Ensayo: la evolucion de la profecion ing. Ambiental”






descargar 28.63 Kb.
títuloEnsayo: la evolucion de la profecion ing. Ambiental”
fecha de publicación23.10.2015
tamaño28.63 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Documentos > Documentos
INSTITUTO TECNOLOGICO DE CD. VALLES S.L.P

DESARROLLO SUSTENTABLE

http://www.tecvalles.mx/intratec/gestioncurso/images/logotec.png

ENSAYO: LA EVOLUCION DE LA PROFECION ING. AMBIENTAL”

ING. AMBIENTAL

5º SEMESTRE

INTEGRANTES:

JESSICA RODRIGUEZ SOSA

AMAIRANI JANETH ZAIZAR HERNANDEZ

DIANA PAOLA ORTIZ ERREGUIN

MARILU SANCHEZ PALACIOS

DOCENTE: VICTOR HUERTA CASTILO

INTRODUCCION

La Ingeniería Ambiental es la rama de la ingeniería que estudia los problemas ambientales de forma integrada, teniendo en cuenta sus dimensiones ecológicas, sociales, económicas y tecnológicas, con el objetivo de promover un desarrollo sostenible o desarrollo sustentable.
En pocas palabras, el cometido principal de la ingeniería ambiental consiste en proteger al medioambiente de mayor degradación, preservar las partes de éste que se encuentran en buenas condiciones, y mejorarlo y revitalizarlo donde sea necesario.
La ingeniería ambiental, contribuye a mantener la capacidad del sostenimiento del planeta y a garantizar mediante la conservación y preservación de los recursos naturales una mejor calidad de vida para la generación actual y para las generaciones futuras. Esta disciplina, en pleno desarrollo, ve cada vez más claro su objetivo y ha venido consolidándose como una necesidad, ya que proporciona una serie de soluciones propicias para enfrentar la actual crisis ecológica que vive el planeta, por lo que es considerada por muchas personas como una profesión de gran futuro.
Desarrollo de la ingeniería ambiental



Desde que se hizo aparente que la salud y el bienestar de una población están estrechamente relacionados con la calidad de su medio ambiente, las personas han aplicado ciertos principios para intentar mejorar esta última. Los romanos construyeron acueductos para prevenir sequías y proveer a la ciudad de Roma de una fuente de agua limpia y saludable. En el siglo XV, Baviera creó leyes para restringir el desarrollo y la degradación de zonas alpinas críticas para el abastecimiento de agua de la región.



La ingeniería ambiental moderna tuvo sus comienzos en Londres a mediados del siglo XIX, cuando se estableció que una red de alcantarillado adecuada podría reducir la incidencia de enfermedades transmitidas por el agua como el cólera.
La introducción desde ese entonces de la purificación de agua y del tratamiento de aguas residuales  ha transformado a las enfermedades transmitidas por el agua de principales causas de muerte a rarezas en los países industrializados.

CONTENIDOS

En cuanto al contenido de los cursos, Ingeniería Ambiental I abarcaba aspectos tales como el origen de la vida y del universo, nuestro sistema solar y su zona vital, las reacciones termonucleares del sol y su efecto en la vida en el planeta, la estructura biofísica de la tierra, la evolución de las especies y en particular de los seres humanos, los principios de ecología incluyendo los ciclos biogeoquímicos, las redes y niveles tróficos y los flujos de energía en los ecosistemas, los principios de química ambiental, la dinámica del crecimiento poblacional ante la disponibilidad de los recursos, el estado ambiental del planeta y las técnicas, en términos muy generales, para mejorarlo.

Ingeniería Ambiental II era un curso mucho más específico, orientado hacia estudiantes de Ingeniería Ci 124 vil y concentrado en un desarrollo más amplio de la química ambiental, la evaluación de la contaminación, las técnicas de tratamiento de residuos, el cálculo de redes de acueducto y alcantarillado, las técnicas de tratamiento de agua para consumo y el impacto ambiental de proyectos.

Un año después de iniciados los cursos de Ingeniería Ambiental, se consideró procedente introducir un curso de diseño, que denominamos Obras Sanitarias, y que, como su nombre lo indica, se concentraba en el diseño de este tipo de obras y estaba abierto a los estudiantes de Ingeniería Civil a partir del octavo semestre (en ese entonces esta carrera comprendía diez semestres).

Todos estos cursos contaron con una amplia participación estudiantil, en particular Ingeniería Ambiental I, que interesaba de manera especial a los estudiantes de Ingeniería Industrial y de Arquitectura en adición a los de Ingeniería Civil. Por ello, se tenían clases hasta de 60 estudiantes, mientras que los otros dos cursos, por estar orientados solamente a los estudiantes de Civil, contaban con unos 15 cada uno en promedio.

GRUPO INTERDISCIPLINARIO DE INVESTIGACIONES AMBIENTALES

Más adelante, consideramos importante constituir un grupo interdisciplinario para la realización de investigaciones en el área ambiental, tomando en cuenta que el tema ameritaba su tratamiento por varias disciplinas del conocimiento y que la universidad contaba con personal muy calificado en diversas áreas. Pensamos inicialmente que se podría crear un centro de investigación, pero optamos por iniciar ese proceso de una manera más modesta con la creación de un Grupo Interdisciplinario de Investigaciones Ambientales, que discutiera los problemas ambientales, propusiera soluciones y participara en investigaciones en este campo.

Con un conjunto selecto de profesores especializados constituimos el grupo interdisciplinario, que participó en los años siguientes en varias investigaciones, entre ellas la relacionada con el control de la contaminación del aire en Central de Mezclas S.A. Entre los miembros del grupo estuvieron Roberto Galán Ponce de León, biólogo notable, quien falleciera poco después; Armando González, primer ecólogo graduado que hubo en el país; Elizabeth Grosse, directora del Departamento de Biología; y Jaime Sánchez, profesor del Departamento de Química. Vale anotar que hoy ya existe en la Universidad de los Andes un Centro de Investigación en Ingeniería Ambiental, que podría considerarse como una evolución del grupo que inicialmente fue conformado.

PROYECTOS DE GRADO

Entre los requisitos para optar el título de Ingeniero Civil figuraba en ese entonces, al igual que hoy, la realización de un proyecto de grado que hiciera una contribución importante a cualquiera de los campos de interés a la profesión. Nos preocupaba enormemente el estado deplorable de contaminación que incluso en ese entonces acusaba el Río Bogotá, por lo cual propusimos a varios estudiantes de Ingeniería Civil abordar ese tema. Tuvimos la fortuna de contar con dos estudiantes muy brillantes particularmente interesados en él: Édgar Caicedo Peña (q.e.p.d.) y Fernando de la Concha, quienes respectivamente adelantaron investigaciones sobre esta materia en dos años consecutivos, contribuyendo así al conocimiento científico de la contaminación del río y al aporte de ideas para su recuperación. Estas fueron tal vez las primeras investigaciones de corte académico que se hicieron en la historia del río, sirviendo además de base a otros estudios.

Un tiempo después, otro estudiante muy destacado, Ricardo Triana Soto, acometió una investigación sobre el uso de polielectrolitos naturales en el tratamiento de aguas para el consumo humano; lo cual introdujo aportes muy importantes a la búsqueda de economías en el tratamiento de este tipo de aguas.

“PRIMER FORO NACIONAL SOBRE EL MEDIO AMBIENTE”

Considerando que los temas ambientales en Colombia no despertaban en aquel entonces suficiente interés en la comunidad, nos pareció aconsejable proponer a las directivas de la Universidad la realización de un evento que promoviera ese interés y buscara crear conciencia a nivel nacional sobre tan cruciales materias. Esta idea recibió inmediato respaldo de la Rectoría, de la Facultad de Ingeniería y de otras facultades, por lo cual desde comienzos de 1971 iniciamos la organización del que denominamos “Primer foro nacional sobre el medio ambiente”, que marcó el inicio de una cadena de exitosos eventos, cada vez más numerosos, que sobre este tema se realizan desde entonces en el país.

El foro tuvo lugar en las instalaciones de la Universidad de los Andes a mediados de 1971, un año antes de la realización de la primera reunión mundial sobre este tema, la “Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente Humano”, que se llevó a cabo en Estocolmo y despertó el interés universal en la degradación del medio ambiente global y en la necesidad de adoptar urgentes medidas para contrarrestarlo. Cuando convocamos el foro de los Andes, no teníamos conocimiento de que al año siguiente se realizaría una reunión mundial sobre el mismo tema, pero sí conocíamos el informe “Los límites al crecimiento”, publicado por el Club de Roma el año anterior. En resumidas cuentas, el “Primer foro nacional sobre el medio ambiente” no fue una reunión preparatoria de los sectores no gubernamentales y gubernamentales colombianos con miras a la conferencia de Estocolmo, pero sí contribuyó, a través de sus memorias [2], a la preparación de la delegación colombiana que participó en dicho evento.

Al “Primer foro nacional sobre el medio ambiente” fueron convocadas las universidades colombianas que se conocía desarrollaban, además de los Andes, programas de una u otra manera relacionados con el medio ambiente, como la Nacional, la Javeriana, la del Valle y la de Antioquia. De otro lado, se invitó a instituciones gubernamentales y privadas interesadas en el tema y a algunos organismos internacionales con sede en Colombia, en particular a la Oficina Sanitaria Panamericana (OPS), cuyo apoyo fue crucial para el buen desarrollo del evento.

El éxito fue rotundo: más de cien participantes deliberaron durante tres días en torno a temas como la filosofía ambientalista, la contaminación del agua, suelo y aire, los efectos nocivos de plaguicidas y fertilizantes, la legislación ambiental y muchos otros. Quienes participamos por la Universidad de los Andes presentamos varios trabajos, entre ellos “La filosofía ambientalista”, de mi autoría, que proponía un marco filosófico para abordar la problemática ambiental, y “La contaminación del Río Bogotá”, trabajo presentado por el ya exalumno y joven profesional Edgar Caicedo Peña.

De especial recordación en el foro fue la presentación del profesor Aníbal Patiño, de la Universidad del Valle, quien disertó sobre los valores ecológicos de la Laguna de Sonso y las medidas requeridas para su conservación. Adicionalmente, el profesor Patiño relató su experiencia con las “Jornadas ecológicas estudiantiles” que realizaba con sus alumnos a esta laguna y a muchos otros lugares de interés ecológico en el Valle. Dichas jornadas sirvieron de modelo a las que más tarde empezaríamos a realizar con estudiantes de los Andes y a las que tiempo después se llevarían a cabo por iniciativa de otros centros educativos y diversas instituciones.

El “Primer foro nacional sobre el medio ambiente” proyectó a la Universidad de los Andes nacional e internacionalmente como la pionera en Colombia en el tratamiento e investigación de estos asuntos. Ello posiblemente condujo, unos meses después, a que el Ministerio de Relaciones Exteriores incluyera a la universidad en la delegación de Colombia que concurriría a la “Conferencia de las Naciones Unidas sobre el medio ambiente humano”, asumiendo ese reto, al más alto nivel y con lujo de competencia, el rector Álvaro Salgado Farías.

1972–1978: ETAPA DE TRANSICIÓN

En 1972 adquirí compromisos de consultoría que me obligaron a renunciar a mi cargo de tiempo completo en los Andes; no obstante, conservé con el aval de las directivas las cátedras de Ingeniería Ambiental y Obras Sanitarias, pero a partir de mediados de 1975 los citados compromisos se intensificaron, por lo cual debí desvincularme de la nómina de la Universidad de los Andes.

A partir de mi retiro, la Universidad continuó con determinación los cursos en Ingeniería Ambiental y buscó fortalecerlos y consolidarlos cada vez más. Mi sucesor, el ingeniero Juan Quintero, persona altamente calificada quien también ostenta un magíster en Ingeniería Ambiental obtenido en Estados Unidos, prestó sus servicios a la Universidad por tres años y logró dar mayor énfasis a los aspectos de análisis del impacto ambiental, estudio ambiental de alternativas y diseño de obras sanitarias. Actualmente es alto funcionario del Banco Mundial en Evaluación de Proyectos en Washington, D.C.

1978: EMPIEZAN LA ESTABILIDAD Y EVOLUCIÓN

A mediados de 1978, Sergio Barrera regresa de la Universidad de Lousville en Estados Unidos especializado en Ingeniería Ambiental y se vincula a la Universidad de los Andes como profesor; se inició así una etapa de gran estabilidad y enorme evolución para la enseñanza de la Ingeniería Ambiental en la Universidad, situación que hoy perdura con su constante contribución. Además de que se continuó con la enseñanza de los varios cursos en Ingeniería Ambiental y Obras Sanitarias, se fortaleció la investigación al adquirir la Universidad en 1982 los nuevos laboratorios de Ingeniería Civil, que en el área ambiental incluyeron equipos sofisticados y muy completos de medición y análisis.

De otro lado, se fortaleció el área ambiental con la incorporación de más profesores y el incremento del número de cursos que se ofrecían; así mismo se cubrió aspectos cada vez más especializados. Entre los nuevos profesores figuraron Álvaro Orozco, vinculado en 1983, quien por haber sido Director Ambiental del Proyecto Carbonífero de El Cerrejón hizo grandes aportes en el área de mitigación del impacto ambiental, y Eugenio Giraldo, vinculado en 1990, quien fue el primer Ph.D. en Ingeniería Ambiental que ingresó a los Andes como profesor de esta materia y que impulsó a la vez la participación de la universidad 128 en estudios de impacto ambiental de proyectos a lo largo y ancho del país.

OTRAS UNIVERSIDADES INICIAN PROGRAMAS DE INGENIERÍA AMBIENTAL

A partir de 1989, dado el auge que fue tomando el tema ambiental en Colombia y el mundo, otras universidades iniciaron programas en Ingeniería Ambiental [3], no solamente a través de cursos integrados a programas de Ingeniería Civil, como era el caso de los Andes, sino con un enfoque independiente, tanto a nivel de pregrado como en forma de diplomados y especializaciones. La Fundación Universitaria de Boyacá inicia en 1989 el primer programa de pregrado en Ingeniería Ambiental y es seguida por la Universidad de la Salle en 1992, la Escuela de Ingeniería de Antioquia en 1994, la Universidad de Medellín en 1995, la Pontificia Universidad Bolivariana de Bucaramanga en 1996 y la Universidad Francisco de Paula Santander (Sede Ocaña) también en 1996. La proliferación de estos programas guarda concordancia con la creación del Ministerio del Medio Ambiente y del Sistema Nacional Ambiental (SINA) en 1993, que ponen al descubierto la necesidad de contar con mayor número de profesionales en este campo para que las instituciones y empresas oficiales y privadas puedan afrontar los retos ambientales que la nueva legislación les impone.

Esta tendencia se hace más marcada a partir de 1997. Hoy son muy numerosas las universidades colombianas que ofrecen programas en Ingeniería Ambiental o temas relacionados; existe incluso una, la Universidad de Ciencias Aplicadas y Ambientales (UDCA) que se dedica casi exclusivamente a estos temas.

LOS ANDES PROCEDE HACIA LA ESPECIALIZACIÓN

A partir de 1995, la Universidad de los Andes considera importante fortalecer su incursión en el campo ambiental con el desarrollo de un programa de especialización que denomina “Manejo Integrado del Medio Ambiente”. Este programa se desarrolla mediante módulos que abordan prácticamente todos los temas de interés en este campo, desde la administración, legislación y gestión ambiental hasta las tecnologías de tratamiento y control y la negociación internacional. Tuve el honor de participar en este programa, dictando el módulo sobre “Legislación y negociación internacional”, durante el desarrollo de los programas correspondientes a 1995 y 1996, respectivamente.

Este programa ha sido continuado hasta el presente, aunque se observa un descenso en el número de participantes, ya que en los primeros cinco años se contó con un promedio de cincuenta estudiantes por año mientras que en los siguientes ocho años este promedio bajó a 24 y para el programa del año entrante sólo aparecen 15 inscritos hasta la fecha. Es posible que este descenso en participación se deba precisamente a la proliferación de programas de medio ambiente en muchas universidades y a la tendencia a la saturación del mercado de empleos en el campo ambiental, pues cuando este programa se inició era enorme la demanda de profesionales en este campo y había muy poca oferta de éstos, mientras que hoy la mayoría de los cargos están ocupados y son pocas las nuevas posiciones que se crean cada año en esta área a pesar de la amplia demanda de empleo que existe.

similar:

Ensayo: la evolucion de la profecion ing. Ambiental” iconLechería ing. Nasanovsky, Miguel Angel Ing. Garijo, Ruben Domingo Ing. Kimmich, Ricardo Conrado

Ensayo: la evolucion de la profecion ing. Ambiental” iconNombre del puesto: Implantador Ing. Electromecanica Ing en Electronica

Ensayo: la evolucion de la profecion ing. Ambiental” iconLa evolución biologia II erase una vez Darwin y la Evolución

Ensayo: la evolucion de la profecion ing. Ambiental” iconEvolucion de la peninsula iberica: Resumen de las orogenias Hercínica...

Ensayo: la evolucion de la profecion ing. Ambiental” iconResumen En el contexto de la problemática ambiental actual se requieren...

Ensayo: la evolucion de la profecion ing. Ambiental” iconTema: evolucióN (Parte I)  Concepto de evolución

Ensayo: la evolucion de la profecion ing. Ambiental” iconUniversidad tecnológica de pereira, facultad de ciencias ambientales,...

Ensayo: la evolucion de la profecion ing. Ambiental” iconReglamento de la ley de gestión ambiental sustentable para el estado...

Ensayo: la evolucion de la profecion ing. Ambiental” iconEstudio de impacto ambiental ex – post y plan de manejo ambiental...

Ensayo: la evolucion de la profecion ing. Ambiental” iconBiología humana de la reproducción: Gametogénesis Ovogénesis Espermatogénesis...


Medicina





Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com