Lección inaugural del curso 2005-2006 en el departamento de fisiología de la facultad de medicina de la universidad complutense de madrid






descargar 82.1 Kb.
títuloLección inaugural del curso 2005-2006 en el departamento de fisiología de la facultad de medicina de la universidad complutense de madrid
página1/3
fecha de publicación27.03.2017
tamaño82.1 Kb.
tipoLección
med.se-todo.com > Documentos > Lección
  1   2   3
LECCIÓN INAUGURAL DEL CURSO 2005-2006 EN EL DEPARTAMENTO DE FISIOLOGÍA DE LA FACULTAD DE MEDICINA DE LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID.

Prof. Dr. Orlando A. Mora Novaro. Profesor Titular de Universidad

EL CONCEPTO DE FISIOLOGÍA EN LA ANTIGÜEDAD

INTRODUCCIÓN
Ustedes empiezan a estudiar, este año, un curso de Fisiología Humana y este Departamento quiere que sepan lo que van a estudiar. Por consiguiente, lo primero que vamos a hacer es contestar a la pregunta: ¿Qué es la Fisiología?.
Etimológicamente, la palabra fisiología deriva del griego physios, que significa naturaleza, y logos, que quiere decir estudio, lógica o regla. Pero éstas derivan de un vocablo chino primitivo que significa lógica de la vida y, ésta a su vez, del ayurveda indio que significa ciencia de la vida. Originalmente, entonces, fisiología era las reglas o lógica que rigen la vida o, como la empleaban los griegos, el estudio de la naturaleza. En la antigua India, dice la leyenda que las reglas por las que se rige la vida fueron dadas a los hombres por el dios Brahma, mientras que en la China antigua, la lógica de la vida era definida por los dirigentes (los mandarines), y para algunos filósofos griegos, aunque dichas reglas dimanan de los dioses, han de tener unas causas. Para conocerlas, es necesario observarlas y estudiarlas, que era lo que hacían los filósofos de la naturaleza, llamados physiologoi. El principal physiologoi griego, abuelo del moderno método científico, fue Aristóteles (384-322 antes de Cristo –AC-). Él decía que hay tres clases de felicidad: primera, una vida llena de placeres y diversiones; otra, vivir como un ciudadano libre y responsable y, la tercera, ser filósofo e investigador (ser physiologoi). Pero, ojo, según Aristóteles, las tres condiciones han de darse simultáneamente para que el ser humano pueda ser feliz.

Los filósofos de la naturaleza pretendían explicar los fenómenos naturales (física, química, biología, etc.) a partir de la observación, la deducción y la inducción, sin llegar a hacer experimentos, por lo menos en la forma en que los conocemos hoy. El concepto de Fisiología como estudio de los fenómenos de la naturaleza perduró durante unos 2.000 años, durante los cuales la misma también se relacionó de una manera muy general con cuestiones que tenían que ver con la naturaleza humana y su medio y, por consiguiente, con la medicina. Por lo tanto, Aristóteles se apoyó en los precedentes hipocráticos de la medicina, correlacionando los elementos de la naturaleza y el medio natural con los constituyentes del cuerpo humano, especialmente sus fluidos. Conceptualmente, todo lo que existe está compuesto de materia y forma. De ahí deriva el hecho de que todo el desarrollo de la fisiología hasta el siglo XVIII esté dominado por el de la anatomía (la “forma”): dice J. W. Goethe (Frankfurt am Main , 1749-1832) que “la función es la forma en acción”. Es precisamente en esa época cuando la fisiología empezó a explorar la función de los órganos del cuerpo de los animales y la experimentación comenzó a reemplazar a la mera descripción. Pero antes, en el S XVI, apareció por primera vez el vocablo physiologia en la obra de Jean Fernel (Francia, 1497-1558) Universa Medicina, restringido al estudio científico de la naturaleza animal y humana, definiendo la Fisiología como la disciplina científica que estudia el funcionamiento de los seres vivos, definición que no desmerece del concepto que se maneja en la actualidad. Sin embargo, esta Fisiología de Fernel contiene, al modo galénico, la descripción anatómica del cuerpo.

La Fisiología se estableció como una materia específica y separada de la anatomía en la mayor parte de las facultades y escuelas de medicina de Europa a partir del S. XVIII. Durante la Edad Media, el pensamiento médico-fisiológico estuvo dominado por los conceptos hipocráticos “actualizados” por Galeno en el S II (Galeno, Pérgamo, actual Turquía, 129-216 DC) quien introdujo la disección en cadáveres humanos y de animales domésticos.

El conocimiento fisiológico moderno se desarrolla exponencialmente a partir de la sistematización del Método Científico (Galileo -Pisa, 1564- Arcerti, 1642-, Descartes, La Haye, Francia, 1596 - Estocolmo, Suecia, 1650) y su aplicación. Este método se basa en la observación y la experimentación. Desde el punto de vista ético, la experimentación humana directa ha sido prohibida por todas las sociedades y en todas las épocas, salvo en contados casos en los que se accede al voluntariado en condiciones estrictas. Por eso, el conocimiento fisiológico que se tiene del organismo humano no se ha averiguado, en su mayor parte, por la experimentación directa, sino por la experimentación animal (los clásicos animales de laboratorio) y la posterior y cuidadosa extrapolación de los datos, así como por la observación del organismo humano en estado de salud y de enfermedad, siempre con el fondo de los datos obtenidos por la experimentación animal. También los datos de exploraciones clínicas permitidas aportan valiosos recursos para la inducción y deducción de funciones concretas del organismo humano.

Modernamente se entiende la palabra fisiología, en un sentido amplio, como la ciencia que tiene por objeto el estudio de las funciones de los seres orgánicos (Diccionarios de la Lengua Española). Pero, huyendo del laconismo de las definiciones de los diccionarios, en el momento presente el concepto que encierra la palabra Fisiología deviene de la definición de Claude Bernard (Saint Julien, Francia, 1813-París, 1878), como el conocimiento de las causas de los fenómenos de la vida en estado normal, el cual nos enseñará a mantener las condiciones normales de la vida y a conservar la salud (M. Claude Bernard, “Introduction a l’etude de la médicine experientale”, ed. J. B. Baillière et Fils, Paris, 1865. p. 6). Por lo tanto se ocupa del estudio del funcionamiento normal del organismo animal (Fisiología Animal). Dentro de la misma, tal ciencia se puede dedicar al estudio de las funciones de una especie animal determinada, en cuyo caso se llama Fisiología Especial. Si ese estudio se refiere al ser humano, se habla de Fisiología Humana.

En las páginas que siguen se expone una especie de resumen de la evolución del conocimiento de la fisiología animal a través de la historia previa a la antigüedad clásica grecorromana. Se ha procurado realizar la exposición de manera cronológica prescindiendo, en lo posible, del clásico eurocentrismo, a pesar de lo cual la presencia de la filosofía occidental y la ciencia europea se hace omnipresente a partir de las concepciones aristotélicas, que son la luz y guía del conocimiento científico actual, el único objetivo que existe, si es que se puede hablar de objetividad en este terreno. Por lo menos será el más objetivo y uno de los pocos capaces de rectificar con alegría (¡Eureka!) al cambiar cuando algún nuevo dato así lo sugiere. No en vano Descartes propuso, en su obra Discurso del Método, una duda metódica que sometiese a juicio todos los conocimientos, duda orientada a la búsqueda de principios últimos sobre los cuales cimentar sólidamente el saber, y Claude Bernard estableció que, en las ciencias experimentales, la medición de los fenómenos es un punto fundamental, puesto que es por la determinación cuantitativa de un efecto con relación a una causa dada por lo que puede establecerse una ley de los fenómenos... Cuando el hecho que se encuentra está en oposición con una teoría dominante, hay que aceptar el hecho y abandonar la teoría, aun cuando esta última, sostenida por grandes hombres, esté generalmente aceptada... (Claude Bernard, op. cit.).

En realidad, el concepto de physiologia como ciencia de la naturaleza no pudo surgir antes de Aristóteles porque no tenía apoyo filosófico. Ese soporte se vino gestando durante cientos de años durante los cuales el ser humano buscó su sitio dentro del universo. Para ello tuvo que encontrar una explicación de tal universo y lo reflejó en la naturaleza, y los fenómenos naturales que lo rodeaban, la mayoría inexplicables y, por lo tanto, atribuibles a fuerzas y entes sobrenaturales que los gobernaban a su antojo y de acuerdo con leyes y normas caprichosas, variables en cada interpretación, que ejemplificaban su poder. Parece que los primeros humanos que pensaron en dar un sentido al universo fueron los orientales: sumerios, egipcios, hindúes y chinos,. Los datos arqueológicos sugieren que fue el pensamiento en libertad el que llevó a la integración de los seres humanos dentro de esos conceptos de universo y naturaleza. Por lo tanto, solo las sociedades avanzadas en cuanto a cultura del pensamiento libre fueron capaces de idear lo que llevó a los miembros de esas antiguas civilizaciones a deducir un concepto de ser humano integral, con un cuerpo y “algo más”, esto último expresado por el movimiento, la palabra y los sentimientos, que pronto definieron como espíritu animal: es el lien-chi (espíritu vital) de los chinos, que creían que estaba en el aire (¡el oxigeno!) y que, al entrar en el organismo a través de la inspiración pasaba (de un modo que ellos no podían explicar), a la sangre y se convertía en “espíritu vital”. Probablemente por la carencia de un pensamiento libre y un apoyo filosófico no puede encontrarse un concepto equivalente al de lógica de la vida o de physiologia en las antiguas tribus humanas de África, América o Australia. Aquellas culturas orientales idearon un cuerpo de doctrina universal alrededor del ser humano que consiguieron difundir oralmente y a través de escritos inmortales. Y fueron precisamente los griegos los que consiguieron sintetizar las distintas concepciones del ser humano para incluirlo dentro de la physiologia. Esos conceptos durmieron en los escritos griegos y romanos hasta el Renacimiento, traducidos, utilizados y estudiados por los árabes en Oriente Medio y la península ibérica y difundidos por Europa. Entonces se “desempolvaron” y espolearon una nueva cultura del pensamiento que llevó a la sistematización de la metodología científica y del conocimiento y, con ello, a situar el organismo humano dentro del mismo.

Se puede decir, entonces, que la cultura filosófico-religiosa oriental, sintetizada y modificada por la cultura filosófica griega y difundida en los círculos cultos europeos en el Renacimiento es la raíz del concepto actual de la palabra fisiología. Las antiquísimas culturas indias y china, en lo que a medicina regional se refiere, se mantienen e intentan difundirse en el mundo como alternativa al conocimiento científico, ganando muchos adeptos. Pero el conocimiento científico que hace posible la explicación de los fenómenos de la naturaleza, incluido el ser humano, en términos lógicos y racionales, llega hasta aquí a partir de la evolución de las enseñanzas de los clásicos griegos. Es por todo esto por lo que el eurocentrismo no tiene remedio.
LA FISIOLOGÍA EN LA ANTIGÜEDAD

El mundo antiguo, como el moderno, se divide, geopolíticamente, en oriente y occidente. La diferencia del antiguo con el moderno es que cuando se habla de occidente, éste empieza en Grecia y se acaba en Finisterre, incluyendo las regiones suprasaharianas del continente africano. Hasta el descubrimiento de América y del océano Pacífico, las culturas humanas del continente americano, Australia y las islas del pacífico constituyeron “bolsas” aisladas y ensimismadas cuyas aportaciones al conocimiento y pensamiento humanos no llegaron a universalizarse. Lo que se conoce, por los datos arqueológicos y por lo que se ha podido comprobar desde el descubrimiento, tiene unas bases mágico-religiosas que, en realidad poco aportaron a lo que llevaban consigo los europeos descubridores y conquistadores. Más o menos lo mismo ocurrió con las poblaciones humanas africanas subsaharianas. En cambio, si se estudia la historia de los pueblos orientales (el Próximo Oriente –Sumeria y Babilonia alrededor de los ríos Tigris y Éufrates-, Egipto - alrededor del Nilo – y el Extremo Oriente – India –alrededor del Indo- y China – arrededor del Yang-se-), se encuentra una elaboración del pensamiento y del conocimiento, que se difundió y conservó tras la invención de la escritura. Los primeros documentos escritos aparecen en la escritura cuneiforme (Sumeria, Babilonia –Tablillas Sumerias (2.500 AC), Código de Hammurabi (1500 AC-), en escritura jeroglífica (Egipto –Papiro de Edwin Smith, 1.700 AC-), Papiro de Ebers -1500 AC-) y a partir del S. VII AC, más o menos simultáneamente, en las culturas hindú y china. Todos estos documentos lo que hacen es dar fe de ideas filosóficas, leyes, creencias y conocimientos ancestrales que pueden remontarse hasta 5.000 años AC, durante la revolución del Neolítico y antes de la Edad del Cobre. El hilo de ese pensamiento lleva a enlazar, de alguna manera la filosofía medio-oriental con la extremo-oriental y a ambas con la occidental (Grecia), sin que se pueda decir con certeza quién influyó más a los griegos. Incluso parecería razonable pensar que los conceptos derivados de la observación de la naturaleza por el humano se pudieron desarrollar simultáneamente en los cuatro focos orientales (Sumeria-Babilonia, Egipto, India y China), sin descontar esporádicos contactos mutuos (se trata de periodos históricos seculares) que actuaron como unificadores de algunos criterios. De otra manera, y salvando las grandes diferencias culturales, no se explican las múltiples coincidencias en conceptos tales como las diversas teorías de los humores o fluidos vitales.

En general, se habla de “antigüedad” para referirse a la cultura grecorromana que va desde el siglo VI AC hasta el siglo I de nuestra era. Desde ese punto de vista, las culturas filosóficas previas del oriente serían, de acuerdo con el concepto de J. Ordóñez y colaboradores (J. Ordóñez, V. Navarro, J. M. Sánchez Ron: Historia de la Ciencia. Austral. Espasa Calpe. Madrid, 2003), “la antigüedad de la antigüedad” y, por lo tanto, constituirían los precedentes de la antigüedad clásica. Tampoco se sabe con certeza cuales fueron las fuentes donde bebieron los filósofos griegos, aunque la opinión más extendida las sitúa en oriente medio (Sumeria, Babilonia y Egipto). No obstante, y como podrá apreciarse más adelante, tampoco en este caso se puede descartar una influencia del extremo oriente.

MESOPOTAMIA: SUMERIA-BABILONIA

No se pueden clasificar como conocimientos científicos los datos que nos han llegado de la cultura mesopotámica, surgida en el neolítico en los valles de los ríos Tigris y Éufrates (Actuales Iraq y Kuwait). Más bien son creencias mágico-religiosas a partir de una concepción divina del universo, el cual habría sido creado por los dioses que, con el fin de poder llevar una vida cómoda y ociosa, crearon también a los humanos para su servicio. La nueva Edad de Piedra, el Neolítico, parece que se inició en esa región de Oriente Medio y de ahí se difundió al Extremo Oriente, al occidente, África y, probablemente a través del Océano Pacífico, al continente americano.

Parece que fueron los sumerios los que inventaron la escritura, o por lo menos son sumerios los primeros manuscritos que se conocen. Se llama, por su forma, escritura cuneiforme (en forma de cuña) y se escribía en tablillas de barro fresco, con un punzón, que luego se endurecía con el fuego. Así se conservan las “Tablillas Sumerias” (3000-2000 AC) en las que se encuentran escritas la literatura, las leyes, las creencias y los conocimientos y concepciones del ser humano que tenían los sumerios y babilonios. Las leyes y normas por las que los babilonios regían su sociedad (también los conocimientos y normas médicas) se encuentran en el “Código de Hammurabi” (2000 AC).

La medicina mesopotámica se refería, fundamentalmente, a la enfermedad, que era cosa de malos espíritus y su tratamiento consistía en exorcismos recitados por el médico. El concepto de funcionamiento normal de los órganos del cuerpo no aparece bien delimitado, aunque hacían descripciones de los mismos relacionándolos con los sentimientos y el principio de la vida. No habiendo un concepto integral, que aparecería más tarde en la filosofía india y china, consideraban al corazón, los riñones y el “vientre” como el origen de los movimientos del alma (emociones), de la inteligencia, de la bondad y de la maldad. El hígado fue considerado como el órgano en el que tenían su sede las emociones y en él se reflejaba la enfermedad (la “sede” del alma misma), siendo el órgano más importante del cuerpo. Esto llevó a los sumerios a hacer “hepatoscopia” (visualización del hígado) de animales domésticos del enfermo o su familia, en la creencia de que daría información de la enfermedad de sus dueños y del tratamiento a aplicar. Por lo tanto, las primeras observaciones anatómicas estuvieron en relación con el arte de la adivinación y, después, de la “adivinación diagnóstica”. El cerebro quedaba circunscrito a ser el órgano de lo afectivo y sensitivo.

  1   2   3

similar:

Lección inaugural del curso 2005-2006 en el departamento de fisiología de la facultad de medicina de la universidad complutense de madrid iconTesis doctoral laureada en la universidad complutense de madrid

Lección inaugural del curso 2005-2006 en el departamento de fisiología de la facultad de medicina de la universidad complutense de madrid iconDepartamento de Ciencias Clínicas de la Facultad de Medicina Veterinaria...

Lección inaugural del curso 2005-2006 en el departamento de fisiología de la facultad de medicina de la universidad complutense de madrid iconDepartamento de Fisiología / Medicina Interna – Cardiología

Lección inaugural del curso 2005-2006 en el departamento de fisiología de la facultad de medicina de la universidad complutense de madrid iconJorge iván carvajal posada licenciado en Medicina y Cirugía por la...

Lección inaugural del curso 2005-2006 en el departamento de fisiología de la facultad de medicina de la universidad complutense de madrid iconFacultad de Medicina “Dr. Aurelio Meleán” Departamento de

Lección inaugural del curso 2005-2006 en el departamento de fisiología de la facultad de medicina de la universidad complutense de madrid iconUniversidad de Costa Rica Facultad de Medicina

Lección inaugural del curso 2005-2006 en el departamento de fisiología de la facultad de medicina de la universidad complutense de madrid iconMédico Psicoanalista, Profesor de la Facultad de Psicología de la...

Lección inaugural del curso 2005-2006 en el departamento de fisiología de la facultad de medicina de la universidad complutense de madrid iconUniversidad mayor de san simon facultad de medicina “Dr. Aurelio melean”

Lección inaugural del curso 2005-2006 en el departamento de fisiología de la facultad de medicina de la universidad complutense de madrid iconPrograma Nombre del curso: Fisiología Humana

Lección inaugural del curso 2005-2006 en el departamento de fisiología de la facultad de medicina de la universidad complutense de madrid iconGuía para la elaboración del informe del Análisis de Situación de...


Medicina





Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com