Porn rerservas Naturales de Sevilla






descargar 1.28 Mb.
títuloPorn rerservas Naturales de Sevilla
página18/48
fecha de publicación09.02.2018
tamaño1.28 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Documentos > Documentos
1   ...   14   15   16   17   18   19   20   21   ...   48

3. CARACTERIZACIÓN Y DIAGNÓSTICO

3.1. CARACTERIZACIÓN FÍSICA Y BIÓTICA

3.1.1. Encuadre Geográfico


La Reserva Natural se localiza en la campiña sevillana, en el noroeste del término municipal de Osuna, aunque el núcleo de población más cercano es el de La Lantejuela, situado a menos de 3 kilómetros al oeste y del que toma nombre. Tiene por coordenadas 37º 21' de latitud norte y 5º 9' de longitud oeste y está formada por dos lagunas, la de la Ballestera y la de Calderón Chica.

Estas dos lagunas forman parte de lo que antiguamente fue una amplia zona endorreica que se extendía por la Campiña de Osuna y Écija y ocupaba una superficie aproximada de unos 315 km2, y hasta 600 km2 si se tiene en cuenta toda la cuenca del Arroyo Salado, que desembocaba en las lagunas. Dentro de este sistema se encontraban lagunas tan importantes como la de Calderón y Ruiz Sánchez, hoy desaparecidas y transformadas en terrenos agrícolas como consecuencia del "Plan de Saneamiento de la Campiña de Osuna", cuyas obras se iniciaron en 1967. Tras este proceso de transformación agraria, se salvaron las dos lagunas que integran el espacio protegido, mientras que las de Consuegra y la de Hoya de la Turquilla -situadas fuera de este ámbito- se inundan en los años de grandes lluvias.

3.1.2. Geología


Desde el punto de vista geológico, el área ocupada por la Reserva Natural se ubica en el límite entre la depresión del Guadalquivir y las unidades Subbéticas. Se pueden diferenciar dos tipos de materiales en función de su distinto origen y procedencia: las unidades alóctonas y las autóctonas.

Dentro de las unidades alóctonas, de procedencia subbética, puede diferenciarse el Trías y el olistostroma. El Trías constituye el material de base sobre el que se asientan el resto de las formaciones y, litológicamente, aparece formado por margas y arcillas abigarradas, yesos y areniscas. El olistostroma es el resultado de los deslizamientos en masa hacia el borde de la cuenca del Guadalquivir de materiales de procedencia subbética con una dirección de desplazamiento S-N, acaecidos durante el Mioceno. Este movimiento, que afectó fundamentalmente a materiales margosos, arrastró materiales de distintas edades, que quedaron entremezclados con la masa triásica, y que se denominan Olistolitos.

Los materiales autóctonos están representados por formaciones miopliocénicas, pliocuaternarias y cuaternarias. Los materiales miopliocénicos aparecen en contacto mecánico, bien sobre el olistostroma o bien sobre el trías, y están constituidos predominantemente por areniscas y margas. Discordantes y suprayacentes sobre las formaciones anteriores, se encuentran los materiales pliocuaternarios, formados por conglomerados, arenas, areniscas y lutitas.

A principios del Cuaternario, debido entre otros factores, a movimientos del Olistostroma, se instala en la zona un amplio sistema endorreico que da origen a formaciones cuaternarias diversas que son las que afloran en el área: cuaternario indiferenciado, cuaternario lagunar y costras calcáreas.

El cuaternario indiferenciado constituye en realidad la evolución propia de los materiales que formaban la antigua cuenca endorreica. Está formado por potentes suelos de arcillas verdosas y lutitas. Hacia los bordes y al contacto con el Pliocuaternario se hace más grosero con abundancia de gravas y arenas gruesas.

El cuaternario lagunar incluye el fondo de las antiguas lagunas que se extendían por la zona. Los depósitos lagunares actuales están formados por arcillas varvadas, lutitas y evaporitas. Localmente, la acumulación de sales alcanza varios decímetros de espesor, con láminas de lutitas y arcillas verde/amarillentas y gris oscuro intercaladas.

3.1.3. Geomorfología y Relieve


El complejo lagunar se sitúa en una zona llana, de altitud comprendida entre los 145 y los 174 metros de cota máxima (Cerro de las Turquillas), presentando un relieve de suaves lomas y de pendientes inferiores al 10%.

El principal agente geomorfológico que ha conformado el modelado lo constituye la escorrentía superficial, responsable de la erosión de los materiales situados en las áreas elevadas y su deposición en las zonas bajas donde se sitúan las lagunas. Por otra parte, el deficiente drenaje general provoca la formación de costras en el subsuelo por precipitación de los materiales calcáreos disueltos en las aguas.

La red fluvial de estas cuencas está escasamente estructurada y mal jerarquizada. Se trata de vertientes regularizadas, en las que existe un predominio de la arroyada difusa o en manto.

La génesis de las lagunas ha de buscarse en diversos factores geológicos de carácter regional (como son la evolución de la red tributaria del Guadalquivir, con grandes movimientos a través del Cuaternario, y la tectónica regional, con movimientos Pliocuaternarios del olistostroma) que condicionaron la formación de un amplio sistema endorreico entre el Cuaternario antiguo y medio. Se instala así un amplio episodio de carácter lacustre donde dominaban lagos en régimen de alternancia, procesos de edafización más o menos marcados y débiles arroyadas.

El cambio hacia las condiciones geomorfológicas actuales se desarrolla a partir de un proceso de inversión del relieve, acentuado localmente por procesos disolutivos de los materiales margo-yesiféricos del Trías, que organizan definitivamente el paisaje actual.

3.1.4. Edafología


Según la clasificación de la Soil Taxonomy los suelos del área pertenecen a los órdenes Entisol e Inceptisol.

Los Entisoles, clasificados como Xerofluvents Aquic, son los más extendidos, desarrollándose sobre la llanura aluvial del Arroyo Salado. Es un suelo de carácter arcillo-limoso, poco evolucionado debido a su origen reciente, pero muy desarrollado en profundidad, presentando un perfil de tipo Ap C muy homogéneo.

Es un suelo escaso o moderadamente drenado, incluido en la clase agrológica II (bueno para secano y malo en regadío por el deficiente drenaje del agua). Su susceptibilidad a la erosión es baja.

Los inceptisoles, clasificados como Xerochrepts Petrocalcic, se encuentran sobre las áreas calizas de la zona. Es un suelo medianamente desarrollado y evolucionado, presentando un perfil Ap C.

Este suelo se incluye en la clase agrológica III, ya que la costra caliza supone un gran inconveniente para los cultivos de enraizamiento profundo (algodón, remolacha, etc.). Su vocación es el cultivo de olivos y cereales, pero de baja calidad. Al igual que en los anteriores, su susceptibilidad a la erosión es bastante baja por la topografía llana.

3.1.5. Climatología


Régimen Térmico

La Reserva Natural del Complejo Endorreico de La Lantejuela se encuadra en un área de clima caracterizado como Mediterráneo Seco Continental. La temperatura media se sitúa en los 17,56°C, presentando una oscilación térmica media anual de 17,1°C, con temperaturas elevadas en verano y bajas en invierno. Pero el hecho climático más destacado del área consiste en ser una de las zonas donde se alcanzan los veranos más calurosos de toda Península, con valores absolutos que frecuentemente superan los 40° C.

Régimen Pluviométrico

Las precipitaciones son, en general, escasas, situándose en torno a los 510 mm anuales. Aunque algo más abundantes en invierno, los meses de máxima pluviometría son diciembre y febrero, en los que no se superan los 80 mm. Existe una alternancia muy marcada entre el moderado período húmedo de invierno y primavera y el largo y acentuado período seco que suele durar más de cuatro meses en algunos años (de junio a septiembre).

Balance Hídrico

A partir de abril, el balance entre precipitaciones y evapotranspiración comienza a ser deficitario, teniendo que hacer uso de la reserva hídrica del suelo, que se agota rápidamente (en junio), debido a los altos valores de evapotranspiración frente al escaso volumen de precipitaciones.

Hasta el mes de noviembre no superan las precipitaciones a los valores de evapotranspiración, comenzando entonces el período de recarga de la reserva. En el mes de enero se satura la reserva desarrollándose un período excedentario de tres meses (hasta marzo), que comparado con el período de déficit, desde junio hasta octubre, dan a esta zona un marcado carácter árido.

Esta secuencia del balance hídrico explica el comportamiento estacional de las lagunas, ya que al no disponer de aportes subterráneos relevantes suelen secarse a finales de junio.

3.1.6. Hidrología


Las lagunas que forman el Complejo Endorreico de La Lantejuela se caracterizan por poseer vasos lagunares de reducida extensión y escasa profundidad, siendo, pues, lagunas de aguas someras.

Antes de que se realizaran las obras de canalización de la red, el Complejo Endorreico de La Lantejuela recibía aportes irregulares del Arroyo Salado, que desembocaba en la laguna de Calderón Grande, y del Arroyo Peinado, que en épocas de lluvias se desbordaba y contribuía al encharcamiento del área. En la actualidad, ambos arroyos se encuentran canalizados y desaguan directamente en el arroyo de la Jaladilla.

Esta situación hace que el régimen de inundación de las lagunas haya pasado a depender principalmente de las condiciones climáticas, precipitaciones, y en menor medida de las aportaciones subterráneas que les puedan llegar de los materiales permeables de la cuenca.

Realizando una aproximación al balance anual, se observa que las precipitaciones totales recibidas son bastante similares en las dos lagunas del complejo (ligeramente superiores en la de Calderón Chica, debido a la mayor superficie de su cuenca de recepción), existiendo claras diferencias en el peso porcentual de las entradas y salidas entre las que se producen en las propias lagunas y las producidas en sus respectivas cuencas vertientes.

Así, en la laguna de Calderón Chica las precipitaciones directas en la laguna frente a las entradas totales suponen tan sólo el 5%, mientras que en la de La Ballestera son mucho más apreciables, alcanzando algo más del 30%.

Por lo que se refiere a las salidas del sistema, las pérdidas por evapotranspiración en la cuenca son mucho mayores en la de Calderón, donde suponen cerca del 80%, mientras que en La Ballestera no llegan al 60% de las salidas totales.

Estos balances sólo deben entenderse como modelos teóricos aproximados de unos sistemas, que se caracterizan, sobre todo, por su gran irregularidad no sólo intraanual, sino interanual, difícilmente reflejable cuando se habla de balances globales.

En cuanto a la morfología y morfometría, las actuales lagunas presentan unas cubetas de forma bastante circular, hecho extensible a las restantes lagunas que antaño formaban parte del complejo.

De ellas, las más destacadas por sus dimensiones eran las de Ruiz Sánchez y Calderón Grande, hoy desecadas, y el resto eran mucho más reducidas. Pese a encontrarse canalizada, la de Calderón Grande, todavía se inunda en años lluviosos, especialmente la mitad situada al norte del canal, formándose una pequeña lámina de agua que puede jugar un importante papel para la avifauna.

Así mismo, la laguna de la Turquilla, situada al norte de la laguna de Calderón Chica, fuera de los límites actuales del espacio, acumula agua en años lluviosos, siendo numerosas las aves acuáticas que en estas ocasiones frecuentan dicha laguna.

Desde el punto de vista hidrogeológico, los diversos materiales que forman el soporte físico de las lagunas tienen un comportamiento diferente. Los materiales triásicos y del Olistostroma son, en general, impermeables y si bien pueden presentar capas permeables, su reducida extensión impide la formación de embolsamientos importantes de aguas subterráneas.

Por contra, los materiales miopliocénicos y pliocuaternarios presentan mejores condiciones de permeabilidad; si bien sus posibilidades hidrogeológicas son reducidas debido a su escaso espesor. Y, por último, los materiales cuaternarios son bastante permeables, favoreciendo la formación de reservas de agua.

En cuanto a las características limnológicas de las aguas, la salinidad constituye uno de los valores más llamativos del complejo, formado por lagunas altamente salinas. La influencia de este hecho en el medio biótico es importante, ya que supone un medio hostil reservado a la colonización de pocas especies muy especializadas, de distribución muy restringida y, por tanto, de gran valor ecológico, como es el caso de la especie Althenia orientalis subsp. Betpakdalensis, macrófito acuático que encuentra en la laguna de la Ballestera uno de los pocos hábitats idóneos para su desarrollo en Andalucía.

3.1.7. Vegetación y Flora


Vegetación potencial

Corológicamente el Complejo Endorreico de La Lantejuela se incluye en la Provincia Bética, Sector Hispalense, Subsector Hispalense.

En este contexto, la vegetación potencial del complejo endorreico se desarrolla, en función de sus características bioclimáticas, en el piso Termomediterráneo, siendo la única formación representada la Serie Termomediterránea Bético-Algarviense y Tingitana seco-subhúmeda basófila de la Carrasca (Smalici mauritanicae-Querceto rotundifoliae s.). Junto a ella se encuentra la vegetación potencial no climatófila que se desarrolla en el ámbito lagunar.

Las etapas de sustitución de la serie queda identificada por la presencia de Asparagus albus, Rhamnus oleoides, Quercus coccifera y Aristolochia baetica en la primera fase de degradación. La etapa de matorral degradado se caracteriza por la presencia de Coridothymus capitatus, Teucrium lusitanicum, Phlomis purpurea y Micromeria latifolia. Por último, la etapa de pastizales viene definida por Brachypodium ramosum, Hyparrhenia pubescens y Brachypodium distachyon.

Junto a esta vegetación regional que potencialmente rodea las lagunas del complejo, se desarrolla la vegetación típicamente lagunar, dentro de la cual pueden diferenciarse teóricamente las siguientes comunidades desde el interior de las lagunas hacia la periferia:

- Vegetación acuática sumergida (Potamogetum sp.).

- Heliofíticas que permanecen inundadas por agua dulce poco profunda (Glycerio declinatae-Eleocharidetum palustris).

- Comunidad de helófitos vivaces y flotantes (Scirpo fluitantis-Juncetum heterophyllae).

- Tras estas comunidades helofíticas se instalan los juncales higrófilos (Junco-Eleocharidetum palustris, Juncetum rugoso-effusi) y menos higrófilos (Galio-Juncetum maritimi), que entran en contacto con los gramadales ubicados en suelos compactados.

- En biotopos secos con encharcamiento temporal aparecen comunidades de terófitos efímeros (Loto subbiflori-Chaetopogonetum fasciculatae) alternando con formaciones vivaces de Armeria gaditana, Centaurea exarata, Gaudinia fragilis (Centaureo exaratae-Armerietum gaditanae).

Secuencia evolutiva y caracterización de la vegetación y la flora

La vegetación potencial no aparece en la actualidad, debido a que en la Depresión del Guadalquivir se han sucedido históricamente un gran número de civilizaciones que han hecho desaparecer prácticamente toda la vegetación natural del territorio para dedicarlo a la agricultura intensiva.

La vegetación perilagunar también ha sufrido los efectos de la acción antrópica. El pastoreo, las quemas, etc. han determinado un fuerte proceso de degradación de estas formaciones. La laguna de Calderón Chica presenta hoy en día una vegetación muy escasa, formada por algunos pies aislados de tarajes (Tamarix canariensis) junto con algunos ejemplares de juncos, salicornias y otras especies adaptadas a condiciones de alta salinidad.

En la laguna de Calderón Grande se desarrolla una zona de carrizal sobre la orilla oriental, que juega un importante papel como zona de refugio para la avifauna, especialmente en los años muy lluviosos en que esta se inunda.

En la laguna de la Ballestera también aparece la vegetación perilagunar muy degradada, conservándose zonas de carrizal y pies aislados de taraje en la margen suroriental de la misma. A pesar de ello, esta laguna posee una importancia excepcional por la presencia de dos especies del genero Althenia, macrófito acuático de distribución muy limitada en Andalucía.

Debe reseñarse, así mismo, la existencia de una interesante formación de carrizos que ocupa prácticamente todo el vaso de la Hoya de la Turquilla, al descartarse su transformación agrícola por ser de propiedad militar.

Es de destacar, por su rareza y singularidad, las siguientes especies presentes en el complejo lagunar: Chara aspera, Chara canescens, Chara galioides, Lamprothamnium papulosun, Riella heliophylla, Ruppia drepanensis, Topypella hispanica, Tolypella nidifica.

Según la Directiva 92/43/CEE del Consejo, de 21 de mayo, relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres, en la Reserva Natural existe una especie considerada de interés comunitario (Riella heliophylla) y dos hábitats de interés natural:

- Vegetación anual pionera con Salicornia y otras especies.

- Especies salinas mediterráneas (Limonietalia), éste último de interés prioritario.

Valoración de la vegetación y la flora

De entre las diferentes especies que encontramos en el complejo, debe destacarse el elevado número de ellas adaptadas a las condiciones de elevada salinidad que caracterizan a estas lagunas. La presencia de Althenia orientalis subsp. betpakdalensis convierte a la Reserva Natural en una de las escasas áreas de Andalucía donde se encuentra esta especie, ya que sólo puede crecer en aguas muy ricas en cloruros, someras y de régimen lacustre situadas en regiones áridas y templadas.

La presencia de arcillas en suspensión favorece su desarrollo, ya que es capaz de generar aparatos foliares flotantes, que ganan la superficie fácilmente. Son pocos los espacios que reúnen estas condiciones, limitando de esta forma su distribución a zonas litorales del Mediterráneo centro-occidental en aguas continentales endorreicas con valores hídricos similares al agua del mar.

3.1.8. Fauna


La importancia faunística del Complejo Endorreico de La Lantejuela, por su carácter de zona húmeda, radica fundamentalmente en la abundancia de aves acuáticas, funcionando como zona de mantenimiento, cría y descanso durante los desplazamientos migratorios para numerosas especies de aves.

Desde una perspectiva histórica, estas lagunas comienzan a ser valoradas a partir de mediados del siglo XX. Ya en 1962 se realizan los primeros censos nacionales de aves, organizados por la Sociedad Española de Ornitología (SEO), comenzando a ser visitadas por diversos especialistas.

Debido al carácter estacional de las lagunas, y a sus notables variaciones tanto intermensuales como interanuales, la presencia de las diversas especies no es constante, detectándose grandes variaciones de la comunidad faunística entre los distintos años.

Hay que destacar que, en años lluviosos, las aves que acuden al complejo hacen uso, preferentemente, de las lagunas de Calderón Grande y Turquilla, por lo que ambas juegan un papel esencial para la avifauna, aunque se sitúen fuera de los límites de la Reserva Natural.

Entre las especies que frecuentan este complejo son las anátidas las especies más abundantes, en particular el ánade real (Anas platyrhynchos), siendo también comunes el ánade friso (Anas strepera), el ánade silbón (Anas penelope), el pato cuchara (Anas clypeata), el pato colorado (Netta rufina) y el ganso (Anser anser). Ocasionalmente se ha detectado también la presencia de la malvasía (Oxyura leucocephala).

También se contemplan con regularidad bandas de flamencos (Phoenicopterus ruber), que suelen ser especialmente abundantes en primavera.

Coincidiendo con el paso migratorio (primavera y otoño) son frecuentes los limícolas, entre los que destacan la cigüeñuela (Himantopus himantopus), la aguja colinegra (Limosa limosa), el fumarel cariblanco (Chlidonias hybrida), el correlimos común (Calidris alpina) el zarapitín (Calidris ferruginea) y el archibebe claro (Tringa nebularia) entre otros.

Las gaviotas hacen uso irregular del espacio, destacando por su abundancia la reidora (Larus ridibundus) y la sombría (Larus fuscus). Asimismo, se pueden contemplar frecuentemente sobre el espacio diversas rapaces entre las que destacan el aguilucho lagunero (Circus aeruginosus), el aguilucho cenizo (Circus pygargus) y el ratonero (Buteo buteo).

El resto de los grupos faunísticos están escasamente representados. Dentro de la herpetofauna están censados sólo tres especies: la rana común (Rana perezi), la lagartija colilarga (Psammodromus algirus) y la salamanquesa común (Tarentola mauritanica). Y entre los escasos mamíferos que merodean por la Reserva Natural se encuentran el conejo (Oryctolagus cuniculus), la liebre (Lepus capensis), el erizo común (Erinaceus europaeus), la gineta (Genetta genetta), el zorro (Vulpes vulpes), la comadreja (Mustela nivalis) y diversos roedores y murciélagos.
1   ...   14   15   16   17   18   19   20   21   ...   48

similar:

Porn rerservas Naturales de Sevilla iconSevilla, 10 de Febrero de 2015

Porn rerservas Naturales de Sevilla iconColectivo universitario sénior. Sevilla

Porn rerservas Naturales de Sevilla iconGrado en biología por la universidad de sevilla

Porn rerservas Naturales de Sevilla iconP. I. Hacienda dolores c/2 nave 14-16, alcala de guadaira (sevilla)

Porn rerservas Naturales de Sevilla iconDirección: C/ Honderos Nº 3 3ºb c. P: 41009 Sevilla Teléfono

Porn rerservas Naturales de Sevilla iconCiclos formativos de grado medio en sevilla capital y provincia

Porn rerservas Naturales de Sevilla iconPropuesta de integración de la competencia general “Gestión de la...

Porn rerservas Naturales de Sevilla icon1/ Primeros pasos en el Al-Ándalus
«Lugar donde Colón organizó su proyecto…»; La Giralda de Sevilla; la Mezquita de Córboda y La Alhambra en Granada

Porn rerservas Naturales de Sevilla iconSevilla / «Siempre hay salida», mensaje de la asociación pro vida
«Me dejó embarazada, se buscó a otra y me la pasó por delante y eso no lo tolero»

Porn rerservas Naturales de Sevilla iconManuel Filpo Cabana catálogo de casos ovni en sevilla ( 1960 – 1980...


Medicina





Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com