Lección 1: El ateismo hasta el siglo XIX






descargar 0.68 Mb.
títuloLección 1: El ateismo hasta el siglo XIX
página9/18
fecha de publicación22.08.2016
tamaño0.68 Mb.
tipoLección
med.se-todo.com > Documentos > Lección
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   18

La cognoscibilidad de Dios



Las cinco vías de acceso al conocimiento de la existencia de Dios, según Tomas de Aquino proporcionan evidencia acerca de la existencia de Dios. Es posible conocer a Dios. El ser humano puede tener acceso al conocimiento de Dios. Nuestra inteligencia sin embargo es limitada, pero, a pesar de que nuestra inteligencia no pueda abarcar toda la realidad divina, Dios sí que puede ser conocido por el hombre o sea que es cognoscible. Existen dos formas en las que puede ser conocido. Como se menciono anteriormente, la revelación general, llamada también revelación natural, que es propia de toda la humanidad y la revelación especial o sobrenatural que es dada por revelación de Dios a aquellos pecadores que se propone salvar. Es importante no confundir salvación con conocimiento inmediato. El conocimiento de que hay un Dios, no es sinónimo de salvación. Si así fuera los demonios serian salvos: “Tú crees que Dios es uno; bien haces: también los demonios creen, y tiemblan.” (Stg 2:19) hablando de este conocimiento natural de Dios, “Agustín, en el s. IV, añadirá que esta cognoscibilidad natural de Dios es también posible con argumentos basados en la mutabilidad de las cosas creadas (Conf. XI, 6, 6) y sobre todo a partir del carácter universal de las nociones de verdad y de justicia presentes en el espíritu del hombre (Conf VII, 10, 16).” (9)
Para Tomás, nuestro conocimiento de Dios tiene un carácter analógico cuyo fundamento es la analogía ontológica que se establece entre Dios y las criaturas. El nombre más propio de Dios es el de “Ipsum Esse Subsistens” (Mismo Ser Subsistente), que constituye su constitutivo formal o atributo fundamental del que se derivan todos los demás. (10)
Una vez que se conoce que algo existe, queda todavía por saber qué es. Demostrada la existencia de Dios, lo lógico es proceder a preguntarse por su esencia. En primer lugar debemos preguntarnos si podemos o no acceder al conocimiento de la esencia divina. Y si podemos conocer a Dios, entonces cabe preguntarse cuál es la vía de acceso por la que podemos tener conocimiento de la esencia divina.
Tomás de Aquino, para alcanzar el conocimiento de los Atributos divinos sin caer en el antropomorfismo, propuso los siguientes recursos:
D. Recursos para conocer los atributos de Dios
1. La negación
Esta forma de demostración fue utilizada anteriormente por los pensadores cristianos neoplatónicos y por Seudo Dionisio. Por este recurso se trata de saber lo que Dios no es, para aproximarse a lo que es. Cuando se propone analizar por esta vía, se niegan de Dios ciertos predicados esto no implica que el carezca de alguna perfección presente en dicho predicado, que indiquen falta de perfección en Dios, sino porque Dios excede en forma suprema la limitada cualidad en cuestión. “Dios no es solamente materia (potencialidad) sino que además de poseer corporeidad es acto puro. Es más que la materia, y no tiene ninguna de las imperfecciones de ésta. Dios como acto puro y ser necesario es muy superior a la materia.” (11)

Otro predicado negativo que utiliza Tomás de Aquino para conocer la naturaleza divina es que en Dios no puede admitirse la composición. “Dios es absolutamente simple, es acto puro y no esta formado por materia y forma como los seres creados.” (12) Los predicados negativos se toman del mundo sensible del cual parte nuestro conocimiento, Dios es la causa de los objetos sensible y trasciende lo creado, no es ni puede ser un objeto sensible. Cualquier predicado aplicable a los seres humanos o las cosas sensibles también podemos encontrarlo en Dios, pero excelsamente superado. Si decimos que Dios no es un ser corpóreo, no queremos decir que le falte cuerpo, sino mas bien que es mas que cuerpo, que carece de todas las imperfecciones que corresponden a ser un ente corporal. En Dios no puede darse la imperfección. Esta vía se utiliza de dos maneras: en el caso de las perfecciones antes atribuidas se niega el modo limitado en que nosotros las poseemos (por ejemplo, nuestra voluntad es limitada pues es inconstante, cosa que no ocurre con Dios). Además debe negar que Dios posea los atributos que implican imperfección, por ejemplo diremos que es simple, no compuesto, pues la composición indica imperfección.
2. La afirmación
Mientras los predicados negativos hacen referencia no a la sustancia divina sino a su separación o negación de ellos en dicha sustancia (Dios no es esto o aquello), los positivos se atribuyen directamente acerca de Dios. A diferencia de Maiminides quien creía que todos los predicados acerca de la naturaleza de Dios eran negativos, Tomas considera los predicados positivos. Los predicados “bueno”, “sabio”, “perfecto” se atribuyen de manera positiva acerca de Dios. Nuestras ideas acerca de Dios, sin embargo, distan de ser perfectas, conocemos de Dios solamente aquello que mediante nuestro limitado entendimiento nos es dado conocer. Cuando decimos que Dios es bueno, o sabio, queremos decir que el es la perfección de bondad y la perfección de e la sabiduría. Tenemos el concepto de bondad y sabiduría sin conocer estas cualidades completamente, pero podemos afirmar que Dios es absolutamente bondadoso y sabio. Aunque nuestro entendimiento de dichas virtudes sea limitado, se comprende que aquello que predican constituye la extrema perfección de Dios.

Puesto que Dios es la causa de todas las cosas, podemos atribuir a Dios todas las perfecciones que encontramos en las criaturas; pero sólo le corresponderán las perfecciones puras o exentas de imperfección, como la sabiduría y la bondad, y no las perfecciones mixtas o mezcladas con imperfección, como la corporeidad o la percepción sensible.
3. La analogía
“La palabra "analogía" proviene de la palabra griega analogía compuesta de la partícula ana = reiteración - comparación; y de la palabra logia = logos, palabra, razón. De esta manera "analogía" significa comparación o relación entre varias razones o conceptos.” (13)

Los autores latinos, tradujeron la palabra analogía por proportio = proporción. Según Tomás, “La proporcionalidad no es otra cosa que la igualdad de proporciones, o sea, que esto respecto de esto tiene una proporción igual a la de aquello respecto de aquello; la proporción por su parte no es otra cosa que la relación de una cantidad a otra.” (14)En el sentido normal, la palabra analogía es equivalente a semejanza. Pero la semejanza implica no solo la relación de conveniencia entre las cosas que se dicen semejantes, sino también implica diferencia, se dice que dos cosas o conceptos son semejantes porque además de tener algo en común tienen algo en que difieren. Y esto es lo característico de la analogía: las cosas análogas coinciden en parte y discrepan en parte. (15)
Los términos se clasifican en Unívocos: si su significado es la misma en todas sus aplicaciones, Equívocos: si su significación no es la misma y no tiene nada que ver entre si en dos o más nociones. Y Análogos: si su significación no es exactamente la misma en todas sus aplicaciones, pero entre las cuales hay cierta conexión que garantiza la unidad de noción. Podemos decir entonces que la Analogía se encuentra entre la univocidad y la equivocidad. (16)

Distingue dos clases de Analogía:

Analogía de Atribución: Si el término se aplica en cada caso por preferencia a algo a lo que corresponde la significación.

Por ejemplo la palabra “universitario” se aplica a personas que estudian en una universidad, pero al mismo tiempo puede aplicarse a cosas relacionadas como: edificios, libros, buses, aulas etc. Sin que estas cosas cumplan con el requisito de estar estudiando en una universidad. Este tipo de analogía se da por atribución extrínseca.

Analogía de proporcionalidad: cuando lo significado por el término se da, en los distintos casos, conforme a cierta proporción. (17)

Si a Dios le atribuimos un rasgo que también se encuentra positivamente en nosotros tendremos que pensar que en nosotros no se realiza del mismo modo que en Dios, sino en parte es igual y en parte distinto: así, si decimos que Dios conoce, no debemos pensar que su capacidad para el conocimiento sea igual que la nuestra, la nuestra es imperfecta y generalmente indirecta, la suya es perfecta y directa.
4. La eminencia o excelencia
Tomas la llamaba vía excellentiae, “al referir las cosas a su principio o causa, como es un principio no contenido en ellas, sabemos que las excede en todo sentido. Sabemos por tanto que Dios esta por encima de todas las cosas.” (18) El rasgo que atribuimos a Dios, este lo posee de modo infinito, sin las limitaciones propias de las cosas creadas: si Dios es bueno, lo es en grado absoluto, no de forma limitada como corresponde a los hombres. La eminencia es la elevación al infinito de las cualidades divinas.

Dios esta por encima de todo concepto analógico comparativo. Si decimos que Dios es persona, entendemos que al mismo tiempo el esta por encima de cualquier concepto de personalidad sin llegar a negarlo. Él es mucho mas que persona. Esta por encima de la personalidad. Es persona con relación a nosotros pero al mismo tiempo es el origen de la personalidad.

Por la vía de la negación se conoce la esencia divina. Por la vía de causalidad, su potencia creadora, al entender que Dios es el principio de todo. Por la eminencia o excelencia, su divinidad, y se le conoce como el fin hacia el cual todos los demás entes tienden. (19)
E. Resumen
A partir del análisis racional Tomas de Aquino elaboro un modelo de los atributos divinos que he esquematizado de la siguiente manera:

LOS ATRIBUTOS DE DIOS



Constitutivo


formal

ser subsistente

(la existencia

incluida en su

esencia)

existe por sí

mismo,

existir como

consecuencia

de su propia

esencia y no de

algo exterior


Atributos entitativos

(relativos al ser)

dan lugar a su trascendencia

se derivan inmediata o directamente del constitutivo formal

1. Simplicidad (en oposición a composición)

Carece de composición física pues no es cuerpo, pero también de composición metafísica (no se compone de materia y forma, ni de potencia-acto, ni de accidentes-sustancia, ni de esencia y existencia), pues es pura sustancia, acto puro y pura forma.

2. Perfección (en oposición a imperfección)

Dios es el ser máximamente perfecto puesto que nada le falta y es la causa de todas las perfecciones que encontramos en las criaturas. De este atributo se deriva su:

Bondad


3. Infinitud (en oposición a finitud) infinito es lo que carece de límites, y Dios, por tener la existencia a partir de su esencia y no por haberla recibido de otro, la tiene sin ninguna limitación. de este se derivan:

Omnipresencia esta en todas partes

Inmensidad llena todos los lugares sin que ninguno lo abarque


4. Inmutabilidad (en oposición a mutabilidad)

Puesto que su ser consiste en su obrar, Dios puede actuar sin pasar de la potencia al acto, por lo que será absolutamente inmutable. De esta se deriva su:

Eternidad no tubo principio


5. Unidad (en oposición a multiplicidad)

Dios es único puesto que no puede haber dos seres absolutamente perfectos


Atributos operativos

(relativos a su proceder)

se refieren al obrar de Dios

Operaciones inmanentes

(o internas)
  1. Dios entiende y conoce


Omnisciencia Dios lo sabe todo
  1. Posee voluntad y libertad


Las virtudes de la voluntad divina son

La justicia, virtud que lleva a dar a cada cual lo que le es debido.

La misericordia, inclinación de la voluntad a remediar la miseria ajena.

la liberalidad, tendencia a dar algo por pura bondad del que lo da

Operaciones transitivas

(o externas)



Dios crea todo lo que existe procede de Dios



Dios conserva todas las cosas


Dios gobierna

omnipotencia tiene poder absoluto sobre su creación
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   18

similar:

Lección 1: El ateismo hasta el siglo XIX iconMediados del siglo XIX hasta la mitad del siglo XX: “segunda revolución industrial”

Lección 1: El ateismo hasta el siglo XIX iconPRÓlogo. La industria española desde el siglo XIX hasta 1975

Lección 1: El ateismo hasta el siglo XIX iconPRÓlogo. La industria española desde el siglo XIX hasta 1975

Lección 1: El ateismo hasta el siglo XIX iconÉpoca de la Alquimia (siglo IV hasta el siglo XVI d c.)

Lección 1: El ateismo hasta el siglo XIX iconEl utilitarismo en el siglo XIX

Lección 1: El ateismo hasta el siglo XIX iconRealismo ( siglo XIX, 2ª parte )

Lección 1: El ateismo hasta el siglo XIX iconSegunda Revolución Industrial (siglo XIX)

Lección 1: El ateismo hasta el siglo XIX iconVida cotidiana en el siglo XIX (francia)

Lección 1: El ateismo hasta el siglo XIX iconVida cotidiana en el siglo XIX (gran bretañA)

Lección 1: El ateismo hasta el siglo XIX iconAula A. Narrativa estadounidense del siglo XIX


Medicina





Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com