Resumen Primera parte: La vida de un estudiante en Madrid




descargar 66.07 Kb.
títuloResumen Primera parte: La vida de un estudiante en Madrid
página3/3
fecha de publicación24.11.2015
tamaño66.07 Kb.
tipoResumen
med.se-todo.com > Documentos > Resumen
1   2   3

5.- Médico de higiene. Por influencia de un amigo de su padre, Andrés encuentra un puesto de médico de higiene, pero pronto descubre que no le agrada. Aumenta su instinto antisocial (odia a los ricos sin tener simpatía por los pobres) y su amargura por el contacto con lo peor de la sociedad: atiende a prostitutas en la consulta pero también en los burdeles, donde observa el contraste entre las pobres prostitutas y sus clientes, señoritos de la alta sociedad. Se da cuenta de que los niños obreros crecen más pequeños e inteligentes que los de la burguesía, lo que garantiza el sometimiento de aquellos por estos.

6.- La tienda de confecciones. Un mes más tarde Andrés va a visitar a Lulú a la tienda de ropa, que resulta ser espaciosa y con un gran escaparate. Ha contratado dos dependientes y tiene buena clientela. Bromean sobre un comentario (Lulú lo ha sabido por Julio Aracil) que Andrés había hecho de Lulú en sus años de estudiante: que casarse con ella sería como casarse con un orangután. Empieza a verse con ella y su madre los sábados en el café de la Luna. Allí comprueba que un hombre de anteojos que frecuenta el café pretende a Lulú. Incluso un día Andrés habla con el hombre (que es farmacéutico) sobre ella, y Andrés le comenta que Lulú es demasiado cerebral y desprovista de sensualidad como para casarse con ella. Al darse cuenta de que Lulú trata de manera desdeñosa al farmacéutico, Andrés le recrimina esa tendencia de las mujeres a despreciar precisamente a los hombres que las pretenden.

7.- De los focos de la peste. Conversando con Lulú, Andrés le confiesa la amargura que le produce comprobar desde su oficio de médico las terribles condiciones en que viven las prostitutas. En su relato dibuja un cuadro terrible: las mujeres viven en los burdeles como esclavas, duermen amontonadas, apenas comen, reciben palizas, se dan a la bebida, la mayor parte muere en plena juventud. Y todo ello con la connivencia de las autoridades. En un prostíbulo de la calle Barcelona ha conocido al Cotorrita, un tipo afeminado que, vestido de mujer, secuestra chicas para el burdel, las atemoriza y las maltrata. Lulú le aconseja que deje ese puesto que solo le está amargando.

8.- La muerte de Villasús. Con el pretexto de estar enfermo, deja el puesto de médico de higiene y entra, por influencia de Aracil, como médico en La Esperanza, un hospital para pobres. El trabajo es duro, con innumerables visitas en los barrios más lejanos, y a la vez que le fatiga, le encoleriza. Puede comprobar en sus visitas cómo la ley es más dura con los más débiles, que no son capaces de organizarse para acabar con los poderosos (como suele decir Iturrioz, la naturaleza no solo hace al esclavo, sino que le da el espíritu de la esclavitud, la aceptación de su condición, la incapacidad de rebelarse). Su instinto antisocial se agudiza: los domingos siente deseos de matar a los que salen de la sangrienta fiesta de la corrida de toros. Solo deja de sentirse disgustado y molesto durante los ratos que pasa con Lulú y su madre en la tienda y en los paseos. Un día, por casualidad, pasa visita a un viejo ciego y loco, que resulta ser Rafael Villasús, el dramaturgo bohemio al que había conocido tiempo atrás. A los pocos días vuelve por su casa y se entera de que ha muerto. Está rodeado de sus amigos, bohemios desarrapados y medio locos que hacen toda clase de extravagancias para despedirle.

9.- Amor, teoría y práctica. Un día Andrés está charlando animadamente con Lulú sobre la naturaleza de amor y le expone dos teorías suyas: según una de ellas, los tímidos e inseguros buscan pareja entre los que son diferentes de ellos, mientras que las personas seguras buscan pareja entre quienes les son semejantes; según la otra, el amor es un poderoso engaño, una ilusión: un hombre y una mujer reales se eligen mutuamente atraídos por el instinto sexual; pero entonces el instinto fetichista les lleva a crear sobre la imagen real de la otra persona una imagen adornada y embellecida, y acaban convenciéndose de que esta imagen ideal es la verdadera. Otro día ve a Lulú en la tienda hablando con un militar joven, y lo sigue viendo allí en otras ocasiones. Se entera de que es un primo de ella, y le parece que Lulú está un poco displicente con él. Un día de otoño, paseando por la Moncloa, le invaden pensamientos melancólicos y decide visitar a Lulú, a la que encuentra sola en la tienda. Primero la piropea, luego le toma la mano y le hace sentarse junto a él. Entonces se declara y la besa. Ella reconoce que ha estado enamorada de él desde el primer día, y le pide que no la abandone nunca, que le lleve siempre adonde él vaya.

Séptima parte: La experiencia de la hija

Cap. 1.- El derecho a la prole. Unos días más tarde Andrés habla con Iturrioz y le plantea su propio caso como si fuera el de un paciente suyo: ¿Se debe casar un hombre artrítico y nervioso con su novia, que es débil y algo histérica? Según Iturrioz, es un crimen que padres enfermos tengan hijos, por la posibilidad de que estos salgan enfermizos y mueran en la infancia o acaben en la cárcel o en la prostitución; solo debieran tener hijos los padres sanos que además puedan dar a sus hijos un hogar, cuidados, educación. Lo contrario sería perpetuar el dolor en el mundo. Por lo tanto, Iturrioz recomendaría al paciente de Andrés que se case, pero que no tenga hijos. Esta conversación deja a Andrés aturdido, y por la tarde escribe a su tío confesando que el artrítico que se quiere casar es él mismo.

2.- La vida nueva. Hurtado consiente en el deseo de doña Leonarda de casarse por la iglesia con Lulú. Antes de la boda, esta e Iturrioz se conocen y simpatizan. Ella le pide que encuentre para Andrés un trabajo sin salidas de casa, porque las visitas médicas le ponen de mal humor, y el tío le encuentra uno de traductor de artículos y libros para una revista médica. Así Andrés deja su trabajo en “La Esperanza” y se muda a una casa cercana a la tienda de Lulú. Le pide un préstamo a su tío para comprar muebles que sean baratos, pues no piensa recibir a gente en casa. Andrés se opone a que su suegra se vaya a vivir con ellos (la considera incompatible consigo mismo, pues ella cree que debe vivir para fuera). Toman como criada a la Venancia y Andrés le pide que despache siempre a los visitantes diciendo que él no está en casa. Con todo ello Andrés está encantado de su nueva vida, de su mujer y de su casa, pero su pesimismo le hace pensar que esta calma no puede ser duradera. Dan paseos juntos al anochecer, o van al cinematógrafo. Son felices. Sus familiares y conocidos ven esta felicidad y aislamiento como una ofensa a su propia infelicidad y complicaciones; Andrés cree que son felices porque cada uno se muestra al otro como es, sin aparentar otras cosas.

3.- En paz. Pasados los meses, Andrés parece haber encontrado la serenidad. Su trabajo para la revista médica marcha muy bien y le permite vivir recluido, sin salidas fatigosas y alejado de las miserias de Madrid. El matrimonio se lleva bien, y a Lulú se le ha suavizado su carácter burlón y mordaz y tiene un color sano que le hace estar más guapa. Pero Andrés no quiere ni oír hablar de tener hijos, cosa que acaba poniendo triste a Lulú. Una noche ella se lo confiesa abiertamente entre lágrimas, y Andrés consiente sin ganas, cosa que le hace perder la serenidad que había alcanzado. Dos meses más tarde ella le anuncia su embarazo. Andrés ve que Lulú, con el embarazo, ya no es burlona y alegre, sino triste, sentimental, posesiva. Con el paso de los meses nota en ella desórdenes nerviosos. Las visitas de la suegra se hacen más frecuentes y alteran la armonía de la pareja. Andrés empieza a sentirse desequilibrado, en constante tensión, sin encontrar la paz. Duerme mal, por lo que se decide a tomar morfina.

4.- Tenía algo de precursor. Cuando llega el momento del parto, las cosas se tuercen. Lulú camina sin cesar por la casa por recomendación del médico, pero la espera se prolonga y está extenuada por los dolores. El médico que ha venido a la casa para el parto se da cuenta de que el cordón umbilical está comprimido, pero ya es demasiado tarde y el bebé nace muerto. La escena es muy dolorosa y ambos lloran. Además, a Lulú le cuesta expulsar la placenta, por lo que el médico tiene que extraerla con la mano, provocando una abundante hemorragia. Tres días después Lulú muere; Andrés queda sumido en un dolor insoportable y se encierra en su cuarto. Cuando por la mañana, a la hora del entierro, le empiezan a echar de menos, entran en su cuarto y lo encuentran muerto en la cama: se ha suicidado con aconitina, un veneno muy fuerte que paraliza súbitamente el corazón, produciendo una muerte indolora. La obra termina con dos comentarios sobre Andrés: uno de Iturrioz (“Este muchacho no tenía fuerza para vivir. Era un epicúreo, un aristócrata, aunque él no lo creía”) y otro del médico (“Pero había en él algo de precursor”).


--

1   2   3

similar:

Resumen Primera parte: La vida de un estudiante en Madrid iconEn la siguiente actividad encontrarán en la primera parte un repaso...

Resumen Primera parte: La vida de un estudiante en Madrid iconResumen : Los documentos deben incluir un resumen de máximo 200 palabras...

Resumen Primera parte: La vida de un estudiante en Madrid iconPrimera parte

Resumen Primera parte: La vida de un estudiante en Madrid iconPrimera parte

Resumen Primera parte: La vida de un estudiante en Madrid iconPrograma primera parte

Resumen Primera parte: La vida de un estudiante en Madrid iconTranscripción 21 de junio (primera parte)

Resumen Primera parte: La vida de un estudiante en Madrid iconParte primera “el reverso de mi piel”

Resumen Primera parte: La vida de un estudiante en Madrid iconMetabolismo de xenobioticos primera parte

Resumen Primera parte: La vida de un estudiante en Madrid iconPrimera parte: la rebelión de las masas

Resumen Primera parte: La vida de un estudiante en Madrid iconPrimera parte: la rebelión de las masas


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com