La corteza, el manto y el núcleo son las tres capas que componen la geosfera, o esfera rocosa que contiene la mayor parte de los materiales terrestres




descargar 36.6 Kb.
títuloLa corteza, el manto y el núcleo son las tres capas que componen la geosfera, o esfera rocosa que contiene la mayor parte de los materiales terrestres
fecha de publicación23.08.2016
tamaño36.6 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Biología > Documentos

Minerales y rocas de la corteza terrestre y en particular en Andalucía C.C.N.N. -4º PCC/ACT


Minerales y rocas de la corteza terrestre

LA ESTRUCTURA INTERNA DE LA TIERRA: esferas concéntricas
Hace mucho tiempo, unos 4 600 millones de años, se formó la Tierra a partir del polvo, las rocas y los gases que constituían la gigantesca nube original del Sistema Solar.

Al inicio de su historia, era una bola incandescente de materiales fundidos. Debido a la gravedad, los materiales más densos, como el hierro y el níquel, se hundieron hacia el centro para formar el núcleo, y los más ligeros, como el silicio, el oxígeno, el magnesio y el aluminio se quedaron en la superficie y crearon el manto y la corteza.

Estas capas no pueden verse, pero sí detectarse. Para conocer el interior de la Tierra los geólogos utilizan métodos indirectos como las ondas sísmicas formadas en los terremotos, que exploran el interior del planeta igual que los escáneres permiten a los médicos explorar el interior de nuestro cuerpo.

Si fuéramos capaces de cortar el planeta por la mitad, sus diferentes capas se verían como esferas concéntricas.
La corteza, el manto y el núcleo son las tres capas que componen la geosfera, o esfera rocosa que contiene la mayor parte de los materiales terrestres.
LOS MINERALES: tesoros escondidos
La capa exterior y fría de la Tierra, que nos separa del «horno» que existe en su interior, está compuesta por rocas. Si coges un fragmento de roca y lo miras, verás que no es liso y que está formado por cristales o granos, los cuales pueden ser grandes o muy pequeños.
ELEMENTOS QUÍMICOS DE LA CORTEZA TERRESTRE


Elemento químico

% en peso

Oxígeno

46,6 %

Silicio

27,7 %

Aluminio

8,1 %

Hierro

5 %

Calcio

3,6 %

Sodio

2,8 %

Potasio

2,5 %

Magnesio

2 %


En la naturaleza existen miles de tipos diferentes de cristales a los que se denominan minerales, aunque solamente 30 de ellos son los más comunes. Pero, ¿qué es un mineral?
Los minerales son sustancias sólidas, inorgánicas, que se originan de forma natural y que

A continuación, vamos a averiguar el significado de esta definición:


  • Sustancia sólida. No se consideran minerales los líquidos y gases naturales como el agua o los gases de la atmósfera.




  • Sustancia inorgánica. No están creados por un ser vivo como los caparazones, los esqueletos y las conchas producidas por los organismos.




  • Natural. No incluye los materiales artificiales fabricados por las personas como el plástico o el vidrio.




  • Posee una composición química definida. Todos los minerales están compuestos por elementos químicos. Los minerales formados por un solo elemento químico se llaman elementos nativos como el oro (Au), el cobre (Cu), el azufre (S) y el grafito (C). Pero la mayor parte de los elementos se encuentran agrupados según una «receta» química formando minerales más complejos. Los elementos que componen un determinado mineral son siempre los mismos y aparecen en la misma proporción. Esta composición química se puede expresar mediante una fórmula: por ejemplo, SiO2 (cuarzo).




  • Estructura cristalina. Si pudieras encogerte a tamaño microscópico, comprobarías que los minerales tienen una estructura interna ordenada porque sus átomos se disponen geométricamente en el espacio.


PROPIEDADES FÍSICAS DE LOS MINERALES
Nadie puede identificar cientos de minerales a simple vista. Por ello, los especialistas han buscado las características peculiares de cada uno de ellos. Gracias a sus propiedades, podemos clasificar y diferenciar unos minerales de otros.

Las propiedades físicas de los minerales se pueden observar o medir de una manera muy sencilla. Su estudio no altera la naturaleza, ni la composición del mineral.
Algunas de estas propiedades son:


  • La forma. Generalmente, los minerales que hallamos en el campo no tienen una forma definida. Se dice que son minerales masivos. Pero a veces, cuando las condiciones de formación (espacio y tiempo suficientes y reposo) son favorables, su aspecto externo adopta una forma geométrica, reflejo de la disposición en la que se encuentran ordenados los átomos en su interior. En este caso, los denominamos cristales.


Los cristales son sólidos poliédricos naturales que presentan caras, vértices y aristas.


  • La dureza. Es la resistencia que oponen los minerales a ser rayados por otros minerales o por un material afilado. Para determinar su valor hay que rayarlos con otro mineral o algún objeto cuya dureza conozcamos.




  • La exfoliación. Es la rotura de un mineral en fragmentos que tienen superficies planas, como láminas, cubos, romboedros y octaedros.




  • La fractura. Es la rotura de un mineral en fragmentos con superficies curvas, astillas o formas irregulares.




  • La tenacidad. Es el comportamiento de un mineral cuando lo intentamos romper o deformar. Si se rompe con facilidad, es frágil. En caso contrario, se dice que es tenaz.




  • El brillo. Es el aspecto que presenta la superficie de un mineral cuando refleja la luz que recibe. Para denominar el tipo de brillo se utilizan los nombres de las sustancias típicas que poseen un brillo semejante. El brillo es metálico cuando el mineral tiene apariencia de un metal pulido; vítreo si recuerda al vidrio; céreo, a la cera; adamantino, al diamante; y sedoso, a la seda. Los minerales sin brillo se denominan mates.




  • El color. Es la primera propiedad que observamos en un mineral. Algunos minerales, como, por ejemplo, el cinabrio, siempre presentan el mismo color, y esto facilita su identificación. Sin embargo, otros minerales, como el cuarzo, se presentan en diversos colores. Esta variación se debe frecuentemente a la aparición de impurezas en la estructura cristalina. En estos casos, para identificar y averiguar cuál es su color verdadero, se utiliza el color de la raya.


Tipos de minerales: muchos y muy variados

Todas las rocas están formadas por minerales conocidos como minerales petrogenéticos. Los más abundantes entre todos ellos son los silicatos, que es el grupo que constituye el 98 % de la composición de la corteza terrestre, como, por ejemplo, el cuarzo, la ortosa y la mica.

Hay rocas en cuya composición encontramos minerales que no son silicatos. Por ejemplo, la calcita, el aragonito, el yeso y la halita.

Otros minerales forman también parte de las rocas pero en menores proporciones. Algunos de ellos son importantes porque son fuente de metales como la magnetita, el cinabrio, la pirita y la galena.

Algunos cristales minerales pertenecen a una clase muy especial: las piedras preciosas o gemas. Son minerales de insólita y extraordinaria belleza como el diamante, el rubí, el zafiro y la esmeralda.
Aplicaciones de los minerales
Los minerales son muy abundantes en la naturaleza. Entonces, ¿por qué es difícil encontrar ejemplares de minerales puros o cristales? Esto es debido a que la mayoría de ellos forman parte de las rocas. Sin embargo, en algunos lugares existen concentraciones anormalmente elevadas de ciertos minerales.

Los yacimientos minerales son acumulaciones naturales de un mineral que permiten su explotación con rendimiento económico.

Existen diferentes tipos de minerales con interés económico:
Minerales metalíferos. Se componen de una mezcla de distintos metales. Sí se pueden extraer de una mina con beneficio, por contener un determinado metal en cantidad abundante, se dice que son minerales mena. Junto a estos suele haber otros que no son explotables: los minerales ganga.
Minerales no metálicos. No son fuente de metales. Se extraen y se procesan por los elementos que contienen o por sus propiedades físicas y químicas. Se dividen en dos grandes grupos: los minerales industriales, utilizados como abrasivos, fertilizantes y materiales cerámicos, y los materiales de construcción.
LAS ROCAS: los materiales del paisaje

Las montañas, las colinas y los valles están formados por rocas. Las fachadas de los edificios de tu localidad, el suelo que pisas o algunos de los objetos que tienes en tu casa, posiblemente, estén compuestos por muchos tipos diferentes de rocas. Pero ¿qué es una roca?
Las rocas son agregados naturales de uno o varios minerales. Así, algunas rocas están formadas por un solo mineral. En este caso muestran un solo color y decimos que son homogéneas. Por ejemplo, la caliza está formada únicamente por calcita.

Otras rocas son combinados de varios minerales. Su color y su aspecto no son uniformes y decimos que son heterogéneas. Por ejemplo, el granito es un agregado de cuarzo, feldespato y mica. Las rocas no solo constituyen los materiales del paisaje, sino que también nos cuentan la historia de la Tierra, ya que las características de cada una de ellas dependen del modo y del lugar en que se han formado.
Tipos de rocas
Aunque las rocas presentan una gran variedad de formas y colores, solamente se pueden clasificar en tres tipos según su origen: rocas metamórficas, rocas sedimentarias y rocas magmáticas.

  • Rocas metamórficas: rocas renovadas. Se forman en las profundidades de la corteza terrestre cuando cualquier tipo de roca (sedimentaria, magmática o metamórfica) se ve sometida a elevadísimas temperaturas y fuertes presiones. El proceso que origina este tipo de rocas puede durar millones de años y recibe el nombre de metamorfismo.

  • Rocas sedimentarias: rocas de partículas. Sin darnos cuenta, todos y cada uno de los relieves de nuestro planeta son desgastados lentamente por la acción del agua, el viento y los seres vivos. Estos agentes geológicos rompen y separan los fragmentos rocosos del terreno (erosión), que son transportados desde el lugar donde se han originado a otros puntos de la corteza terrestre, principalmente mares y océanos, donde se acumulan (sedimentación) en forma de capas, generalmente horizontales, llamadas estratos de sedimentos. Los estratos de sedimentos se convierten en rocas sedimentarias en zonas próximas a la superficie terrestre. Durante millones de años, el peso de los materiales superiores aplasta a los inferiores, que se van compactando. Simultáneamente, los fragmentos quedan unidos por cementos naturales como el carbonato de calcio o sílice. De esta manera se forman rocas sedimentarias como los conglomerados, la arcilla y la arenisca. Algunas rocas sedimentarias tienen un origen diferente. Por ejemplo, la caliza, el carbón y el petróleo.

  • Rocas magmáticas: nacidas del fuego A través de la corteza terrestre ascienden ríos de fuego constituidos por una mezcla de gases y rocas fundidas llamada magma, originada en las profundidades de la Tierra. Las rocas magmáticas se forman cuando el magma se enfría y se solidifica. Existen dos tipos de rocas magmáticas:

    • Rocas plutónicas. Se originan cuando el magma se enfría muy lentamente en zonas profundas. Por esta razón, presentan cristales que se pueden ver a simple vista. Estas rocas se consiguen estudiar después de millones de años, cuando la erosión las hace aflorar a la superficie.

    • Rocas volcánicas. Se producen cuando el magma asciende y se enfría rápidamente en el exterior de la superficie terrestre. Por esta razón, sus cristales son tan pequeños que solo se pueden ver al microscopio.

Uso de las rocas: las rocas son recursos naturales

Desde tiempos remotos, los seres humanos aprendieron a conocer y clasificar las diferentes rocas de la naturaleza. Descubrieron cuáles son sus características, propiedades y variedades y, después de clasificarlas por su resistencia, dureza o color, las utilizaron como materiales de construcción, para esculpir o fabricar objetos ornamentales. Asimismo, la actividad de las modernas sociedades industrializadas depende de los recursos energéticos que nos ofrece la Tierra. Las rocas son el combustible del mundo.

LOS FÓSILES: la vida convertida en piedra

Un río corta los estratos más altos de un terreno y, al dejar al descubierto los estratos más profundos, ante nosotros aparecen petrificados corales, rastros de animales y erizos de mar... ¿De qué se trata?, nos preguntamos sorprendidos. Pues bien, son vestigios de pasadas formas de vida llamados fósiles. Los fósiles son los restos mineralizados de seres vivos (animales o vegetales) o las huellas (pisadas, madrigueras y rastros) que han quedado de su actividad biológica.

Un organismo puede fosilizar cuando la materia orgánica que lo compone es sustituida por materia mineral, pero manteniendo su estructura original. Hay fósiles de troncos enteros en los que es posible ver la forma del árbol. De vez en cuando, se puede conservar el organismo completo sin alterar, como es el caso de algunos insectos atrapados en la resina fósil de los árboles, llamada ámbar. Sin embargo, lo más frecuente es que las partes más blandas del organismo (piel, vísceras, etc.) se descompongan o sean devoradas por individuos que se alimentan de cadáveres, y solo se conserven las partes más duras, como los dientes, los huesos y las conchas, que son las que tienen tiempo de fosilizar.

Utilidad de los fósiles: una valiosa ayuda
Gracias a los fósiles podemos conocer cómo eran los seres vivos en el pasado y cómo han ido evolucionando hasta nuestros días, las especies que se han extinguido y, si se estudian con detalle, también aportan una valiosa información sobre las condiciones ambientales del medio en el que vivieron. También nos permiten conocer la edad de las rocas y reconstruir la historia geológica de nuestro planeta; por eso se dice que los fósiles son auténticos relojes geológicos.
Fósiles característicos: fósiles que nos guían
Solo algunos fósiles se utilizan para saber cuándo se formaron los estratos geo-lógicos en los que se encuentran. Los fósiles exclusivos de una determinada época de la Tierra, que sirven para datar las rocas, se llaman fósiles característicos o fósiles guía. Los fósiles guía corresponden a restos de organismos que evolucionaron rápidamente (vivieron durante un periodo de tiempo corto), pertenecieron a poblaciones muy numerosas (facilidad de fosilización) y ocuparon amplias regiones (aparecen dispersos en muchos lugares).
En cada época de la historia de la Tierra se encuentran fósiles característicos que no aparecen en otras épocas más antiguas o modernas. Así pues, los fósiles guía son los elementos distintivos que certifican la antigüedad de una roca. Con la ayuda de los fósiles guía, la historia de la Tierra se ha dividido en eras y cada era, a su vez, en varios períodos. En cada período geológico los seres vivos que poblaban el planeta presentaban unas características determinadas.
LOS MINERALES DE INTERÉS ECONÓMICO EN ANDALUCÍA

Desde la antigüedad, el subsuelo de Andalucía ha sido utilizado para la búsqueda, explotación y obtención de minerales útiles acumulados en yacimientos. Ya los romanos obtenían oro en Granada; plata, hierro y cobre en la Alpujarra y plomo en las sierras de Gádor y Baza. En la actualidad, los principales yacimientos minerales son:


  1. Yacimientos de plomo y zinc. Como tienen el mismo origen, suelen aparecer asociados. Se sitúan alrededor de focos volcánicos, dando lugar a filones de galena (PbS) y blenda (ZnS) que atraviesan las rocas de caliza y arenisca o en las propias rocas volcánicas. Los yacimientos más importantes de galena se sitúan en Linares-La Carolina (Jaén), Sierra Almagrera (Almería), Peñarroya (Córdoba) y Sierra Nevada, sierra de Lújar y sierra de la Contraviesa (Granada). Los yacimientos de blenda están en Linares (Jaen), y Gor, Baza y sierra de Almijara (Granada).

  2. Yacimientos de cobre. La mena más importante es la calcopirita (CuFeS2), asociada generalmente con pirita (FeS2). Las minas de cobre de Riotinto (Huelva) están formadas por grandes masas de pirita y calcopirita, situadas entre formaciones de rocas volcánicas. También caben destacar los yacimientos de Sierra Nevada y Almijara (Granada); Linares-La Carolina (Jaén) y Aznalcóllar (Sevilla).

  3. Yacimientos de hierro. Las zonas ferríferas se sitúan en Sierra Nevada, Jaén, Sevilla, Málaga y Huelva, como el de la Cala. El hierro se extrae de la magnetita y del hematites.

  4. Yacimientos de azufre. Son de origen sedimentario y se encuentran en Benamaurel y Lanjarón (Granada); Benahadux (Almería); Conil (Cádiz) y Antequera, Alora y Benahavís (Málaga).

  5. Yacimientos de grafito. Se originan en rocas metamórficas por carbonización de materia orgánica. Los más importantes son los de Almonaster (Huelva), Benahavis (Málaga) y Huelma (Jaén).


LAS ROCAS Y EL RELIEVE DE ANDALUCÍA
La superficie de la Comunidad Autónoma de Andalucía está integrada por una gran diversidad de paisajes que configuran un mosaico de contrastadas formas. Si observas el mapa físico de esta página, podrás ver que existen diferentes relieves, cada uno de ellos con distinta localización, composición y origen. Así, en el este de Andalucía predominan las zonas de montaña y los terrenos altos y llanos; mientras que en el oeste abundan tierras llanas y de poca altura. En la costa predominan las llanuras litorales bañadas por el océano Atlántico, y las líneas de acantilados en el levante mediterráneo.

El relieve andaluz está conformado, en términos generales, por tres grandes unidades: Sierra Morena, las sierras Béticas y la depresión del Guadalquivir.


I.E.S. “ NAZARÍ “. SALOBREÑA.

similar:

La corteza, el manto y el núcleo son las tres capas que componen la geosfera, o esfera rocosa que contiene la mayor parte de los materiales terrestres iconLa corteza, el manto y el núcleo son las tres capas que componen...
«horno» que existe en su interior, está compuesta por rocas. Si coges un fragmento de roca y lo miras, verás que no es liso y que...

La corteza, el manto y el núcleo son las tres capas que componen la geosfera, o esfera rocosa que contiene la mayor parte de los materiales terrestres iconEl modelo geoquímico se basa en la composición química de las rocas...

La corteza, el manto y el núcleo son las tres capas que componen la geosfera, o esfera rocosa que contiene la mayor parte de los materiales terrestres iconLos orbitales son las zonas del espacio cercana al núcleo donde hay...

La corteza, el manto y el núcleo son las tres capas que componen la geosfera, o esfera rocosa que contiene la mayor parte de los materiales terrestres iconSolución Falso. La mayor parte de las transformaciones son químicas,...

La corteza, el manto y el núcleo son las tres capas que componen la geosfera, o esfera rocosa que contiene la mayor parte de los materiales terrestres iconLas proteínas son los materiales que tienen varias funciones en las...

La corteza, el manto y el núcleo son las tres capas que componen la geosfera, o esfera rocosa que contiene la mayor parte de los materiales terrestres iconLos compuestos ternarios son las combinaciones entre tres elementos...

La corteza, el manto y el núcleo son las tres capas que componen la geosfera, o esfera rocosa que contiene la mayor parte de los materiales terrestres iconLos complementos vitamínicos son vitales en casos de desnutrición...

La corteza, el manto y el núcleo son las tres capas que componen la geosfera, o esfera rocosa que contiene la mayor parte de los materiales terrestres iconTema Los materiales terrestres: minerales

La corteza, el manto y el núcleo son las tres capas que componen la geosfera, o esfera rocosa que contiene la mayor parte de los materiales terrestres iconLas células nerviosas o neuronas están formadas por un soma celular...

La corteza, el manto y el núcleo son las tres capas que componen la geosfera, o esfera rocosa que contiene la mayor parte de los materiales terrestres icon¿CUÁles son las capas de la atmósfera?


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com