¿Qué es la enfermedad de Alzheimer?




descargar 0.56 Mb.
título¿Qué es la enfermedad de Alzheimer?
página2/9
fecha de publicación27.03.2017
tamaño0.56 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Documentos > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9

Prevención.

Dado que la causa de la enfermedad de Alzheimer todavía no se conoce, tampoco disponemos de medios probados para prevenirla. No obstante, hay evidencia de que algunos factores disminuyen el riesgo de padecerla:

1.- Hormonas sexuales: Parece que la terapia hormonal sustitotoria mediante estrógenos (THS) en mujeres protege contra la pérdida de memoria y deterioro intelectual propios del envejecimiento normal. Por otra parte, su papel como antioxidantes, estimulantes de la producción de los neurotransmisoresde acetilcolina y serotonina, etc, podría explicar algunos resultados de estudios que muestran que la mujeres que siguen estos tratamientos efectivamente muestran menor incidencia de Alzheimer. No obstante, estos estudios se refieren a mujeres menopáusicas y, en cambio, no se ha podido demostrar asociación entre el nivel de estrógenos naturales en la mujer joven y su funcion intelectual, al mismo teimpo que se destaca que la mujer menopáusica que sique la THS suele tnener hábitos más saludables y de nivel cultural más alto, lo que introduciría un sesgo. ( Ver bibliografía reciente )

Por otro lado, se ha postulado un papel protector para la hormona masculina testosterona, pero falta un estudio amplio que lo compruebe.

2.- Fármacos:

  • AINES : Los antiinflamatorios no esteroideos (del tipo de la aspirina , ibuprofén, etc) tienen la propiedad de bloquear factores específicos de la respuesta inflamatoria que se considera juegan un importante papel en la en la deneración de la célula nerviosa. Los estudios a largo plazo han mostrado que el uso regular a bajas dosis de este tipo de fármacos parece proteger frente a la enfermedad de Alzheimer. Se piensa que los nuevos AINES llamados inhibidores de la ciclooxigenasa 2 (COX 2)- podrían tener también estas propiedades protectoras con la ventaja de no presentar los severos efectos secundarios de los AINES tradicionales. ( Ver bibliografía reciente )

  • Estatinas :Son fármacos utilizados para disminuir el nivel de colesterol. En estudios de 1999 y 2000 se ha demostrado que disminuyen significativamente el riego de padecer la enfermedad de Alzheimer. Los resultados más positivos parecen darse con la lovastatina y paravastatina , mientras que, curiosamente, los pacientes que toman simvastatina parecen tener el mismo riesgo que el resto de la población. (Ver bibliografía reciente )

  • Bloqueantes H2: Algun estudio parece mostrar cierta protección frente al Alzheimer en las personas que usan estos fármacos, del tipo de la famotidina, ranitidina o cimetidina , para el ardor de estómago. Es necesario notar, sin embargo, que un agente con mecanismo de acción diferente utilizado también en este tipo de patologías, el omeprazol, parece más bien asociarse con un riesgo más elevado de padecer Alzheimer.


3.- Dieta:

  • Grasas : En algunos estudios de población se ha informado de la asociación entre una dieta baja en grasas y una menor incidencia de la enfermedad. Por otra parte, parece que una dieta rica en grasas en portadores del gen ApoE4 aumenta el riesgo significativamente. En general, deben evitarse las grasas saturadas de origen animal y deben favorecerse otras grasas procedentes del pescado azul, como lo ácidos omega-3, que son esenciales para el desarrollo del sistema nervioso y pueden ayudar a proteger frente al deterioro mental propio de la edad. ( Ver bibliografía reciente )

  • Alimentos y suplementos ricos en antioxidantes: Ya se ha hablado del papel que los procesos de oxidación podrían jugar en la enfermedad de Alzheimer. A este respecto, algunos estudios sugieren un papel protector a los suplementos dietéticos de tipo antioxidante, como las vitaminas C y E, Selenio y otros. (Ver bibliografía reciente )

  • Restricción calórica: La cantidad de calorías consumidas podría jugar un papel por sí misma en el estado general del cerebro. En un estudio realizado con animales disminuyendo la ingesta calórica por debajo de lo normal, pero sin llegar a los niveles de desnutrición, se comprobó que se mejoraba el deterioro nervioso propio de la edad. Sin embargo, hay que hacer notar que en la enfermedad de Alzheimer la pérdida de peso es un importante indicador de deterioro mental. (Ver bibliografía reciente )


4.- Nivel educativo: En general, se ha propugnado un riesgo más alto de padecer la enfermedad de Alzheimer en personas de bajo nivel educativo y un riesgo más bajo de demencia y Alzheimer en personas educadas y que se han mantenido intelectualmente activas a lo largo de su vida. Se ha alegado que esto podría deberse quizás más bien a que las personas más educadas tambien suelen tener hábitos dietéticos y estilo de vida más saludables. Otros estudios caminan en la linea de escoger un población más o menos homogénea en cuanto a estos hábitos y estudiar las diferencias según el nivel intelectual. Por ejemplo, en un interesante estudio llevado

a cabo con monjas ancianas, con un estilo de vida muy similar, se muestra que aquellas que en sus escritos de juventud muestran más pobreza de ideas tienen un riesgo más alto de desarrollar Alzheimer, mientras que en las que mostraron más riqueza mental, el riego disminuyó, o incluso se encontró un aceptable nivel intelectual a pesar de aparecer las lesiones cerebrales propias del

Alzheimer.

5.- Ejercicicio: En un estudio de este mismo año se informa de que las personas que hacen ejercicio regularmente parecen tener tasas más bajas de deterioro mental, enfermedad de Alzheimer y demencia de cualquier tipo. (Ver bibliografía reciente )

6.- Vacunas: Actualmente se están desarrollando vacunas con anticuerpos que se unirían a las moléculas de beta-amiloide. Los investigadores piensan que estos anticuerpos podrían estimular el sistema inmune para atacar y destruir la beta-amiloide. (Ver bibliografía reciente )


Clínica

Hoy se piensa que un detrioro mental moderado puede ser un signo significativo de las primeras fases de la enfermedad de Alzheimer. No obstante, los síntomas precoces de la enfermedad pueden pasar desapercibidos y quedar enmascarados por los signos del envejecimiento normal. Algunos de estos síntomas son:

  • ● Olvidos.

  • ● Pérdida de la concentración.

  • ● Pérdida de peso injustificada.

  • ● Problemas de movimimiento, incluyendo una dificultad moderada para caminar.


En personas libres de la enfermedad se podrían presentar síntomas muy similares en diversas situaciones frecuentes en el curso del envejecimiento, como fatiga, depresión, enfermedades orgánicas, pérdida de vista u oído, alcohol o medicamentos, etc.

DIFERENCIAS ENTRE DE ENVEJECIMIENTO NORMAL Y LA
DEMENCIA
Signos precoces de enfermedad de Alzheimer
NORMAL DEMENCIA
Memoria y concentración Memoria y concentración


Pequeños fallos de memoria
periódicos u olvidos de parte de Cambio de lugar o pérdida de


una experiencia. objetos importantes.

Fallos ocasionales de atención o Confusión acerca de cómo llevar a

concentración. cabo tareas simples.
Dificultades para resolver problemas
aritméticos sencillos.


Dificultad para tomar decisiones rutinarias.

Confusión acerca del mes o la estación del año.

Humor y conducta Humor y conducta

Tristeza o melancolía temporales y
apropiadas a una causa específica. Cambios de humor impredecibles.


Progresiva pérdida de interés por el entorno

Intereses cambiantes.

Conducta progresivamente cautelosa.

Depresión, angustia o confusión en respuesta a los cambios.
Negación de síntomas

Signos tardíos de la enfermedad de Alzheimer
NORMAL DEMENCIA
Lenguaje y discurso Lenguaje y discurso


Habilidades lingüísticas Dificultad para completar frases o
conservadas. encontrar las palabras adecuadas.


Incapacidad para entender el significado de las palabras.

Conversación reducida o irrelevante.

Movimientos y coordinación Movimientos y coordinación

Movimientos y coordinación marcadamente deteriorados,

Cautela incrementada en los

incluyendo lentitud de movimientos,

movimientos marcha renqueante y sentido del equilibrio disminuido.

Tiempos de reacción más bajos


Diagnóstico

1.- Diagnóstico diferencial.

No existe actualmente una prueba definitiva para el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer, incluso en pacientes con signos evidentes de demencia. Por lo tanto, el primer objetivo será descartar aquellas otras situaciones que pueden producir pérdida de memoria o demencia. En general, hay tres causas principales de demencia en las personas ancianas: la enfermedad de Alzheimer, la demencia vascular (por trastornos en los vasos sanguíneos cerebrales) y la enfermedad de los cuerpos de Lewy . A menudo es bastante difícil distinguir estos tres tipos de

demencia y, por otra parte, hay multitud de enfermedades, algunas muy frecuentes, que pueden producir determinados síntomas muy parecidos a los de la enfermedad de Alzheimer.

  • Enfermedad de los cuerpos de Lewy: Los cuerpos de Lewy son lesiones cerebrales típicas que se encuentran tanto en la enfermedad de Alzheimer como en la enfermedad de Parkinson. Pero también puede presentarse en personas sin ninguna de estas enfermedades. En cualquiera de los casos, su presencia se suele asociar con la existencia de una demencia, que en mucho casos ha sido erróneamente diagnosticada como enfermedad de Alzheimer, de la que se diferenciaría por una mayor tendencia a las alucinaciones y delirios y mejor habilidad para comprender órdenes, pero más dificultad manipulativa.

  • Demencia vascular: Es normalmente producida por múltiples y pequeños infartos cerebrales (demencia multiinfarto) o por una enfermedad de las pequeñas arterias cerebrales llamada enfermedad de Binswanger . La memoria verbal suele ser mejor que en la enfermedad de Alzheimer, pero con una capacidad para integrar y organizar generalmente más pobre. En general, se considera hoy en día que el 60% de los casos de demencia se deben a la enfermedad de Alzheimer, el 15% a causas vasculares y el resto a una mezcla de ambas.

    1. ● Otras enfermedades que producen síntomas parecidos:

      • Enfermedad de Parkinson: Es una enfermedad neurológica muy común en personas mayores, que puede producir demencia y que con frecuencia coexiste con la enfermedad de Alzheimer, lo que dificulta el diagnóstico de ambas.

      • Depresión severa.

      • Fármacos o drogas de abuso.

      • Enfermedades de la gándula tiroides.

      • Deficiencia severa de vitamina B12.

      • Coágulos sanguíneos- embolia-.

      • Hidrocefalia : excesivo acúmulo del líquido que baña el cerebro.

      • Sífilis .

      • Enfermedad de Huntington.

      • Enfermedad de Creutzfeldt-Jakob: últimamente asociada con la llamada "enfermedad de las vacas locas" o encefalopatía espongiforme bovina.


2.- Tests psicológicos.

Existen múltiples tests para medir las difultades de atención, percepción, memoria y resolución de problemas y habilidades sociales y verbales, como el Mini-Mental State o el llamado test del

reloj , consistente en dibujar un reloj marcando las once y diez, en el que se puntúa según una escala la corecta colocación de los números y la posición de las manecillas. Una puntuación de 8 en dicho test detecta al 72% de los enfermos de Alzheimer y descarta la enfermedad en el 82% de los pacientes sanos. Por otro lado, se asegura que los resultados de este test están menos influidos que otros por el nivel cultural previo del sujeto.



3.- Electroencefalografía (EEG).

La enlectroencefalografía muestra la atividad de las ondas cerebrales. En algunos enfermos de Alzheimer esta prueba muestra las llamadas ondas lentas. Aunque estas ondas son comunes en otras patologías, sirven, por ejemplo, para distinguir un posible Alzheimer de una depresión severa, en la que el trazado del EEG no mostraría anomalías. ( Ver bibliografía reciente )



4.- Diagnóstico por imagen.

El TAC ( tomografía axial computerizada), la resonancia magnética y, sobre todo, la tomografía por emisión de positrones (PET) pueden utilizarse para confirmar la enfermedad de Alzheimer en pacientes con otros indicios. Además, estas pruebas permiten detectar o descartar la preencia de

una demencia multiinfarto, embolia cerebral, tumores e hidrocefalias. (Ver bibliografía reciente )



5.- Análisis de sangre.

Se ha postulado que los niveles elevados en sangre de una sustancia llamada p97 podrían ayudar a detectar la enfermedad de Alzheimer, pero se necesitaría una investigación más completa para poder probar este hecho. Sí que está clara la utilidad de estos análisis para descartar otras enfermedades, sobre todo trastornos metabólicos.



6.- Tests olfatorios.

Según un estudio realizado en personas con un detrioro mental moderado, haciéndoles percibir y diferenciar 40 olores distintos, aproximadamente el 40% de los que mostraron dificultad para distinguirlos, aun manifestando poseer un buen sentido del olfato, desarrollaron la enfermedad de Alzheimer en los 20 meses siguientes. Sin embargo, ninguno de los que distinguió los olores perfectamente desarrolló la enfermedad. ( Ver bibliografía )


Pronóstico

Una vez diagnosticada la enfermedad, hay una serie de factores que, tenidos en cuenta en el momento del diagnóstico, permiten predecir el riesgo relativo de una progresión más rápida. Generalmente se admite que entre estos fatores estarían:

  • ● Edad avanzada.

  • ● Sexo masculino.

  • ● Hipertensión arterial.

  • ● Sígnos de pérdida del control de los movimientos o coordinación.

  • ● Temblor.

  • ● Aislamiento social.

  • ● Deterioro sensorial, como pérdida de oído o deterioro en la capacidad de lectura.

  • ● Debilitamiento físico general.


La Universidad de Columbia dispone de un formulario on-line que permite calcular la esperanza de vida y el tiempo que transcurrirá hasta que sea necesario ingresar a un paciente.
Tratamiento farmacológico

La mayoría de los fármacos utilizados actualmente o en fase de desarrollo para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer tienen como objetivo enlentecer la progresión de la enfermedad, pero hasta ahora no existe un tratamiento que sea curativo. A menudo las mejoras en el estado de los pacientes son tan sutiles que ni siquiera las personas de su entorno los perciven. Sin embargo, incluso en estos casos, los fármacos parece que sirven al menos para retrasar el momento en que se hace necesario internar al paciente en una institución. Por eso es importante llevar a cabo estudios no sólo con pacientes que presentan la enfermedad en su forma moderada

o severa, sino ya desde que es en un principio diagnosticada.
1   2   3   4   5   6   7   8   9

similar:

¿Qué es la enfermedad de Alzheimer? icon¿QUÉ tal que ya existiera la cura para la enfermedad de alzheimer y nadie lo supiera?

¿Qué es la enfermedad de Alzheimer? iconEnfermedad de Alzheimer

¿Qué es la enfermedad de Alzheimer? iconEnfermedad de Alzheimer De Wikipedia, la enciclopedia libre

¿Qué es la enfermedad de Alzheimer? iconConclusiones "Los costes de la enfermedad de Alzheimer"

¿Qué es la enfermedad de Alzheimer? iconSujeciones químicas en personas con enfermedad de Alzheimer

¿Qué es la enfermedad de Alzheimer? iconEfectos del ejercicio multimodal en pacientes con la enfermedad de...

¿Qué es la enfermedad de Alzheimer? icon¿Qué es una enfermedad transmitida por alimentos?

¿Qué es la enfermedad de Alzheimer? icon1. Explica en qué consiste la progeria e indica los problemas de...

¿Qué es la enfermedad de Alzheimer? iconAula 1 Química. Campus Libertad. Av Libertad 5470. Corrientes
«sin carga», entendiéndose por carga un impuesto, ley o enfermedad. Se dice que aquellos individuos que no sucumben ante la enfermedad...

¿Qué es la enfermedad de Alzheimer? icon¿Qué provoca el enfrentamiento de Sempronio y Celestina?(pp. 120-121)...
«pecado» para Celestina? ¿Qué remedio infalible le sugiere a Areúsa para curar su mal? (p. 154) ¿Qué última lección le da Celestina...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com