Enciclopedia iberoamericana de filosofia






descargar 109.14 Kb.
títuloEnciclopedia iberoamericana de filosofia
página1/2
fecha de publicación22.10.2015
tamaño109.14 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Biología > Documentos
  1   2
ENCICLOPEDIA IBEROAMERICANA DE FILOSOFIA

LA MENTE

Fernando Broncano, coordinador
EVOLUCION Y LENGUAJE

Antoni Gomila Benejam

Dep. Filosofía

Univ. Salamanca
1. Introducción

Al pretender abordar, una vez más, la cuestión del origen del lenguaje, resulta inevitable empezar justificando tal pretensión frente a la prohibición de tratar el tema, por acientífico, decretada por la Sociedad Lingüística de París, en sus estatutos fundacionales, en 1866. En realidad, nada más fácil. Por una parte, porque el interés del tema sigue siendo enorme. Por otra, porque los avances en nuestro conocimiento ocurridos en el siglo largo transcurrido desde entonces, permiten abordar la cuestión desde presupuestos muy distintos. Vayamos por partes.

Para empezar, basta con tener presente lo central que resulta el lenguaje para nuestra propia autocomprensión como humanos: desde Descartes hasta Turing, por señalar dos posiciones extremas con respecto a la naturaleza de la inteligencia humana, la capacidad para el lenguaje ha sido y es considerada como marca distintiva de lo mental, como índice inequívoco de humanidad. Comprender el origen del lenguaje supone, por ello, avanzar en la comprensión de nuestra naturaleza humana, de nuestra mente, de lo que constituye la base de nuestra especificidad. Más allá, cualquier reconstrucción plausible del origen del lenguaje ofrecerá necesariamente respuestas a cuestiones relacionadas con la organización de nuestras capacidades mentales: la relación lenguaje-pensamiento, la relevancia funcional de nuestra dimensión social, la naturaleza del desarrollo humano, la organización funcional del cerebro... Inversamente, el ámbito del origen del lenguaje puede servir como "base de pruebas" de las diversas teorías centradas en cada uno de estos temas, al requerir su consistencia y apoyo interteórico. Como ha señalado Bickerton:

La evolución del lenguaje es tan reciente que podemos suponer razonablemente que su naturaleza actual está todavía condicionada por esos orígenes, y su papel crucial en la distinción entre nosotros y las demás especies (...) es tal que debe influir fuertemente, aunque no determine completamente, todo lo que pensamos y hacemos. (Bickerton, 1981, 315)

Desde esta perspectiva, resulta clara la necesidad de plantearse de nuevo la cuestión del origen del lenguaje. Por su propia naturaleza -se trata de reconstruir un proceso que tuvo lugar hace ya tiempo, y que no dejó registro directo-, nuestra cuestión requiere un tratamiento interdisciplinar, para recoger las múltiples evidencias, aunque indirectas, ofrecidas desde las diversas disciplinas que tienen algo que aportar al estudio de la mente y el lenguaje. Y es evidente que los avances y variedad de propuestas teóricas disponibles en los diversos campos que pueden tener relevancia para nuestra cuestión son muy distintos de lo que eran hace un siglo. La Lingüística y la Psicolingüística, la Pragmática y la Filosofía del Lenguaje y de la Mente, la Etología y la Sociobiología, la Paleontología y la Antropología, las Neurociencias,... aportan ideas y conocimientos indudablemente superiores a los de hace un siglo. Pero lo más importante es el cambio fundamental que se ha producido en la consideración del hombre: la consolidación de la biología evolucionista en este siglo ha situado todas las investigaciones sobre nuestra especie en un plano esencialmente distinto del que predominaba en 1866. Las consecuencias de este cambio para la cuestión del origen del lenguaje son decisivas: nuestra cuestión se ha transformado en la cuestión de la filogénesis del lenguaje, de su dimensión evolutiva, y el enfoque para tratarla, por tanto, no tiene por qué diferir del adoptado con respecto a cualquier otra característica evolutiva.

Sin embargo, sería incorrecto decir que los múltiples avances experimentados apuntan todos en la misma dirección, o que de ellos emerge una respuesta homogénea a nuestra cuestión. Al contrario, por una parte, hay disputas teóricas dentro de cada una de las disciplinas; por otra, es posible más de una reconstrucción de la filogénesis del lenguaje en base al conocimiento disponible, y por supuesto, hay aspectos todavía oscuros. Curiosamente, no obstante, en el momento presente el mayor problema, a nuestro entender, no radica en el "cuándo" del proceso, sino en el "por qué", no tanto en las etapas del proceso, cuanto en el aspecto conceptual, en formular la lógica del proceso de la filogénesis, el mecanismo responsable de la periodización del proceso. Ya desde las primeras propuestas al respecto, las de Condillac, éste es el principal problema al que hacer frente. Para Condillac (1746), el lenguaje es una invención humana; pero, ¿cómo puede inventarse algo así y transmitirse a los demás, sin disponer ya de un lenguaje? Una circularidad semejante se presenta en propuestas contemporáneas (Bennett, 1976; Searle, 1979; Tennant, 1984), que pretenden explicar la aparición de significados lingüísticos convencionales en términos de la teoría de Lewis (1969). Esta teoría presupone una intencionalidad de segundo orden, la capacidad de pensar sobre los propios pensamientos e intenciones, en los sujetos participantes, como base para la fijación convencional de significados. Pero, ¿cómo es posible alcanzar ese alto grado de capacidad simbólica e intencional independientemente del lenguaje?

Algo similar ocurre cuando se consideran los aspectos involucrados en el desarrollo del lenguaje, en particular, la necesidad de postular un dispositivo innato específico, defendido convincentemente por la Psicolingüística de inspiración chomskiana. Dado que la estimulación necesaria para activar este mecanismo debe ser ya lingüística (no basta cualquier sonido), uno se pregunta cómo pudo aparecer en primer lugar tal mecanismo específico, si cuando no había todavía lenguaje (por lo que no sería específico del lenguaje), o si cuando ya había lenguaje (por lo que no sería necesario para el lenguaje) (Bickhard, 1979).

Pero este tipo de problemas -problemas de qué fue antes, el huevo o la gallina-, tienen de hecho solución en el marco evolutivo: un huevo y una gallina más primitivos (o no específicos). En este trabajo vamos a intentar bosquejar los mecanismos del proceso de aparición del lenguaje de forma no circular, tanto en los aspectos filogenéticos como ontogenéticos, en base a los prerrequisitos necesarios para la aparición de cada nueva capacidad en su complejidad, sin prestar tanta atención a los problemas de periodización de las fases del proceso. Para ello comenzaremos por establecer la naturaleza de aquello cuya filogénesis nos interesa: qué características se precisan para que un medio comunicativo pueda ser considerado del mismo tipo que nuestro lenguaje. Esto nos permitirá valorar apropiadamente los resultados provenientes de la experimentación con animales, en especial con primates, así como obtener una primera idea de la complejidad de los mecanismos mentales que posibilitan el lenguaje. A continuación consideraremos los aspectos relacionados con el desarrollo lingüístico en el niño, ya que constriñen de forma muy precisa el proceso filogenético, por las implicaciones innatistas que conllevan. Seguidamente, nos centraremos en los requisitos necesarios para el lenguaje a nivel de mecanismos y estructuras neurofisiológicas y anatómicas (tipo de características del cerebro, del aparato fonador).

Cada una de estas tres dimensiones -qué es el lenguaje, cómo se desarrolla, y qué estructuras precisa- contribuye a delimitar nuestro problema y sus posibles explicaciones; y conjuntamente, caracterizan lo que podríamos llamar el estadio final del proceso filogenético. El siguiente apartado consiste en el núcleo de nuestra propuesta: una reconstrucción del escenario evolutivo que permita aclarar el conjunto de cambios involucrados en la aparición del lenguaje. La clave del proceso, a nuestro modo de ver, consistió en la nueva forma de organización social derivada del cambio de nicho ecológico, y la coevolución de capacidad representacional-capacidad lingüística, vía aumento de la capacidad cerebral, como forma de respuesta a las nuevas presiones selectivas. La conclusión final intentará recoger el tema de las consecuencias que pudo tener el impacto de la aparición del lenguaje, en relación con el pensamiento reflexivo y la autoconciencia.
2. De la comunicación al lenguaje

En tanto que sistema vocal de comunicación, el lenguaje consiste en un medio de emparejar significados (o mensajes) con sonidos, y viceversa (ya que cubre tanto los aspectos de producción como de comprensión). Sin embargo, presenta características especiales en cada uno de esos niveles: los significados son conceptualmente complejos, los sonidos se organizan según patrones de articulación, y la forma de emparejarlos resulta de la combinación sistemática de unidades correspondientes a una serie jerárquica de niveles. Además, el uso de este sistema es independiente de los estímulos presentes, por lo que se incorporan también aspectos pragmáticos en su funcionamiento apropiado.1

Comenzando por el nivel semántico, puede decirse que la base de la funcionalidad del lenguaje como medio de comunicación reside justamente en su gran potencial simbólico, en su capacidad para expresar gran diversidad de significados. Esta riqueza de nuestros recursos conceptuales se refleja en el nivel léxico, pero sobretodo, en la estructura proposicional, sujeto-predicado, de los significados. De este modo, los mensajes lingüísticos consisten en atribuir propiedades a individuos o clases de individuos, o relaciones entre ellos. El significado del mensaje, según una semántica composicional, es función de los significados de las unidades léxicas que participan más las reglas que regulan sus combinaciones. Gracias a esta estructura y a la riqueza léxica, los mensajes no se refieren necesariamente al momento y lugar en que se produce la emisión -ni siquiera cuando se trata de deícticos su contenido se agota en la situación de emisión-, y pueden incluir la negación entre sus recursos simbólicos.

Esta potencial productividad -no hay un límite al número de mensajes expresables- y sistematicidad -el significado de una expresión depende de los significados de las unidades léxicas constituyentes y de las reglas de su combinación- del nivel semántico establece fuertes limitaciones a la forma en que puede darse el emparejamiento con los sonidos que expresan esos contenidos. La capacidad humana de producir y distinguir una gran variedad de sonidos está bien documentada, pero es fácil ver porqué un emparejamiento uno a uno, entre significados y sonidos no sería una buena solución: al escoger el emisor un nuevo sonido para expresar un nuevo significado, se encontraría la dificultad de que el receptor no reconociera esa nueva relación. De ahí la necesidad de contar con un modo sistemático de generar las expresiones sonoras, a partir de las representaciones conceptuales. Esto es lo que hace el nivel sintáctico: permite representar los significados en forma de cadena sonora, mediando entre las propiedades estructurales de los significados y las secuenciales de los sonidos, al compartir propiedades con ambos tipos de representaciones, en base a una serie de categorías (complemento, núcleo,...), de relaciones (dominancia, precedencia) y de principios (suyacencia, proyección) (Newmeyer, 1991).

Esta combinación de unidades léxicas según reglas estructurales constituye la base de la generatividad del lenguaje, o infinitud discreta, según expresión de Chomsky, que permite expresar la riqueza del nivel semántico. Con una propiedad añadida, que garantiza que el nivel sintáctico refleje la sistematicidad y productividad del nivel semántico, la recursividad, esto es, que las reglas sintácticas puedan ser aplicadas sucesivamente a su propio output, sin otro límite que la propia capacidad de procesamiento del sujeto. En definitiva, el nivel sintáctico asegura la posibilidad de recuperar un nuevo mensaje a partir de una nueva secuencia sonora, ya que la novedad no es arbitraria sino sistemática.

El propio nivel fonológico (y su realización fonética) se encuentra también organizado sistemáticamente, en base a unidades elementales (los fonemas) y sus posibilidades de combinación, dependientes de las propiedades del aparato fonador humano y la capacidad de control motor para articular los sonidos. De hecho, es preciso un mecanismo al menos tan rico como nuestro sistema sonoro para expresar nuestros complejos contenidos proposicionales. Nuestro sistema de escritura, por ejemplo, los tiene, pero justamente porque imita, si bien no en detalle, los medios expresivos sonoros. Es una cuestión abierta, a la que volveremos, si otros medios representacionales pueden permitir la misma riqueza expresiva.

Finalmente, es preciso incluir un nivel específicamente pragmático en el lenguaje. Como ya hemos mencionado, el uso lingüístico no depende de la presencia de ciertos estímulos, sino que es esencialmente voluntario. Esta propiedad de la actividad lingüística permite separar el significado de la actitud emocional del emisor -se puede hablar del miedo sin estar temblando-, hacer uso de los mensajes con intenciones diversas (declarativa o interrogativa, exclamativa o rogativa, etc.), así como realizar acciones esencialmente lingüísticas (prometer, insultar, maldecir, confesar...) En todos estos casos, la actividad lingüística se sitúa en un nivel intencional reflexivo, en el que se toman en cuenta no sólo las propias intenciones comunicativas sino también la situación mental de la audiencia a la que uno se dirige (sus estados de conocimiento o ignorancia, de atención o interés,...) y el contexto.

Davidson (1982) ha sostenido, en base a estos aspectos pragmáticos, que sólo puede hablarse propiamente de lenguaje cuando se dispone de esta capacidad para la conciencia reflexiva, para pensar sobre los propios pensamientos, y por ello, de voluntad comunicativa, e inversamente, que sólo quien tiene lenguaje puede de hecho pensar. Se sigue como consecuencia que sólo los hombres tenemos propiamente lenguaje. En realidad, esta afirmación de la exclusividad humana del lenguaje se sigue no sólo de las características específicas del uso del lenguaje, sino que no es atrevido afirmar, en nuestra opinión, el carácter únicamente humano del lenguaje en base a cualquiera de las propiedades de los otros niveles, semántico, sintáctico o fonológico. Para mostrarlo, podemos considerar uno de los sistemas de comunicación vocálica más sofisticado que encontramos en la naturaleza, el de los monos vervets (Seyfarth & Cheney, 1990).

Estos monos tienen tres tipos distintos de vocalización, con significados diferentes: uno se emite ante la detección de águilas; otro, ante la detección de serpientes; y otro, por fin, ante la detección de leopardos. Parece tratarse, pues, de un lenguaje, dado que se trata de tres pares significado-sonido. Las diferencias con nuestro lenguaje, sin embargo, son grandes. A nivel conceptual, los recursos conceptuales de estos monos son muy limitados: por ejemplo, no pueden referirse al águila de la semana pasada, ni referirse a los tres tipos de depredadores como casos del concepto depredador, ni atribuir propiedades o relaciones a los objetos que detectan, ni mucho menos negar que posean propiedades. Su repertorio, además, es muy limitado, por lo que la asociación sonido-significado es directa, sin necesidad de una estructura sintáctica que permita la generatividad de expresiones. A nivel fonético, los gritos de los monos vervets no son articulados, por lo que, aunque está cuestión no ha sido estudiada en particular, cabe suponer que su repertorio sonoro debe de ser también muy limitado. Por último, las limitaciones pragmáticas son evidentes: las llamadas son elicitadas por la presencia de estímulos característicos; a su vez, la llamada da lugar a ciertas reacciones apropiadas típicas por parte de la audiencia (de subir a los árboles si la llamada corresponde a leopardo, de refugiarse bajo los árboles si corresponde a águila, de ponerse en pie y mirar entre las hierbas si corresponde a serpiente). No puede distinguirse entre mensajes imperativos y declarativos, ni tampoco separar el mensaje del estado emocional del emisor. Y aunque sólo se emiten las llamadas si se está próximo al propio grupo, se ha comprobado que no corrigen a las crías cuando emiten incorrectamente alguna señal, lo que indica un uso no intencional de su código.

Todos estos aspectos sitúan este sistema comunicativo en un plano cualitativamente distinto del lenguaje humano: mientras en el caso humano es posible distinguir entre el contenido del mensaje y los efectos que el mensaje produce en el receptor, ya que el mensaje sólo puede tener consecuencias si es entendido, y esas consecuencias pueden variar según el receptor, en el caso de los monos, la comunicación puede comprenderse desde el análisis causal, esto es, como un medio de influir en la conducta ajena (Krebs y Dawkins, 1984). Los signos de estos sistemas de comunicación son el resultado de un proceso de ritualización (Lorenz, 1977; Wilson, 1975) por el que ciertos sonidos (o conductas, o rasgos morfológicos) son exagerados, o repetidos, o esquematizados, de forma tal que se convierten en indicadores fiables de ciertas condiciones externas (la presencia de un depredador, por ejemplo), por lo que se convierten en sustitutos del propio estímulo en la producción de la conducta apropiada a ese estímulo. De ahí que se afirme que, en el fondo, estos sistemas comunicativos no son propiamente simbólicos, ya que sus signos no son arbitrarios, convencionales, sino que son icónicos, aunque la relación original del signo con lo significado se haya perdido en el proceso de ritualización (Brandon y Hornstein, 1986).

Puede alegarse, sin duda, que los monos vervets no son el mejor candidato que podría presentarse para ilustrar las mejores capacidades animales. Ciertamente se han conseguido resultados más espectaculares con primates superiores, pero significativamente, siempre en situaciones no naturales2. Así, está claro que las capacidades conceptuales de los chimpancés son elevadas. Como han mostrado sobretodo los estudios de Premack (1985, 1988) y Savage-Rumbaugh (Savage-Rumbaugh, 1986; Savage-Rumbaugh et al., 1986), los chimpancés son capaces de usar signos arbitrarios, y puede referirse con ellos a objetos distantes en el tiempo o el espacio. Se ha documentado incluso el caso de un chimpancé enano (Pan Paniscus) capaz de entender ciertas expresiones del inglés.

Sin embargo, la evidencia disponible parece indicar un grado muy limitado de generatividad. Recuérdese la expresión de Wahoe -"agua pájaro"- al ver por primera vez un cisne (Gardner y Gardner, 1969), y otras parecidas, pero que pueden ser interpretadas igualmente como una simple asociación de ideas (Terrace, 1979). Más seguros son los resultados obtenidos por Herman con delfines (Herman, Richards y Wolz, 1984), los cuales, tras aprender a obedecer instrucciones expresadas mediante secuencias de hasta cinco signos, consiguieron responder adecuadamente a secuencias nuevas. Esta comprensión de una nueva secuencia indicaría la capacidad de representarse el modo de generar secuencias significativas. No obstante, esta capacidad de los delfines es limitada y claramente no supone recursión. Curiosamente, el caso más claro de generatividad no proviene de un primate, sino de un pájaro (Parus Atricapillus). Hailman y Ficken (1986) han identificado cuatro elementos sonoros básicos, que pueden combinarse indefinidamente según ciertas reglas, en sus cantos. Por ejemplo, las series ABBCD, AAACDDD, o BBBCCDD son "correctas", mientras que las series BAACD, AAACCDC o BBBDDDCC no lo son. Sin embargo, las reglas de estos cantos pueden ser expresadas mediante una gramática de estados finitos, sin recursión, ya que las opciones válidas en cada momento dependen del elemento precedente. Y, en cualquier caso, tales series no parecen expresar contenidos proposicionales.

En cuanto al nivel fonético, ya descubrió Yerkes en los años veinte la incapacidad articulatoria de los chimpancés. De ahí que se les hayan enseñado otros tipos de signos: signos del lenguaje de los sordomudos, tarjetas, lexigramas,... que permitan generar diversidad de expresiones. La ausencia de nivel sintáctico, sin embargo, lleva a que el aprendizaje se produzca por emparejamiento de cada signo con cada significado, lo que conlleva a su vez la incapacidad de producir nuevas expresiones sígnicas. Finalmente, parece que puede hablarse de comunicación proto-intencional en los chimpancés, y por tanto, de un cierto nivel pragmático, si bien las limitaciones de su código dificultan que se pueda diferenciar entre mensajes imperativos y declarativos, por ejemplo (Gómez, Sarriá y Tamarit, 1993).

En resumen, como han afirmado Seidenberg y Pettito, "la dicotomía entre las capacidades cognitivas y las capacidades lingüísticas de los monos es el hallazgo más importante que ha emergido de la moderna investigación con monos"(1987, 284). Lo que tiene una implicación directa para nuestra investigación: la aparición del lenguaje debe haberse producido después de que los homínidos se separaran de la línea evolutiva de los monos. Y además, que la clave en la aparición del lenguaje es el nivel sintáctico, aunque probablemente tuviera consecuencias para el propio nivel simbólico. Lo que deberemos hacer es reconstruir cuáles fueron los factores que impulsaron la evolución homínida, partiendo de una situación en que ya se disponga de capacidades cognitivas del mismo tipo, al menos, que las de los chimpancés.3
3. Innatismo lingüístico y desarrollo del lenguaje

Una dificultad importante, que hemos señalado ya en la introducción, para intentar esa reconstrucción filogenética radica en la naturaleza del proceso ontogenético de desarrollo del lenguaje. En efecto, como ha puesto claramente de manifiesto la Psicolingüística de inspiración chomskiana, y más concluyentemente, la Teoría Formal del Aprendizaje, el niño no aprende el lenguaje -en el sentido de generalizar las reglas sintácticas a partir de los estímulos que le llegan-. La complejidad gramatical es tal que sin correcciones, sin datos negativos, no es posible alcanzar las reglas de una gramática de los lenguajes humanos, y esas correcciones no se dan (Grimshaw y Pinker, 1989; Marcus, 1993), a pesar de lo cual el lenguaje se aprende. Además, los estímulos lingüísticos con que entra en contacto el niño son construcciones elementales, que no ejemplifican la potencial complejidad gramatical (Morgan, 1989). Por otra parte, se adquiere el lenguaje independientemente de la capacidad de aprendizaje o coeficiente intelectual (síndrome de Down, por ejemplo), y de tener o no déficits sensoriales (ciegos, sordos,...) (Mehler y Dupoux, 1990). Es preciso, por tanto, concluir que el niño aporta una parte importante al proceso de adquisición, que se ha dado en llamar dispositivo para la adquisición del lenguaje (DAL), un mecanismo específico para el lenguaje.

Por otra parte, hace falta una estimulación específicamente lingüística para que el DAL se active, no sirve cualquier estímulo sonoro. De lo cual se deduce que el cerebro del niño se encuentra ya predispuesto al lenguaje, predispuesto a captar las regularidades que rigen los usos lingüísticos del grupo en que se encuentra. Consistente con esta conclusión es el hecho de que exista un período crítico en el desarrollo del lenguaje, un límite temporal a su adquisición (alrededor de los diez años) (Newport, 1990). Estas dos características ponen de relieve, de hecho, la importancia del proceso de desarrollo infantil en la conformación de nuestras capacidades mentales.

Al tomar en consideración esta dimensión de desarrollo, nuestro problema se vuelve mucho más preciso: no se trata solamente de explicar cómo pudo aparecer el lenguaje por primera vez, sino de explicar también cómo pudo aparecer el componente innato que resulta necesario para la adquisición del lenguaje actualmente. Y ambas cuestiones parecen ir en direcciones opuestas: cuando apareció el lenguaje, no podía haber ya un mecanismo específico para el lenguaje; y si pudo aparecer sin ese mecanismo, ¿por qué se desarrolló un dispositivo de este tipo? Evitar esta paradoja requerirá distinguir entre un primer momento de aparición de un protolenguaje con una cierta estructura, sin unos mecanismos especializados en su producción y comprensión, pero cuya funcionalidad favoreciera la aparición de tales mecanismos específicos, según principios evolutivos generales, lo que a su vez llevaría a una mayor eficiencia en la adquisición de la competencia lingüística infantil. Lo que nos interesa, en este punto, es plantearnos lo que es innato del lenguaje, lo que el niño "nace sabiendo" (Mehler y Dupoux, 1990).

De especial relevancia para esta cuestión resultan dos casos de anomalías de desarrollo: el lenguaje de los niños sordomudos de nacimiento y las lenguas criollas. En ambos casos encontramos un patrón parecido: una sintaxis más pobre de lo normal en la primera generación (parecida a la de las linguœ francœ desarrolladas para el comercio con Oriente durante la Edad Media), pero un lenguaje completo en la segunda; en definitiva, encontramos ejemplos de creación de lenguaje. Un grupo de niños sordomudos de padres hablantes desarrollan espontáneamente un código de signos4 con una estructura elemental; pero en la siguiente generación puede hablarse ya de un lenguaje con el mismo grado de complejidad sintáctica que las lenguas habladas5 (Klima y Bellugi, 1979).

Lo mismo encontramos en el caso de las lenguas criollas, desarrolladas en el siglo pasado por los esclavos de las plantaciones coloniales. Una historia poco conocida, quizá, pero que constituyó uno de los mayores experimentos sociales de la historia. El origen étnico de los esclavos de una plantación (en Hawai o Jamaica, en Madagascar o la Guayana) no era homogéneo, al contrario, y podían encontrarse diversidad de lenguas en una misma región. En situaciones de este tipo aparecen entonces primero una lengua de contacto llamada "pidgin", con predominio léxico del idioma de los esclavistas (inglés o francés, según las zonas) pero con una estructura propia, distinta y pobre. En cambio, en la siguiente generación, los niños desarrollan ya una lengua, la criolla, sintácticamente completa (Bickerton, 1984).

La creatividad lingüística, además, no está limitada a casos anómalos como los citados, sino que está presente en todos los niños. Como ha señalado Bickerton (1990), estos casos encuentran difícil acomodo en la concepción psicolingüística predominante del DAL como Gramática Universal, en particular, como un conjunto de principios generales y una serie de parámetros que deben ser fijados, en función del contexto lingüístico en que se encuentre el niño (Lightfoot, 1989). Estos casos indican claramente la capacidad de ir más allá de la estructura dada en la estimulación lingüística con que entra en contacto el niño, y sugiere, por tanto, una concepción del DAL como un mecanismo facilitador, en lugar de como la caracterización abstracta de todos los lenguajes posibles.

Estos datos del desarrollo lingüístico, además, encajan bien con la idea de que el DAL surgió como una especialización funcional para facilitar el acceso a un medio de importancia vital. Cabe esperar de ello, por consiguiente, predisposición a desarrollar cierto tipo de estructuras primeramente, en lugar de una especificación de las propiedades abstractas de todo lenguaje. En realidad, quienes conciben el DAL como Gramática Universal se ven abocados a reconocer que tal caracterización universal alcanza sólo a lo que llaman el "núcleo" de las lenguas, reconociendo la diversidad de las "periferias" (Chomsky, 1981), que deberían ser aprendidas. La relación entre la GU y el DAL, sin embargo, no tiene por qué ser tan directa: las propiedades formales de las lenguas pueden ser una consecuencia de las reglas facilitadoras del proceso de desarrollo lingüístico, sin que ello presuponga que tales propiedades deban estar en el niño.6

En este punto, no obstante, es preciso plantearse una última cuestión: ¿por qué no es innato todo el lenguaje? Es concebible, sin duda, una situación en que el lenguaje fuera algo parecido a la visión, un mecanismo general cuyo funcionamiento apropiado requiere solamente un periodo de afinación, pero sin necesidad de estimulación específica o de aprendizaje. Habría, claro está, en tales circunstancias, un solo lenguaje, que el niño empezaría a hablar muy pronto.

Resolver satisfactoriamente esta cuestión no es sencillo, pero su planteamiento nos remite de nuevo a la naturaleza única del desarrollo infantil humano, y nos lleva a plantearnos el sentido evolutivo de este desarrollo, que aboradaremos de forma directa en la sección quinta. La idea básica consiste en reconocer los límites de la preprogramación genética como vía adaptativa cuando las condiciones en que hay que desenvolverse son cambiantes; los procesos de desarrollo, por el contrario, pertenecen al nivel epigenético (cuando el fenotipo no está totalmente determinado por el genotipo y puede ser sensible, por tanto, a condiciones ambientales diversas), por lo cual permiten mayor flexibilidad e indican variabilidad ambiental (Plotkin y Odling-Smee, 1979). Que el lenguaje tenga que desarrollarse, entonces, responde de nuevo a la importancia de la creatividad lingüística, ya inicialmente, y a la esperable diversidad de lenguas que se sigue de ella. Lo cual no impide, no obstante, que la necesidad de un período de desarrollo relativamente largo (o, inversamente, un prolongado período de inmadurez) fuera resultado de procesos previos a la aparición del lenguaje (cf. sección siguiente).

En resumen, la consideración de la ontogenia del lenguaje nos ha servido para precisar mejor las condiciones que nuestra hipótesis acerca de su filogenia debe satisfacer y ha ofrecido algunas claves a ese respecto (por ejemplo, que la articulación sonora no es el único medio de expresar la riqueza conceptual de nuestros mensajes). Necesitamos ahora incluir en nuestro cuadro las estructuras neuroanatómicas que sostienen la capacidad lingüística, y lo que revelan en relación a la historia del lenguaje.
4. Requisitos estructurales para el lenguaje

En cierto sentido, la consideración de las condiciones estructurales para el lenguaje ofrece una base más segura para determinar nuestra cuestión que los aspectos funcionales del lenguaje. A primera vista, si conseguimos establecer qué mecanismos anatómicos son imprescindibles para el lenguaje podremos establecer de forma fiable la aparición del lenguaje en base a la aparición de tales mecanismos en la filogénesis humana. Este es, de hecho, el razonamiento que está a la base de los primeros intentos de recuperar la cuestión del origen del lenguaje en épocas recientes (Harnad at al., 1976). Así, puede considerar que la clave para el lenguaje es la aparición de un área de asociación intermodal en el cerebro (Smith, 1985; Wilkins y Dumford, 1990), y por tanto, fijar así la aparición del lenguaje. O bien puede considerarse que lo esencial es la lateralización funcional del cerebro (Gazzaniga, 1983), o la presencia de áreas específicas para el lenguaje (Broca, Wernicke) y tomar entonces la aparición de tales características cerebrales como criterio (Tobias, 1987). Igualmente, a nivel del aparato fonador, puede establecerse que la capacidad articulatoria del sonido exige determinada posición de la laringe, y decidir el origen del lenguaje en base a reconstrucciones de las estructuras del aparato respiratorio de los homínidos (Lieberman, 1984).

Lamentablemente, estas estrategias distan de resultar satisfactorias, y mucho menos concluyentes. En primer lugar, por la dificultad de contar con reconstrucciones fiables de los cerebros y demás estructuras no óseas de los homínidos, a pesar de los grandes avances ocurridos. Así, por ejemplo, Lieberman (1984) concluye que los Neanderthales eran incapaces de articular los sonidos, por la posición de su laringe según su reconstrución. Pero, como ha señalado Falk (1975), si la reconstrucción fuera correcta, entonces también serían incapaces de tragar, lo que resulta inaceptable. Además, este enfoque pasa por alto la posibilidad, ya mencionada, de un lenguaje de señas. En segundo lugar, esas estructuras criteriales resultan no serlo tanto, ya que parecen encontrarse también en los simios tanto la lateralización hemisférica (Bradshaw y Nettleton, 1989), como el área de asociación intermodal (Pinker y Bloom, 1990), sin que se dé capacidad lingüística, como hemos visto. Pero el problema de fondo con estos planteamientos radica en el razonamiento de partida: identificar la estructura que actualmente permite realizar cierta función no garantiza que esa misma estructura realizara esa misma función en el pasado. Es posible tanto que ya existiera la función, mediante otra estructura, como que esa estructura desempeñara otra función.7 Y esas posibilidades son especialmente significativas cuando se trata del cerebro. De todos modos, aun en el caso, ciertamente deseable, de que fuera posible identificar la aparición de la estructura cerebral responsable del lenguaje, ello no nos suministraría ipso facto una explicación evolutiva del lenguaje: nuestra cuestión consiste en comprender por qué surgió una tal estructura.

La conclusión que se sigue de todo ello no es, por supuesto, que tales investigaciones carecen de interés; más bien, que su relevancia debe ser juzgada a la luz de otras evidencias, conductuales y funcionales. De mayor interés resultan, por ello, los estudios que ponen de relieve lo que podríamos llamar dependencias estructurales en los primates, las proporciones entre diversos aspectos anatómicos, o anatómicos y conductuales, ya que permiten detectar desviaciones ostensibles y significativas en el caso humano, indicando tanto la presencia de presiones selectivas como de constricciones estructurales para las diversas vías adaptativas.

La primera y más obvia medida de este tipo es el índice de encefalización. Como ya notó Darwin en "The Descent of Man", no es el tamaño del cerebro lo significativo en el hombre, sino su gran tamaño en relación al tamaño del cuerpo. Como ha mostrado Jerison (1976), nuestro cerebro es tres veces más grande de lo que cabría esperar según la proporción normal entre los primates -que ocupan ya el extremo superior del proceso de encefalización que caracteriza a los mamíferos-. Lo distintivo de la filogénesis humana radica justamente en este aumento progresivo del índice de encefalización en el género Homo. Este aumento cerebral, además, no es homogéneo, sino que ciertas áreas experimentaron un desarrollo mucho mayor que otras, destacando especialmente el córtex prefrontal, donde se localizan justamente las funciones lingüísticas (Deacon, 1988).

Curiosamente, este aumento del cerebro va acompañado de un cambio en la cara, que pasa de estar proyectada hacia adelante a ocupar una posición ortogonal con respecto al cerebro, amén de otros cambios: reducción de los arcos supraciliares y de los caninos, la recesión de la mandíbula y la formación de la barbilla. La razón de estos cambios colaterales parece relacionada con otro índice de proporción anatómica en los primates, el de la relación entre la cantidad de materia ósea en relación al peso total del cuerpo, un 6 o 7 % (Potter, 1986). Al aumentar la necesidad de materia ósea craneal (para cubrir un cerebro mayor), habría disminuido la disponibilidad de materia ósea para conformar otras estructuras, que habrían experimentado una reducción. De hecho, se ha observado esta correlación entre aumento del cerebro y disminución de la cara, y viceversa, en los macacos (Albrecht, 1978). Igualmente, la poderosa mandíbula inferior del Australopitecus Boisei va acompaña de de un frágil y fino cráneo (Rak, 1987).

El interés de esta dependencia estructural radica en que la recesión del rostro derivada del aumento craneal constituiría el factor desencadenante del descenso de la laringe, clave para la formación de nuestro específico sistema articulatorio. Al retroceder el rostro, disminuye la cavidad oral y con ello, el espacio para la lengua, vital para el proceso mecánico de engullir (Biggerstaff, 1977). Con el descenso de la laringe se habría conseguido mayor espacio para la lengua, al poder doblarse hacia atrás, en lugar de estar plana en la boca.

Estos cambios, inicialmente motivados por el aumento cerebral, pudieron tener a su vez consecuencias con respecto al tipo de alimentación apropiada: la gracilidad mandibular impide una alimentación basada en raíces y hojas -abundante, pero que exige gran ingestión para satisfacer la necesidades proteínicas-, en favor de una alimentación centrada en semillas y frutas (dependiente por tanto de factores estacionales), y ocasionalmente, carne -alimentos más ricos en proteínas pero que hay que buscar en un territorio más extenso, con los cambios consiguientes en la organización social (Clutton-Brock y Harvey, 1980; Foley, 1987; Milton, 1993).

En este sentido, es preciso tener en cuenta otro índice característico de los primates: el que correlaciona tamaño del cerebro y tamaño del grupo (Dunbar, 1993), lo que indica un aumento sostenido en el tamaño de los grupos homínidos hasta alcanzar alrededor de ciento cuarenta miembros en el Homo Sapiens. En tales circunstancias, la importancia selectiva de un medio para establecer y preservar la estabilidad del grupo, asegurando la cooperación y permitiendo la enculturación de los nuevos miembros, no puede ser pasada por alto.

Este aspecto nos remite a un último indicador significativo de nuestra evolución, el relacionado con la inmadurez de los recién nacidos humanos. Si siguiéramos el patrón primate, la gestación humana debería durar 18 meses (Krogman, 1972). Sin embargo, ello haría imposible el parto, por las limitaciones físicas del canal pélvico, derivadas a su vez de nuestra condición bípeda. La "solución", pues, consiste en el nacimiento prematuro, que nos sitúa de nuevo ante la importancia del proceso de desarrollo en la conformación del bebé, constituyendo la base de la flexibilidad cognitiva humana. Su viabilidad depende, sin duda, de garantizar la protección y cuidados precisos durante el largo período de dependencia absoluta de la madre, así como de pautas apropiadas de integración social. Es en tales circunstancias que resulta fundamental disponer de un medio de transmisión de información simbólica (conocimientos y valores sociales) (Brandon y Hornstein, 1986). Esta es el marco selectivo que puede dar cuenta de la evolución del lenguaje.
5. Encefalización y lenguaje: un escenario evolutivo

Aunque nos hemos mantenido en un nivel de generalidad, contamos ya con los mimbres principales para intentar elaborar la estructura, al menos, de nuestro cesto. Como señalamos en la introducción, nuestra reconstrucción de la filogénesis del lenguaje ha de enmarcarse en el marco evolutivo general. Quizá merezca la pena detenernos un instante para considerar la forma de este tipo de explicaciones.

En un proceso evolutivo cabe distinguir cuatro tipos de factores: condiciones ambientales, causas (presión selectiva), constricciones (limites mecánicos, energéticos, ontogenéticos,... a la profundidad del cambio evolutivo), y consecuencias (Foley, 1990). En ciertas condiciones, la presencia de una presión selectiva favorece un cierto tipo de cambio adaptativo (aparición de nuevas estructuras, modificación de otras preexistentes,...), que puede verse limitado por constricciones (ciertas organizaciones biológicas son físicamente imposibles) y dependencias estructurales (hay que partir de lo disponible); sin embargo, si la presión es suficientemente fuerte, las constricciones pueden verse superadas permitiendo, de este modo, una modificación más radical, y llevando a una reorganización de otros aspectos. Las consecuencias, tanto a nivel de reorganización como de repercusiones conductuales, pueden alterar a su vez cada uno de los factores involucrados, lo que puede llevar a nuevos cambios. El proceso evolutivo, así considerado, es un proceso dinámico, donde no hay "adaptaciones" en sentido absoluto, sino siempre relativo a ciertas condiciones y constricciones.8 Esta dimensión del proceso filogenético en que las consecuencias de un cambio funcional afectan a su vez a ese cambio recibe el nombre de coevolución (Dawkins, 1986). Como veremos, resulta fundamental a nivel teórico para poder dar cuenta de la diversidad de cambios involucrados en la aparición del lenguaje.

Como ilustración, tomemos el caso de las alas de los pájaros. Una explicación satisfactoria, aunque imprecisa, de su origen como estructura para volar consiste en señalar una función anterior, en este caso termorreguladora, para las antecedentes evolutivos de la estructura actual. En algún momento, un cambio en las condiciones ecológicas convirtió en más útiles unas estructuras termorreguladoras que otras: las que permitían, además de calentar el cuerpo, desplazarse en el aire, y así, ocupar nuevos nichos ecológicos. La selección natural, entonces, llevó a una modificación gradual de esas estructuras termorreguladoras de tal forma que pudieran llevar a cabo mejor su nueva función. Este proceso, además, no es cerrado en sí mismo: puede suponer a su vez cambios en el regimen alimenticio del pájaro o en su patrones conductuales que, a su vez, pueden reforzar el desarrollo de formas de vida aéreas.

Contra este enfoque funcional o adaptativo de la evolución del lenguaje, Chomsky (1980, 1982, 1988), entre otros9, ha negado la posibilidad de que la selección natural pueda explicar el origen evolutivo del lenguaje. La complejidad y sofisticación del lenguaje, en su opinión, exceden con mucho lo que podría considerarse como utilidad biológica. Se trataría más bien de un maravilloso subproducto del proceso de selección de cerebros cada vez mayores, no sometido a su vez, sin embargo, a las condiciones de la selección natural. Sensible a las críticas de Gould y Lewontin (1979) al uso indiscriminado de las explicaciones funcionales, Chomsky sugiere que la capacidad lingüística resultaría de propiedades formales del cerebro o de efectos pleiotrópicos10 a nivel genético:

Estas habilidades [lingüísticas] bien pueden haber aparecido como concomitantes de propiedades estructurales del cerebro que se desarrollaron por otras razones. Supóngase que hubo selección de mayores cerebros, mayor superficie cortical, especialización hemisférica para el procesamiento analítico, o muchas otras propiedades estructurales que podemos imaginar. El cerebro que evolució bien pudo tener todo tipo de propiedades especiales que no son seleccionadas individualmente; no habría nada milagroso en esto, sino solamente el funcionamiento normal de la evolución. No tenemos idea, en la actualidad, de cómo se aplican las leyes de la física cuando 1010 neuronas se sitúan dentro de un objeto del tamaño de una cesta, en las condiciones especiales que surgieron durante la evolución humana. (Chomsky, 1980, 321)

Sin embargo, y dejando aparte la ausencia de propuesta alguna acerca de cómo podría derivarse el lenguaje de otras propiedades estructurales del cerebro, es preciso tener en cuenta que es justamente la complejidad de nuestra capacidad lingüística el mejor indicio de que estamos ante un producto de la selección natural, tal como ya señaló Darwin, y han insistido recientemente Pinker y Bloom (1990). El mecanismo de selección natural es el único que nos permite explicar el fenómeno de la complejidad adaptativa, la "ilusión de diseño inteligente", la aparición de estructuras o conductas cuya naturaleza responde al desempeño de cierta función compleja. Casi cualquier cosa puede servir de pisapapeles, pero no como medio de comunicación. De hecho, el propio Chomsky presupone que el proceso de encefalización que caracteriza la filogénesis homínida responde a presiones selectivas; ¿por qué, entonces, rechazar que este proceso involucró también al lenguaje? Por el contrario, nuestra hipótesis consiste en que la evolución del lenguaje sólo tiene sentido en el contexto del proceso de encefalización.11

En efecto, el proceso de encefalización constituye el aspecto más llamativo del proceso filogenético humano, y existen ideas bastantes claras respecto a las condiciones ecológicas que lo favorecieron, así como de las constricciones que llevaron a que adoptara la forma en que lo hizo y de las consecuencias morfológicas, dietéticas y sociales a que dio lugar. Estas consecuencias, a su vez, modificaron las condiciones iniciales en tal forma que, por una parte, permitieron la aparición de un medio simbólico de comunicación, y por otra, convirtieron en altamente útil un medio de este tipo, generando a su vez un nuevo proceso evolutivo por el que se especializaron mecanismos cognitivos en el procesamiento y producción de lenguaje.12

En primer lugar, pues, como las diversas medidas de proporciones neuroanatómicas revisadas en la sección anterior sugieren, la causa fundamental de la filogénesis homínida fue la presión selectiva en favor de un mayor cerebro en relación al córtex, hasta el punto de que la desviación con respecto a la proporción estructural esperable según el patrón primate es de tres veces. Encontramos una desviación paralela en el período de gestación, dada la constricción física del canal pélvico, consecuencia a su vez del bipedalismo, que conduce a un nacimiento prematuro, y la necesidad de un decisivo período de desarrollo.

Para entender el sentido adaptativo de este aumento cerebral, centrado particularmente en el córtex, es preciso tener en cuenta las condiciones ecológicas de nuestro antepasados homínidos: la ocupación del hábitat de la sabana, tras la recesión del bosque tropical como consecuencia de la glaciación. Este nuevo hábitat presenta novedades importantes: mayor dispersión de las fuentes de alimentación, tanto espacialmente (necesidad de ocupar un territorio mayor) como en el tiempo (estacionalidad, ausente en el clima tropical), y al mismo tiempo, mayor riesgo en el desplazamiento, por ser mayor y por ser, con frecuencia, a campo abierto. En tales circunstancias, resulta adaptativa la que podría llamarse estrategia de la flexibilidad fenotípica (Brandon y Hornstein, 1986): ser capaz de conformar la propia conducta a las condiciones relevantes. Cuando estas condiciones son impredecibles en términos del tiempo requerido para que puedan ser incorporadas al bagaje genético, no queda otra vía más que la del aprendizaje individual, la de la adquisición de información y conocimiento acerca de ese entorno variable y hasta cierto punto imprevisible: capacidad de orientarse al seguir rutas variables, de recordar dónde y cuándo pueden encontrarse ciertos frutos o semillas, de saber cuáles son comestibles y cuáles venenosos, de anticipar qué va a ocurrir en base a indicios fiables,... Del mismo modo, es preciso que la propia conducta sea función de este conocimiento (conducta intencional), y pueda planificarse, en relación a propósitos compartidos, así como a vínculos y alianzas, relaciones de reciprocidad, etc.

Es fácil ver que el proceso de encefalización contribuye precisamente a desarrollar esta función adaptativa. El aumento del sistema nervioso central constituye, por una parte, la base para esa adquisición de conocimiento del entorno; y por otra, la base del control voluntario de la conducta, frente a reflejos e instintos. Precisamente, la inmadurez cerebral en el nacimiento constituye la clave neurofisiológica de esta flexibilidad adaptativa, al conformarse la estructura cerebral vis a vis la experiencia individual, con lo que resulta sensible al entorno en el que este desarrollo individual tiene lugar.

Resulta instructivo, en este punto, detenernos para notar el carácter coevolutivo del proceso, con varios factores influyéndose mutuamente, apuntando en la misma dirección: un cambio en las condiciones ecológicas favorece un aumento cerebral como ajuste adaptativo a la novedad de un ambiente impredictible (a nivel genético), que tiene como consecuencia, en razón de constricciones mecánicas, un nacimiento prematuro, que favorece a su vez el proceso de adaptación a estas nuevas condiciones al conllevar que la conformación cerebral sea sensible a las condiciones presentes en el proceso de desarrollo.

Sin embargo, hay que avanzar un paso más y considerar otras consecuencias de este proceso, que alteran a su vez las propias condiciones en que tiene lugar, favoreciendo con ello nuevos desarrollos que culminan en la aparición del lenguaje. A nivel social, resulta claro que la inmadurez del recién nacido exige asegurarle atenciones y cuidados máximos, en un primer momento, y además, asegurarle un proceso de aprendizaje eficaz y fiable del medio. Resulta fácil mostrar que en este sentido es más ventajoso un medio que permita transmitir la información acumulada por los progenitores que el medio de aprender esa información de nuevo por ensayo y error. Igualmente, la utilidad de contar con un medio de transmisión de información se incrementa en relación a la necesidad de organización del propio grupo, cuyo tamaño aumenta en relación al incremento del tamaño del cerebro, como hemos mencionado, lo que supone un cambio importante en su composición, ya no caracterizada por la consaguineidad de sus miembros, por lo que son precisas nuevas formas de mantener la cohesión y la cooperación en su seno.

Por otra parte, los cambios en la estructura ósea del cráneo requeridos para posibilitar el proceso de encefalización suponen, en primer lugar, una cierta fragilidad mandibular, que refuerza a su vez la dependencia de una dieta omnívora rica en proteínas, en lugar de una dieta basada en la ingestión de gran cantidad de fibra (raíces y hojas), menos dependiente de la estacionalidad y que requiere un menor territorio, con lo que consolida la estrategia de adquisición de información; además, como también se mencionó en la sección anterior, estos cambios óseos podrían ser la causa del descenso de la laringe, modificación destinada a preservar la capacidad de engullir, pero que ocasiona como consecuencia la posibilidad de articular sonidos.

En estas nuevas condiciones resulta clara la funcionalidad de un medio de transmisión de información simbólica. La estrategia evolutiva que caracteriza la filogénesis homínida consiste en la flexibilidad adaptativa, en la sensibilidad a un contexto abierto, resultado de la experiencia individual y no de la completa preprogramación genética (como veremos, es ventajoso anticipar desde el principio los aspectos robustos, omnipresentes, del ambiente), y la consiguiente mayor capacidad de actuar intencional y creativamente, todo ello fuertemente dependiente, al mismo tiempo, de condicionantes sociales: de una enculturación eficaz y fiable, del mantenimiento de la cohesión y cooperación intragrupal, aspectos que favorecen el desarrollo de un medio de comunicación simbólica. Un medio, por otra parte, que no resulta ya fuera del alcance de este estadio evolutivo. Aunque con limitaciones, se dispone ya de algunas de las condiciones necesarias para la comunicación oral intencional: vocalización articulada (probablemente acompañada de señas), representación simbólica, conducta intencional.13

En este punto, no obstante, la comunicación -que podemos denominar proto-lingüística-, tiene lugar sin ningún tipo de especialización cognitiva, sin que los participantes en el proceso compartan ningún tipo de conocimiento específicamente lingüístico. Se trata, más bien, de una comunicación basada en la capacidad comportarse intencionalmente, y de comprender acontecimientos, gracias al efecto clarificador del contexto (surgiría en este punto, por ejemplo, la ostensión, el uso indicativo del dedo índice). Se trata, de hecho, de una capacidad que, como hemos visto, no presupone mucho más que lo que algunos chimpancés bien entrenados han conseguido alcanzar, con excepción de una rudimentaria habilidad de articulación vocal, y de una mayor capacidad cognitiva, que permite suponer una mayor capacidad de combinar signos y comprender series de asociaciones y de actuar intencionalmente. Nuestra hipótesis con respecto al lenguaje es que, llegados a este punto, esta capacidad elemental de comunicación, por su significación adaptativa, es seleccionada, lo que conlleva la aparición de estructuras neurales especializadas en la producción y comprensión de estas vocalizaciones, a partir de estructuras preexistentes (como la especializada en reconocer llamadas vocales de miembros de la propia especie, o en la coordinación motora).

Este proceso es explicable en razón de mecanismos evolutivos generales. La idea es que ciertas condiciones evolutivas favorecen el desarrollo de mecanismos innatos especializados, cuyo funcionamiento es inconsciente, automático y sin esfuerzo, que Fodor (1983) llama módulos. Estas condiciones se refieren a aquellos aspectos del ambiente de importancia vital para el organismo, siempre y cuando sean robustos, esto es, no cambien a un ritmo más rápido de la capacidad del genoma para ser sensible a tales cambios (Plotkin y Odling-Smee, 1979). Por ejemplo, nos resulta vital detectar precipicios, calcular trayectorias de objetos en movimiento o reconocer rostros. Igualmente, ser capaz de acceder rápidamente al lenguaje del propio grupo, dado su papel clave, es vital para el desarrollo infantil. La existencia de comunicación aun proto-lingüística crea una presión selectiva en favor de que este acceso sea facilitado innatamente, de para poder acceder a ella cuanto antes. De esta forma, lo aprendido en una generación puede influir y acelerar el proceso evolutivo. El mecanismo por el que lo que se aprende en una generación influye en la condición genética de la siguiente, imitando así de forma superficial el mecanismo lamarckiano, es conocido como "efecto Baldwin" (Hinton y Nowlan, 1987). Además, este efecto conlleva que, a medida que aumenta la especialización innata, la presión que convierte en adaptativo el proceso decae, dando lugar a un punto de equilibrio entre lo innato y lo aprendido, pudiendo alterar a su vez, la naturaleza de esta nueva capacidad.

Este modelo se adecúa bien al caso del lenguaje. La presión por facilitar la adquisición de las claves para acceder a las prácticas comunicativas pudo llevar a desarrollar una progresiva especialización neuronal, pero no hasta el punto de preprogramar todo el lenguaje, dada la constante renovación del proto-lenguaje, para mejorar su poder expresivo y su eficiencia. Igualmente, este modelo encaja con el necesario proceso de desarrollo cerebral en la infancia, derivado como vimos de su aumento de tamaño relativo. El desarrollo del cerebro constituye un caso ejemplar de equilibrio entre especialización y flexibilidad, de desarrollo genéticamente controlado y desarrollo sensible a las contingencias ambientales (Changeux, 1985). La existencia de un período crítico para la adquisición del lenguaje constituye la mejor evidencia de este proceso de especialización innata y flexibilidad.

La aparición de un mecanismo innato dedicado al lenguaje14 produciría un efecto facilitador en su adquisición y uso, sin eliminar por ello la intervención de los mecanismos cognitivos generales que permitieron inicialmente el surgimiento de comunicación vocal. Se entraría así en un proceso de aumento gradual de la complejidad gramatical, en función de las necesidades comunicativas encontradas y los recursos disponibles.15 Como nos indica la Lingüística histórica, los cambios sintácticos están presente en todas las lenguas, a un ritmo que no puede ser seguido por los cambios genéticos (Wang, 1976). La culminación del proceso, el paso definitivo al lenguaje, lo marcaría la aparición de la capacidad recursiva, la clave, como vimos, de la distintiva productividad del lenguaje humano.

En resumen, las características actuales del lenguaje constituyen el resultado (siempre provisional, como todo lo sometido a la evolución) de la interacción entre el ejercicio de la inteligencia general, consecuencia a su vez de un mayor cerebro, y la selección a nivel genético de ciertas predisposiciones que facilitan los aspectos más vitales de este ejercicio, favoreciendo un equilibrio entre lo genéticamente programado y lo que hay que aprender, siempre presente por la posibilidad de innovar que permite este aumento cerebral.
6. Conclusión

En este trabajo, hemos intentado reconstruir el proceso evolutivo por el que apareció el lenguaje humano. Nuestra hipótesis -que el lenguaje surgió para satisfacer las necesidades comunicativas de nuestros antepasados- pretende hacer inteligible la aparición del lenguaje en el marco del surgimiento de nuestra especie, al ligarla al proceso de encefalización y a la adopción de la estrategia cognitiva como vía adaptativa, la estrategia de la novedad, de la flexibilidad adaptativa. En este punto, la pregunta que nos planteábamos anteriormente con respecto a la posibilidad de un lenguaje totalmente innato puede ser respondida con confianza negativamente: el sentido evolutivo del lenguaje responde a las necesidades comunicativas de organismos cognitivos, lo que supone la posibilidad de infinitos mensajes (frente a la limitación del repertorio de los monos vervets, por ejemplo). La forma en que el lenguaje satisface su función, mediante una jerarquía de niveles de organización gramatical, por su sistematicidad, permite asegurar los medios de formular esos contenidos ilimitados por medio de medios finitos, permitiendo de este modo que puedan ser entendidos. Para ello, es preciso atender a las prácticas comunicativas de la propia comunidad, a las que uno, no obstante, se encuentra ya predispuesto por razones asimismo evolutivas. La colonización de toda la Tierra por parte de nuestra especie constituye la mejor prueba del éxito de esta estrategia.

Nuestro escenario evolutivo evita, por otra parte, las paradojas que suelen afectar con frecuencia a las hipótesis sobre el origen del lenguaje, bien porque no se tiene en cuenta más que un aspecto del proceso, bien porque se considera este origen al margen de otros aspectos conectados con el propio origen del lenguaje. Por nuestra parte, hemos propuesto diversas etapas en el proceso, distinguiendo en cada una de ellas lo que es seleccionado de las consecuencias que se siguen a continuación, dando lugar a nuevos desarrollos, y distinguiendo igualmente entre las presiones selectivas en acción de los medios disponibles para afrontarlas. Así, hemos explicado la aparición de la capacidad articulatoria de la presión por un medio de comunicación, y hemos derivado la justificación de un enfoque innatista para la ontogenia del lenguaje de un enfoque funcionalista de su filogenia. Igualmente, la capacidad intencional que hemos postulado como base de la comunicación proto-lingüística no implica conciencia reflexiva, ni por tanto, la idea de que el lenguaje resulta de una convención.

La conciencia reflexiva, por el contrario, constituiría más bien una consecuencia de la propia evolución del lenguaje, al igual que el sentido de identidad personal. Y sin duda, el impacto del lenguaje en la propia forma de vida humana debió ser enorme. En este sentido, quisiera señalar solamente el que puede ser considerado punto culminante del proceso: la aparición del Homo Sapiens Sapiens, hace unos 35.000 años, marcada por una espectacular explosión tecnológica (con la novedad de la fabricación de herramientas destinadas a la fabricación de herramientas), los primeros enterramientos rituales, pinturas y dibujos en cuevas y objetos para adorno personal (Noble y Davidson, 1991), signos inequívocos de la complejidad simbólica y cultural alcanzada gracias al lenguaje.

La tarea, sin embargo, dista todavía de estar concluída. Hemos dejado de lado la cuestión -más compleja, más difícil- de la periodización de este proceso, dentro de la familia Homínida. Sería preciso considerar las aportaciones de la Antropología física y la ecológica para refinar el cómo y el cuándo del proceso evolutivo cuya lógica hemos bosquejado. Es una tarea, sin duda, que excede mis capacidades.


  1   2

similar:

Enciclopedia iberoamericana de filosofia iconDe Wikipedia, la enciclopedia libre
«la cosa en sí misma» (Das Ding an sich). Según Kant, el ser humano no puede conocer las cosas-en-sí-mismas, sino solamente las cosas...

Enciclopedia iberoamericana de filosofia iconC orporaciòn iberoamericana de estudios

Enciclopedia iberoamericana de filosofia iconUniversidad iberoamericana a. C. Maestría en ingeniería de calidad

Enciclopedia iberoamericana de filosofia iconIteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales

Enciclopedia iberoamericana de filosofia iconIteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales

Enciclopedia iberoamericana de filosofia iconIteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales

Enciclopedia iberoamericana de filosofia iconCurso XXX filosofía enseñanza 1: Origen y Desarrollo de la Filosofía

Enciclopedia iberoamericana de filosofia iconPerspectivas sobre la filosofía taoísta jorge Palacios c publicado...

Enciclopedia iberoamericana de filosofia iconReunión Preparatoria Iberoamericana de la II asamblea Mundial sobre...

Enciclopedia iberoamericana de filosofia iconHistoria de la filosofía unidad 1 El origen de la Filosofía: el paso del mito al logos
«magna Grecia» (lo que hoy es el sur de Italia y Sicilia), a ciudades como Elea y Crotona


Medicina





Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com