Programa de investigación sobre el envejecimiento para el siglo xxi*






descargar 111.19 Kb.
títuloPrograma de investigación sobre el envejecimiento para el siglo xxi*
fecha de publicación09.02.2018
tamaño111.19 Kb.
tipoPrograma
med.se-todo.com > Documentos > Programa
Programa de investigación sobre el envejecimiento para el siglo XXI*

Presentado en la Segunda Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento a través del Foro de Valencia Madrid, España Abril de 2002

RELACIÓN DE CONTENIDOS
Introducción Estructura
Primer apartado. Principales prioridades

- Prioridad 1. Relaciones entre el envejecimiento de la población y el desarrollo socioeconómico.

- Prioridad 2. Métodos y alternativas actuales para preservar la seguridad material en la vejez.
- Prioridad 3. El cambio en la estructura familiar, siste­mas de traspaso intergeneracional y los nuevos mo­delos de funcionamiento familiar e institucional.

- Prioridad 4. Factores determinantes del envejecimiento saludable.
- Prioridad 5. Mecanismos biológicos básicos y enfer­medades asociadas a la edad.

- Prioridad 6. Calidad de vida y envejecimiento en di­ferentes situaciones culturales, socioeconómicas y ambientales.
Segundo apartado. Ámbitos fundamentales de investigación

2.1. Participación e integración social.

2.2. Seguridad económica.

2.3. Cambio y evolución macro-social.

2.4. Envejecimiento saludable.

2.5. Biomedicina.

2.6. La función física y mental.

2.7. Calidad de vida.

2.8. Sistemas asistenciales.

Tercer apartado. Cuestiones metodológicas clave

2.9. El cambio de estructura y de función en la familia, parientes y comunidad.

2.10. Elaboración y evaluación de directrices.
Cuarto apartado. Implantación del programa de investigación.
El Programa de Investigación sobre el Envejecimiento para el Siglo XXI se ha diseñado para sustentar la implan­tación del Plan Internacional de Acción sobre el Envejeci­miento 2002, que previsiblemente se aprobará en la II Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento (del 8 al12 de abril en Madrid, España). El Programa de Investigación establece prioridades en la investigación y recogida de datos en relación con las políticas de actuación. Al mismo tiempo, este Programa anima a los investigadores a pro­seguir sus estudios en los ámbitos del envejecimiento donde sus hallazgos puedan tener una aplicación práctica y realista.

Este Programa de Investigación ha sido elaborado por el Programa sobre Envejecimiento de Naciones Unidas junto con la Asociación Internacional de Gerontología, y con el apoyo de la Fundación Novartis para la Gerontolo­gía y del gobierno de la República Federal de Alemania, basándose en una serie de consultas a expertos, y poste­riormente refrendado por el Foro de Valencia.

El Programa de Investigación sobre el Envejecimiento está dirigido a los poderes legislativos, gobiernos, univer­sidades, así como a organizaciones no gubernamentales y organismos de asistencia que traten los problemas de la población y el envejecimiento del individuo. El programa se basa en el reconocimiento de la diversidad de socieda­des según sus distintos niveles de desarrollo demográfico, social y económico.
TABLA 1. Plan Internacional de Acción sobre el Envejecimiento 2002
Principales Prioridades de Investigación 1 Ámbitos Fundamentales de Investigación





Prioridad 1: Relaciones entre el envejeci-

l. Participación e integración social.




miento de la población y el desarrollo socioe-







conómico.







Prioridad 2: Métodos y alternativas actuales

2. Seguridad económica.

Directriz prioritaria 1:

para preservar la seguridad material en la ve-




personas mayores

jez.




y desarrollo

Prioridad 3: El cambio en la estructura fami-

3. Cambio y evolución macrosocial.




liar, sistemas de traspaso intergeneracional y







los nuevos modelos de funcionamiento fami-







liar e institucional.







Prioridad 4: Factores determinantes del enve-

4. Envejecimiento saludable.




jecimiento saludable.




Directriz prioritaria 11:

Prioridad 5: Mecanismos biológicos básicos

5. Biomedicina.

Potenciar la salud y

y enfermedades asociadas a la edad.




el bienestar en la vejez

Prioridad 6: Calidad de vida y envejecimien-

6. Funcionalidad física y mental.




to en diferentes situaciones culturales, socio-







económicas y ambientales.

7. Calidad de vida.




Prioridad 3: El cambio en la estructura fami-

8. Sistemas asistenciales.




liar, sistemas de traspaso intergeneracional y




Directriz prioritaria III:

los nuevos modelos de funcionamiento fami-




Garantizar un entorno

liar e institucional.




asistencial y de apoyo

Prioridad 6: Calidad de vida y envejecimien-

9. El cambio de estructura y de función en la




to en diferentes situaciones culturales, socio-

familia, parientes y comunidad.




económicas y ambientales.




Implantación y seguimiento




10. Elaboración y evaluación de directrices.


El Programa de Investigación se añade al ya conside­rable conjunto de conocimientos y experiencia recogidos en la gerontología y ámbitos afines durante muchas dé­cadas. Sin embargo, este cuerpo de saber internacional puede no ser totalmente accesible o relevante en las cir­cunstancias sociales y económicas de países con menos recursos para realizar investigaciones. Al implantar el Programa de Investigación es necesario aquilatar el «es­tado del arte» del conocimiento existente, dado que varía de unos países y regiones a otros, además de identificar las principales lagunas en la información necesaria para desarrollar normas de actuación. De esta forma el Progra­ma de Investigación determina, además de las priorida­des de investigación fundamentales, los potenciales pun­tos de atención para la implantación, mantenimiento y fi­nanciación de sus principales componentes.

El Programa de Investigación, por tanto, representa una iniciativa singular en el ámbito del envejecimiento y el desarrollo, que pretende contribuir a la elaboración y apli­cación de unas normas de actuación públicas sobre el en­vejecimiento e influir en la dirección y las prioridades de la gerontología científica en las futuras décadas.
ESTRUCTURA
El Programa de Investigación sobre el Envejecimiento consta de cuatro apartados: Principales Prioridades; Ámbitos Fundamentales de Investigación; Cuestiones Me­todológicas Clave; y la Implantación. Las principales prio­ridades y los ámbitos fundamentales de investigación des­critos en los mencionados apartados están ligados a las Directrices Prioritarias del Plan Internacional de Acción sobre el Envejecimiento 2002 (tabla 1).
PRIMER APARTADO: PRINCIPALES PRIORIDADES
Las principales prioridades de investigación determi­nan las más sugestivas, a la par que prometedoras, priori­dades para que la investigación sobre el envejecimiento relativa a políticas de actuación promueva la implantación del Plan Internacional de Acción sobre el Envejecimiento 2002. La siguiente relación pretende ayudar a los planifi­cadores políticos e investigadores a dirigir los escasos re­cursos a las áreas de mayor necesidad y vías potencial­mente más fructíferas.
Prioridad 1. Relaciones entre el envejecimiento de la población y el desarrollo socioeconómico.
La relación entre el rápido envejecimiento de la pobla­ción y el desarrollo socioeconómico continúa siendo poco comprendida, y se suele pasar por alto en los planes na­cionales de desarrollo; sin embargo, esta relación serácada vez más crucial, especialmente en los países en de­sarrollo. Es necesaria una mayor investigación para deter­minar la contribución de las personas mayores al «capital»social, cultural, espiritual y económico en todos los países. Se debería medir y controlar mejor la contribución produc­tiva de este colectivo a la sociedad, además de clarificar los complejos y recíprocos intercambios sociales yeconó­micos que se dan en todas las sociedades.
Prioridad 2. Métodos y alternativas actuales para preservar la seguridad material en la vejez.
Esta prioridad de investigación es muy importante en el mundo desarrollado, donde se cuestiona seriamente el mantenimiento a largo plazo de muchos sistemas nacio­nales de seguridad de la renta. También es una prioridad crucial en los países en desarrollo, muchos de los cuales sólo tienen el sistema más rudimentario, o incluso ningu­no previsto en un futuro inmediato.

Las dinámicas de participación de los trabajadores, las pautas domésticas de gastos y ahorro, los planes del sec­tor público y otros elementos de acumulación de riqueza, ahorros, pensiones y otras opciones, pueden precisar una investigación intensiva y de amplio espectro.

También son importantes otros aspectos de apoyo e in­tercambio monetario y no monetario.
Prioridad 3. El cambio en la estructura familiar, sistemas de traspaso intergeneracional y los nuevos modelos de funcionamiento familiar e institucional.
Es una afirmación muy extendida en muchas regiones del mundo que la naturaleza de la «familia» y de las acti­tudes y comportamientos tradicionales entre generacio­nes está cambiando. Es necesario realizar estudios que puedan seguir la trayectoria de dichos cambios y determi­nar su impacto social y económico sobre los individuos, las comunidades y la sociedad.

En estas investigaciones es necesaria una mayor clari­ficación sobre el papel de las propias personas mayores como contribución a la familia y la comunidad.
Prioridad 4. Factores determinantes del envejecimiento saludable.
La salud es una tema central relacionado con el incre­mento de la longevidad y el envejecimiento de la pobla­ción. El mantenimiento del estado de salud y la funcionali­dad con la edad es un factor crítico que afecta a muchos otros aspectos de la vida de las personas mayores, de sus familias y la comunidad.
Es preciso entender mejor las complejas interrelacio­nes entre los comportamientos individuales, las condicio­nes generales sociales, económicas, culturales y ambien­tales y la eficacia de formas de intervención preventivas, curativas y de rehabilitación.
También hay que investigar más sobre aspectos bási­cos de la medición y control de la capacidad física y men­tal y las enfermedades asociadas a la edad, así como las posibilidades de prevenirlas.
Prioridad 5. Mecanismos biológicos básicos y enfermedades asociadas a la edad.
Las posibilidades que presentan los últimos aconteci­mientos en el estudio de la genética biológica elemental y los aspectos moleculares y celulares de los procesos vita­les ofrecen un increíble potencial para poder desentrañar las complejas relaciones entre los mecanismos funda­mentales del envejecimiento y la aparición de las enfer­medades asociadas a la edad. Las perspectivas se incre­mentan enormemente gracias a la identificación de una farmacología eficaz y a otro tipo de intervenciones que pueden prevenir, mejorar o invertir el proceso de una serie de enfermedades crónicas vinculadas al envejecimiento.
Es preciso promover con firmeza una creciente inver­sión, continua y significativa, en la investigación de los as­pectos básicos del envejecimiento y la enfermedad.

Prioridad 6. Calidad de vida y envejecimiento en diferentes situaciones culturales, socioeconómicas y ambientales.
Las ideas sobre lo que constituye «el bienestar» y «una buena calidad de vida» en relación con el envejecimiento, varían claramente según el contexto social, cultural, eco­nómico y tradicional en el que se estudien. Se hace nece­sario entender mejor las variaciones fundamentales en el envejecimiento y la experiencia vital, así como los factores determinantes de la calidad de vida en la vejez; y para ello se podría aprender mucho de una investigación compara­tiva, realizada con sensibilidad y bien estructurada, lleva­da a cabo en ámbitos de distinto nivel de desarrollo social y económico y de diversidad cultural.
SEGUNDO APARTADO: ÁMBITOS FUNDAMENTALES DE INVESTIGACIÓN
En este apartado se definen ámbitos concretos de in­vestigación y se da una relación de temas específicos para estudiar el envejecimiento.
2.1. Participación e integración social
Las personas mayores corren el riesgo de verse exclui­das, directa o indirectamente, de la comunidad y la vida social. Este tema se centra en el alcance de la significati­va participación e integración de las personas mayores en todas las esferas de la vida, así como los factores que fa­cilitan su integración en la sociedad.
Los temas específicos que incluye son:
2.1.1. Relaciones intergeneracionales.

2.1.2. Prejuicios contra la vejez en diferentes socie­dades.

2.1.3. Imágenes del envejecimiento. Coincidencia de puntos de vista de mayores y jóvenes sobre el envejeci­miento y las personas mayores.

2.1.4. Factores demográficos como, por ejemplo, la rá­pida urbanización y migración que afecta a la participación y a la integración.

2.1.5. Diferencias de género, de raza, étnicas y otras.

2.1.6. Factores psicosociales determinantes de la parti­cipación y la integración.

2.1.7. Estrategias para promover la integración.

2.1.8. Medidas para potenciar/facilitar la participación de las personas mayores y su contribución a la sociedad.

2.1.9. Envejecimiento activo: concepto; factores deter­minantes; repercusiones en diferentes ámbitos (individual, familiar, etc.); medidas a tomar.

2.1.10. Contribución social, económica, etc., de la par­ticipación de los mayores.

2.1.11. Participación política de las personas mayores.

2.1.12. Aislamiento en las zonas rurales y medidas para promover la participación.

2.1.13. Violación de los derechos humanos y factores de discriminación por la edad; por ejemplo, factores socio­económicos, estructurales, de actitud, que influyen en lo social.

2.1.14. Abuso, abandono, violencia y explotación con respecto a las personas mayores.

2.1.15. Desplazamiento de personas mayores en situa­ciones de emergencia, como puedan ser desastres natu­rales o causados por el hombre. Redes sociales de apoyo para las personas mayores desplazadas.

2.2. Seguridad económica.
La seguridad económica tiene una relación directa con el bienestar y la salud de las personas a cualquier edad. Es necesario investigar sobre comportamientos, previsio­nes personales, y programas para optimizar la seguridad económica a lo largo del ciclo vital.
Los temas específicos que incluye son:
2.2.1. Participación laboral de las personas mayores y sus familiares en el desarrollo económico y factores deter­minantes psicosociales, de salud y normativos.

2.2.2. Modelos de disponibilidad, uso e intercambio de recursos por parte de las personas mayores.

2.2.3. Medición del patrimonio, incluyendo el acumula­ do y el disponible, a lo largo de la vida.

2.2.4. Modelos y complejidades del traspaso intergene­racional.

2.2.5. Estrategias alternativas para proporcionar una seguridad económica formal; por ejemplo, las pensiones, ya sean del estado o privadas.

2.2.6. Economía informal y seguridad de ingresos en la vejez.

2.2.7. La pobreza y los problemas relacionados con la pobreza en la vejez. Indicadores de pobreza relacionada con la edad.

2.2.8. Educación continua y reaprendizaje.

2.2.9. Preparación para la jubilación: a nivel individual, familiar, comunitario y macro-social.
2.3. Cambio y evolución macro-social.
Es conveniente una investigación centrada en las rela­ciones recíprocas entre las enormes fuerzas de la pobla­ción y el cambio social y el envejecimiento individual. Ha­bría que documentar, supervisar y proyectar los efectos de dichas fuerzas sobre las personas mayores como co­lectivo de la sociedad que probablemente tenga pocos re­cursos que les permitan adaptarse a los cambios, y sobre todo a recuperarse después de algún cambio adverso como un desastre natural o una revolución social.
Los temas específicos que incluye son:

2.3.1. Futuros escenarios de desarrollo de sociedadesenvejecidas.

2.3.2. Globalización y envejecimiento.

2.3.3. Reciprocidad del envejecimiento y el desarrollo.

2.3.4. Implicaciones del cambio etario estructural y adaptación al mismo.

2.3.5. Envejecimiento individual y de la población en los programas y directrices de desarrollo nacionales e inter­nacionales.

2.3.6. Dinámicas de redistribución de la riqueza a lo lar­go del ciclo vital y de las personas mayores y jóvenes en entornos rurales y urbanos.

2.3.7. Efecto de las fases y programas de desarrollo so­bre el estatus económico y sanitario de las personas ma­yores.

2.3.8. Necesidades de las personas mayores derivadas del cambio tecnológico y el desarrollo económico.
2.4. Envejecimiento saludable.
La esperanza de vida está aumentando en todo el mundo. Un nuevo reto de la investigación es garantizar que los años añadidos a la vida sean saludables, activos y productivos, y que se produzca una compresión significa­tiva de la discapacidad hacia los últimos años.
Los temas específicos que incluye son:
2.4.1. Definir y delimitar el alcance del concepto de en­vejecimiento saludable.

2.4.2. Factores sociales, económicos y ambientales de­terminantes del envejecimiento saludable.

2.4.3. Variaciones de la esperanza de vida saludable dentro de un mismo país y entre países diferentes.

2.4.4. Causas de muerte prematura o reducción de la longevidad en los países en desarrollo y en países con economías de transición.

2.4.5. Medición de la supervivencia adulta y estudio de las etapas de transición epidemiológica.

2.4.6. El envejecimiento saludable considerado como resultado de conductas y elecciones individuales, inclu­yendo el cuidado personal. Factores psicosociales deter­minantes del envejecimiento saludable.

2.4.7. El estatus socioeconómico y otros factores am­bientales determinantes de conductas relacionadas con la salud.

2.4.8. Interacciones entre marcadores biogenéticos, ambiente y comportamiento saludable.

2.4.9. Desarrollo de estrategias de intervención para la promoción de la salud, incluyendo la optimización de es­trategias para mejorar la difusión de información.

2.4.10. Estado nutricional e intervenciones para su me­jora.

2.4.11. Salud mental y envejecimiento.
2.5. Biomedicina.
Es fundamental un mejor conocimiento de los mecanis­mos básicos del envejecimiento, de los factores determi­nantes de la longevidad y de las enfermedades asociadas a la edad para poder llevar a cabo todo el potencial del en­vejecimiento saludable.
Los temas específicos que incluye son:
2.5.1. Mecanismos subyacentes del envejecimiento, enfermedades asociadas a la edad, comorbilidad, condi­ciones secundarias y discapacidad.

2.5.2. Identificación de marcadores biogenéticos del envejecimiento humano.

2.5.3. Interacción de factores determinantes biomédi­cos, sociales y económicos, y repercusiones del alarga­miento de la vida; por ejemplo, estudios de personas cen­tenarias.

2.5.4. Trayectoria de las principales enfermedades del envejecimiento: su epidemiología y repercusiones en el envejecimiento de la población en distintos ámbitos.

2.5.5. Estrategias de prevención e intervenciones efica­ces en distintas condiciones de enfermedad de las perso­nas mayores (especialmente en los mayores más viejos) en diferentes lugares y condiciones socioeconómicas, ocupaciones, etc.

2.5.6. Programa internacional sobre evaluación de la eficacia y la seguridad de las intervenciones farmacoló­gicas.

2.5.7. Inclusión de las personas mayores en ensayos de tratamientos o servicios de los que puedan benefi­ciarse.
2.6. Capacidad física y mental.
El nivel de funcionalidad es un importante factor determinante de la calidad de vida. La capacidad física y men­tal es el resultado de la continua interacción entre el indi­viduo y su entorno social y físico.
Los temas específicos que incluye son:
2.6.1. Factores biomédicos, sociales, psicológicos y económicos determinantes de discapacidad en el curso de la vida.

2.6.2. Estudio sobre definición y medición de la disca­pacidad a distintas edades.

2.6.3. Prevención de discapacidad y optimización de la capacidad física, mental y social de las personas mayores a través del seguimiento de enfermedades comunes.

2.6.4. Tratamiento y estrategias de intervención dirigi­das a reducir y/o tratar la discapacidad física y mental a través de ajustes a nivel ambiental y social.

2.6.5. Prevención y rehabilitación de la discapacidad en personas mayores y desarrollo de sus capacidades para lograr la mayor funcionalidad física y psicológica posible.

2.6.6. Estudios comparativos de estrategias en la pre­vención, tratamiento y rehabilitación de la discapacidad.

2.7. Calidad de vida.
Se están añadiendo años a la vida, y el principal reto al que se enfrentan las investigaciones y las políticas de ac­tuación es añadir calidad a esos años. Los investigadores deben asegurarse de que la conceptualización tenga en cuenta el punto de vista de las personas mayores.
Las prioridades específicas que incluye son:
2.7.1. Medidas para la calidad de vida armonizadas in­ternacionalmente.

2.7.2. Factores determinantes de la calidad de vida en diferentes etapas vitales. Impacto de las transiciones vita­les en la calidad de vida.

2.7.3. Factores que marcan diferencias en la calidad de vida en la vejez.

2.7.4. Variaciones culturales y de otro tipo en cuanto al significado de calidad durante los años postreros.

2.7.5. Relación entre progreso y calidad de vida.

2.7.6. «El sentido de la vida» para las personas mayores.

2.7.7. Bienestar, calidad de vida y salud.

2.7.8. Discapacidad y calidad de vida a lo largo del curso vital.
2.8. Sistemas de asistencia.
La integración de sistemas de asistencia formales e in­formales es crucial para el mantenimiento de las personas mayores cuyo nivel de funcionalidad es frágil.
Los temas específicos que incluye son:
2.8.1. Localización de los sistemas de asistencia dispo­nibles en diferentes culturas y lugares, teniendo en cuen­ta las tendencias demográficas (por ejemplo, la transición del campo a la ciudad).

2.8.2. Creación de sistemas de asistencia, incluyendo servicios de cuidados a largo plazo, que sean adecuados y sostenibles económica y cultural mente.

2.8.3. Combinaciones eficaces de sistemas públicos y privados de prestación de asistencia en distintos empla­zamientos.

2.8.4. Integración de sistemas de asistencia social y sa­nitaria.

2.8.5. Facilitar traslados entre lugares de asistencia; por ejemplo: hasta/desde el hospital y el hogar o la comu­nidad. Modelos de continuidad de la asistencia.

2.8.6. Necesidades y estrategias de formación con el objetivo de generar los recursos humanos adecuados y suficientes en los niveles adecuados de asistencia.

2.8.7. Las personas mayores como cuidadores: muje­res mayores en la prestación de asistencia y la epidemia del SIDA.
2.9. El cambio de estructura y de función en la fa­milia, parientes y comunidad.
La estructura familiar está cambiando, con las inevita­bles consecuencias para las personas mayores. Este pro­blema requiere una investigación.
Los temas específicos que incluye son:
2.9.1. Las diversas estructuras y funciones familiares y su evolución.

2.9.2. Cambios en los modos de vida, especialmente la residencia compartida y la vida independiente.

2.9.3. La naturaleza y la problemática de los cuidados en la familia.

2.9.4. Estructuras y procesos de adaptación y estrate­gias de supervivencia de las personas sin recursos fami­liares.

2.9.5. Intervenciones para promover otras redes de apoyo informal.

2.9.6. Mecanismos de prestación y recepción de apoyo emocional, físico, económico y de ayuda mutua.

2.9.7. Variación en las disposiciones familiares, en los modos de vida y las relaciones multigeneracionales.
2.10. Desarrollo y evaluación de políticas de actuación.
Es preciso presentar propuestas sólidas de control y evaluación del desarrollo y documentación de las políticas de actuación internacionales. Las políticas afectan en últi­ma instancia a las personas mayores, y deberían recibir información al respecto. Resulta crucial que la investiga­ción dé información sobre el proceso de desarrollo de di­rectrices y sugiera formas de solucionar los déficits de in­fraestructuras.
Los temas específicos que incluye son:
2.10.1. Modelos eficaces que vinculen la investigación, las directrices y la práctica, y su evaluación. Porcentaje del gasto público dirigido hacia las personas mayores y facto­res que influyen en ello.

2.10.2. Efectos específicos de la edad en los progra­mas de salud y bienestar establecidos.

2.10.3. Evaluación de resultados del gasto, especial­mente con respecto a la pobreza y la mejora de la salud y el bienestar de las personas mayores.

2.10.4. Base de datos en línea sobre el estado de sa­lud, bienestar y situación socioeconómica de las personas mayores.

2.10.5. Valoración cuantitativa y cualitativa de la contri­bución de las personas mayores a la sociedad.

2.10.6. Interacción de comunidades científicas multidis­ciplinares, nacionales e internacionales.

2.10.7. Datos de mantenimiento del desarrollo e implantación de directrices.

2.10.8. Indicadores para controlar y evaluar las políti­cas de actuación y los programas sobre el envejecimiento.

2.10.9. Indicadores socioeconómicos específicos de la edad.

2.10.10. Ejemplos documentados de una buena prácti­ca en diferentes lugares; por ejemplo, de la implicación de las personas mayores en el desarrollo de políticas de ac­tuación y en la evaluación del impacto de esas políticas.
TERCER APARTADO: CUESTIONES METODOLÓGICAS CLAVE
3.1. En estos momentos, ciertos problemas metodoló­gicos representan sin duda importantes limitaciones para la implantación eficaz de cualquier programa de investiga­ción global integral. A pesar de que el trabajo fundamental (instrumentación) ha ido avanzando paulatinamente en muchos lugares, se siguen necesitando con urgencia me­joras metodológicas que trasciendan muchas de las áreas de investigación esbozadas en los anteriores apartados. Este proceso debe ser continuo y~ dinámico; y se plantea una especial necesidad para trabajar sobre ello en zonas no europeas o estadounidenses, sobre todo en los países en desarrollo. La mayor parte de este trabajo se puede realizar en paralelo con el desarrollo de nuevos instru­mentos a medida que la investigación se pone en marcha.
3.2. Debido a los cambios en los conocimientos y en la sociedad, se plantea una necesidad continua de ajuste o modificación de los métodos/instrumentos de valoración. Otro punto clave es la amplia difusión de los métodos e instrumentos más recientes y la cada vez mayor accesibi­lidad que tienen a ellos los investigadores.
3.3. Es preciso perfeccionar algunas definiciones, es­pecialmente las de calidad de vida, envejecimiento salu­dable, y contribución a la familia y la sociedad. También se necesitan con urgencia instrumentos apropiados para me­dir las múltiples dimensiones de estos conceptos a través de países y culturas. Se deben elaborar, validar y armoni­zar en profundidad tanto las medidas objetivas como las subjetivas.
3.4. Otras áreas en las que se debe proseguir el es­fuerzo metodológico son:
3.4.1. Armonización cultural, incluyendo adaptación y desarrollo, de métodos e instrumentos de investigación. Se trata de producir instrumentos de investigación que arrojen resultados comparables transversal mente y que sean válidos entre los lugares estudiados.
3.4.2. Reconocimiento de la necesidad de realizar una variedad de propuestas de investigación, prestando espe­cial atención a los métodos de estudio longitudinal multidi­mensional, y poniendo un énfasis especial en las dimen­siones multigeneracionales y de cohortes.
3.4.3. Estudio de valoración participativa en asociación con comunidades que incluyen el diseño y puesta en mar­cha de intervenciones.
3.4.4. Métodos de integración de estudios bio-psico-so­ciales, poniendo especial atención en las cuestiones éticas.
3.4.5. Es preciso potenciar y sustentar el estudio de las múltiples dimensiones y facetas del envejecimiento, inclu­yendo el estudio de perfiles en las interacciones entre va­riables.
3.4.6. La medición de todos los elementos de contribu­ción a la familia y la sociedad por parte de las personas mayores debe ser estudiada y catalogada en profundidad, para que se utilice en estudios de campo diseñados para demostrar la productividad de las personas mayores.
3.4.7. Estudios interdisciplinares de evolución de la lon­gevidad y el envejecimiento.
3.4.8. Perfeccionamiento de la validez y solidez de los métodos de medición de discapacidad, con el objetivo de hacer comparaciones válidas a lo largo del tiempo y el es­pacio y entre grupos sociales.
3.5. Cualquier estudio correcto de investigación sobre personas mayores debe incluir tanto hombres como muje­res, así como la serie completa de variación social, eco­nómica y cultural en la sociedad. Los datos deben ser pre­sentados en tablas y analizados por género, edad y ca­racterísticas sociales.
3.6. El análisis comparativo es especialmente impor­tante para poner de manifiesto el efecto de diferentes con­diciones socioeconómicas, normativas y disposiciones institucionales (factores extrínsecos), sobre las conse­cuencias y procesos del envejecimiento para las personas mayores, y las opciones para un cambio constructivo.
3.7. Es necesaria la consolidación/fusión de informa­ción proveniente de múltiples fuentes, así como la cone­xión de bases de datos y los análisis repetidos de los re­gistros existentes. Esta información debe ser totalmente accesible para los investigadores.
3.8. En general, es importante fomentar el archivo de datos y su total disponibilidad para los investigadores. Ha­bría que estudiar la idea de establecer un archivo global de estudios sobre el envejecimiento.

3.9. Habría que realizar un esfuerzo para garantizar que una comunidad lo más amplia posible se dé cuenta de la importancia de investigar para poder desarrollar políti­cas de actuación y ponerlas en práctica.
3.10. Resulta importante garantizar que los investiga­dores y los que desarrollan políticas de actuación manten­gan un alto nivel de compromiso ético (incluyendo prestar atención a los nuevos ámbitos de investigación biomédi­ca) y de responsabilidad social en la interpretación y difu­sión de resultados. Es preceptivo proteger los derechos y la confidencialidad de los participantes en cualquier inves­tigación.

CUARTO APARTADO: IMPLANTACIÓN DEL PROGRAMA DE INVESTIGACIÓN
4.1. La implantación del Programa de Investigación está ligada a la implantación del Plan Internacional de Ac­ción sobre el Envejecimiento 2002. Debido a su naturaleza y denominación, el Programa de Investigación puede ser considerado, entre otras de sus funciones, como ins­trumento de apoyo para promover, revisar y actualizar el Plan Internacional. Al mismo tiempo, el propio Programa de Investigación continúa desarrollándose y revisándose a medida que van surgiendo nuevos conocimientos y es­tudios. En definitiva, el Programa de Investigación debe ser un "proceso» y no simplemente un "producto».
4.2. Si el Programa de Investigación alcanza su meta establecida tendrá que ser adoptado por los Estados Miembros de Naciones Unidas como un instrumento esencial de soporte en la implantación del Plan Interna­cional de Acción sobre el Envejecimiento 2002 a todos los niveles: local, nacional e internacional. Se han propuesto las siguientes recomendaciones para sustentar la implan­tación y posterior evolución del Programa de Investiga­ción:
4.2.1. El programa de Naciones Unidas sobre Envejeci­miento y la Asociación Internacional de Gerontología (lAG) deben proseguir su esfuerzo conjunto dentro del proyecto de desarrollo del Programa de Investigación so­bre el Envejecimiento para el siglo XXI.
4.2.2. El proyecto del Programa de Investigación debe seguir abierto a la mayor participación de todas las partes interesadas, incluyendo los Estados Miembros de Nacio­nes Unidas, instituciones de investigación, organismos y departamentos de Naciones Unidas, organizaciones no gubernamentales y el sector privado.
4.2.3. El Secretariado de Naciones Unidas y la Asocia­ción Internacional de Gerontología (lAG) deben impulsar a todas las partes interesadas a prever un mecanismo de compromiso global para investigar en las áreas prioritarias clave presentadas en este programa y para implantarlo a todos los niveles: global, regional, nacional y local, con es­pecial énfasis en el desarrollo y mantenimiento de una red de centros de investigación en países en desarrollo y eco­nomías de transición.
4.2.4. Se deben tomar medidas inmediatas para que to­das las partes interesadas tomen mayor conciencia del Programa de Investigación y aumenten su apoyo.

4.2.5. Se deben establecer y asignar recursos para ga­rantizar la creación de un centro que favorezca un esfuer­zo coordinado global mente para implantar el programa de investigación acordado como resultado principal de la Se­gunda Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento.
4.2.6. Se debe invitar a organizaciones como ILO, UNESCO, UNFPA, WHO, Comisiones Regionales de Naciones Unidas, Bancos de Desarrollo, etc., a que revisen sus políticas y sus prioridades en investigaciones relacio­nadas con el envejecimiento en el contexto del Programa de Investigación de orientación global, con la intención de contribuir eficazmente a fomentar el conocimiento y como prensión en el campo del envejecimiento a nivel mundial.
4.2.7. En los países en desarrollo se debe reforzar la infraestructura para investigaciones y aumentar su capacidad, inspirándose en las virtudes de organismos internacionales de investigación científica relevantes, como la Asociación Internacional de Gerontología. Un punto de especial atención para esta actividad está en el intercambio de información sobre métodos de investigación, archi­vos de datos, estudios de casos, etc., entre organismos de investigación ya establecidos en países desarrollados y organismos incipientes en países en desarrollo.
4.2.8. Debe haber una garantía de financiación y una prestación en especie en forma de experiencia y forma­ción, especialmente por la colaboración y el intercambio internacional, que asumirá el traspaso y adaptación de investigaciones de los países desarrollados hacia países en desarrollo, y que implantará las iniciativas locales en países en desarrollo. Entre los organismos internacionales que se encuentran en buena situación para asumir ese papel están organismos de Naciones Unidas como WHO y UNFPA, así como organizaciones no gubernamentales de reconocimiento internacional como HelpAge Internacional, y fundaciones privadas importantes. Al mismo tiempo que el Programa de Investigación va a reforzar el compromiso de algunas de estas fundaciones, que ya tie­nen su atención puesta sobre el envejecimiento, debe ser­vir también de potente estímulo para que otras fundacio­nes de objetivos más genéricos identifiquen la investigación sobre el envejecimiento como una prioridad para el siglo XXI.
4.3. A largo plazo, el Programa de Investigación sobre el Envejecimiento debe continuar como un proyecto en curso con periódicas revisiones, vinculado al proceso de revisión del Plan Internacional de Acción sobre el Enveje­cimiento 2002. Los resultados de la revisión y evaluación del Programa de Investigación deben estar disponibles para todas las partes interesadas, que deben ser informa­das del proceso continuo de reformulación teniendo en cuenta los avances y problemas que surjan a lo largo del tiempo.


Rev Esp Geriatr Gerontol 2002;37(S2):57-64

similar:

Programa de investigación sobre el envejecimiento para el siglo xxi* iconJóvenes emprendedores para el siglo xxi”

Programa de investigación sobre el envejecimiento para el siglo xxi* iconPrograma sobre Envejecimiento y Salud

Programa de investigación sobre el envejecimiento para el siglo xxi* iconCiencia, tecnologíA, sociedad: implicaciones en la educación científica para el siglo XXI

Programa de investigación sobre el envejecimiento para el siglo xxi* iconEl siglo XXI plantea dilemas y retos, sobre todo, con el tipo de...

Programa de investigación sobre el envejecimiento para el siglo xxi* iconEconomía, Sociedad y Cultura. Siglo XXI editores 1999 Madrid
«el uso del conocimiento científico para especificar modos de hacer cosas de una manera reproducible»

Programa de investigación sobre el envejecimiento para el siglo xxi* iconLa sostenibilidad, el reto del siglo XXI

Programa de investigación sobre el envejecimiento para el siglo xxi* iconTema las plagas del siglo XXI

Programa de investigación sobre el envejecimiento para el siglo xxi* iconSoberanías negociadas en las cotidianidades del siglo xxi”

Programa de investigación sobre el envejecimiento para el siglo xxi* icon*en cualquier otro periodo de tiempo ajeno al siglo XXI

Programa de investigación sobre el envejecimiento para el siglo xxi* iconLa cuestión agraria brasileña a comienzos del siglo XXI


Medicina





Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com