Introducción al III plan de Salud de Castilla y León 2




descargar 435.06 Kb.
títuloIntroducción al III plan de Salud de Castilla y León 2
página1/8
fecha de publicación15.01.2016
tamaño435.06 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Documentos > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8


BORRADOR

del

III Plan De Salud

De Castilla y León

Índice
Introducción al III Plan de Salud de Castilla y León 2

Evaluación del II Plan de Salud 7

Metodología para la elaboración del III Plan de Salud 9

Objetivos generales, objetivos específicos, medidas y estrategias recomendadas 25

Significado de las siglas y abreviaturas 64

INTRODUCCIÓN AL III PLAN DE SALUD DE CASTILLA Y LEÓN

¿Para qué sirven los Planes de Salud? En síntesis, para contribuir a mejorar la salud de los ciudadanos de un determinado ámbito geográfico. Los planes de salud son instrumentos de política sanitaria, que a partir de la identificación de los principales problemas de salud de una comunidad, definen los objetivos y las líneas que se van a adoptar durante su vigencia, para corregirlos y elevar los niveles de salud de los ciudadanos.
Sin embargo, tras más de quince años desde que se publicaron los primeros planes, y aunque la meta siga siendo la misma, estos instrumentos de planificación se han ido modificando y enriqueciendo.
Los actuales planes de salud han perdido el carácter, casi exclusivo, de planes de salud pública que tuvieron en los primeros momentos, y aunque se mantenga, en buena medida, la concepción original, han incluido aspectos que, hasta ahora, parecían más propios de los planes estratégicos de servicios. En los últimos años, la mayoría han tratado de facilitar el despliegue de sus objetivos a las organizaciones sanitarias y a la acción interdepartamental de los diferentes gobiernos. Seleccionando problemas de salud específicos, limitando su campo de actuación, pero intensificando y haciendo más operativas las metas a alcanzar.
A medida que se ha ido avanzando en experiencia en planificación sanitaria en España, se ha planteado, también, la utilidad de limitar su vigencia a cuatro o cinco años. Esta menor duración ha estado, sobre todo, vinculada al panorama cambiante que se produce en el ámbito sanitario, con la rápida aparición de nuevos conocimientos científico-técnicos que deben transferirse a corto plazo a la práctica y con la necesidad de introducir modificaciones en la organización y la gestión de los recursos, en una búsqueda permanente de una mayor eficacia y eficiencia del sistema.
Esta situación cambiante ha llevado aparejada, la necesidad de planificar acciones muy pautadas y de rápida implantación. Pero también a contar con sistemas de información oportunos que permitan la evaluación de los objetivos pasados, la definición de los nuevos y el reajuste, si fuera necesario, en un breve periodo de tiempo. A menor duración de los planes más importante es disponer de información actualizada.
Otro motivo de reflexión vinculado a los planes de salud ha sido la metodología a utilizar en su evaluación. Hay dos formas de medir: por una parte, analizar si se han desplegado todas las acciones y medidas que se habían propuesto, en cuyo caso se estaría midiendo el proceso, o bien evaluar las mejoras de salud conseguidas y, en este segundo caso, se estarían midiendo los resultados relacionados con la salud.
Un aspecto a tener en cuenta en la definición de los objetivos y en la evaluación de resultados a conseguir durante la vigencia de un plan, es el tiempo necesario que tiene que pasar para lograr mejoras en salud en los problemas que van a ser abordados, porque sabemos que estos periodos pueden llegar a superar ampliamente la duración del plan.
La estructura de los Planes de Salud también ha ido evolucionando y, a pesar de mantener la tendencia a que los Planes incluyan mucha información, adquiere mayor peso la metodología utilizada en su elaboración, la formulación de los objetivos y medidas que se pretenden desarrollar y los mecanismos de evaluación.


El III Plan de Salud
La experiencia acumulada en los dos planes de salud anteriores ha permitido identificar qué criterios debían orientar la elaboración de este III Plan de Salud de Castilla y León 2008-2012:


  • Ser participativo

  • Partir de un concepto amplio de salud que sobrepasara al sistema sanitario

  • Establecer como objetivos a conseguir: disminuir la incidencia, la discapacidad y la mortalidad de aquellos problemas de salud que tras el análisis de la situación se considerarán prioritarios, pero también, trabajar en aquellos hechos o circunstancias que impidieran la adecuada prestación de los servicios sanitarios o el libre ejercicio de los derechos en relación con la salud.

  • Dirigir las acciones al proceso asistencial completo, involucrando a los servicios sanitarios individuales y a los comunitarios

  • Garantizar, de forma igualitaria, los derechos reconocidos en la legislación y el acceso a las prestaciones sanitarias, procurando al mismo tiempo la sostenibilidad financiera del sistema.

  • Seguir avanzando en el desarrollo de sistemas de información que permitieran la evaluación continuada del plan

  • Y utilizar herramientas que facilitasen su despliegue


El III Plan de Salud de Castilla y León se ha desarrollado, como es preceptivo, siguiendo todas las fases establecidas en la normativa que regula su elaboración. Tras el análisis de situación, de los resultados del anterior Plan y de las Estrategias Regionales de Salud, se ha llevado a cabo la fase de identificación de problemas y se han definido medidas y acciones concretas, compartidas por el conjunto del sistema sanitario y por las demás instituciones que intervienen en el Plan, seleccionando las de mayor eficacia y las que pueden ser aplicables en el periodo de vigencia del Plan.
En todo este proceso, la participación de los profesionales ha sido fundamental para llegar a las propuestas técnicas incluidas en el Anteproyecto del Plan. Han colaborado 163 profesionales. Expertos que manejan la mejor información acerca de cuáles deben ser las líneas de avance, ya sea en prevención o en asistencia, para cada uno de los problemas de salud, y que además lo hacen a partir del conocimiento de la situación concreta en esta comunidad. Organizados en grupos de trabajo multidisciplinares, estos profesionales han presentado orientaciones, objetivos, recomendaciones y propuestas que han sido básicas para la elaboración del Plan.
Se ha pretendido que el III Plan de Salud tuviera una mayor operatividad, acotando el número de líneas a trabajar. De este modo se han seleccionado dieciséis problemas considerados como áreas prioritarias de intervención, en este momento, en nuestra Comunidad:


    1. Infarto agudo de miocardio.

    2. Diabetes mellitus

    3. Tumor maligno de la tráquea, de los bronquios y del pulmón.

    4. Enfermedades cerebrovasculares (ictus).

    5. Tumor maligno del colon.

    6. Tumor maligno de la mama.

    7. Trastornos del humor (afectivos): Depresión.

    8. Insuficiencia cardíaca.

    9. Accidentes de tráfico de vehículos de motor.

    10. Enfermedades crónicas de las vías respiratorias inferiores (excepto asma): EPOC.

    11. Dolor asociado a la patología osteoarticular

    12. Patología infecciosa grave, relacionada con las políticas de vacunaciones, políticas de antibioterapia, diagnóstico microbiológico, prevención de infecciones nosocomiales y seguridad del paciente, etc.

    13. Prestación de servicios de sanidad ambiental.

    14. Prestación de servicios de seguridad alimentaria.

    15. Salud en el entorno laboral. Principalmente relacionado con los accidentes laborales y las enfermedades profesionales.

    16. Dependencia asociada a la enfermedad.


Para estos problemas se han incluido medidas integrales, que van desde la promoción de la salud hasta la atención en los servicios asistenciales. Servicios que representan una parte fundamental del III Plan, y sobre los que los expertos han planteado cuáles son los márgenes de mejora hacia los que dirigir los esfuerzos, a la luz de la evidencia y los conocimientos actuales para avanzar, entre otros aspectos, en eficacia, en continuidad, en coordinación o en accesibilidad.
Los determinantes de estos problemas se abordan en cada problema de salud. Solamente se presentan, de forma separada y por cuestiones operativas, los objetivos y las medidas relacionadas con algunos determinantes que son comunes a varias de las áreas prioritarias analizadas (tabaco, actividad física, hipertensión arterial, hiperlipemia, obesidad, alcohol y otras drogas y alimentación).
La equidad es uno de los principios orientadores del III Plan de Salud y, en consecuencia, es objetivo de todo el Plan reducir las desigualdades en salud en la población castellana y leonesa, a través de políticas de salud y de políticas intersectoriales.
En este sentido, el plan promoverá investigaciones y análisis de las desigualdades vinculadas a los problemas de salud, relacionadas con la distribución de los factores de riesgo y con la utilización de servicios. Se diseñará la explotación de los sistemas de información para conocer mejor estas diferencias, de manera que sea posible un análisis sistemático de la información por grupos de población, por variables sociales y geográficas y por género. Además, se desarrollarán actividades de promoción de la salud e intervenciones relacionadas con la reducción de desigualdades dirigidas a los grupos diana identificados, acciones que en muchas ocasiones habrán de ser intersectoriales.
En el documento se ha utilizado también un enfoque, que sin ser nuevo en los Planes de Salud de Castilla y León, adquiere un mayor peso en este III Plan, la intersectorialidad, una recomendación constante de los organismos sanitarios internacionales, que trasladan la idea de que la salud está presente en campos mucho más amplios que el estrictamente sanitario. En el plan se han incorporado objetivos y planes relacionados con otros departamentos e instituciones, por considerar que su papel es importante en el desarrollo y mejora de la salud de los ciudadanos.
En el apartado de evaluación, siguiendo las líneas y tendencias actuales, este III Plan incluye indicadores de resultados pero también mantiene indicadores de proceso. Los sistemas de información constituyen una referencia en todos los problemas de salud. Y durante su vigencia, está previsto, además, el desarrollo de estudios complementarios en la Comunidad que ayuden a valorar la evolución de algunos aspectos concretos y que permitan la evaluación del impacto en salud en relación a las políticas no sanitarias que se desarrollen.
Cabe destacar, por último, que su período de vigencia será de cinco años y que, entre las medidas propuestas se anuncia el diseño, a lo largo de estos próximos años, de nuevas Estrategias Regionales de Salud que ayuden a desplegar los objetivos planteados.
En las páginas siguientes pueden consultarse los resultados de la evaluación del II Plan de Salud, la metodología utilizada en la elaboración del III Plan y los objetivos y acciones priorizadas para este Plan.


EVALUACIÓN DEL II PLAN DE SALUD

La evaluación del II Plan de Salud se ha realizado de acuerdo a la metodología establecida en el propio Plan, y esto ha permitido valorar el grado de consecución de los objetivos planteados y realizar el seguimiento de la evolución de las intervenciones puestas en marcha durante el período 1998-2007.



  1. OBJETIVOS GENERALES


El II Plan de Salud incluía 28 objetivos generales y para conseguirlos, se propuso una estrategia basada en el desarrollo de actividades, servicios, planes sectoriales y programas, acompañada de la dotación de recursos que garantizaran la ejecución del mismo. Se diseñó, además, un sistema de evaluación de carácter dinámico que fuera adaptable a posibles nuevas necesidades.
La mayor parte de los objetivos generales estaban formulados en términos de resultados en salud, y en su definición se establecían las tendencias esperadas al final del período de vigencia del plan, ya fuera en términos de mortalidad o de incidencia, de los problemas sobre los que se iba a intervenir.
El logro de este grupo de objetivos denota que las líneas abordadas fueron las adecuadas para lograr los avances en la salud de la población que habían sido planificados.
La evaluación de estos objetivos queda recogida en la siguiente tabla.
Evaluación del II Plan de Salud. Objetivos Generales

 

Objetivos

%

TOTAL

28

100%

EVALUADOS

26

92,8%

NO EVALUABLES

2

7,2%

 







EVALUADOS

26

100%

EV CONSEGUIDOS


22

84,6%

EV PARCIALMENTE CONSEGUIDOS

4

15,4%

EV NO CONSEGUIDOS

-

-

OBJETIVOS EVALUADOS CONSEGUIDOS +EV.PARCIALMENTE.CONSEGUIDOS

26

100%


De los 28 objetivos generales recogidos en el II Plan de Salud, ha sido posible la evaluación de 26 (92,8%), sólo 2 fueron considerados “objetivos no evaluables” (7,2%). El porcentaje de logro de los objetivos conseguidos más los parcialmente conseguidos se sitúa en el 100%.

  1. OBJETIVOS ESPECÍFICOS


La evaluación de los 229 objetivos específicos del II Plan de Salud ha sido un proceso dinámico, en el que se ha analizado la evolución de los indicadores, con el fin de medir el grado de consecución alcanzado hasta el año 2007. Estos objetivos específicos presentan componentes más operativos y concretos que los objetivos generales y tienen relación directa con las acciones que el plan se planteaba desarrollar. Ponen de manifiesto la capacidad de la organización para llevar a cabo las intervenciones que habían sido planificadas.

La evaluación global queda recogida en la siguiente tabla.
Evaluación del II Plan de Salud. Objetivos Específicos

 

Objetivos

%

TOTAL

229

100%

EVALUADOS

220

96,07%

NO EVALUABLES

9

3,93%

 

 

 

EVALUADOS

220

100%

EV CONSEGUIDOS

177

80,45%

EV PARCIALMENTE CONSEGUIDOS

33

15,00%

EV NO CONSEGUIDOS

10

4,55%

OBJETIVOS EVALUADOS CONSEGUIDOS +EV.PARCIALMENTE.CONSEGUIDOS

210

95,45%


De los 229 objetivos específicos recogidos en el II Plan de Salud, ha sido posible la evaluación de 220 (96,07%). Por tanto, sólo 9 fueron considerados como “objetivos no evaluables” (3,93%). Como se observa en la tabla, el logro de los objetivos conseguidos más los objetivos parcialmente conseguidos se sitúa en el 95,45% de los objetivos evaluados.
Los 229 objetivos específicos que conforman el II Plan estaban clasificados en cuatro Áreas de Intervención: 1) Estilos de vida, 2) Medio ambiente, 3) Servicios sanitarios y 4) Intervenciones de apoyo al sistema sanitario. Transversalmente a estas cuatro áreas se establecían además otras dos áreas de actuación: a) Las intervenciones sobre los grupos de edad prioritarios: infancia y personas mayores y b) Los problemas de salud: accidentes, cáncer, enfermedades cardiovasculares, enfermedades mentales y enfermedades infecciosas. Hay que señalar que 190 de estos objetivos estaban orientados a las nuevas responsabilidades de gestión que se iban a producir con las transferencias sanitarias, y tenían como objetivo dotar a la Comunidad de una sanidad con un alto nivel de calidad, autosuficiente y accesible para los ciudadanos.
La evaluación de los objetivos específicos según las Áreas de intervención se muestra en la siguiente tabla

Evaluación del II Plan de Salud. Evaluación por Áreas




Objetivos en el II Plan de Salud

Objetivos evaluados

Objetivos evaluados conseguidos+ parcialmente conseguidos




Objetivos

Objetivos

%

Objetivos

%

Estilos de vida

19

19

100,0

19

100,0

Medio ambiente

20

17

85,0

17

100,0

Servicios sanitarios

117

114

97,4

111

97,3

Intervenciones de apoyo al sistema sanitario

73

70

95,9

63

90,0

Total

229

220

96,0

210

95,4

METODOLOGIA PARA LA ELABORACIÓN DEL III PLAN DE SALUD


  1. MARCO NORMATIVO


La Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad, y más recientemente, la Ley 16/2003, de 28 de mayo, de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud constituyen el marco de referencia estatal en relación con la planificación en salud. La Ley de Cohesión recoge en su articulado que, sin perjuicio de las competencias autonómicas de planificación sanitaria y de organización de los servicios, el Ministerio de Sanidad y Consumo y los órganos competentes de las comunidades autónomas, a través del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, elaborarán planes sobre las patologías más prevalentes, relevantes o que supongan una especial carga sociofamiliar. Estos planes, que tratarán de garantizar una atención sanitaria integral desde la prevención hasta la rehabilitación, incluirán criterios, estándares mínimos de atención y objetivos que servirán de base para el abordaje de estos problemas de salud por las comunidades autónomas.
En Castilla y León, el marco normativo que concreta los criterios y contenidos mínimos a tener en cuenta en las diferentes fases de elaboración del III Plan de Salud está integrado por la Ley 1/1993, de 6 de abril, de Ordenación del Sistema Sanitario y por el Decreto 107/2005, de 29 de diciembre, por el que se establecen las directrices para la elaboración del III Plan de Salud de Castilla y León y se crea la Comisión de Coordinación Intersectorial.
La Ley 1/1993, de 6 de abril, de Ordenación del Sistema Sanitario establece:


  • Que el Plan de Salud es el instrumento estratégico para la planificación y ordenación del sistema sanitario de Castilla y León.



  • Que la vigencia será fijada en el propio Plan,




  • Que esta herramienta definirá:

    • Las orientaciones básicas del sistema sanitario de la Comunidad Autónoma

    • Los objetivos y programas institucionales de las Administraciones Públicas relacionados con la salud, en una concepción integral de la misma

    • Los compromisos principales de las entidades prestadoras de servicios sanitarios en el desarrollo de los objetivos y prioridades de salud




  • Que en su redacción, contemplará:

    • Las conclusiones del análisis de los problemas de salud de la Comunidad Autónoma y de la situación de los recursos existentes.

    • La evaluación de los resultados de planes anteriores.

    • Los objetivos de salud, generales y por áreas de actuación.

    • Las prioridades de intervención.

    • La definición de las estrategias y políticas de intervención.

    • La definición general de los programas principales de actuación.

    • Los recursos necesarios para atender al cumplimiento de los objetivos propuestos, tanto en lo que se refiere a la organización y desarrollo de actividades, servicios, planes sectoriales y programas, como a los medios materiales y personales precisos.

    • La evaluación económica de los elementos incluidos en el apartado anterior.

    • Un calendario general de actuación.

    • Los mecanismos de evaluación del desarrollo del Plan y, en su caso, los procedimientos previstos para la modificación del mismo.




  • Que la elaboración del Plan de Salud de Castilla y León corresponderá a la Consejería de Sanidad y Bienestar Social, que procederá a su redacción de acuerdo a las directrices establecidas por la Junta de Castilla y León, teniendo en cuenta las propuestas formuladas por los Consejos de Dirección de las Áreas de Salud.



  • Y que el Plan de Salud, que será aprobado por la Junta de Castilla y León a propuesta del Consejero de Sanidad y Bienestar Social, será remitido a las Cortes Regionales para su conocimiento.



La segunda referencia en nuestra comunidad, el Decreto 107/2005, de 29 de diciembre, por el que se establecen las directrices para la elaboración del III Plan de Salud de Castilla y León y se crea la Comisión de Coordinación Intersectorial, especifica que:


  • Corresponde a la Dirección General de Planificación y Ordenación, la dirección, realización, organización, coordinación y supervisión de los trabajos necesarios para la preparación del anteproyecto del III Plan de Salud.




  • Que para su desarrollo, se creará la Comisión de Coordinación Intersectorial del III Plan de Salud, adscrita a la Consejería de Sanidad, como órgano colegiado de asesoramiento técnico, cuyas funciones serán:

a) La elaboración de propuestas al anteproyecto del III Plan de Salud, con el fin de recoger las diferentes estrategias, programas, actuaciones y recursos de naturaleza intersectorial que inciden directa o indirectamente en la salud de los ciudadanos, en cumplimiento de lo previsto en el artículo 12.b) de la Ley 1/1993.

b) Y el intercambio de información procedente de las distintas Consejerías o entidades institucionales adscritas, con el fin de integrar en el Plan las diferentes perspectivas interdisciplinares, intersectoriales e interdepartamentales.
Esta Comisión de Coordinación Intersectorial estará compuesta por:

a) El titular de la Consejería de Sanidad, como presidente

b) El titular de la Dirección General de Planificación y Ordenación de la Consejería de Sanidad, como vicepresidente

c) Un representante de cada una de las restantes Consejerías de la Administración General de Castilla y León, como vocales.

d) El Jefe del Servicio de Planificación de la Dirección General de Planificación y Ordenación, que actuará como secretario.


  • Que en la elaboración del III Plan de Salud se contará con las propuestas que realicen los diferentes órganos de dirección y con la participación del Sistema de Salud de Castilla y León.




  • Y que las fases para la elaboración del III Plan de Salud serán las siguientes:

a) Evaluación del II Plan de Salud de Castilla y León.

b) Análisis del estado de salud de la población y situación del sistema sanitario de la Comunidad Autónoma.

c) Establecimiento de prioridades y líneas de actuación.

d) Definición de objetivos y diseño del método de evaluación y seguimiento.

e) Análisis de los recursos necesarios para alcanzar los objetivos propuestos y evaluación económica del III Plan de Salud.

f) Redacción del Documento «III Plan de Salud de Castilla y León».

g) Aprobación del III Plan de Salud.

h) Difusión.


  1. CRITERIOS Y PREMISAS APLICADOS



Para la elección de la metodología a utilizar en la elaboración del Plan, y para la orientación del resultado final que se quería conseguir, se definieron los siguientes criterios y premisas:


  1. Los sistemas sanitarios tienen como objetivo mejorar la salud de la población, es decir, disminuir la carga de enfermedad que viene determinada por el número de nuevos casos (incidencia) que genera, por la prevalencia y por la discapacidad y la mortalidad prematura que ocasiona. Deben garantizar además, de forma igualitaria, los derechos sanitarios reconocidos en la legislación y el mismo nivel de acceso a las prestaciones sanitarias, asegurando, por otra parte, la sostenibilidad financiera de la propia organización. Los Sistemas Sanitarios pueden desarrollar sus objetivos a través de la prestación de servicios sanitarios individuales (asistencia sanitaria) y comunitarios (salud pública), con el ejercicio de la tutela y autoridad sanitaria y con un adecuado sistema de gestión.




  1. El plan de salud es un documento estratégico que deberá orientar las acciones y proyectos del Sistema Sanitario de Castilla y León de los próximos años hacia aquellos que tengan más impacto en los objetivos de salud de la población, e incluir las acciones intersectoriales que ayuden a conseguirlos.


Deberá ser un proyecto de avance, de mejora. El texto del Plan no incluirá los servicios que, con los recursos asignados actualmente y con los procesos de trabajo existentes obtienen buenos resultados de impacto en salud. Se centrará únicamente en las áreas que necesitan una mejora en la organización o en la dotación de recursos, recogiendo las acciones, proyectos y programas que mejoren o reorienten los programas y servicios actuales o que desarrollen nuevas acciones o servicios.
Debe convertirse en un instrumento que ayude a priorizar las inversiones y la asignación de recursos de los próximos años.


  1. El proyecto debe tener en cuenta las recomendaciones técnicas sobre la elaboración de los Planes de Salud recogidas en la bibliografía. Los distintos trabajos publicados sobre planes de salud en España identifican los siguientes recomendaciones como puntos a tener en cuenta en la elaboración y ejecución de un plan de salud:

    • Los Planes de Salud han de llevar aparejados Planes de Gestión que permitan su desarrollo, seguimiento y evaluación.

    • Los Planes de Salud pueden servir como guías para el desarrollo de políticas sanitarias, pero hay que tender a que incluyan menos objetivos y a que éstos estén bien definidos.

    • La participación comunitaria es una condición necesaria para la eficacia de los Planes de Salud.

    • Cualquier Plan de Salud ha de estar coordinado e integrado en las políticas sectoriales gubernamentales.

    • Es necesaria la transparencia y el debate en el proceso de priorización de los objetivos de los Planes de Salud y de las intervenciones del Sistema Sanitario.

    • Los Planes de Salud deben garantizar la cohesión y coordinación en todas las Áreas de la Comunidad.

    • La efectividad de las intervenciones recogidas en los Planes de Salud ha de ser respaldada por la evidencia científica.

    • Los Planes de Salud deben considerarse como una herramienta de las Administraciones Sanitarias para la definición de las Políticas de Salud, entendiéndolos como el elemento inicial de una cadena lógica que debería incluir también los Planes de Servicios, las Carteras de Servicios y los elementos de contratación, acreditación e incentivación.




  1. Se define como “problema” un conjunto de hechos o circunstancias que dificultan la consecución de algún fin. Bajo este concepto, en el III Plan de Salud, los problemas que dificultan la consecución de los objetivos de salud pueden estar relacionados con:

    • Problemas de salud. Patologías (incluidas en la lista reducida de la CIE 10) que inciden sobre la salud de la población por su alta prevalencia o incidencia, la discapacidad que producen o la mortalidad prematura que ocasionan.

    • Problemas de garantía de derechos y de prestación de servicios sanitarios. Hechos o circunstancias que impiden la adecuada prestación de servicios sanitarios o el libre ejercicio de los derechos sanitarios y el derecho a la salud recogidos en la legislación sanitaria.



  1. Marco y principios que debían guiar la definición de objetivos y actuaciones

El III Plan de Salud tiene como marco general de referencia en política sanitaria las recomendaciones de “Salud para todos en el siglo XXI” para la Región Europea de la Organización Mundial de la Salud, así como las conclusiones del grupo de expertos en planificación sanitaria reunidos en Madrid en el 2003 cuyas conclusiones se recogieron en el denominado “Marco de Madrid” donde se definían doce dimensiones para la fijación de objetivos de salud en Europa.
Dentro de este marco, los principios explícitos orientadores del III Plan de Salud que se definieron fueron los siguientes:


    • Equidad: las acciones que se propongan deben desarrollarse con criterios de equidad, que ayuden a minimizar las desigualdades en salud.

    • Integralidad: los problemas de salud se abordarán con una perspectiva integral que contemple la prevención, el tratamiento, los cuidados coordinados y la rehabilitación. El Plan incluirá, además, estrategias de formación e investigación en relación con los diferentes problemas priorizados.

    • Orientación al ciudadano: las intervenciones que se propongan tendrán en cuenta su aceptabilidad por parte de la población y estarán orientadas a satisfacer las expectativas y mejorar los niveles de satisfacción de los ciudadanos.

    • Perspectiva de género: estará presente, en el análisis de los datos y en los objetivos y medidas propuestos, y en la metodología de evaluación.

    • Práctica basada en la evidencia científica: se propondrán medidas y recomendaciones que dispongan de suficientes niveles de evidencia.

    • Eficacia y eficiencia: entre las medidas de intervención se seleccionarán aquéllas que resulten más eficaces y más eficientes.

    • Aplicabilidad: las acciones e intervenciones propuestas deben ser valoradas y aprobadas para su aplicación operativa durante la vigencia del Plan. El propio Plan recogerá la adjudicación de responsabilidades respecto a los objetivos, que quedarán incorporados a los Planes de Gestión del Servicio de Salud.

    • Innovación: se iniciarán líneas innovadoras en la gestión y en la organización de la atención de los diferentes problemas de salud, así como en la formación continuada y en la investigación.

    • Orientación a resultados: las intervenciones, se orientarán a conseguir, el despliegue de las medidas propuestas, y la mejora de los resultados en salud.




  1. Suficiencia financiera: se asegurará, a lo largo de todo el Plan, la capacidad de financiación y la disponibilidad de recursos para su desarrollo.




  1. Calidad: el proceso de elaboración del Plan se ajustará a las especificaciones recogidas en las normas publicadas, que sean aplicables en este caso, sobre gestión de la calidad.




  1   2   3   4   5   6   7   8

similar:

Introducción al III plan de Salud de Castilla y León 2 iconD, del Servicio de Salud de Castilla y León

Introducción al III plan de Salud de Castilla y León 2 iconDirección General de Salud Pública e Investigación, Desarrollo e...

Introducción al III plan de Salud de Castilla y León 2 iconI. la actividad empresarial en castilla y leóN

Introducción al III plan de Salud de Castilla y León 2 iconEjercicios pau (Castilla y León)

Introducción al III plan de Salud de Castilla y León 2 iconEconomía de la Empresa pau castilla y León

Introducción al III plan de Salud de Castilla y León 2 iconSelectividad castilla y leóN: matrices y determinantes

Introducción al III plan de Salud de Castilla y León 2 iconPremio Castilla y León de Investigación Científica y Técnica

Introducción al III plan de Salud de Castilla y León 2 iconEjercicios de Selectividad de las Universidades de Castilla y León

Introducción al III plan de Salud de Castilla y León 2 iconCocinero (Turno Libre) 2003 Junta de Castilla y León

Introducción al III plan de Salud de Castilla y León 2 iconUniversidad del Mar Instituto de Investigaciones Antropológicas de...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com