Selección natural






descargar 1.4 Mb.
títuloSelección natural
página1/35
fecha de publicación24.08.2016
tamaño1.4 Mb.
tipoLección
med.se-todo.com > Documentos > Lección
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   35


Apertura a la Antropología



alteridad cultura naturaleza humana


María Cristina Chiriguini


(compiladora)


Patricia Campan

María Cristina Chiriguini

Mercedes Cravero

Josefina Ghiglino

Valeria Gigliotti

Ariel Gravano

Rodolfo Gutiérrez

Érica Lander

Mariana Mancusi


Benito Narvaja

Alejandra Roca

Nora Ublich

Maria Elina Vitello

(autores)

Proyecto editorial

-Buenos Aires-

2006

I

La ciencia y su contexto


Acerca del objeto y las problemáticas

de la Antropología

Patricia A. Campan

Antropología: el “descubrimiento” de lo diferente

Ellos andan todos desnudos (...) también las mujeres, (...) muy bien hechos, de fermosos cuerpos... Deben ser muy buenos servidores y de buen ingenio, (...) y creo que ligeramente se harían cristianos; que me pareció que ninguna secta tenían .... (C. Colón 1492: “Diario de a bordo”).
El traje de las mujeres se compone de una túnica estrecha (...). La mujer libre se distingue de la esclava por un pedazo de tela que le cubre la cabeza. Su adorno más preciado son (...) sus orejas, cuyos lóbulos llegan a adquirir unas dimensiones verdaderamente prodigiosas ...” (Capitán R. Burton, siglo XIX, refiriéndose a las mujeres de un pueblo del Este africano).
El hecho de que el hombre sea un producto de la evolución no debe hacernos buscar en cada forma de comportamiento humano su correspondiente ventaja desde el punto de vista de la selección natural” (P. Kitcher 1997: “El origen de la moral”).
¿Por qué hemos presentado estas frases? ¿Qué tienen en común todas ellas? Podríamos decir, en primer lugar, que se refieren al hombre y, a juzgar por las dos primeras, alguien está haciendo una descripción de estos hombres. Más aún, mientras que en la segunda encontramos una breve pero detallada descripción de sus peculiares gustos por el adorno corporal, en la primera además se ha elaborado un juicio acerca de su comportamiento. En la tercera se han expresado ideas más complejas. Se habla de evolución, selección natural, y comportamiento humano nuevamente, y el autor nos deja la idea de que no habría una relación entre la evolución biológica y la forma de comportarse de nuestra especie.
En segundo lugar, podemos observar con claridad que las tres frases fueron escritas en diferentes siglos. Pasemos entonces a la primera pregunta. La respuesta a ella sería: nuestro interés está puesto en mostrar cómo a lo largo de su historia, el hombre se ha preocupado por hacer alguna referencia con respecto a otros hombres, a hablar de ellos, a describirlos, y a elaborar juicios acerca de ellos. ¿Y por qué el hombre se ha ocupado, y aún lo hace, de otros hombres? Porque ha sentido la curiosidad por conocer, de algún modo, a aquellos con los que toma contacto, aquellos que se muestran tan diferentes a su propia forma de ser. ¿Qué pudo haber sentido cualquier conquistador, aventurero o viajero cuando se encontró frente a personas que poco tenían que ver con sus propias vestimentas, costumbres alimentarias, viviendas, creencias, por señalar sólo algunos de los aspectos proclives a la comparación? O cuando nosotros mismos tenemos la oportunidad de viajar a lugares distantes y diferentes del nuestro, ¿no nos asombramos al ver esas diferencias con respecto a aquello a lo que estamos tan habituados? (Mair 1998). El asombro, en un primer momento y curiosidad más tarde por la forma de vida que desarrollaron otros grupos; lo que los antropólogos han denominado cultura.
Si algo provoca asombro es porque el individuo que observa se hace consciente de que lo que tiene frente a él es diferente o bien, se asemeja muy poco a lo propio. De modo que, como sostiene el antropólogo mexicano Esteban Krotz, “el asombro no surge autónomamente de la realidad observable y observada, no se imprime en la mente vacía del observador” (Krotz s/f.:5), sino que es el resultado de una relación que se establece entre los objetos y la conciencia del hombre. En otras palabras, este sería “el descubrimiento que el yo hace del otro” (Todorov 1995:13), es decir, del yo que comparte con otros individuos ciertas características y que se encuentra con otros, cuyas características difieren.
Como ejemplo podríamos tomar cualquiera de las dos primeras frases que se presentan al comienzo. Tanto Colón como el explorador Burton están describiendo a las personas con las que se han encontrado. ¿A quiénes están dirigidas estas descripciones? A otros que, como ellos, comparten los mismos o parecidos gustos en la vestimenta; que son cristianos, como ellos; que seguramente no se perforarían los lóbulos de las orejas para adornárselas. En pocas palabras, a europeos u occidentales (en este caso) que, como ellos, habrán de asombrarse con estos “descubrimientos”.
Ahora bien, ese otro no necesariamente debe estar fuera de la sociedad a la que pertenece ese yo. Puede estar también dentro de su propia sociedad o grupo: “las mujeres para los hombres o los ‘locos’ para los ‘normales’ (Todorov 1995). En otras palabras: todo grupo al que nosotros no pertenecemos porque no compartimos esos comportamientos o esas costumbres. Se denomina alteridad u otredad a esta referencia que se hace del otro, cuando nos identificamos con un grupo -al que pertenecemos- y que a la vez, nos lleva a diferenciarnos de otro. Tiene, como hemos visto, una relación con el asombro, debido a que se constituye a partir de la conciencia que tenemos de lo propio, un conocimiento de aquello que caracteriza al yo - nosotros ante el otro - los otros (el diferente). Dice Krotz:
... el asombro se relaciona con y se explicita en la categoría de la alteridad. La alteridad (…) es constitutiva para el trabajo antropológico. Su uso, su reconocimiento, su comprensión implican siempre un conocimiento de lo propio, ante cuyo horizonte solamente lo otro puede ser concebido como otro (Krotz s/f:5).
Y este interés no es reciente. Lo encontramos en la Antigüedad clásica con Heródoto, cuando describe a las distintas culturas o civilizaciones preocupándose por las diferencias que observaba entre éstas y la propia. También en el origen de la filosofía. Sin embargo, es en el siglo XV, con el comienzo de los grandes “descubrimientos” de “nuevas” tierras por parte de las potencias europeas, que esta realidad asombrosamente diferente va a comenzar a verse de otra manera. Es el período en el que se manifiesta con más intensidad el asombro y se multiplican las descripciones de pueblos de distintos lugares del mundo (Cocchiara 1961).
El reconocimiento de la categoría alteridad permitió comprender no sólo las características sociales y culturales de los grupos diferentes, sino también las de la propia sociedad, y en determinados momentos históricos utilizarlos aún como una crítica para los valores que la sociedad de la época había desarrollado.
En el siglo XIX, con la segunda gran expansión que Europa realiza hacia el resto del mundo, nace la ciencia que tendrá a la diversidad cultural, la alteridad, como objeto de estudio: la Antropología. A este respecto, dice Krotz:
la pregunta antropológica nace del encuentro: el encuentro entre pueblos, culturas, épocas. (…) siempre ha habido la pregunta antropológica, aunque de diversas formas y, desde luego, con respuestas más diversas aún” (Krotz s/f:3).
Y si bien, la construcción de su objeto y su técnica han variado de acuerdo al contexto histórico y social (dentro del marco del capitalismo), ha tomado como objeto de estudio la explicación de ese otro, interés que ha mantenido desde entonces.
Una definición de Antropología
Podemos decir de manera muy general que Antropología significa “hablar del hombre” (Mair 1998). Muchos pensarían entonces que a esta disciplina le corresponde explicar todo lo que al hombre se refiera. De esta manera se pensaba en el siglo XIX cuando surgió esta ciencia, convirtiéndose así en la más abarcadora de todas las disciplinas sociales. Por ello necesitamos acotar este interés por lo humano puesto que no es la única que ha centralizado su estudio en él.
al notar las diferencias entre los habitantes de las islas Trobriand y los europeos generalmente tendemos a quedar más impresionados por éstas que por las aparentes similitudes que presentan sus culturas, y no sólo quedaremos impresionados, sino que probablemente, preguntemos por qué existen tales diferencias?” (Kaplan y Manners 1979:20).
Es decir, el problema central en la Antropología, e insistimos en esto, es explicar las semejanzas y las diferencias de las sociedades, y la continuidad y el cambio en el tiempo.
Si las culturas no difirieran una de otra y si no cambiaran, jamás surgirían cuestionamientos sobre los mecanismos de cambio o de estabilidad. Pero observamos que las culturas sí difieren una de otra y -en diferente grado- cambian en el tiempo” (Kaplan y Manners 1979:21).
Podríamos decir, entonces, que lo que le da “unidad” a nuestra ciencia (dentro de la variedad de problemáticas por las que se interesa) son dos grandes preguntas: “¿cómo funcionan los diferentes sistemas culturales?” y “¿cómo en su inmensa variedad, estos sistemas culturales llegaron a ser lo que son?” (íbid.).
Una de las definiciones que se ha elaborado acerca de esta ciencia es la del antropólogo francés contemporáneo Claude Lévi-Strauss (1984), quien señala justamente la amplitud del interés antropológico:
La Antropología apunta a un conocimiento global del hombre y abarca el objeto en toda su extensión geográfica e histórica; aspira a un conocimiento aplicable al conjunto de la evolución del hombre, desde los homínidos hasta las razas modernas y tiende a conclusiones, positivas o negativas, pero válidas para todas las sociedades humanas, desde la gran ciudad moderna hasta la más pequeña tribu melanesia (Lévi-Strauss 1984).
Al leer atentamente esta definición encontramos que la Antropología abarca una amplia variedad de temas que cubren distintos aspectos del hombre. Pero también se hace referencia al hombre en “su extensión geográfica e histórica”, de modo que, si ubicáramos en un gráfico sus temas de interés, podríamos hacerlo sobre dos ejes: uno que correspondería a la variable tiempo y otro a la variable espacio. Y esto es así porque esta ciencia comprende en su análisis “todas las épocas (...) y todos los espacios” (Lischetti 1994).
Cuando Lévi-Strauss se refiere en su definición a la “evolución del hombre desde los homínidos hasta las razas modernas” nos encontramos con que está abarcando un rango de tres o cuatro millones de años. Es clara entonces, la profundidad temporal que maneja esta disciplina, pero a la vez, también es amplio el espacio en el que trabaja porque se refiere a todos los hombres.
Si atendemos a otra parte de la definición, leemos que la Antropología quiere llegar a conclusiones a partir de exhaustivos análisis que serían válidas para todas las sociedades humanas, donde están contempladas no sólo la sociedad moderna, “industrializada” o “desarrollada”, sino también una pequeña tribu que habita en un lugar muy distante del nuestro, demostrando nuevamente que su campo es muy vasto.
Hay otros aspectos importantes en la definición que presentamos. Al referirse a la evolución humana, Lévi-Strauss nos permite introducir uno de los temas más interesantes de la Antropología: el que trata de las dimensiones biológica y cultural del hombre. Ambas se encuentran estrechamente relacionadas, y esto ocurre porque cuando piensa al hombre, la Antropología enfatiza esta bidimensionalidad, dado que nuestra especie se define por poseer características cuyo origen es biológico -y como tales transmitidos genéticamente-, y otras que se adquieren o aprenden a partir de la vida social.
En el hombre hay diferentes necesidades que son características de su condición biológica, como por ejemplo, la necesidad de comer, pero la forma en que las satisface corresponde ya al ámbito cultural: un grupo de cazadores-recolectores podrá obtener su alimento a través de la caza y/o de la recolección; otros grupos podrán hacerlo además, a partir de la agricultura.
Por el hecho de que los humanos somos también animales, la perspectiva bidimensional tiene sentido. De otro modo, podríamos cometer el error de considerar el aspecto cultural omitiendo nuestras capacidades y limitaciones de tipo físico. Por el contrario, si sólo nos concentráramos en nuestro aspecto biológico, omitiríamos un importante atributo humano: la cultura. Lo que queremos decir es que esta bidimensionalidad no se refiere a una oposición de ambos aspectos del hombre, sino que tiene como base una relación dialéctica1. Esta manera de enfocar a su objeto de estudio es la que convierte a la Antropología, dentro de las ciencias sociales, en una “ciencia única” (Nelson & Jurmain 1991).
La Antropología y sus problemáticas de interés
La amplia gama de estudios que se fueron realizando acerca del hombre y el grado de profundidad que alcanzaron, llevaron a que esta ciencia comenzara a abrirse en diferentes especialidades de acuerdo con lo que se analizara en forma más específica. Si tenemos en cuenta las variables de tiempo y espacio mencionadas, tendremos las siguientes orientaciones, según se haga más énfasis en un eje o en otro:
Antropología Social o Cultural: los antropólogos sociales están interesados no solamente en lo que la gente hace o dice cotidianamente sino también por la manera en que esta gente se organiza y qué normas observa. Se ocupa de sociedades, barrios, grupos, comunidades; trata con grupos sociales tales como pobres, obreros, mujeres, por mencionar algunos, para lo cual realiza investigaciones que buscan comprender y explicar realidades que pueden ser muy distintas con respecto a la del propio grupo de referencia. Se desprende de lo dicho que el antropólogo no está circunscripto al estudio de sociedades campesinas o culturas indígenas, también construye su objeto de estudio en las llamadas sociedades “complejas”, “industrializadas”. Su propósito es explicar las diferencias y similitudes existentes entre los pueblos de manera diferente a la de aquéllos que lo hacen apelando a “características genéticas” o porque esas cualidades “se llevan en la sangre” (Mair 1998). Estos antropólogos utilizan una práctica originada dentro de esta ciencia, el trabajo de campo. Y en sus estudios sobre comunidades, instituciones y problemáticas actuales tienen en cuenta los procesos históricos, los cambios producidos a lo largo del tiempo en el momento de realizar su análisis.
Arqueología: pone un énfasis mayor en la variable tiempo, dado que estudia sociedades del pasado a través de sus restos materiales (construcciones, material lítico, restos óseos, cerámica, entre otros), es decir, lo que constituye la cultura material de los grupos humanos. Una de las principales tareas del arqueólogo es interpretar la cultura material a partir del registro arqueológico. Para ello emplea diferentes técnicas (uno de ellas es la excavación) que le proporciona evidencias para explicar las actividades humanas en un período determinado y los cambios experimentados por esas actividades. El trabajo del arqueólogo comprende también prospecciones, estudios sobre el ambiente, análisis del material recuperado. Utiliza diferentes técnicas que le permite fechar los restos materiales hallados para saber la antigüedad que tienen de modo que permitan enmarcarlos dentro de un proceso de cambio. Y como su propósito no es “reconstruir” sino explicar los cambios, lo hace empleando teorías y modelos. Le interesa explicar cómo vivían los grupos humanos en el pasado, cómo se relacionaban con su entorno, cómo fueron produciéndose cambios en la cultura del hombre a medida que se modificaba el ambiente y viceversa. El arqueólogo quiere saber por qué vivían de esa forma.
Antropología Biológica: teniendo en cuenta la bidimensionalidad, característica de la especie humana, los bioantropólogos centralizan su interés en el estudio de la evolución (proceso de hominización) y la variación humanas. El hombre ha desarrollado estrategias adaptativas (obtención de alimentos, búsqueda de protección, confección de artefactos, entre otras), lo que hemos denominado anteriormente como cultura. Entonces, las preguntas (entre otras) que se formula la antropología biológica son: ¿nuestra evolución depende de la cultura? ¿El desarrollo de la cultura depende de nuestra constitución biológica? Estas preguntas son esenciales, puesto que la influencia de los factores de selección natural en el proceso evolutivo que condujo al surgimiento de la especie humana han jugado un papel importante (Nelson y Jurmain 1991). Trabajan analizando restos humanos antiguos y también con poblaciones actuales para realizar estudios sobre variabilidad, fecundidad y demografía, entre otros temas de interés.
La Antropología cada vez más comprometida con problemáticas actuales, ha propiciado la aparición de nuevas especialidades. Entre ellas, mencionaremos la Antropología Forense. El potencial que muestra esta especialidad (en el campo de lo jurídico, por ejemplo, con la identificación de restos óseos y sus implicancias legales) ha permitido extender la aplicación de las ciencias antropológicas. Los casos en los que interviene la antropología forense corresponden, entre otros, a la identificación de restos humanos, determinación de la edad y el sexo, estimación del tiempo que han permanecido enterrados, si se encuentran en posición primaria o han sido removidos y trasladados, y esto puede realizarse aún a partir de restos esqueletarios fragmentados. Es por ello que decimos que este campo de la antropología se ha desarrollado en relación con las orientaciones referidas anteriormente: la antropología social, dado que los restos hallados han tenido una historia de vida que el antropólogo social se propondrá reconstruir; la arqueología, por la aplicación del métodos y técnicas propias de ésta (la excavación y la observación de la disposición de los restos, por ejemplo) y la antropología biológica, porque su formación les permite realizar la identificación y el análisis de los restos hallados.
Estas problemáticas surgidas en la Antropología a lo largo de su historia como ciencia se complementan con otras disciplinas en la medida en que sus teorías y métodos se adecuan a sus problemas. Asimismo, trabajan con otras ciencias aportando sus conocimientos y experiencias. Es desde esta perspectiva del trabajo interdisciplinario de donde se logra un real enriquecimiento de la tarea científica. Por señalar sólo unos ejemplos, los bioantropólogos encuentran en las ciencias biológicas una base para encarar sus estudios; los arqueólogos se nutren de las paleociencias (geología, paleontología y paleoecología) y la biología; los antropólogos sociales, de la historia, la economía política, entre otras.
Con respecto a la Sociología, ¿cuál es su relación? En el origen de ambas ciencias, el siglo XIX, la práctica antropológica estaba focalizada en las “sociedades exteriores” a Occidente, sociedades a las que se las percibía como “simples”, “inferiores” o “salvajes”, dadas las diferencias que, desde el punto de vista cultural y sobre todo tecnológico, presentaban con respecto al mundo occidental. La Sociología, en cambio, dirigía su mirada a Occidente, a la sociedad que era considerada como “civilizada”.
La aparición de estas disciplinas en este momento (siglo XIX) fue la respuesta que se dio desde la ciencia a la “división del mundo” que se había llevado a cabo desde el plano económico-político por las potencias colonialistas europeas. A una división dual del mundo parecía corresponderle una división dual de las ciencias (Worsley 1971).
En la actualidad, la Antropología (que ha sufrido cambios en su objeto de estudio especialmente a partir de la segunda mitad del siglo XX) ya no centraliza su interés exclusivamente en las sociedades no-occidentales, y ahí es que se aproxima al trabajo del sociólogo. Ambas disciplinas estudian actualmente realidades muy próximas, si bien cada una construye su objeto de manera diferente. En consecuencia, las diferencias que se habían dado con la Sociología en un primer momento, parecen ahora muy difusas. Podemos decir que no se separan ni aún epistemológicamente, compartiendo en parte, métodos y técnicas (Lischetti 1994). Esta situación, en vez de presentar un problema para el desarrollo de estas disciplinas, puede constituirse como un claro ejemplo de lo que mencionáramos anteriormente: la importancia que han ido cobrando los enfoques interdisciplinarios en la construcción del conocimiento científico.
La Antropología como ciencia
El hombre ha creado a lo largo de su historia diferentes maneras de explicar la realidad con la que tiene contacto. Lo ha hecho con la Filosofía (con los comienzos de ésta en la Antigüedad clásica); con la religión; a través de lo mágico y con la ciencia. Es de esta última de la que nos ocuparemos brevemente.
En primer lugar, todo conocimiento científico parte de problemas; no puede hacerlo simplemente a partir de datos u observaciones, pues esto sólo conduce a una mera recolección de información sin un propósito establecido que lo guíe. El científico plantea un problema; luego, recoge información; formula una hipótesis (proposición para explicar los datos, esto es, un intento de dar respuesta al problema planteado); contrasta la hipótesis con más datos, y finalmente, elabora un modelo (explicación simplificada de la realidad a partir de lo observado en la evidencia).
En segundo lugar, la ciencia como actividad pertenece a la vida social; la ciencia es un fenómeno social. Esto es, una empresa humana, una obra de las personas. Por eso decimos que está inserta en la vida social. Como consecuencia, no es absolutamente autónoma. Todo conocimiento científico está condicionado por el contexto socio-histórico en el que se desarrolla. Los investigadores, como sujetos sociales, no están ajenos a las circunstancias del medio en el que viven, puesto que viven en sociedades y tienen intereses sociales. Frente al objeto de estudio está el científico con su visión de la realidad y con las teorías que trae con él y que comparte con otros debido a que responde a propósitos de un grupo, de una comunidad formada por iguales (Schuster 1982).
En palabras de Stephen J. Gould -paleontólogo y autor de trabajos de divulgación científica-:
Los hechos no son fragmentos de información puros e impolutos; también la cultura influye en lo que vemos y en cómo lo vemos. Las teorías más creativas suelen ser visiones imaginativas proyectadas sobre los hechos; también la imaginación deriva de fuentes en gran medida culturales” (Gould 1988:4).
Tomemos como ejemplo el momento mismo del surgimiento de la Antropología como ciencia en el siglo XIX. El marco teórico que prevalecía era el que se sustentaba en la teoría evolutiva. La evolución, se sostenía, seguía una única línea de desarrollo. Ocurría que la noción de evolución se ajustaba a las ideas sociales, políticas, económicas, de la época. Las ideas de evolución y progreso aplicadas a la vida social de los hombres, llevaba a explicar las diferencias entre las sociedades (e inclusive las diferencias biológicas entre los hombres) a partir de grados diferentes de evolución. Años más tarde, a comienzos del siglo XX, la percepción que se tenía de las sociedades “no occidentales” fue otra: las diferencias serían explicadas desde la teoría funcionalista o desde el particularismo histórico, para las cuales las sociedades y sus respectivas culturas habían seguido diferentes líneas evolutivas. Asimismo, como ocurrió con el funcionalismo, no se tendrá en cuenta el proceso colonialista y sus consecuencias: la colonización tenía ahora la necesidad de conocer esas sociedades tan alejadas de Occidente.
Podríamos decir, entonces, que la “forma de ver el mundo” y explicarlo conforma marcos teóricos o visiones del mundo que no están alejados ni abstraídos del entorno social.2
Destacamos la inclusión de los científicos de las ciencias naturales por el hecho de que, tradicionalmente se ha pensado que el científico social no puede acceder al conocimiento de su objeto de estudio sin que medien ciertos preconceptos, prejuicios, y que por ello, este conocimiento no sería válido y confiable. Al respecto,
pensamos que debe desconfiarse de una objetividad empírica pretendidamente libre de toda interferencia, incluso en las ciencias naturales. Se suele criticar a los investigadores sociales, seres humanos que viven en sociedades, (...) y aceptan ciertos modos de vida, por su falta de objetividad, pero también un físico o un biólogo pueden aferrarse a una teoría determinada (...)”. “De la misma manera que el investigador social, así el biólogo es un organismo que actúa junto con otros organismos (...). Pero de ahí no suele deducirse que las teorías de los biólogos y de los físicos están desfavorablemente influidas por su medio ambiente” (Schuster 1982:14).
Es interesante lo que al respecto dice Gould:
Me interesa criticar el mito mismo de la ciencia como una empresa objetiva, realizable sólo cuando los científicos logran liberarse de los condicionamientos de sus respectivas culturas y ver al mundo tal como en realidad es” (Gould 1988:3-4).
La imagen de un científico neutral no existe porque ningún científico puede ser separado de su contexto social. Tampoco la posibilidad de obtener una “representación cuasi-fotográfica” de la realidad social:
todos los datos son selecciones de la realidad con base en las visiones del mundo o los modelos teóricos de la época, filtrados por medio de las posiciones de grupos particulares en cada época. En este sentido las bases de selección se constituyen históricamente y siempre cambiarán inevitablemente a medida que cambie el mundo. Si lo que entendemos por objetividad es la de los estudiosos perfectamente desapegados que reproducen un mundo social exterior a ellos, entonces no creemos que tal fenómeno exista” (Wallerstein 1998:99).
Esta pretendida neutralidad o el intento de que el científico se “liberara” de cualquier preconcepto (“ser objetivo”) llevó, por ejemplo, a la postura “dura” de los positivistas, para quienes la mensurabilidad y comparabilidad de los datos eliminaba la posibilidad de incurrir en la subjetividad3.
Las ciencias disponen de medios adecuados para la comprensión de la objetividad. Si bien el trabajo de campo, metodología originaria de la Antropología, no es sinónimo de objetividad absoluta, le permite a ésta acceder a un conocimiento más profundo de su objeto de estudio dadas las características de esta técnica (observación participante, convivencia con el grupo a estudiar).
En tercer lugar y con relación a lo anterior, la ciencia se construye a partir de ideas que se establecen provisionalmente y es, a su vez, una actividad que genera ideas nuevas a partir de la investigación científica. Hablar de ideas establecidas provisionalmente significa que la ciencia sufre muchas transformaciones a lo largo del tiempo. Esto es, siempre implica un avance que se apoya en los resultados previos, por eso se construye y conserva una continuidad, aún cuando se produzcan cambios y rupturas por la caída del marco teórico sostenido hasta ese momento. Las explicaciones científicas son perfectibles por el hecho de que nunca son finales. La prueba de que las explicaciones científicas se corrijan o sean reemplazadas por otras se encuentra en la historia misma de la ciencia.
En el caso particular de la Antropología, como ocurre en las ciencias sociales, los hechos que estudia están marcados por la historicidad, es decir que se trata de hechos socioculturales y por lo tanto, cambian permanentemente, al igual que todo el mundo material. Tener en cuenta esta condición (histórica) de los fenómenos sociales “tiende a reducir la tendencia a hacer abstracciones prematuras de la realidad y en definitiva ingenuas” (Wallerstein 1998:100). Las condiciones sociales están sujetas a cambios en el tiempo y por ello, se generan nuevas teorías para explicar esos nuevos eventos o hechos y el orden social consecuente. Como ejemplo de lo que estamos diciendo, recordemos el proceso de colonización emprendido por Europa en el siglo XIX y las profundas –en la mayoría de los casos– transformaciones que produjo en las sociedades “no occidentales”. O bien los cambios permanentes que se observan en las sociedades actuales dado el proceso de globalización.
Ahora bien, estas transformaciones no significan que la ciencia se esté acercando a la verdad absoluta sino que, como hemos dicho, corresponden en parte a una modificación de los contextos culturales que ejercen su influencia sobre ella. Sin embargo, no debemos pensar que los cambios producidos por la ciencia son sólo consecuencia de cambios en el contexto socio-histórico. La ciencia realiza avances que le son propios:
No suscribiré una extrapolación bastante difundida (...): la tesis puramente relativista según la cual el cambio científico sólo se debe a la modificación de los contextos sociales; la verdad considerada al margen de toda premisa cultural se convierte en un concepto vacío de significado, y por tanto, la ciencia es incapaz de proporcionar respuestas duraderas. (...) Creo que existe una realidad objetiva y que la ciencia (...) es capaz de enseñarnos algo sobre ella” (Gould 1988:4).
Pongamos por caso a Galileo Galilei (s. XVII):
“(...) sus ideas amenazaban la argumentación tradicional de la Iglesia a favor de la estabilidad social y doctrinal, el orden estático donde los planetas giraban alrededor de una tierra central, los sacerdotes estaban subordinados al Papa y los siervos a sus señores. Pero la Iglesia no tardó en hacer las paces con la cosmología de Galileo. No le quedaba otra alternativa: la tierra gira realmente alrededor del sol” (Gould 1988:4).
La Antropología como todas las ciencias sociales ha tenido y principalmente, tiene en la actualidad, un compromiso importante con la realidad social. Su compromiso es el análisis de los problemas sociales y la colaboración con distintos actores para buscar soluciones a estos problemas. Es significativo al respecto, el prejuicio racista de amplia vigencia en el siglo XIX y aún en la actualidad, o bien, las explicaciones de tipo economicista, que hacen resurgir el concepto de “darwinismo social” para justificar la aplicación de determinadas políticas. Y son significativas las críticas y los planteos que, desde la Antropología, se oponen a estas perspectivas deterministas. Tal el caso (como señaláramos al comienzo) de las explicaciones del comportamiento humano basadas en las características genéticas de nuestra especie que pueden constituir un grave reduccionismo. Esto no significa que la Antropología y las ciencias sociales se alejen de las ciencias naturales: “más bien nos parece que la principal lección de los avances recientes de las ciencias naturales (tales como el proyecto del genoma humano) es que es necesario tomar más en serio que nunca la complejidad de la dinámica social” (Wallerstein 1998:85).
Cabe reiterar en relación a lo que decimos en párrafos anteriores, el papel que ha tenido la ciencia -toda la ciencia- en inducir y a veces imponer en la mentalidad de los individuos determinados pensamientos que se han traducido en comportamientos con consecuencias nefastas (el reduccionismo mencionado y su relación con el racismo, o la aplicación de políticas que propician y perpetúan la desigualdad, por ejemplo). La ciencia en muchos casos ha carecido de “autorreflexión”, es decir, preguntarse por qué es impulsada a desarrollar ciertos proyectos y no otros: “(…) conocer los motivos sociales que la impulsan, por ejemplo, a hacer algunas cosas y no otras tales como el bien a la humanidad” (Horkheimer 1986:57). Esto no invalida los logros que ha obtenido -muchos y fundamentales para el mejoramiento de la vida humana-; se refiere a la utilización de una ciencia que no actúa críticamente consigo misma y para con la sociedad.
Es por ello que ha sido fundamental la recuperación que han hecho las ciencias sociales del sentido de la historia y su papel en la interpretación del mundo. Así actuarían como “formas de autoconciencia científica de la realidad social” (Ianni 1998), “desnaturalizando” aquello que se quiere entender como “perpetuo”. La neutralidad en las ciencias podría ser un engaño ya que en la historia del hombre, y con demasiada frecuencia, se ha hablado en nombre de la ciencia como un medio para asegurar el status quo. Aquí hemos presentado, quizás de manera muy general, aquello de lo que trata la actividad de la Antropología. Probablemente uno de sus mayores compromisos, como el de todas las ciencias sociales, sea su relación con los cambios que conduzcan a mejorar la vida humana.
Del colonialismo a la globalización:

procesos históricos y Antropología


  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   35

similar:

Selección natural iconSelección natural

Selección natural iconSelección natural

Selección natural iconSelección natural y aparición de lo cultural 101

Selección natural iconSelección natural y aparición de lo cultural 100

Selección natural iconEl origen de las especies por medio de la selección natural

Selección natural iconSelección natural (conservación de las especies, “la ley del más fuerte”)

Selección natural iconSelección La selección del ganado se realiza en los establecimientos...

Selección natural iconLas representaciones sociales de los espacios naturales como objeto...

Selección natural iconNorma oficial Mexicana nom-002-secre-2010, Instalaciones de aprovechamiento...

Selección natural iconSeleccióN


Medicina





Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com