Porn rerservas Naturales de Sevilla






descargar 1.28 Mb.
títuloPorn rerservas Naturales de Sevilla
página20/48
fecha de publicación09.02.2018
tamaño1.28 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Documentos > Documentos
1   ...   16   17   18   19   20   21   22   23   ...   48

3.3. DIAGNÓSTICO

3.3.1. Valoración ecológica general


Las Lagunas de Calderón Chica y la Ballestera constituyen unas de las pocas que aún se conservan del amplio sistema endorreico que se extendía por los actuales términos municipales de La Lantejuela, Osuna y Écija, donde se encontraban lagunas tan importantes como la de Calderón y Ruiz Sánchez, desaparecidas tras la ejecución del Plan de Saneamiento de la Campiña de Osuna.

Su papel como refugio para la avifauna lo convierten en un área esencial para numerosas especies de aves en el ámbito de la provincia de Sevilla, por lo que en los últimos trabajos realizados sobre valoración de zonas húmedas se catalogan como de importancia regional.

El valor de este espacio natural protegido se refuerza al formar con otros humedales de nuestra Comunidad Autónoma, una red o sistema que permite la conexión entre las distintas áreas naturales, contribuyendo no sólo a la proliferación de especies que han quedado relegadas a determinados lugares, y a ofrecer refugio y nichos ecológicos a especies que en los medios agrícolas no encuentran este tipo de elementos, sino a la dispersión de especies que al aumentar sus poblaciones necesitan un hábitat de mayor superficie.

En este sentido apunta una de las Estrategias del Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía, relativa a la gestión de los recursos naturales y el paisaje (“Configurar un Sistema Regional de Protección de los recursos naturales y culturales de interés territorial”), en la medida que recoge la integración de los elementos de protección entre sí, hasta llegar a generar redes coherentes e interconectadas.

En Andalucía, la posibilidad de crear una red de corredores ecológicos apoyándose en la ya existente red de vías pecuarias, montes públicos, cauces, riberas y sotos, así como una adecuada gestión de estos elementos naturales y culturales potenciará la unión entre los distintos espacios y la consecución de los objetivos marcados.

Desde el punto de vista paisajístico, la transformación del área en una zona dedicada totalmente a la agricultura ha supuesto la casi total desaparición de la vegetación natural en la misma, de la que tan sólo se conservan algunos pies aislados del antiguo encinar. La vegetación perilagunar también se ha visto fuertemente impactada y degradada, en especial en la Laguna de Calderón Chica, donde prácticamente es inexistente.

No obstante, las características especiales de sus aguas, con un elevado nivel de salinidad, confieren a estas lagunas un gran interés desde el punto de vista de la vegetación acuática, ya que suponen medios restringidos a la colonización por comunidades muy especializadas, como las del género Althenia, presente en la laguna de Ballestera.

Por su carácter de zona húmeda, los recursos hídricos superficiales tienen un valor vital y estratégico, por la necesidad de ellos en las condiciones de cantidad y calidad necesarias para el sostenimiento y desarrollo del ciclo biológico en estos ecosistemas. Por ello, su dependencia con respecto a estos recursos es directa y crucial. En lo que se refiere a las aguas subterráneas, su papel es menos significativo, como se deduce del carácter estacional de estas lagunas.

3.3.2. Principales impactos

Limitaciones y riesgos de la explotación de los recursos


Las principales limitaciones edáficas que presentan los suelos situados en las Zonas Periféricas de Protección de las lagunas consisten en el exceso de humedad y las deficientes condiciones de drenaje, siendo, por ello, suelos buenos para el secano pero de muy malas cualidades para su puesta en regadío. Otro problema radica en la frecuente aparición de costras calcáreas, lo que limita su espesor, no siendo aptos para cultivos de enraizamiento profundo.

Pese a estas limitaciones, por la inclusión de los terrenos en la Zona Regable de la Campiña de Osuna, los procesos de eutrofización de las aguas podrían aumentar significativamente si se ampliase la superficie actual de regadío, ya que ello implicaría una intensificación de los aprovechamientos y el consiguiente aumento en el uso de abonos y fitosanitarios.

Impactos sobre la vegetación y la flora

Los principales problemas que afectan a la vegetación están relacionados con los procesos de eutrofización de las aguas. Este hecho cobra especial importancia ante la presencia de Althenia orientalis ya que está demostrado que estas especies no soportan bien las aguas eutróficas.

Hasta fechas recientes, la orilla sur de la laguna de la Ballestera se ha utilizado como zona de vertido de las costras calcáreas procedentes del laboreo de las tierras de cultivo cercanas, que han determinado una fuerte degradación de la vegetación perilagunar. En la actualidad esta práctica ha quedado suprimida.

Impactos sobre la fauna

La ausencia o fuerte estado de degradación en que se encuentra la vegetación perilagunar de estas lagunas constituye uno de los principales problemas que afectan a la avifauna, ya que suponen una seria limitación para la utilización del mismo por parte de numerosas especies acuáticas.

También se ha detectado la presencia en la laguna de La Ballestera de esporas de Clostridium botulinum. Pese a que hasta la fecha no se han detectado casos de botulismo aviar en la Reserva Natural, la presencia de estas esporas, junto con las características de las lagunas (aguas someras y estacionales, procesos de eutrofización, etc.), aconsejan la necesidad de una especial vigilancia ante posibles mortandades de aves.

Impactos derivados de las actividades productivas


La ubicación de estas lagunas en un espacio plenamente transformado por los usos agrarios supone uno de los principales problemas con que se enfrenta la conservación de este espacio. La intervención humana de mayor impacto corresponde a etapas anteriores con la desecación de algunas lagunas, como Verde de Sal y Calderón Grande.

En la actualidad, la forma y el desarrollo de determinadas actividades agrícolas siguen afectando muy negativamente a las lagunas. Es una práctica habitual la roturación de los terrenos para su puesta en cultivo hasta el mismo borde lagunar, lo que conlleva la destrucción de la vegetación perilagunar y la eliminación de toda posibilidad de regeneración natural.

Pese a que la topografía de la zona es, en general muy suave, la ausencia de esta vegetación perilagunar hace que el laboreo en las áreas de pendiente más acentuada, como en las inmediaciones de la laguna de la Ballestera, rompa el equilibrio de las vertientes desatando el arrastre de material sólido hacia la depresión lagunar.

Otra práctica que resultaba habitual hasta el vallado del perímetro de la laguna de la Ballestera, consistía en la utilización de sus márgenes como escombrera donde los agricultores vertían las costras procedentes del subsolado de los cultivos limítrofes.

Impactos sobre el medio derivados de las infraestructuras


La excesiva proximidad de las carreteras a las lagunas siempre supone un serio inconveniente, sobre todo cuando no están provistas de una vegetación suficientemente densa que proporcione aislamiento visual, quedando a expensas de visitas incontroladas. En el caso de la zona de Calderón, la situación es menos problemática por tratarse de una zona militar de acceso restringido. No ocurre así con la laguna de la Ballestera, rodeada por la carretera de La Lantejuela a El Rubio, al norte, y una vía pecuaria al sur, por lo que tiene que soportar un tráfico constante por sus inmediaciones.

3.3.3. Propuesta de modificación de límites

Redefinición de límites


La Ley 2/1989, de 18 de julio, por la que se aprueba el Inventario de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía y se establecen medidas adicionales para su protección, definió el límite de la Laguna de Calderón Chica basándose en el Catastro de Rústica del término municipal de Osuna. Dicho documento, describe las distintas parcelas y/o espacios sin referencia geográfica alguna, apoyándose en cartografía de gran imprecisión. Asimismo, la descripción que la citada Ley contiene del límite de la Laguna de La Ballestera no se ajusta a la delimitación lógica y funcional del espacio debido a la propia dinámica de los ecosistemas afectados.

Estas deficiencias derivaron a la propia definición que la Ley 2/1989, de 18 de julio, establecía de los límites de la Reserva Natural, por lo que la misma quedó delimitada sin elementos de referencia suficientes para una precisa identificación sobre el terreno.

Por otra parte, la definición de los límites de las Zonas Periféricas de Protección no se corresponde con la realidad funcional de estos humedales, quedando fuera de la zona de protección gran parte de la cuenca de recepción, con las consiguientes repercusiones en la conservación y restauración de aquél, a la vez que se incluyen otras zonas que no tienen interés para la conservación del mismo.

Es por esto que se considera esencial proceder a una redefinición de los límites de la Reserva Natural y sus Zonas Periféricas de Protección adaptándolos a su realidad territorial, funcional y ecológica, así como representar dichos límites sobre los nuevos productos de índole cartográfica disponibles, ortofotos y ortoimágenes, para posteriormente proceder a su deslinde y amojonamiento.

Ampliación de límites


El Complejo Endorreico de La Lantejuela estaba constituido originalmente por ocho lagunas que ocupaban una superficie cercana a las 800 Ha, de las cuales sólo han permanecido, hasta la actualidad, las dos lagunas declaradas Reserva Natural por la Ley 2/1989, de 18 de julio.

Este conjunto de humedales fue uno de los más interesantes complejos palustres ibéricos, con sistemas salinos muy singulares en Europa. Estos ambientes, de condiciones extremas muy peculiares, tienen un gran valor para la investigación de procesos evolutivos, biogeográficos, geomorfológicos, etc., constituyendo asimismo el soporte de numerosas comunidades animales y vegetales aún poco conocidas y alguna de ellas en peligro de extinción. Todo ello ha sido puesto de manifiesto en numerosas reuniones internacionales como las de Ramsar, Camberra o Grado y forma parte de numerosas Directivas y Reglamentos Comunitarios (normativas 75/77 CEE, 76/51 CEE, 78/659 CEE, 79/409 CEE, 82/72 CEE, 92/43 CEE, etc.) instando en ellos a su conservación y regeneración.

La mayor parte de las lagunas que formaban parte del complejo se encuentran actualmente desecadas o cultivadas, si bien, en algunos casos, esta actividad ha sido abandonada por falta de rentabilidad. De todas ellas, la Laguna de Turquilla es la de menor salinidad y profundidad. Se inunda en los años lluviosos y presenta, en los años que no se laborea, una densa cobertura vegetal que contrasta con la escasa vegetación de las restantes. Es precisamente la menor salinidad de esta laguna, la característica diferenciadora que proporcionaría mayor diversidad al complejo endorreico. Por su parte, la laguna de Calderón Grande sería, en el caso de recuperarse, la segunda en superficie de toda Andalucía. En otros tiempos fue una laguna muy importante para la invernada y reproducción de multitud de especies, algunas de ellas, como la grulla y la avutarda, actualmente en peligro de desaparecer de la zona.

El interés ecológico y naturalístico de estas lagunas es, por tanto, excepcionalmente alto por constituir uno de los últimos restos de un ecosistema escaso en la naturaleza y cada vez más amenazado debido a la desecación o contaminación de otras zonas húmedas similares.

Por todo ello, en 1986, el Plan Especial de Protección del Medio Físico de la provincia de Sevilla clasificó a la hoya de Turquilla como Zona Húmeda (ZH-2) y la de Calderón Grande como Zona Húmeda Transformada (ZT-19). Más recientemente, el Parlamento de Andalucía aprobó en sesión celebrada el 7 de septiembre de 1999 una Proposición no de Ley en comisión 5-97/PNLC-00288, relativa a la inclusión de las lagunas Turquilla y Calderón Grande en la Reserva Natural Complejo Endorreico de la Lantejuela.

La recuperación y protección de las lagunas de Turquilla y Calderón Grande aportaría al complejo mayor diversidad y mejoraría su función de soporte de ecosistemas y especies de gran valor ecológico, incrementando el valor del complejo que ya ha merecido su declaración como Reserva Natural.
1   ...   16   17   18   19   20   21   22   23   ...   48

similar:

Porn rerservas Naturales de Sevilla iconSevilla, 10 de Febrero de 2015

Porn rerservas Naturales de Sevilla iconColectivo universitario sénior. Sevilla

Porn rerservas Naturales de Sevilla iconGrado en biología por la universidad de sevilla

Porn rerservas Naturales de Sevilla iconP. I. Hacienda dolores c/2 nave 14-16, alcala de guadaira (sevilla)

Porn rerservas Naturales de Sevilla iconDirección: C/ Honderos Nº 3 3ºb c. P: 41009 Sevilla Teléfono

Porn rerservas Naturales de Sevilla iconCiclos formativos de grado medio en sevilla capital y provincia

Porn rerservas Naturales de Sevilla iconPropuesta de integración de la competencia general “Gestión de la...

Porn rerservas Naturales de Sevilla icon1/ Primeros pasos en el Al-Ándalus
«Lugar donde Colón organizó su proyecto…»; La Giralda de Sevilla; la Mezquita de Córboda y La Alhambra en Granada

Porn rerservas Naturales de Sevilla iconSevilla / «Siempre hay salida», mensaje de la asociación pro vida
«Me dejó embarazada, se buscó a otra y me la pasó por delante y eso no lo tolero»

Porn rerservas Naturales de Sevilla iconManuel Filpo Cabana catálogo de casos ovni en sevilla ( 1960 – 1980...


Medicina





Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com