Introducción






descargar 62.28 Kb.
títuloIntroducción
página1/6
fecha de publicación23.10.2015
tamaño62.28 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Documentos > Documentos
  1   2   3   4   5   6


Cómo citar recursos

electrónicos


por Assumpció Estivill (estivill@fbd.ub.es) y Cristóbal Urbano (urbano@fbd.ub.es)
Escola Universitària Jordi Rubió i Balaguer de Biblioteconomia i Documentació

30 de mayo de 1997. Versión 1.0

Artículo encargado por la revista Information World en Español
(publicado en el número de septiembre de 1997)

Versió en català: Com citar recursos electrònics

Sumario

Introducción


La norma ISO 690, los manuales de estilo clásicos y la citación de recursos electrónicos

Esquemas y ejemplos de referencias bibliográficas de recursos electrónicos y sus partes

1.a. Textos electrónicos, bases de datos y programas informáticos
1.b. Partes de textos electrónicos, bases de datos y programas informáticos
1.c. Contribuciones en textos electrónicos, bases de datos y programas de ordenador
2.a. Publicaciones seriadas electrónicas completas
2.b. Artículos y otras contribuciones en publicaciones seriadas electrónicas
3.a. Sistemas electrónicos de boletines de noticias, listas de discusión y de mensajería
3.b. Mensajes electrónicos

Comentarios a los elementos de las referencias bibliográficas de recursos electrónicos

Notas

Referencias bibliográficas


Introducción



De manera cada vez más frecuente los trabajos de investigación, informes, estados de la cuestión, etc., hacen referencia a documentos y otros recursos de información1 publicados en formato electrónico. A menudo las listas de referencias bibliográficas que forman parte de estos trabajos incluyen recursos electrónicos y documentos tradicionales —libros, artículos de revista, grabaciones sonoras, etc. Así pues, cuando se cita un recurso electrónico no sólo es necesario que éste sea fácilmente identificable y recuperable a través de los datos bibliográficos reseñados, sino que, además, la referencia debe ser coherente con las de los otros documentos incluidos en la lista, es decir, todas deben seguir un modelo común.

Los recursos electrónicos y los no electrónicos comparten bastantes características, pero al hacer la correspondencia entre las de un grupo y las de otro vemos que los elementos descriptivos que sirven para identificar libros, artículos, etc., no siempre son aplicables sin matices a los materiales del primer grupo. Elementos que no necesitarían de ninguna explicación en el caso de los documentos tradicionales —como lugar de publicación, editor o, incluso, título— no resultan tan evidentes cuando se habla de documentos publicados en Internet. Además, los recursos disponibles en redes tienen unas peculiaridades que los diferencian de cualquier otro tipo; su movilidad —cambios de localización— y la facilidad con que pueden ser modificados de manera continuada sin que queden vestigios de su contenido previo son rasgos que les confieren singularidad.
La norma ISO 690, los manuales de estilo clásicos y la citación de recursos electrónicos

Por todo ello y también porque en los últimos tiempos se han ido multiplicando las distintas modalidades de edición electrónica, no es tan sencillo aplicar directamente las normas de referencias bibliográficas y los manuales de estilo existentes a la identificación de recursos electrónicos. Su complejidad y diversidad tampoco han facilitado la adaptación y ampliación de aquellos textos para que contemplen la identificación de estos recursos.

Actualmente existe una versión en borrador de la norma ISO 690-2 (8) que incluye esquemas y directrices para elaborar referencias a documentos electrónicos. Sin embargo, su publicación definitiva se está retrasando más de lo debido posiblemente por la dificultad de superar los obstáculos que presentan la selección de los elementos bibliográficos necesarios para identificarlos y la adopción del mismo modelo que rige la identificación de los documentos no electrónicos. Por estas mismas razones los manuales de estilo clásicos tampoco se han actualizado en este punto o lo han hecho sólo parcialmente.

La última edición del MLA handbook for writers of research papers (6) trata de manera incompleta las referencias a recursos electrónicos. El manual incluye directrices para citar cd-roms, bases de datos en disquete, cinta magnética y en línea y da algunas indicaciones sumarias para citar revistas y textos electrónicos, mensajes de correo electrónico, en newsgroups y en listas de discusión. Sin embargo, los elementos a incluir en esas referencias no siempre son los adecuados; por ejemplo, en la mayoría de los casos de referencias a documentos en redes, la localización del ejemplar citado es opcional y en ningún caso se dan directrices para elaborar referencias de documentos ftp y gopher o de páginas web. En la misma línea, la obra National Library of Medicine recommended formats for bibliographic citation (11) lista los elementos bibliográficos e incluye modelos de referencias de programas informáticos, publicaciones en serie electrónicas y sus partes, textos electrónicos y sus partes, boletines de noticias y mensajes en estos boletines y mensajes de correo electrónico; pero tampoco es exhaustiva en sus indicaciones para citar algunos de los recursos que se publican en Internet. El Publication manual of the American Psychological Association (12) presenta limitaciones parecidas: por un lado, las especificaciones para elaborar referencias bibliográficas no incluyen documentos gopher o de páginas web y, por otro, el elemento usado para indicar la localización y el acceso a recursos en línea no adopta todavía la fórmula normalizada del URL (uniform resource locator) acordada por el World Wide Web Consortium (1). Por su parte, el Chicago manual of style incluye, sólo a modo de ejemplo, algunas referencias a documentos electrónicos y remite al lector a las recomendaciones de la International Standard Organization para un tratamiento más amplio de este tipo de materiales "sumamente complejo, cambiante y en expansión" (3, p. 633-634). En la página web The Chicago manual of style FAQ se justifica esta omisión en los términos siguientes: "We at the CMOS think of ourselves not as dictators of style, but rather as recorders of established conventions. By the time we begin preparing the next edition of the Manual of style, the dust will surely have settled enough for us to address with confidence the subject of electronic sources" (4).

La insuficiencia de los textos que se consideran oficiales en determinados ámbitos de la investigación para citar recursos electrónicos, ha ocasionado la proliferación de propuestas personales que abordan las referencias a estos recursos a la manera de los manuales de estilo más extendidos. Las páginas web siguientes, elaboradas por la International Federation of Library Associations and Institutions (IFLA) y la Biblioteca de la Universidad de Barcelona, dan acceso a una amplia selección de estas propuestas:


Citation guides for electronic documents [en línea]. IFLA, 21 March 1997.
  1   2   3   4   5   6

similar:

Introducción iconTaller com/manual-java/introduccion-java php >Introducción a Java...

Introducción iconDibujo tecnico introducción al curso. Alfabeto de líneas. Letras...

Introducción iconIntroducción a la Epistemología Introducción

Introducción icon7 introducción al metabolismo. Enzimas 1 introducción al metabolismo

Introducción iconIntroduccióN

Introducción iconIntroducción

Introducción iconIntroducción

Introducción iconIntroducción

Introducción iconI. Introducción

Introducción iconIntroducción


Medicina





Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com