Resumen La extraordinaria dinámica de cambio en los usos del suelo que ha tenido lugar en Andalucía en las últimas décadas ha generado una gran degradación paisajística,






descargar 78.6 Kb.
títuloResumen La extraordinaria dinámica de cambio en los usos del suelo que ha tenido lugar en Andalucía en las últimas décadas ha generado una gran degradación paisajística,
página1/3
fecha de publicación26.08.2016
tamaño78.6 Kb.
tipoResumen
med.se-todo.com > Documentos > Resumen
  1   2   3
XI CONGRESO ESPAÑOL DE SOCIOLOGÍA

“CRISIS Y CAMBIO: PROPUESTAS DESDE LA SOCIOLOGÍA”

Universidad Complutense de Madrid, 10 al 12 de julio de 2013

NUEVAS METODOLOGÍAS EN LOS PROCESOS DE PLANIFICACIÓN DEL TERRITORIO: APLICACIÓN AL CASO ANDALUZ. (PLANPAIS).
Adolfo J. Torres Rodríguez. Departamento Sociología. Universidad de Granada. atorresr@ugr.es

Alberto Matarán Ruíz. Dpto. Urbanística y Ordenación del Territorio. Universidad de Granada. mataran@ugr.es

Juan Fco. Bejarano Bella. Departamento Sociología. Universidad de Sevilla jbejarano@us.es

Carmen Sanz López. Departamento Sociología. Universidad de Granada. csanzl@ugr.es
Palabras Clave:

Análisis integrado del paisaje, Vega de Granada, Sostenibilidad territorial, Andalucía.
Resumen

La extraordinaria dinámica de cambio en los usos del suelo que ha tenido lugar en Andalucía en las últimas décadas ha generado una gran degradación paisajística, la falta de aproximaciones metodológicas para integrar las cuestiones paisajísticas en la planificación ha incidido negativamente en este proceso. Sin embargo, la aprobación entre otros documentos del Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía (POTA) mediante el Decreto 206/2006, de 28 de noviembre de 2006 y del Convenio Europeo del Paisaje (CEP), elaborado en el seno del Consejo de Europa, aprobado en Florencia en el año 2000 que entró en vigor el 1 de Marzo de 2004 aunque en España entra en vigor el 1 de Marzo de 2008, (BOE núm. 31 de 5 de febrero de 2008), indican que nos encontramos ante un punto de inflexión en el que el paisaje podría jugar un papel fundamental para la sostenibilidad en Andalucía.
En este contexto, PLANPAIS (proyecto de excelencia de la Junta de Andalucía, P09-RNM5398) se plantea una metodología basada en dos modelos complementarios. El primero de ellos es el Modelo de Análisis Identitario del Paisaje, desarrollado a partir del marco teórico que aporta la arqueología del paisaje, la ecología del paisaje, la multifuncionalidad, el análisis coevolutivo y la evaluación de los cambios en los usos del suelo a través de la descripción de los principales conflictos paisajísticos que se han generado. El segundo componente está constituido por un Modelo de Elaboración de Propuestas de Planificación, basado en la metodología del análisis identitario y en la revisión de los procesos de planificación aplicados hasta ahora en Andalucía. El modelo ha de permitir plantear criterios y proponer respuestas novedosas a los principales procesos de alteración territorial: la expansión urbana, la transformación de las agriculturas y la construcción de infraestructuras.
Esta metodología será desarrollada mediante su experimentación en cinco laboratorios territoriales representativos de las cinco tipologías paisajísticas existentes en Andalucía. En este caso, nos ocupamos de La Vega de Granada. Presentamos la metodología seguida (cualitativa), los principales resultados obtenidos hasta la fecha (miradas de La Vega, análisis de los procesos de transformación e identificación de sus etapas), y se formulan metodologías participativas para iniciar procesos de re-territorialización.

Por último, se apuntan unas notas para el debate y la discusión sobre el paisaje desde la perspectiva de la Sociología.

1. Hacia un modelo de sostenibilidad territorial basado en el paisaje.
Al igual que en otras zonas dinámicas y altamente antropizadas de nuestro planeta (Observatorio de la Sostenibilidad de España, 2006) (European Environment Agency, 2006) (United Nations Environmental Program, 2005), en los últimos 50 años se han producido en Andalucía grandes transformaciones territoriales y paisajísticas vinculadas a tasas de cambio en los usos del suelo desconocidas hasta la fecha como son, por ejemplo, los incrementos de más del 200% de las superficies edificadas, de las infraestructuras y del regadío. La mayoría de estas transformaciones ha seguido los mitos homologantes de la globalización económica (Magnaghi, 2005 y 2007) (Fernández Durán, 2006), siendo orientadas a la inserción de las zonas dinámicas de Andalucía (Requejo Liberal, 2001 y 2006) en el espacio de los flujos del mercado mundial (Castells, 2005).

En este contexto, el territorio andaluz se presenta cada vez más como una mezcla de plataformas transnacionales, nacionales, interregionales y regionales que se sitúan sobre el paisaje reduciéndolo a mero soporte físico; se trata de espacios productivos orientados a los mercados globales (industrial, turístico, agrícola) de corredores y nodos infraestructurales, de instalaciones logísticas y comerciales, y sobre todo, de ciudades que están perdiendo su papel tradicional y que se están convirtiendo en sistemas conmutadores entre los flujos globales (Choay, 2008). Esta reconversión espacial implica un grave riesgo de obnubilar la identidad del lugar, transformando los paisajes andaluces en meros cruces de funciones y flujos del mercado global. De hecho, el tamaño y la intensidad de los cambios acontecidos y su extraordinaria difusión en el conjunto del territorio andaluz han supuesto la aparición de graves procesos de degradación ambiental y sobre todo paisajística. Los principales procesos espaciales que han determinado los cambios territoriales y paisajísticos señalados se pueden sintetizar en tres grandes grupos: transformación de los espacios agrarios, expansión urbana y construcción de infraestructuras.


  1. La transformación de los espacios agrarios.

El principal cambio territorial y paisajístico ha sido debido a las transformaciones agrarias, que pueden resumirse en los dos grandes procesos que ha sufrido la agricultura en el siglo XX:

- La intensificación de los cultivos que incluye entre otras cuestiones la mecanización, el uso de fitofármacos y la adopción generalizada del regadío, ha supuesto la búsqueda de la máxima eficiencia productiva generando también todo tipo de efectos sobre el paisaje, ya sea por la transformación de los espacios agrarios tradicionales o por la roturación de espacios que anteriormente se habían considerado como no aptos para la agricultura.

- El abandono de los sistemas tradicionales menos productivos y más lejanos a las zonas dinámicas. Lejos de suponer una vuelta a los paisajes que se transformaron en el momento histórico en el que fueron ocupados, supone una degradación, generando numerosos problemas como la erosión y el despoblamiento ligados a la destrucción de un paisaje construido durante miles de años.
Las políticas y los procesos de planificación ligados a las agriculturas han fomentado ampliamente estas dos transformaciones. Cabe destacar aquí el abandono de grandes superficies cultivadas siguiendo los planteamientos de la Política Agraria Común, a la par que tanto dicha política europea como los planes hidrológicos (nacional, del Guadalquivir, de la cuenca mediterránea andaluza) y los planes de regadío (Plan Nacional de Regadíos, Plan de Modernización de la Agricultura Andaluza), fomentaban la intensificación de las agriculturas. Sin embargo, mientras el abandono de las agriculturas menos rentables parece imparable (al menos por ahora), el crecimiento de los cultivos intensivos (tras un periodo de gran expansión en las últimas décadas del siglo pasado) se ha ralentizado en los primeros años del siglo XXI, sobre todo debido a factores como las sucesivas crisis de precios de los productos agrarios, el establecimiento de límites para nuevos regadíos (Directiva Marco de Aguas) y a una percepción cada vez más clara de los límites ambientales.


  1. La expansión urbana.

Desde un punto de vista cualitativo el proceso de transformación territorial más importante ha sido el crecimiento urbano, en particular, la expansión de la urbanización contemporánea posturbana, generalmente de baja densidad (Aguilera, 2008). Este modelo urbanístico (Choay, 2008), se caracteriza por una serie de elementos que producen graves efectos sobre el ambiente y el paisaje, y que se pueden sintetizar en:

- Periferias urbanas sin un límite claro, caracterizadas por la disolución de la idea de espacio público, de proximidad y de convivencia.

- Urbanizaciones y tipologías edificatorias descontextualizadas de los caracteres identitarios del lugar a partir de un proceso de estandarización.

- Naves e instalaciones industriales y comerciales caracterizadas también por la ausencia de calidad arquitectónica y urbanística, generando en muchos casos congestión infraestructural y altos niveles de degradación ambiental.

La planificación urbana es sin duda la más conocida como responsable de este modelo urbanístico. En Andalucía la planificación subregional y la planificación sectorial, en particular en lo que respecta a las infraestructuras viarias, han actuado de catalizador necesario para la difusión en el territorio de estructuras urbanas de baja densidad basadas en el uso intensivo del automóvil (Susino Arbucias, Casado Díaz, y Feria Toribio, 2007). Se ha de señalar que a partir del año 2008 se ha producido una importante ralentización de la urbanización debido principalmente a la crisis económica y a los límites impuestos por los nuevos documentos de planificación territorial que ya comienzan a ser sensibles a los impactos ambientales y paisajísticos del modelo de crecimiento urbano. Destaca, para el caso andaluz, el Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía –POTA- (noviembre de 2006).


  1. La construcción de infraestructuras.

De forma paralela a la expansión urbana y de las transformaciones agrarias, se ha producido en Andalucía en las dos últimas décadas un extraordinario crecimiento en la construcción de todo tipo de infraestructuras. La mayoría de los proyectos realizados han sido de iniciativa pública, destacando las infraestructuras de transporte y las vinculadas al agua, que además han sido las que mayores transformaciones territoriales y paisajísticas han generado. Sin embargo, no se puede olvidar la importancia creciente de las infraestructuras de iniciativa privada, sobre todo las de carácter energético y, en menor medida, comercial (Vahí Serrano y Feria Toribio 2007).

Desde el punto de vista de la planificación, la construcción de infraestructuras planteada (Ley de Gestión Integrada de la Calidad Ambiental de 2007; Ley Andaluza de Carreteras de 2001; Plan de Infraestructuras para la Sostenibilidad del Transporte en Andalucía-PISTA 2007-2012 y el Plan Andaluz de Sostenibilidad Energética-PASENER 2007-2013) responde al déficit infraestructural de Andalucía con respecto a otras regiones españolas y europeas donde los proyectos en marcha hacen pensar en un mantenimiento del proceso de crecimiento, acaso ralentizados por la crisis económica, el incremento del déficit público y la mayor conciencia de los impactos ambientales y paisajísticos que producen.
Después del largo periodo de crecimiento de los tres grupos de procesos espaciales tratados nos encontramos hoy en un punto de inflexión que puede definir un escenario diferente al que se podría prever hace sólo unas décadas. La crisis económica junto a la incertidumbre territorial de esos procesos y la toma de conciencia de las administraciones y de la sociedad sobre las problemáticas generadas con el modelo de crecimiento seguido constituye una ocasión ideal para la generación de un nuevo modelo analítico y propositivo de planificación, que fije como meta la sostenibilidad territorial (Riechmann, 2006), donde el paisaje será considerado como uno de los elementos centrales. En este sentido, y de manera específica referido al paisaje, dos acontecimientos avalan este planteamiento.

El principal será la entrada en vigor en España del Convenio Europeo del Paisaje (CEP) el 1 de Marzo de 2008 (BOE núm. 31 de 5 de febrero de 2008). Elaborado en el seno del Consejo de Europa, fue aprobado en Florencia en el año 2000 y entró en vigor el 1 de Marzo de 2004 (cuatro años antes de la ratificación española en marzo de 2008). Los países firmantes asumen, entre otros, el compromiso de “integrar el paisaje en las políticas de ordenación territorial y urbanística, y en cualesquiera otras políticas que puedan tener un impacto directo o indirecto sobre el paisaje” (Artículo 5 d. y 6 e.). Por lo tanto, es evidente que tanto a nivel europeo como a nivel estatal la cuestión paisajística está tomando en este preciso momento un cariz fundamental, sobre todo para la planificación pero también para el conjunto de políticas públicas (Venegas Moreno y Zoido Naranjo, 2002) (Magnaghi, 2007).

El segundo acontecimiento ha sido la aprobación del Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía (en adelante POTA) mediante el Decreto 206/2006, de 28 de noviembre de 2006. La política territorial andaluza que se sustancia en el POTA asume la centralidad de las cuestiones ambientales dentro de las cuales se consideran también las paisajísticas. Estos argumentos se explicitan claramente en los dos primeros principios de los cuatro en los que se basa el marco conceptual del POTA: “La diversidad natural y cultural de Andalucía” y “El uso más sostenible de los recursos”. La importancia de la cuestión paisajística y la idoneidad del momento para abordarla son corroboradas por la propia administración regional, que acaba de comenzar el proceso para elaborar la Estrategia Andaluza del Paisaje. Otras referencias para Andalucía donde el paisaje está cada vez más presente de una u otra forma son: PISTA, PASENER, Plan de Modernización de la Agricultura Andaluza, Plan de Medio Ambiente de Andalucía 2004-2010, Plan Hidrológico del Guadalquivir, Plan Hidrológico de la Cuenca Mediterránea Andaluza, Plan andaluz de acción por el clima 2007-2012, Plan de Desarrollo Rural para Andalucía 2007-2013.
De acuerdo con lo apuntado, parecerá lógico que la Estrategia Andaluza del Paisaje deba basarse en el conocimiento que actualmente existe de los paisajes andaluces (Zoido Naranjo, 2008) y, según describe literalmente el POTA, “en la formulación de criterios y medidas que, en relación con el paisaje, deberán adoptar los planes, programas e intervenciones con incidencia territorial”. La novedad de esta cuestión se enfrenta a una grave carencia de métodos y propuestas para aplicarla, sobre todo si se tiene en cuenta que el paisaje ha sido considerado hasta ahora como algo secundario en la planificación. En este sentido, el proyecto de investigación PlanPais trata de aportar conocimiento, experiencias comparadas y, en definitiva, una metodología para abordar con éxito esta innovación fundamental que consiste básicamente en integrar el paisaje en todos los momentos del proceso de planificación.

2. Integración del paisaje en los procesos de planificación: aplicación al caso andaluz.
PLANPAIS es la denominación del proyecto de excelencia de la Junta de Andalucía, P09-RNM5398. El proyecto aborda con rigurosidad las cuestiones paisajísticas y de la planificación, lo que implica necesariamente un carácter multidisciplinar y transversal. Se articula en base a dos ejes fundamentales: una propuesta investigadora transversal junto al diseño de un equipo investigador multidisciplinar para desarrollarla. En este sentido, como primer eje, el carácter transversal de la propuesta investigadora se basa, de un lado, en la diversidad de temáticas y áreas de conocimiento implicadas, de otro, en las sinergias que derivan de las mismas en un contexto metodológico basado en la cooperación y la integración multidisciplinar. El segundo eje responde al diseño de un equipo de trabajo multidisciplinar, capaz de acometer con éxito la diversidad de fases metodológicas necesarias para llevar a cabo la investigación propuesta. El equipo de investigación está compuesto por personas provenientes de las áreas de: Urbanismo y Ordenación del Territorio, Botánica, Bellas Artes, Historia, Economía Aplicada, Tecnologías del Medio Ambiente, Sociología, Arquitectura, Geografía y Ciencias Ambientales.
Tal y como afirma el POTA, los paisajes andaluces, producidos a lo largo de la historia por la “gente viva” que los han habitado y que los habitan actualmente, constituyen el principal yacimiento patrimonial (ambiental, territorial, urbano y sociocultural) para promover un futuro socioeconómico sostenible en Andalucía. No estamos hablando del paisaje como la visión de un lugar bello sino como la autorepresentación identitaria de una región. Según esta concepción, el paisaje es el puente entre conservación e innovación, constituyendo el principal yacimiento identitario del territorio.

Desde PlanPaís entendemos que el futuro sostenible de Andalucía no reside en una exasperada aceleración de los intercambios, ni en una estandarización de los productos, ni en un incremento de la movilidad de los bienes y las personas en el mercado mundial. El porvenir debe estar en la capacidad de innovar, de producir e intercambiar bienes que sólo en este lugar del mundo pueden desarrollarse en cuanto expresión cultural de la identidad de este territorio (Hildenbrand, 1993) (Magnaghi, 2005) (Pinto Correia y Vos, 2002) (Markhzoumi y Pungetti, 1999). De acuerdo con las tendencias señaladas anteriormente, el paisaje se apunta como un elemento constitutivo de la representación espacial de este valor único que en ningún caso podrá ser deslocalizado y que es, por tanto, un referente para hacer frente a las enormes incertidumbres que implica la situación actual de insostenibilidad del proceso de globalización de los mercados.
La meta de PlanPais es la de generar una propuesta metodológica innovadora para la integración del paisaje en los procesos de planificación siguiendo los planteamientos del CEP. Se plantean dos objetivos: el primero, generar un nuevo modelo de análisis del paisaje orientado a la planificación mediante la consideración de los elementos y procesos identitarios de los paisajes andaluces; el segundo, desarrollar un nuevo modelo para la elaboración de propuestas de planificación con respecto al paisaje en Andalucía. Las aproximaciones metodológicas que se consideran en el modelo de análisis identitario del paisaje se tratan brevemente a continuación.


  1. Los paisajes culturales como yacimiento patrimonial: las aportaciones de la arqueología del paisaje.

Los paisajes culturales (Pinto Correia y Vos, 2002) como yacimiento patrimonial son el resultado de la acumulación de los restos de los diversos paisajes históricos que se han ido sucediendo a lo largo del tiempo (Orejas Saco del Valle, 1998) (Tello, 1999). Son por tanto paisajes socialmente producidos. Esto quiere decir que esos paisajes pueden ser conocidos y comprendidos a lo largo de los diversos períodos por los que han pasado y que de ellos además se puede extraer información acerca de las distintas formaciones sociales que fueron dejando su huella (Criado Boado, 1997).

La aplicación de la arqueología del paisaje en este proyecto está orientada a una posterior definición de criterios para la conservación, recualificación y valorización de los elementos de la estructura patrimonial en lo que respecta a la planificación de los paisajes culturales (Pinto Correia y Vos, 2002).


  1. El paisaje como tejido vivo: las aportaciones de la ecología del paisaje.

La conectividad es uno de los conceptos fundamentales en la aplicación de la ecología del paisaje a la planificación (Antrop, 2001), ya que indica en cierta medida las relaciones entre la estructura y la función (Forman, 1995), y más concretamente, determina cómo responden los flujos ecológicos necesarios para el correcto funcionamiento del paisaje a los aspectos físicos y estructurales del propio paisaje (Turner, 1998) (Castro Nogueira, et al, 2002) (Baudry, 2002). La conectividad dependerá de la tipología de los flujos y de la ecoestructura, entendida ésta como estructura espacial del paisaje que favorece la permeabilidad de los distintos componentes que lo forman. Este proyecto pretende la descripción de los elementos zonales, lineales y puntuales que constituyen la ecoestructura. A partir del conocimiento de estos elementos se van a generar una serie de criterios de planificación que permitan su conservación, recualificación y valorización.


  1. El valor territorial de los paisajes: las aportaciones de la multifuncionalidad

Cobra especial interés la posibilidad de abordar los elementos del paisaje que aportan valor territorial a través de la multifuncionalidad (Matarán Ruiz y Valenzuela Montes, 2006). En este proyecto se considera el concepto de multifuncionalidad extrapolando al conjunto de paisajes culturales la definición que los economistas Atance, Bardají, y Tió, (2001) realizan para los paisajes agrarios: “recoge la incorporación a la función tradicional de producción de materias primas y alimentos la consideración de todas aquellas funciones realizadas por la agricultura que van más allá de ésta y por las cuales el agricultor no obtiene un bien intercambiable en los mercados”. De este modo, en el concepto de multifuncionalidad se pretenden integrar los diferentes elementos que afectan a la eficiencia de los paisajes, sean o no considerados en los intercambios económicos.


  1. De la conservación a la valorización: las aportaciones del análisis coevolutivo

Nuestro territorio está constituido por neo-ecosistemas que se han construido a través de largos procesos de coevolución entre los sistemas antrópicos y los sistemas naturales (Tello, 1999). Nuestro paisaje es un sistema vivo transformado constantemente (Folch, 2003) atendiendo a las grandes incertidumbres existentes tanto desde el punto de vista socioeconómico como desde la perspectiva ambiental y de los cambios globales.

Describir las reglas de transformación que han facilitado la pervivencia permitirá a su vez la definición de criterios útiles para la conservación, recualificación y valorización de estas reglas que han guiado la construcción histórica de los paisajes andaluces favoreciendo procesos similares (Tello, 1999) (Matarán Ruiz, 2005).


  1. La visión integradora del paisaje: el análisis de los conflictos a través de las transformaciones paisajísticas.

Según el art. 2 del CEP “el presente Convenio se aplicará a todo el territorio de las Partes y abarcará las áreas naturales, rurales, urbanas y periurbanas… se refiere tanto a los paisajes que pueden considerarse como excepcionales como a los paisajes cotidianos y degradados”. No se puede seguir cayendo en el error de proteger unos espacios de gran valor mientras el resto de lugares se encuentran a merced de las necesidades productivas, quedando el paisaje en un papel excesivamente secundario. Mediante el conocimiento de los conflictos existentes a través de las secuencias de ocupación que han dado lugar a las transformaciones paisajísticas más importantes se puede plantear la consideración no sólo de la conservación de los paisajes bellos, sino sobre todo, la consideración de una propuesta metodológica y de contenidos para que la planificación favorezca el incremento de la calidad paisajística en el conjunto del territorio –andaluz-.

El primer paso para facilitar el desarrollo metodológico y para adecuar el estudio a la diversidad paisajística de Andalucía ha sido la consideración, como espacios de referencia, de cada una de las cinco grandes tipologías paisajísticas descritas en el Mapa de Paisajes de Andalucía: las campiñas, el litoral, los altiplanos y subdesiertos esteparios, los valles y vegas, y las serranías. Las interpretaciones genéricas para cada una de estas tipologías se aplican a cinco ámbitos subregionales a modo de laboratorios territoriales representativos. Los ámbitos que se han seleccionado son:

- Campiñas cordobesas y sevillanas entre los cauces de los ríos Genil y Guadalquivir.

- Comarca litoral granadina.

- Altiplanos y subdesiertos esteparios del corredor Guadix-Baza.

- La Vega de Granada.

- Sierra Nevada.
La metodología propuesta comienza con la identificación de los elementos y procesos identitarios en cada uno de los laboratorios territoriales indicados siguiendo el modelo de análisis identitario del paisaje definido (aproximaciones metodológicas). Se trata de seleccionar los elementos y procesos que de forma genérica constituyen la identidad de los paisajes andaluces considerados para cada uno de los tres factores principales de transformación territorial descritos para Andalucía (agrícola, urbanización e infraestructuras). Todo ello porque el objetivo es que el nuevo modelo de análisis identitario del paisaje esté claramente orientado a la planificación.
  1   2   3

similar:

Resumen La extraordinaria dinámica de cambio en los usos del suelo que ha tenido lugar en Andalucía en las últimas décadas ha generado una gran degradación paisajística, iconLa problemática ambiental ha generado, en las últimas décadas, una...

Resumen La extraordinaria dinámica de cambio en los usos del suelo que ha tenido lugar en Andalucía en las últimas décadas ha generado una gran degradación paisajística, iconResumen el estrés psicológico es un tema de amplia investigación...

Resumen La extraordinaria dinámica de cambio en los usos del suelo que ha tenido lugar en Andalucía en las últimas décadas ha generado una gran degradación paisajística, iconAsimismo, destaca la preocupación de este Ingeniero de Caminos, Canales...

Resumen La extraordinaria dinámica de cambio en los usos del suelo que ha tenido lugar en Andalucía en las últimas décadas ha generado una gran degradación paisajística, iconPrograma programa (en preparación)
«arrabalero», que responde al proceso histórico concreto del mestizaje biológico y cultural de la población rioplatense pre-inmigración...

Resumen La extraordinaria dinámica de cambio en los usos del suelo que ha tenido lugar en Andalucía en las últimas décadas ha generado una gran degradación paisajística, iconResumen Frente al discurso conservador, se han adscrito diferentes...
«nuevas formas de expresión» que, como diría Bourdieu (2009), han permitido la comunicación entre aquellos grupos que ven como se...

Resumen La extraordinaria dinámica de cambio en los usos del suelo que ha tenido lugar en Andalucía en las últimas décadas ha generado una gran degradación paisajística, iconNota: Texto escaneado. Cotejar con últimas versiones publicadas....
«Ley del Suelo», hecha tanto en este artículo como en los sucesivos, ha de entenderse que remite a la Ley sobre Régimen del Suelo...

Resumen La extraordinaria dinámica de cambio en los usos del suelo que ha tenido lugar en Andalucía en las últimas décadas ha generado una gran degradación paisajística, iconResumen: En los últimos tiempos se ha desarrollado una gran cantidad...

Resumen La extraordinaria dinámica de cambio en los usos del suelo que ha tenido lugar en Andalucía en las últimas décadas ha generado una gran degradación paisajística, iconLa constante degradación del aire es una de las preocupaciones sobre...

Resumen La extraordinaria dinámica de cambio en los usos del suelo que ha tenido lugar en Andalucía en las últimas décadas ha generado una gran degradación paisajística, iconLa constante degradación del aire es una de las preocupaciones sobre...

Resumen La extraordinaria dinámica de cambio en los usos del suelo que ha tenido lugar en Andalucía en las últimas décadas ha generado una gran degradación paisajística, iconEl laboratorio de Química no debe ser un lugar peligroso. La seguridad...


Medicina





Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com