Informes portal mayores número 67






descargar 101.93 Kb.
títuloInformes portal mayores número 67
página2/3
fecha de publicación25.08.2017
tamaño101.93 Kb.
tipoInforme
med.se-todo.com > Documentos > Informe
1   2   3

Deterioro de la comunicación y del lenguaje en el envejecimiento excepcional (demencias y afasias).


7




2.1

Deterioro del lenguaje en las demencias.

7




2.1.1.

Deterioro del lenguaje en la demencia tipo Alzheimer (DTA)

8




2.1.2.

Deterioro de la comunicación y del lenguaje en la demencia frontotemporal (DFT).

9




2.1.3.

Deterioro de la comunicación y del lenguaje en las demencias subcorticales.

10




2.1.4.

Deterioro de la comunicación y del lenguaje en las demencias vasculares.

10




2.2

Deterioro del lenguaje en afasias.













11

3

Intervención en la comunicación y el lenguaje.


13




3.1

Intervención en el envejecimiento normal.

14




3.2

Intervención en el envejecimiento excepcional (demencias y afasias)

16










Conclusiones

17










Lecturas recomendadas

18










Referencias bibliográficas

20

Presentación del capítulo
El lenguaje es uno de los procesos psicológicos más importantes para las personas mayores. Es clave para mantener la red de relaciones sociales y de comunicación que han ido elaborándose a lo largo de la vida y para establecer otras nuevas. Es también un instrumento para resolver problemas cotidianos, un medio de expresión personal y de creación. Sin embargo el paso del tiempo ocasiona un deterioro normal en esta preciada herramienta. En ocasiones, procesos neurológicos excepcionales le afectan de forma más o menos grave. Este capítulo ayudará a entender el deterioro normal y excepcional del lenguaje en la vejez y a actuar para minimizar sus efectos.

Objetivos
Comprender la evolución de la comunicación y el lenguaje durante el proceso de envejecimiento normal y excepcional o patológico. Analizar la relación entre la comunicación y el lenguaje y el envejecimiento cognitivo. Conocer las principales características de la intervención en comunicación y lenguaje durante el envejecimiento.



  1. Evolución de la comunicación y el lenguaje en el proceso normal de envejecimiento.



El desarrollo del lenguaje durante los primeros años de vida se caracteriza por un incremento de las capacidades comunicativas y lingüísticas. ¿Pero, qué sucede en el proceso de envejecimiento? Podemos decir que en la vejez hay un desarrollo de la comunicación y del lenguaje, porque se amplia el conocimiento general del mundo, y se dispone de más contenidos y experiencias para comunicar. Pero al mismo tiempo, en el envejecimiento normal, aparecen dificultades de acceso al léxico, dificultades de procesamiento sintáctico y de organización del discurso. Estas dificultades parecen tener su origen en una pérdida de eficacia en el procesamiento: se hace difícil o incluso imposible encontrar un nombre en el momento en que se necesita, aparecen dificultades en la comprensión de frases complejas, o se pierde con mayor facilidad el hilo de una conversación. En algunas personas, cuyo proceso de envejecimiento es excepcional porque se ve alterado por alteraciones neurológicas, se produce también un deterioro en la comunicación y el lenguaje.

1.1. Cognición, comunicación y lenguaje en el envejecimiento

El envejecimiento cognitivo se ha caracterizado como un proceso normal que tiene lugar a lo largo de los años y que produce una pérdida de eficacia en el procesamiento de las operaciones mentales, mientras que se mantienen los contenidos o conocimientos. Es lo que tradicionalmente se ha llamado como pérdida en la inteligencia fluida y mantenimiento en la inteligencia cristalizada. La pérdida de eficacia en el procesamiento afecta especialmente a varias dimensiones de la atención, a la memoria operativa y al control inhibitorio y tiene consecuencias sobre el funcionamiento de la comunicación y del lenguaje.
En el proceso de envejecimiento normal se producen dificultades en varias dimensiones de la atención, como la atención sostenida, dividida y selectiva (Pereiro y Juncos, 2000). Se dificulta el funcionamiento de la memoria operativa, especialmente en su componente Ejecutivo Central o Sistema Atencional Supervisor, del que depende el control del flujo de la información, y la regulación y supervisión de los diferentes procesos implicados en tareas complejas. También se altera la capacidad inhibitoria, y como resultado, los ancianos tienen dificultades para atender a la información relevante y para inhibir la información irrelevante que produce interferencias.
Los problemas de atención, memoria operativa y control inhibitorio tienen consecuencias sobre la eficacia de la comunicación, especialmente en cuanto a la atención compartida y la relevancia. La comunicación sólo es eficaz si ambos interlocutores se prestan atención el uno al otro y su atención se focaliza y cambia sobre los mismos contenidos. La comunicación también exige que lo que un interlocutor diga o haga sea relevante para el otro en un contexto determinado. Para ello los comunicantes, en su interacción o conversación, tienen que seleccionar aquellas expresiones y contenidos que sean relevantes. Las alteraciones de la memoria operativa y del control inhibitorio afectan especialmente a la organización del discurso, dando lugar a interferencias de la información no relevante que dificultan la comprensión y hacen perder el hilo conductor de una conversación o de una narración.
En casos de envejecimiento excepcional, en las demencias, se producen alteraciones cognitivas importantes que afectan la comunicación y el lenguaje. En las afasias, además de los defícits específicamente lingüísticos pueden aparecer también alteraciones cognitivas que repercuten negativamente en el procesamiento léxico, sintáctico y discursivo.
1.2. Dificultades en el procesamiento léxico, sintáctico y discursivo.

En el léxico de los ancianos se mantiene e incluso se incrementa su capacidad comprensiva. Se incrementa la cantidad de palabras en su vocabulario (Verhaeghen, 2003); se incrementa su capacidad conceptual debido a un mayor conocimiento y experiencia; y se mantiene la organización semántica (Burke y Safto, 2004). Sin embargo, los ancianos tienen dificultades en su capacidad productiva, que se manifiestan en tareas tales como: a) encontrar la palabra adecuada para nombrar objetos o acciones en tareas de denominación; b) decir nombres a partir de una categoría dada (por ejemplo, decir nombres de animales carnívoros); c) encontrar la palabra exacta ante una definición. También se produce en los ancianos un incremento de episodios de tener la palabra “en la punta de la lengua” (PDL) tanto en situaciones de lenguaje espontáneo como en situaciones experimentales. Consiste en la demora o imposibilidad absoluta de decir la palabra adecuada, pero con la sensación de certeza absoluta de conocer esa palabra. Son situaciones que a veces se resuelven espontáneamente en el curso de la conversación o después de utilizar varias estrategias de búsqueda (buscar información relacionada, buscar la primera sílaba, etc., preguntar a alguien, etc).(Burke, MacKay, Worthley y Wade, 1991; Juncos-Rabadán, Facal, Álvarez y Rodríguez, 2006).

Los ancianos tienen dificultades en la comprensión, repetición y uso espontáneo de oraciones complejas tanto en el lenguaje oral como escrito. Estas dificultades se han relacionado con alteraciones en el funcionamiento de la memoria operativa (Kemper, Herman y Liu, 2004) para organizar, controlar y supervisar el proceso de organización de los elementos (sintagmas, asignación de papeles temáticos, movimientos, etc.) implicados en la oración..
Muchos ancianos tienen problemas en comprender historias o noticias complejas, se quejan de dificultades para seguir las películas, y se dan cuenta de que hablan demasiado y se pierden cuando quieren contar una historia. En los estudios sobre el tema se informa de dificultades de los mayores en la comprensión de textos escritos, en la comprensión y producción de la conversación, en las descripciones, en narraciones orales y escritas y en los relatos autobiográficos. Las dificultades se concretan en: a) no se comprende toda la información del texto; b) se reduce la densidad de contenido informativo (contenido divido por el número de palabras); c) aparecen dificultades para mantener la cohesión (disminuye en número de elementos cohesivos, como son las partículas referenciales); y d) aumenta la cantidad del discurso o locuacidad. Las dificultades en la comprensión pueden deberse a los problemas para organizar la información en un todo coherente. La reducción de la densidad de contenido informativo está acompañada, en muchas ocasiones, con el incremento de interpretaciones y adiciones subjetivas (Juncos-Rabadán, Pereiro y Rodríguez, 2005). Esto se ha interpretado como una dificultad para organizar y estructurar la información compleja o como la expresión de un estilo más interpretativo y subjetivo propio de los mayores. El aumento de la locuacidad se ha interpretado también en un doble sentido: como expresión de la dificultad para inhibir palabras, y como manifestación de la necesidad pragmática de comunicación.
Las dificultades lingüísticas mencionadas pueden atenuarse e incluso desaparecer cuando se incrementa el nivel educativo, cuando se establece una comunicación motivadora y emocionalmente positiva, y cuando se dispone de un conocimiento previo adecuado o experto del tema.

2. Deterioro de la comunicación y del lenguaje en el envejecimiento excepcional (demencias y afasias)

2.1. Deterioro del lenguaje en las demencias.

En las demencias se produce un deterioro progresivo de las capacidades cognitivas, comunicativas y lingüísticas que se presenta inicialmente en forma de dificultades similares a las del envejecimiento normal (Perkins, Whitworth, y Lesser, 1997). A veces es difícil determinar si estas dificultades se corresponden a un proceso normal de envejecimiento, a un deterioro cognitivo leve o a un verdadero proceso de demencia. Especialmente difíciles de diagnosticar son los problemas de acceso léxico que aparecen de forma similar en los tres procesos mencionados. En los momentos actuales, en los que existe tanta información y tanta preocupación por la demencia, son numerosas las personas que al pasar los sesenta años, y ver incrementados sus episodios de PDL se empiezan a preocupar por si estuvieran iniciando un proceso de demencia. Por eso es importante tener algunos conceptos claros sobre las alteraciones del lenguaje en casos de demencias (ver Robles y Vilariño, 1998).

2.1.1. Deterioro del lenguaje en la demencia tipo Alzheimer (DTA).

Las primeras manifestaciones de deterioro aparecen en el léxico. Los pacientes y sus familias relatan que olvidan los nombres, o que tienen problemas de denominación. El examen detallado de las dificultades léxicas indica que la alteración fundamental se da en la organización semántica y conceptual (Garrard, Lambon, Patterson, Pratt y Hodges, 2005). Los pacientes pueden repetir fácilmente palabras así como decir listas de palabras que empiezan por un fonema o sílaba determinado. Esto parece indicar que la organización fonológica del léxico está preservada. Los problemas aparecen especialmente en la denominación, decir los nombres de objetos reales o representados en dibujos, en decir el nombre que corresponde a una definición, en generar nombres a partir de una categoría (ejemplo: nombres de frutos secos), y en la comprensión de palabras.
A medida que va avanzando la enfermedad el deterioro semántico se incrementa. La destrucción de otras áreas cerebrales, especialmente del hemisferio izquierdo produce alteraciones afásicas similares a la afasia transcortical sensorial, con problemas de comprensión sintáctica y discursiva y parafasias semánticas y paragramatismo en la producción. El deterioro cognitivo, que afecta especialmente a la atención, la memoria operativa y la memoria a largo plazo, hace que los problemas del lenguaje sean mucho más graves que en el caso de afasia. Los pacientes, y especialmente sus familias, van experimentando que no sólo se altera su lenguaje, sino también su conocimiento del mundo. A pesar de esta destrucción cognitiva los pacientes conservan su capacidad de comunicación no verbal que se ve afectada, sin embargo, por las alteraciones en su personalidad y conducta (cambios de humor, irritabilidad, etc.). En las últimas fases de la enfermedad, se llega a una abolición casi absoluta del lenguaje y de la comunicación. En algunos casos pueden mantenerse aspectos muy elementales de la comunicación a través del contacto corporal y del sentido del olfato.

2.1.2. Deterioro de la comunicación y del lenguaje en la demencia frontotemporal (DFT)

En este tipo de demencia, que produce atrofia y degeneración del lóbulo frontal y temporal, aparecen problemas en la comunicación a causa de las alteraciones en la personalidad y en la conducta social. Problemas que tienen que ver con la dificultad de inhibición y falta de atención. Los pacientes no pueden atender ni participar adecuadamente en la conversación. Por su comportamiento desinhibido, obsesivo y a veces paranoico no pueden mantener las reglas de la interacción, ni respetar los turnos, ni mantener las pautas de la conversación, por lo que la comunicación se hace muy difícil.
Las alteraciones frontales afectan especialmente a la memoria operativa en su elemento principal el Ejecutivo Central, por los que los pacientes pierden la capacidad de planificación, organización y control. Se ve afectado el lenguaje espontáneo, porque el paciente pierde la iniciativa para hablar y la capacidad de organizar el discurso. Su discurso puede aparecer como reiterativo, con perseveraciones y ecolalia. También tienen dificultades en la comprensión del discurso por la dificultad de organizar y estructurar en un todo coherente. Se mantiene bastante bien su capacidad léxica, tanto en comprensión como en producción. Cuando la degeneración afecta principalmente al hemisferio izquierdo, y se ven afectadas las áreas de Broca y la corteza temporal se produce una afasia progresiva. En este caso el lenguaje tanto comprensivo como productivo se va deteriorando progresivamente, también en el léxico y la sintaxis. Si predomina la atrofia temporal se producen alteraciones semánticas que afectan al léxico, y a la comprensión, por eso se suele llamar también a estas alteraciones “demencia semántica”. En las fases finales de la enfermedad se llega a un deterioro global de la comunicación y del lenguaje.
1   2   3

similar:

Informes portal mayores número 67 iconInformes portal mayores número 78
«apoderamiento o mandato preventivo» como medida de protección de las personas mayores”. Madrid, Portal Mayores, Informes Portal...

Informes portal mayores número 67 iconInformes portal mayores número 35

Informes portal mayores número 67 iconInformes portal mayores número 4

Informes portal mayores número 67 iconInformes portal mayores número 24

Informes portal mayores número 67 iconInformes portal mayores número 41

Informes portal mayores número 67 iconInformes portal mayores número 57

Informes portal mayores número 67 iconInformes portal mayores número 11

Informes portal mayores número 67 iconInformes portal mayores número 28

Informes portal mayores número 67 iconInformes portal mayores número 14

Informes portal mayores número 67 iconEl número de p+ tiene que ser igual al número de e. Por lo que los...


Medicina





Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com