Informe ejecutivo




descargar 336.51 Kb.
títuloInforme ejecutivo
página2/4
fecha de publicación01.11.2015
tamaño336.51 Kb.
tipoInforme
med.se-todo.com > Contabilidad > Informe
1   2   3   4





  1. POMARROSO

Nombre científico: Syzigiumjambos

Familia: Myrtaceae

Antecedentes:

es un árbol originario de Asia tropical. Myrtaceae. Se ha cultivado y también naturalizado en América tropical continental, y en las Antillas donde fue introducida por los ingleses. En Cuba es una especie invasora

Ilustración:

pomarroso.jpeg

Posibilidades de industrialización:

En todo el mundo tropical, las pomarrosas se consumen en su mayor parte directamente frescas por los niños. Rara vez se comercializan.

Vida útil:

Los árboles reproducidos mediante acodos pueden producir fruta en un espacio de 4 años. Después de esto pueden durar hasta 20 años.

Propagación:

Se multiplica por semillas frescas, pero si se desea obtener buen fruto debe multiplicarse por esquejes semilleros con calor de fondo o también por injerto, sobre pies obtenidos por semillas, para las variedades.

Época de producción:

La pomarosa florece y fructifica en forma esporádica casi todo el año, aunque algo menos en verano. La temporada principal es de mayo a julio.

Suelos:

Requiere suelos fértiles, mejor con materia orgánica, y ligeros. En áreas elevadas, la especie requiere de un suelo fértil; crece muy lentamente sobre suelos erosionados o agotados de nutrientes y por lo general no se puede reproducir sobre suelos arenosos secos.

Clima:

La pomarrosa requiere de un hábitat húmedo, en los trópicos y subtrópicos húmedos. Va bien al sol o a media sombra. Tolerante a la sombra. Tolerancia a las heladas ligeras.

  1. FEIJOA

Nombre científico: Accasellowiana

Familia: Myrtaceae

Ilustración:

acca_sellowiana_tabio_oct08_mhs 028.jpg

Posibilidades de industrialización:

por varios años ha tenido excelente aceptación en los mercados nacionales e internacionales, bien sea para consumo en fresco o para agroindustria, por lo cual, se ha convertido en necesidad para el agricultor, contar con una producción constante para lograr un buen abastecimiento al mercado, más aún a nivel de exportación.

El cultivo de la feijoa tiene una ventaja comparativa alta para Colombia, el cual, por ser un país tropical, podría llegar a garantizar un suministro constante durante todo el año.

Procedencia- ecorregion: La importancia de la feijoa radica en su buena adaptación a las zonas tropicales y en especial a la región andina colombiana.

Vida útil: 4 a 20 años

Propagación:

Este cultivo se propaga por semilla sexual y por semilla asexual o métodos vegetativos (usando esquejes, injertos o estacas).Cuando se hace por semilla sexual se genera variación, ya que no hay dos árboles iguales en el huerto, lo que resulta desventajoso a la hora de la cosecha, explica el biólogo Over Quintero.

Recolección:

El momento de la recolección es uno de los puntos más conflictivos de este cultivo. La fruta madura cae al suelo de manera escalonada, durante aproximadamente un mes, esto obliga a recoger la fruta varias veces por semana. La primera fruta es la de mejor calidad.

Los frutos ya cosechados maduran rápidamente y se conservan poco en cámaras, un máximo de

4 semanas en condiciones controladas. En la figura 5 se muestra el aspecto y tamaño final del fruto.

Época de producción: comienza a producir luego de tres años de sembrada con cosechas escalonadas cada tres meses de entre 20 a 25 kilos por árbol.

Empaque: se debe empacar en cajas de cartón que no superen las 55 libras.

Almacenamiento: Se recomienda almacenar la fruta a 5°C ± 1°C (41°F±2°F). Dependiendo del cultivar y estado de madurez, el potencial de almacenamiento es de 4 a 5 semanas.

Suelos:

La feijoa puede cultivarse en suelos de la mas variada naturaleza, desde los arenosos a los arcillosos; de cualquier forma son preferibles los aluviales, profundos, ricos y frescos. En cuanto a la reacción, los óptimos son los que tienen un pH de 6 a 6.5 (subácidos).

En suelos arenosos hay que aportar periódicamente materia orgánica, mientras que en los arcillosos, con peligro de estancamientos hídricos, es conveniente la sistematización hidráulica del terreno mediante la apertura de surcos entre las filas.

Clima: temperatura entre 13 y 21ºC (con un promedio óptimo de 16ºC)

Precipitación pluvial: precipitación anual de 700 a 1.200 mm

Humedad relativa: promedio alrededor de 70%

Variedades: Actualmente en el mercado se consiguen las variedades neozelandesas Apollo, Mammouth, Unique, Gemini y Triumph, entre otras, aunque no registran una buena adaptación a los suelos colombianos.

Plantación:

Preparación del Terreno

Antes de destinar el terreno al cultivo de la feijoa es necesario hacer un análisis para determinar sus condiciones físico-químicas, con el fin de establecer si es idóneo o no para albergar esta planta y decidir como consecuencia las intervenciones eventualmente necesarias (abonados orgánicos y minerales, enmiendas, correcciones, etc).

La aportación de materia orgánica es muy importante sobre todo cuando nos encontramos en presencia de terrenos Depauperados, faltos de humus. El terreno debe ser preparado preferiblemente mediante una labor profunda de subsolado, con el fin de airearlo, mullirlo y asegurar un buen drenaje de agua de lluvia y de riego, así como su almacenamiento en las capas mas profundas del terreno durante el periodo de lluvias.

Abonado de Fondo

El abonado de fondo tiene por objeto aportar al terreno materia orgánica y elementos minerales para llevar la fertilidad de base a niveles adecuados a las exigencias de la feijoa. El abonado orgánico se hace preferentemente con estiércol bien maduro, enterrado con una labor que no debe superar la profundidad de 40 ó 50cm. Las cantidades a aportar varían según la cantidad de humus que hubiera en el terreno. En caso de que sea difícil conseguir el estiércol se puede emplear otro abono orgánico similar.

En el abonado químico deben suministrarse fósforo y potasio que se enterrarán con el estiércol, las cantidades estarán en relación con los resultados de los análisis químicos del terreno.

Desinfección del terreno

No se considera necesario recurrir a la fumigación del terreno con productos nematocidas para combatir los nematodos gallígenos; en terrenos muy infectados es aconsejable intervenir empleando dichos productos a la dosis de 600 u 800 Kg por hectárea, antes de la plantación.

Plantación

Después de haber preparado el terreno, se abren hoyos de 40 cm de diámetro y otros tantos de profundidad en los que se ponen las plantas. Las plantas de feijoa deben plantarse en el terreno a la misma profundidad que tenían en la maceta.

Conviene recordar que para conseguir resultados satisfactorios de una plantación de feijoa, es necesario que las plantas sean de la misma edad y de desarrollo homogéneo, por tanto, la plantación se hace con plantas coetáneas.

Marco de Plantación

En terrenos arenosos el marco aconsejable es de 4 m en la fila y de 5 m entre filas, lo que da un número de 500 árboles por hectárea; en suelos arcillosos es conveniente reducir a 4 m la distancia entre filas manteniendo los 4 m de separación dentro de la fila, lo que da 625 plantas por hectárea.

Riego:

Regar solo esporádicamente, alrededor de 4-5 semanas con 1-2 secos de agua , dejando el terreno seco por un par de días antes de repetir la regadura; cuando se riega se aconseja de evitar los excesos, pero de mojar bien en profundidad el terreno. Se aconseja de regar solo los ejemplares jóvenes o colocados de poco; los ejemplares adultos, en general, se acontentan de las lluvias.

  1. NONI

Nombre científico: Morinda citrofolia

Familia: rubiáceas

Antecedentes:

Las plantas del género Morinda están distribuidas en las zonas tropicales del mundo. La misma incluye alrededor de 80 especies, algunas utilizadas como plantas ornamentales y otras en la producción de jugos medicamentos y en la obtención de colorantes. El origen de la especie citrifolia abarca una amplia extensión de tierra que va desde la India hasta el norte de Australia.

En el Caribe americano, a lo largo de la costa centroamericana, existe un área destinada a proteger una de las biodiversidades más ricas del mundo, en donde se reportan un sin números de plantas con extraordinarias propiedades curativas. Esta región, conocida como el Corredor

Biológico Mesoamericano, posee cerca del 8% de la biodiversidad biológica del planeta, por lo que ofrece las mejores condiciones agroclimáticas para el crecimiento, desarrollo y fructificación de plantas de incalculables beneficios.

Ilustración:

230px-noni_fruit_(morinda_citrifolia).jpg

Propagación:

La reproducción sexual o por semillas es el principal medio de propagación de la planta de noni. Para obtener semillas de excelente calidad se debe recurrir a la selección de frutos sanos y formados, cuyos pesos deben superar los 150 gramos. Cuando se seleccionan frutos grandes o pesados, las semillas genéticamente maduras, alcanzan a los 60 días alcanzan una viabilidad de hasta el 80%.

Recolección:

La recolección de los frutos es manual y se debe efectuar en las primeras horas de la mañana y/o en las últimas horas de la tarde. La refracción de los rayos solares por el color blanco de los frutos, afectan significativamente la recolección de los frutos. Cuando se presentan días muy soleados, los recolectores cegados por la luz solar reflejada en el color blanco del fruto, inconscientemente cosechan una gran cantidad de frutos que aún no han completado la madurez fisiológica (frutos blancos que presentan carpelos inmaduros o de color verde). Las áreas verde en el fruto de non¡ no son más que carpelos inmaduros, que no han tenido el tiempo suficiente para madurar . Estas manchas verdes, posteriormente tornan negra, que desmejorando la calidad y el sabor de la pulpa.

Suelos:

Para establecer un cultivo de non¡ se prefieren terrenos planos, de textura franca y con drenaje entre moderado a bueno . La preparación del suelo comienza con el corte manual o mecánico de la vegetación y su posterior distribución uniforme en la superficie de parcela a manera de cobertura. Posteriormente, se procede marcar o estaquillar la parcela para la perforación de los huecos, de acuerdo a la distribución espacial programada

Clima: entre los 25 y 30 °C,

Precipitación pluvial. La planta de noni parece adaptarse muy bien en aquellas zonas donde existen registros de precipitación superior a los 2800 mm anuales. Aquellas áreas donde la precipitación pluvial por debajo de este índice de requerimiento, es necesario que el cultivo cuente con un sistema de riego.

Plantación:

La siembra del noni en el semillero, debe hacerse preferiblemente en hileras . La siembra en hilera facilita las labores de limpieza y la extracción de plántulas con el sistema radicular completo. Las semillas se depositan en hileras separadas a 8 .0 centímetros y a 3.0 centímetros de profundidad, y se cubren con una capa de arena de 3 .0 a 5.0 centímetros de espesor.

El semillero debe permanecer cubierto con pencas u hojas de plátano o banano durante la noche y destapado durante el día. También debe recibir por lo menos dos riegos suaves durante el día, que garanticen la emergencia y crecimiento de las plántulas.

Siembra o Trasplante definitivo

El trasplante definitivo de la plántula de noni en el campo, se prefieren plantas de tallos fuerte y leñosos, con follaje exuberante y con alturas que superen los 40 centímetros . En el trasplante definitivo se recomienda el uso de la técnica del enarenado, que consiste estratificar el suelo en forma de capas, mediante la utilización de diferentes materiales. Una vez construido el hoyo, la primera operación consiste en adicionar entre 2 .5 y 3.0 libras del material orgánico o abono; seguido de una capa de suelo con la cual se acuña la plántula y la última operación consiste en adicionar una capa de arena de aproximadamente 10 centímetros de espesor . De esta manera se consigue un suelo de tres estratos muy diferentes entre sí, tanto física como químicamente.

Fertilización:

El noni es un cultivo que ha mostrado responder muy bien a la aplicación de abonos orgánicos como el compost y el bocashi. El abono orgánico no es más que un mejorador de suelo, cuyos nutrientes los aporta el material orgánico que lo forma. La planta de noni responde favorablemente a la adición de 2 .5 y 3 .0 libras de bocashi . Este debe ser incorporado a un lado de la planta en el sistema conocido como media luna. En caso de que las plantas de noni muestren signos de deficiencia de calcio, se recomienda adicionar en el suelo 2 .0 y 3.0 libras de harina de hueso o harina de caparazón de camarón, respectivamente.

Poda:

La planta de noni responde a la poda de formación. La poda de formación consiste en suprimir las ramas viejas e improductivas, localizadas en los dos últimos tercios de la planta; hacia una arquitectura triangular tipo arbolito. Con la poda de formación se busca:1) promover el crecimiento y la productividad de las ramas nuevas ; 2) facilitar las labores de cultivo ; y 3) facilitar la recolección y el transporte de los frutos del campo al sitio de acopio.

Otro tipo de suprisión que se puede aplicar en cultivos de alta densidad, es la poda de "soca". Cuando el noni se establece en alta densidad, 10 000 plantas por hectárea aproximadamente, y bajo el arreglo espacial de 1 .00 metros entre hileras y 1 .00 metros entre plantas, el cultivo se cierra de tal manera, que las operaciones de manejo del cultivo y la recolección de frutos, es inoperante. Una manera de corregir los problemas agronómicos que traen el uso de alta densidad consiste en suprimir el 50%b de las hileras, la cual la población se reduce a la mitad (5 000 plantas por hectárea), y cuya distribución en el campo se modifica a 2 .00 metros entre hileras y 1 .00 entre plantas. Posteriormente, se suprime el 50 % de las entre plantas, reduciendo la población de noni a la mitad (2 500 plantas de noni por hectárea) ; y se modifica la distribución espacial de siembra a 2 .00 metros entre hileras y 2 .00 metros entre plantas.

Control de malezas:

Manejo manual

Para el caso del noni, se recomiendan por lo menos dos deshierbas al mes . Una vez que las plantas han superado el período crítico de competencia, y cubierto los entresurcos, la deshierba se puede reducir a una actividad por mes . En síntesis, el manejo manual de malezas será efectivo en la medida que haya disponibilidad de mano de obra.

Manejo mecánico

El manejo mecánico de las malezas se refiere a aquella práctica que hace uso de equipos después del trasplante definitivo de las plántulas en el campo . Esta práctica solo es factible en siembras en hileras y en terrenos de poca pendiente . La maquinaria que se recomienda para el manejo las malezas en el cultivo de non¡, es la desbrosadora ; puesto que además de reducir el tiempo de desbrosado

Manejo cultural

El éxito del manejo cultural de malezas en el cultivo de non¡, conlleva la utilización en el trasplante de plántulas vigorosas, que compitan en igualdad de condiciones por luz, agua, espacio

Y CO2.

Otra forma de manejar las malezas después del trasplante, consiste en asociar el cultivo de noni con leguminosas alimenticias y/o de cobertura. Aún cuando la sombra que produce el follaje de la planta de non¡ afecta el crecimiento de las leguminosas durante los primeros meses, estas asfixian las malezas que logran emerger . Por lo tanto, con este sistema de manejo, se pueden obtener excelentes rendimientos de noni y de frijoles, con un costo mínimo en la supresión de malezas.

  1. CHICLE

Nombre cientifico: Manikara sapota

Familia: Sapotaceae.

Ilustración:



Vida útil:

Los árboles obtenidos de semillas necesitan usualmente de 6-7 años para comenzar a producir frutos. Los árboles injertados son más precoces y comienzan a producir en del 2do al 4to año. Después de 10 años, las variedades buenas pueden producir de 150 a 200 lb por árbol. Este rendimiento seguirá aumentando hasta los 12-15 años, dependiendo de las distancias entre árboles; a partir de este momento el rendimiento se estabiliza

Propagación:

A pesar de que las semillas pueden usarse para la propagación y para la selección de plantas superiores, no deben usarse para la siembra a escala comercial. Las variedades injertadas son mejores que las producidas de semillas. Los injertos laterales y de púas son los métodos más comunes. También puede usarse el injerto de chapilla o astilla. Los acodos no han sido efectivos. Use nísperos obtenidos de semillas como patrones. Cuando estos tengan un diámetro similar al de un lápiz estarán listos para injertarse. Cubra las yemas injertadas con cinta de injerto. El mejor tiempo para los injertos es al final del verano y comienzos del otoño. Los arbolitos injertados deben desarrollar un tamaño de 4 pies antes de sembrarse en el campo. Los árboles maduros con características indeseables pueden injertarse. Para esto, corte el tronco dejando sólo tres pies del mismo y píntelo de blanco inmediatamente. Los injertos laterales se realizan cuando los retoños alcancen el tamaño de un dedo o un poco mayor.

Recolección:

Para el principiante es difícil determinar cuando los frutos están maduros. Si no se conoce la estación en que ellos maduran se podría esperar hasta que algunos frutos caigan y entonces empezar la cosecha. Otros indicadores de la madurez son el tamaño de los frutos, pérdida de la caspa de la cáscara y un cambio en el color de la cáscara de carmelita a ambar, en ocasiones la cáscara carece de caspa. Una prueba excelente para determinar la madurez es arañar ligeramente la cáscara, si el color es ambar el fruto está maduro, si es verdoso el fruto no está completamente maduro.

Los nísperos pueden recolectarse durante todo el año; sin embargo existe una estación para cada variedad (Cuadro 1). Los frutos pueden recolectarse a mano, usando una vara con una cesta o usando máquinas o plataformas que permiten a los recolectores acercarse a los frutos. No se recomienda recolectar los frutos con un gancho pues muchos caerán al suelo antes de poder ser capturados en el aire. Si la altura de los árboles se mantiene a 14-16 pies la recolección y otras operaciones serán más fáciles. Manipule los frutos con cuidado, tanto en la recolección como en el empacado y embarque.

Época de producción:

La principal estación de producción de frutos maduros es de mayo a septiembre, pero los frutos pueden madurar durante todo el año

Almacenamiento: Los frutos deben almacenarse a 55º F y 85 % de humedad relativa

Suelos:

Los nísperos están bien adaptados a un amplio rango de suelos (arenosos, rocosos y pesados), pero crecen mejor en los suelos livianos y con buen drenaje. Estos árboles están bien adaptados a los suelos calcáreos del sur de Florida.

Clima:

Los nísperos están bien adaptados a los climas tropicales y subtropicales. Tienen una tolerancia moderada a los vientos, sequías e inundaciones. Los árboles jóvenes pueden sufrir daños severos si la temperatura es de 32ºF o menor, pero los árboles adultos pueden soportar una temperatura de 26ºF con daños ligeros.

Plantación

La siembra puede realizarse en cualquier estación si existe un sistema de irrigación. En caso contrario, espere hasta el comienzo de la estación de lluvias. Haga un hoyo más ancho que el de la maceta, hasta el doble de la maceta. Puede añadir un puñado de abono orgánico bien descompuesto y mezclarlo bien con el suelo. No añada fertilizantes. Remueva el árbol con cuidado y deposítelo en el hoyo a la misma altura que estaba en la maceta y rellene el hoyo con la misma tierra que extrajo del hoyo. No use virutas ni tierra negra en el hoyo. Moje bien la tierra antes de sembrar, y después de la siembra forme un borde a 2 pies del tronco. Si no llueve, riegue todos los días durante el primer mes sólo para mantener la tierra húmeda, no la encharque; más tarde, riegue de 2 a 3 veces por semana. En los períodos de seca, riegue cada 10 o 14 días. Se recomienda la instalación de tensiómetros para monitorear la humedad del suelo.

Fertilización:

Aplique a los árboles jóvenes un ¼ de lb de un abono 6-6-6 o similar; este debe poseer micronutrientes y un 30% del nitrógeno debe provenir de una fuente orgánica. Repita esta aplicación cada 6 a 8 semanas durante el primer año; más tarde, aumente gradualmente la cantidad de abono aplicada a 0.5, 0.6, 0.75 y 1 lb a medida que el árbol crece. Use de 4 a 6 aspersiones foliares de micronutrientes al año, de abril a septiembre. En suelos alcalinos con pH alto, moje el área alrededor del árbol.

Poda:

A medida que los árboles crezcan se necesitará la poda para controlar la altura y ancho del árbol asi como para remover las ramas dañadas o muertas. Un espacio de 6 a 8 pies entre filas facilitará el tráfico de vehículos.

Las ramas laterales deben cortarse en forma angular (10-15º con respecto a la vertical) para que los árboles adquieran una forma piramidal ya que esto facilitará la penetración de la luz a las partes inferiores. La regla general para la altura apropiada de los árboles es que la misma debe ser aproximadamente el doble de la distancia que existe entre filas, i.e., si la distancia entre filas es de 6 pies, la altura debe ser 12 pies; si es de 7 pies, entonces la altura debería ser de alrededor de 14 pies. Los árboles deben mantenerse a una altura de alrededor de 15-16 pies. Si las copas se hacen muy densas, se pueden eliminar algunas de las ramas internas lo cual ayudará a que exista una mejor circulación de aire y una mejor penetración de la luz. Existen varios esquemas de poda. Se pueden, por ejemplo, podar las copas y los lados cada año o podar las copas todos los años pero los lados sólo en años alternos. Las ramas inferiores no deben tocar el suelo, pero ellas no deben cortarse. Recuerde que las operaciones de recolección de los frutos, fumigaciones, poda etc., son más fáciles de realizar en las partes inferiores del árbol. Cuando los árboles se mantienen con copas bajas estos tendrán un mayor volumen lo cual potencia la producción y previene que los árboles estén muy cargados de frutos en las copas.

Riego:

El níspero es tolerante a las sequías. Sin embargo, como los árboles jóvenes o recién plantados tienen un sistema radicular limitado, el riego favorecerá su desarrollo y establecimiento. No se han determinado las necesidades de agua de los árboles adultos. Al igual que otros árboles frutales los períodos de floración y formación de frutos son importantes y se debe evitar la sequía en los mismos regando una o dos veces por semana. En la estación de lluvias el riego es menos importante

  1. ACHIOTE

Nombre científico: Bixa Orellana,

Familia: Bixaceas

Antecedentes:

se puede encontrar en las regiones que abarcan el planeta. Cultivada a partir de semillas o bien cutlings, B. orellana requiere pleno sol y protección contra el viento.  Bixa orellana era cultivada en épocas precolombinas desde Brasil y Bolivia hasta México. Actualmente su cultivo se ha extendido ampliamente en los trópicos de Africa y Asia, hasta la India, Filipinas e islas de Hawai, aunque la mayor producción se concentra en América Latina y el Caribe: Perú, Ecuador, Colombia, República Dominicana y Jamaica

Ilustración:



Variedades: No se han realizado estudios sistemáticos amplios. Empíricamente se conocen algunas variedades, distinguidas por características de color y forma de las cápsulas:

* Variedad de flor rosada y cápsula morada.
* Variedad de flor blanca y cápsula verde.
* Variedad con cápsula sin espinas

Propagación:

Es posible multiplicarlo por semillas, estacas o injertos.

Semillas: Se seleccionan las cápsulas de ejemplares que presenten buena sanidad y producción. En general las semillas tienen un alto poder germinativo.

Clima:

Media: 20 y26ºC. Mínima; 9ºC. Máxima: 37ºC

Precipitación pluvial: 1300 a 1500 mm


Siembra:

Aunque se trata de una especie poco exigente en cuanto a calidad de suelo, cultivada con propósitos industriales producirá mejor si se realiza una esmerada preparación del terreno, dándole las aradas y rastreadas necesarias a su constitución físico-química, cuidando que haya un buen drenado para evitar el encharcamiendo de la zona de cultivo.

Se puede realizar siembra directa ubicando tres o cuatro semillas por hoyo y después se hace raleo dejando las plántulas más vigorosas. Es recomendable proveer un sombreado hasta que la planta alcance unos 35 cm. de altura.

Se puede realizar también en almácigo - lo más conveniente - bajo sombra y se procede después a su transplante al lugar definitivo cuando las plántulas hayan alcanzado una altura de 25-30 cm.

La época de siembra más adecuada es a principios de primavera, pudiendo prolongarse hasta fin de la misma.

Tanto la plantación a campo como en los almácigos deben ser regadas y limpiadas de malezas con suficiente frecuencia.

Estacas: Se puede utilizar este método si se desea multiplicar determinados clones. Para ello se seleccionarán estacas de madera dura que aseguren un mayor enraizamiento.

Injerto: Permite lograr mejores rendimientos y uniformidad en la madurez de las cápsulas. Entre los tipos probados, ha sobresalido el "de escudete".

En plantación definitiva, las distancias entre plantas pueden variar entre 3 x 4 metros, 4 x 4 m., 4 x 5 m., 5 x 5 m. e incluso mayores, lo que depende, entre otros factores, de la fertilidad del suelo. Los hoyos deben tener una profundidad de 0,40 m. y un diámetro igual y serán abiertos con suficiente anticipación.

Fertilización: Dependerá de las necesidades que se aprecien durante el desarrollo del cultivo, pues no hay experiencias suficientes.

Vida útil:

Los arbustos de achiote entran en producción comercial entre los 3 y 4 años de edad, aunque la primera cosecha se inicia entre los 18 y 24 meses de efectuada la plantación; esta primera cosecha es pequeña.

El número de años en que una plantación resulta redituable varía de acuerdo con las condiciones del suelo, el clima y el manejo que se haga; término medio dura unos 12 años, pero generalmente es mayor en terrenos fértiles.

Recolección:

Los frutos maduran alrededor de setiembre y cuando maduros, por ser dehiscentes, se abren en dos. En tal momento deberán recolectarse en canastas, bateas o cajas.

Luego se extraen las semillas, preferentemente después de asolearlas un poco para que la materia colorante se fije mejor.

Cuando la extracción del colorante no se realiza inmediatamente, las semillas se exponen al sol durante 3 a 4 días, en capas finas, sobre una superficie limpia y se remueven a menudo. Una vez secas se envasan en sacos, cajas, etc. para ser vendidas.

Transporte: Debe hacerse envueltas en un material que mantenga la humedad y evite la evaporación.

Almacenamiento: En cuanto frio con temperaturas de 4 a 7ºC

Rendimiento esperado:

El rendimiento promedio de una plantación depende del suelo y la edad de la planta, entre otras variables, pero se consideran normales 1.000 kg./ha. de frutos secos, del cual las semillas representan el 50-60% de ese peso total, o sea 500-600 kg./ha.

La materia colorante obtenible se estima en un 10% del peso de la simiente

El rendimiento en condiciones óptimas puede alcanzar más de 2.000 kg./ha.

Podas:

Las podas se implementan para tener un mejor desarrollo del árbol y mayor facilidad en el manejo. La poda de formación se hace cuando el árbol alcanza una altura de un metro; consiste en eliminar las ramas de la parte central para dejar de tres a cuatro ramas en la orilla del árbol utilizando tijeras de podar.

La poda de saneamiento consiste en eliminar las partes secas y ramas dañadas; esta práctica debe hacerse después de la cosecha para evitar enfermedades posteriores. También hay que podar los brotes muy suculentos conocidos como chupones que aparecen en los arboles, deben eliminarse para evitar que utilicen reservas alimenticias que puede aprovechar el árbol en la formación de frutos

Plantación:

  • Preparación del Terreno: La preparación del terreno depende de varios factores tales como: topografía, tecnología por aplicar, recursos económicos disponibles y otros. En terrenos de montañas con cierta pendiente, la preparación consiste en voltear el terreno para luego hacer los hoyos, mientras en terrenos planos la preparación puede realizarse en forma mecanizada, efectuando una arada y una rastada del terreno para luego hacer los hoyos. (Arce, 1983)

  • Distancia de Siembra : No existe una distancia de siembra única y definitiva, pues ella depende del tipo de Achiote y del lugar en que se siembre (Arce, 1984). Según (Córdoba, 1987) las distancias mas recomendadas en una plantación de achiote son 4.5 X 4.5 mt; en terrenos fértiles con buena cantidad de materia orgánica las distancias pueden ser de 5 X 5 mt y hasta de 6 X 6 disminuyendo así la densidad de la plantación

Riego:

En sitios de alta precipitación no es necesario el riego suplementario. En aquellos lugares muy soleados, el riego por surcos una vez a la semana, después que el cultivo se ha establecido, es suficiente. La lámina de agua a aplicar debe ser suficiente para que humedezca completamente la profundidad radical del cultivo

Fertilización:

Existe poca información sobre la fertilización del achiote; en Venezuela se han obtenido cosechas precoces y abundantes con el siguiente plan de fertilización previo a un análisis de suelo, iniciando la siembra a principios del periodo lluvioso.

PLAN DE FERTILIZACION




N (g/planta)

P2O5 (g/planta)

K2O

(g/planta)

Primer año de siembra ( inicio lluvias )

Siembra

15

30

15

3 meses

40

0

0

6 meses

15

30

15

12 meses

50

0

0

Segundo año

A. floracion

30

60

30

4 meses 

60

0

0

8 meses

30

60

30

12 meses

60

0

0

Tercer año

A. floracion

60

120

60

4 meses 

120

0

0

8 meses

60

120

60

12 meses

120

0

0

  1. CURUBA:

Nombre científico: Passiflora mollisima

Familia: pasifloráceas

Antecedentes: nativa de los Andes. En Perú, donde crece tanto en la costa como en la montaña y la selva, se diferencia por el tamaño, sabor y color (amarillo, negro, rojo, etc) del fruto. También crece en Bolivia, Ecuador, Colombia, Brasil.

Ilustración:

 .

Propagación:

La propagación de la curuba se realiza por semilla sexual, seleccionando los frutos de las plantas que presentan excelentes características de adaptación, de mayor desarrollo, producción y resistencia a los patógenos.

Se escogen los frutos bien desarrollados y maduros, se cortan los extremos, dejándose las semillas de la parte central para su propagación. Las semillas se extraen con la pulpa (arilo), pudiéndose sembrar directamente o se exprime la pulpa manualmente en un tamiz y se secan las semillas a la sombra.

Posteriormente se siembran en su semillero y cuando las plantas alcancen 10 cm de altura y cuando las plántulas tengan de tres a cuatro hojas verdaderas, se trasplantan a boslas de polietileno. El segundo trasplante se efectúa al sitio definitivo, cuando alcancen una altura de 35 a 45 cm. La distancia de siembra que más se recomienda para la curuba es de 5 x 3 metros (aproximadamente 667 plantas/hectárea).

Suelos: Tolera diversos tipos de suelo, pero profundos, fértiles y bien drenados; el pH varía entre 5,5 a 6,3.

Clima: frio con temperaturas de 12 ° C.

Precipitación pluvial: 800 a 1.500 mm anuales bien distribuidos y altitud entre los 2000 y 3200 msnm.

Sistema de soporte:

El cultivo de la curuba se desarrolla sobre espalderas (sistema de soporte para la planta), dado que la misma es un arbusto trepador. Su construcción tiene principios similares a las de una cerca de púas. Se utilizan estantillos de 2,5 m de largo, enterrados a 50 cm y pueden ser de cemento o de madera. Los estantillos se colocan cada cinco metros, sembrándose la planta en el centro. A partir de la superficie del suelo, cada 50 cm se colocan los alambres galvanizados, número 12 o 14, para un total de cuatro hilos. Antes de alcanzar los hilos de la espaldera se le colocará un tutor.

Para la construcción de la espaldera es conveniente tener en cuenta la dirección de los vientos y colocarlas en la misma dirección de éstos, para que el cultivo tenga buena aireación y no haya exceso de humedad entre espalderas o debajo de la planta, porque el exceso de humedad favorece la incidencia de enfermedades en los frutos y hojas

Poda:

Poda de formación

Se aplica una sola vez a la planta joven. Se realiza en el vivero, dejando a la planta un solo tallo principal y eliminando los laterales. Una vez trasplantada la planta al sitio definitivo, se deja crecer hasta 2 m y se le conduce con un hilo hasta el último alambre, donde se fija enredándola en sus zarcillos (Figura 3).

Cuando el tallo principal alcanza el último alambre, se debe cortar la yema terminal encima de un nudo para provocar el brote de yemas laterales. Se seleccionan ocho brazos para igual número de ramas en los alambres. Todos los brazos se deben recortar a 2,5 m de longitud; es decir, el límite de dos plantas es el poste.

Una vez efectuada la distribución de los brazos, se suprimen progresivamente los brotes que salgan a lo largo del tallo principal y del pie de la planta. La planta se debe formar desde abajo hacia arriba; es decir, que los brotes inferiores tienen que ser siempre más fuertes que los superiores, porque de esta manera se favorecen los brotes de arriba.

- Poda de mantenimiento

Cuando la planta ha entrado en plena producción habrán ramas mal distribuidas o sobrantes que deben eliminarse. Según criterio del cultivador, con la cosecha se puede efectuar al mismo tiempo la poda de mantenimiento. Existen sitios donde la planta necesita especial atención:

- Los límites entre dos plantas (donde está el poste).

- Cuando las ramas laterales de los brazos estén terminando la fructificación; es decir, cuando las frutas ya estén grandes se deben recortar los brotes terminales de las ramas y una vez cosechadas todas las frutas de cada rama, ésta se recorta en su base (se suprime totalmente).

- Poda de renovación

Con esta poda se renuevan las partes agotadas de la planta para producir frutos. Al terminar la recolección de todos los frutos de las ramas laterales, los brazos quedan limpios y entonces se cortan cerca del tallo principal, dejando tres a cuatro yemas, las cuales brotarán y será seleccionada la más vigorosa, procurando que sea la más cercana al tallo principal.

Fertilización:

Antes de iniciarse un programa de fertilización es necesario practicar un análisis de suelo para conocer su estado de fertilidad. Antes de la siembra se hace la aplicación de materia orgánica que sea necesaria según el suelo, y si hay que corregir el pH se debe encalar un mes antes de la siembra de las plantas.

En general, durante el primer año se recomienda aplicar 50 g de urea por planta, cada tres meses. El fósforo y el potasio se aplican de acuerdo con la disponibilidad del suelo. Cuando la planta inicia su producción se debe fertilizar antes de la floración y después de la fructificación (dos aplicaciones por año); además, deben aplicarse micronutrientes en forma foliar dos veces por año para prevenir posibles deficiencias.

Enfermedades:

La más importante es la marchitez o pudrición seca de la raíz, ocasionada por el hongo Fussarium spp. El primer síntoma que aparece en la planta es la flacidez y el marchitamiento, las hojas se tornan amarillas y mueren.

La antracnosis es otra enfermedad que afecta este cultivo, es causada por el hongo Colletotrichum spp., ataca las hojas, ramas y frutos, produciendo defoliación y caída de los frutos.

Otra, es la roña o costra, causada por el hongo Cladosporium. Ataca a los frutos en distintos estados de desarrollo y puede causar malformación del fruto, reduciendo su valor comercial.

Para controlar todas estas enfermedades fungosas, debe tenerse en cuenta la variación de las condiciones climatológicas, como también el porcentaje de flores y frutos presentes en la planta. Se hacen aplicaciones a base de fungicidas cúpricos, rotando los productos cada 15 a 20 días. Deben recolectarse los frutos y partes enfermas de las plantas para su destrucción.

Plagas:

El gusano de las hojas (Agraulis juno) comedor de hojas, es una plaga que puede causar daños de gran incidencia económica si no se controla oportunamente.

Otra plaga de este cultivo es el áfido chupador de savia, que se localiza en el envés de la hoja. El control de ambos se realiza cuando se justifique, con aplicaciones de insecticidas.

Cosecha:

La curuba comienza a producir, por lo regular, a los ocho meses de plantadas. El lapso entre el salido del botón floral y la madurez, gira alrededor de seis meses.

La recolección del fruto debe hacerse cuando esté pintón, pues la curuba es una fruta climatérica. Debe cortarse con tijeras de podar, por el péndulo y no se debe torcer, ni golpear, ya que se estropea y disminuye su valor comercial.

El promedio de rendimiento es alrededor de 320 frutos por planta/año, con un promedio de peso de 70,5 g cada fruto. Con una densidad de 667 plantas por hectárea se obtendrán 15 toneladas de fruto. Esta cantidad puede aumentarse con un buen manejo de la plantación, referido a podas eficientes, fertilización y tratamientos de protección sanitaria.

La curuba con alto potencial para el mercado, puede alcanzar en poco tiempo volúmenes considerables de producción. Es altamente rentable por el precio que se cotizan las frutas en el mercado actualmente (60 a 120 Bs. por kilogramo).

  1. ACHIRA

Nombre científico: Canna indica

Familia:

Antecedentes: Es de origen sudamericano y los arqueólogos han encontrado que se cultivaba en Perú hace 4.500 años. En Colombia los chibchas la utilizaban en su alimentación. Actualmente en Colombia, mediante procesos de agroindustria rural se extrae el almidón de achira, el cual a su vez es utilizado para la elaboración de bizcochos de achira y otros productos artesanales como bizcochuelos, pan de sagú, colaciones y coladas. En los departamentos del Tolima, Huila y Cundinamarca en Colombia ha surgido un gran número de pequeñas rallanderías dedicadas a la extracción del almidón y varias empresas artesanales e industriales dedicadas a la producción del bizcocho de achira, el cual cada vez gana mayor aceptación en los mercados urbanos.

Ilustración:



Propagación:

Se utilizan como material de propagación los rizomas jóvenes o parte de ellos con yemas funcionales, de porte medio o grande del cultivar seleccionado para la región; libres de plagas y enfermedades, provenientes de plantas sanas de buen desarrollo y rendimiento.

Clima:

La achira se puede cultivar desde el nivel del mar hasta los 2 700 msnm. En el Huila se han obtenido rendimientos óptimos entre los 800 y 1 850 msnm, donde se desarrolla la investigación. Requiere temperaturas tropicales, áreas libres de heladas durante el periodo de maduración de los rizomas. Los máximos rendimientos son obtenidos donde los días y las noches son medio cálidas con períodos cortos de variación de temperatura. En términos generales se desarrolla desde los 9 hasta los 30 a 32 °C.

Precipitación pluvial:

En cuanto a precipitación, requiere de lluvias moderadas y bien distribuidas; resiste períodos de sequía; la excesiva humedad causa un desarrollo anormal del follaje y de los rizomas, presentándose pudrición general de la planta. El requerimiento de agua durante el periodo vegetativo es de 800 a 1 120 mm bien distribuidos.

Suelos:

Se desarrolla en una amplia gama de suelos. Su mejor comportamiento se ha obtenido en suelos sueltos, francos, franco-arenosos o franco-limosos, ricos en materia orgánica, susceptibles a encharcamientos prolongados; tolera la acidez y crece en pH de 4.5 a. 8.0, su mejor comportamiento se observa en pH de 5.0 a 6.5 pero requiere mayores proporciones al de N y K

Plantación:

Se selecciona un lote de topografía plana o de ligera pendiente, de suelo suelto, profundo, rico en materia orgánica que haya sido analizado con la debida anticipación. Preparación del terreno. La preparación anual consiste en realizar las labores que se requieran para dejar el lote limpio y apto para la siembra. Donde se disponga de maquinaria, se hace un pase de arado y 2 ó 3 pases de rastrillo. Trazos y preparación de hoyos. Se trazan los surcos perpendiculares a la pendiente; en los sitios de siembra se abren hoyos de 15 a 20 cm de profundidad, 15 cm de ancho y 15 cm de largo.

Distancias y densidad de siembra. La distancia de siembra depende de la fertilidad del suelo y del porte del cultivar a sembrar. Los experimentos realizados en el sur de Huila han determinado las distancias de 1.0 x 0.5 y 1.0 x 0.75 m para cultivares de porte medio y alto, requiriendo 20 000 y 13 333 rizomas o semillas respectivamente, si se utiliza una colina por lugar de siembra.

Fertilización:

La fertilización depende de los resultados del análisis del suelo, en términos generales se recomienda el uso de abonos orgánicos al momento de la siembra, según la disponibilidad de la zona. El abono o fertilizante a utilizar se aplica en el fondo del hoyo mezclado con la tierra y se procede a sembrar los rizomas a 10 cm por debajo del nivel del suelo, cubriéndolos totalmente con tierra.

Manejo de malezas y aporque:

. El periodo más crítico de competencia entre la achira y las malezas ocurre en los primeros 15 días, dependiendo de las condiciones agroecológicas.

El manejo se hace de manera integral, por control manual, mecánico y cultural. Este último se hace empleando las prácticas recomendadas de: preparación de suelo, sistema y distancia de siembra, semilla de buena calidad, selección del lote y fertilización.

El control manual se realiza con pala o azadón, deshierbando las calles y aporcando las plantas a los 30 días de la germinación y a los 90 días se realiza en las calles otro control con machete. Si las condiciones de desarrollo del cultivo son normales, después de 3 a 4 meses de la germinación el propio cultivo controla la emisión de malezas.

Manejo de plagas:

Gusano tornillo (Castniomera humboltti) Lepidóptera: Castnidae. Esta plaga se presenta con cierta incidencia, tomando cada día mayor importancia en el cultivo. Sus daños ocasionan disminución de los rendimientos por las perforaciones que ocasiona en los cormos o rizomas, las cuales son vías para otros insectos y patógenos.

Las larvas son de color crema, con cabeza marrón y áreas esclerotizadas de color oscuro sobre el tórax. Poseen tres pares de patas toráxicas, cuatro pares de pseudopatas y un par anal; al terminar su desarrollo miden 7.5 cm. Las larvas jóvenes se alimentan de escamas, posteriormente penetran al cormo, taladrando galerías hasta la base del pseudotallo. Las hojas de las plantas afectadas se tornan amarillas o de color café y con frecuencia muestran poco desarrollo. La presencia del insecto se caracteriza por el olor a almidón que se libera hacia el exterior. Prefiere los cultivares de cormo grande.

Chiza, cuzo o mojojoy (Platicoelia valida, Podischuus agenor, Anomala sp.) Lame o roe las raicillas, su daño no es de importancia económica.

Gusano gogollero (Spodoptera sp.) Lepidoptera: Noctidae. Es de presencia ocasional y sus poblaciones no causan daños económicos.

Otras especies que se presentan Calpodes athlius, Cobalus cannae, Caligo meninon, Scaphy topius, Nodonota sp., Ancognata sp. El aumento de las áreas de cultivo debe ir acompañado con el Manejo Integrado de Plagas (MIP), el cual permite mantener poblaciones que no causen daños económicos, y seguir con un cultivo donde el uso de químicos y pesticidas sea nulo.

El MIP implica el uso de métodos de control físico (trampas), natural (en la cosecha) cultural (prácticas de cultivo) y biológico (en investigación)

Manejo de enfermedades:

Se presenta la pudrición radicular en suelos húmedos y zonas de mayor pluviosidad. Se reportan en los cultivos de achira los patógenos Fusarium sp., Puccinia cannae, Rhizoctonia sp., Myrmaecium cannae, y el virus del Mosaico. El manejo de enfermedades se debe hacer con las prácticas culturales recomendadas.

Cosecha:

De acuerdo con los resultados de la investigación, la cosecha se debe realizar entre los 6 y 9 meses según el cultivar, la altitud y el tipo de suelo. La madurez fisiológica de los rizomas ocurre cuando la planta ha terminado su ciclo, después de concluido el proceso de secado de cápsulas y semillas, cuando los tallos y hojas se agobian y empiezan a secarse.

El mayor rendimiento se obtiene cuando la época de cosecha coincide con la época seca, debido a que existe mayor concentración de los almidones en el rizoma.

La labor de cosecha se realiza manualmente arrancando la planta con pala o barretón, sacudiéndola para desprender la tierra, se hace luego el corte por la base de los tallos para separar los rizomas, se limpian de tierra y material seco, y se empacan para el traslado a la planta procesadora. Las hojas y tallos son nutritivos, contienen aproximadamente 10% de proteína.

  1. MORA DE CASTILLA

Nombre científico: Rubus glaucus

FICHAS TECNICA DE LA PRODUCCION DE MERMELADA

Descripción:

Producto de fruta cubicada, de consistencia semi-sólida, formulado con fruta fresca, azúcares, y con limón utilizado para que se conserve por más tiempo. Se puede para consumo directo en la decoración de pasteles, y en productos horneables.

Presentación del producto:

Este producto se envasa en un frasco de vidrio, que después es llevado a agua hirviendo para lograr que la vida útil del producto sea mayor.

Manejo y almacenamiento

Este producto debe ser transportado y almacenado en un lugar fresco, seco y alejado de una fuente directa de luz solar. Una vez abierto el envase, el producto requiere refrigeración, si no se utiliza todo el contenido en el transcurso de 7 días. Es recomendable manejar utensilios limpios, así como utilizar las capas superiores del producto sin revolver el contenido del envase para disminuir las posibilidades de contaminación.

Especificaciones técnicas

Sabor: Agradable

Olor: característica de la piña

Color: amarillo claro a oro

Aspecto: agradable

Textura: semi-solida

1   2   3   4

similar:

Informe ejecutivo iconInforme ejecutivo

Informe ejecutivo iconInforme ejecutivo

Informe ejecutivo iconInforme ejecutivo de gestión anual 2009

Informe ejecutivo iconInforme nextel fs. 437/438, informe microsoft fs. 439/480, copia...

Informe ejecutivo iconResumen ejecutivo 4

Informe ejecutivo iconResumen ejecutivo 46

Informe ejecutivo iconResumen ejecutivo

Informe ejecutivo iconResumen ejecutivo

Informe ejecutivo iconResumen Ejecutivo

Informe ejecutivo iconResumen ejecutivo 4


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com