Resumen del estado del medio ambiente local: componente aire 49




descargar 0.8 Mb.
títuloResumen del estado del medio ambiente local: componente aire 49
página13/34
fecha de publicación25.12.2015
tamaño0.8 Mb.
tipoResumen
med.se-todo.com > Documentos > Resumen
1   ...   9   10   11   12   13   14   15   16   ...   34

Biodiversidad




      1. Los Ecosistemas del DMQ



El DMQ ocupa un rango altitudinal que va desde los 500 hasta los 4.790 msnm; en esta amplia gradiente existe una alta variedad de paisajes naturales que incluyen ecosistemas subtropicales (región bio-geográfica del Chocó), como también bosques nublados, vegetación de los valles secos interandinos, hasta llegar a aquellos paisajes típicos de los altos Andes (pajonales).
Para el presente análisis se utilizará la tipología con la que trabaja la Secretaria del Ambiente del DMQ, la cual se basa en la clasificación planteada por NatureServe (Lozano et al, 2010:59), y a decir de esta, en el DMQ existen seis macrotipos de formaciones vegetales, estas son: Bosque húmedo, Bosque seco, Arbustos húmedos, Arbustos secos, Herbazales húmedos y Herbazales secos; los cuales albergan a diecisiete unidades paisajísticas que se enlistan a continuación:

        1. Bosques húmedos



Se localizan en los flancos de la cordillera occidental y oriental de los Andes; se distribuyen en una cota altitudinal que va desde los 500 hasta los 4.100 msnm. En el caso de la cordillera occidental estos bosques presentan un dosel que alcanza los 20 m de altura; mientras que en la cordillera oriental estos bosques presentan n dosel que alcanza los 10 m. Dentro de los Boques Húmedos del DMQ, se diferencian seis tipos de formaciones vegetales:
Bosques altimontanos norte andinos siempre verdes
Se ubica entre los rangos altitudinales de 2.600 a 4.000 msnm, con una precipitación de 1.000 a 2.000 mm y una temperatura promedio entre 6 a 10 grados. Se localiza en las zonas altas como Yanacocha, parte alta de Checa, parte posterior del Atacazo, vía Papallacta, vía Antisana, entre otras. Las especies más frecuentes son: Weinmannia rollottii, (encino), Weinmannia pinnata (encino colorado), W. latifolia; Clusia flaviflora (guandera); Verbesina nudipes, Saurauia bullosa, S. tomentosa (moquillo); Oreopanax mucronulatus, O. seemannium (pumamaqui); Brunellia pauciflora; Hedyosmun cumbalense (olloco) y H. luteynii (guayusa); Cletra ferruginea, (yalte), Miconia tomentosa (amarillo), M. pustulata (colca), Cedrela montana (cedro); Ruagea hirsuta (cedrillo); Myrsine coriaceae (arrayán), (arrayán); Polylepis sericea (yagual); Prunus rugosa (pandala); Escallonia paniculata (charmuelán), Frezeria canesnecens (cucharo); Aegiphila monticola (uvillo); Tournefortia scabrida, (matial); Schefflera sodiroi (fósforo); Dicksonia sellowiana (Helecho arbóreo).
El sotobosque y el estrato herbáceo se caracterizan por la presencia de colchones de materia orgánica y hojarasca, las especies frecuentes en esta parte son: Gunnera brephogea (oreja de elefante); Macleania cordifolia (hualicón); Rubus bogotensis (mora), etc. Guzmania sp (bromelias). La importancia de estos bosques radica no solo en la protección de las cuencas hidrográficas altas “cabeceras” del DMQ, sino que también poseen un enorme potencial farmacéutico, además de conservar los suelos (Lozano et al, 2010:149).
Bosques Bajos y Arbustales altoandinos paramunos
Se encuentran distribuidos en un rango altitudinal que va desde los 3.600 hasta los 4.100 msnm, con una precipitación anual de 1.000 a 1.500 mm y una temperatura promedio de 4 a 8 grados. Se localiza en las zonas altas del Atacazo, Pichincha, Sincholagua, vía Antisana, vía al Cerro Puntas, El Cinto, Yanacocha, y otras áreas cercanas a los páramos.
Las especies arbóreas típicas, son: Alnus acuminta (aliso), Polylepis incana (polilepis); Juglans neotropica (nogal); Buddleja incana (quishuar); B. pichinchenses; Prunus serotina (capulí); Vallea stipularis; Myrcianthes rhopaloides (arrayan); Gynoxis buxifolia; Senna mutliglandulosa (porotillo); Solanum grandifolium; Baccharis trinervis (chilca negra); Salvia pichinchensis; Ambrosia arborescens (marco); Barnadesia arborea (espino chivo); Dalea coerulea; Otholobium mexicanum (trinitaria); Rubus rubustus (mora); en cuanto a arbustos se reporta la presencia de Chuquiraga jussiue (chuquirawa); Opuntia cilíndrica (espino blanco). Las principales plantas herbáceas asociadas a estos remanentes arbustivos son: Pennisetum clandestinum (pasto kikuyo); Holcus lanatus (pasto); Poa annua (pasto); Anthoxanthum odoratum (pasto); Oxalis lotoides (chulco); Bidens andicola (nachag); Urtica leptophylla (ortiga blanca); Carceolaria tripartita (bombas); Carceolaria ericoides; Equisetum bogotensis (cola de caballo); Alonsoa meridionalis (guiguis). Bidens leucantha; Taraxacum officinale (diente de león); Sonchus oleracea (canayuyo); Plantago mexicanun (llantén rojo); Peperomia gallioides (congona); Marrubium vulgare; Solanum caripense (tzimbalo); Solanum nigrecens (hierba mora); Mintostachys mollis (poleo); Triphyllum repens (trébol); Medicago hispida (alfalfilla); Salvia rumicifolia; Gnaphalium roseum; Salpicrhoa diffusa (shutala); Rumex acetocella; Rumex obtucifolius (lengua de vaca); Veronica peregrina; Stachys elliptica (muru muru); Erodium cf. cicutatum; Monnina obtusifolia (ivilan) y Cynodon dactylum (grama) una especie de pasto muy común tanto en los muros como en los sitios de páramo. La estructura original de este tipo de formación ha sido transformada casi totalmente en la mayor parte de zonas andinas, sin embargo dentro del Distrito Metropolitano de Quito, es posible encontrar algunos remanentes que albergan un número importante de elementos de flora nativa y fauna propia de estos ecosistemas (Lozano et al, 2010:150).
Bosques altimontanos norte andinos de Polylepis
Se encuentra en los rangos altitudinales sobre los 3.600 msnm, con una precipitación de 1.250 a 1.500 mm y una temperatura promedio de 4 a 8 grados. Varios remanentes se localizan en la vía Quito – Papallacta; en el Tambo y Yanacocha. Este tipo de vegetación es común encontrarlo en quebradas alrededor de las lagunas y en las laderas de las montañas, se encuentra distribuida en forma de parches o islas de vegetación.
Esta formación está caracterizados por la presencia dominante de Polylepis incana, Escallonia myrtilloides, Oreopanax argentatus; pero también están presentes Gynoxis hallii, Dyplostephium sp., Buddleja incana (quishuar), Miconia barclayada, M. pustulata, M. salicifolia, M. ochracea, Axinaeae quitense, Brachyotum alpinum, Vallea stipularis (sacha capulí), Neurolepis aristata, Weinmannia brachystachya, W. pinnata, Disterigma acuminatum, Oreopanax ecuadorensis, Diplosthepium floribundun, Symplocos fimbriata, Escallonia myrtilloides, Ribes hirta, Blechnun schomburguii, Hesperomeles heterophylla.

Estos bosques de altura son considerados muy importantes ya que constituyen refugios de vida silvestre. Pero debido a la continua tala y quema, se han reducido drásticamente, en la actualidad se los observa como remanentes islas y/o pequeños manchones distribuidos entre las zonas de paramos (Lozano et al, 2010:151).
Bosques montanos pluviales de los andes del norte
Se distribuyen entre los 1.500 y 2.600 msnm, con una precipitación anual de 2.250 a 3.000 mm y una temperatura de 16 a 20 grados, este tipo de formación vegetal es frecuente en zonas de estribaciones montañosas, con pendientes pronunciadas: parte alta de Nono, Tandayapa, parte posterior del Atacazo, vía Chiriboga, entre otras.
La altura del dosel de estos bosques está entre los 20 y 25 m., las especies más comunes son Guarea kunthiana, Billia colombiana, Casearia pitumba, Meriania tomentosa, Myrcianthes rhopaloides (arrayan), Cedrela montana (cedro), Ficus subandina (higuerones), Cecropia andina (guarumos), Delostoma integrifolium (quiraja), Citharexylum montanum (choto), Hedyosmun cuatrecazanum (tarqui), Weinmannia macrophylla, W. pinnata (encinos), Alchornea grandiceps (ponce); Euphorbia laurifolia (lechero), Hyeronima duquei (motilón grande), H. macrocarpa (motilón chico), Sapium marmierii (cauchillo), Vismia baccifera (achotillo).
El estrato arbustivo presenta algunas especies características entre las frecuentes constan: Tibouchina lepidota (flor de mayo); Myrica pubescens (laurel de cera), Chusquea scandens, C. lehmanii, Chusquea spp., (suro), Dendrophorbiun lloensis, Acalypha diversifolia; Tessaria integrifolia (olivo), las palmas Geonoma weberbauri (macana), G. linearis y Prestoea montana (palmito), Palicourea amethystina, Cinchona pitayensis (cascarilla), Hedyosmum anisodorum (granizo); los helechos arbóreos Cyathea caracasana; C. straminea. El sotobosque está representado por algunos arbustos y herbáceas como: Cyclathus bipartitus; Renealmia andina; Miconia debilis; Diplazium sp.; Tectaria cf. Antioquiana. Estos bosques son muy valiosos ya que conforman la cuenca media y alta de los diferentes ríos que nacen de las estribaciones del DMQ; de su estabilidad depende la provisión de agua y el equilibrio ecológico. En la actualidad estos bosques se hallan bastante fragmentados (Lozano et al, 2010:153).
Bosque siempre verde estacionales montano bajos de los andes del norte
Se distribuye entre los 600 y 1.500 msnm, con una precipitación de 1.500 a 3.000 mm y una temperatura de 18 a 20 grados, presentan altos porcentajes de humedad relativa en el ambiente debido a la presencia constante de neblina. En el DMQ estos bosques se localizan en el Río Cinto, Chiriboga, Nanegal, Pacto, Mashpi, etc.
El dosel del bosque o estrato superior presenta una altura promedio de entre 20 y 25 m, aunque se registran algunos árboles emergentes de hasta 30 m. Las especies comunes en esta formación son: Cedrela montana (cedro) y Billia colombiana; Otoba gordoneifolia (caracha coco); Carapa guianensis (tangare); Ocotea floribunda (alpa Blanco); Calatola costarricense; Nectandra laurel (canelo); Brunellia comocladifolia (cedrillo); Licania corymbosa (canelo); Meliosma arenosa; Dussia lehmanii; Weinmannia rollotii (encino); W. pinnata (encino rojo); Pouteria bilocularis (caimitillo); Hyeronima macrocarpa (motilón); Clusia flaviflora; C. multiflora; Nectandra acutifolia (Canelo allpa); Ocotea cernua, O. rugosa, O. oblonga (Canelos o alpa); O. floribunda (Aguacatillo blanco); O. infrafaveolata (alpa negro); Persea sp., (aguacatillo); Turpinia occidentales; Meriania maxima (mayo); Ruagea hirsuta; Croton magadalensis (drago). La mayoría de los árboles presentan sus troncos y ramas cubiertos por musgos, hepáticas, epifitas y trepadoras, las especies más comunes de este grupo son: Pecluma divaricada (helechos); Adiantum concinum; Asplenium serratum; Guzmania monostachya (huicundo); Monstera lechleriana (anturios) (Lozano et al, 2010:154)
Bosques pluviales piemontanos de los andes del norte
Esta formación se ubica en el rango altitudinal menor a los 600 msnm, posee una precipitación entre 1.750 a 4.000 mm y una temperatura promedio entre 20 a 24 grados, se distribuyen en zonas colinadas con cordilleras bajas. Se ubica en la zona más occidental del DMQ: Guayabillas vía a Mashpi. En estas zonas se produce una mezcla de especies de los bosques húmedos tropicales de tierras bajas y los bosque de montaña, por lo que esta formación constituye una zona de transición. Entre las especies más frecuentes constan: Cornus peruviana, Billia colombiana, Croton floccosus, Hyeronima macrocarpa, Nectandra membranacea, Guarea kunthiana; Ocotea floccifera (canelo); Dussia lehmanii (algodoncillo); Minquartia guiannesis (guayacancillo); Piptocoma discolor (pigue); Eschweilera caudiculata (tete); Eugenia florida (guayabillo); Pouroma bicolor (uva de monte); Posoquera maxima (pantanol); Matisia soeguensii (sare); Virola calophylla (chalviandes); Heisteria acuminata (naranjo); Piptocoma iscolor (pichulan); Calliandra pittierii (tura); Inga densiflora (guabo); Ficus cuatrecassana (matapalos); Myrsine coriacea (turpial); Oenocarpus bataua (chapil); Ochroma pyramidale (balsa); Otoba gordoneifolia (sangre de gallina); Zanthoxylon quinduense (limoncillo): Cyathea lasiosora (helechos arbóreos); Wettinia quinaria (chonta); Acalypha diversifolia; Vernonanthura patens (chilca), Baccharis trinerve; Piper aduncum (cordoncillo); Acnicthus arborescens (cojojo); Toxicodendrum striatum (caracha); Tessaria integrifolia (olivo) entre otras.
Los Troncos de los árboles en esta formación están cubiertos por epífitas, lianas y trepadoras las más comunes musgos especialmente del genero Sphagnum, hepáticas y Bromelias como: Thillandsia sp., Aechmea sp., y Guzmania sp., helechos como: Tersipchore lanigera; Trychomanes angustatum; Salpiclaena volubilis (helecho trepador). Algunas lianas como: Bauhinia tarapotense, Clusia sp. Esta vegetación es una continuación del bosque denominado “Choco”, que es una bioregión de alto endemismo. Por otro lado son bosques que presentan un alto grado de intervención provocada principalmente por la explotación forestal, por la agricultura extensiva y por las quemas practicadas para el desarrollo de la agricultura, además de los cultivos extensivos de palmito (Lozano et al, 2010:156).
Este conjunto de bosques, ubicados en los flancos de la cordillera son también llamados -genéricamente- como bosques nublados, ya que estos paisajes se hallan la mayor parte del año cubiertos por nubes; estos bosques son sistemas ambientales complejos y muy vulnerables, presentan una alta variedad de ecosistemas y de especies por unidad de área. Los bosques nublados ofrecen servicios irremplazables a las sociedades, así, regulación hídrica, intercepción de humedad de la neblina, abastecimiento de agua para consumo local, suministro de agua para generación de energía eléctrica, alta diversidad de hábitats para flora y fauna silvestre, reservorios de variabilidad genética, etc. Sin embargo las altas montañas y los frágiles ecosistemas de los bosques nublados experimentan una continua disminución de sus superficies y de su calidad (Brown y Kappelle, 2001).
Los bosques nublados -al igual que los páramos- juegan un papel crucial en la protección de las cuencas hidrográficas ya que éstos se ubican en las cabeceras de esteros y ríos. Los cambios del uso de suelo en estos ecosistemas afectan a la calidad del agua, no obstante la importancia de los bosques nublados montanos radica en su capacidad de capturar la humedad atmosférica (fenómeno que es conocido como lluvia horizontal), el volumen del agua capturada por la lluvia horizontal puede alcanzar cientos de milímetros al año; los valores típicos se sitúan entre 5% y 20% del volumen normal de lluvias. Si se eliminan los bosques nublados se pierde la masa de superficie foliar y la abundante vegetación que crece sobre las ramas y los troncos de los árboles que son capaces de interceptar la humedad ambiental; de esta manera también se pierde, o al menos se reduce en gran proporción el fenómeno de la lluvia.
La tala de bosque provoca el deterioro de las características de infiltración del suelo lo que a su vez puede degradar el sistema de caudal de aguas en las zonas de los estratos internos; en las áreas de pocas lluvias donde existen aun remanentes de vegetación, los árboles constituyen fuentes de intercepción de líquidos que favorece la vida no solo de organismos silvestres sino también de ganado doméstico (Brown y Kappelle, 2001).

        1. Bosques secos



Se localizan en los valles interandinos de clima seco, a una altitud de 1.300 a 3.200 msnm, presentan precipitaciones anuales entre los 0 a 500 mm, con temperaturas promedio de 22 oC; es el caso de áreas como: San Antonio, Guayllabamba, Calderón, Ilaló, Perucho y Tababela.
Bosque seco interandino
Este tipo de vegetación se ubica a una altitud de 1.300 a 3.200 msnm, se caracteriza por adaptarse a áreas de clima muy seco con promedios de precipitación que fluctúa entre los 500 mm anuales, a una temperatura que oscila entre 16 a 22oC. Estos bosques son dominantes en los valles del sector centro y norte del DMQ: Pomasqui, Guayllabamba; Mitad del Mundo, San Antonio, Perucho, Ilaló, Tababela, Calderón, Casitagua. Las principales especies de árboles que se encuentran en este tipo de formación son: Schinus molle (molle); Acacia macracantha (algarrobo o faique), Prosopis spinosa; Caesalpinia spinosa (guarango), Inga insignis (guaba navaja), Tecoma stans (cholán); Mimosa quitensis (uña de gato); Opuntia ficus indica (tuna); Opuntia soedestromiana (tuna pequeña); Ricinus comunis (higuerilla); Cnidosculus urens (pringamosca); Jatropa gossipifolia; Onoseris hissopifolia (taxana); Agave americana (cabuyo); Furcraea andina (cabuya negra); papaphorus (paja); Lycianthes licioides; Nicotiana rustica; Echeverria quitensis (siempre viva); las bromelias Thillandsia secunda y T. frasseri; Thillandsia recurvata, T. frasseri y T. usneoides; Croton mosquerae (mosquera); Cheilantes bonariensis, C. myriophyllum (helechos) (Lozano et al, 2010:156).

Vegetación ribereña del piso montano xerofítico 1.300-2.500
Este tipo de vegetación está asociado a estribaciones montañosas y riberas de cuencas de algunos ríos andinos, en altitudes entre 1.300 a 2.500 msnm, con una precipitación promedio de 500 a 1.000 mm y una temperatura promedio de 14 a 16o C. En el DMQ, este tipo de paisaje natural se lo puede encontrar en las riveras del Río Chiche, Guayllabamba, San Pedro y Pisque.

Las principales especies de árboles y arbustos que se encuentran asociados a este tipo de formación son: Schinus molle (molle); Morus insignis (árbol de mora); Inga insignis (guaba navaja); Prunus cerotina (capulí); Acacia macracantha (faique), Prosopis spinosa (algarrobo); Caesalpinia spinosa (guarango), Inga insignis (guaba navaja), Tecoma stans (cholán); Mimosa quitensis (uña de gato); Nicotiana rustica; Ricinus comunis (higuerilla); Cucurbita pepus (zambo), entre otras (Lozano et al, 2010:57).

        1. Arbustales húmedos



Arbustales bajos y matorrales altoandinos paramunos
Este tipo de vegetación está asociada a las formaciones de pajonales, distribuida en los mismos sitios y generalmente se las encuentra formando islas o franjas dispersas de arbustos que no superan los 2 m de altura. Esta formación vegetal se distribuye a partir de los 3.600 a los 4.200 msnm, con una precipitación de 1.250 a 1.500 mm y una temperatura promedio de 4 a 6 grados. Se localizan en las áreas de páramos del Pichincha, Sincholagua, Atacazo, Papallacta, subiendo de Checa hacia el cerro Puntas y el Antisana.
Algunas de las principales especies de arbustos que se encuentran en esta formación son: Gynoxis hallii, Diplosthephyum lavanduefolium, Baccharis odorata, Pentacalia arbutifolia, Monticalia vaccinioides; Brachyotum alpinum; Escallonia myrtilloides, Dalea coerulea (iso), Ribes ecuadorensis, Puya hamata, Brachyotum alpinum, Diplostephium antisanense, Diplostephium rupestre, Diplostephium hartwegii, Neurolepis aristata, entre otras.

Las plantas herbáceas más frecuentes son: Azorella pedunculata y A. aretioides; Valeriana rigida; Plantado rígida, Wernería nubigena, Hipochoeris sessiliflora, Oreobulus obtusangulus, los musgos Sphagnum sp., Campylupus sp., y Dicranum sp., (briophyta). Loricaria thuyoides (jata), Oritrophium peruvianum, Diplostephium rupestre, Cortaderia sericantha, Bromus lanatus, Cortaderia bifida (xixe), Huperzia crassa (pteridophyta), Valeriana plantaginea, Disterigma empetrifolium (urcumote), Pernettia prostata (taglli) (Lozano et al, 2010:160).
Arbustal montano de los andes del norte
Se localizan entre los 2.400-3.300 msnm, con una precipitación promedio de 1.000 a 1.500mm y una temperatura promedio de 8 a 18o C. En el DMQ se localiza en la vía a Papallacta, Sincholagua, Antisana, Pichincha, y alrededores de la ciudad de Quito.
La vegetación original se mantiene en forma de remanentes pequeños, que generalmente se encuentran en quebradas. Las especies arbóreas características de esta formación son: Tecoma stans (cholán); Alnus acuminata (aliso); Phyllanthus salveifolius (cedrillo);

Cedrela montana (cedro andino); Myrcianthes rhopaloides (arrayán); Oreopanax mucronulatus (pumamaqui); Solanum crinitipes, Cestrum peruvianum; Inga insignis (guaba navaja); Vallea stipularis (sacha capulí); Prunus serotina (capulí); Buddleja bullata (quishuar); Schinus molle (molle), entre las principales. En cuanto a los arbustos, constan: Baccharis latifolia (chilca); Phenax rugosa; Bohemeria fallax; Barnadesia parviflora; Durantha triacantha (motecaha); Piper barbatum (nudillo); Badilloa salicina; Otholobium munyense, O.mexicanum (trinitaria); Cleome anomala; Cytharexylon montanum; Dalea mutissii; Hesperomeles heterophylla; Monnina obovata; Cortaderia nitida (sigze); Coriaria ruscifolia (shanshi); Brugmansia sanguinea (guanto); Euphorbia laurifolia (lechero), etc (Lozano et al, 2010:161).

        1. Arbustales secos



Arbustal seco interandino
Este tipo de vegetación está asociado a estribaciones montañosas y riberas de cuencas de algunos ríos andinos, en altitudes entre 1.300 a 2.500 msnm, con una precipitación promedio de 500 a 1.000 mm y una temperatura promedio de 14 a 16oC. Los sitios característicos con este tipo de vegetación son los sectores de Pomasqui, Guayllabamba; Mitad del Mundo, San Antonio, Perucho, Ilaló, Tababela, Calderón, Casitagua.
Las especies de arbustos y herbáceas frecuentes en esta formación son: Opuntia ficus indica (tuna); Opuntia soedestromiana (tuna pequeña); Dodonea viscosa; Ricinus comunis (higuerilla); Cnidosculus urens (pringamosca); Onoseris hissopifolia (taxana); Agave americana (cabuyo); Furcraea andina (cabuya negra); Lycianthes licioides; Echeverria quitensis (Siempre viva); las bromelias Thillandsia secunda y Racinae frasseri; Thillandsia recurvata, T. frasseri y T. usneoides; Croton mosquerae (mosquera); Cheilantes bonariensis, C. myriophyllum (helechos); Los pastos Stipa ichu (pajilla); Aristida guallabambensis; Aristida adscensionis (paja); entre otras. Las especies de herbáceas frecuentes entremezcladas con los arbustos son: bromelias Thillandsia secunda y T. frasseri; Thillandsia recurvata, T. frasseri y T. usneoides; Cheilantes bonariensis, C. myriophyllum (helechos); Los pastos Stipa ichu (paja); Aristida guallabambensis (pajilla); entre otras. (Lozano et al, 2010:162)

        1. Herbazales húmedos



Vegetación geliturbada y edafoxerofila subnival paramuna
Este tipo de formación se localiza entre los 4.200 a 4.400 msnm, con una precipitación de 1.500 a 1.750 mm y una temperatura promedio de 2 a 4oC; en el área de estudio se encuentra asociada a zonas rocosas y suelos arenosos. El sitio más representativo en el que se encuentra este tipo de vegetación es el sector del Sincholagua, laderas del Volcán Pichincha.
La vegetación en su mayoría está representada por plantas herbáceas, acaules y en forma de alfombra, las especies más importantes registradas en esta formación son: Plantago rigida, Eryngium humile, Azorella pedunculada, Hypochoeris sessiliflora, Lasiocephalus ovatus, Loricaria thuyoides, Werneria nubigena, Xenophyllum roseum,

Hypericum aciculare, Arcytophyllum filiforme, Geranium multipartitum, Sisyrrinchium

palustre, Nototriche hartwegii, Agrostis foliata (paja), Huperzia crassa, Valeriana rigida (valeriana), Calandrinia acaulis, entre otras. Esta vegetación que es sin duda alguna el límite de vegetación en los Andes, soporta heladas, nieve, granizadas, son plantas adaptadas a estos climas adversos (Lozano et al, 2010:163).
Bofedales Altoandinos Paramunos
Este tipo de vegetación se encuentra en los márgenes, en las orillas y alrededor de las lagunas, en depresiones de valles donde se forman grandes extensiones de almohadones, en altitudes sobre los 3.900 msnm, y precipitación de 1.250 a 1.500 mm, con una temperatura promedio de 2 a 4oC. Esta formación vegetal pasa casi todo el tiempo anegada, en algunas áreas son usados para realizar actividades ganaderas (vía Antisana).
Las principales especies vegetales son: Cortadería sericantha (Poaceae) y Rhynchospora sp. (Cyperaceae). En cuanto a herbáceas y plantas acuáticas se reporta: Isoetes sp., Carex sp., Azorella pedunculata y A. aretioides, Elatine ecuadorensis, Potamogeton filiformis (Lozano et al, 2010:164).
Pajonales Altimontanos y montanos paramunos
Este tipo de formación vegetal es más frecuente en las zonas montañosas altas sobre los 3.600 msnm, con una precipitación de 1.000 a 1.250 mm, y una temperatura de 2 a 6oC. Se localiza en las zonas altas del Pichincha, Antisana, Sincholagua, Cerro Puntas, Atacazo y Papallacta.
Las especies vegetales más importantes pertenecen al grupo de gramíneas que forman los denominados pajonales, asociados a estos se pueden encontrar algunos especies de

hierbas pequeñas y arbustos: Calamagrostis intermedia, Calamagrostis effusa, Festuca dolichophylla, Stipa ichu, Cortaderia nitida, Cortaderia secunda, Pernnetia prostata; Neurolepis aristata, Rhynchospora sp.; Gynoxis buxifolia; G. hallii; Ribes sp; Lepechinia benthonicifolia; Brachyotum ledifolium; Siphocampylos giganteus; Puya hamata (achupalla), Chuquiraga jussiue (chuquiragua); Aristeguia glutinosa (matico);

Dalea mutisii; Castilleja fissifolia, Gentiana sedicifolia, Halenia weddeliana (tarugocacho); Gunnera magallanica; Ranunculus peruvianum, Geranium diffusum, Lachemilla orbiculata (orejuela), Plantago rigida, Acaena ovalifolia, Lupinus sp., Bomarea caldasii, Valeriana microphylla (valeriana), Huperzia crassa, Lycopodium

clavatum, entre otras (Lozano et al, 2010:165).
Pajonales edafocerofilos altimontanos
Este tipo de formación vegetal probablemente es la más frecuente en las diferentes áreas de páramos dentro del DMQ, se caracterizan por la presencia de especies herbáceas particularmente de gramíneas conocidas como “pajas”, por lo que estas formaciones toman el nombre local de pajonales. Se localiza en las zonas altas del Pichincha, Antisana, Sincholagua, Cerro Puntas, Atacazo y Papallacta; comparte los mismos sitios de los pajonales anteriormente descritos, pero por condiciones de pendientes y vientos, se ven más secos en la vía Antisana, Sincholagua, Papallacta, entre otras. Se encuentran en zonas de estribaciones con pendientes fuertes y en crestas montañosas, sobre los 3.500 msnm, una precipitación de 1.000 a 1.750 mm y una temperatura de 2 a 4 grados.
Algunas especies arbustivas y herbáceas frecuentes son: Calamagrostis intermedia (paja negra), C. effusa (paja blanca), Festuca dolyochophylla (paja), Stipa ichu (ichu), Bartzia laticrenata, Castilleja fissifolia, Gentiana sedifolia, Halenia sp., (cacho de venado), Ranunculus praemorsum, Geranium multipartitum, Lachemilla orbiculata, Lupinus microphyllus, Stachys elliptica, Bomarea glaucescens, Rumex obtucifolia (gulac), Valeriana microphylla (valeriana), Huperzia crassa, Lycopodium clavatum, Solanum sp., Ribes sp. Berberis sp., Algunas orquídeas terrestres de los géneros Aa sp.y Elleanthus sp., entre otras (Lozano et al, 2010:166).

        1. Herbazales secos



Vegetación saxícola montana interandina de los andes del norte
Vegetación ubicada con frecuencia en laderas abruptas erosionadas o pedregosas y afloramientos rocosos, en altitudes entre los 1.900 a 2.600 msnm, con una precipitación de 500 a 1.000 mm y una temperatura promedio de 14 a 16 grados. En el DMQ, se localiza en los cañones de los ríos Chiche, Pisque, Guayllabamba y Cinto.
La vegetación dominante de esta formación corresponde a Opuntia soedestromiana (tuna pequeña); Dodonea viscosa; Ricinus comunis (higuerilla); Cnidosculus urens (pringamosca); Jatropa gossipifolia; Onoseris hissopifolia (taxana); Agave americana (cabuyo); Furcraea andina (cabuya negra); Papaphorus sp., (paja); Lycianthes licioides; Nicotiana rustica; Echeverria quitensis (siempre viva); las bromelias Thillandsia secunda y T. frasseri; Thillandsia recurvata, T. frasseri y T. usneoides; y Croton mosquerae (mosquera) (Lozano et al, 2010:167).
Herbazal montano
Generalmente se localizan entre los 2.400-3.300 msnm, con una precipitación promedio de 1.000 a 1.500 mm y una temperatura promedio de 8 a 18 oC. Este tipo de formación es bastante frecuente en los valles interandinos, se distribuye generalmente en las cuencas de quebradas y en remanentes en zonas montañosas. En el DMQ se lo encuentra en la vía a Papallacta en la que presenta un fuerte nivel de intervención que ha reducido su superficie considerablemente.
Las plantas herbáceas comunes son: Althernantera porrigens (moradilla); Muehlembeckia tannifolia (angoyuyo); Panicum polygonatum (angoyuyo); Bidens andicola, B. leucantha (pacunga); Anthoxathum odoratum (pasto); Holcus lanatus (pasto); los helechos Thelypteris sp., Polypodium heteromorphum; Nyphidium crassifolium, Asplenium phraemorsum, Pellaea ternifolia, Cheilantes bonariensis, entre las principales. Esta vegetación corresponde a un tipo de regeneración secundaria dominada por herbazales no mayores a 1 metro, su mantenimiento y cuidado aporta a la recuperación natural de los bosques montanos, que estuvieron antes de ser talados y que el actual ecosistema vegetal domine la cobertura actual (Lozano et al, 2010:168).
(Mapa 1. Ecosistemas del DMQ)

        1. Remanencia de los paisajes naturales



La cifra sobre el porcentaje de remanencia de los paisajes naturales del DMQ, varía según los autores, es así que, según el Mapa de Cobertura Vegetal del DMQ a escala 1:25.000, propuesto por la Secretaria del Ambiente (Lozano et al, 2010) el porcentaje de cobertura alcanzaría el 62,9%. Existen otros autores que plantean cifras más conservadoras, así, de acuerdo a Ganzenmüller (Ganzenmüller, 2008 citado en DMA, 2008:61) la superficie remanente del DMQ ascendería a un 35%. Y de acuerdo al CISMIL (CISMIL, 2006 citado en PNUD - CISMIL - MDMQ, 2008:195) la superficie de vegetación natural remanente sumaría aproximadamente un 20%. Siguiendo la última fuente expuesta, las parroquias con mayores porcentajes de remanencia de vegetación silvestre constituyen, Pifo, Píntag y Checa (48% de su superficie); por el contrario, las parroquias con los menores porcentajes de remanencia constituyen Alangasí, Amaguaña, Calderón, Conocoto, Cumbayá, Gualea, Llano Chico, Nanegalito,Nayón, Pacto, San Antonio, Zámbiza y el resto de parroquias urbanas, las cuales presentan una remanencia menor al 10% (Cuadro 2) (PNUD - CISMIL - MDMQ, 2008:195).
(Cuadro 2. Comparación parroquial de los porcentajes de superficie con vegetación natural remanente.)

(Recuadro 1)

        1. Diversidad de Especies



Los ecosistemas de las estribaciones de los Andes, se caracterizan por presentar una alta variedad de especies silvestres, lo cual se deriva de la alta heterogeneidad geográfica y por la gradiente altitudinal de la cordillera. En estos ecosistemas, las plantas vasculares, los invertebrados (insectos, arácnidos), vertebrados (ranas de cristal, preñadillas, colibríes) y ciertas especies de epifitas (orquídeas, musgos, helechos), alcanzan su mayor grado de diversificación. Otros paisajes de los Andes como los valles interandinos secos presentan una baja diversidad de especies, no obstante contienen una alta proporción de especies endémicas (MECN-DMA, 2007 citado en DMA, 2008.:65).
Las áreas verdes urbanas, como el Parque Metropolitano Guangüiltagua, las laderas del Pichincha, Ilaló, y el Parque Itchimbía, presentan una baja diversidad, situación que se debe al alto grado de transformación a la que han sido sometidos los hábitats originales, mismos que desde inicios del siglo anterior fueron transformados a monocultivos de especies exóticas (plantaciones de eucalipto); sin embargo, dentro de estos paisajes existen pequeños remanentes de vegetación arbustiva, donde aún se conservan poblaciones relictuales de vertebrados e invertebrados, varias de las cuales están categorizadas como amenazadas; en el caso del Parque Itchimbía, llama la atención que dentro de sus áreas verdes, durante los meses de verano, se puede avistar varias especies de aves migratorias.
Flora
De acuerdo al catálogo de plantas vasculares, en el territorio ecuatoriano existen aproximadamente 15.855 especies de plantas. En los ecosistemas del DMQ, se reporta la presencia de 2.230 especies de plantas vasculares (Municipio del Distrito Metropolitano de Quito, Dirección Metropolitana Ambiental, Museo Ecuatoriano de Ciencias Naturales, 2009:46), la mayor cantidad de estas se concentran en las estribaciones occidentales del DMQ (MECN-DMA, 2007 citado en DMA, 2008:65).
Mamíferos
A nivel nacional se reporta la existencia de 368 especies, en el DMQ este grupo de fauna tiene una representación de 111 especies, de las cuales la mayoría se distribuyen en la zona baja del Distrito, siendo los bosques de Mashpi y el Chalpi-Saguangal, los más diversos del DMQ. El grupo de mamíferos con mayor cantidad de especies constituyen los roedores, estos agrupan 38 especies (Municipio del Distrito Metropolitano de Quito, Dirección Metropolitana Ambiental, Museo Ecuatoriano de Ciencias Naturales, 2009:46).

Para los expertos, los mamíferos con mayor necesidad de estudio, no solo por falta de datos sino también por su condición de vulnerabilidad, constituyen, el oso de anteojos (Tremarctos ornatos) -registrado en los bosques de Yanacocha, Verdecocha, Maquipucuna, Pahuma, Cambugán y en el Bosque las Palmas- el puma (Puma concolor), soche (Mazama rufina), mico (Cebus albifrons aequatorialis) y algunos micromamíferos como el murciélago de listas blancas (Platyrrhinus nigellus) y el ratón andino (Nephelomys moerex) (MECN-DMA, 2007 citado en DMA, 2008:66).
Aves
De acuerdo al catálogo de especies de aves del Ecuador, en el país existen 1.616 especies; para el Distrito se reporta 540 especies (33,4%). En el DMQ las aves están distribuidas en todos sus ecosistemas, no obstante su distribución es heterogénea, siendo el Bosque de neblina montano el que contienen mayor número de registros: 627 especies, a continuación está el Bosque siempre verde piemontano alto, con 294 especies y el Bosque siempre verde montano bajo con 185 especies.
Dentro de la urbe, la riqueza de especies de aves es muy reducida, es así que en los parques de recreación se han registrado aproximadamente unas 35 especies, entre las cuales constan aves muy comunes como gorriones, mirlos, tórtolas, kindes, wirakchuros, lechuzas, Quilicos, etc.
En el DMQ el ave más grande que ha sido registrada constituye el cóndor (Vultur gryphus), al cual se lo puede observar en el Guagua y Rucu Pichincha (Carrión, 2007 citado en DMA, 2008:66). Otro danto interesante, es que el Distrito, entre los meses de septiembre y abril, recibe la visita de varias especies de aves migratorias, de las cuales 25 especies son boreales, cuatro australes y una intertropical; para el caso particular del parque Itchimbía se reporta el avistamiento de Anas discors (Anatidae: Anseriformes), Larus atricilla (Laridae: Charadriiformes) y Tringa solitaria (Scolopacidae: Charadriiformes). (MECN-DMA, 2007 citado en DMA, 2008:63).
Dentro del Distrito existen tres áreas importantes para la conservación de aves silvestres, estas son (i) Milpe, (ii) Maquipucuna-río Guayllabamba y (iii) estribaciones occidentales del volcán Pichincha hasta el sector de Mindo; estas áreas presentan un alto grado de diversidad, además albergan especies de aves amenazadas, especies de distribución restringida y especies vulnerables. Sin embargo, también aquellas áreas están sometidas a fuertes amenazas (ampliación de la frontera agrícola, deforestación, urbanización), razón por la cual organizaciones internacionales como Bird Life International calificaron a aquellos bosques como puntos IBA (Important Bird Area: áreas importantes para la conservación de aves silvestres) (MECN-DMA, 2007).

Herpetofauna

En el Ecuador existen 420 especies de anfibios y 390 especies de reptiles. Para el área del DMQ se reportan 90 especies de anfibios y 49 de reptiles (Municipio del Distrito Metropolitano de Quito, Dirección Metropolitana Ambiental, Museo Ecuatoriano de Ciencias Naturales, 2009:49); la riqueza de este grupo de fauna está directamente relacionada a la gradiente altitudinal, concentrándose una mayor diversidad de especies en las áreas más bajas; los bosques nublados, como aquellos ubicados en la vertiente occidental del volcán Pichincha, son muy importantes ya que presentan especies de anfibios y reptiles, de distribución restringida; en estos bosques se reportan 53 especies de anfibios y reptiles, distribuidas específicamente entre el sur de Colombia y norte del Ecuador (Municipio del Distrito Metropolitano de Quito, Dirección Metropolitana Ambiental, Museo Ecuatoriano de Ciencias Naturales, 2009:49)

En las zonas urbanas la diversidad de estos grupos es muy baja, ya que son organismos que tienen altas demandas ecológicas; una de las ranas que mejor se ha adaptado a las transformaciones del hábitat es la rana de Quito (Pristimantis unistrigats) la cual es posible hallarla en los parques y jardines (MECN-DMA, 2007 citado en DMA, 2008:66).

Fauna acuática

Los peces en el territorio ecuatoriano están representados por 642 especies; en el Distrito se han identificado 21 especies, de las cuales 15 son nativas y 6 introducidas. La mayor diversidad íctica se encuentra en las áreas bajas del DMQ. Al ascender la cordillera la diversidad de peces disminuye muy rápidamente, a 1000 m. de altura se reporta entre 5 y 10 especies, mientras que a 2000 m. se reporta una o dos especies, siendo la preñadilla (Astroblepus sp.) la especie de mayor frecuencia (Municipio del Distrito Metropolitano de Quito, Dirección Metropolitana Ambiental, Museo Ecuatoriano de Ciencias Naturales, 2009:50).

Para el caso de los macroinvertebrados acuáticos, se han encontrado 8 Clases, 19 Órdenes, 69 familias y 133 géneros, con una predominancia de la Clase Insecta. Los géneros de macroinvertebrados más abundantes son Atanatolica, mosca de la piedra (Leptoceridae), y Leptohyphes, mosca de mayo (Leptohyphidae) (MECN-DMA, 2007 citado en DMA, 2008:66).

Endemismos

Las especies endémicas constituyen organismos que están confinados a determinadas zonas del territorio. Bajo este criterio, se señala que dentro del DMQ existen 254 especies de plantas vasculares endémicas, cantidad que representa el 11 % del total de especies reportadas para el DMQ (Municipio del Distrito Metropolitano de Quito, Dirección Metropolitana Ambiental, Museo Ecuatoriano de Ciencias Naturales, 2009:46)
En cuanto a la fauna, los anfibios y reptiles presentan un alto número de especies endémicas, aproximadamente 33 especies son endémicas de Ecuador y de estas, varias están restringidas a las estribaciones del volcán Pichincha. En cuanto a las aves, en el DMQ están registradas 63 especies endémicas regionales, de las cuales una especies de kinde está restringida en el valle del Guayllabamba (Eriocnemis godini) y otra, está restringida a las faldas del Pichincha (Eriocnemis nigrivestis).

En lo referente al endemismo de mamíferos, existen 16 especies endémicas a los ecosistemas sobre los cuales se asienta el DMQ, estas especies habitan principalmente aquellos hábitats de las áreas bajas y en bosques altimontanos; dentro de los mamíferos el grupo con la mayor cantidad de especies endémicas pertenece a los roedores, con un total de 12 especies (MECN-DMA, 2007 citado en DMA, 2008:66).

      1. Diversidad Genética



Constituye las diferentes variedades que tiene una misma especie73; en el Ecuador los estudios de diversidad genética se han orientado principalmente a programas de manejo de las variedades utilizadas en las actividades agropecuarias, mientras que se ha investigado muy poco sobre la variedad genética de las especies de flora y fauna silvestre de los diferentes ecosistemas. Dentro de este tema es importante anotar el caso de la agrobiodiversidad que es el proceso resultante del uso, por parte de las sociedades locales, de la evolución natural de determinadas especies silvestres, las cuales desde antaño fueron sistemáticamente intervenidas para cubrir necesidades consuetudinarias. Bajo este contexto, se observa que la función desempeñada por varias generaciones dedicadas a la agricultura y al fito-mejoramiento, han dejado disponibles recursos que en el presente son el pilar básico para sostener la producción de alimentos (Nieto y Estrella, 2000).
En las tierras altas, particularmente el ecosistema de páramo, ha constituido el sustrato para el desarrollo de procesos de adaptación, selección natural y evolución, dando lugar a una alta variedad genética, expresada en la existencia de muchas variedades cultivables y ecotipos locales. La agrobiodiversidad constituye la base de la seguridad alimentaria de los grupos humanos asentados en las partes altas del DMQ y de los Andes; varias plantas son sembradas en los páramos y han sido parte de la diversidad florística de las alturas andinas desde hace siglos. Entre los cultivos de las tierras altas están los tubérculos como la papa (Solanum tuberosum: Solanaceae), melloco (Ullucus tuberosus: Basellaceae), oca (Oxalis tuberosa: Oxalidaceae) y mashua (Tropaeolum tuberosum: Tropaeolaceae). Otros cultivos de altura son el maíz (Zea mays, Poaceae), quinoa (Chenopodium quinoa, Chenopodiaceae), haba (Vicia faba, Fabaceae) y los chochos comerciales (Lupinus mutabilis, Fabaceae). Varias especies que no son nativas de los páramos se han adaptado bien e incluyen las cebollas (Allium cepa, Alliaceae), col (Brassica oleracea) y nabo (Brassica napus, las dos últimas Brassicaceae), y varios cereales, especialmente cebada y trigo (Hordeum vulgare y Triticum tritice, Poaceae) (Nieto y Estrella, 2000).


1   ...   9   10   11   12   13   14   15   16   ...   34

similar:

Resumen del estado del medio ambiente local: componente aire 49 iconResumen la contaminación es la alteración negativa del estado natural...

Resumen del estado del medio ambiente local: componente aire 49 iconC148 Convenio sobre el medio ambiente de trabajo (contaminación del...

Resumen del estado del medio ambiente local: componente aire 49 iconResumen Los problemas ambientales globales ponen de manifiesto la...

Resumen del estado del medio ambiente local: componente aire 49 iconNº 50, Julio, Agosto y Septiembre 2011 la guerra contra el narcotráfico...

Resumen del estado del medio ambiente local: componente aire 49 iconPrimero. Se modifican los anexos 10 y 11 de la Orden de 31 de marzo...
«Boletín Oficial del Estado» de 13 de enero de 1986), 28 de octubre de 1991 («Boletín Oficial del Estado» de 13 de noviembre de 1991),...

Resumen del estado del medio ambiente local: componente aire 49 icon5. 1 contaminación del medio ambiente

Resumen del estado del medio ambiente local: componente aire 49 iconPrograma administracion del medio ambiente

Resumen del estado del medio ambiente local: componente aire 49 iconUn producto amigo del medio ambiente es el que

Resumen del estado del medio ambiente local: componente aire 49 iconContenidos del proyecto transversal de medio ambiente

Resumen del estado del medio ambiente local: componente aire 49 iconBloque ciencias de la tierra y del medio ambiente


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com