Informe del Agua de la República de Panamá 2004




descargar 53.9 Kb.
títuloInforme del Agua de la República de Panamá 2004
fecha de publicación12.08.2016
tamaño53.9 Kb.
tipoInforme
med.se-todo.com > Documentos > Informe
Informe del Agua de la República de Panamá 2004
Estado del Agua en Panamá
Estado de la hidrología

Aguas superficiales y manejo de cuencas
El país posee 52 cuencas hidrográficas y alrededor de 500 ríos de corto recorrido, cuyos cursos están usualmente orientados en dirección normal a las costas. La vertiente del Pacífico posee los mayores recursos de agua, concentrados en la provincia de Chiriquí. En la región del Caribe los recursos hidrológicos más importantes se ubican en la provincia de Bocas del Toro. Sobresalen por sus altos rendimientos unitarios, las cuencas de los ríos Changuinola, Cricamola y Calovébora en la vertiente del Caribe, y las de los ríos Chiriquí, Fonseca, Tabasará y San Pablo en la del Pacífico, con rendimientos superiores a 72 l/seg./km.
Los recursos hídricos con menores volúmenes se localizan en la porción oriental de la Península de Azuero y los llanos de Coclé. Las aguas superficiales son abundantes y de buena calidad química, salvo en el área del Arco Seco (parte de Veraguas, Península de Azuero y provincia de Coclé), donde la escasez del recurso genera severas competencias por el uso del agua, principalmente en las cuencas de los ríos Grande, La Villa, Guararé y Chico.
La vertiente del Pacífico abarca el 70% del territorio nacional. En ella desembocan unos 350 ríos, con una longitud media de 106 km La vertiente se distribuye en 34 cuencas hidrográficas, entre las que destacan

las del río Tuira, –la mayor cuenca con 10,664.4 km– Chucunaque, Bayano, Santa María, Chiriquí Viejo,

San Pablo, Tabasará y Chiriquí. En esta vertiente se encuentran también dos cuencas internacionales: la

del río Coto, entre Panamá y Costa Rica, y del río Juradó, entre Panamá y Colombia.
La vertiente del Caribe ocupa el 30% de territorio nacional. Hacia ella descargan 150 ríos, con una longitud media de 56 km. Comprende 18 cuencas hidrográficas, entre las que destacan el río Chagres, de 3,315.2 km, y el Changuinola, con 2, 991.9 km. La cuenca del río Sixaola, límite fronterizo entre Panamá y Costa Rica, abarca 2,706 km de gran potencial agrícola, hidroeléctrico, comercial y turístico intraregional. Posee una alta biodiversidad y es un área prioritaria del Corredor Biológico Mesoamericano.
El incremento de la demanda de bienes y servicios que requieren uso abundante de agua genera las mayores fuentes de presión sobre la disponibilidad y calidad de este recurso. La concentración de la población y la actividad económica del país en las cuencas del Pacífico inciden sobre el proceso de deforestación, la tendencia al mal uso de la tierra, la aceleración de la erosión y sedimentación, la contaminación de los cursos de agua, y la alteración del régimen hidrológico de las cuencas.
Aunque se han establecido los parámetros para la selección de cuencas prioritarias, es necesario desarrollar una norma técnica que vincule la conservación de las cuencas hidrográficas y sus recursos a la utilización del suelo sin rebasar su capacidad. Esto implica elaborar un sistema de clasificación agrológica congruente con las características naturales, socioculturales y económicas del país; presentar planes de conservación de suelos y aguas en los proyectos y actividades de desarrollo, y adoptar una perspectiva de manejo de cuencas como normativa técnica base.
Al respecto, se dispone de la experiencia del Plan de Manejo de la Cuenca Hidrográfica del río Bayano,

que utilizó una metodología de ordenamiento territorial. En cuanto las normas técnicas sean diseñadas, identificadas y aprobadas, se sentarán las bases para el monitoreo, seguimiento, evaluación y auditoría permanente del proceso de protección y conservación de cuencas hidrográficas y sus recursos.
El manejo integrado de cuencas se ha fortalecido con la promulgación de la Ley 44 de 5 de agosto de

2002, que establece el régimen administrativo especial para el manejo, protección y conservación de

las cuencas hidrográficas de Panamá. El artículo 3 de la citada Ley asigna a la Autoridad Nacional del

Ambiente la responsabilidad de diagnosticar, Administrar, manejar y conservar las cuencas hidrográficas, en coordinación con las instituciones del Sistema Interinstitucional Ambiental, las Comisiones Consultivas Ambientales, y con los Comités de Cuencas Hidrográficas. Se ha iniciado el proceso de reglamentación de esta Ley.
Estado del clima
Las condiciones meteorológicas imperantes en Panamá dan lugar a cinco tipos de clima que favorecen la formación de nubes (cúmulo nimbos) responsables de precipitaciones intensas.
El volumen promedio de precipitación anual que se produce en el país es de 223.8 mil millones de m.

De este total, 83.9 mil millones de m se registran en la vertiente del Pacífico y 149.8 mil millones m

en la del Caribe. Los tipos de clima y parámetros climáticos que prevalecen en Panamá, se muestran

en el cuadro II-32.

La falta de información hidrometeorológica en tiempo real, a excepción de la que proviene de la red hidrometeorológica de la cuenca del Canal de Panamá, manejada por la ACP, es una limitante para una gestión integral de la información de los recursos hídricos. Ante esta situación, la Autoridad Nacional del Ambiente, como punto focal ante la Organización Meteorológica Mundial, elabora un diagnóstico sobre el estado de la Red Hidrometeorológica de Panamá y la propuesta de crear un Instituto Hidrometeorológico Nacional.
Cuerpos lacustres (embalses, lagos y lagunas)
Entre los cuerpos lacustres más importantes por su magnitud y uso están los embalses de Gatún y Alajuela, que suministran el agua para la operación del Canal de Panamá y la generación de energía eléctrica; y los embalses de Bayano y Fortuna, que concentran el mayor potencial de generación hidroeléctrica del país. Las lagunas naturales poseen superficies pequeñas, como la de Damaní, en Bocas del Toro, con 1.7 km.

Aguas subterráneas
Las aguas subterráneas son abundantes y de buena calidad química en la mayoría de las provincias. En la de Coclé, la Península de Azuero y en la provincia de Darién, sin embargo, las aguas subterráneas son escasas y presentan problemas de salinidad o dureza.
Ante la afectación de los acuíferos subterráneos, el Comité Nacional del Programa Hidrológico Internacional y el Centro del Agua del Trópico Húmedo para América Latina y el Caribe (CATHALAC), gestionan ante la organización Internacional de Energía Atómica el establecimiento de una unidad regional y capacitación especializada sobre hidrología isotópica, para fortalecer las capacidades nacionales y regionales en estudios de las aguas subterráneas de la zona del Arco Seco.
Lo mismo ocurre con los acuíferos subterráneos transfronterizos: se presume su existencia, pero se desconocen sus zonas de recarga y sus características. Dentro del marco del proyecto ISARM-América, coordinado entre PHI-UNESCO/OEA, técnicos de Panamá y Costa Rica lograron homologar la información disponible sobre el acuífero Sixaola, y se gestiona un proyecto de manejo conjunto dentro del marco del Convenio Fronterizo Panamá-Costa Rica para caracterizarlo.
Estado de los usos del agua dulce
La oferta de agua en Panamá es de aproximadamente 144,119.52 hm/año, de los cuales, el 60% desagua en el océano Pacífico. Los principales usos del agua en orden descendente son la producción de energía hidroeléctrica, la navegación interoceánica, el riego y el consumo humano.
Agua para uso hidroeléctrico
El 60% de la energía eléctrica producida en Panamá proviene de la generación hidráulica. La demanda de agua para esta actividad alcanza los 7,250 m/año y se concentra en las provincias de Panamá (Bayano), Chiriquí (La Estrella, Los Valles y Fortuna) y Veraguas (La Yeguada).
La central de Bayano utiliza el 56.4% del volumen total de agua empleada, para generar energía eléctrica. El total acumulado de agua utilizada para generación de energía eléctrica entre 1994 y 2000 ascendió a 10,606 m/año.

Usos en el Canal de Panamá
El Canal de Panamá utiliza 52 millones de galones de agua dulce para el esclusaje de los 13 a 14 mil

barcos que transitan de un océano a otro, equivalentes a 3,737.2 hm/año. La Cuenca del Canal, además,

suple el 95% del agua que se potabiliza para las ciudades de Panamá, Chorrera, Arraiján y Colón, donde reside el 50% de la población del país. Así, entre 1994 y 2002, las plantas potabilizadoras de Chilibre,

Gamboa, Paraíso, Mount Hope, Sabanita, Escobal, Gatún y Laguna Alta procesaron un volumen aproximado de 295 millones de m/año de agua proveniente de esta Cuenca. De ella se extrae, además, alrededor del 31% del agua utilizada para generar energía eléctrico. El agua utilizada por la hidroeléctrica de Gatún, por ejemplo, representa el 13% del consumo nacional de este recurso para ese fin.
Se prevé un aumento considerable del tráfico de naves y de carga en los próximos 50 años, y una duplicación de la demanda de agua potable en los próximos 30 años, lo que llevará a su límite la capacidad

de abastecimiento de la Cuenca.



Agua para riego
Aunque el agua parece ser abundante en Panamá en términos brutos, la desigual distribución espacial y

temporal de las lluvias no permite regar las 270 mil hectáreas arables que existen en el país sin la realización de fuertes inversiones en obras de infraes tructura. Según el Ministerio de Desarrollo Agropecuario, existen en Panamá alrededor de 187 mil hectáreas aptas para riego que necesitarían 5,083.16 hectómetros cúbicos por año para ser regadas. Unas 71,673 hectáreas disponen de agua superficial para riego, del orden de 1,848.02 hm/año. Esto implica que existe un déficit de casi un 62% de las áreas aptas para riego que no se están regando. Las áreas con mayor oferta para riego están localizadas en las provincias de Chiriquí y Veraguas, y la demanda de agua para abastecer los diferentes sistemas de riego del país es de aproximadamente 15,636 hm/ha/año, concentrada principalmente en las provincias de Coclé, Chiriquí, Herrera, Los Santos, Panamá y Veraguas.
Los proyectos de riego impactan negativamente los cursos de agua, debido al uso inadecuado de la tierra y del agua, y al desmonte para la siembra, que afectan la calidad del agua y del suelo. Factores

económicos han llevado a los agricultores a pasar de cultivos bajo riego a producción ganadera, a pesar de ser propietarios de tierras incluidas en los sistemas de riego estatales.
Ante esta situación, el Ministerio de Desarrollo Agropecuario elaboró a fines de 1997 el Plan Nacional de Riego. Actualmente se registran 3 sistemas de riego público en operación (El Salto, El Caño, y la Herradura), aunque en algunos casos el deterioro de los sistemas es tal que el riego ha sido abandonado.

Además, la Dirección Nacional de Ingeniería Rural del Ministerio de Desarrollo Agropecuario ha venido

promoviendo, desarrollando y supervisando los estudios y diseños con fines de riego, y la Dirección Nacional de Acuicultura, en conjunto con la Autoridad Nacional del Ambiente, han desarrollado programas

de explotación de los recursos hídricos mediante la organización de grupos que desarrollan proyectos de

piscicultura y pesca.

Agua para consumo humano
El consumo humano total anual de agua es de 408.46 hm/año, de los cuales el 10% proviene de fuentes subterráneas. El consumo medio por habitante es de 444 l/habitante/día, y el mayor consumo de agua potable ocurre en las provincias de Panamá, Chiriquí y Colón.
El 93% del área urbana y el 73% del área rural tienen cobertura de servicio de agua potable. Aun así, en muchos sectores urbanos el suministro de agua se restringe a ciertos días de la semana y aun a ciertas horas del día. En este sentido, existe el Plan de Desarrollo de Infraestructura de Agua Potable y Alcantarillado del Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales, que propone la creación de Juntas de Salud para el manejo de acueductos locales.
Aunque gran parte de la población rural se abastece de fuentes de aguas subterráneas para uso doméstico y agropecuario, se conoce poco sobre las capacidades, puntos de recarga, capacidad de abatimiento, recuperación, características hidrogeoquímicas, percolación de fuentes de contaminación, intrusión marina y potencial de explotación de los acuíferos
Agua para uso no conectado
El sistema no conectado a redes de abastecimiento urbano recibe un caudal total de 3,295.9 hm/año, y

es manejado por el Servicio Nacional de Administración de Recursos Hídricos de la Autoridad Nacional del Ambiente mediante el Sistema de Concesiones de Agua. Hasta el año 2001, el Servicio Nacional de Administración de Recursos Hídricos registró 541 concesiones de agua, mientras en 2002 se regularizaron 74 concesiones e ingresaron al sistema 44 concesiones nuevas.

La mayoría de las concesiones ha sido otorgada en las provincias de Chiriquí, Coclé y Panamá; en la

vertiente del Caribe por su parte, sólo se han otorgado 5. Las cuencas hidrográficas de los ríos Chiriquí Viejo, Grande y Chiriquí han recibido la mayor parte de las concesiones otorgadas. Las aguas con-

cesionadas se destinan a uso agropecuario (47.5%), acuícola (22%), industrial (19.2%), hidroeléctrico

(5.4%), doméstico (4.4%) y turístico (1.5%).
Dentro de la consultoría Apoyo para el Fortalecimiento de la Gestión Administrativa y Financiera

de la ANAM, ejecutada por la firma INVERTEC-GTD, se desarrolló el Plan de Regularización de Usuarios de Agua y Recomendaciones para la Optimización del Proceso de Otorgamiento de Concesiones de Agua, implementado en noviembre del 2001. En el marco de este plan se desarrollaron en todo el país campañas de georreferenciación de concesionarios de aguas y aforos para la elaboración de mapas de concesionarios por cuenca, y se elaboraron manuales de procedimiento para el trámite de concesiones, con el fin de optimizar el trabajo de la Autoridad Nacional del Ambiente en las Administraciones Regionales.
Impacto sobre el recurso hídrico
Estado de la desertización
Las precipitaciones anuales no sobrepasan los 1,000 mm de lluvia y los períodos de sequía se ex-

tienden hasta por 7 meses en la zona de Arco Seco, que incluye áreas de las provincias de Coclé, Herre-

ra, Los Santos y Veraguas. Recientemente, como resultado de los cambios de clima registrados en al-

gunas zonas del país, se han anexado a la región de Arco Seco, algunas zonas del sector Oeste de Pana-

má, como los distritos Chame y Capira y otras del sector Este, como Tortí y el distrito de Chepo. La

extensión territorial del Arco Seco sobrepasa las 240,000 hectáreas y las actividades agropecuarias

constituyen el eje motor de la economía local, que se ve constantemente amenazada por los efectos de

las sequías prolongadas y degradación de suelos.
Las prácticas inadecuadas de manejo y uso de los suelos, que incluyen la tala, la quema, el sobre pas-

toreo intensivo y el establecimiento inadecuado de cultivos en suelos no aptos para la actividad, siguen

provocando una degradación y deterioro bien marcado de los suelos, donde los procesos erosivos son

cada día más pronunciados. Esto se refleja en la pérdida de su capacidad productiva y el incremento en la tasa de sedimentación en los ríos y quebradas, deteriorándose las principales cuencas hidrográficas de la zona.

Esta situación de sedimentación se presenta en casi toda la vertiente del Pacífico, con mayor intensidad

en las tierras altas de la Provincia de Chiriquí (Cerro Punta y Volcán), donde las pérdidas de suelo su-

peran tasas de 200 ton/ha/año, afectando también el oriente chiricano, el norte de la Provincia de Vera-

guas, Los Santos, Herrera, Coclé, Panamá Oeste, cuenca del río Bayano y el occidente de la Provincia de Darién. En la vertiente del Caribe, se advierte un creciente proceso de degradación de los suelos

en la Costa Arriba y Costa Abajo de la Provincia de Colón.
Por otro lado, los bajos niveles de precipitación registrados en las áreas afectadas por la sequía extre-

ma, están causando una baja significativa en los caudales de los principales ríos de la región y efec-

tos negativos en las áreas de pastoreo utilizadas en la ganadería y en la disponibilidad de agua para el

uso en las actividades agropecuarias, industrial y doméstico.
Este proceso constante de degradación ambiental en las regiones del Arco Seco, pero también en las

otras áreas y regiones mencionadas, ocasionan pérdidas en la actividad agropecuaria, industrial y do-

méstica y nos conducen a un estado avanzado de degradación del 27% de los suelos de nuestro país.

Se hace notoria la falta de una legislación especial en materia de manejo, uso y conservación de sue-

los, así como también la aplicación de las normas establecidas en la legislación vigente.
La República de Panamá acoge la Convención de Naciones Unidas de Lucha Contra la Desertifica ción, en enero de 1996 y delega a la ANAM como punto focal. Durante el período 1999-2004, se han ejecutado algunas acciones importantes: La actualización del Informe Nacional de Desertificación, mediante dos talleres de consulta pública, en abril 2002.
Desarrollo de las bases para la elaboración de un Plan de Acción para la Mitigación de la Desertificación y Degradación del Ambiente en la Región del Arco Seco, en septiembre de 2002.

Coordinación Mesoamericana de la Formulación de Indicadores y Puntos de Referencia de Desertificación y Sequía, en abril de 2003.
Formulación del Programa de Acción Nacional de Desertificación y Sequía, en marzo de 2004.
Los proyectos y las legislaciones emergentes relacionadas con el uso sostenible de los recursos naturales, el manejo de cuencas y la disminución de la pobreza, contribuyen a aliviar los procesos de degradación de suelos y desertización.
Contaminación y calidad de aguas
La principal fuente de contaminación del recurso hídrico es el vertido de las aguas servidas domésticas sin tratamiento previo a los cauces superficiales de los ríos y quebradas. Otros factores generadores

de contaminación hídrica incluyen:

La creciente concentración de la población en un número limitado de grandes núcleos urbanos que demandan agua en la cantidad y calidad apropiada para llevar a cabo sus actividades de subsistencia y desarrollo, progresivamente.

El vertido de aguas servidas industriales, agroquímicos, e hidrocarburos a los cauces de los

ríos y el mar.

Las descargas directas e indirectas de hidrocarburos por naves que utilizan al Canal de Panamá.

La inadecuada disposición de desechos sólidos en el fondo y las riberas de los cuerpos de agua.

Los problemas de sedimentación.
Como resultado de los factores indicados, la contaminación de las aguas superficiales constituye un

grave problema ambiental en Panamá, pues ha reducido la disponibilidad de los recursos hídricos

para el desarrollo de actividades domésticas, agropecuarias y recreativas; y también encarece su tratamiento para el consumo humano. Estudios sobre la calidad del agua en los principales ríos de los distritos de Panamá, La Chorrera, San Miguelito y Arraiján, efectuados por la Universidad de Panamá y la Universidad Tecnológica de Panamá, revelan un gran deterioro de los mismos, con elevadas concentraciones de materia orgánica y alta carga bacteriana. En los distritos de San Miguelito, Arraiján y La Chorrera apenas existen 165 sistemas de tratamiento de aguas negras, que incluyen los manejados por el Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales, frente a unas 1,200 fuentes de contaminación de los recursos hídricos.
Aunque entre 1998 y 2000 se incrementó la infraestructura para el manejo de aguas residuales en un

46%, las plantas de tratamiento en el país siguen siendo cinco. Al contrastar este hecho con el incremento en un 22% del volumen de agua vertida en el sistema de alcantarillados y tratamiento de aguas servidas, se puede inferir que el funcionamiento de los tanques sépticos e imhoff será el más afectado.
Esto ha sido confirmado mediante la realización de estudios que prueban el considerable grado de contaminación debido a las aguas residuales domésticas e industriales.
La mayoría de las empresas en estas zonas industriales presenta deficiencias estructurales con relación a la posibilidad de monitoreo de sus efluentes, lo que obstaculiza su control actual. Los impactos de las fuentes de contaminación son sinérgicos y amenazan cuerpos frágiles dentro de las cuencas de los ríos Caimito, Curundú, Matasnillo, Río Abajo, Matías Hernández, Juan Díaz, Tapia, Tocumen, Pacora, y la Cuenca del Canal de Panamá.

La Autoridad Nacional del Ambiente ejecuta desde el año 2002 un programa de monitoreo de la calidad del agua en las cuencas hidrográficas de Panamá con el apoyo de CBMAP, PPRRN y JICA, que constituye un primer paso hacia el conocimiento de la situación actual de este recurso en el 51% del total de cuencas hidrográficas del país. Tomando en consideración parámetros fisicoquímicos y microbiológicos, se ha podido comprobar que los ríos pertenecientes a la provincia de Panamá son los que presentan mayores niveles de afectación.

La contaminación de nuestro recurso hídrico no se limita a las principales zonas industriales. Por el


contrario, abarca diferentes cuencas hidrográficas en todo el país. Tal es el caso, por ejemplo, del de-

terioro de la calidad del agua que provee la cuenca del río La Villa, donde ocurre un conflicto entre la

captación de agua para la planta potabilizadora del Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales

y las descargas de desechos industriales y domésticos. Ante esta situación, la Autoridad Nacional del

Ambiente coordinó la ejecución de un proyecto piloto de monitoreo de la calidad del agua de la cuenca

hidrográfica de dicho río, con el interés de replica las acciones de control y recuperación en otras

cuencas hidrográficas del país.
Ante la evidente contaminación de los recursos hídricos en el país, la ANAM promueve la coordinación entre las agencias con competencia ambiental mediante iniciativas como las siguientes:

Plan Maestro y Estudio de Factibilidad para el Saneamiento de la Ciudad y Bahía de Panamá.

Proyecto de Caracterización de los Sistemas de Acueductos y Saneamiento Rural, IDAAN.

Catastro de las Fuentes de Contaminación de las Aguas en las Principales Zonas Industriales (distritos de San Miguelito, Arraiján y La Chorrera), ANAM.

Cronograma de Cumplimiento/Resolución 0026- 2002 para la Caracterización y Adecuación a las Normas de Aguas Residuales de la Autoridad Nacional del Ambiente.

Norma e Aguas Residuales, ANAM.

Resolución de Permisos de Aguas Residuales, ANAM.

Proyectos de Plantas Potabilizadoras de Pacora, Farallón, Región Mesoriental de Azuero, Chame, Bejuco y Coronado,

Línea paralela paralela de Chilibre,

Toma de agua de Soná. IDAAN.

Programa de Monitoreo de la Cuenca Hidrográfica del Canal de Panamá, Autoridad del Canal de Panamá y Autoridad Nacional del Ambiente.
El objetivo general del Plan Maestro para el Saneamiento de la Ciudad y Bahía de Panamá consiste en elaborar un programa que contemple las obras de recolección, el tratamiento y la disposición de las aguas residuales, consistente con los usos deseados para la Bahía de Panamá y sus ríos tributarios.
Abarca un área de aproximadamente 350 km, incluyendo todos los corregimientos del Distrito de

Panamá, 5 corregimientos del Distrito de San Miguelito y el corregimiento de Veracruz, en Arraiján.

Mediante la eliminación de las descargas de las aguas residuales a ríos y quebradas se pretende recuperar y preservar las condiciones naturales de los cuerpos de agua que se encuentran en el área del Plan. El tratamiento de las aguas residuales y la restauración de las características ecológicas e higiénicas

de estos cuerpos de agua contribuirán al saneamiento de la Bahía de Panamá. Los impactos ambientales positivos que resulten del proyecto deben hacerse evidentes con el mejoramiento de las condiciones de la Bahía de Panamá y los 9 ríos que desembocan en la misma. El proyecto tiene un costo de 321 millones de balboas.
A partir del año 2000, se han venido promulgando los Reglamentos Técnicos de descarga de efluentes

líquidos a cuerpos y masas de aguas superficiales y subterráneas, y sistemas de recolección de aguas residuales. Aquellas fuentes emisoras existentes antes de la promulgación de estos reglamentos han sido

reguladas con la Resolución AG-0026-2002, emitida por la Autoridad Nacional del Ambiente, que establece los cronogramas de cumplimiento para la caracterización y adecuación a los reglamentos técnicos para descargas de aguas residuales, tomando en consideración el tipo de emisor y las características de la descarga.
Esto llevó a la los emisores a adoptar medidas para caracterizar sus efluentes e iniciar la adecuación de

sus actividades y procesos al cumplimiento de la normativa establecida. A fines de 2003, 217 empresas

presentaron las respectivas caracterizaciones a la Autoridad Nacional del Ambiente. Estas acciones mejorarán la situación del recurso hídrico, lo que resalta la necesidad de su seguimiento y evaluación por parte

de las instituciones correspondientes y de aquellas cuyas políticas pueden indirectamente afectarlos.
La relación agua-pobreza
Las poblaciones donde el recurso hídrico es de baja calidad o inaccesible son las que presentan el índice de pobreza más alto. Una cuarta parte de la población del país se ubica en el 94.7% del territorio, en condiciones de dispersión y pobreza, sin acceso a la mayoría de los servicios, mientras el 75% se

concentra en el 5.3% en áreas urbanas de la región central del país. Por otra parte, si bien el 70% de la

producción de agua potable es distribuida en la Región Metropolitana de Panamá y Colón, y en otras

ciudades del país, esto no significa que todos los residentes de las zonas urbanas reciben el agua necesaria para una vida digna y saludable.
Con relación al Índice de Pobreza del Agua, que clasifica a 147 países según cinco componentes –disponibilidad del recurso, acceso, capacidad de manejo, uso e impacto ambiental– Panamá obtuvo 65.2 puntos de un máximo de 100 puntos (20 por cada componente), lo que se considera una puntuación media/alta y un índice regular tendiente a bueno. La evaluación obtenida se desglosa así:

El Recurso Agua (14.3 puntos) refleja el gran volumen per cápita de los recursos hídricos superficiales y subterráneos que pueden ser aprovechados por la población.

El Acceso al Agua (12.1 puntos) demuestra que esa gran cantidad de recursos que posee el país

no está al alcance de todos los sectores de la sociedad.

La Capacidad de Manejo (13.6 puntos) refleja la débil pero creciente coordinación entre los actores asociados con la temática del recurso hídrico.

El funcionamiento del Canal de Panamá es la actividad que de acuerdo a la cantidad de agua utilizada, genera ingresos y aporta significativa mente PIB. Este hecho condiciona los 14.4 puntos obtenidos en la categoría Uso del Recurso porque sólo se circunscribe en una zona puntual con una realidad de gestión del recurso hídrico muy particular que evidentemente no refleja la realidad del país.
En Indicadores Ambientales (10.8 puntos) el impacto ambiental sufrido por el agua nos aproxima a un punto crítico. Aunque el país cuenta con una estrategia ambiental, regulaciones claras y herramientas de gestión bien definidas, esto no se ve reflejado en el estado de la

calidad del agua.
Los resultados de la aplicación del Índice corroboran la necesidad de mejorar la coordinación entre

los actores relacionados con el recurso hídrico, establecer una política de aguas, invertir de manera

planificada en infraestructura, y fortalecer el sector ambiental. En este sentido, el Sistema Interinstitucional del Ambiente está implementando proyectos de desarrollo sostenible, acueductos rurales e infraestructuras hidráulicas en las provincias de Darién, Coclé y Bocas del Toro, con el fin de fortalecer la gestión integrada del recurso hídrico y mejorar el acceso de los pobres al agua.
Referencias


  1. La clasificación del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA-SCS), de 1979, establece ocho categorías. Las primeras cuatro (I-IV) poseen aptitud para la producción agropecuaria; las categorías V-VI pueden ser utilizadas con algunas restricciones; y la VII y VIII son exclusivas para uso forestal. En Panamá, los suelos de clase I son prácticamente inexistentes.

  2. Resuelto ALP 020-ADM-01, Panamá, 22 de febrero de 2001 (Gaceta Oficial 24,330 de 25 de junio de 2001).

  3. Ibídem.

  4. Primer Informe de la Riqueza y Estado de la Biodiversidad de Panamá, Año 2000; página 70.

  5. Si bien la Autoridad Nacional del Ambiente tramita los permisos para el derecho al aprovechamiento de los recursos naturales, el permiso otorgado no faculta a sus titulares al aprovechamiento de los recursos genéticos contenidos en ellos.

  6. Convention Migratory Species (Convención de Especies Migratorias) por sus siglas en inglés.

  7. Informe General de Actualización de las Listas de Especies de Flora y Fauna de Panamá, 2002.

  8. Calidad de Aire en la Ciudad de Panamá, 1997-2002. Instituto Especializado de Análisis, Vasco Duke, 2003.

  9. ANAM, Catastro de Fuentes Contaminantes de Aire, Agua y Suelo en las principales zonas industriales del país; PAN, 2003.

  10. Ibídem.

  11. Yiga-gramos.

  12. Guías para Ruido Urbano/OMS/199/traducido por CEPIS/OPS.

  13. MIVI, Plan de Desarrollo Urbano de las Áreas Metropolitanas del Pacífico y del Atlántico

  14. Discurso pronunciado por la Presidenta de la República en la Asamblea Legislativa. www.presidencia.gob.pa, 2003

  15. OPS/OMS-División de Salud y Ambiente. 2001. Análisis Sectorial de Residuos Sólidos de Panamá. Ministerio de Salud, República de Panamá.

  16. APROCAC. 2003. Programa de Manejo Integral de Desechos Sólidos (PROMIDs) en 22 Municipalidades de la República de Panamá. APRO- SAC, República de Panamá.

  17. Ministerio de Salud, archivos del programa ALA 91/33, Sección de Desechos y Sustancias Peligrosas del Departamento de Calidad Sanitaria del Ambiente.

  18. Estudio JICA, enero 2003.

  19. ANAM, Informe de Inventario de Usuarios, TAU-CODESA, abril 2002.

  20. Informe del Estado del Recurso Hídrico en Panamá, enero 2003.

  21. ANAM, Informe de Inventario de Usuarios, TAU-CODESA, abril 2002.


Fuente primaria de esta información: ANAM. 2004. Informe del Estado del Ambiente de la República de Panamá 2004. Autoridad Nacional del Ambiente. 176 pp.
Inclusión de formato digital word para dominio público: Centro de Estudios de Recursos Bióticos, Universidad de Panamá. 2007.

similar:

Informe del Agua de la República de Panamá 2004 iconRepública De Panamá

Informe del Agua de la República de Panamá 2004 iconResumen al término de la 16va International Olympiad in Informatics...

Informe del Agua de la República de Panamá 2004 iconInforme 03-10-2004

Informe del Agua de la República de Panamá 2004 iconInforme anual de actividades 2004 2005

Informe del Agua de la República de Panamá 2004 iconInforme final julio 2003 junio 2004

Informe del Agua de la República de Panamá 2004 iconRepublica bolivariana de venezuela ministerio del poder popular para...

Informe del Agua de la República de Panamá 2004 icon"Anexos 1, 3, 4, 7, 10, 13, 18, 21, 25 y 29 de la Quinta Resolución...

Informe del Agua de la República de Panamá 2004 iconContenido Formación del Istmo de Panamá

Informe del Agua de la República de Panamá 2004 icon4/8/2004 Guías Clínicas 2004; 4 (40)

Informe del Agua de la República de Panamá 2004 icon1el agua. La molécula de agua está formada por dos átomos de hidrógeno...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com