Actos del XX aniversario de amalio






descargar 32.73 Kb.
títuloActos del XX aniversario de amalio
fecha de publicación02.11.2015
tamaño32.73 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Documentos > Documentos
- actos del XX aniversario de amalio- -VAINART - actos del XX aniversario de amalio- -VAINART - actos del XX - actos del XX aniversario de amalio- -VAINART - actos del XX aniversario de amalio**********2015-2015-2015**********

UNA BIOGRAFÍA PARA AMALIO

EN EL RECUERDO

Por Jesús Troncoso García


Amalio, mi admirado amigo y maestro, entre tantas cosas me pidió en 1991 que le escribiera un breve texto biográfico que resumiera toda su vida de artista, de pintor-poeta, de su formación, sus etapas, sus maestros. Lo titulé AMALIO-92, el artista se dio cuenta de la importancia de esa presentación una vez la leyó con un profundo agradecimiento. Era importante, pues además formaría parte como separata dentro de las dos carpetas de láminas editadas aquel año con una selección de sus obras y unos textos de presentación que también le proporcioné para cada una de ellas (La Giraldamaliomaquia y De la Giraldafinibus). Entre los dos coordinamos dicha edición e impresión que tuvo lugar en Gráficas Coria.
Por aquel entonces yo llevaba ya seis años trabajando en mi tesis doctoral sobre su obra, que terminaría y leería en 1996, un año después de su fallecimiento. De ahí que estuviera documentado al detalle, dada además la amistad íntima y cotidiana en nuestro mundo envolvente de poesía y pintura y la total disposición de su archivo personal y artístico, aparte de las entrevistas que por escrito me contestó sobre numerosos aspectos de su personalidad, de su contexto y entorno, de anécdotas y obra artística.
Cuando han pasado veinte años de su fallecimiento en Sevilla en los inicios de 1995, deseo recordarle con la reproducción de aquel texto completo como homenaje a una de las figuras más importantes del arte y de la docencia en el pasado siglo.


J. M. DOMENECH
Jesús Troncoso y AMALIO en la azotea de su estudio en el Barrio de Sta. Cruz. Al fondo, la Giralda engalanada con motivo de la visita papal. Sevilla, 1982.

AMALIO-92
Jesús Troncoso

Una larga enfermedad sufrida en su infancia desencadenó todo el volcán artístico que aquel niño llevaba dentro. Allí en la cama -mientras las flores de macasar hacían aún más bella la acrópolis de La Alhambra-, mostraba sus iniciales escarceos con lápices y rústicos papeles, aprendiendo por sí mismo esa primera disciplina del dibujo, a la que se dedicó con gran vocación y empeño hasta llegar a poseer años más tarde un dominio perfecto en esa modalidad, de la que llegaría a ser doctor y catedrático en las facultades de Bellas Artes de Sevilla y Madrid (U. Complutense).
La inquietud vitalista de AMALIO GARCÍA DEL MORAL (Granada 1922), le condujo desde sus orígenes, dada su genial capacidad creativa, a un intrínseco pluralismo artístico (dibujante, grabador, poeta, y sobre todo PINTOR).
Tras sus estudios primarios en varios colegios de Granada de los que no guardaba buen recuerdo, inició felizmente sus estudios en la misma ciudad en el seno del Instituto Ganivet, perteneciente a la Institución Libre . Luego se inició en el arte como alumno de la Escuela granadina de Artes y Oficios, con notables profesores y artistas como Capulino Jaúregui, Ricardo Agrasot y Gabriel Morcillo, donde obtuvo premio los años 1939-40-41.
Conoció a personalidades republicanas como Fernando de los Ríos y a José Pareja Yébenes, ministro de Intrucción Pública y Bellas Artes, al que dedicó en 1950 uno de sus primeros retratos. La valía del aventajado alumno fue también premiada por el Excmo. Ayuntamiento granadino que le becó para completar su formación artística en Madrid en la entonces Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando, obteniendo las máximas calificaciones durante los cursos 1941, 1942 y 1943 y los prestigiosos Premios Molina Higueras y Carmen del Río de la misma Academia de San Fernando, donde era discípulo predilecto de otros pintores eminentes como Eugenio Hermoso y Joaquín Valverde, recibiendo además formación de Manuel Benedito, Daniel Vázquez Díaz, Julio Moisés y Juan Adsuara. Todo un privilegiado aprendizaje que se completó musealmente con sus claras preferencias por Ticiano, Ribera, El Greco y, sobre todo, por Velázquez.
En otro plano exploró personalmente las pinturas y frescos de Goya, Zuloaga, Sorolla, Regollos, Anglada Camarasa, Nonell, Mariano Fortuny, Pollok, Picasso, Bacon y Dubuffet, que también dejaron honda huella en las diversas etapas de la pintura del artista.
Tras este profundo aprendizaje académico se comprende que su Primera Etapa (1945-55) estuviera marcada por un tradicionalismo costumbrista de corte moderno, en el que destacaba su buen hacer técnico en magníficos retratos y composiciones como los titulados Comparsa de Nochebuena, El Chamarilero, Retrato del arzobispo Santos y Oliveira y el del doctor Gonzalo Gallas, etc; aparte de sus primeros Gitanos que la crítica de entonces relacionó con los del universo poético de su paisano Federico García Lorca.
En 1948, tras ganar el Premio Ciudad de Linares, inició una década viajera profusa en lo pictórico, que le llevó en 1949 por la Ruta del Quijote en Castillla la Nueva, tierra de sus antepasados paternos (Daimiel) donde pintó numerosos paisajes (Cementerio de Argamasilla de Alba), también en Almería donde se acercó estéticamengte al manifiesto de los indalianos de compromiso por la tierra y sus gentes. Luego cruzó el estrecho hacia Marruecos y el Sahara español, donde plasmó magistralmente la luz de Tánger, Rabat, Villa Cisneros...; y en 1957 – coincidiendo con una momento de mayor incidencia luminista en sus obras de influencia impresionista en cuadros como Las Monjas o Las Bordadoras, obras de gran formato donde aparece como modelos personajes femeninos de su entorno familiar, como su propia e esposa Marina Mora de perfil s, entonces su novia bordando en un carmen granadino, con ella se casaría poco después y tendría tres hijosse marchó de viaje de estudios a Suiza (Berna, Zurich) e Italia (Florencia, Venecia, Roma, Asís...).
Este último periplo europeo motivará un cambio en la concepción de su pintura que se orientará hacia una composición geometral, basada en el uso moderno de la Sección Áurea: Retrato de una escoba, La muñeca rota o La Ventana, obteniendo este último cuadro y en el mismo año una de las importantes medallas de la Exposición Nacional de Bellas Artes (Madrid).
Es un periodo que se caracteriza por la intelectualización de la materia pictórica buscando una perfecta composición. En esa misma línea, su obra Mis Hijas consigue otra Medalla de plata en la Exposición Internacional de Bruselas “Les Arts en Europe” en 1964, un año clave en el que también Amalio recibe el Gran Premio de la Diputación de Sevilla con su conmovedor lienzo La Puerta sin Esperanza. De esa época geometral procede también una de sus obras cumbres: La Virgen Gitana (1965).
En 1968 pintó su único aunque magnífico autorretrato que tituló Espejo de mi mismo, realizado como toda su obra figurativa del natural, en este caso a partir de la técnica del espejo.
En los prodigiosos Años 60, Amalio también participó de aquel espíritu renovador que desembocaría en el mayo del 68 francés. Fue a modo de un revulsivo sociocultural que amplió su inquietud comunicativa, armonizando lo clásico y lo moderno, bebiendo en la mayoría de los movimientos pictóricos gestados desde los inicios del siglo XX, y que se sintetizaron por Amalio en la última década de su vida en el pronunciamiento de una interesante vanguardia ecléptica, que bautizó con un nombre mágico, el Tarol Armonicismo.

Gallo de Vidrio (1975) JESÚS TRONCOSO

Recital de Gallo de Vidrio y exposición de Amalio en Bellavista, Sevilla, 1975. Acompañando su emblemática obra social La pobre desmontable, figuran de pie: Juan Manuel Vilches (al fondo), Antonio García del Moral, Amalio García del Moral y Ramón Reig. Sentados: Pepe Abad, María José García del Moral, Marina García del Moral, Cari García, Maribel Noguer y Amelia Campos. En primera fila: Salvador, José Matías Gil, Emilio Durán y Carmelo Guillén (en primer plano).

Otra fotografía de aquel día, tomada de frente, por Amelia Campos, aparece incorporado Jesús Troncoso, sentado en la 2ª fila, izquierda. Ésta y la anterior son las únicas donde aparece los dos hermanos Antonio y Amalio García del Moral en un recital junto a los demás miembros de Gallo de Vidrio. El acto contó con la presencia de la guardia civil de paisano y miembros de la policía político social:



Gallo de Vidrio (1975) AMELIA CAMPOS


Como consecuencia quizás de ese aperturismo en España contra el mundo enquistado de un franquismo inmovilista que seguía persiguiendo a obreros y activistas demócratas; en 1972, el pintor Amalio se abrirá también hacia la poesía, que le supuso una ventana abierta de aires nuevos, uniéndose en Sevilla a un valioso grupo de poetas estudiantes (Gallo de Vidrio), cuyo cofundador el poeta José Matías Gil, supo captarlo tras serle presentado por su profesor de Teología y amigo personal Antonio García del Moral, eminente dominico y hermano de Amalio al que éste pintó en 1971 uno de sus mejores retratos titulado “Fr. ANTONIO GARCÍA DEL MORAL, O.P., HERMANO MÍO Y DE LOS POBRES”, leyenda escrita con grandes letras mayúsculas tras la cabeza del preclaro santo en el mismo lienzo. Por él sentía Amalio -al igual que todos los que le conocimos-, gran estima y devoción. La insuperable talla intelectual, humana y espiritual de Antonio, el cura de Graná, le llevó a comprometerse abiertamente con la problemática obrera y social del tardofranquismo en Granada y Madrid, que le ocasionó numerosos problemas e incluso pena de cárcel, lo que repercutiría en la obra plástica de Amalio que desde entonces giró hacia un mayor compromiso filantrópico, radicalizándose en la problemática social andaluza.
AMALIO colaboró en numerosos y merecidos homenajes de aquella década, organizados la mayoría en Sevilla y algunos por Gallo de Vidrio (Vázquez Díaz, Falla, Fran Angélico, Solana, Murillo, Picasso, Antonio Machado, García Lorca, Miguel Hernández, Valle Inclán, Rilke, Luis Cernuda, M. Ferrand, Virgilio, Bécquer, Alfonso Grosso...), y participando asiduamente de la dinámica capacidad del citado grupo “vigilante y transparente”, en cuya editorial Algo Nuestro publicó entonces sus primeros libros de poesía (La Mano florecida, 1974; Testamento en la Luz, 1980 y Alquibla, 1983 ); además de El Pan en la Mirada (1977) en la colección Azotea del grupo Zéjel y Reolina (1986) en la Universidad Complutense. También algunos poemarios colectivos como Aljibe (A.N., Sevilla, 1975), Cántaro (A.N.,Sevilla,1976), Nuba para una aurora andalusí (A.N.,Sevilla,1980) Nuevos poetas de Andalucía (E.L.M., México,1975), Antología breve de poetas andaluces (EAM, Moguer, 1982) Poetas andaluces de hoy (EAS,Sevilla,1985), La Giralda, 800 años de historia, de arte y de leyenda (EAU, Sevilla, 1987) y Cuentos y leyendas de la Giralda (CS Don Quijote), Gallo de Vidrio, 20 años de cultura en Sevilla (SPA, Sevilla, 1985.SEDAL); además de colaborar en sus numerosos recitales, exposiciones, revistas, conferencias y tertulias. Sus inicios poéticos ascendían sin embargo a 1950, con poemas inéditos como el titulado “éxtasis” en el que ya se puede apreciar su hondo lirismo y facilidad para el verso.


AMELIA CAMPOS
Amalio (en segunda fila, con corbata), junto a otros poetas y pintores de Gallo de Vidrio. Homenaje a Bécquer. Panteón de sevillanos ilustres. Sevilla, 1978.

Durante los 60-70 culminaba su etapa experimental, de índole expresionista y abstracta, en lo que el mismo denominó “Expresionismo de la Materia” y “Tactopinturas”, obras donde la abstracción pura o figurativa aparece en soportes enriquecidos texturalmente por lo máterico, quizás la primera pintura de talante táctil realizada para invidentes que le convertía en un artista pionero y avanzado del mundo de los sentidos. Así se conformaba una tercera etapa en su obra general (“Paisajes Anímicos”, Naturaleza Orgánica, Antropo Helioforme, Rejoneador de insectos, Fauno, etc.).
A partir de entonces, Amalio se conduce por un doble camino experimental/figurativo, destacando en lo último una nueva figuración de talante simbolista o de un profundo realismo poético-social, influido como se ha comentado por las duras vivencias de su buen hermano Antonio . De entonces datan algunas de sus mejores obras como El Pan encadenado(1971), Pobre desmontable, La Mano Florecida, La Mano Alada, Busto Adolescente, Los andaluces de carga, Sevilla güena, o el profundo y dramático realismo de los retratos de sus amplias series Apostolado proletario y el Mundo de Esperanza.
El mismo Amalio reconocía en Bilbao en 1972, que su obra había transcurrido desde lo costumbrista-moderno al Expresionismo y, posteriormente, al Realismo Poético y la última pintura social, a la que habría que añadir su etapa tarolista aún vigente en las creaciones poético-plásticas de algunos seguidores,

entre los cuales tengo el honor de pertenecer desde sus inicios como pintor y poeta visual.

Además, por aquellos años 70 se gestó su gran conjunto pictórico autodefinido Gestos de la Giralda, dilatada serie de unos cuatrocientos trabajos sobre la gran torre sevillana que se integra en su producción general de más de dos mil obras plásticas (dibujos, óleos, acrílicos, grabados, objetos usuales, acuarelas, escultopinturas, poemas caligráficos/visuales, tactopinturas, etc.), que figuran relacionadas en el catálogo que elaboré de su producción poética y pictórica, incluido posteriormente en mi tesis titulada “Interrelación de lo plástico y poético en la obra de Amalio García del Moral”(1996), custodiada actualmente en la Biblioteca Dante de la Facultad de Filología de Sevilla (U.S.).
En cuanto a lo procedimental y técnico, AMALIO preparaba como un artista del Renacimiento sus propios bastidores, soportes, lienzos, texturas, estucos, pinturas al agua y al óleo; demostrando conocer profundamente los aceites y barnices, las imprimaciones, los pigmentos, las restauraciones, etc.; ninguna técnica antigua o moderna parecía tener secreto para el artista. Del análisis cromático de sus cuadros se desprende el uso por una parte del negro y de las tierras (ocres, amarillo, tierra de Sevilla, siena tostada, y tierra verde), lo que aportaba a la obra una base colorista ponderada; y por otra, el uso de colores brillantes, extraídos principalmente de la moderna química (amarillo cadmio, rojo de cadmio, carmín, verde esmeralda, azul cobalto, blanco titanio...), obteniéndose en su conjunto esa sobriedad cromática que tanto le gustaba y que admiraba en los grandes maestros como Velázquez y los cubistas en su equilibrio sublime de la luz y el color. Destaca también en Amalio la profusión de la materia pictórica utilizada, extendiéndo casi siempre la pasta en diversas capas de pintura “alla maniera de magro a grasso”, lo más difícil, extendiendo en muchos lienzos el óleo mezclado con tierra lavada, obteniendo en muchos cuadros casi un bajorrelieve que potenciaba la perspectiva y el volumen.
AMALIO llevó a cabo numerosas exposiciones individuales, antológicas y colectivas, tanto en España como en el extranjero (Portugal, Italia, Bélgica...) y su obra fue reseñada ampliamente por numerosos expertos y críticos de arte, entre ellos J. Campoy, Camón Aznar, Antonio Cobos, Carlos Areán , J. Castro Arines, R. Faraldo, M. Lorente, R. Muñoz..., coincidiéndose en su excelente calidad y en la fuerza y originalidad del fondo/forma de la obra en su conjunto.
Quizás la clave amaliana consistía en la búsqueda continua de su propio “YO”, en permanente soliloquio artístico proyectándose anímicamente en lo que crea, y haciéndose así permeable a todo movimiento plástico. De ahí, esa dicción polivalente y plural que se culmina con el verso donde los pinceles han topado semánticamente con lo máximo que expresarse pueda con la pintura.

Su obra general, por tanto, es el resultado de continuos cambios que en común poseen esa indagación interior a través de la perfección técnica. Su voluntad de estilo se apoya en los dos pilares, social y estético, imprescindibles en un arte comprometido con el “aquí y ahora”(espacio/tiempo) que al artista le ha tocado vivir: ANDALUCÍA, con sus gentes, sus problemas, su enorme pasado histórico y cultural. Una aproximación artística que le relaciona de alguna manera desde lo pictórico con ese realismo social-andaluz concebido hace tiempo por los narradores andaluces (N.N.A.) en la novelística del periodo 1962-1975.
Sus cuadros hoy se cuelgan en varios museos e importantes colecciones privadas de España y del extranjero, destacando los Estados Unidos de Norteamérica como el país donde más obras existen del pintor, como pude comprobar en los numerosos libros de registro de ventas cumplimentados de su puño y letra por el mismo Amalio, cuando realicé la catalogación de su obra plástica completa. Son cuadros pertenecientes sobre todo a su primera etapa figurativa (gitanos, paisajes, interiores y retratos) encargados o vendidos mayormente en sus exposiciones de Granada en la década de los 60. El propio artista, guarda celosamente otra gran parte de sus mejores obras, sobre todo las clasificadas por él mismo en SERIES (Tactopintutras, Mundo de esperanza, Apostolado Proletario, Gestos de la Giralda, retratos de intelectuales/artistas andaluces, Tarolismo), en un afán de no dispersar esos armónicos conjuntos que más pronto que tarde, la obra así lo merece, deben quedar expuestos permanentemente como importante legado plástico de la historia reciente del Pueblo Andaluz.

Ahora en este 1992, pleno de acontecimientos pictóricos, también se cumple el LXX aniversario del nacimiento de aquel niño del Realejo, de profunda y nelancólica mirada, que soñaba con ser algún día: PINTOR!
Felicidades y gracias MAESTRO, no sólo por tu obra inmensa sino también por lo mucho de bueno que de ti hemos aprendido.
J. Troncoso C.


(TEXTO REVISADO DE JESÚS TRONCOSO GARCÍA, 15-3-2015)


AMALIO

AMALIO. El poeta Jesús Troncoso. 1981 (fragmento)

Retrato de la Serie “Andaluces de la Cultura”

similar:

Actos del XX aniversario de amalio icon34 Aniversario del Ministerio de Gobernación

Actos del XX aniversario de amalio iconPrograma del 50º Aniversario de la unc

Actos del XX aniversario de amalio iconPRÓlogo a la edición del décimo aniversario

Actos del XX aniversario de amalio iconDiscurso de marcial rubio correa en la ceremonia central del nonagésimo...

Actos del XX aniversario de amalio iconActo del 229 aniversario nacimiento de simon bolivar

Actos del XX aniversario de amalio iconUne ediciones bajo la supervisión de José Leoncio Estrada Castañeda....

Actos del XX aniversario de amalio iconPresiden este Acto de Aniversario del Ejército de Nicaragua, el Presidente...

Actos del XX aniversario de amalio iconFrancisco De Narváez es un hombre multifacético. El martes volvió...

Actos del XX aniversario de amalio iconDiscurso de orden pronunciado por la dra. Dianela parra de avila...

Actos del XX aniversario de amalio iconCalendario de actos


Medicina





Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com