemos, todavía, que disfruta del privilegio de la inmortalidad, como consta en la afirmación contenida en los Salmos: «tu, Señor, libraste a mi alma de la muerte». (SI 116, 8).

Del mismo modo, Jesús nos recuerda que el alma es inmortal, afirmando: «Y no temáis a los que matan el cuerpo, más el alma no pueden matar». (Mateo 10,28).

Hablando sobre el alma, Allan Kardec en El Libro de los Médiums, reúne esos dos conceptos, el de la existencia y el de la inmortalidad del alma, diciendo que en la formación del ser humano existe la participación del cuerpo físico y del alma o Espíritu, afirmando que «El Espíritu es el elemento principal de esa unión, pues es el ser pensante y que sobrevive a la muerte. El cuerpo no es más que un accesorio del Espíritu, un envoltorio, un vestido que él abandona después de usar».

No obstante estar aparentemente oculta en el organismo, el alma es responsable de las acciones buenas o malas practicadas por el ser humano, debiendo responder de las mismas en la espiritualidad o en vidas futuras.

Responsabilidad del Alma


En el Evangelio de San Marcos, hay una observación sobre la conducta de las personas que, desviadas del bien pueden ser dañinas a la propia alma, aconsejando el desapego de los valores transitorios de la vida, diciendo: «Porque ¿qué aprovechará al hombre, si granjeare todo el mundo, y pierde su alma?» (Marcos 8, 36). Ese mensaje de San Marcos no hace pensar que si el ser humano pasa por la vida entretenido en preocupaciones frívolas, su alma tendrá que enfrentar las consecuencias de una vida desperdiciada.

Los diferentes caracteres psicológicos, que cualifican al ser humano, no son determinados por las peculiaridades de sus órganos físicos, de su apariencia y constitución, sino por los atributos del alma, que participa en todos los actos de la vida.

De ese modo, una persona no se hace científico porque recibió hereditariamente circunvalaciones cerebrales diferencias en ese sentido, sino porque su alma está dotada de las cualidades de científico.

Ese concepto está de acuerdo con lo que enseña Allan Kardec en El Libro de los Espíritus,

ítem 370: «El Espíritu tiene siempre las facultades que le son propias, y no son los órganos los que producen las facultades, sino que éstas determinan el desarrollo de los órganos».

Siendo el alma responsable del pensamiento, por el libre albedrío, por la conducta de las criaturas, es natural que pueda ejercer influencia no tan solo en su comportamiento, sino también sobre las células del organismo, condicionando sus estados de salud o de enfermedad.

Respetadas las leyes hereditarias, el alma actúa como Modelo Organizador Biológico del organismo, como afirma Hernani Guimarães Andrade en el libro Espíritu, Periespíritu y Alma, siendo «capaz de actuar sobre la materia orgánica y provocarle el desarrollo biológico». Esa actuación se realiza desde la fase de formación de la célula-huevo y durante toda la vida del ser humano.

De ese modo, el alma es un ser actuante que puede actuar continuamente sobre el organismo, vivificándole las células, promoviendo la salud y el bienestar.

El alma ejerce, todavía, una importante contribución a la vida humana por contener, en el periespíritu, el archivo de la memoria de los hechos ocurridos en vidas pasadas y que se suman a los adquiridos en la presente existencia.

En virtud de su naturaleza espiritual, y en la condición de estar dando vida a un organismo biológico, el alma realiza, en cada criatura, el encuentro entre lo humano y lo divino.

Como espíritu encarnado, el ser humano tiene su dignidad y debe ser respetado, no obstante la situación en que pueda encontrarse y las faltas que haya cometido. Es un ser en fase de evolución, camino de su perfeccionamiento, aunque esté pasando por situaciones menos dignas.

En la práctica, cada persona puede conducir libremente su vida, procurando practicar el bien y disfrutar de condiciones progresivamente mejores, u optar por una conducta menos edificante para sí misma, con relación a los demás seres humanos.

Lo importante es que, delante de esos acontecimientos, el alma participa, consciente o inconscientemente, de todos los actos de la vida, y las acciones buenas o malas que haya hecho quedan registradas en el archivo periespiritual y se encuadran en la ley de reciprocidad o de causa y efecto y sus consecuencias, respectivamente, buenas o malas retornan para el mismo ser, en esta vida o en vidas futuras, porque las existencias son solidarias unas con las otras. Las buenas acciones regresan bajo la forma de alegría, salud y bienestar, y, las malas, como diferentes modalidades de sufrimientos.

Reconocimiento del Alma


En los tiempos actuales, hay un número creciente de personas que procuran dedicarse a la vivencia interior, por medio de diferentes recursos, como los religiosos, esotéricos, meditación, grupos de estudio, retiro espiritual y practicas orientales, que a parte de la realización de sus anhelos, pueden llevar al autoreconocimiento del alma.

Entre los que se dedican a los estudios orientales, es común la practica de la meditación a través de un autoanálisis, que consiste en dar un buceo en su interior, en un trabajo lento y gradual que lleva al reconocimiento de su propia individualidad. Pueden, así, ser desveladas sus diferentes cualidades, sus aspiraciones más íntimas, encontrando las raíces que llevan al reconocimiento de su ser.

La identificación del alma puede ocurrir espontáneamente en las situaciones que nos encontramos delante de personas o de hechos que nos hacen recordar imágenes o situaciones que ya habíamos conocido en existencias anteriores. Serán recuerdos vagos, subliminales, de vidas pasadas.

Del mismo modo, ese conocimiento puede ser revelado por una persona dotada de capacidad mediúmnica, durante consultas espirituales seriamente conducidas.

Todavía, entre los recursos que llevan al reconocimiento de la propia alma, no se puede dejar de reconocer la importancia de la regresión de la memoria a vivencias pasadas, capaz de evidenciar la participación de la propia persona, viviendo en otras condiciones, con la misma individualidad, en épocas diferentes.

Esa modalidad de búsqueda, a parte de su finalidad médica, para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades resultantes de disturbios del alma, permite llegar a dos importantes conclusiones: la de la inmortalidad del alma, constatada por la continuidad de la vida a través de las generaciones, y la de la veracidad de la reencarnación, en que la misma criatura participa de organismos distintos en épocas diferentes.

El reconocimiento de la inmortalidad del alma puede dar, a cada uno, un incentivo para las diferentes actividades de la vida, llevando al ser humano a utilizar su libre albedrío para realizar positivamente la vivencia del amor, la práctica de buenas acciones.

Deslices del Alma


Muchas veces el ser humano es llevado a cometer deslices, ya sea en la satisfacción de placeres superfluos o procurando acumular, indebidamente, bienes materiales, cometer acciones agresivas al prójimo, o procurando alcanzar, sin merecimiento, el poder y la supremacía sobre los semejantes. Son acciones que transcurren básicamente de la poca evolución espiritual o por no haber tenido la oportunidad de ser educado en los moldes de los valores que enaltecen la vida humana.

Analizando el concepto popular según el cual las personas pueden cometer deslices porque la carne es débil, Allan Kardec en el libro El Cielo y el Infierno en el capítulo VII dice: «La carne sólo es débil porque el Espíritu es débil, lo cual destruye la excusa y deja al Espíritu la voluntad de sus actos. La carne no tiene pensamiento ni voluntad. No prevalece jamás sobre el espíritu, que es el ser pensante y voluntarioso».

Son innumerables las faltas que los seres humanos cometen, sobretodo por la agresividad tan generalizada, en sus diferentes formas, y que culmina en agresiones colectivas y guerras de exterminio.

Son acciones propias de almas que todavía no tuvieron la oportunidad de asimilar el contenido básico del segundo mandamiento de la Ley de Dios, de amar al prójimo como a sí mismo.

Por falta de perfeccionamiento espiritual, los seres humanos todavía no comprendieron el significado de la vida y la oportunidad que disfrutan de realizarse como almas vivientes, para alcanzar planos progresivamente más elevados en la escala de la evolución.

Correlación con el Cerebro


El cerebro, a pesar de las apariencias, no es el creador de los pensamientos, sino un recurso para su manifestación, siendo igualmente responsable de la manifestación de otros atributos del alma, como la voluntad, el querer, la determinación, la intuición y la consciencia.

Para que el cerebro pueda desempeñar plenamente sus atribuciones, es necesario que esté en perfecto estado, tanto en su estructura anatómica como en sus condiciones fisiológicas, sin compromisos que puedan perjudicar la libre manifestación de sus funciones.

Entre los factores que comprometen a la masa encefálica, pueden estar presentes los accidentes vasculares cerebrales, los tumores, las infecciones como la encefalitis y la meningitis, los traumatismos cerebrales, el uso de drogas o sustancias que agreden la célula nerviosa, así como los disturbios congénitos y hereditarios.

Las diferentes modalidades de conocimiento que adornan la personalidad humana, son importantes, pero no pueden ser supervaloradas, llevando a la vanidad intelectual y al orgullo altamente perjudiciales para la comprensión de la realidad del alma.

Para el reconocimiento de esa realidad, son dispensables conocimientos de alta sabiduría, pues ese es un campo en que los simples y los sabios se identifican.

Ese conocimiento, que en el pasado era revelado tan solo por algunos iniciados, comienza a ser desvelado por un gran número de personas, visto que la humanidad se encuentra en el umbral de la realidad, y nada puede mantenerse oculto en el amanecer de la nueva era que se aproxima, la Era del Espíritu. Ese concepto está de acuerdo con el que consta en el Evangelio, que «Así que, no los temáis; porque nada hay encubierto, que no haya de ser manifestado; ni oculto, que no haya de saberse» (Mateo 10, 26).

Indagaciones Sobre el Alma


¿Quién soy yo? ¿Cómo conocer e identificar este ser que está en mí?. Son preguntas que inquietan a los seres humanos desde remota antigüedad.

Para llegar al conocimiento de esa verdad es necesario despojarse de las vanidades intelectuales

y volverse como el niño, que se encuentra en una fase de la vida más propicia para las manifestaciones

del alma en la vida humana. Esa afirmación se puede ver en la enseñanza de Jesús cuando afirma: «De cierto os digo, que si no os volviereis, y fuereis como niños, no entraréis en el reino de los cielos» (Mateo 18,3).

Durante la infancia, el ser humano tiene el don de expandir las peculiaridades de su alma, recientemente llegada del reino espiritual y puede, más fácilmente, relatar hechos ocurridos en la anterior vida. Y como todavía no asimiló la influencia psicosocial del ambiente en que vive es, frecuentemente, más simple y humilde, cualidades enaltecidas por Jesús al afirmar que «Así que, cualquiera que se humillare como este niño, éste es el mayor en el reino de los cielos» (Mateo 18,4).

La vivencia de la realidad del alma se caracteriza por la valorización de los bienes espirituales y por el desprendimiento de las preocupaciones hacia los bienes transitorios de la vida.

El amor es el recurso para que el ser humano pueda vivir la realidad del alma, requisito esencial para que pueda alcanzar la vida plena como ser viviente.

La senda espiritual de cada uno es recorrida individualmente, así que esté participando de entrenamientos, en grupos de estudio, o frecuentando las mismas instituciones religiosas, ya que los seres humanos son almas que presentan grados diferentes de evolución, y tienen experiencias propias, individuales e indivisibles. Y, a medida que van alcanzando grados más sensibles de consciencia, cada uno se va capacitando para alcanzar estados progresivamente más elevados de percepción espiritual.

Pero la primera fase para alcanzar el conocimiento de la realidad del alma, consiste en admitir su existencia, como parte integrante del organismo humano, responsable de sus atributos psíquicos y espirituales, y por los actos de la vida diaria.

El alma según Sócrates


La exploración del mundo interior tuvo en Sócrates uno de sus más brillantes adeptos, y la humanidad tuvo en ese hombre uno de sus más insignes pensadores. Su atención estuvo siempre en los problemas que preocupaban particularmente a os jóvenes, la Política y la Moral.

Él vivió en Atenas, en el periodo de 339 a 470 a.C., siendo considerado uno de los mayores filósofos griegos, hombre de singular sabiduría, de rectitud de carácter y de devoto amor a la justicia y a los seres humanos.

Para él no había verdadera filosofía si el hombre no reflexionaba sobre sí mismo. Sus idean llevaban a una moral individual, basada en la esencia espiritual de cada ser humano, cimentando la conducta de cada uno en la plena consciencia responsable.

Pero, en su época, los hombres tenían sus miras hacia una falsa política democrática, y consideraban que sus ideas podrían ser perjudiciales a los jóvenes que lo seguían con fervor.

Y, ese hombre que tuvo por seguidor un contemporáneo como Platón, fue acusado de corromper a la mocedad.

La razón de Sócrates es la razón humana que duda, que investiga y que lleva cada uno a tener sus propias convicciones..En verdad, Sócrates no se marginó de la sociedad. Cuando fue convocado para la Guerra entre Esparta y Atenas, pensó mucho y estuvo una noche entera meditando, porque era humilde, obediente y amaba a su comunidad.

Siendo un hombre fuerte y de elevada estatura, fue a la guerra movido por una extraordinaria fuerza interior, y en la lucha, que era individual entre soldados, procuró defenderse, y no mató a ningún adversario por considerar a todos los hombres sus verdaderos hermanos.

Su filosofía está sintetizada en su enseñanza fundamental que atraviesa los siglos y se mantiene actualizada: «Conócete a ti mismo».

Y esa proposición todavía es recordada como base para el conocimiento del yo interior, de la propia alma.

Pensamientos de Descartes


Mas recientemente, en el siglo XVII de la era actual, el eminente pensador francés, René Descartes (15596-1650), centraba sus reflexiones en el ser inmaterial actuante en su organismo.

Reconoció que el ser humano estaba formado de cuerpo y alma, dos principios completamente distintos, uno material y el otro espiritual, y que el pensamiento está relacionado a su yo espiritual.

Tuvo, así, la percepción de su yo espiritual, independiente de sus atributos físicos, llegando a la famosa conclusión, todavía no contestada: «Pienso, luego existo».

Según él, el cuerpo se manifiesta a través de sus atributos físicos y el alma por el pensamiento y por la voluntad. Hay, todavía, una perfecta harmonía entre ambos, como puede ser observado en las sensaciones y en los sentimientos, en que el alma recibe los estímulos de las impresiones corporales y, a su vez, la voluntad impulsa la dinámica del cuerpo.

Partiendo del reconocimiento de su propio yo, y plenamente convencido del potencial de la inteligencia humana, creyó en la posibilidad de substituir la fe ciega por la razón y por la ciencia.

En verdad, Descartes puede ser considerado un precursor del Espiritismo, pues hay alguna semejanza entre ciertos conceptos, como la expresión: «pienso, luego existo» y la afirmación de Allan Kardec, según la cual «el alma es un espíritu que piensa», como está en El Libro de los Espíritus ítem 460. Otro punto de convergencia es el de considerar que la fe debe estar basada en la razón y en la ciencia, concepto que se identifica con la «fe razonada» de Allan Kardec en el Evangelio según el Espiritismo, ítems 6 y 7. Existe, todavía, otro concepto según el cual para Descartes «la glándula pineal es el centro del alma», como está escrito en el libro Misioneros de la Luz de André Luiz, al analizar la hipófisis, como «glándula de la vida espiritual del hombre».

Con todo, hay una diferencia muy grande entre las enseñanzas de esos dos insignes pensadores.

René Descartes procuró evidenciar la existencia del alma teniendo por base su vida en la materia, y Allan Kardec analiza la vida del espíritu en la materia, teniendo por base su existencia como ser cósmico universal. Ese concepto del maestro lionés tiene una doble connotación: estudia el alma en la erraticidad, como espíritu, y en la vida biológica como ser encarnado, durante cierto periodo de tiempo.

La situación del espíritu de vivir en la Tierra, encarnado en un cuerpo físico, es tan solo una de las condiciones, como ser cósmico, de participar de la vida humana, a parte de conocer el mensaje de que «en la casa de mi Padre hay muchas moradas». (Juan 14,2).

El Alma Según Allan Kardec


En la secuencia de la evolución de los conocimientos adquiridos sobre la realidad del alma, en diferentes épocas, se destaca Allan Kardec, el emérito codificador de la Doctrina Espírita, nacido en Lión, Francia (1804-1869), que transcribe el mensaje de revelación del Espíritu de la Verdad a la Luz del Cristianismo, donde el ser espiritual que da vida a la criatura humana está muy bien estudiado en las diferentes modalidades de su existencia.

Sus enseñanzas vienen adquiriendo progresivamente mayor número de adeptos, en todos los estratos sociales, en diferentes partes del mundo.

Algunos conceptos, contenidos en El Libro de los Espíritus, son aquí transcritos libremente en su contenido, por ser indispensables a la interpretación que se procura dar, en el presente trabajo, sobre la realidad del alma y del espíritu:

Los Espíritus son los seres inteligentes de la Creación y se caracterizan por su individualidad.

Fueron creados simples e ignorantes y tiene la oportunidad de evolucionar y de volverse perfectos.

El pensamiento, la inteligencia, las cualidades morales y la consciencia, son atributos del alma.

Las almas son los espíritus encarnados. Forman parte de la constitución de los seres humanos temporalmente, para purificarse y esclarecerse y fuera de ellos, como espíritus, pueblan el mundo invisible.

La participación de los espíritus en la formación de los seres humanos se hace a través del proceso de reencarnación, un fenómeno de asociación, dándoles la oportunidad de evolucionar, pues todos los espíritus tienden a la perfección.

El espíritu está revestido por un envoltorio de naturaleza electromagnética, el periespíritu, que en el organismo humano constituye la unión entre el alma y el cuerpo físico, y después de la separación, que se realiza en el desenlace, el periespíritu también se desprende del cuerpo y se mantiene unido al espíritu.

Si los espíritus, como seres encarnados procedieran de modo contrario a la Ley de Dios, recibirán, como retorno, en esta vida o en vidas futuras, las pruebas correspondientes a sus faltas, bajo la forma de sufrimientos físicos o psíquicos, o dificultades en los diferentes sectores de la vida.

Los atributos de la individualidad humana son los del espíritu encarnado. Así, un hombre de bien es la encarnación de un espíritu bueno y un hombre perverso es la encarnación de un espíritu impuro, ignorante.

Los seres humanos que cometen faltas, que agreden la Ley, no retroceden espiritualmente.

Se mantienen estacionarios y si no tuvieron la oportunidad de reparar, en la misma existencia, las faltas cometidas, tendrán que retornar, en encarnaciones futuras, cuantas sean necesarias, y enfrentar diferentes modalidades de sufrimientos, que constituyen formas de reparación de sus faltas, y la oportunidad de rehacer la existencia no aprovechada, para alcanzar algún progreso espiritual.

Los espíritus sufren, tanto en el mundo corporal como en el espiritual, las consecuencias de sus imperfecciones.

Para los espíritus la encarnación puede ser un acto de expiación o de misión que ellos aceptan con placer, con el fin de ayudar a los seres humanos a alcanzar más rápidamente el progreso en los diferentes sectores de la vida. Son almas primorosas que pueden reencarnar aisladamente, o en grupos, y se identifican por sus ideales de amor a los semejantes, procurando incentivar el progreso y el bienestar de los seres humanos en las diferentes áreas de actuación, motivando la evolución de la consciencia humana en los ideales de paz, fraternidad y progreso.

  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   30

similar:

Este libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más. HernáN iconEste libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión,...

Este libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más. HernáN iconEste libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión,...

Este libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más. HernáN iconEste libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión,...

Este libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más. HernáN iconEste libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión,...

Este libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más. HernáN iconLa rueda de la vida elizabeth kübler-ross este libro fue pasado a...

Este libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más. HernáN iconEste libro fue pasado a formato digital para facilitar la difusión,...

Este libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más. HernáN iconEste libro fue pasado a formato digital para facilitar la difusión,...

Este libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más. HernáN iconEste libro fue pasado a formato digital para facilitar la difusión,...

Este libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más. HernáN iconEste libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión,...
...

Este libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más. HernáN iconEste libro fue pasado a formato digital para facilitar la difusión,...


Medicina





Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com