Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice




descargar 0.53 Mb.
títuloCatecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice
página32/42
fecha de publicación09.02.2018
tamaño0.53 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Documentos > Documentos
1   ...   28   29   30   31   32   33   34   35   ...   42

DOMINGO XXI ORDINARIO (inizio)


Si eres el Pan de vida eterna; si sólo tú tienes palabras de vida eterna, ¿quién no acudirá a ti, Señor?”
Jos 24,1-2a.15-17.18b: “Nosotros serviremos al Señor: !es nuestro Dios!”
Sal 33,2-3.16-17.18-19.20-21.22-23: “Gustad y ved qué bueno es el Señor”.
Ef 5,21-32: “Es éste un gran misterio; y yo lo refiero a Cristo y a la Iglesia”
Jn 6,60-69: “¿A quién vamos a acudir? Tú tienes palabras de vida eterna”
El pueblo renueva su Alianza con Dios. La resolución de servirle no admite dudas. Lo mucho que ha hecho Dios por su pueblo era el motivo de fidelidad.

¿Qué harán todos aquellos discípulos ante lo mucho que les queda por oír acerca de los misterios de Jesús y el Padre? Si no han sido capaces de asimilar estas verdades, ¿qué sucederá en el futuro? Jesús recordará que es el “Espíritu el que da la vida” y que, como ya le dijo a Nicodemo, “aquí la carne nada vale”.

El desafío a los “Doce” es la ocasión que aprovecha san Juan para llamar por vez primera así a los que hasta ahora había denominado como discípulos. Reaccionaron como debían: “Tú tienes palabras de vida eterna”. Lo mismo que los israelitas proclamaron “!Lejos de nosotros abandonar al Señor!”, ahora los Doce harán lo propio.
¿Qué impresión causarían el Papa y los obispos si, ante la oleada de críticas que constantemente suscita su doctrina en sectores de la sociedad, “rebajaran” las exigencias del Evangelio a fin de hacerse más “simpáticos” y “caer bien”? Con un pensamiento o una doctrina se puede estar de acuerdo o no. Pero, desde luego, hay algo muy cierto que hay que proclamar: una doctrina coherente consigo misma y que no abdica de lo fundamental, es algo muy serio.
_ “La fe cristiana no es una ``religión del Libro''. El cristianismo es la religión de la ``Palabra'' de Dios, ``no de un verbo escrito y mudo, sino del Verbo encarnado y vivo''. Para que las Escrituras no queden en letra muerta, es preciso que Cristo, Palabra eterna del Dios vivo, por el Espíritu Santo, nos abra el espíritu a la inteligencia de las mismas” (108).

_ “La práctica de las palabras del Señor está resumida en la regla de oro: ``Todo cuanto queráis que os hagan los hombres, hacédselo también vosotros; porque ésta es la Ley y los profetas'' (Mt 7,12)” (1970; cf. 1971).

_ “``La palabra de Dios, que es fuerza de Dios para la salvación del que cree, se encuentra y despliega su fuerza de modo privilegiado en el Nuevo Testamento'' (DV 17). Estos escritos nos ofrecen la verdad definitiva de la Revelación divina. Su objeto central es Jesucristo, el Hijo de Dios encarnado, sus obras, sus enseñanzas, su pasión y su glorificación, así como los comienzos de su Iglesia bajo la acción del Espíritu Santo” (124).
_ “El primer anuncio de la Eucaristía dividió a los discípulos, igual que el anuncio de la pasión los escandalizó: ``Es duro este lenguaje, ¿quién puede escucharlo?'' (Jn 6,60). La Eucaristía y la cruz son piedras de tropiezo... ``¿También vosotros queréis marcharos?'' (Jn 6,67): esta pregunta del Señor resuena a través de las edades, invitación de su amor a descubrir que sólo Él tiene ``palabras de vida eterna'' (Jn 6,68), y que acoger en la fe el don de su Eucaristía es acogerlo a Él mismo” (1336).
_ “Nosotros también seremos dignos de estos bienes si siempre seguimos a nuestro Salvador, y, si no solamente en esta Pascua nos purificásemos, sino toda nuestra vida la juzgásemos como una solemnidad, y siempre unidos a Él y nunca apartados le dijésemos: ``Tú tienes palabras de vida eterna, ¿adónde iremos? Y si alguna vez nos hemos apartado, volvamos por la confesión de nuestras trasgresiones, no guardando rencor contra nadie, sino mortifiquemos con el espíritu los actos del cuerpo''” (San Atanasio, cart. 10).
Nuestra manera de pensar armoniza con la Eucaristía, y a su vez, la Eucaristía confirma nuestra manera de pensar.

DOMINGO XXII ORDINARIO (inizio)


Aceptad dócilmente la Palabra que ha sido plantada y que es capaz de salvaros”
Dt 4,1-2.6-8: “No añadáis nada a lo que os mando... así cumpliréis los preceptos del Señor”
Sal 14,2-3a.3bc-4ab.5: “Señor, ¿quién puede hospedarse en tu tienda?”
St 1,17-18.21b-22.27: “Llevad a la práctica la Palabra”
Mc 7,1-8a.14-15.21-23: “Dejáis a un lado el mandamiento de Dios, para aferraros a la tradición de los hombres”
Moisés exhorta a su pueblo destacando que Dios está en medio de ellos y pueden escucharle; Israel ha recibido de Dios una ley como ningún otro pueblo la tiene; recuerda a la teofanía del Sinaí en que el pueblo oyó a Dios pero no le vio.

Después de una larga explicación acerca del rito de lavarse las manos Jesús marca la frontera entre la ley y Él. No existe paralelo alguno en la literatura rabínica de lo que Jesús dice seguidamente. Sus consecuencias se verán cuando la Iglesia se enfrente con el problema de los conversos de la gentilidad.
Hoy nos hallamos en el polo opuesto con el que Jesús se enfrentó. Si Él tuvo que luchar contra el legalismo, hoy hay que esforzarse por poner de relieve la heteronomía. Con la falsa defensa de la libertad, hoy se presenta cualquier mandato o precepto como imposición destructora del hombre y de su iniciativa personal. “Los mandamientos, dice Juan Pablo II, constituyen la primera etapa necesaria en el camino hacia la libertad” (VS, 13).

Abolida la esclavitud se rechaza la opresión del hombre por el hombre, pero ¿y la opresión del hombre por sí mismo?
_ “Después de la etapa de los patriarcas, Dios constituyó a Israel como su pueblo salvándolo de la esclavitud de Egipto. Estableció con él la alianza del Sinaí y le dio por medio de Moisés su Ley, para que lo reconociese y le sirviera como al único Dios vivo y verdadero, Padre providente y juez justo, y para que esperase al Salvador prometido” (62; cf. 63).

_ “Esta pedagogía de Dios aparece especialmente en el don de la Ley. La letra de la Ley fue dada como un ``pedagogo'' para conducir al Pueblo hacia Cristo (Ga 3,24). Pero su impotencia para salvar al hombre privado de la ``semejanza'' divina y el conocimiento creciente que ella da del pecado suscitan el deseo del Espíritu Santo” (708).
_ Decidir en conciencia:

“Ante la necesidad de decidir moralmente, la conciencia puede formular un juicio recto de acuerdo con la razón y con la ley divina, o al contrario un juicio erróneo que se aleja de ellas” (1786).

_ “En todos los casos son aplicables las siguientes reglas: nunca está permitido hacer el mal para obtener un bien; la ``regla de oro'': ``Todo cuanto queráis que os hagan los hombres, hacédselo también vosotros'' (Mt 7,12); la caridad actúa siempre en el respeto del prójimo y de su conciencia. ``Lo bueno es... no hacer cosa que sea para tu hermano ocasión de caída, tropiezo o debilidad'' (Rom 14,21)” (1789).
_ “Él (san Pablo) reconoce la función pedagógica de la Ley, la cual, al permitirle al hombre pecador valorar su propia impotencia y quitarle la presunción de la autosuficiencia, lo abre a la invocación y a la acogida de la ``vida en el Espíritu''. Sólo en esta vida nueva es posible practicar los mandamientos de Dios. En efecto, es por la fe en Cristo como somos hechos justos: la ``justicia'' que la Ley exige, pero que ella no puede dar, la encuentra todo creyente manifestada y concedida por el Señor Jesús” (Juan Pablo II, VS 23).
Llevar a la vida los mandatos de Dios por amor a Jesucristo es la mejor lección de libertad que podemos dar al mundo.

1   ...   28   29   30   31   32   33   34   35   ...   42

similar:

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconSelección de las principales referencias al cristianismo y a la Iglesia...

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconDe la subcomisión para la coordinación del transporte de mercancías peligrosas por carretera

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconEl Papa a Scalfari: asì cambiaré la Iglesia "Jovenes sin trabajo, uno de los males del mundo"
«Cierto, usted tiene razon, pero se refiere tambien a la Iglesia, más bien sobre todo a la Iglesia porque esta situacion no hiere...

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconProyecto piloto apoyado por la Comisión Europea en el marco del programa Sócrates
«Las Instituciones de Enseñanza Superior apoyan una dinámica de creación de un marco para regular la compatibilidad de las cualificaciones...

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconEl descubrimiento de la enseñanza huna max freedom long indice

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconC apítulo I catecismo de la química superior
«lavarse las manos con gran cantidad de agua». Es una alusión a la purificación previa y necesaria para recibir

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconI. introduccióN
«profético», no ha sido todavía plena y cordialmente asumido. Surgen aquí y allá dudas sobre su exacta interpretación y aplicación...

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconWebs interesantes para el profesorado de religión católica

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconCrear un grupo de cardenales para asesorarle en el gobierno de la Iglesia universal

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconKarl von Eckarthausen. Catecismo de la química superior


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com