Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice




descargar 0.53 Mb.
títuloCatecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice
página33/42
fecha de publicación09.02.2018
tamaño0.53 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Documentos > Documentos
1   ...   29   30   31   32   33   34   35   36   ...   42

DOMINGO XXIII ORDINARIO (inizio)


Cuando hables, serás un signo para ellos y sabrán que yo soy el Señor”
Is 35,4-7a: “Los oídos del sordo se abrirán, la lengua del mudo cantará”
Sal 145,7.8-9a.9bc-10: “Alaba, alma mía, al Señor”
St 2,1-5: “¿Acaso no ha elegido Dios a los pobres para hacerlos herederos del Reino?”
Mc 7,31-37: “Hace oír a los sordos y hablar a los mudos”
Eran demasiadas las calamidades sufridas por el pueblo como para mantener fácilmente la esperanza. El profeta dice que Dios se sigue acordando de ellos, y se dirige especialmente a los más débiles, “a los cobardes de corazón”. La profusión de imágenes de las que se sirve Isaías revelan que gran parte de lo prometido se cumplirá en los días de Jesús.

No es infrecuente que Jesús haga signos “sacramentales” (la saliva; tocarle la lengua, etc.) que servirían como elementos catequéticos en la comunidad primitiva. La palabra hebrea “Effetá”, “ábrete”, evoca a Ez 24,27: “Tu boca se abrirá, y hablarás”.

La expresión “con más insistencia lo proclamaban ellos” es una manera de mencionar la predicación evangélica en los primeros momentos... y el “todo lo ha hecho bien” puede ser una evocación del Génesis.
Nuestro tiempo es el de las grandes comunicaciones. Pasará a la historia como la época de los grandes medios. La cultura de la comunicación pretende hacer llegar todo y lo más pronto posible a cualquier lugar, de manera que en cualquier punto de la tierra esté la noticia de modo casi instantáneo. Pero, a la vez, se comprueba el incremento de la incomunicación y de la soledad. ¿Será que la gente a fuerza de oír no escucha? ¿Será que ha llegado a la conclusión de que no merece la pena atender?
_ “La verdad de la palabra, expresión racional del conocimiento de la realidad creada e Increada, es necesaria al hombre dotado de inteligencia, pero la verdad puede también encontrar otras formas de expresión humana, complementarias, sobre todo cuando se trata de evocar lo que entraña de indecible, las profundidades del corazón humano, las elevaciones del alma, el Misterio de Dios” (2500).

_ “A menudo Jesús pide a los enfermos que crean. Se sirve de signos para curar: saliva e imposición de manos, barro y ablución. Los enfermos tratan de tocarlo ``pues salía de Él una fuerza que los curaba a todos'' (Lc 6,19). Así, en los sacramentos, Cristo continúa ``tocándonos'' para sanarnos” (1504; cf. 1503).

_ “En su predicación, el Señor Jesús se sirve con frecuencia de los signos de la creación para dar a conocer los misterios del Reino de Dios. Realiza sus curaciones o subraya su predicación por medio de signos materiales. Da un sentido nuevo a los hechos y a los signos de la Antigua Alianza porque Él mismo es el sentido de todos esos signos” (1151).
_ “La caridad y el respeto de la verdad deben dictar la respuesta a toda petición de información o de comunicación. El bien y la seguridad del prójimo, el respeto de la vida privada, el bien común, son razones suficientes para callar lo que no debe ser conocido, o para usar un lenguaje discreto. El deber de evitar el escándalo obliga con frecuencia a una estricta discreción. Nadie está obligado a revelar una verdad a quien no tiene derecho a conocerla” (2489).
_ “El recto ejercicio de este derecho exige que, en cuanto a su contenido, la comunicación sea siempre verdadera e íntegra, salvadas la justicia y la caridad; además, en cuanto al modo, ha de ser honesta y conveniente, es decir, debe respetar escrupulosamente las leyes morales, los derechos legítimos y la dignidad del hombre, tanto en la búsqueda de la noticia como en su divulgación (IM 5,2)” (2494).
El hombre es oyente de la Palabra de Dios porque Dios siempre quiso comunicarse Él mismo y su Buena Noticia.

DOMINGO XXIV ORDINARIO (inizio)


Dios no perdonó a su propio Hijo, sino que lo entregó por nosotros”
Is 50,5-9a: “Ofrecí la espalda a los que me apaleaban”
Sal 114,1-2.3-4.5-6.8-9: “Caminaré en presencia del Señor en el país de la vida”
St 2,14-18: “La fe, si no tiene obras, está muerta”
Mc 8,27-35: “Tú eres el Mesías... El Hijo del hombre tiene que padecer mucho”

El Siervo repite lo que se le ha dicho: “Me ha abierto el oído” indica la revelación que ha recibido; “mesaban la barba” evoca el desprecio de su dignidad personal; “no oculté el rostro....” se cumplió en Jesucristo ante Pilatos y los soldados.

Por primera vez en san Marcos los discípulos reconocen a Jesús como Mesías. Pedro es el primero de los hombres en confesar a Jesús como el Mesías esperado. Es un profundo acto de fe proclamada. La prohibición posterior está vinculada con el secreto mesiánico, y con la predicción de la pasión que sigue a continuación.

Jesús quiere que ya que le aceptan como Mesías, le acepten tal como los sucesos futuros les harán ver. Con la expresión “el Hijo del hombre tiene que padecer” unirá en una sola las figuras del Mesías juez glorioso y la del Siervo doliente. Y lo último se dirá en el kerigma apostólico.
Nuestra sociedad está convencida de que el sufrimiento no sirve para nada. Y no es que se aborrezca por estéril, sino que se detesta en sí mismo. Y aquello que se rechaza no puede ser considerado válido bajo ningún aspecto, ni siquiera por el heroísmo. Porque, como es gratuito, cada día cuenta con menos adeptos.
_ “Como se iban cumpliendo los días de su asunción, Él se afirmó en su voluntad de ir a Jerusalén”. Por esta decisión, manifestaba que subía a Jerusalén dispuesto a morir. En tres ocasiones había repetido el anuncio de su Pasión y de su Resurrección. Al dirigirse a Jerusalén dice: “No cabe que un profeta perezca fuera de Jerusalén (Lc 13,33)” (557).

_ “La Iglesia permanece fiel a ``la interpretación de todas las Escrituras'' dada por Jesús mismo, tanto antes como después de su Pascua: ``¿No era necesario que Cristo padeciera eso y entrara así en su gloria?'' (Lc 24,26-27,44-45)” (572).
_ “Como última purificación de su fe, se le pide al ``que había recibido las promesas'' (Hb 11,17) que sacrifique al hijo que Dios le ha dado. Su fe no vacila: ``Dios proveerá el cordero para el holocausto'' (Gn 22, 8), ``pensaba que poderoso era Dios aun para resucitar de entre los muertos'' (Hb 11,19). Así, el padre de los creyentes se hace semejante al Padre que no perdonará a su propio Hijo sino que lo entregará por todos nosotros. La oración restablece al hombre en la semejanza con Dios y le hace participar en la potencia del amor de Dios que salva a la multitud” (2572).
_ “Con esta revelación del Padre y con la efusión del Espíritu Santo, que marcan un sello imborrable en el misterio de la Redención, se explica el sentido de la Cruz y de la muerte de Cristo. El Dios de la Creación se revela como Dios de la Redención, como Dios que es fiel a sí mismo, fiel a su amor y al hombre y al mundo, ya revelado el día de la Creación. El suyo es amor que no retrocede ante nada de lo que el mismo exige la justicia.. Y sobre todo el amor es más grande que el pecado, que la debilidad, ``que la vanidad de la creación'', más fuerte que la muerte; es amor siempre dispuesto a aliviar y a perdonar...” (Juan Pablo II, RH 9).
Una cosa es el Cristo que nos gustaría reconocer y otra el Cristo tal como se presenta Él mismo. Lo primero es voluntarismo y error; la fe nos hace aceptarle también como Siervo.

1   ...   29   30   31   32   33   34   35   36   ...   42

similar:

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconSelección de las principales referencias al cristianismo y a la Iglesia...

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconDe la subcomisión para la coordinación del transporte de mercancías peligrosas por carretera

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconEl Papa a Scalfari: asì cambiaré la Iglesia "Jovenes sin trabajo, uno de los males del mundo"
«Cierto, usted tiene razon, pero se refiere tambien a la Iglesia, más bien sobre todo a la Iglesia porque esta situacion no hiere...

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconProyecto piloto apoyado por la Comisión Europea en el marco del programa Sócrates
«Las Instituciones de Enseñanza Superior apoyan una dinámica de creación de un marco para regular la compatibilidad de las cualificaciones...

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconEl descubrimiento de la enseñanza huna max freedom long indice

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconC apítulo I catecismo de la química superior
«lavarse las manos con gran cantidad de agua». Es una alusión a la purificación previa y necesaria para recibir

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconI. introduccióN
«profético», no ha sido todavía plena y cordialmente asumido. Surgen aquí y allá dudas sobre su exacta interpretación y aplicación...

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconWebs interesantes para el profesorado de religión católica

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconCrear un grupo de cardenales para asesorarle en el gobierno de la Iglesia universal

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconKarl von Eckarthausen. Catecismo de la química superior


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com