Resumen Ejecutivo general






descargar 3.72 Mb.
títuloResumen Ejecutivo general
página6/41
fecha de publicación27.12.2015
tamaño3.72 Mb.
tipoResumen
med.se-todo.com > Documentos > Resumen
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   41

Características edafológicas de los suelos en la cuenca del Río Tambo



El patrón geográfico de los suelos de la zona de estudio, se basa en los aspectos litológicos y fisiográficos del área; en base a éstos conceptos, se han identificado los grupos siguientes:


  1. Suelos lacustres


Son suelos que se han originado a partir de materiales sedimentados en aguas tranquilas (Lacustre); su morfología es estratificada, textura fina, permeabilidad lenta, capacidad de retención hídrica alta, son profundos, drenaje imperfecto. Los geoformas dominantes son cubetas de decantación y bofedales.


  1. Suelos fluvio – marinos


Incluye a todos aquellos suelos de origen, tanto aluvial (fluvial) como marino, que se encuentran comprendidos en las áreas más bajas del valle próximas al mar, y en general, a lo largo del litoral comprendido entre la Punta de Bombón y Mollendo.


  1. Suelos aluviales


Son suelos que se desarrollan a partir de materiales transportados por el río y sedimentado en terrazas de diferentes niveles. Presentan una textura estratificada, son profundos, colores grisáceos, fertilidad natural alta. Las geoformas dominantes son terrazas a diferente nivel.


  1. Suelos coluviales


Son suelos que se desarrollan a partir de materiales transportados por la gravedad a corta distancia; de morfología estratificada, textura franco arenosa a franco arcillosa, presencia de fracciones gruesas subredondeadas ó subangulosas, moderadamente profundos a superficiales. Las geoformas dominantes son vertientes y piedemontes.


  1. Suelos aluvio – locales


Son suelos desarrollados a partir de materiales transportados a corta distancia por el agua, con morfología estratificada, textura franco arcillosa – limosa, profundos. Las geoformas dominantes son los glacis de piedemontes.


  1. Suelos de materiales residuales


Estos suelos son desarrollados in situ, a partir de la meteorización y edafización de los grupos líticos en el área de estudio, que mayormente son lutitas, areniscas y andesita. Su textura es franco arcillosa ó franco arenoso con abundante grava angular. Por lo general se hallan asociados con afloramientos líticos.


2.4.2 Capacidad de uso mayor



La capacidad de uso mayor de los suelos en las cuencas Moquegua y Tambo, sobre un área de 262,141 ha se clasifican en 6 grupos, como se indican en el Mapa Temático 05A .


  1. Tierras de Protección (X)


Este tipo de tierras está representado por la unidad fisiográfica denominado afloramientos líticos y los suelos litosoles.
Presentan deficiencias muy severas e inadecuadas, por lo que no permiten su utilización para propósitos agropecuarios ó forestales dentro de márgenes económicos.
La topografía es predominantemente abrupta, constituyendo barrancos y escarpes profundos, originados por la ablación glaciar.
Las formas y características de estas tierras presentan limitaciones muy severas ó extremas, que las hacen inapropiadas para propósitos agrícolas, pecuarios y aún para explotación del recurso maderero dentro de márgenes económicos. Sin embargo, esta clase de tierras pueden representar un cierto valor económico para otros usos, como en el suministro de energía (Hidráulica, geotermal, entre otros), actividad minera, vida silvestre, áreas recreacionales, paisajistas y turísticas, entre otras.


  1. Clase de Tierras aptas para pastos de calidad agrológica media (Símbolo P2)


Esta clase de tierras agrupa a suelos de moderada calidad agrológica por presentar ciertas deficiencias ó limitaciones para la producción de pastos y, por consiguiente, para el desarrollo de una ganadería económicamente rentable.

Dentro de ésta clase de calidad agrológica se ha reconocido dos subclases de capacidad de uso: Tierras aptas para pastos con limitaciones por clima; y tierras con limitaciones por drenaje.


  1. Subclase de tierras con limitaciones por clima (Símbolo P2c)


Estas tierras se distribuyen exclusivamente en los piedemontes y terrazas aluviales de los fondos de valle. Las temperaturas son bajas a lo largo del año, con promedios anuales mínimos de 6ºC y máximos de 16ºC. La precipitación varía desde 250 mm. anuales, hacia el lado occidental, hasta 600 mm. en las porciones extremo orientales de ésta clase de tierras.


  1. Subclase de tierras con limitaciones de clima y drenaje (P2ch)


Estas tierras se hallan reportadas por la llanura proglaciar y terrazas bajas aluviales, que se hallan conformando algunos “bofedales”. Estas tierras se caracterizan por presentar pendientes más ó menos planas, drenaje pobre, alto contenido orgánico.
La cobertura vegetal es 80% - 90%, representado básicamente por Distichia muscoides.
El problema fundamental es su drenaje interno que es pobre a muy pobre. El pastizal es de alta palatabilidad para los camélidos y ovinos.


  1. Clase de tierras aptas para pastos de calidad baja (Símbolo P3)




    1. Subclase de tierras con limitaciones y pendiente climáticas: Símbolo P3ec.


Estas tierras se hallan representadas por la geoforma vertientes y cimas.
Las condiciones climato – ecológicas se caracterizan por una variable precipitación que fluctúa entre 400 y 500 mm. anuales, correspondientes a altitudes entre 3800 y cerca de 4200 m s.n.m. Las temperaturas varían entre 3º C y 6º C.
De acuerdo a éste cuadro climático, el escenario vegetacional es bastante ralo y de pobre calidad, conformado por especies de los géneros Stipa, Calamagrostis y Festuca, así como arbustos representados por la “Tola” (Lepidophyllum sp.), “Chillihua” (Frasería sp.) y “Yareta” (Azorella sp.).


  1. Asociación de clases de tierras aptas para explotación forestal y protección (XF)


Esta asociación de clases de tierras, se halla localizada sobre el paisaje montañoso que abarca la parte alta de la cuenca, vertientes y cimas, con gradientes que varían entre 30 y 70% ó pendientes mayores donde aparecen formadores definidamente rocosas.
Las características edáficas son desfavorables para una regeneración vegetacional, siendo los suelos superficiales y con abundante material grueso, sobre y dentro del perfil. Mayormente los suelos se derivan de materiales volcánicos, de textura media ó moderadamente gruesa, de escaso desarrollo pedogenético y de naturaleza ácida. La capacidad productiva de éstas tierras es baja, exigiendo tratamientos muy intensos para mejorar sus condiciones físicas, químicas y biológicas.
Se encuentran cubiertos por una vegetación de tipo “Tolar” dominante.
e) Clase de tierras de calidad agrológica media (Símbolo A2)
A esta clase pertenecen las tierras aptas para propósitos agrícolas de cultivos en limpio, consideradas de calidad agrológica media por presentar algunas limitaciones vinculadas al factor topográfico ó clima, restringiendo su capacidad productiva.
Se localizan principalmente en los tablazos ò planicies costeras, en los valles interandinos.

Estas tierras se desarrollan dentro de un cuadro climático bastante variable, de condiciones de extrema aridez, con precipitaciones anuales por debajo de los 100 mm. hasta caídas pluviales del orden de 200 mm. en zona de Sierra. Las condiciones de temperatura media anual varían entre 17ºC y 24ºC para aquellas tierras situadas en la región costera, con promedios térmicos anuales de 12ºC para las zonas interandinas. Todas éstas tierras requieren del riego permanente como condición fundamental para la reproducción continuada de cultivos dentro de márgenes económicos.
La mayor parte de las tierras, por encontrarse en una situación eriaza, característica de las planicies costeras, no está cultivada. Representan una pequeña extensión a base de una actividad agrícola diversificada de cultivos en limpio y perennes.


  1. Tierras aptas para cultivos permanentes (Símbolo C)


Este grupo, conjuntamente con las tierras de aptitud para cultivos en limpio, representa el potencial de tierras de la agricultura nacional. Presentan limitaciones tanto de orden edáfico como topográfico que imposibilitan la fijación de cultivos, pero que aceptan la fijación de un cuadro diversificado de cultivos tropicales perennes.
En base a las características topográficas y de suelos principalmente, se han reconocido dos clases de calidades agrológicas: Tierras de Calidad Agrológica Alta (C1) y Tierras de Calidad Agrológica Media (C2).


  1. Clase de tierras de calidad agrológica alta (Símbolo C1)


Esta clase de tierras agrupa suelos que presentan una calidad agrológica alta para la fijación de cultivos permanentes y que requieren prácticas de manejo y conservación relativamente sencillas para mantener producciones económicamente continuadas.
Se distribuyen en las planicies ó pampas del desierto costero y en las porciones altas de los valles irrigados, donde la configuración topográfica y morfológica del suelo cambian sustancialmente. Asimismo, las características climáticas son un tanto diferentes de las dominantes en la gran llanura aluvial de éstos valles.
Del total de tierras de calidad agrológica alta para propósitos de cultivos perennes, una escasa proporción está dedicada a la producción de frutales, que tipifican el uso tradicional de éstas tierras, en especial de las partes altas de los valles costeros donde disminuyen las exigencias de araduras y las condiciones de clima favorecen una amplia gama de frutales de hueso, pomoides y cítricos.
Las zonas eriazas, representadas por las planicies costeras, están prácticamente sin uso por carecer de la infraestructura de riego indispensable para dotarlas de agua permanente.


  1. Evaluaciones edafológicas posteriores de mayor nivel


Teniendo como marco el Inventario, Evaluación y Uso Racional de los Recursos Naturales de las Cuencas de los ríos Quilca-Tambo y Moquegua-Sama-Caplina, se hicieron por encargo del PEPG, evaluaciones edafológicas de mayor nivel, con el fin de encontrar y/o precisar el potencial edáfico que indicaban estas evaluaciones en el área de influencia del Proyecto Pasto Grande, que permitan establecer el planteamiento hidráulico definitivo del Proyecto.
A este respecto, en la ejecución del estudio agrológico definitivo del PEPG y el estudio de suelos a nivel de reconocimiento de las Pampas Jaguay-Rinconada, los resultados indican que en todo el ámbito del proyecto, sólo el 8,45 % (490,81 Km2) constituyen tierras con aptitud general para la irrigación, debido básicamente a limitaciones de bajas temperaturas en la parte alta y de tipo morfológico y físico-químico en las de la parte baja; están localizadas en ciertas pampas aledañas a los valles de Tumilaca, Moquegua e Ilo, con potencial para llevar a cabo una agricultura técnica y eficiente, aunque para ello, en algunas tengan que aplicarse técnicas especiales de uso y manejo, sobre todo en las de alta afectación salina y de morfología esquelética.


  1. Potencial edáfico de las zonas a mejorar o incorporar al riego


El potencial edáfico con fines de riego en el área de influencia del Proyecto Agro-energético Pasto Grande, ha sido determinado mediante el Estudio Definitivo de Agrología de Ocho (08) zonas, ejecutado el año 1989 por la Consultora ATA S.A., y el Estudio Agrológico Detallado de las Pampas Jaguay-Rinconada, ejecutado, por la Asociación Consultora PyV-HC & Asociados, con el fin de precisar el potencial edáfico de esta Pampa.
Los estudios citados han servido de base para conocer las características del recurso edáfico, predecir su comportamiento futuro y recomendar las prácticas de uso y manejo racional a fin de evitar su deterioro. En los Cuadros N° 2.1 y Cuadro N° 2.2 se muestran las tierras según su aptitud para el riego.

Cuadro Nº 2.1

CLASIFICACIÓN DE LAS TIERRAS SEGÚN SU APTITUD ACTUAL PARA EL RIEGO


ZONAS DE ESTUDIO

CLASES DE APTITUD PARA EL RIEGO


NO APTA

ÁREA TOTAL (ha)

1

2

3

4

Valle de Moquegua

326

691

735

472

763

2 987

Valle de Ilo

235

97

61

---

104

497

Pampa de Estuquiña

---

---

100

87

---

187

Pampa San Antonio

---

---

108

740

105

953

Pampa Jaguay Rinconada

---

---

818

2 549

3 489

6 856

Pampa Hospicio

---

---

1 248

1 213

424

2 885

Lomas de Ilo

---

265

3 420

2 104

4 715

10 504

TOTAL

561

1 053

6 490

7 165

9 600

24 869

Fuente: Estudio Definitivo de Agrología de 08 zonas del Proyecto Especial Pasto Grande, ATA SA Moquegua 1989


Cuadro Nº 2.2

CLASIFICACIÓN DE LAS TIERRAS SEGÚN SU APTITUD POTENCIAL PARA EL RIEGO


ZONAS DE ESTUDIO

CLASES DE APTITUD PARA EL RIEGO


NO APTA

AREA TOTAL(ha)

1

2

3

4

Valle de Moquegua

465

606

723

430

763

2 987

Valle de Ilo

309

84

--

---

104

497

Pampa de Estuquiña

--

--

100

87

--

187

Pampa San Antonio

--

--

548

300

105

953

Pampa Jaguay Rinconada

--

--

818

2 549

3 489

6 856

Pampa Hospicio

--

--

1 901

560

424

2 885

Lomas de Ilo

--

1 906

4 987

2 019

1 592

10 504

TOTAL

774

2 596

9 077

5 945

6 477

24 869

Fuente: Estudio Definitivo de Agrología de 08 zonas del Proyecto Especial Pasto Grande, ATA SA Moquegua , 1989.


2.5 Cobertura y Uso actual de la tierra


  1. Cuenca Moquegua


Según el III Censo Nacional Agropecuario de 1994, el departamento de Moquegua tiene una cobertura de 17 725,31 ha para agricultura, 414 902,76 ha de pastos naturales y 7 040,35 ha de montes y bosques naturales, tal como se muestra en el Cuadro Nº 2.3. En base a la información estadística agropecuaria, se elaboró el Patrón representativo de uso de la tierra así como la cobertura correspondiente.
En el Cuadro Nº 2.4 se presenta el patrón representativo de uso de tierra en situaciones normales de las campañas agrícolas, así como la cobertura correspondiente, en los valles de Moquegua, Torata e Ilo.
De acuerdo a la importancia relativa por cultivo, la alfalfa es predominante en los valles de Moquegua, y Torata, mientras que en el valle de Ilo, el cultivo predominante es el olivo.
En el valle de Moquegua, entre los cultivos permanentes predomina el palto y entre los transitorios predomina el maíz y la papa.
En el valle de Torata, entre los frutales se tiene el damasco, ciruelos, pacaes, etc.
En el valle de Ilo, entre los cultivos permanentes predomina el olivo y otros frutales.

Cuadro Nº 2.3

UNIDADES AGROPECUARIAS Y SUPERFICIE AGRÍCOLA Y NO AGRÍCOLA

POR COMPONENTES 1994 DEPARTAMENTO MOQUEGUA

COMPONENTES

UNIDADES AGROPEC. 1/

SUPERFICIE (ha)

TOTAL

SUPERFICIE AGRÍCOLA

Tierras de Labranza

Tierras con cultivo permanente

Cultivos Asociados
SUPERFICIE NO AGRÍCOLA

Pastos Naturales

Montes y Bosques
TODA OTRA CLASE DE TIERRA

18 638

15 661

7556

7348

757
1 078

879

191
1 899

498 196,19

17 725,31

8 566,86

8 726,92

431,52
421 943,11

414 902,76

7 040,35
58 527,77

1/ No incluye a las Unidades Agropecuarias que no poseen tierras.

FUENTE: INEI, 1994


Cuadro Nº 2.4

PATRÓN REPRESENTATIVO DE USO DE LA TIERRA EN CAMPAÑAS

AGRÍCOLAS NORMALES VALLES DE MOQUEGUA, TORATA e ILO

CATEGORIA DE USO

VALLES




MOQUEGUA

(%)

TORATA

(%)

ILO

(%)

PASTOS CULTIVADOS.

1 081,5

48,63

554,0

74,86




-

Alfalfa

1 051,5

47,28

545,0

73,65




-

Maíz Chala

30,0

1,35

9,0

1,22




0,00

CULT. TRANSITORIOS.

572,5

25,7

151,0

20,4

7,0

1,8

Ajo

10,5

0,47




-




-

Anís

29,5

1,33




-




-

Camote

10,0

0,45




-




-

Cebada

11,0

0,49

25,0

3,38




-

Zanahoria

15,5

0,70




-




-

Cebolla

21,5

0,97




-




-

Lechuga

15,0

0,67




-




-

Zapallo

13,5

0,61




-




-

Sandía

15,0

0,67




-




-

Tomate

23,0

1,03




-




-

Frijol

34,5

1,55




-




-

Maíz Amarillo Duro

80,5

3,62

26,0

3,51




-

Maíz Amiláceo Grano

82,5

3,71

13,0

1,76




-

Trigo

27,5

1,24

23,0

3,11




-

Vainita

20,5

0,92




-




-

Arracacha

4,.0

0,18




-




-

Yuca

12,0

0,54




-




-

Papa

91,0

4,09

35,0

4,73




-

Linaza

4,0

0,18




-




-

Otros

51,5

2,32

29,0

3,92

7,0

1,78

CULT. PERMANENTES.

570,0

25,63

35,0

4,73

386,0

98,22

Chirimoyo

16,0

0,72




-




-

Palto

291,0

13,08




-




-

Manzana

14,0

0,.63




-




-

Higuera

14,5

0,65




-




-

Vid (*)

91,0

4,09




-




-

Limón

9,5

0,43




-




-

Lúcuma

4,5

0,20




-




-

Pacae

13,0

0,58




-




-

Orégano

5,0

0,22




-




-

Peral

8,0

0,36




-




-

Durazno

5,0

0,.22




-




-

Mango

9,5

0,43




-




-

Tuna

20,5

0,92




-




-

Olivo

-

-

-

-

381,0

-

Otros Frutales

68,5

3,08

35,0

4,73

5,0

1,27

TOTAL

2 224,0

100,0

740,0

100,0

393,0

100,0

Fuente : III Censo Nacional Agropecuario 1994 del departamento de Moquegua.


  1. Cuenca del Río Tambo


En base a la información estadística agropecuaria, se elaboró el patrón representativo de uso de la tierra así como la cobertura correspondiente.
En el Cuadro Nº 2.5 se presenta el patrón representativo de uso de la tierra en situación de campaña agrícola normal, así como la cobertura correspondiente, en los valles de Tambo, Carumas y la Provincia Sánchez Cerro.
De acuerdo a la importancia relativa por cultivo, el arroz, la cebolla y la caña de azúcar son los cultivos predominante en el valle de Tambo, en el valle de Carumas predomina la alfalfa y en los valles de la Provincia Sánchez Cerro, los cultivos predominantes son el maíz amiláceo y la alfalfa.
En el valle de Tambo, entre los cultivos permanentes predomina la caña de azúcar y entre los transitorios predominan el arroz y la cebolla.
En el valle de Carumas, entre los cultivos permanentes predomina el palto y manzano (parte baja) y entre los transitorios el maíz y la cebada.
En los valles de la provincia Sánchez Cerro, entre los cultivos permanentes predomina la vid y entre los transitorios el maíz amiláceo grano.
En el Mapa Temático Nº 06, se ha desarrollado la cobertura y uso actual de la tierra para las cuencas Moquegua y Tambo, cubriendo una superficie total de 1 632 049 ha.

Cuadro Nº 2.5

PATRÓN REPRESENTATIVO DE USO DE LA TIERRA EN CAMPAÑAS

AGRÍCOLAS NORMALES VALLES TAMBO, CARUMAS Y PROV. SÁNCHEZ CERRO

CATEGORÍA DE USO

SECTORES DE RIEGO




TAMBO

(%)

PROV. SANCHEZ CERRO

(%)

CARUMAS

(%)

PASTOS CULTIVADOS.

2 235,0

15,49

554,0

15,41

1 200,0

78

Alfalfa

1 635,0

11,33

545,0

15,16

1 200,0

77,82

Maíz Chala

600,0

4,16

9,0

0,25

-

0,00

CULTIVOS TRANSITORIOS

10 753,0

74,5

2 840,0

79,0

333,0

21,6

Arroz

2 674,0

18,54













Ajo

1 379,0

9,56

16,0

0,45




-

Ají

892,0

6,18













Haba







367,0

10,21







Camote

541,0

3,75

1,0

0,03




-

Cebada




-

124,5

3,46

46,0

2,98

Cebolla

2 136,0

14,81

2,0

0,06

6,0

0,39

Haba







367,0

10,21







Zapallo

191,0

1,32

25,0

0,70




-

Frijol




-

1,5

0,04




-

Maíz Amarillo Duro




-




-

11,0

0,71

Maíz Amiláceo Grano

653,0

4,53

1 361,0

37,86

57,0

3,70

Trigo




-

82,0

2,28

33,0

2,14

Papa

1730,0

11,99

464,0

12,91

150,0

9,73

Linaza




-




-




-

Otros

557,0

3,86

29,0

0,81

30,0

1,95

CULTIVOS

PERMANENTES

1 437,0

9,96

201,0

5,59

9,0

0,58

Caña de azúcar

1 271,0

8,81













Chirimoyo




-

11,0

0,31




-

Palto




-

34,0

0,95

3,0

0,19

Manzana




-

11,0

0,31

6,0

0,39

Vid (*)




-

56,0

1,56




-

Peral




-

5,0

0,14




-

Mango




-

1,0

0,03




-

Tuna




-

48,0

1,34




-

Olivo

166,0

1,15

-

-




-

Otros Frutales




-

35,0

0,97




-

TOTAL

14 425,0

100,0

3,595.0

100,0

1 542,0

100,0

Fuente : III Censo Nacional Agropecuario 1994 del departamento de Arequipa-Moquegua.

1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   41

similar:

Resumen Ejecutivo general icon1. resumen ejecutivo 4

Resumen Ejecutivo general iconResumen Ejecutivo

Resumen Ejecutivo general iconResumen ejecutivo

Resumen Ejecutivo general iconResumen ejecutivo

Resumen Ejecutivo general iconResumen ejecutivo

Resumen Ejecutivo general iconResumen ejecutivo

Resumen Ejecutivo general iconResumen ejecutivo

Resumen Ejecutivo general iconResumen ejecutivo

Resumen Ejecutivo general iconResumen ejecutivo

Resumen Ejecutivo general iconResumen ejecutivo 4


Medicina





Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com