Aulas virtuales y videoconferecias




descargar 20.96 Kb.
títuloAulas virtuales y videoconferecias
fecha de publicación31.10.2015
tamaño20.96 Kb.
tipoAula
med.se-todo.com > Documentos > Aula
Las TIC disponibles en la UNED-CR
Hasta el año 2000, la presencia de las TIC en la UNED-CR se limitó al uso de bases de datos para fines administrativos e Internet (fundamentalmente correo electrónico) para uso del personal académico y administrativo. A partir del 2001 se comenzaron a usar otras tecnologías, especialmente en el sistema de estudios de posgrado (Monge-Nájera y Méndez, 2004):

1) Las aulas virtuales y videoconferecias. Mediante programas especializados que comunican computadoras dentro de una red, la persona que dicta una lección es vista y escuchada de manera interactiva por el estudiantado, el cual participa con preguntas y comentarios, en tiempo real. La videoconferencia con paneles de expertos y estudiantes que interactúan con especialistas de prestigio, es la forma más frecuente de aula virtual que emplea la UNED-CR, con cerca de 400 videoconferencias anuales, de las cuales casi un 10 % son internacionales. Sin embargo, al momento de escribir este artículo, solamente se tiene acceso a ellas asistiendo a alguno de los 12 centros universitarios que cuentan con salón de videoconferencia. La posibilidad de conectarse vía Internet apenas está en desarrollo.

2) El salón de conversación. A menudo se le conoce por su nombre inglés, “chat”. Significa conversar en tiempo real mediante textos digitados. Pueden participar simultáneamente varios usuarios. Como herramienta educativa facilita el intercambio de ideas y la discusión entre los participantes. En educación a distancia, reemplaza la necesaria interacción que tienen entre sí los estudiantes de educación presencial que comparten el aula. No usa sonido, por lo que es particularmente útil para estudiantes con discapacidad auditiva. En la UNED-CR no se usó hasta el 2006, debido a la resistencia de la dirección de informática, que se negaba a implementarla por el peligro de que fuera usada para conversaciones ajenas al proceso de enseñanza-aprendizaje.

3) Los foros. El sistema de foros es similar al de conversación, con la diferencia de que no es en tiempo real. Los mensajes se publican y quedan públicos indefinidamente, acumulando respuestas y seguimientos concatenados a esas respuestas. Propicia relaciones entre docentes y estudiantes, con igualdad de oportunidades para personas discapacitadas si cuentan con los equipos correspondientes. En la UNED-CR se le usa desde 2000 para los cursos de posgrado y desde 2002 para la capacitación interna del personal. Hasta 2005 se usó para ello una adaptación del programa Microcampus (mediante acuerdo con la Universidad de Alicante) y en 2006 se comenzó el proceso de cambio a un programa comercial.

4) La mensajería instantánea. Similar al salón de conversación, pero las personas participantes escriben breves mensajes en tiempo real y tienen la posibilidad de reforzarlos con sonidos, pequeñas animaciones y “emoticones”. Los emoticones son sencillos dibujos que representan emociones humanas como el enojo, la duda y la risa. En la UNED-CR solamente es usada de manera informal por docentes y estudiantes, mediante programas disponibles gratuitamente en Internet. En 2006 se ha comenzado a usar versiones que agregan vídeo (sin sonido) y probablemente en pocos años se conviertan en verdaderas videoconferencias, con imagen y sonido, en las cuales ya no sea necesario escribir los mensajes. La UNED-CR no ha tomado ninguna medida para prever el impacto que esta tendencia pueda tener en el uso de la videoconferencia de salón que ha usado hasta ahora, ni para buscar la mejor forma de aprovechar su posible potencial didáctico.

5) El correo electrónico. Es la forma de Internet más usada, junto a la navegación misma por la red. Permite el intercambio de mensajes que normalmente son de texto, pero pueden complementarse con imágenes y sonidos.

Esta herramienta facilita la comunicación individual o entre un grupo prácticamente ilimitado de personas, lo que la hace eficaz para un sistema de enseñanza a distancia, y al no ser en tiempo real, permite libertad de horario. La UNED-CR lo usa desde inicios de la década de 1990 (Rodino, 1997).

6) La medioteca virtual. La red mundial de Internet, interconecta millones de computadoras mediante líneas telefónicas, fibras ópticas y otros medios. Generalmente una computadora (servidor) unifica una serie de “páginas web” dentro de un “sitio web”. Este sitio web contiene información en medio escrito, fotográfico, de audio y vídeo: es una medioteca (sucesora de las bibliotecas tradicionales). Los “sitios web” serían inaccesibles si no fuera por la existencia de buscadores gratuitos que elaboran índices de contenidos y ofrecen la información en fracciones de segundo. La página web permite que se ejecuten diferentes acciones, una tras otra y a menudo en un orden definido por quien lo usa, lo que hace al contenido transmitido más dinámico. Este medio permite establecer una relación de enseñanza y aprendizaje individualizado y colaborativo. En la UNEDCR, los responsables de este artículo hemos desarrollado un sitio web como parte de los componentes modulares para los estudiantes del curso Biología General y un curso libre gratuito sobre biodiversidad tropical (www.uned.ac.cr/recursos), pero se trata de una iniciativa individual y aislada. Formalmente la institución no ha realizado ninguna acción para usar sitios web como material didáctico.

7) Los laboratorios virtuales. Consisten en simulaciones de la realidad que se presentan a través de la computadora. La (el) estudiante interactúa con el contenido y tiene la posibilidad de escoger por dónde empezar a estudiarlo, o bien de seguir una secuencia lógica predefinida. Se propicia la autorregulación, pues se hacen preguntas de autoevaluación con el fin de corroborar el aprendizaje logrado y se incita a la persona que los usa a repasarlos de forma constructivista una vez que han hecho el primer recorrido secuencial. La UNED-CR ha producido 12 laboratorios virtuales en el área de las ciencias naturales (www.tropinature.com) y no solo los usa para sus cursos, sino que los distribuye a precio subsidiado mediante librerías comerciales.

8) La línea Braille y el lector automático de texto. En el sistema llamado “línea Braille”, se usan pines móviles que se pueden tocar para leer un texto en el lenguaje Braille. Los lectores automáticos usan sintetizadores de voz o grabaciones para que la computadora “lea en voz alta” los textos. Han sido desarrollados para personas invidentes según el principio de autonomía: que la persona pueda trabajar sin ayuda directa de otras. La UNED-CR ofrece ambos servicios de la siguiente manera. Si la persona desea recibir su material didáctico en “línea Braille”, la UNED-CR envía el archivo digital a una fundación privada, la cual presta el servicio gratuitamente. Si la persona desea escuchar los textos en su computadora, la UNED-CR elabora una versión digital especialmente adaptada para uso con lectores automáticos.
Ventajas teóricas de las TIC en la enseñanza a distancia
Dentro del modelo de la educación a distancia (Moore, 1990, 1994, Gutiérrez y Prieto 1994), las TICS permiten un aprendizaje más activo e independiente y logran romper barreras de tiempo y de distancia geográfica. Diversos autores, como Cabrero y Duarte (s.f.), Gutiérrez y Prieto (1994) y Moore (1990, 1993) afirmaron (en algunos casos, hace ya más de una década) que las TIC propician: a) Mayor interacción entre los participantes de los procesos de enseñanza y aprendizaje: docente–estudiante, estudiante–estudiante y estudiante–materiales.

b) Flexibilidad en el aprendizaje, al estructurar los contenidos de una forma no lineal. Los (las) estudiantes controlan “el tiempo y el esfuerzo que dedicarán a las tareas, saben cómo disponer ambientes favorables al aprendizaje, como el lugar, y saben a quien acudir en caso de dificultades” (Arias y González, 2004: 2).

c) Aprendizaje eficaz, pues se aprende los contenidos al propio ritmo, Hay además comunicación directa con quien enseña y con los demás participantes en los procesos de formación. Así la (el) estudiante sabe cómo planificar, controlar y dirigir sus procesos mentales hacia el logro de sus metas personales.

d) Un aprendizaje cooperativo. Este es el meollo de la tercera letra en “TIC”: la comunicación. Sabemos por las teorías del aprendizaje que éste es una situación social: “Los estudiantes aprenden discutiendo entre ellos y con el profesor o profesora, comparando, desarrollando valores y actitudes más o menos favorables al aprendizaje” (Jorba y Sanmartí, 1994: 29).

e) La retroalimentación. A través de algunas herramientas tecnológicas, quien estudia puede repetir cuantas veces lo considere necesario los contenidos y actividades propuestas. Por medio de la interacción con otras y otros estudiantes, docentes y contenido, se adquiere la retroalimentación necesaria para dirigir el aprendizaje.

f) Acceso a diferentes fuentes de información. Por ejemplo, a través de Internet, el (la) estudiante puede ampliar sus fuentes de información y profundizar en aquellos temas que le resulten de interés.

g) La enseñanza mediatizada. Con la integración de diversos formatos (textual, gráfico, sonoro) se favorece la transmisión del conocimiento y el estudio individualizado.

h) Facilidad de acceso a la información, debido a que el (la) estudiante cuenta con diversas tecnologías para acceder a los conocimientos de determinado curso. No hay limitación a un solo medio como ocurría en el pasado.
Desventajas y obstáculos de las unidades didácticas modulares

Aunque las ventajas de las unidades didácticas modulares nos parecen claras a partir de lo que hemos expuesto, en nuestra experiencia también existen desventajas y obstáculos.

La principal y muy seria desventaja es que su uso requiere de acceso a las TIC. Usar las unidades didácticas modulares plenamente requiere una computadora moderna con conexión medianamente rápida a Internet. Aquí está su talón de Aquiles para generalizar su uso al resto de países centroamericanos y a las regiones socioeconómicas deprimidas de Costa Rica (regiones fronterizas y costeras), donde a menudo con se cumplen esos requisitos. Existe también una barrera conocida como la brecha digital de género. Las mujeres tienen menos acceso a computadoras e Internet que los hombres de su mismo medio social. Esto ya lo habíamos identificado entre el estudiantado de la UNED-CR hace cinco años en un estudio preliminar que inspiró las actuales estadísticas que lleva la institución. Pero según los datos de 2005 la brecha digital de género es mínima dentro del estudiantado de la UNED-CR (CEMPA, UNEDCR, datos sin publicar). Además de las desventajas ante las unidades didácticas modulares que puedan tener algunas personas por razones socieconómicas, geográficas y de género, existen obstáculos para su puesta en práctica dentro de la institución misma.

El uso de las TIC exige un replanteo de las estrategias pedagógicas y necesita un cambio en el papel del docente, en la forma de entrega de la docencia, en la concepción de la producción de los ma teriales didácticos y, como ya se dijo, también en la evaluación de los aprendizajes.

El cambio es necesario en todas las áreas que se inician con la concepción del programa de curso, pasan por la producción y la docencia, y acaban en el proceso de evaluación. Nuestra experiencia es que gran parte del personal actual que ocupa estas áreas lleva muchos años trabajando con el sistema viejo, en muchos casos espera una pronta jubilación, y aunque sus discursos varían, en la práctica encuentran muy difícil dejar de hacer las cosas como las han hecho por tanto tiempo.

En estas situaciones es normal que se de una resistencia pasiva ante el cambio, y comentarios como “nadie sabe qué son las unidades didácticas modulares”, “es lo mismo de siempre con otro nombre”, “nadie ha visto una unidad didáctica modular”, “no nos han capacitado”, y “no hemos avanzado nada”, son esperables pese a lo injustificados. Por el momento, el resultado de esta resistencia pasiva, combinada con lo magro de los recursos asignados por la institución a la producción de las unidades didácticas modulares que combinan textos impresos con TIC, es que en la UNED-CR solamente se han producido cerca de una docena de tales unidades didáctica, y únicamente se usan de manera generalizada en los cursos dos TIC: la videoconferencia y los foros.

Es probable que, con algunas excepciones, las unidades didácticas modulares, entendidas en el sentido definido al inicio de este artículo, y el uso de la totalidad de los medios que las TIC ofrecen a la educación a distancia, deban esperar a una nueva generación (criada entre computadoras) para que domine plenamente el diseño, la producción y la entrega de la docencia en la UNED-CR.
Cita bibliográfica del artículo

Méndez-Estrada, V. y Monge Nájera, J. (2006, Mayo). Las TIC en un entorno

latinoamericano de educación a distancia: la experiencia de la UNED de Costa

Rica. RED. Revista de Educación a Distancia, número 15. Consultado

[día/mes/año] en http://www.um.es/ead/red/15/

similar:

Aulas virtuales y videoconferecias iconAulas virtuales
«Aulas Virtuales como Modelo de Gestión de Conocimiento», y trataremos algunos conceptos sobre estas: factores influyentes, clasificación,...

Aulas virtuales y videoconferecias iconAulas virtuales 43

Aulas virtuales y videoconferecias iconAulas virtuales Dr. Omar José Miratía Moncada

Aulas virtuales y videoconferecias iconMaquinas virtuales y sistemas operativos

Aulas virtuales y videoconferecias iconDirectorio de Bibliotecas Virtuales y Recursos

Aulas virtuales y videoconferecias iconDirectorio de Bibliotecas Virtuales y Recursos

Aulas virtuales y videoconferecias icon36 aulas de clase

Aulas virtuales y videoconferecias iconAulas y horas

Aulas virtuales y videoconferecias iconEl docente y los entornos virtuales de enseñanza-aprendizaje

Aulas virtuales y videoconferecias iconA-life: bienvenido al universo de criaturas virtuales y virus inteligentes


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com