Resumen del estado del medio ambiente local: componente aire 49




descargar 0.8 Mb.
títuloResumen del estado del medio ambiente local: componente aire 49
página15/34
fecha de publicación25.12.2015
tamaño0.8 Mb.
tipoResumen
med.se-todo.com > Documentos > Resumen
1   ...   11   12   13   14   15   16   17   18   ...   34

Impacto del estado del medio ambiente



De acuerdo con el Observatorio Ambiental del DMQ (OA-DMQ), la falta de conocimiento de la ciudadanía respecto a la gravedad de los impactos del estado del medio ambiente y las malas prácticas de consumo son algunas de las principales causas de los problemas ambientales del DMQ (OA-DMQ, 2009: 4). Según la encuesta de percepción ciudadana que realizó el Observatorio, los principales problemas ambientales del DMQ son distintos según la zona, así “en las zonas suburbanas preocupa más la contaminación del agua y el suelo, mientras que en las zonas urbanas, especialmente del centro y norte, señalan la polución del aire” (OA-DMQ, 2009: 5).

    1. Impacto en los ecosistemas




      1. Pérdida de biodiversidad y ecosistemas




        1. Superficie remanente de ecosistemas



El mayor impacto, de los factores de presión sobre la biodiversidad, se expresa en una dramática fragmentación y disminución de la superficie de los diferentes ecosistemas del DMQ. De acuerdo a la Secretaría Ambiental (DMA, 2008) y al CISMIL (2008 citado en CISMIL, 2006 citado en PNUD - CISMIL - MDMQ, 2008:195) la cobertura vegetal natural ha sido sustituida y reemplazada en un rango que oscila entre el 70 y 80% lo que implica que la superficie de los ecosistemas del DMQ se mantienen con una remanencia que oscila entre el 20 y 30%; esta proporción es baja, ya que al promedio nacional de remanencia oscila en un 55% aproximadamente.
Los ecosistemas con mayor grado de detrimento constituyen la vegetación interandina de la Sierra -valles húmedos y valles secos- con una reducción de su superficie de un 90%. Mencionados ecosistemas han sido ocupados para dar paso a varios asentamientos humanos. Con respecto a las zonas de páramo, para el 2001, se reporta que este hábitat ha sido transformado hasta en un 25% de su distribución original (Sáenz, 2005, DMA, 2008).

        1. Especies amenazadas



La reducción de la superficie de los ecosistemas y el severo proceso de fragmentación de los hábitats silvestres ha conllevado a que varias especies de fauna silvestre -que a inicios del siglo XX, eran bastante comunes- actualmente sean muy escasas, o en el peor de los casos hayan desaparecido a nivel local; en este contexto, según la UICN 3.244 (16,8%) especies silvestres del Ecuador se encuentran en algún grado de amenaza79 (Sáenz, 2005).
Al evaluar a cuatro paisajes naturales distintivos de la Sierra, subregión norte, que atraviesan al DMQ, se observa que éstos presentan varias especies de fauna y flora bajo algún tipo de amenaza (vulnerable, en peligro o peligro crítico de extinción); estas proporciones, se muestran altas, al ser comparadas con otros paisajes naturales del país, tal es el caso del bosque húmedo amazónico, el cual pese a tener mucha mayor diversidad exhibe menores proporciones de especies amenazadas (Gráfico 3).
(Gráfico 4.1 Comparación de la proporción de especies amenazadas de paisajes de la región Sierra del sector norte: DMQ, con un paisaje de la región amazónica)
Al desglosar los datos expuestos y enfocándonos al caso del DMQ se encuentra que de las 524 especies de aves reportadas para el Distrito, aproximadamente el 10% están amenazadas, de las cuales resalta el caso del cóndor (Vultur gryphus), zamarrito pechinegro (Eriocnemis nigrivestis) y zamarrito gorjiturqueza (Eriocnemis godini). A decir de los expertos estas cifras podrían aumentar, ya que aún no se conoce el estado de las poblaciones de otras especies de aves como por ejemplo, oropéndolas, urracas, loras, tucanes, pavas, etc. (MECN-DMA, 2007 citado en DMA, 2008).
En lo concerniente a la herpetofauna, una especie de rana se reporta como extinta es el jambato (Athelopus insignis). En complemento, 40 especies de ranas están amenazadas, destaca el caso de la rana de cristal (Centrolene helodermata), que está al borde de extinción. En cuanto a los reptiles, la lagartija Anolis proboscis y falso camaleón (Anolis proboscis) se hallan altamente amenazadas (MECN-DMA, 2007 citado en DMA, 2008). En lo referente a los mamíferos, en el DMQ 12 especies se hallan amenazadas, entre las cuales constan el oso de anteojos, ratón acuático, ratón andino de cola corta, el mono aullador, el venado enano, entre otros. (MECN-DMA, 2007 citado en DMA, 2008:67).
Dentro del DMQ, los sitios que albergan un alto número de especies amenazadas son las zonas occidentales del cantón, como Mashpi, en la parroquia de Pacto, y Pahuma, en la parroquia de Nono; en estas zonas se reporta la presencia de 34 especies de plantas vasculares bajo categoría de amenaza, entre los cuales se anota al cedro andino y la palma de cera (usada para la confección de ramos para las procesiones realizadas en la semana santa) (MECN-DMA, 2007 citado en DMA, 2008:67).

      1. Pérdida del suelo



El recurso suelo está sometido a diferentes usos y por lo tanto hay varias formas de impacto. Esta situación puede verse desde dos ámbitos geográficos: el primero en el espacio construido (urbano) y el segundo en el espacio no urbanizado (rural). Uno de los impactos más evidentes en el espacio urbano es la pérdida de las características naturales del suelo, lo cual está proyectado a mediano plazo que alcance las 10.000 hectáreas lo que representa al 2,4% del territorio del DMQ. En total, la pérdida de las características naturales habrá incidido en el 10% de todo el Distrito.
A otro nivel -y dentro de los mismos espacios urbanos- el crecimiento poblacional del DMQ tiene consecuencias directas sobre la ampliación de la mancha urbana aún fuera de los límites establecidos por el PUOS. En el período 2001 – 2008 fueron registrados 353 asentamientos informales. Estas viviendas y actividades se integran a la dinámica urbana con la consecuente pérdida progresiva del suelo conforme se consolidan dichos asentamientos:

(Gráfico 4.2. Asentamientos informales DMQ por Administración Zonal 2001-2008)

La pobreza, más fuerte en las áreas rurales que en las urbanas presiona sobre los recursos y puede verse el efecto, por ejemplo, en la deforestación del noroccidente del DMQ especialmente en las parroquias de Nanegal y Nanegalito. La deforestación conlleva, entre otros cambios, la modificación en el uso del suelo ya que la foresta se transforma en áreas para el pastoreo o para la producción agrícola. La pérdida de cobertura vegetal y del bosque influye en los procesos de degradación del suelo.
La demanda de flores para el mercado internacional y nacional, ha incidido en la instalación de agroindustrias florícolas en las parroquias rurales del DMQ, lo cual tiene diferentes impactos sobre el suelo y el entorno. Uno ellos es la ocupación de suelos antes destinados al cultivo tradicional de productos agrícolas de ciclo corto para el consumo interno, por un relativamente nuevo uso agroindustrial intensivo destinado a otros mercados. Estos suelos están sometidos al uso de agroquímicos y fertilizantes que afecta sus condiciones naturales.

        1. La contaminación de los suelos



El uso de agroquímicos constituye una de las mayores amenazas de contaminación de los suelos. En el caso de las plantaciones de frutillas y lechugas, el estudio realizado por el Municipio del MDMQ e IFA (2007) demostró que las mismas fueron cultivadas en suelos previamente contaminados con agroquímicos que habían sido empleados en otro tipo de cultivos. Dentro de esta misma problemática se registró prácticas de fumigación incontroladas con substancias prohibidas por el impacto negativo que tienen sobre la salud humana y los suelos (MDMQ, IFA, 2007: 97,98).
La inadecuada disposición final de residuos o las malas prácticas en los rellenos sanitarios, traen consigo también problemas de contaminación del suelo. En las áreas antiguas de depósito de los residuos sólidos hay problemas asociados como malos olores, derrames de lixiviados, contaminación del suelo con diversas sustancias y producción de gases contaminantes, principalmente metano. “De CH4 se generaron 9.934 toneladas, casi en su totalidad provenientes de los rellenos sanitarios de Zámbiza y El Inga.” (PNUD, CISMIL, MDMQ, 2008: 204, 219).
La superficie directamente impactada por el depósito controlado de residuos sólidos urbanos en el caso de Zámbiza es de 20 hectáreas y en El Inga 10 hectáreas, a lo cual se suma los antiguos depósitos en las quebradas de La Villa Flora, El Calzado, Santa Anita, Chilibulo y Cochas Azules al sur de la urbe.
Desde el año 2003 hasta la fecha, los residuos recolectados tanto en la ciudad de Quito como en las 33 parroquias rurales es depositado en el Relleno Sanitario del Inga Bajo, los cubetos 1-5 ocuparon un espacio de 6 ha, actualmente se opera el cubeto No. 6 con estimaciones de 20 ha para todo el proyecto que comprende 15 años. (EMASEO, 2009:4).

        1. Las quebradas y el deterioro ambiental en el DMQ



Una cantidad considerable de basura se arroja a los espacios públicos como los parques, caminos, sitios de reunión o en las quebradas. Esta práctica negativa y recurrente en parte de la población afecta especialmente a esos espacios naturales que albergan remanentes de ecosistemas nativos y biodiversidad. Se estima que 60 toneladas diarias se arrojan directamente a los referidos espacios, y una parte de ellos va a las quebradas que son usadas como vertederos clandestinos de residuos y escombros. Este comportamiento y la descarga de aguas residuales afecta a estos sitios particularmente sensibles por sus características ecosistémicas. A pesar de esta importancia no hay información sobre el estado de las quebradas en el DMQ y sobre procesos de recuperación de las mismas.
4.1.3 Cambios en el microclima

        1. Incremento de gases de efecto invernadero



Los inventarios de emisiones realizados por la CORPAIRE cuyos años base son el 2003, 2005 y 2007, muestran las toneladas de gases efecto invernadero emitidas en los años de referencia. De estos datos se puede indicar que el metano es el GEI con menor incremento se emisiones durante el periodo y el óxido nitroso el que tuvo el mayor incremento. Las emisiones de CH4 aumentaron de 9934 ton en el año 2003 a 11720 ton en el año 2007 (como se observa en la tabla 1 del Anexo del capítulo 3). Esto refleja un incremento del 17,98%.
En el caso del N2O, el incremento fue del 72,81% en el periodo de análisis. Sin embargo, cabe destacar que entre los años 2005 y 2007, el aumento de las concentraciones emitidas de este contaminante fue de tan solo el 8,24%.
Por otro lado, las emisiones de CO2, uno de los más importantes gases de efecto invernadero, aumentaron en un 49,14% durante el periodo. Sin embargo, es importante señalar que entre los años 2005 y 2007 las emisiones de CO2 se redujeron en un 11,88%, lo cual es positivo para la mitigación de los efectos del calentamiento global.

        1. Variabilidad climática



Históricamente la variabilidad climática y los eventos climáticos extremos han tenido impactos negativos en la población, incrementando la mortalidad y la morbilidad en las áreas afectadas (Magrin et al., 2007: 583).

        1. Proyecciones de cambio climático en la región



El impacto que tiene sobre el incremento de la temperatura la creciente concentración de GEI permite a los científicos hacer proyecciones confiables del clima futuro (IPCC, 2007a: 99). El sistema climático depende de varios factores que dificultan determinar con exactitud el estado del tiempo dentro de unas pocas semanas, sin embargo
la proyección de los cambios en el clima dentro de 50 años debido a los gases de efecto invernadero es un problema muy diferente y más fácil de resolver […] Es decir, las variaciones a largo plazo debido a cambios en la composición de la atmósfera son mucho más predecibles que los sucesos meteorológicos específicos (IPCC, 2007a: 99).
Las simulaciones que el Panel Intergubernamental ha empleado para pronosticar cambios en el clima de América del Sur se ven limitadas por la incertidumbre de los futuros cambios en el fenómeno de El Niño (Christensen et al., 2007: 892). De manera similar, los pronósticos climáticos para la cordillera de los Andes tienen un grado de incertidumbre por la compleja topografía -y por ende de climas y microclimas- a lo largo de toda la región montañosa (Christensen et al., 2007: 892).
El INAMHI para el pronóstico del clima futuro del Ecuador se basa en los modelos TL59 de Japón y el modelo ECHAM4 de Alemania, estos modelos utilizan una gran gama de información meteorológica, pero estos datos no necesariamente incluyen información específica del Ecuador y de la zona del DMQ (Palacios, entrevista, 2010). Actualmente el INAMHI dispone de proyecciones al 2015, 2030 y finales del siglo XXI, en estos datos se evidencia que las temperaturas tienden a incrementarse, con pequeñas variaciones en el espacio. Por otro lado la cantidad de precipitación sigue siendo variable en su distribución, en algunos lugares se espera un incremento y en otros un decremento (Palacios, entrevista, 2010).
Pese a la gran utilidad de los modelos internacionales, la comparación de sus resultados con la climatología nacional monitoreada por el INAMHI ha encontrado desproporciones, “porque los modelos sobreestiman entre 3, 4 ó 5 desviaciones estándares en valores de la climatología como las precipitaciones específicamente” (Palacios, entrevista, 2010). Una limitación de la red de monitoreo del INAMHI es la poca densidad de estaciones meteorológicas en la región oriental comparada con la región costa y la región sierra, generando una descompensación de datos para realizar una comparación efectiva (Palacios, entrevista, 2010).
Es notorio que el comportamiento preciso de todas las variables meteorológicas esperado a futuro como resultado del CC es bastante incierto. Sin embargo existe un consenso científico respecto a tres tendencias claramente identificadas: incremento en la temperatura promedio, incremento en el nivel del mar por deshielo de los glaciares polares; y, pérdida de la capa de hielo de los glaciares montañosos. Las otras variables como precipitaciones, corrientes marinas, viento, frecuencia e intensidad de eventos climáticos extremos están aún sujetas a un cierto grado de incertidumbre y de modelación de escenarios a futuro.
Pese a la dificultad de establecer especificaciones detalladas del futuro del clima, es preciso considerar probable el incremento de la frecuencia de eventos climáticos extremos en el futuro (Magrin et al., 2007: 583).

        1. La alteración de los sistemas climáticos en la modelación de escenarios



Por alteración al sistema climático se hace referencia a la alteración a los diferentes factores que configuran el clima: vegetación y áreas verdes, atmósfera, temperatura del mar, etc. Cuando cambia el sistema climático, el clima no conserva su comportamiento habitual (Palacios, entrevista, 2010).
En este contexto el clima futuro del DMQ está estrechamente relacionado con el porvenir de las áreas verdes cercanas y la selva tropical, no sólo por su importancia ecológica vital, sino por su rol central en la evolución futura del ciclo del carbono y como elemento de gran relevancia en el sistema climático regional (Christensen et al., 2007: 893).
Otro factor que determina el clima de las ciudades andinas es el fenómeno de El Niño. El INAMHI ha detectado por El Niño un fuerte incremento de precipitaciones en la región Costa y poca alteración en la misma variable en la Sierra y el Oriente. Sin embargo, ante la presencia del fenómeno de El Niño en la costa, el inicio del periodo invernal en la región interandina es empujado o retrasado entre treinta y noventa días. Este efecto no altera la cantidad de precipitación pero sí al inicio del período invernal en la región interandina y la región oriental (Palacios, entrevista, 2010).

        1. Temperatura



La variación de la temperatura es el principal determinante de la variabilidad climática atribuida al cambio climático. Todos los impactos tienen algún tipo de relación con este fenómeno, tanto en el incremento de la temperatura promedio como en los inusuales valores máximos de temperatura identificados en los últimos años.
Las proyecciones del IPCC consideran muy probable un calentamiento del clima de toda América del Sur en el presente siglo (Christensen et al., 2007: 892). El calentamiento promedio anual esperado en uno de los escenarios80 del IPCC (considerado uno de los más probables), pronostica un incremento mediano de 3.3°C para toda la región mostrada en la Figura 2 hasta el año 2099 con respecto a la temperatura promedio de 1900 (Christensen et al., 2007: 894).
(Figura 4.1 Pronóstico del IPCC de variación de la temperatura promedio hasta el 2099 en relación a la temperatura promedio de 1900)


        1. Precipitaciones



El incremento de la temperatura promedio, y la presencia de ingentes cantidades de GEI en la atmósfera estimulan la concentración de vapor del agua en la atmósfera y crea condiciones para intensas precipitaciones (IPCC, 2007a: 108). Según el IPCC, aún es incierto como el promedio de lluvias temporales y estacionales sobre la parte norte de América del Sur cambiarán por el aumento de la temperatura (Christensen et al., 2007: 892). Sin embargo, se considera muy probable un incremento del nivel promedio de precipitación anual en las áreas cercanas a la línea ecuatorial (Christensen et al., 2007: 894, 896). Una amenaza a escala local es que los cambios en la circulación atmosférica podrían inducir a una gran variabilidad en los eventos de precipitación local en las áreas montañosas (Christensen et al., 2007: 892).
Adicionalmente, se espera temporadas cálidas de máxima precipitación asociadas con el Sistema Monzón de Sudamérica que domina el ciclo promedio de precipitaciones estacionales en las latitudes tropicales (Christensen et al., 2007: 892). El sistema monzón es fuertemente influenciado por el fenómeno de El Niño y por eso los futuros cambios en este fenómeno inducirán cambios complementarios en toda la región (Christensen et al., 2007: 893).
Con esta incertidumbre coincide el estudio de Vulnerabilidad al Cambio Climático en las microcuencas de los ríos Antisana, Quijos, Jeringa y Papallacta (Arteaga, Armas y Cáceres, 2007), los cuales son importantes fuentes de agua para riego, generación hidroeléctrica y sistemas de agua potable para la ciudad de Quito. Este estudio plantea dos posibles escenarios de precipitación media anual al año 2014, con un incremento de 0,2°C de temperatura media anual, se espera un incremento del 20% de la precipitación anual para el escenario más húmedo y un decremento del 15% para el escenario más seco (Arteaga, Armas y Cáceres, 2007: 65).

      1. 4.1.2 Posibles impactos a causa del cambio climático




        1. Disponibilidad de agua



Por el calentamiento se acelera el secado de la superficie del suelo y se incrementa la posibilidad y severidad de las sequías (IPCC, 2007a: 118). Se espera que los problemas de abastecimiento de agua se incrementen en el futuro y se podrían volver crónicos si no se planifican e implementan medidas apropiadas de adaptación (Magrin et al., 2007: 583). En general se pronostica un incremento de la demanda del recurso agua como consecuencia del calentamiento global y del crecimiento poblacional.
Bajo condiciones de sequía severa, las prácticas agrícolas inapropiadas (como deforestación, manejos que conducen a la erosión de suelos, y uso excesivo de agroquímicos) deteriorarán la calidad y cantidad de aguas superficiales y subterráneas (OMM, IPCC y PNUMA, 2007: 42).
Por el cambio de la temperatura y la humedad, la tendencia de deshielo de los glaciares andinos se está acelerando (Magrin et al., 2007: 583). Este efecto es crítico en todo el Ecuador, porque compromete la disponibilidad del agua para el consumo, para el riego ó para la generación hidroeléctrica (Magrin et al., 2007: 583; OMM, IPCC y PNUMA, 2007: 4). Los glaciares Antisana y Cotopaxi son importantes para el suministro de agua potable del DMQ, riego, generación hidroeléctrica y otros.
En el escenario más seco, existe la posibilidad de un decremento de 15% en la precipitación anual en las microcuencas de los ríos Antisana, Quijos, Jeringa y Papallacta para el año 2014, que sumado a la pérdida de la capa glaciar del volcán Antisana podría acarrear graves consecuencias para los ecosistemas y la población que depende de estas cuencas (Arteaga, Armas y Cáceres, 2007: 72). Entre los impactos estarían una menor disponibilidad de agua para consumo humano, hidroelectricidad, agricultura y ganadería. Todos estos impactos se verían exacerbados por los conflictos por el uso del agua (Arteaga, Armas y Cáceres, 2007: 72).
Los estudios realizados conjuntamente entre el IRD, el INAMHI y la EMAAP desde 1994 revelan un retroceso del 23% del Glaciar 15 del Antisana entre 1993 y 2005, y una reducción del 36% desde el año 1956 (MDMQ, 2009a: 13).
En la mayoría de los países de América Latina la energía hidráulica es la principal fuente de electricidad, y es muy vulnerable a las anomalías persistentes y de gran escala de las precipitaciones asociadas a los eventos El Niño o La Niña (OMM, IPCC y PNUMA, 2007: 11 ).

Se espera que la demanda de agua para riego aumente con un clima más cálido, y esto a su vez fomente la competencia por el recurso entre el uso doméstico, agrícola e industrial (OMM, IPCC y PNUMA, 2007: 40).
Como resultado del crecimiento urbano acelerado, la pobreza creciente y las bajas inversiones en suministro hídrico, es posible que se manifiesten problemas de escasez de agua en muchas ciudades, un gran porcentaje de población urbana sin acceso a servicios sanitarios, falta de plantas de tratamiento, elevada contaminación de las aguas subterráneas por falta de sistemas de drenaje, uso del alcantarillado diseñados para aguas de tormentas para la disposición de residuos domésticos, ocupación de valles inundables durante períodos de sequía e impactos graves durante los períodos de inundación (OMM, IPCC y PNUMA, 2007: 42).

        1. Agricultura, uso del suelo y disponibilidad de alimentos



Los cambios en el uso del suelo han intensificado el uso de los recursos naturales y exacerbado muchos de los procesos de degradación del suelo (Magrin et al., 2007: 583). La combinación de las actividades humanas y el cambio climático han provocado una continua degradación de la capa natural de la superficie, e incrementan sustancialmente los riesgos de incendios forestales (Magrin et al., 2007: 583).
Es posible que el cambio climático provoque una menor producción en cultivos como el maíz, trigo, cebada, uvas (Magrin et al., 2007: 584). Adicionalmente existen serios indicios que el calentamiento estaría provocando una menor productividad del cultivo de papas en la región andina, obligando a los agricultores a sembrarlas a mayor altura (BBC Mundo, 2009a). El CC afectaría también a la producción de alimentos que se producen en la costa y se consumen en el DMQ, como ciertos tipos de hortalizas (Diario Expreso, 2006).

        1. Biodiversidad



El cambio climático es una amenaza para varias especies de la flora y fauna, haciéndose necesaria la implementación ó planificación del mantenimiento de la biodiversidad en sus ecosistemas naturales (Magrin et al., 2007: 583).

1   ...   11   12   13   14   15   16   17   18   ...   34

similar:

Resumen del estado del medio ambiente local: componente aire 49 iconResumen la contaminación es la alteración negativa del estado natural...

Resumen del estado del medio ambiente local: componente aire 49 iconC148 Convenio sobre el medio ambiente de trabajo (contaminación del...

Resumen del estado del medio ambiente local: componente aire 49 iconResumen Los problemas ambientales globales ponen de manifiesto la...

Resumen del estado del medio ambiente local: componente aire 49 iconNº 50, Julio, Agosto y Septiembre 2011 la guerra contra el narcotráfico...

Resumen del estado del medio ambiente local: componente aire 49 iconPrimero. Se modifican los anexos 10 y 11 de la Orden de 31 de marzo...
«Boletín Oficial del Estado» de 13 de enero de 1986), 28 de octubre de 1991 («Boletín Oficial del Estado» de 13 de noviembre de 1991),...

Resumen del estado del medio ambiente local: componente aire 49 icon5. 1 contaminación del medio ambiente

Resumen del estado del medio ambiente local: componente aire 49 iconPrograma administracion del medio ambiente

Resumen del estado del medio ambiente local: componente aire 49 iconUn producto amigo del medio ambiente es el que

Resumen del estado del medio ambiente local: componente aire 49 iconContenidos del proyecto transversal de medio ambiente

Resumen del estado del medio ambiente local: componente aire 49 iconBloque ciencias de la tierra y del medio ambiente


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com