Lección inaugural del curso 2005-2006 en el departamento de fisiología de la facultad de medicina de la universidad complutense de madrid






descargar 82.1 Kb.
títuloLección inaugural del curso 2005-2006 en el departamento de fisiología de la facultad de medicina de la universidad complutense de madrid
página2/3
fecha de publicación27.03.2017
tamaño82.1 Kb.
tipoLección
med.se-todo.com > Documentos > Lección
1   2   3
EGIPTO

La segunda gran civilización humana de la “antigüedad de la antigüedad” surgío alrededor del río Nilo, en la región que hoy se conoce como Egipto. Como en otras civilizaciones, todo el quehacer de los seres humanos se hacía alrededor de las divinidades y los datos acerca del funcionamiento del organismo humano se refieren a aspectos médicos (diagnóstico-curativos) y anatómicos, apareciendo por primera vez conceptos fisiológicos racionales. La Anatomía se desarrolló en Egipto más que en otras regiones de la antigüedad debido a los trabajos de momificación de cadáveres, que obligaban a la disección de los mismos y a la extracción de las vísceras. La mayor parte de la información que ha llegado hasta nuestros días se encuentra en diversos papiros de escritura jeroglífica y, principalmente, en el llamado Papiro de Ebers,, el cual refiere hechos del rey Den, de la Primera dinastía (3000 años AC), lo que sugiere que el papiro tenga un origen muy anterior.

Para el embalsamamiento de cadáveres se describen técnicas de vaciamiento del cráneo por vía de los orificios nasales lo que indica un buen conocimiento de la anatomía del cerebro, de las meninges y del líquido céfalorraquídeo y pensaban que en el cerebro residían los mecanismos de control del cuerpo.

El Papiro de Edwin Smith describe la circulación de la sangre en relación con el corazón y el pulso, al que consideraban de gran importancia (dice el Papiro de Edwin Smith, refiriéndose al pulso: Es allí donde el corazón habla, y es allí donde cada médico y cada sacerdote de Sekhmet pone sus dedos... y sienten algo que llega del corazón. Conocían también que la sangre, partiendo del corazón, llega a todos los órganos del cuerpo. No obstante eran incapaces de distinguir entre vasos sanguíneos, nervios, tendones y otros conductos, lo que limitó la comprensión de la fisiología de la circulación. El Papiro de Ebers describe con precisión la posición del corazón, reconociendo a éste como la fuente de los vasos sanguíneos. Conocían que tales vasos son huecos y creían que tenían una boca para absorber los medicamentos, eliminar los productos de desecho y distribuir el aire y las secreciones y excreciones corporales.

INDIA

Los conceptos biológicos básicos que se generaron en las antiguas culturas de la India impregnaron las inmensas regiones del Asia Central y del Sur desde la medicina china tradicional hasta Nepal, Sri Lanka y Tailandia, pasando por el Tíbet y Birmania. Algunos de los conceptos básicos que constituyen los postulados fisiológicos de la antigua medicina India perduran hoy día, siendo la base de la medicina tradicional popular y se difunden por el mundo a caballo de una fácil y demagógica filosofía práctica y de la ignorancia científica, incluso entre capas relativamente cultas de la sociedad occidental. No se puede descartar que su visión del ser humano, directa o indirectamente, influyera las concepciones hipocráticas y aristotélicas de la medicina y la fisiología de la antigua Grecia. En cierto modo, éstas pueden ser una “reelaboracdión”, a la luz de las nuevos métodos de razonamiento, de aquellas.

El conocimiento, o la creencia, fisiológica en la antigua India se encuentra en el sistema clásico de la medicina que se conoce con el nombre de Ayurveda (“ciencia de la vida”), que proviene de la cultura védica, probablemente hace más de 5.000 años. La concepción védica del ser humano es holística, es decir, considera al hombre como un todo indivisible en el que se encuentra el cuerpo, la mente y el espíritu. El texto hindú clave es el Caraka Asmita (Shree Gulabkunverba Ayurvedic Society, 1949, Chapter 18, 46-52 y Chapter 21, 2-33. Jamnagar. India) dícese de inspiración divina y revelado por el dios hindú Brahma a Daksha Prajapati, padre de todos los hombres. Se estima que el texto se escribió entre 300 y 200 años AC y que describe prácticas que se venían realizando desde cientos de años antes.

Según el texto citado, toda la materia se compone de cinco elementos básicos: tierra, agua, fuego, viento y espacio. Estos elementos no existen de forma aislada, sino siempre combinados entre sí, con el predominio de uno o varios de ellos. Para el Ayurveda, el cuerpo humano se compone de derivados de esos cinco elementos en forma de humores, tejidos y productos de desecho.

Los humores son los tres factores fisiológicos del cuerpo, que deben verse como entidades delicadas y generalizadas que se dividen en vata, pitta y kapha . Vata está representado por el sistema nervioso y regula los movimientos; pitta es el principio de biotransformación y es la causa de todos los procesos metabólicos del organismo; kapha es la base de cohesión y funciona a través de los fluidos orgánicos. Los tres humores juntos determinan la constitución fisiológica del individuo. Los tejidos se clasifican en siete categorías: plasma, células sanguíneas, músculos, tejido adiposo, tejido óseo, médula ósea y tejido reproductor. Los productos de desecho principales son la orina, las heces y el sudor.

Los procesos metabólicos del organismo se llevan a cabo por la acción de tres grupos de factores: Jatharagni, responsable de la digestión y absorción de las sustancias nutritivas. La digestión tiene lugar en tres etapas: primera, la digestión de los nutrientes dulces y salados; segunda, de los nutrientes agrios y tercera, la de los ácidos, amargos y astringentes. Los productos de la digestión en estas tres etapas son dulces, agrios y ácidos, respectivamente. Panchabhutagnis, que contiene cinco tipos de factores y es responsable del tratamiento de los cinco elementos básicos, combinándolos adecuadamente en el cuerpo. Por último, Dhatvagnis, que contiene siete tipos de factores para la generación de los siete tejidos, que tiene lugar sucesivamente a partir de los nutrientes absorbidos: primero se forma el plasma y de él se forma la sangre. A continuación se generan los tejidos muscular, adiposo y óseo, la médula ósea y las células reproductoras.

En condiciones normales, los humores vata, pitta y kapha, los tejidos y los productos de desecho se encuentran en un equilibrio que determina la calidad y función de cada individuo. Esta situación es dinámica y puede alterarse a causa de diversos factores endógenos y exógenos que produzcan la ruptura del equilibrio. Entonces aparece la enfermedad. Por lo tanto, para la concepción ayurvédica, el individuo es único y el desequilibrio que determina la enfermedad también. En consecuencia, el tratamiento ha de tender a restablecer el equilibrio y ha de ser único e individual.

CHINA

Los conceptos fisiológicos en la antigua China están unidos a los conceptos médicos. Los primeros datos arqueológicos del tipo de prácticas de la medicina china, que se usan todavía hoy, especialmente referidos a la acupuntura, datan de alrededor de 6.000 años AC, durante el periodo neolítico. No obstante, el primer tratado de medicina china es el llamado Huang Di Nei Jing o Tao Te Jing escrito por Lao Tzu (El Clásico de Medicina Interna o Canon de la Medicina del Emperador Amarillo), compilado entre los años 600 y 200 AC. El relato tiene la forma de una conversación entre Huang Ti, el Emperador Amarillo, y su Primer Ministro Ch’i Po. El texto es más filosófico que práctico, excepto por su detallada descripción de la práctica de la acupuntura.

La medicina china desarrolló un conocimiento anatómico del cuerpo humano mucho antes que los europeos. En el S II AC los chinos conocían los ritmos circadianos del cuerpo humano, practicaban el aislamiento de hormonas para propósitos médicos y conocían la circulación de la sangre 1.800 años antes de que William Harvey la descubriera en Europa. Describían los antiguos chinos 28 tipos de pulso que intuían como procedente de la bomba cardiaca.

La medicina china antigua, como la hindú, se basa en una concepción holística y espacial del individuo en su medio. El ser humano en salud se ve como una parte de un mundo que está en continua interacción entre sí, en el cual los estados mentales, la dieta y el estilo de vida juegan un papel fundamental y decisivo. Los principios fisiológicos de la medicina china se encuentran en el libro citado que expone un sistema filosófico que promueve el concepto de salud y prosperidad a través del cumplimiento de la ley cósmica inmutable: el Tao. Establece que en el universo hay dos fuerzas opuestas e iguales: Yin, fuerza oscura, estática y negativa, y Yang, fuerza luminosa, activa y positiva. Explica que existe una interacción natural entre los potenciales opuestos de esas dos fuerzas que se manifiesta como un flujo de energía llamado Chi. Considera que en el cuerpo hay varias formas de Chi, pero que la forma más importante es el que fluye a lo largo de los 12 meridianos de líneas de energía, que se asocian con los principales órganos del cuerpo: pulmones, colon, estómago, bazo, corazón, intestino delgado, vejiga urinaria, riñón, pericardio, cavidad tóraco-abdominal, vesícula biliar e hígado. El flujo de Chi está regulado por la hora del día, las estaciones del año, los cinco elementos (fuego, tierra, metal, agua y madera) y por factores internos tales como las emociones y el correcto uso de la comida. La fisiología tradicional china cree que las funciones del cuerpo humano son el resultado de la relación opuesta, unitaria y coordinada entre el yang (función) y el ying (sustancia) que se encuentran siempre en un estado de balance dinámico y que dan lugar a un flujo correcto del Chi. Resulta curioso comprobar como estas bases conceptuales se conservan hasta la actualidad, con apenas variaciones derivadas de los nuevos conceptos occidentales de la fisiología y la medicina y, desde luego, con datos experimentales del trabajo científico en la China moderna. Parece como si no hubieran pasado los siglos ni milenios desde que Lao Tzu escribiera el libro al que se refieren los comentarios anteriores. Estos cerca de 2.500 años casi se podrían comparar con la Edad Media europea, en la que los conceptos galénicos perduraron durante más de mil años. Desde luego es gratificante y satisfactorio estudiar estos conceptos en tratados modernos de medicina tradicional china, porque uno se transporta a los tiempos del Emperador Amarillo y se encuentra impregnado de una filosofía poética donde se mezclan la suposición, la imaginación, la literatura y la ciencia en una amalgama digna de mejor causa, donde baila el conocimiento científico con la elucubración filosófica una danza pseudoecologista y demagógica.

En fin, desde el punto de vista normal, la medicina tradicional china divide al cuerpo humano en cinco vísceras (hígado, corazón, bazo, pulmones y riñones), cinco cavidades (vesícula biliar, intestino delgado, estómago, intestino grueso y vejiga urinaria), cinco órganos de los sentidos (ojo, lengua, boca, nariz, y oído), cinco tejidos (tendones, vasos, músculos, piel y pelo y hueso) y se le adscribe cinco actividades emocionales (cólera, alegría, ansiedad, tristeza y miedo): cada una de estas cinco divisiones está en relación respectiva con cada uno de los cinco elementos (madera, fuego, tierra, metal y agua). Por ejemplo, la madera se correspondería con el hígado, la vasícula biliar, el ojo, los tendones y la cólera y así sucesivamente. Es curioso observar cómo el hilo conductor de toda esta fisiología es los cinco elementos: como hay cinco elementos, tendrá que haber cinco de todas las demás cosas.

GRECIA

La civilización griega comprende 10 siglos, desde el XI-X hasta el I a. C. Aproximadamente la primera mitad de ese periodo se conoce como la cultura griega antigua, mientras que la cultura griega clásica se desarrolló en la segunda mitad, a partir del siglo V (el llamado siglo de Pericles), y hasta el siglo I a.C.

Durante la época antigua los griegos recibieron múltiples y profundas influencias de culturas anteriores, como las descritas previamente. El llamado "milagro griego", o sea el surgimiento casi explosivo en Grecia, durante el siglo V a.C., de una cultura que sentó las bases del pensamiento característico de la civilización occidental, debe gran parte de su existencia y de su estructura a las tradiciones, a las experiencias y a las ideas que los pueblos griegos recibieron de sus antecesores y vecinos adoptando unas y modificando otras. Por consiguiente, y como se ha descrito para las civilizaciones precedentes, los conocimientos biológicos y la fisiología en el sentido moderno, estaban ligados a una medicina con una base mágico-religiosa cuyas primeras manifestaciones escritas aparecen en los poemas épicos griegos, escritos o recopilados por Homero, La Iliada y la Odisea, cuya composición se supone de alrededor del siglo VII AC. En ambos relatos los dioses están siempre presentes y conviven con los humanos, compiten con ellos en el amor y pelean con ellos en la guerra. En la Iliada y la Odisea se mencionan por vez primera algunas palabras relativas a la fisiología del organismo humano, como la propia función o naturaleza de las cosas (physis), el aliento vital (psykhé), el sentimiento de las cosas (thymos), el sueño (hypnos), los sueños (oneiroi) y la inteligencia (phrénes), palabras que designan ideas fundamentales del lenguaje psicológico y fisiológico actuales. De todas formas, el conocimiento filosófico y médico-biológico del ser humano no se separó de la divinidad y de la magia.

Vale al pena sintetizar el mito del dios griego de la medicina que era Asclepio (Asclepiades) (más tarde se incorporaría a la mitología romana como Esculapio). Según la leyenda, Asclepio era hijo de Apolo, dios de la salud, y de Coronis, una mortal. Estando embarazada de Asclepio, Apolo la sorprendió en una infidelidad y la mató, extrayendo a su hijo mediante una cesárea. Así nació Asclepio, encargando Apolo al centauro Quirón (sabio en las artes de la magia antigua, de la música y de la medicina) de su educación. Asclepio aprendió todo lo que Quirón sabía y mucho más, y se fue a ejercer sus artes a las ciudades griegas, con tanto éxito que hasta comenzó a resucitar muertos, lo que violaba las leyes del universo, por lo que Zeus (el rey de los dioses) lo destruyó con un rayo. Se dice que Asclepio tuvo varias hijas, una de ellas llamada Hygia (Salud –de donde viene la palabra higiene-) y otra Panacea (remedio para todos los males –origen del sustantivo actual panacea, con el mismo significado-).

Durante la Grecia antigua todo giraba alrededor de la mitología, llena de dioses que eran muy parecidos a los seres humanos, especialmente en lo que se refiere a los sentimientos y pasiones. Jenófanes (año 530 AC) decía que los seres humanos han creado dioses a su propia imagen. En esa época los griegos fundaron una serie de ciudades-estado en Grecia, sur de Italia y oriente próximo. En esos lugares los ciudadanos libres podían dedicarse a la política y a la vida cultural y el individuo podía hacerse preguntas y elaborar respuestas sin tener que recurrir a los mitos de sus antepasados: la manera de pensar mítica evolucionó hacia un razonamiento basado en la experiencia y en la razón. A partir del S. V AC, el objetivo de los filósofos fue el de encontrar explicaciones naturales a los procesos de la naturaleza.

La primera escuela filosófica que surgió en Grecia, en los tiempos de la transición entre la Grecia antigua y la clásica fue la de Pitágoras (Isla de Samos, primera mitad del S VI AC – años 600, 570?-) quien comenzó su trabajo en su lugar de nacimiento, pero tuvo que exiliarse a la ciudad de Crotona al alcanzar el poder el tirano Policrates (¿qué problema ancestral tendrán los tiranos con el pensamiento y la razón?). Pitágoras fue un gran matemático que llevó su teoría de los números a las ciencias naturales. Según los pitagoristas, algunos números tiene un significado preciso siendo los más importantes el 4 y el 7: 7 multiplicado por 4 es igual a 28, que es la duración, en días, de un mes lunar y del periodo menstrual; 7 multiplicado por 40 es igual a 280 que son los días que dura el embarazo, etc. Estas ideas no progresaron, pero podrían ser un antecedente de lo que ocurre en la ciencia de hoy, y la fisiología no es ajena a ello, en la cual hay una tendencia generalizada a expresar matemáticamente cualquier fenómeno biológico. Si bien hoy el significado de los números en relación al cuerpo humano no tiene consistencia, probablemente contribuyó a desmitificarlo y tuviera algo que ver con las tendencias posteriores al estudio del organismo humano por la observación.

El supuesto maestro de Pitágoras, Tales de Mileto (Mileto, años 624-548 aC), fue

el primer filósofo griego que intentó dar una explicación física del universo, que para él era un espacio racional pese a su aparente desorden. Sin embargo, no buscó un creador, pues para él todo nacía del agua, la cual era el elemento básico del que estaban hechas todas las cosas, pues se constituye en vapor, que es aire, nubes y éter; del agua se forman los cuerpos sólidos al condensarse, y la Tierra flota en ella. La Tierra, para él, era un disco plano cubierto por la semiesfera celeste flotando en un océano infinito. Esta tesis sobre la existencia de un elemento del cual estaban formadas todas las sustancias cobró gran aceptación entre filósofos posteriores, a pesar de que no todos ellos aceptaron que el agua fuera tal elemento. Lo importante de su tesis es la consideración de que todo ser proviene de un principio originario, sea el agua, sea cualquier otro. El hecho de buscarlo de una forma razonable es lo que le hace ser considerado como el "padre de la filosofía".

Tales elaboró un sistema según el cual el universo está compuesto por cuatro elementos fundamentales: aire, agua, tierra y fuego. Sobre la base de esta concepción de todo lo que existe se levantó todo el edificio de la ciencia
1   2   3

similar:

Lección inaugural del curso 2005-2006 en el departamento de fisiología de la facultad de medicina de la universidad complutense de madrid iconTesis doctoral laureada en la universidad complutense de madrid

Lección inaugural del curso 2005-2006 en el departamento de fisiología de la facultad de medicina de la universidad complutense de madrid iconDepartamento de Ciencias Clínicas de la Facultad de Medicina Veterinaria...

Lección inaugural del curso 2005-2006 en el departamento de fisiología de la facultad de medicina de la universidad complutense de madrid iconDepartamento de Fisiología / Medicina Interna – Cardiología

Lección inaugural del curso 2005-2006 en el departamento de fisiología de la facultad de medicina de la universidad complutense de madrid iconJorge iván carvajal posada licenciado en Medicina y Cirugía por la...

Lección inaugural del curso 2005-2006 en el departamento de fisiología de la facultad de medicina de la universidad complutense de madrid iconFacultad de Medicina “Dr. Aurelio Meleán” Departamento de

Lección inaugural del curso 2005-2006 en el departamento de fisiología de la facultad de medicina de la universidad complutense de madrid iconUniversidad de Costa Rica Facultad de Medicina

Lección inaugural del curso 2005-2006 en el departamento de fisiología de la facultad de medicina de la universidad complutense de madrid iconMédico Psicoanalista, Profesor de la Facultad de Psicología de la...

Lección inaugural del curso 2005-2006 en el departamento de fisiología de la facultad de medicina de la universidad complutense de madrid iconUniversidad mayor de san simon facultad de medicina “Dr. Aurelio melean”

Lección inaugural del curso 2005-2006 en el departamento de fisiología de la facultad de medicina de la universidad complutense de madrid iconPrograma Nombre del curso: Fisiología Humana

Lección inaugural del curso 2005-2006 en el departamento de fisiología de la facultad de medicina de la universidad complutense de madrid iconGuía para la elaboración del informe del Análisis de Situación de...


Medicina





Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com