Selección natural






descargar 1.4 Mb.
títuloSelección natural
página29/35
fecha de publicación24.08.2016
tamaño1.4 Mb.
tipoLección
med.se-todo.com > Documentos > Lección
1   ...   25   26   27   28   29   30   31   32   ...   35

La naturaleza humana



La naturaleza humana ha ocupado y ocupa a los hombres en preguntas tales como: ¿qué es aquello que la caracteriza? o ¿qué es aquello que le es distintivo? Sin duda las preguntas mismas son constitutivas de su carácter, así como las respuestas, sea que provengan del campo religioso, filosófico, científico, del sentido común o del arte.
Hemos elegido aquí una breve reflexión acerca de las necesidades humanas. La cuestión de las necesidades básicas y la “función” de las instituciones en tanto respuesta a las “necesidades básicas” no se agota en la instancia biológica. Toda necesidad humana es a su vez simbólica y sitúa al hombre en su propia complejidad108.
Con la palabra complejo no estamos dando una explicación sino que señalamos una dificultad para explicar (...) si existe un pensamiento complejo (...) este no será un pensamiento capaz de abrir todas las puertas (...) sino un pensamiento donde esté presente la dificultad” (Morin 1995: 421).
La multiplicidad de los actos humanos y la multiplicidad de significaciones que invisten a estos actos, sea los modos de transformación de la naturaleza, sean las creaciones más bellas de las que hemos sido y somos capaces, como de aquellas más cruentas y atentatorias hacia nosotros y hacia los otros seres de la naturaleza, sitúa a la dimensión de la cultura como aquello que nos otorga especificidad.
La humanidad tiene hambre, es cierto. Pero tiene hambre ¿de qué? y ¿cómo? Aún tiene hambre en el sentido literal, para la mitad de sus miembros y este hambre hay que satisfacerlo, es cierto. Pero ¿sólo tiene hambre de alimento? ¿En qué difiere, entonces, de las esponjas o de los corales? ¿Por qué ese hambre, una vez satisfecho, deja siempre aparecer otras preguntas, otras demandas? (...) La humanidad tuvo y tiene hambre de alimentos, pero también de vestidos y después de vestidos distintos a los del año pasado, tuvo hambre de coches y de televisión, tuvo hambre de poder y hambre de santidad, tuvo hambre de mística y hambre de saber racional, tuvo hambre de calor y fraternidad, pero también hambre de sus propios cadáveres, hambre de fiestas y hambre de tragedias y ahora parece tener hambre de luna y de planetas (...) El hombre no puede existir sino definiéndose cada vez como un conjunto de necesidades y de objetos correspondientes, pero supera siempre estas definiciones y, si las supera (...) es porque él las inventa- no en lo arbitrario ciertamente, siempre está la naturaleza, el mínimo de coherencia que exige la racionalidad y la historia precedente” (Castoriadis 1993:234-235).
Señalar nuestra especificidad, no significa erigir al hombre como “rey de la creación” sino destacar aquello que nos caracteriza como especie, en última instancia la capacidad de crear representaciones, imágenes, la capacidad de simbolizar que atraviesa todo acto humano en toda cultura.
El racismo y la estigmatización del otro

Valeria Gigliotti, Rodolfo Gutiérrez,

Érica Lander y Nora Ublich


Introducción


La naturaleza ha creado diferencias, esas diferencias la sociedad las ha convertido en desigualdades

Tahar Ben Jelloun
En el informe de la Conferencia Mundial Contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las Formas Conexas de Intolerancia aparecido a fines de 2001 se establece que, pese a todos los esfuerzos realizados durante los últimos tres decenios, un sinfín de seres humanos siguen siendo víctimas de estos prejuicios y prácticas racistas. De esta manera, teniendo en cuenta no sólo la persistencia sino también el recrudecimiento de comportamientos y actitudes racistas en la actualidad -relacionados, entre otras cosas, a grupos crecientes de migrantes que se trasladan de un continente a otro en busca de mejores condiciones de vida-, abordaremos este problema desde una perspectiva crítica que nos permita comprender el fenómeno en toda su complejidad.
Ahora bien, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de racismo? Como una aproximación inicial, que más adelante analizaremos, podríamos decir que es la creencia en que un grupo humano es intelectual, psicológica o culturalmente inferior a otros. Este grupo percibido como inferior ha sido identificado a partir de ciertas características visibles en el fenotipo o en la cultura, que se generalizan como marcas de ese grupo y se interpretan como naturales y hereditarias.
Como en todo proceso relacional, esto trae aparejado la existencia del otro polo, el del sector de la sociedad que construye estas percepciones y se considera superior. Esta idea se conforma también con el intento de naturalizar y fijar las diferencias asociándolas a ciertos factores hereditarios. El grupo racista pretende sostener una supuesta “superioridad” sobre otros grupos humanos, la que tiene como base, por un lado, el establecimiento de un orden jerárquico que incluye las distintas “razas”, clasificadas algunas como superiores y otras como inferiores, y por otro lado, en la ilusión de conservar una presunta “pureza de raza” al percibir la mezcla, el contacto y el intercambio intergrupal como un mal a evitar.
Sin embargo, el problema del racismo no se agota en este aspecto, no es sólo una cuestión de opiniones o preconceptos, sino que abarca también maneras de actuar y tratar a los “otros”, sobre la base de estas creencias. Además, la supuesta “superioridad”, constituida por rasgos físicos, intelectuales, morales y/o culturales, ha posibilitado el enmascaramiento y la justificación de diferentes situaciones de marginación, discriminación, dominación y despojo registradas en diferentes etapa históricas.
Como iremos viendo a lo largo del trabajo, la aparición y vigencia del racismo es una cuestión de relaciones de poder entre grupos. Encontramos sectores que por su afán en aferrarse al poder -en todas sus formas- serán los que a través de estas creencias, opiniones y prácticas pretenderán confirmar la supuesta “inferioridad” de otros sectores, los que quedarán del otro lado, los dominados o excluidos, los considerados racialmente “distintos”, los “otros”, y por ende, “incapaces” de lograr un “desarrollo superior” en cualquier aspecto social: económico, político o cultural.
Hoy ya no puede dejar de reconocerse que el racismo es un fenómeno histórico social. Por eso, para tener una comprensión abarcadora, desde una perspectiva antropológica, será necesario abordarlo en términos de relaciones sociales y simbólicas. Además, será imprescindible analizarlo no sólo como un comportamiento sino también a partir de las consecuencias que esto acarrea en el interior del grupo sobre el cual se construyen los prejuicios y se desarrollan las prácticas discriminatorias y/o excluyentes.

1   ...   25   26   27   28   29   30   31   32   ...   35

similar:

Selección natural iconSelección natural

Selección natural iconSelección natural

Selección natural iconSelección natural y aparición de lo cultural 101

Selección natural iconSelección natural y aparición de lo cultural 100

Selección natural iconEl origen de las especies por medio de la selección natural

Selección natural iconSelección natural (conservación de las especies, “la ley del más fuerte”)

Selección natural iconSelección La selección del ganado se realiza en los establecimientos...

Selección natural iconLas representaciones sociales de los espacios naturales como objeto...

Selección natural iconNorma oficial Mexicana nom-002-secre-2010, Instalaciones de aprovechamiento...

Selección natural iconSeleccióN


Medicina





Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com