En d e s a r r o L l o e d u c a t I v o




descargar 80.45 Kb.
títuloEn d e s a r r o L l o e d u c a t I v o
página1/3
fecha de publicación05.03.2016
tamaño80.45 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Documentos > Documentos
  1   2   3


U N I V E R S I D A D D E P U E B L A

M A E S T R I A

EN

D E S A R R O L L O E D U C A T I V O

INFLUENCIA DEL LABORATORIO ESCOLAR EN EL APRENDIZAJE DE LAS CIENCIAS

P R E S E N T A

ROSA MARIA SANCHEZ PEREZ

Mayo 2013



  • Cuando las ciencias empezaron a ser enseñadas en las escuelas de educación secundaria se diferenciaba claramente entre la «enseñanza teórica» y la «enseñanza practica». Se daba más valor a la primera que a la segunda; como consecuencia, los alumnos tenían dificultades en la asimilación de las ciencias

Por ello algunos profesores empezaron a introducir una innovación muy importante para su práctica docente: convirtieron el laboratorio escolar en el aula por excelencia para el aprendizaje de las ciencias considerando que los alumnos sólo podrían comprender las teorías científicas, si ellos mismos reproducían los experimentos cruciales; en la actualidad esto se ha ido perdiendo. Hasta el punto que el trabajo de laboratorio es considerado por los profesores una pérdida de tiempo, y solo lo manejan como un relleno y para los alumnos el espacio ideal para no hacer nada y poder perder la clase.

  • Mucho se ha dicho acerca de la importancia de las prácticas de laboratorio para el aprendizaje de las ciencias como la química, la física y la biología ( Barbera y Valdés, 1996, Domin, 1999, Reigosa y Jiménez, 2000, Seré, 2002). Sin embargo, las discusiones de la realidad escolar hoy en día muestran que las actividades practicas son poco frecuentes y sin temor a exagerar diría que son prácticamente nulas y cuan tostó no sucede se presentan como un diseño tipo recetas o se limitan a mostrar algo, que en general, es explicado por el profesor. Esta distorsión del trabajo práctico desaprovecha su potencialidad didáctica (De Jong, 1998) y restringe el aprendizaje de los alumnos.


Campo Problemático y pregunta de investigación

. A la largo de mis mas de 28 años de trabajo como docente de educación secundaria en el D.F., al oriente de la delegación Iztapalapa, he percibido un enorme cambio en la actitud1 de los docentes hacia la labor que se desempeña dentro de el laboratorio escolar ,hacia el gran papel que por muchos años prevaleció, como una estrategia didáctica , como un medio formador y facilitador en el proceso de enseñanza aprendizaje de las ciencias , antes de respeto, hoy de indiferencia hacia aspectos formativos de los alumnos que desencadenan situaciones contradictorias a los propósitos esperados por el gobierno en su perfil de egreso referentes a asumir un carácter reflexivo, analítico racional y resolutivo que se podían ver favorecidos mediante el trabajo desarrollado en el aula y reforzados el laboratorio escolar ;pues se veían en la necesidad de resolver una gran gama de problemas que podían transpolar a su entorno mediante la realización de practicas de laboratorio constantes .Sin embargo hoy el panorama para el laboratorio escolar es muy árido muy incierto ya que la actitud tanto de docentes como de los alumnos es de total desinterés ,desapego y poca importancia para su instrucción y formación academica. Esta actitud me hace preguntarme que tanto influye el trabajo práctico en los alumnos cuando de aprender ciencias se tratan

Es común observar a los alumnos de la escuela secundaria 313, asumir actitudes irresponsables al bajar a desarrollar una práctica, carecer de una presencia tutorial ( profesor) que los oriente en sus habilaidades, aptitudes y actitudes interpersonales, cuando de desarrollar trabajo en el laboratorio se trata. Estos aspectos también se ven afectados pues así se demuestran cotidianamente los docentes de la escuela que expresan claramente muchos patrones de conducta que suelen aparecer no solo en esta escuela ,si no en numerosas escuelas con el mismos problema: la indiferencia por los procesos aprendizaje de las ciencias al comentar...”ha alumnos. Para que los bajo”, “ni material traen “ni siquiera saben que van hacer”; “yo ya les enseñe”, “para que les llamo la atención si ni hacen caso” etc. Son argumentos que se usan como excusa para evadir la respuesta.

Actual el papel del laboratorio escolar se ha visto minimizado a causa de una falta tanto de interés como de tiempo para poder utilizarlo como herramienta académica; en este gran problema el docente se ha visto arrastrado por cada una de las nuevas reformas educativas de los planes y programas de las asignaturas de ciencias que de manera inherente a tenido que cubrir grandes contenidos, con ello el trabajo y la practicas de laboratorio resultan a menudo poco eficaces y esto acaba por prescindir de ellas; pero esta solución, resulta demasiado radical, y por el otro lado el alumno con una gran falta de conciencia, actitud y compromiso, por todo lo que lo se refiere a su edad.

Con todo esto en mente con frecuencia realizamos algunos cuestionamientos que nos permitan ver mejor cual es el problema por el que traviesa el laboratorio escolar y el trabajo realizado en el.

¿Porqué los profesores de ciencias no hacen prácticas? ¿Por qué las prácticas escolares ya no son útiles al alumno? Un argumento que presentan los profesores es porque no hay tiempo..., no hay materiales suficientes.
Desde mi experiencia practica, debo expresar mi desacuerdo a esta respuesta emitida por algunos, al considerar que la parte del trabajo practico tiene y ha tenido un gran peso en el aprendizaje de las ciencias cuando al alumno le ayudamos a entender y construir este por medio de la aplicación de todos y cada uno de los conceptos a las acciones que realiza en su vida cotidiana. Además tomando como referencia la teoría epistemológica del constructivismo

Que considera que los alumnos aprenden y se desarrollan en la medida en la que pueden conformar y atribuir significados a determinados contenidos, lo que tiene que ver con la relación que establecen entre el conocimiento nuevo y su estructura de pensamiento, para propiciar en este proceso se debe motivar que el alumno interactúe de manera activa objeto de su conocimiento y lo relacione lo nuevo a aprender con sus ideas previas.

Sin embargo todas estas respuestas representan una incongruencia total al panorama que en la actualidad esta viviendo el trabajo practico dentro del laboratorio escolar que solo pone de manifiesto el desinterés extremo de los docentes y alumnos por este invaluable espacio de aprendizaje. Partiendo de todo lo anterior y las diferentes respuestas que se dan surge el cuestionamiento
EXISTE INFLUENCIA DEL LABOARTORIO ESCOLAR EN EL APRENDIZAJE

DE LAS CIENCIAS DENTRO DE LA EDUCACION SECUNDARIA”

Antecedentes históricos

Desde hace mas de dos décadas el uso del laboratorio escolar, hacido objeto de

Como apoyo didáctico dentro del aprendizaje de las ciencias.
Ejemplo:



  • Que Pickering (1993) menciona que, en los Estado Unidos, el uso del laboratorio escolar para el aprendizaje de las ciencias inicio en 1820 con Liebig´s laboratory, pero transcurrieron varias décadas para que en 1867 ocurriera la publicación del primer texto sobre prácticas de laboratorio. Pickering puntualizó que durante el siglo XIX y principios del XX, se adopta la idea de que para aprender ciencia y formar un investigador se requiere que el estudiante repita lo que realiza el científico en su laboratorio.  

  • Pickering (1993) describe que en las décadas del 20 y 30 del siglo XX se cuestionó la eficacia del aprendizaje de la ciencia a través del laboratorio escolar; las investigaciones realizadas en esa época no mostraron evidencia estadística significativa sobre la afirmación de que el aprendizaje en los laboratorios escolares fuese inconveniente. En las décadas del 50 y 60, el aprendizaje de la ciencia mediante el laboratorio escolar recibió un gran impulso, y aunque no lo mencionó Pickering, este apoyo al laboratorio escolar se debió a la política estadounidense de fundamentar su progreso económico en el desarrollo científico y tecnológico, como lo describen y analizan García et al. (2001) y Olive (2003).  Por otra parte, en esa época de posguerra los contenidos de los curricula de ciencia eran seleccionados y elaborados por científicos cuyo interés principal era mantener una supremacía científica y tecnológica, que garantizara la seguridad de los estadounidenses (Marco-Stiefeld, 2001).

  • Kemmis (2008) coincide con esta opinión al señalar que los grandes proyectos de desarrollo curricular de la ciencia de la educación en la década del 60, se originaron de conceptos que los científicos consideraban importantes para la comprensión de las teorías científicas, y en consecuencia “pudo ser organizado y secuenciado por especialistas en curricula (expertos en psicología de la educación, especialmente en cuanto al diseño de las actividades docentes/discentes y a los métodos de evaluación) y convertido en materiales para el uso de profesores y alumnos”.

  • En síntesis, la planificación educativa de cómo aprender ciencia hasta la década del 60 consistió en una primera etapa en la cual, la comunidad científica o una élite de investigadores, seleccionaba las teorías y conocimientos que debe aprender un estudiante. A partir de estos contenidos, el especialista en currículo los organizaba y presentaba de tal forma que fuese aplicado por el docente. En relación a las actividades de laboratorio, se continuaba aceptando la idea del siglo XIX de que el laboratorio escolar debe ser una replica del laboratorio de investigación aunque mas sencillo. Sin embargo, en la siguiente década esta afirmación comenzó a ser cuestionada nuevamente




  • Pickering (1993) relata que a partir de las década del 70 hubo una tendencia a perder el interés por realizar actividades de laboratorio tanto de profesores como de alumnos, y que se agudizó en la década del 80. Reflejo de lo anterior fueron los resultados encontrados por Hofstein y Lunetta (1982) al realizar una revisión sobre diferentes artículos publicados en la década del 70, que proponían una modificación del sentido de las actividades en el laboratorio, debido a la frecuente confusión de que aprender ciencia equivale a ser un investigador. Más aún, una de las conclusiones de Hosftein y Luneta consistía en que se debía replantear cuál es la finalidad del laboratorio escolar en términos del aprendizaje de la ciencia, ya que el estudiante promedio obtiene un pobre beneficio de las actividades del laboratorio de acuerdo a los resultados de las investigaciones analizadas.

  • Fourez (1997) describe que los contenidos de las curricula de ciencia fueron elaborados como reflejo de las especializaciones y disensos que ocurrían en la ciencia a pesar de las objeciones de diferentes sectores académicos sobre los riesgos de esta política educativa.. En el resto del mundo, también se empezó a detectar la misma situación, al grado que para la década de los 9O, la ONU había señalado como una de sus prioridades en la educación, el tema de la alfabetización científica y tecnológica. Acevedo et al. (2005) ante esa situación sintetiza que “De manera habitual, los currículos de ciencias se han centrado sobre todo en los contenidos conceptuales que se rigen por la lógica interna de la ciencia y han olvidado la formación sobre la ciencia misma”.

  • Hodson (1994) realizó una revisión para la década de los 80, equivalente a la de Hofstein y Luneta (1982) para la década del 70, en la que plantea: “Resulta interesante comprobar que, pese al apoyo casi universal que recibe del colectivo de profesores de ciencias, se ha investigado muy poco para obtener evidencias convincentes que puedan corroborar su eficacia y justificar así la enorme inversión de tiempo, energía y recursos con razones más convincentes o tangibles que las meras «sensaciones profesionales»”.  Añade que “… al preguntar a los profesores acerca de sus razones para hacer que los estudiantes participen en actividades prácticas se observa”, un amplio repertorio de respuestas, que agrupa en cinco categorías: a) motivar mediante la estimulación del interés y la diversión, b) enseñar las técnicas de laboratorio,

  • c) intensificar el aprendizaje de los conocimientos científicos, d) proporcionar una idea sobre el método científico y desarrollar la habilidad en su utilización, y e) desarrollar determinadas «actitudes científicas», tales como la consideración con las ideas y sugerencias de otras personas, la objetividad y la buena disposición para no emitir juicios apresurados.



¿Porqué en el nuevo planteamiento de la escuela secundaria los profesores y alumnos, no utilizan el laboratorio escolar como apoyo en el aprendizaje de las ciencias?

OBJETIVO GENERAL:

CONOCER SI EXISTE “LA INFLUENCIA DEL LABORATORIO ESCOLAR EN EL APRENDIZAJE DE LAS CIENCIAS “

OBJETIVOS ESPECIFICOS:

  • 1.- Identificar el impacto del trabajo docente dentro del laboratorio escolar.

  • 2.- Observar las formas de apropiación del conocimiento teórico-practico y efectividad de las prácticas escolares.

  • 3.-Valorar el manejo del método científico que presentan los docentes y los alumnos.

  • 4.-Analizar la importancia del diseño de un protocolo de practica y sus alcances.







  • DIMENSIONES Y/O CATEGORIAS PREELIMINARES:

CATEGORIAS UNIDADES DE ANÁLISIS

ALUMNO LABORATORIO ESCOLAR
DOCENTE METODO CIENTIFICO
APRENDIZAJE PROTOCOLO DE PRÁCTICA

ALUMNO.-

Voz latina: alumnus , de alere = alimentar; llámase alumno (a) a un discípulo o discente de su maestro (a) queién está en un proceso de enseñanza aprendizaje

DOCENTE:

Profesional cuya función es el ejercicio de la docencia o conducción del proceso de enseñanza-aprendizaje en un nivel educativo dado, también conocido como profesor o maestro. La profesión docente, tradicionalmente se forma en escuelas normales o universidades (ver “formación inicial de docentes”), aunque en algunos países de bajo desarrollo existen bachilleres pedagógicos o profesores empíricos quienes ejercen la docencia sin mayor formación debido a la carencia de recursos; en la actualidad, dicha profesión, ha sufrido un proceso de infravaloración social reflejado en los salarios poco competitivos en comparación con otros sectores profesionales, a pesar de la gran responsabilidad que se tiene.
APRENDIZAJE.

-El aprendizaje es un proceso que no ocurre en solitario, sino por el contrario, la actividad auto estructuran te del sujeto está mediada por la influencia de otros, por ello el aprendizaje, es en realidad, una actividad de reconstrucción de los saberes de una cultura. En el caso de los aprendizajes que se producen en el ámbito escolar, la posibilidad de enriquecer los conocimientos, de ampliar perspectivas y del desarrollo personal del estudiante, está determinada por la comunicación y el contacto interpersonal con los docentes y los compañeros de grupo. El docente debe tener clara la importancia de las interrelaciones que establece el estudiante con las personas que le rodean, por lo cual no puede dejarse fuera de análisis la influencia educativa que ejerce el docente y los compañeros de clase.


Laboratorio Escolar.- es un lugar físico que se encuentra especialmente equipado con diversos instrumentos y elementos de medida o equipo, en orden a satisfacer las demandas y necesidades de experimentos o investigaciones diversas, según el ámbito al cual pertenezca el laboratorio en cuestión claro está. También es muy común que las escuelas, universidades o cualquier otro reducto académico cuenten con un laboratorio en el cual se dictarán clases prácticas u otros trabajos relacionados exclusivamente con un fin educativo.
  1   2   3


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com