I. concepto cientifico de fábrica y papel de la estadistica “fabril”




descargar 361.9 Kb.
títuloI. concepto cientifico de fábrica y papel de la estadistica “fabril”
página1/10
fecha de publicación23.12.2015
tamaño361.9 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Contabilidad > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10
CAPITULO VII

EL DESARROLLO DE LA GRAN INDUSTRIA MAQUINIZADA

I. CONCEPTO CIENTIFICO DE FÁBRICA Y PAPEL DE LA ESTADISTICA “FABRIL”

Al pasar a la gran industria maquinizada (fabril) es preciso, ante todo, dejar sentado que su concepción científi­ca no corresponde en modo alguno al sentido corriente, en uso, de este término. En nuestra estadística oficial y nuestra literatura en general se entiende por fábrica toda empresa industrial más o menos grande, con un número más o menos considerable de obreros asalariados. En cambio, la teoría de Marx sólo llama gran industria maquinizada (fabril) a un grado determinado del capitalis­mo en la industria, precisamente al superior. El carácter fundamental y más esencial de esta fase es el empleo de un sistema de máquinas para la producción*. El paso de la manufactura a la fábrica representa una plena revolución técnica, que derroca el arte manual del maestro, acumulado durante siglos, y a esta revolución técnica sigue inevitablemente el cambio más radical de las relaciones sociales de producción, la escisión definitiva de los diferentes grupos de personas que participan en la producción, la ruptura completa con las tradiciones, la agudización y ampliación de todos los aspectos sombríos del capitalismo, y, al mismo tiempo, la socialización en masa del trabajo por el capitalismo. La gran industria maquinizada es, pues, la última palabra del capitalismo, la última palabra de sus “aspectos positivos” y negativos**.
--------------

* Das Kapital, I, cap. 13.

** Ibíd., I2, S. 499134
493


494

De aquí se desprende con claridad que precisamente el paso de la manufactura a la fábrica tiene una importancia particularmente grande en el desarrollo del capitalismo. Quien confunde estas dos fases no puede comprender el papel transformador y progresivo del capitalismo. Precisamente este error es el que cometen nuestros economistas populistas, quienes, según hemos visto, identifican ingenuamente el capitalismo en general con la industria “fabril”, quienes piensan resolver la cuestión de la “misión del capitalismo”, e incluso de su función unificadora”* me­diante una simple información obtenida en los datos de la estadística fabril. Sin hablar ya de que estos autores han manifestado (como lo mostra-remos más abajo) una ignoran­cia asombrosa en las cuestiones de la estadística fabril, un error suyo todavía más profundo es la comprensión pasmosamente banal y estrecha de la teoría de Marx. En primer término, es risible reducir la cuestión del desarrollo de la gran industrie maquinizada a la sola estadística fabril. Esto no es únicamente una cuestión de la estadística, sino de las formas y fases por las que pasa el desarrollo del capitalismo en la industria de un país concreto. Únicamen­te después de haber aclarado la esencia de esas formas y sus particularidades distintivas tiene sentido ilustrar el desarrollo de una u otra forma mediante datos estadísticos estudiados debidamente. Pero el limitarse a los datos de la estadística patria conduce inevitablemente a confundir las formas más distintas del capitalismo; a que los árboles impidan ver el bosque. En segundo término, reducir toda la misión del capitalismo al aumento del número de obreros “fabriles” significa manifestar tan profunda comprensión de la teoría como la de que hizo gala el Sr. Mijailovski, quien se asombraba de que la gente hablase de la socialización del trabajo por el capitalismo cuando toda esta socialización se reduce, según él, a que unos cientos o miles
--------------

* Sr. N. –on en Rússkoe Bogatstvo, 1894, núm. 6, págs. 103 y 119. Véase también sus Ensayos y Los destinos del capitalismo del Sr. V. V., passim


495

de obreros sierran, pican, cortan, cepillan, etc., en un mismo local*.
La exposición que sigue tiene una tarea doble: por una parte, examinaremos con detalle el estado de nuestra estadísti­ca fabril y la utilidad de sus datos. Este trabajo, negativo en parte considerable, es necesario, teniendo en cuenta que en nuestras publicaciones se abusa abiertamente de las cifras de dicha estadística. Por otra parte, analizaremos los datos que atestiguan el crecimiento de la gran industria maquinizada en la época posterior a la Reforma.

II NUESTRA ESTADISTICA FABRIL
La fuente básica de la estadística fabril está constituida en Rusia por los informes que los dueños de fábrica y talleres presentan anualmente al Departamento de Comercio y Ma­nufacturas, según los requisitos de una ley promulgada en el comienzo mismo del siglo actual**. Las detalladísimas indica­ciones de la ley acerca de la presentación de datos por los fa­bricantes no son más que un buen deseo, y la estadística fabril sigue conservando hasta ahora su carácter viejo de organiza­ción, anterior a' la Reforma, es un simple apéndice de los informes de los gobernadores. No existe ninguna definición exac­ta del término “fábrica”, y por eso los organismos de la administración provincial, e incluso de distritos, lo emplean de la manera más diversa. No existe ningún organismo central que dirija de modo acertado y uniforme la recogida de datos y su comprobación. La distribución de las empresas industria-les entre los distintos departamentos (de Minería, Departamento de Comercio y Manufacturas, Departamento de Im 
--------------

* Otéchestvennie Zapiski, 1883, núm. 7; Carta del Sr. Postoronni a la Redacción.

** Véase un examen circunstanciado de las fuentes de nuestra estadística fabril en Publicación periódica de estadística del Imperio Ruso, serie II, fascíc. 6, San Petersburgo, 1872. Materiales para la estadística de la industria fabril en la Rusia europea, correspondientes a 1868. Clasificados por el Sr. Bok. Intro­ducción, págs. I-XXIII.


496

puestos Extraordinarios, etc.) hace aún mayor la confusión *.
En el anexo II ofrecemos los datos de nuestra industria fabril en la época posterior a la Reforma, existentes en las edi­ciones oficiales: precisamente de los años 1863-1879 y 1885-1891. Estos datos se refieren sólo a las industrias no gravadas por impuestos indirectos, con la particularidad de que en tiempos distintos hay datos de un número distinto de industrias (se distinguen como más completos los datos de 1864-1865 y 1885 y año. siguientes); por ello hemos destacado las 34 industrias de las que hay datos de 1864-1879 y 1885-1890, es decir, de 22 años. Para juzgar de la valía de estos datos examinaremos, ante todo, las publicaciones más importantes de nuestra estadística fabril. Comenzaremos por los años 60.
Los redactores de la estadística fabril en los años 60 comprendían perfectamente lo insatis-factorio de los datos que manejaban. Según su criterio unánime, en las declaraciones de los fabricantes se disminuían considerablemente el número de los obreros y la suma de la producción: “para las diferen­tes provincias no existe siquiera una determinación uniforme de lo que debe considerarse fábrica, ya que muchas provincias incluyen, por ejemplo, entre ellas los molinos de viento, los cobertizos para cocer ladrillos y las pequeñas empresas indus­triales, mientras que otras no los toman en cuenta, a conse­cuencia de lo cual pierden sentido hasta los datos compara­tivos acerca del número total de fábricas en las distintas provincias”**. Bushen, Bok y Timiriázev*** hacen comentarios más tajantes aún, señalando además que entre los obreros fa­briles van incluidos los obreros que trabajan en su domicilio;
--------------

* Véase el artículo Acerca de nuestra estadística fabril en Estudios, donde se examinan con detalle las últimas publicaciones del Departamento de Comercio y Manufacturas sobre nuestra industria fabril. (O. C., t. 4, págs. 1-34.)

** P. Semiónov en el prólogo a la Publicación periódica de estadística del Imperio Ruso, I, 1866, pág. XXVII.

*** Atlas estadístico de las ramas más importantes de la industria fabril de la Rusia europea, con una relación nominal de fábricas, 3 fascículos, San Petersburgo, 1869, 1870 y 1873.


497

que algunos fabricantes declaran sólo los obreros que viven en la misma fábrica, etc. “No hay una estadística oficial justa de la industria manufacturera y fabril -dice el Sr. Bushen-, ni la habrá hasta tanto no cambien las bases fundamentales de reunión de los materiales primarios. * En los cuadros de las fábricas correspondientes a muchas industrias han entrado, al parecer por confusión, numerosas empresas puramente artesa­nas y kustares, desprovistas por completo de carácter fa­bril.”** Teniéndolo en cuenta, la Redacción del Anuario renunció incluso a hacer un balance de los datos que publica­ba, no deseando dar al público cifras inexactas y claramente exageradas”***. Para ofrecer al lector una idea cabal de la magnitud de esta evidente exageración veamos los datos del Anuario, que se distingue favorablemente de todas las otras fuentes por el hecho de dar una relación nominal de las fábri­cas con una producción por valor de más de 1.000 rublos. En la actualidad (a partir de 1885) no se incluyen entre las fábri­cas las empresas que producen por valor de una suma menor. El recuento de estas pequeñas empresas, según el Anuario, mues­tra que en el número total de las fábricas entraron 2.366 de ellas, con 7.327 obreros y una producción por valor de 987.000 rublos. Y el número total de fábricas, según el Anua­rio, es en 71 industrias de 6.891, con 342.473 obreros y una producción por valor de 276.211.000 rublos. Por consiguiente, las empresas pequeñas dan el 34,3% del total de las empresas, el 2,1% de los obreros y el 0,3% del valor de la pro­ducción. Se comprende lógicamente que es absurdo consi­derar fábricas a unas empresas tan minúsculas (por término medio corresponde a una empresa algo más de 3 obreros y menos de 500 rublos de producción) y que no puede ni ha­blarse de un registro más o menos completo de ellas. Y no termina la cosa en que esas empresas se incluyesen en nuestra estadística entre las fábricas: ocurría incluso que cientos de kustares eran agrupados de un modo totalmente artificial en
--------------

* Anuario del Ministerio de Hacienda, I, pág. 140.** Ibíd., pág. 306.

*** Ibíd., pág. 306.


498

una “fábrica”. Por ejemplo, el mismo Anuario señala en la in­dustria cordelera del subdistrito de Izbílets, distrito de Gor­bátov, provincia de Nizhni Nóvgorod, la fábrica de campesi­nos del subdistrito de Izbílets, 929 obreros, 308 tornos de hilar; produce por valor de 100.400 rublos (pág. 149) ; o, en la aldea de Vorsma, del mismo distrito, la fábrica “de campesinos temporal-mente dependientes del conde Sheremétiev; 100 herrerías, 250 bancos (en las casas), 3 piedras de amolar movidas a caballo, 20 rr.ovidas a mano; 902 obreros; produce por valor de 6.610 rublos” (pág. 281). ¡Puede imaginarse qué idea de la realidad da esta estadística!*
Un lugar especial entre las fuentes de la estadística fabril de los años 60 ocupa la Recopilación estadística militar (fascíc. IV. Rusia. San Petersburgo, 1871). Ofrece datos de todas las fá­bricas del Imperio Ruso, incluyendo las de minería y las suje­tas a impuestos indirectos, y calcula para la Rusia europea en 1866, ni más ni menos, ¡¡70.631 fábricas, 829.573 obreros y una producción por valor de 583.317.000 rublos!! Estas cu­riosas cifras resultaron;` en primer lugar, gracias a que fueron tomadas no de los informes del Ministerio de Hacienda, sino de los datos especiales del Comité Central de Estadística (datos que no han sido incluidos en ninguna de las publicaciones
--------------

* Por lo que se refiere al hecho de que los fabricantes disminuyen en sus declaraciones el número de obreros y el valor de la producción, las fuentes antes mencionadas dan dos interesantes experiencias de compro­bación. Timiriázev ha confrontado las declaraciones que más de cien grandes fabricantes hicieron para la estadística oficial con sus declaraciones para la exposición de 1865. Las últimas cifras resultaron ser un 22% supe­riores a las primeras (1. c., I, págs. IV-V). En 1868 el Comité Central de Estadística llevó a cabo, a título de expe-riencia, una investigación especial de la industria fabril en las provincias de Moscú y Vladimir (en ellas se encontraba concentrada, en 1868, casi la mitad de todos los obreros fabriles y de toda la suma de la producción de las fábricas de la Rusia europea). Separando las industrias de las que existen datos del Ministerio de Hacienda y del Comité Central de Estadística, obtenemos las cifras siguientes: según datos del Ministerio de Hacienda había 1.749 fábricas con 186.521 obreros y una producción por valor de 131.568.000 rublos; y según la investigación del Comité Central de Estadística, 1.704 fábricas con 196.315 obreros en las empresas, más 33.485 trabajando fuera, y una producción por valor de 137.758.000 rublos.


499

del Comité y no se sabe por quién, cuándo y cómo fueron reunidos y ordenados)*; en segundo lugar, resultaron gracias a que los redactores de la Recopilación estadística militar no tuvie­ron escrúpulo en incluir entre las fábricas las empresas más pequeñas (Recopilación estadística militar, pág. 319), con la parti­cularidad de que completaron los datos básicos con otros ma­teriales: del Departamento de Comercio y Manufacturas, de la Intendencia, de las Direcciones de Artillería y de Marina y, en fm, “de las fuentes más diversas”(ibíd., pág. XXIII) **. Por ello, los señores N. –on*** , Kárishev**** y Kablu­kov*****, que utilizaron los datos de la Recopilación estadística militar para compararlos con los datos actuales, manifestaron un desconocimiento pleno de las fuentes básicas de nuestra es­tadística fabril y una actitud en grado máximo no crítica ha­cia esta estadística.
Durante los debates en la Sociedad Económica Libre Im­perial acerca del informe de M. Tugán-Baranovski, quien había señalado la plena falsedad de las cifras de la Recopilación estadística militar, algunos afirmaron que si hay error en el núme­ro de los obreros, es pequeño, del 10 al 15%. Así se manifestó, por ejemplo, el Sr. V. V. (ver actas taquigráficas de los debates, San Petersburgo, 1898, pág. 1). Se le “sumó” el Sr. V. Po­krovski, quien también se limitó a una declaración gratuita
--------------

* Es muy posible que estos datos hayan sido tomados simplemente de los informes de los gobernadores, que, como veremos más adelante, siempre exageran en un grado enorme el número de fábricas.

** La amplitud con que la Recopilación estadística militar ha empleado el concepto de fábrica se desprende con particular relieve de lo siguiente: llama “estadística de nuestras grandes empresas” a la estadística del Anuario (pág. 319, cursiva de los autores). Según hemos visto 1/3 de estas empresas “grandes” tiene una suma de producción menor de ¡¡1.000 rublos!! Prescindimos de probar de un modo más detallado que no se puede utilizar las cifras de la Recopilación estadística militar para compararlas con los datos actuales de la estadística fabril, pues esto ha sido hecho ya por el Sr. Tugán-Baranovski (véase su libro La fábrica, etc., pág. 336 y siguientes). Conf. Estudios, págs. 271 y 275. (Véase 0. C., t. 4, págs. 12 y 16.-Ed.)

*** Ensayos, pág. 125 y Rússkoe Bogatstvo, 1894, núm. 6.

**** Turidicheski Véstnik, 1889, núm. 9 y Materiales de la economía nacional rusa, Moscú, 1898.

***** Conferencias de economía de la agricultura, Moscú, 1897, pág. 13


500

(pág. 3). Sin intentar siquiera hacer un examen crítico de las distintas fuentes de nuestra estadística fabril, estas personas y sus partidarios se limitaron a lugares comunes acerca de lo insatisfactorio de la misma, acerca de que últimamente sus datos van haciéndose más exactos (??), etc. Así pues, la cuestión fundamental del burdo error de los señores N. –on y Kárishev se velaba simplemente, como observó con absoluta justicia P. Struve (pág. 11). Por ello no estimamos superfluo exponer las exageraciones que en los datos de la Recopilación estadística militar podía y debía encontrar cualquiera que examinase con atención las fuentes. Para 71 industrias hay datos paralelos de 1866 del Ministerio de Hacienda (Anuario del Ministerio de Ha­cienda, I) y de origen desconocido (Recopilación estadística mili­tar). En estas industrias, a excepción de las metalúrgicas, la Recopilación estadística militar ha exagerado el número de obreros fabriles dentro de la Rusia europea en 50.000 personas. Ade­más, en las industrias de las que el Anuario dio únicamente ci­fras globales para el Imperio, renunciando a examinarlas con detalle a consecuencia de su “evidente exageración (pág. 306 del Anuario), la Recopila-ción estadística militar contaba otros 95.000 obreros de más. En la industria de ladrillos, se ha exagerado el número de obreros mínimum en 10.000 personas; para convencerse de ello basta comparar los datos por provincias de la Reco­pilación estadística militar y los de la Compilación de datos y materiales del Ministerio de Hacienda, núm. 4 de 1866 y núm. 6 de 1867. En las industrias metalúrgicas, la Recopilación estadística militar ha exagerado el número de obreros en 86.000 personas en com­paración con el Anuario, incluyendo, al parecer, parte de los obreros de minas. En las industrias gravadas con impuestos indirectos la exageración de la Recopilación estadística militar es, según demostraremos en el párrafo siguiente, de unas 40.000 personas. Total, una exageración de 280.000 personas. Esta cifra es mínima e incompleta, pues carece-mos de materiales para com­probar los datos de la Recopilación estadística militar en todas las industrias. ¡Puede juzgarse por ello de lo bien informados que están al particular las personas que afirman que no es grande el error de los señores N. –on y Kárishev!
En los años 1870 se hizo considerablemente menos que en


501

los años 1860 para la reunión y ordenación de los datos de la estadística fabril. El Anuario del Ministerio de Hacienda publica sólo datos de 40 industrias (no gravadas con impuestos indirec­tos) para 1867-1879 (fascíc. VIII, X y XII, ver anexo II), con la particularidad de que la exclusión de las industrias res­tantes se ve motivada por “lo extremadamente insatisfactorio de los materiales” de las industrias “relacionadas con la agri­cultura o que pertenecen a las ocupaciones de los artesanos y kustares” (fascíc. VIII, pág. 482; ídem., fascíc. X, pág. 590). La fuente más valiosa para los años 1870 es la Guía de fábricas y talleres del Sr. P. Orlov (primera edición, San Pe­tersburgo, 1881; datos de 1879 tomados de los primeros informes que los fabricantes presentan al Departamento de Comercio y Manufacturas). Esta obra da una relación nominal de todas las empresas con una producción por valor de no menos de 2.000 rublos. Las empresas restantes, como pequeñas e inseparables de las kustares, no entran en la relación nominal, pero han sido incluidas en los datos globales que inserta la Guía. Como no se dan aparte datos totales de las empresas con una pro­ducción por valor de 2.000 rublos y más, los datos generales de la Guía, exactamente igual que los de las publicaciones an­teriores, mezclan las empresas pequeñas con las grandes, con la particularidad de que en diferentes industrias y en distintas provincias entra en la estadística un número diverso de pequeñas empresas (por pura casualidad, se comprende)*. En cuanto a las industrias relacionadas con la agricultura, la Guía repite (pág. 396) la reserva del Anuario, renunciando a determinar “incluso sus balances aproximados (la cursiva es del autor) a consecuencia de la inexactitud y lo incompleto de los datos**. Este juicio (completamente justo, como más abajo veremos) no impidió, sin embargo, que en los balances generales de la Guía se incluyesen todos estos datos particularmente no
--------------

* Los ejemplos se darán en el párrafo siguiente. Aquí nos remitimos a la pág. 679 y siguientes de la Guía; después de leerlas, todos comprende­rán fácilmente la justicia de lo dicho en el texto.

** La tercera edición de la Guía (San Petersburgo, 1894) no repite esta reserva, y hace mal, pues los datos siguen siendo tan insatisfactorios como antes


502

fidedignos, mezclados, así, con los datos relativamente fidedig­nos. Citaremos los datos generales que la Guía da para la Ru­sia europea, observando que abarcan también, a diferencia de los anteriores, las industrias gravadas con impuestos indirectos (la segunda edición de la Guía, 1887, da informes de 1884; la tercera, publicada en 1894, de 1890):

Número de Valor de la prod. Número de

Años fábricas en miles de rubl. Obreros
1879* 27.986 1.148.134 763.152

1884 27,235 1.329.602 826.794

1890 21,124 1.500.871 875.764
Más abajo demostraremos que en realidad no hubo en modo alguno la disminución del número de fábricas que seña­lan estos datos; todo reside en que en tiempos diferentes se introdujo entre las fábricas un número distinto de empresas pequeñas. Por ejemplo, en 1884 se contaron 19.277 empresas con una producción por valor de más de 1.000 rublos, y en 1890, el número fue de. 21.124; con una producción de 2.000 rublos y más se contaron: en 1884 hasta 11.509, y en 1890 hasta 17.642**.
A partir de 1889, el Departamento de Comercio y Manu­facturas empezó a editar en publica-ciones especiales Recopila­ción de datos sobre la industria fabril de Rusia (correspondientes a los años 1885 y posteriores). Estos datos se basan en el mis­mo material (informes de los fabricantes), y su clasificación es­tá muy lejos de ser satisfactoria, cediendo a la clasificación de los datos en las publicaciones antes mencionadas de los años 60. La única mejora consiste en que se excluyen del número de fábricas las empresas pequeñas, es decir, las que producen menos de 1.000 rublos, y que los datos de ellas se dan separa­damente, sin distribuirlos por industrias***. Este rasgo distin­tivo de “fábrica”, claro es, resulta totalmente insuficiente: no
--------------

* Algunos datos que faltan están completados aproximadamente; véase la Guía, pág. 695.

** Véase la clasificación de fábricas por el valor de la producción en las ediciones segunda y tercera de la Guía.

*** Se comprende lógicamente que los datos sobre estas empresas pequeñas son puramente casuales: en unas provincias y en unos años se


503

puede ni hablarse del registro completo de las empresas con una producción por valor de más de 1.000 rublos con los métodos actuales de reunión de los informes; la separación de las “fá­bricas” en las industrias ligadas con la agricultura se hace de modo puramente casual; por ejemplo, los molinos de agua y de viento se incluyen en unas provincias y en unos años entre las fábricas, y en otros, no*. El autor del artículo Balance principal de la industria fabril en Rusia, 1885-1887 (indicado en la Recopilación correspondiente a 'esos años) incurre repe­tidas veces en el error, dejando escapar el carácter heterogé­neo de los datos de las distintas pro-vincias y la imposibilidad de compararlos. Agregaremos, en fin, a la característica de las Recopilaciones que hasta 1891 incluido abarcaban únicamente las industrias no gravadas con impuestos indirectos, y que a partir de 1892 incluyen todas las industrias, comprendidas las mineras y las gravadas con impuestos indirectos, sin desta­car de modo especial los datos que pueden ser comparados con los anteriores; no se aclaran en absoluto los procedimien­tos que se han seguido para incluir las fábricas mineras en el número general de las fábricas (por ejemplo, la estadística de las fábricas de minería no ha dado nunca el valor de la pro­ducción de estas empresas, proporcionando sólo la cantidad del producto. No se sabe cómo deter-minaron los autores de las Recopilaciones el importe de la producción).
Para los años 1880 tenemos otra fuente de informes de nuestra industria fabril que merece atención por sus cualida­des negativas y porque son sus datos los que precisamente ha utilizado el Sr. Kárishev**. Se trata de la Recopilación de datos
--------------

considera que son cientos y miles, y en otros, decenas y unidades. Por ejemplo, en la provincia de Besarabia, de 1887 a 1890: 1.479-272-262-1.684; en la de Penza, de 1885 a 1891: 4-15-0-1.127-1.135-2.148-2.264, etc., etc.

* Conf. ejemplos de Estudios, pág. 274. (0. C., t. 4, págs. 14-15. -Ed.) El Sr. Tugán-Baranovski cayó en un pequeño error al afirmar que el número de fábricas propiamente dichas se había reducido de 1885 a 1891 (La fábrica, pág. 350) comparando el número medio de obreros por fábrica en distritos industrias v en tiempo diverso (ibíd., 355). Los datos de la Recopilación son demasiado caóticos para, sin un estudio especial, utilizarlos a fin de extraer semejantes conclusiones.

** N. Kárishev. Resumen estadístico de la difusión de las ramas más


504

de Rusia para 1884-1885 (San Petersburgo, 1887. Ediciones del, Comité Central de Estadística); en uno de sus cuadros mues­tra las “sumas de la producción para la industria fabril en la Rusia europea, 1885 (cuadro XXXIX); el número de fábri­cas y de obreros se da únicamente para toda Rusia, sin una distribución por provincias. El origen de esta informa-ción son los “datos de los informes de los señores gobernadores (pág. 311). Los datos abarcan todas las industrias, incluidas las gravadas con impuestos Indirectos y las mineras, calculándose para cada una el número “medio de obreros y el valor de la producción por fábrica para toda la Rusia europea. Estos datos “medios son los que se dedicó a “analizar” el Sr. Kárishev. A fin de juzgar de su valor confrontaremos los datos de la Recopilación de datos y de la Recopilación (para ello es preciso separar de los primeros datos las industrias metalúrgicas, la gravada con impuestos indirectos, la pesquera y “demás; quedan 53 industrias; datos de la Rusia europea):
Valor de la

Producción

Número en miles de
Fuentes de fábricas de obreros rublos
Recopilación de

datos de Rusia 54.179 559.476 569.705

Recopilación del

Doto. De Com.

Y Manufactura 14.761 499.632 672.079

----------------------------------------------------------------

+39.418 + 59.844 -102.374

+267% +11,9% -15,2%
¡Así pues, los informes de los gobernadores incluyeron entre las “fábricas” decenas de miles de pequeñas empresas agrí­colas y kustares! Semejantes empresas, claro es, fueron a parar al número de las fábricas de un modo completamente casual en las distintas industrias, en los distintos distritos y provin­cias. He aquí unos ejemplos del número de fábricas según la
--------------

importantes de la industria transformativa en Rusia. Yuridícheski Véstnik”, sep­tiembre, núm. 9, 1889. Junto al último trabajo del Sr. Kárishev, que hemos examinado en Estudios, este artículo sirve de modelo de cómo no se deben manejar los datos de nuestra estadística fabril.


505

Recopilación de datos y la Recopilación en algunas industrias: pe­letería, 1.205 y 259; de curtidos, 4.079 y .2.026; de esteras y banastas, 562 y 55; de almidones y melazas, 1.228 y 184; harinera, 17.765 y 3.940; de aceite, 9.341 y 574; de alquitrán, 3.366 y 328; de ladrillos, 5.067 y 1.488; alfarería y de azule­jos, 2.573 y 147. ¡Puede imaginarse qué clase de esta-dística resultará si se juzga de las dimensiones de las empresas * en nuestra industria fabril por “cifras medias” basadas en seme­jante cálculo de las “fábricas”! Y el Sr. Kárishev juzga preci­samente de este modo, incluyendo en la gran industria sólo las industrias en las que la antes mencionada “cifra media de obreros por fábrica (para toda Rusia) es mayor de cien. ¡¡Me­diante este método fenomenal resulta que sólo 1/4 de toda la producción corresponde a la “gran industria, comprendida en los límites antes indicados”!! (pág. 47 del artículo citado)* *. Más abajo mostraremos que, en realidad, las fábricas con 100 y más obreros concentran más de la mitad de todo el valor de la producción de nuestra industria fabril.
Observaremos a propósito que los datos de los comités locales de estadística de las provincias (que sirven para los informes de los gobernadores) se caracterizan siempre por la más completa indeterminación del concepto “fábrica” y por un registro casual de las pequeñas empresas. En la provincia de Smolensk, por ejemplo, unos distritos incluyeron en
--------------

* Apartado IV del artículo del Sr. Kárishev. Observaremos que en vez de la Recopilación, también podría tomarse para comparar con la Recopilación de datos la Guía del Sr. Orlov, cuya segunda edición (1884) cita el Sr. Kárishev.

** “Así pues, los 3/4 de la última (de toda la producción anual) “corresponden a las empresas de un tipo relativamente pequeño. Las raíces de este fenómeno pueden estar en muchos elementos sustancialmente importantes de la economía nacional rusa. Se debe incluir aquí, entre otros, el régimen de posesión de tierras en la masa de la población agrícola, la vitalidad de la comunidad (sic!), que en la medida de sus fuerzas obstaculiza, en nuestro país el desarrollo de la clase profesional del obrero fabril. Con esto se combina (!) también la difusión de la forma doméstica de transformación de los productos, precisamente en aquella zona de Rusia (la central) donde principalmente se encuentran nuestras fábricas” (ibíd., cursiva del Sr. Kárishev). ¡Pobre comunidad”! ¡Ella sola debe responder de todo, incluso de los errores estadísticos de sus sabios admiradores!


506

1893-1894 decenas de pequeñas empresas de producción de aceite entre las fábricas, mientras otros no incluían ninguna; en la provincia se contaban 152 “fábricas” de alquitrán (se­gún la Guía de 1890 no había ninguna), con el mismo registro casual para los distintos distritos, etc.*. En la provincia de Yaroslavl, la estadística local en los años 90 calculaba 3.376 fábricas (contra 472 según la Guía de 1890), incluyendo (en al­gunos distritos) cientos de molinos, herrerías, pequeñas fábri­cas de derivados de la patata, etc.**.
En el último tiempo, nuestra estadística fabril ha sufrido una reforma, que ha cambiado el programa de reunión de informes y el concepto de “fábrica (ha introducido nuevos re­quisitos: existencia de motor mecánico o un número de obreros no inferior a 15), y ha incluido entre los encargados de reunir informes y comprobar su veracidad a la inspección fa­bril. Remitimos al lector que busque detalles en artículo de nuestros Estudios antes mencionado, donde se analiza circuns­tanciadamente la Relación de fábricas y talleres (San Petersbur­go, 1897)***, hecha según el nuevo programa, y donde se demuestra que, a pesar de la reforma, casi no se advierten mejo­ras en nuestra estadística fabril ; que el concepto “fábrica ha quedado por completo indeterminado; que los datos siguen siendo casuales a cada paso, y por ello requieren que se les maneje con la mayor cautela****. Sólo un censo industrial
--------------

* Datos de libro del Sr. D. Zhbankov: Estudio sanitario de los talleres y fábricas de la provincia de Smolensk (Smolensk, fascíc. I, 1894).

** Resumen de la provincia de Yaroslavl, fascíc. II, Yaroslavl, 1896. Conf. también Memoria de la provincia de Tula para 1895 (Tula, 1895), sección VI, págs. 14-15: “registro de fábricas en 1893”.

*** Según el cálculo del Sr. Kárishev, el resumen de los datos de la Relación para la Rusia europea es el siguiente: 14.578 fábricas con 885.555 obreros y una producción por valor de 1.345.346.000 rublos.

**** Los resúmenes de informes de los inspectores de trabajo, publi­cados por el Ministerio de Comercio e Industria (correspondientes a 1901-1903), contienen datos acerca del número de fábricas, así como de sus obreros (64 provincias de Rusia), con la distribución de las fábricas por grupos, según el número de obreros (hasta 20; de 21 a 50; de 51 a 100; de 101 a 500; de 501 a 1.000; más de 1.000). Esto es un gran paso adelante de nuestra estadística fabril. Los datos de los talleres


507

organizado acertadamente, a la europea, puede sacar a nues­tra estadística industrial de su estado caótico*.
Del examen de nuestra estadística fabril se desprende que en la inmensa mayoría de los casos no es posible utilizar sus datos sin un estudio especial, y que el objetivo principal de este estudio debe consistir en separar lo relativamente útil de lo inútil en absoluto. En el apartado siguiente examinaremos en este sentido los datos relativos a las industrias más importantes; ahora planteamos la cuestión: ¿aumenta o disminuye el número de fábricas en Rusia? La dificultad principal de esta cuestión es que el concepto de “fábrica” se emplea en nuestra estadística fabril del modo más caótico; por ello, las respuestas negativas que se han dado a veces según los informes de la es­tadística fabril (la del Sr. Kárishev, por ejemplo) no pueden tener importancia alguna. Es necesario, ante todo, establecer algún índice exacto del concepto de “fábrica”; sin esta condi­ción sería absurdo ilustrar el desarrollo de la gran industria maquinizada con datos de empresas entre las cuales en diver­so tiempo entraron cantidades distintas de pequeños molinos,
--------------

grandes (21 y más obreros), son, probablemente, más o menos seguros. Los datos de las “fábricas” con menos de 20 obreros son evidentemente casuales y no sirven para nada. Por ejemplo, para 1903 se señala en la provincia de Nizhni Nóvgorod 266 fábricas con menos de 20 obreros; el número de obreros en ellas es de 1.975, es decir, menos de 8 por término medio. En la provincia de Perm hay 10 fábricas de ésas con 1159 obreros! Esto, se comprende, es ridículo. Balance de 1903 para las 64 provincias: 15.821 fábricas con 1.640.406 obreros; si descontamos las fábricas con menos de 20 obreros resultan 10.072 fábricas con 1.576.754 obreros. (Nota a la segunda edición.)

* Conf. Véstnik Finánsov, 1896, núm. 35. Actas de los informes y debates en el congreso de Nizhni Nóvgorod. El Sr. Mijailovski caracterizó con mucho relieve el estado caótico de la estadística fabril, describiendo cómo viaja el cuestionario “hasta llegar al último funcionario de policía inclusive, el cual, por fin, lo reparte, con acuse de recibo, naturalmente, por las empresas industriales que se le figuran dignas de atención, lo más a menudo por las empresas a las que ya se lo entregó el año anterior”; este cuestionario se llena, o con respuestas “como el año pasado” (merece la pena examinar las Recopilaciones del Departamento de Comercio y Manufacturas relativas a las distintas industrias en diversas provincias para convencerse de la exactitud de esto), o con indicaciones desprovistas por completo de sentido, etc.


508

empresas de producción de aceite y de ladrillos, etc., etc. To­memos en calidad de tal índice la existencia de un mínimo de 16 obreros en la empresa, y entonces veremos que en 1866, en la Rusia europea había un máximum de estas empresas de 2.500 a 3.000; en 1879 había unas 4.500; en 1890, unas 6.000; en 1894-95, unas 6.400, y en 1903, unas 9.000*. Por consiguien-te, el número de fábricas aumenta en Rusia en la época posterior a la Reforma, y además aumenta bastante de prisa.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

similar:

I. concepto cientifico de fábrica y papel de la estadistica “fabril” iconEsta empresa fabrica seis modelos de carrocerías. Los primeros cuatro...

I. concepto cientifico de fábrica y papel de la estadistica “fabril” iconPruebas en Fábrica. 34

I. concepto cientifico de fábrica y papel de la estadistica “fabril” iconResumen el trabajo apunta a descalificar los conceptos de absorción...

I. concepto cientifico de fábrica y papel de la estadistica “fabril” iconTexto literario : charlie y la fábrica de chocolates

I. concepto cientifico de fábrica y papel de la estadistica “fabril” iconCurso: Estadística l-mi-j 17 -19 hs

I. concepto cientifico de fábrica y papel de la estadistica “fabril” iconDefina estadística

I. concepto cientifico de fábrica y papel de la estadistica “fabril” iconImportancia de la estadística

I. concepto cientifico de fábrica y papel de la estadistica “fabril” iconGUÍa de estudio de probabilidad y estadistica

I. concepto cientifico de fábrica y papel de la estadistica “fabril” iconAntecedentes historicos de la estadistica y aplicaciones

I. concepto cientifico de fábrica y papel de la estadistica “fabril” iconDesglose priorizado de estadística y epidemiologíA


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com