Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice




descargar 0.53 Mb.
títuloCatecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice
página34/42
fecha de publicación09.02.2018
tamaño0.53 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Documentos > Documentos
1   ...   30   31   32   33   34   35   36   37   ...   42

DOMINGO XXV ORDINARIO (inizio)


Seguimos al que no ha venido a ser servido, sino a servir”
Sb 2,12.17-20: “Lo condenaremos a muerte ignominiosa”
Sal 53,3-4.5.6 y 8: “El Señor sostiene mi vida”
St 3,16-4,3: “Los que procuran la paz están sembrando la paz; y su fruto es la justicia”
Mc 9,30-37: “El Hijo del Hombre va a ser entregado... Quien quiera ser el primero, que sea el servidor de todos”
Parece que el texto de Sabiduría se refiere a aquellos judíos que creían tener razón en su norma de vida y se enfrentan con cualquiera que se oponga a ellos.

Es la segunda predicción que hace Jesús de su muerte. La fórmula nueva: “Será entregado”, puede ser interpretada en el sentido de la traición de Judas o en el de su entrega a la muerte según los designios de Dios.

La instrucción siguiente, repetición de lo que sucedió ante la petición de los hijos de Zebedeo, muestra, una vez más, cómo Jesús ha de enfrentarse con la incomprención de sus discípulos. No desaprovecha la ocasión para una catequesis, sobre Él mismo y sobre lo que ellos habrán de hacer.
Entre los seguidores de Jesús, sigue hoy habiendo quienes miran la Cruz con recelo. La idea de hacernos siervos como Él no nos apasiona demasiado. Sin embargo, ¿se puede ejercer el sacerdocio _por ejemplo_ de otra manera? ¿Se puede servir al pueblo de Dios sin parecerse al que dio la vida en rescate por muchos? ¿No resulta apasionante, como a los discípulos, intentar el medro personal a la sombra de Cristo? Pero ya sabemos cómo reacciona Jesús ante esas intenciones.
_ “El carácter de servicio del ministerio eclesial está intrínsecamente ligado a la naturaleza sacramental. En efecto, enteramente dependiente de Cristo que da misión y autoridad, los ministros son verdaderamente ``esclavos de Cristo'' (Rm 1,1), a imagen de Cristo que, libremente, ha tomado por nosotros ``la forma de esclavo'' (Flp 2,7)” (876).

_ Carácter de servicio del ministerio eclesial:

“El carácter de servicio del ministerio eclesial está intrínsecamente ligado a la naturaleza sacramental. En efecto, enteramente dependiente de Cristo que da misión y autoridad, los ministros son verdaderamente ``esclavos de Cristo'' (Rm 1,1), a imagen de Cristo que, libremente, ha tomado por nosotros ``la forma de esclavo'' (Flp 2,7). Como la palabra y la gracia de la cual son ministros no son de ellos, sino de Cristo que se las ha confiado para los otros, ellos se harán libremente esclavos de todos” (876).
_ El sacerdocio ministerial, verdadero servicio

“Este sacerdocio es ministerial. ``Esta función, que el Señor confió a los pastores de su pueblo, es un verdadero servicio'' (LG 24). Está enteramente referido a Cristo y a los hombres. Depende totalmente de Cristo y de su sacerdocio único, y fue instituido en favor de los hombres y de la comunidad de la Iglesia. El sacramento del Orden comunica ``un poder sagrado'', que no es otro que el de Cristo. El ejercicio de esta autoridad debe, por tanto, medirse según el modelo de Cristo, que por amor se hizo el último y el servidor de todos” (1551).
_ “Y, siendo que (san Pablo) podía recordar muchos aspectos grandiosos y divinos de Cristo, no dijo que se gloriaba de estas maravillas _que hubiese creado el mundo, cuando, como Dios que era, se hallaba junto al Padre, y que hubiese imperado sobre el mundo, cuando era hombre como nosotros_, sino que dijo: ``Dios me libre de gloriarme si no es en la cruz de nuestro Señor Jesucristo''” (San Agustín, Serm Güelferb. 3).
Quien, pudiendo servir domina, es de este mundo; quien pudiendo dominar, sirve, es de Cristo.

DOMINGO XXVI ORDINARIO (inizio)


El que hace el bien hace lo que Dios quiere”

Nm 11, 25-29: “¿Estás celoso de mí? !Ojalá todo el pueblo del Señor fuera profeta!
Sal 18,8.10.12-13.14: “Los mandatos del Señor son rectos, alegran el corazón”
St 5,1-6: “Vuestra riqueza está corrompida”
Mc 9,38-43.45.47-48: “El que no está contra nosotros está a favor nuestro. Si tu mano te hace caer, córtatela”
Cuando dos ancianos no elegidos por Moisés comienzan a profetizar son “denunciados”. Sin embargo, a Moisés esto no le importa mucho y expresa el deseo de que todo el pueblo se comporte así. Ya dirá Joel que, en tiempos mesiánicos, en todas las capas sociales se manifestará el Espíritu.

Comienza ahora san Marcos una serie de textos de carácter catequético, que empieza con el pasaje del “que echaba demonios”. Jesús se va a mostrar no solamente “comprensivo” con quien esto hace, sino que le considerará de los suyos. El hecho de que no le difamara era importante allí donde muchos hablaban mal de Él.

Las advertencias sobre el pie, la mano y el ojo tendrían un gran sentido en el ambiente de las persecuciones, y tal vez se comprendan mejor en ese contexto.
Compartir no es ganar necesariamente a otro, restándole méritos. Lo noble es descubrir el bien esté donde esté y fomentarlo. Lo demás es creer que sólo nosotros somos buenos.
_ El juicio moral sobre las acciones propias y ajenas:

“El desconocimiento de Cristo, los malos ejemplos recibidos de otros, la servidumbre de las pasiones, la pretensión de una mal entendida autonomía de la conciencia, el rechazo de la autoridad de la Iglesia y de su enseñanza, la falta de conversión y de caridad pueden conducir a desviaciones del juicio en la conducta moral” (1792).

_ “El escándalo adquiere una gravedad particular según la autoridad de quienes lo causan o de la debilidad de quienes lo padecen. Inspiró a nuestro Señor esta maldición: ``Al que escandalice a uno de estos pequeños que creen en mí, más le vale que le cuelguen al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos y le hundan en lo profundo del mar'' (Mt 18,6). El escándalo es grave cuando es causado por quienes, por naturaleza o por función, están obligados a enseñar y educar a los otros. Jesús, en efecto, lo reprocha a los escribas y fariseos: los compara a lobos disfrazados de corderos” (2285).
_ “La persona humana participa de la luz y la fuerza del Espíritu divino. Por la razón es capaz de comprender el orden de las cosas establecido por el Creador. Por su voluntad es capaz de dirigirse por sí misma a su bien verdadero. Encuentra su perfección en la búsqueda y el amor de la verdad y del bien” (1704).
_ “Pero si alguien me dice: No sé qué hacer; ese hombre predica a Cristo, indica el camino para seguirle, se dice discípulo suyo, afirma que anuncia la verdad, ¿cómo no voy a seguir a quien enseña tales cosas?, responderé: Tiene una cosa en su lengua y otra en su conciencia. Me dirás: ¿Y por dónde lo sé? ¿Acaso puedo yo leer las conciencias? Yo oigo que habla de Cristo y creo que profesa lo que oigo. No te engañe el hijo de la falsedad, y, si tú eres hijo de la verdad, aprende, !oh cristiano!, que deseas oír y ver a Cristo. Si alguno te predicase a Cristo, examina y considera qué Cristo te predica y en dónde te lo predica” (San Agustín, cant. nov. 4-5).
Dividir la sociedad entre unos y otros, buenos y malos, mejores y peores... es siempre ceder a la tentación de colocarnos en el mejor de los lados.


1   ...   30   31   32   33   34   35   36   37   ...   42

similar:

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconSelección de las principales referencias al cristianismo y a la Iglesia...

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconDe la subcomisión para la coordinación del transporte de mercancías peligrosas por carretera

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconEl Papa a Scalfari: asì cambiaré la Iglesia "Jovenes sin trabajo, uno de los males del mundo"
«Cierto, usted tiene razon, pero se refiere tambien a la Iglesia, más bien sobre todo a la Iglesia porque esta situacion no hiere...

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconProyecto piloto apoyado por la Comisión Europea en el marco del programa Sócrates
«Las Instituciones de Enseñanza Superior apoyan una dinámica de creación de un marco para regular la compatibilidad de las cualificaciones...

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconEl descubrimiento de la enseñanza huna max freedom long indice

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconC apítulo I catecismo de la química superior
«lavarse las manos con gran cantidad de agua». Es una alusión a la purificación previa y necesaria para recibir

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconI. introduccióN
«profético», no ha sido todavía plena y cordialmente asumido. Surgen aquí y allá dudas sobre su exacta interpretación y aplicación...

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconWebs interesantes para el profesorado de religión católica

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconCrear un grupo de cardenales para asesorarle en el gobierno de la Iglesia universal

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconKarl von Eckarthausen. Catecismo de la química superior


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com