Investigación para la detección de poblaciones altamente consumidoras de drogas y su relación con la delincuencia en la Comunidad Valenciana






descargar 116.76 Kb.
títuloInvestigación para la detección de poblaciones altamente consumidoras de drogas y su relación con la delincuencia en la Comunidad Valenciana
página1/3
fecha de publicación02.12.2015
tamaño116.76 Kb.
tipoInvestigación
med.se-todo.com > Biología > Investigación
  1   2   3

PsicoJuris

PJ

Instituto de Psicología Legal y Forense


Pza. Independencia 18, 4º, 1ª
17001 – Girona Tel/Fax 972 483 065




Joaquín Morata Jarque
Director de PsicoJuris
Docente Posgrado. UdG.

PERITAJE DEL INCULPADO (IV)
TOXICOMANÍAS
Según el Código Penal, Art. 20 punto 2.º, estará exento de responsabilidad criminal “el que al tiempo de cometer la infracción penal se halle en estado de intoxicación plena por el consuno de bebidas alcohólicas, drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas u otras que produzcan efectos análogos, siempre que no haya sido buscado con el propósito de cometerla o no se hubiese previsto o debido prever su comisión, o se halle bajo la influencia de un síndrome de abstinencia, a causa de su dependencia de tales sustancias, que le impida comprender la ilicitud del hecho o actuar conforme a esa comprensión.
El hecho de dedicar tan expresamente un apartado al estado de intoxicación por sustancias o, si lo queremos ver así, a uno de los apartados de los trastornos mentales que clasifica el DSM, debe de tener alguna razón.
Y la razón puede parecer simple: la gran relación entre el mundo de las toxicomanías y la delincuencia.
Ya en 1985 la Investigación para la detección de poblaciones altamente consumidoras de drogas y su relación con la delincuencia en la Comunidad Valenciana encontró que el 42,5 % de los consumidores entrevistados habían cumplido condena por algún delito, y el 70 % reconocía haber cometido algún delito menor aunque no hubiera sido detenido.
Pero no es tan simple. Dicho estudio, como la mayoría que se han realizado intentando relacionar drogadicción y delincuencia, no se han realizado sobre consumidores “normales” sino sobre lo que yo denomino consumidores “sobresalientes”, es decir, aquellos que han acudido a algún centro solicitando ayuda o se han visto involucrados en algún tipo de problema legal.
No cabe duda de que la explicación de esa relevancia otorgada por el Código Penal proviene de la gran relación que existe entre el consumo de sustancias y las alteraciones psíquicas.
Pero, aunque el punto antes citado del CP podría interpretarse en un sentido amplio como que basta estar intoxicado plenamente por una droga tóxica para estar exento de responsabilidad, la cuestión no es tan sencilla.
Retomaremos este punto cuando hayamos realizado un análisis más exhaustivo de eso referido como “droga tóxica”, “estupefaciente”, “sustancia psicotrópica”…


Conceptos básicos
En todos los manuales sobre toxicomanías aparecen siempre una serie de términos al principio de los mismos. Estos son: tolerancia, dependencia, abstinencia y abuso.
De ellos, tres aparecen repetidamente en el DSM relacionados con determinadas sustancias citados como trastornos propiamente dichos: Dependencia, Abuso y Abstinencia.
Los cito ahora, sin definirlos aún, dado que aparecerán en algunas de las primeras definiciones que trataremos.
Pero comencemos por el principio sin olvidar el terreno en el que nos estamos moviendo.
¿A qué se refiere el Código Penal cuando habla de droga tóxica, estupefaciente y sustancia psicotrópica?. ¿Está refiriéndose a lo mismo o son tres cosas distintas?.
Parece claro que esa matización no tiene otra intención que la propia del lenguaje jurídico de ser lo más preciso que pueda para limitar la capacidad de interpretación por parte del aplicador de la ley.
Incluso el citar expresa y separadamente el alcohol obedece a ese objetivo de precisión pues, desde el punto de vista de la salud mental, es otra sustancia más.
Así pues, siguiendo la postura del DSM utilizaremos preferentemente el término genérico de sustancia para referirnos a lo que en otros textos aparece referido como “droga” o “droga de abuso” o “medicamento” o “tóxico”…
Buceando en distintas publicaciones, la definición de “droga” aparece de diversas maneras:
Droga es toda sustancia que teniendo actividad terapéutica o no, es capaz de producir una modificación de la conducta de la persona, consistente básicamente en conseguir un mayor rendimiento intelectual o físico, en experimentar nuevas sensaciones, o en modificar el estado mental del individuo en el sentido de producir placer, o de evitar padecimientos.
Sustancia química que es introducida en el organismo de forma voluntaria (¿??) y que tiene como finalidad modificar la condiciones físicas y/o psicológicas del individuo y cuyo consumo continuado puede llegar a crear una situación de dependencia en el sujeto (OMS)
Todo aquello que sirve para lograr un efecto cual es la evasión de la realidad (Berjano y Cano)
Todas aquellas sustancias químicas que reúnen las siguientes características:

- Una vez en nuestro organismo, se dirigen a nuestro cerebro, cuyo ecosistema modifican de manera variable.

- Su uso regular puede generar procesos conocidos como:

• Tolerancia: a medida que el organismo se va adaptando a la presencia regular de la sustancia, se necesita una mayor cantidad para producir los mismos efectos.

• Dependencia: tras un uso habitual, la persona necesita consumir la sustancia de que se trate para no experimentar síntomas de abstinencia y/o para afrontar la vida cotidiana.

- Su abuso puede provocar diferentes tipos de trastornos:

• Trastornos físicos, cuando dañan el organismo: por ejemplo, una bronquitis crónica causada por el tabaco.

• Trastornos psicológicos, cuando inciden negativamente sobre la relación de la persona consigo misma o con su entorno afectivo, como ocurre en los conflictos de pareja por abuso de alcohol.

• Trastornos sociales, cuando impactan sobre la comunidad, como ocurre con los accidentes de tráfico provocados por conductores bajo los efectos de las drogas. (Ministerio del Interior)
Como podemos ver en esta pequeña muestra, la definición puede adquirir distintos matices desde la perspectiva que se adopte.
Desde una perspectiva legal, lo que realmente interesa es:


  1. la existencia de una sustancia que interacciona con el organismo

  2. que de esa interacción se deriven unos efectos

  3. que esos efectos provoquen unas determinadas alteraciones en las áreas cognitivas, volitivas y/o perceptuales

  4. a partir de las cuales se pueda fundamentar la inimputabilidad total o parcial de un sujeto respecto a un acto.


Visto así, la definición de “droga” quedaría, de un modo provisional como: toda aquella sustancia (natural, química, de síntesis…) que introducida en un organismo humano provoca alteraciones del estado normal de dicho organismo.
Dejemos esta definición en el aire mientras precisamos ahora aquellos conceptos que apuntamos al principio.
Tolerancia.-
Tendencia a aumentar gradualmente la dosis para conseguir los efectos deseados. Dicho de otro modo, que el organismo necesita cantidades cada vez mayores de una droga para alcanzar las mismas sensaciones. Este fenómeno no se aprecia en todas las sustancias ni en todos los sujetos y, como veremos, depende de muchos factores.
En el DSM-IV la Tolerancia es considerada como uno de los criterios necesarios para diagnosticar Dependencia de una sustancia y queda definida como “la necesidad de recurrir a cantidades crecientes de la sustancia para alcanzar la intoxicación (o el efecto deseado) o una notable disminución de los efectos de la sustancia con su uso continuado a las mismas dosis”
Abstinencia.-
Conjunto de síntomas o signos que se producen en el organismo al interrumpir bruscamente el consumo habitual de drogas.
Según el DSM-IV es un cambio de comportamiento desadaptativo, con concomitantes cognoscitivos y fisiológicos, que tiene lugar cuando la concentración en la sangre o los tejidos de una sustancia disminuye en un individuo que ha mantenido un consumo prolongado de grandes cantidades de esa sustancia.
En los años 80, la existencia de tolerancia y especialmente la de abstinencia, conducían con tremenda facilidad a la atribución de Dependencia a una sustancia. Sin embargo, ya el DSM-IV lo dejaba bien claro: Ni la tolerancia ni la abstinencia son condiciones necesarias ni suficientes para diagnosticar una dependencia de sustancias.
Los criterios fijados por el DSM-IV para su diagnóstico son los siguientes:
A. Presencia de un síndrome específico de una sustancia debido al cese o reducción de su consumo prolongado y en grandes cantidades.

B. El síndrome específico de la sustancia causa un malestar clínicamente significativo o un deterioro de la actividad laboral y social o en otras áreas importantes de la actividad del individuo.

C. Los síntomas no se deben a una enfermedad médica y no se explican mejor por la presencia de otro trastorno mental.


Dependencia.-
Una definición genérica de este concepto quedaría más o menos así:
Estado físico o psíquico resultante de la reacción del organismo con la droga, caracterizado por el deseo extremo o compulsivo de continuar tomando la sustancia, de forma continuada y periódica, con el objeto de experimentar los efectos psíquicos, o de evitar las molestias que provoca la ausencia de la droga.

Se distinguen dos tipos de dependencia:

Psíquica: cuando falta la droga se produce una sensación de malestar general, de inquietud o de insatisfacción.

Física: cuando falta la droga aparecen una serie de trastornos físicos más o menos intensos.
Si volvemos al DSM-IV nos encontraremos que la Dependencia de una sustancia, en sí, ya es considerada como un trastorno clasificado. Podemos leer que la característica esencial de la dependencia de sustancias consiste en un grupo de síntomas cognoscitivos, comportamentales y fisiológicos que indican que el individuo continúa consumiendo la sustancia, a pesar de la aparición de problemas significativos relacionados con ella.
Señalaremos ahora los criterios marcados por el DSM-IV para poder diagnosticar la Dependencia de sustancias:
Criterios para la dependencia de sustancias

Un patrón desadaptativo de consumo de la sustancia que conlleva un deterioro o malestar clínicamente significativos, expresado por tres (o más) de los ítems siguientes en algún momento de un período continuado de 12 meses:

(1) tolerancia, definida por cualquiera de los siguientes ítems:

(a) una necesidad de cantidades marcadamente crecientes de la sustancia para conseguir la intoxicación o el efecto deseado

(b) el efecto de las mismas cantidades de sustancia disminuye claramente con su consumo continuado

(2) abstinencia, definida por cualquiera de los siguientes ítems:

(a) el síndrome de abstinencia característico para la sustancia (v. Criterios A y B de los criterios diagnósticos para la abstinencia de sustancias específicas)

(b) se toma la misma sustancia (o una muy parecida) para aliviar o evitar los síntomas de abstinencia

(3) la sustancia es tomada con frecuencia en cantidades mayores o durante un período más largo de lo que inicialmente se pretendía

(4) existe un deseo persistente o esfuerzos infructuosos de controlar o interrumpir el consumo de la sustancia

(5) se emplea mucho tiempo en actividades relacionadas con la obtención de la sustancia (p. ej., visitar a varios médicos o desplazarse largas distancias), en el consumo de la sustancia (p. ej., fumar un pitillo tras otro) o en la recuperación de los efectos de la sustancia

(6) reducción de importantes actividades sociales, laborales o recreativas debido al consumo de la sustancia

(7) se continúa tomando la sustancia a pesar de tener conciencia de problemas psicológicos o físicos recidivantes o persistentes, que parecen causados o exacerbados por el consumo de la sustancia (p. ej., consumo de la cocaína a pesar de saber que provoca depresión, o continuada ingesta de alcohol a pesar de que empeora una úlcera)
Otro concepto que también es considerado por el DSM como trastorno es el de Abuso.
Abuso.-
Es un término que no era muy tenido en cuenta en los primeros años de abordaje del tema debido a que se consideraba implícito en el de Dependencia. De hecho, sólo hay que compararlos para sentir ese solapamiento.
Según el DSM-IV, la característica esencial del abuso de sustancias consiste en un patrón desadaptativo de consumo de sustancias manifestado por consecuencias adversas significativas y recurrentes relacionadas con el consumo repetido de sustancias.
Es interesante comparar asimismo los criterios fijados para su diagnóstico con los anteriores:
Criterios para el abuso de sustancias

A. Un patrón desadaptativo de consumo de sustancias que conlleva un deterioro o malestar clínicamente significativos, expresado por uno (o más) de los ítems siguientes durante un período de 12 meses:

(1) consumo recurrente de sustancias, que da lugar al incumplimiento de obligaciones en el trabajo, la escuela o en casa (p. ej., ausencias repetidas o rendimiento pobre relacionados con el consumo de sustancias; ausencias, suspensiones o expulsiones de la escuela relacionadas con la sustancia; descuido de los niños o de las obligaciones de la casa)

(2) consumo recurrente de la sustancia en situaciones en las que hacerlo es físicamente peligroso (p. ej., conducir un automóvil o accionar una máquina bajo los efectos de la sustancia)

(3) problemas legales repetidos relacionados con la sustancia (p. ej., arrestos por comportamiento escandaloso debido a la sustancia)

(4) consumo continuado de la sustancia, a pesar de tener problemas sociales continuos o recurrentes o problemas interpersonales causados o exacerbados por los efectos de la sustancia (p. ej., discusiones con la esposa acerca de las consecuencias de la intoxicación, o violencia física)

B. Los síntomas no han cumplido nunca los criterios para la dependencia de sustancias de esta clase de sustancia.
Por último, y dado que el término también aparece en el Código Penal, nos interesa abordar el término Intoxicación.
Intoxicación.-
Sin dejar el DSM-IV, la característica esencial de la intoxicación por sustancias es la aparición de un síndrome reversible específico de la sustancia debido a su reciente ingestión (o exposición)
Y los criterios para su diagnóstico son:
A. Presencia de un síndrome reversible específico de una sustancia debido a su ingestión reciente (o a su exposición). Nota: diferentes sustancias pueden producir síndromes idénticos o similares.

B. Cambios psicológicos o comportamentales desadaptativos clínicamente significativos debidos al efecto de la sustancia sobre el sistema nervioso central (p. ej., irritabilidad, labilidad emocional, deterioro cognoscitivo, deterioro de la capacidad de juicio, deterioro de la actividad laboral o social), que se presentan durante el consumo de la sustancia o poco tiempo después.

C. Los síntomas no se deben a una enfermedad médica y no se explican mejor por la presencia de otro trastorno mental.
Recapitulando.
Seguramente, si se ha prestado una mínima atención a los criterios que definían los conceptos anteriores, conforme nos llegaba la información habremos asentido (aunque sea interiormente) reconociendo su evidencia.
Parece claro que, desde la barrera, abusar de una sustancia (o merecer el diagnóstico de abuso de una sustancia), implica con mayor o menor precisión los criterios fijados por el DSM-IV:

A. Un patrón desadaptativo de consumo de sustancias que conlleva un deterioro o malestar clínicamente significativos, expresado por uno (o más) de los ítems siguientes durante un período de 12 meses:

(1) consumo recurrente de sustancias, que da lugar al incumplimiento de obligaciones en el trabajo, la escuela o en casa (p. ej., ausencias repetidas o rendimiento pobre relacionados con el consumo de sustancias; ausencias, suspensiones o expulsiones de la escuela relacionadas con la sustancia; descuido de los niños o de las obligaciones de la casa)

(2) consumo recurrente de la sustancia en situaciones en las que hacerlo es físicamente peligroso (p. ej., conducir un automóvil o accionar una máquina bajo los efectos de la sustancia)

(3) problemas legales repetidos relacionados con la sustancia (p. ej., arrestos por comportamiento escandaloso debido a la sustancia)

(4) consumo continuado de la sustancia, a pesar de tener problemas sociales continuos o recurrentes o problemas interpersonales causados o exacerbados por los efectos de la sustancia (p. ej., discusiones con la esposa acerca de las consecuencias de la intoxicación, o violencia física)

B. Los síntomas no han cumplido nunca los criterios para la dependencia de sustancias de esta clase de sustancia.
Ahora me gustaría, como ejercicio de reflexión que imaginemos a un sujeto, con afición por el consumo de una sustancia. Ese sujeto tiene cuarenta y cinco años, se licenció en ESADE con veintitrés años el primero de su promoción. Ha trabajado durante veinte años en el mundo empresarial con unos ingresos de cincuenta millones anuales que ha invertido de manera excepcional y en este momento tiene un patrimonio de cuatrocientos millones de pesetas en inmuebles y varios cientos más en inversiones, dispone, además de una pensión vitalicia de diez millones de pesetas anuales y se ha retirado. Pasa los días en su casa consumiendo cantidades ingentes de la sustancia en cuestión gastando trescientas mil pesetas al mes en ello. Pasa del mundo, no tiene familia y se divierte haciendo lo que hace.
¿Se podría diagnosticar un abuso de sustancias?. Miremos también cuáles, de entre todos los criterios establecidos por el DSM-IV, cumpliría para el diagnóstico de Dependencia o Abstinencia.
La conclusión de este ejercicio debería de ser que la cuestión de las toxicomanías no es lineal Sustancia > Problema. El contexto, como acabamos de comprobar, tiene una importancia brutal.
En la misma línea, otro aspecto que no se puede descuidar es considerar la variable organismo. Todo lo que se ha escrito sobre las toxicomanías, igual que todo lo que se expondrá en este apartado, acaba afirmando algo sobre la generalidad de los individuos, pero la excepción existe. Es evidente que la cocaína es un estimulante, pero hay gente que se deprime con su consumo.
Tampoco ahora podemos considerar que hay una relación lineal y simple entre Sustancia y Efectos. La variable del organismo y la personalidad del sujeto que está consumiendo la sustancia tiene un papel extremadamente importante en los efectos que se puedan apreciar.
Planteado así, parece que el análisis del asunto se nos escape de las manos.
No se trata de eso, lo que intento es que se perciba que lo que realmente nos importa en este momento, no es si a un sujeto lo podemos encuadrar según unos criterios diagnósticos (visión clínica) sino si el consumo de determinada sustancia ha alterado su “normal” funcionar y, causa de ello, ha tenido un comportamiento susceptible de ser sancionado por el Derecho.
Mientras nuestro yuppie siga en su casa consumiendo sin parar y orinando en su lujoso wc, no hay problema… Ahora bien, cuando decida que el wc está en su balcón y orine hacia la calle… su consumo/abuso de sustancias comienza a tener relevancia, puesto que puede convertirse en la justificación de su comportamiento “antisocial”.
Hecha esta precisión, vamos con las generalidades.
Hablemos de esas sustancias denominadas “drogas”.

LAS SUSTANCIAS
En este punto, todos los trabajos sobre el tema prometen no citar las distintas clasificaciones realizadas y acaban citándolas.
No lo vamos a hacer. Remitimos al lector a los múltiples manuales sobre el tema para acercarse a esos distintos modos de clasificación.
No obstante, la necesidad expositiva obliga a seguir algún tipo de orden en su presentación por lo que, para acercarnos a ellas, hemos decidido utilizar el criterio de “conocimiento” o “proximidad” (siempre desde la generalidad que ya hemos apuntado).
También me permito recordar que la información aportada en la exposición no pretende ser exhaustiva, y que se va a centrar en aquellos aspectos que resultan relevantes desde la perspectiva pericial: la alteración de las capacidades que incidan en la responsabilidad penal.
  1   2   3

similar:

Investigación para la detección de poblaciones altamente consumidoras de drogas y su relación con la delincuencia en la Comunidad Valenciana iconSíntesis. La Comunidad Valenciana, como el resto de Comunidades Autónomas de España y
«drogas de diseño o de síntesis», quizás alentado por la falsa creencia en su inocuidad y por

Investigación para la detección de poblaciones altamente consumidoras de drogas y su relación con la delincuencia en la Comunidad Valenciana iconUna prueba de diagnóstico rápido para la detección cualitativa simultánea de múltiples drogas

Investigación para la detección de poblaciones altamente consumidoras de drogas y su relación con la delincuencia en la Comunidad Valenciana iconLibros, carteles y revistas sobre la Comunidad Valenciana o bien...

Investigación para la detección de poblaciones altamente consumidoras de drogas y su relación con la delincuencia en la Comunidad Valenciana iconAcciones de promoción exterior comunidad valenciana 2012

Investigación para la detección de poblaciones altamente consumidoras de drogas y su relación con la delincuencia en la Comunidad Valenciana iconPropuesta de acciones de promoción exterior comunidad valenciana 2009

Investigación para la detección de poblaciones altamente consumidoras de drogas y su relación con la delincuencia en la Comunidad Valenciana iconDirección Postal: Colegio Oficial de Químicos de la Comunidad Valenciana

Investigación para la detección de poblaciones altamente consumidoras de drogas y su relación con la delincuencia en la Comunidad Valenciana iconConvenio entre la escuela de negocios eae y el ilustre colegio oficial...

Investigación para la detección de poblaciones altamente consumidoras de drogas y su relación con la delincuencia en la Comunidad Valenciana iconUna Nueva Concepción de maestros y maestras para la vida, para la...

Investigación para la detección de poblaciones altamente consumidoras de drogas y su relación con la delincuencia en la Comunidad Valenciana iconEvaluacion de dos metodos colorimetricos en base a aminofenazona...

Investigación para la detección de poblaciones altamente consumidoras de drogas y su relación con la delincuencia en la Comunidad Valenciana iconCuestionario guía y formato para charlas de grupo (fgd) con poblaciones...


Medicina





Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com