Pruebas orgánicas






descargar 153.18 Kb.
títuloPruebas orgánicas
página1/5
fecha de publicación10.08.2016
tamaño153.18 Kb.
tipoPruebas
med.se-todo.com > Documentos > Pruebas
  1   2   3   4   5
Soria Verde, Miguel Ángel. (2006). Psicología Criminal. Editorial Pearson. España.


Capitulo 12

LA PSICOLOGIA DE INVESTIGACIÓN CRIMINAL: PERFILES PSICOLOGICOS CRIMINALES Y HALLAZGOS CRIMINOLOGICOS

Miguel Ángel Soria Verde
1.1. Concepto, principios y objetivos

1.1.1. Definición conceptual

1.1.2. Principios y objetivos

1.2. Fuentes de los perfiles

1.2.1. Perfil criminal inductivo

1.2.2. Perfil criminal deductivo
2. MODELOS TEÓRICOS

2.1. El modelo americano del FBI (Psychological Profiling)

2.2. El modelo inglés de David Canter (Investígate Psychology)
3. TIPOS DE PERFILES PSICOLÓGICOS

3.1. Homicidios/asesinatos

3.1.1. Personalidad y desarrollo psicosocial de los asesinos en serie

3.1.2. Etapas de los asesinos en serie

3.1.3. Motivaciones psicológicas de los asesinos en serie

3.2. Agresión sexual infantil

3.2.1. Características generales

3.2.2. Las motivaciones psicológicas de los agresores sexuales infantiles

3.3. Agresión sexual y violación adulta

3.3.1. Características genéricas

3.3.2. Las motivaciones psicológicas del agresor sexual adulto
4. GENERACIÓN DE UN PERFIL PSICOLÓGICO CRIMINAL
5. LA ESCENA DEL CRIMEN

5.1. Los criminales organizados y su escena

5.2. Los criminales desorganizados y su escena

5.3. Otros elementos relevantes en la escena
6. LA VÍCTIMA
7. HALLAZGOS CRIMINOLÓGICOS Y BIOLÓGICOS

7.1. Características de las pruebas halladas en la escena del crimen

7.2. Pruebas orgánicas

7.2.1. Sangre

7.2.2. Semen

7.2.3. Cabello

7.2.4. Toxicología

7.2.5. ADN

7.2.6. Huellas dactilares

7.3. Pruebas inorgánicas

7.3.1. Procedimientos de recogida

7.3.2. Balística

7.3.3. Documentos copia y grafística
1. EL PERFIL PSICOLÓGICO CRIMINAL__________
1,1. Concepto, principios y objetivos
1.1.1 Definición conceptual

La expresión perfil criminal se conoce con términos y acepciones diferentes en la literatura científica: perfil psicológico (psychological profiling) (Holmes, 1989), perfil de la personalidad del criminal (criminal personality pmfiling} (Mc-Canri, 1.992, citado en Tapias y cois.,2004), perfil del agresor (offender profiling) (Canter, 2000; Ainsworth, 2001), perfil criminal (criminal profiling) (Stanton, 1997, citado en Tapias y cois., 2004), investigación analítica criminal (criminal wvesfigative analysis) (Warren, Reboussin y cois., 1999), etc.

Distintos autores recogidos por Alison y Canter (1999) definen la técnica de forma relativamente similar. Para Ressler, Burgess y Depue (1985) se trata de un «proceso de identificación de las características psicológicas de una persona basándose en el análisis de los crímenes que ha cometido y proporcionando una descripción general de esa persona». Para Geberth (1996) «el perfil de personali­dad de un criminal es un intento de proporcionar información concreta acerca del tipo de persona que ha cometido un crimen determinado... basándose en infor­mación tomada de la escena del crimen y victimología, que se integra con teorías psicológicas conocidas».

En España Garrido, Stangeland y Redondo (2001) lo definen como «aquella (técnica) que proporciona información derivada del escenario del crimen para ayudar a la investigación policial en la captura de un agresor desconocido. Ese análisis del crimen se centra en dos aspectos fundamentales: la escena del crimen y la victima». Posteriormente y de forma más precisa, Tapias-Saldaña y cols. (2004) lo han definido como «una técnica de investigación judicial que consiste en inferir aspectos psicosociales del agresor en base a un análisis psicológico, criminalístico y forense de sus crímenes, con el fin de identificar un tipo de per­sona (no a una persona en particular) para orientar la investigación y la captura. Al perfilar hay ciertos aspectos de la victima o de la escena del crimen que pueden ser observados y de los cuales se pueden extraer inferencias psicológicas, a esto es a lo que se le denominó evidencia psicológica y es una estrategia clave para lograr generar un perfil».

Para nosotros, el perfil criminal es «una técnica psicológica que, basada en los aspectos psicosociales del comportamiento humano que establece a partir de la escena del crimen, las características sociales y psicológicas de la víctima y los hallazgos forenses y criminalisticos la motivación del autor, a partir de la cual se elaboran los fundamentos estadísticos que permitirán estructurar grupos relativa­mente homogéneos de sujetos que cometen determinadas actividades criminales, con la finalidad última de ayudar a la investigación o bien facilitar pruebas inculpatorias en un proceso judicial» (adaptada del Soria, 2005).
1.1.2. Principios y objetivos

Un perfil psicológico criminal se fundamenta en los siguientes principios (adaptado de Soria, 2002):

• Es una técnica psicosocial y no psicológica.

• Identifica grupos poblacionales con características motivacionales comu­nes.

• Se basa en la experiencia profesional.

• Es necesario para su elaboración una participación directa o indirecta en el caso concreto.

• Se parte del análisis de la conducta al margen de la existencia o no de patología en el autor.

• Relevancia de los procesos estadísticos, matemáticos y de ordenador para su generación.

• Ineludible exhaustividad en la recogida de información, en su análisis y en la contrastación continuada posterior con nuevos casos.

• Necesidad de disponer de amplios conocimientos en otras ciencias más allá de la Psicología (Criminología, Medicina forense, etc.).

• La personalidad del autor no define completamente el acto criminal, sino que éste debe entenderse como un proceso interactivo entre él y la víctima.

• Un acto criminal debe entenderse como un proceso social y en consecuen­cia analizarse en forma secuencial en el tiempo y el espacio, incluyendo el contenido geográfico.
Los principales objetivos de la técnica son (Holmes, 1989):

Ofrecer al sistema de justicia información sobre las características psicosociales más probables del agresor. Estas características comprenden la edad, la raza, el empleo, la religión, la educación, el estado civil, etc. La finalidad es reducir el rango de posibles sospechosos y concentrar los recursos de la policía de forma efectiva.

Ofrecer al sistema de justicia una evaluación psicológica de las pertenen­cias encontradas en posesión del agresor. A veces, el agresor posee objetos robados a la víctima como recordatorios del crimen con finalidad diversa (souvenirs y trofeos). El perfil debe alertar a la policía de la posibilidad de encontrarlos en posesión del sospechoso.

Ofrecer a las fuerzas de segundad estrategias efectivas en la entrevista de sospechosos. No todo el mundo reacciona de la misma forma a las mismas preguntas. Una estrategia puede ser efectiva para provocar la confesión de un sospechoso e ineficaz para otro tipo de agresor.
Otros objetivos o utilidades de la técnica, que pueden ser interesantes al realizar el perfil de un criminal desconocido son (Tapias-Saldaña y cols., 2004):

Provocar al agresor a través de los medios de comunicación. Los homici­dios sexuales y violaciones con agresor desconocido, frecuentemente, son ampliamente tratados en la prensa y levantan mucha expectación entre la opinión publica. Se pueden emitir informaciones en los medios dirigidos a influir sobre el agresor, basadas en las características de su personalidad, para provocar que éste se entregue a la policía o dirigir sus acciones hacia una determinada dirección.

° Justificar la solicitud de pruebas. Si las características de un sospechoso coinciden exactamente con el perfil, éste puede utilizarse para convencer al juez de la necesidad de obtener una orden de registro, realizar un análisis de ADN del sospechoso, etc.

Vincular crímenes de un mismo autor: Hazelwood y Warren (2003) des­criben un proceso de análisis conductual (linkage análisis) utilizado para vincular o relacionar crímenes cometidos por el mismo agresor, fruto del cual puede constatarse que dos o más crímenes han sido cometidos por el mismo agresor.
1.2. Fuentes de los perfiles
Existen ciertos autores (Turvey, 1998) que establecen una diferenciación básica entre dos tipos de metodologías: la metodología inductiva y la deductiva.
1.2.1. Perfil criminal inductivo

El perfil criminal inductivo deriva de principios psicológicos generales acer­ca del comportamiento criminal a partir de datos analizados empíricamente y estadísticamente, que provienen de un cierto número de casos resueltos. De este modo, se trata de un tipo de perfil que es generalizado a un criminal individual, a partir de las características conductuales y demográficas compartidas por otros criminales que han sido estudiados en el pasado y que encajan con el mismo patrón de comportamiento mostrado por el criminal individual. Este tipo de per­fil criminal se nutre de tres tipos de fuentes: estudios formales e informales de poblaciones de criminales encarcelados, experiencia práctica del perfilador con casos aislados y fuentes de datos públicos tales como los del FBI.

De acuerdo con el autor, las ventajas de utilizar este tipo de perfil criminal se deben a que es una herramienta muy fácil de utilizar, para la cual no se necesita un conocimiento especializado en ciencias forenses ni entrenamiento en el ám­bito de la investigación del comportamiento criminal. Asimismo, el proceso de generar perfiles criminales inductivos requiere un periodo relativamente corto de tiempo y no implica mayores esfuerzos o grandes habilidades analíticas por parte del perfilador.

Entre las desventajas destaca que la información del perfil es generalizadas partir de un grupo limitado de sujetos que pueden no haber sido apropiadamente muestreados, lo cual depende de la habilidad y conocimientos de quienes reco­lectan y reúnen los datos. Por otra parte, los perfiles inductivos son generalizados a partir de datos limitados de criminales capturados, debido a lo cual no se toman en cuenta los casos de criminales que han logrado evadir la captura y que son generalmente, más habilidosos e inteligentes. Finalmente, el proceso de generali­zación del perfil es posible que contenga inexactitudes que pueden ser utilizadas de una manera inapropiada, con el riesgo de implicar a individuos inocentes.
1.2.2. Perfil criminal deductivo

El perfil criminal deductivo es definido como el proceso de interpretar evi­dencia forense, incluyendo las fotografías de la escena del crimen, informes de autopsias, fotografías de la autopsia y un minucioso estudio de la victimologia, con la finalidad de reconstruir de la manera más exacta los patrones de comportamiento del criminal en la escena del crimen y, a partir de esos patrones específicos de com­portamiento, deducir características demográficas y psicológicas del criminal, así como su motivación para perpetrar el crimen. El perfil deductivo excluye todo tipo de información obtenida de otros criminales y crímenes similares, y realiza un fiíer-te énfasis en la llamada reconstrucción forense «bien fundada» (Turvey, 1998).
El proceso deductivo de perfil criminal también ha recibido el nombre de "aná­lisis de la evidencia del comportamiento» (hehavior evidence analysis) y depende de las habilidades del perfilador para reconocer patrones del comportamiento cri­minal, emociones del criminal durante la comisión del crimen, características de la personalidad del criminal y características demográficas, únicamente a partir del análisis de tres tipos de fuentes: la evidencia forense, las características de ¡a escena del crimen y la victimologia.

Las criticas a este modelo se dirigen a las inferencias del investigador acerca del comportamiento en la escena del crimen y el riesgo de basarse en fundamen­tos científicos; así las deducciones acerca de lo que puede haber pasado en la escena del crimen son, teórica o empíricamente, conducidas por la actividad de investigación y testeo de las hipótesis, pero, en la mayoría de los casos, se encuen­tran sostenidas en la experiencia personal. Otra de las criticas formuladas a este modelo tiene relación con el hecho de que algunos factores contextúales pueden interferir con el comportamiento del criminal, forzándolo a cometer actos que no habría estado dispuesto a cometer desde el punto de vista de su personalidad. Debido a ello, la escena del crimen puede presentar elementos que no concuerdan con la personalidad del criminal y el investigador puede llegar a formular conclu­siones erróneas.
En nuestro país se ha utilizado fundamentalmente el primer método; así, a partir de entrevistas estructuradas y en profundidad con criminales presos, se ha intentado elaborar la posible existencia de determinados perfiles de personali­dad. Dos ejemplos con enfoques muy distintos son la investigación del equipo de Garrido (Garrido y cols., 1995) sobre agresores sexuales, donde se analiza la tipología de éstos, y la del grupo de investigación de Soria (Soria, 2003) sobre la diferencia entre homicidas y maltratadores domésticos.
I MODELOS TEÓRICOS

II. El modelo americano del FBI (Psychological Profiling)

En la década de los 60, ante el incremento de crímenes en serie, se planteó en USA la necesidad de crear nuevos proyectos e iniciativas en la solución de este tipo de crímenes, con el fin de ayudar a las fuerzas de seguridad a reducir el nú­mero de sospechosos y en la apertura de nuevas líneas de investigación.

El uso de la técnica fue esporádica, a pesar de éxitos ampliamente conocidos anteriormente como el «estrangulador de Boston», no fue hasta 1978 cuando la Unidad de Ciencias del Comportamiento (BSU) del FBI estableció el Psychological Profiling Program («Programa de Perfiles Psicológicos»); consistente en la realización de entrevistas a tipos de criminales específicos de Estados Unidos, recogiendo información acerca de sus características, motivaciones, actitudes y comportamientos, para analizarla y sistematizarla posteriormente (Ressler y Schactman, 1992). En 1981, Pierce Brooks, un policía retirado de Los Ángeles, diseñó un sistema de identificación de asesinos en serie; el programa, denomina­do VICAP («Violent Criminal Apprehension Program»), significó un paso impor­tante en el proceso de sistematización de recogida de información con finalidad de investigación criminal de forma informática. En 1984, se estableció el Centro Nacional para el Análisis de Crímenes Violentos (NCAVC), producto del éxito del VICAP y el «Psychological Profiling Program», una subdivisión de la Unidad de Ciencias del Comportamiento del FBI.

El desarrollo tan significativo de los perfiles psicológicos se debe a la consta­tación, por parte de los agentes del FBI, en su práctica habitual de las limitaciones de investigación si sólo utilizaban evidencias físicas (pelos, huellas, etc.) o inor­gánicas, especialmente ante un crimen complejo; por ello consideraron necesario prestar atención a las evidencias no-físicas o psicológicas, como elementos bási­cos en la comprensión del acto violento.

El enfoque del FBI se basa en dos componentes: la experiencia de sus agentes en la investigación de crímenes y las entrevistas en profundidad con crimi­nales.

*.Otro paso muy importante para la técnica fue la estructuración de la escena del crimen en dos grandes tipologías; para ello se realizaron entrevistas en pro­fundidad a 36 asesinos en serie convictos, casi todos con una motivación sexual, y que llevaron al FBI a la creación de la dicotomía crímenes organizados/crímenes desorganizados, dicotomía propuesta por Hazelwood y Douglas en 1980 {Wood-worth y Porter, 2001). Dicha distinción pasó a ser la división fundamental que permitía separar los crímenes en dos tipos de motivaciones psicológicas (Ressler ySchactman, 1992).

Las críticas al modelo del FBI se fundamentan en los siguientes elementos:

• La tipología organizado /desorganizado se elaboró a partir de una muestra escasa.

• El uso del sentido común y la intuición en la generación del perfil psicológi­co. Ello implica una debilidad en la comprobación de la fiabilidad y validez de sus métodos.

• La carencia de procedimientos estandarizados y sistemáticos, así como de una base teórica.

• La transmisión de la creencia de que la creación de un perfil sólo puede llevarse a cabo por aquellos que tienen una experiencia considerable en investigaciones criminales.
  1   2   3   4   5

similar:

Pruebas orgánicas iconLos lípidos, un grupo heterogéneo de sustancias orgánicas que se...

Pruebas orgánicas iconPartículas orgánicas

Pruebas orgánicas icon1. biomoléculas orgánicas

Pruebas orgánicas iconReacciones orgánicas

Pruebas orgánicas iconMoléculas orgánicas e inorgánicas

Pruebas orgánicas iconDisfunciones Sexuales Orgánicas

Pruebas orgánicas iconConstrucción de moléculas orgánicas en 3D

Pruebas orgánicas iconPráctica 1 Construcción de Moléculas Orgánicas en 3D

Pruebas orgánicas iconClasificación de las moléculas orgánicas

Pruebas orgánicas iconGrupos funcionales o funciones orgánicas


Medicina





Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com