Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice




descargar 0.53 Mb.
títuloCatecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice
página37/42
fecha de publicación09.02.2018
tamaño0.53 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Documentos > Documentos
1   ...   34   35   36   37   38   39   40   41   42

DOMINGO XXXI ORDINARIO (inizio)


¿Por la fe privamos a la ley de su valor? !De ningún modo! Más bien la afianzamos”

Dt 6,2-6: “Escucha, Israel: Amarás al Señor, con todo el corazón”
Sal 17,2-3a.3bc-4.47 y 51ab: “Yo te amo, Señor, tú eres mi fortaleza”
Hb 7,23-28: “Como permanece para siempre, tiene el sacerdocio que no pasa”
Mc 12,28-34: “No estás lejos del Reino de Dios”
No le importa al autor sagrado repetir cuantas veces sean necesarias la idea de que Israel tiene que ser fiel a Yavé porque le ha llevado a la tierra prometida. Por eso el “amarás al Señor tu Dios con todo el corazón”, lo llevaban tan profundamente clavado en el alma y en los labios que todo israelita recita a diario la “semá” (escucha). Pero, lejos del temor ante Dios, el amor ha de mover a su pueblo para cumplir con lo mandado. Ese método recordatorio: “Las escribirás en las jambas de tu casa”, se tomó al pie de la letra en algún momento, y se guardaba a la entrada de las casas una cajita (mezuza), con este texto escrito.

Jesús, repitiendo la “semá”, conserva intacto aquel precepto. Se incluía también al prójimo, sin excluir a los extranjeros. Lo original de Jesús es unir ambos mandatos en un solo principio moral. Una expresión, “no estás lejos del Reino de Dios”, señala que aún le faltaba algo a aquel escriba.
Por más que muchas leyes no se acepten porque para algunos son equivalentes a la pérdida de libertad, sin ellas, el mundo será un caos. Cuando la sociedad toma conciencia de que ayudan a ser libres, no solamente las cumple, sino que las agradece. Al fin y al cabo somos nosotros mismos los que nos damos los cauces de paz y armonía.
_ “Maestro, ¿qué he de hacer...?”:

“Cuando le hacen la pregunta, ``¿cuál es el mandamiento mayor de la Ley?'' (Mt 22,36), Jesús responde: ``Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Éste es el mayor y el primer mandamiento. El segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos penden toda la Ley y los Profetas'' (Mt 22,37-

40). El Decálogo debe ser interpretado a la luz de este doble y único mandamiento de la caridad, plenitud de la Ley” (2055).
_ La Ley nueva, ley del amor:

“La Ley nueva es llamada ley de amor, porque hace obrar por el amor que infunde el Espíritu Santo más que por el temor; ley de gracia, porque confiere la fuerza de la gracia para obrar mediante la fe y los sacramentos; ley de libertad, porque nos libera de las observancias rituales y jurídicas de la Ley antigua, nos inclina a obrar espontáneamente bajo el impulso de la caridad y nos hace pasar de la condición del siervo ``que ignora lo que hace su señor'', a la de amigo de Cristo, ``porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer'' (Jn 15,15), o también a la condición de hijo heredero” (1972).
_ “Hubo..., bajo el régimen de la antigua alianza, gentes que poseían la caridad y la gracia del Espíritu Santo y aspiraban ante todo a las promesas espirituales y eternas, en lo cual se adherían a la ley nueva. Y al contrario, existen, en la nueva alianza, hombres carnales, alejados todavía de la perfección de la ley nueva: para incitarlos a las obras virtuosas, el temor del castigo y ciertas promesas temporales han sido necesarias, incluso bajo la nueva alianza. En todo caso, aunque la ley antigua prescribía la caridad, no daba el Espíritu Santo, por el cual ``la caridad es difundida en nuestros corazones'' (Rm 5,5)” (Santo Tomás de Aquino, s. th.,1-2,107,1 ad 2) (1964).
El que cumple la voluntad de Dios por amor ha alcanzado la “libertad gloriosa de los hijos de Dios”.

DOMINGO XXXII ORDINARIO (inizio)


Tu Padre, que ve en lo escondido, te lo pagará”
1 R 17,10-16: “La viuda hizo un panecillo y se lo dio a Elías”
Sal 145,7.8-9a.9bc-10: “Alaba, alma mía, al Señor”
Hb 9,24-28: “Cristo se ha ofrecido una sola vez para quitar los pecados de todos”
Mc 12,38-44: “Esa pobre viuda ha echado más que nadie”
Los relatos de acciones portentosas de los profetas tienen un objetivo muy concreto: realzar su fama, que todos sepan que Dios está con ellos y hay que tenerlos en cuenta.

San Marcos presenta aquí un severísimo juicio. Parecen sentencias entresacadas de algún pasaje más amplio y que se redujo para la catequesis. Las primeras acusaciones de Jesús contra los fariseos adquieren su verdadero sentido en aquella cultura: usar el manto propio de la oración (“tallith”) fuera del templo, era un signo de ostentación de religiosidad; sentarse en el primer banco de la sinagoga, bajo el cual se guardaban los rollos de la ley, era señal de categoría social y se buscaba afanosamente. Si se añaden datos de hipocresía, rapiña y orgullo (“devoran los bienes de las viudas con pretexto de largos rezos”), comprenderemos que Jesús se muestre tan duro con ellos.
En la categoría de famosos suele nuestra sociedad incluir a quienes no ocultan su vida, pese a estar a veces marcada por el escándalo, el esperpento o la extravagancia. Quienes se toman la vida en serio, no suelen ser famosos. Hacen el bien calladamente y, casi sin saberse, llega a muchos.
_ El cumplimiento de la Ley:

“El cumplimiento perfecto de la Ley no podía ser sino obra del divino Legislador que nació sometido a la Ley en la persona del Hijo. En Jesús la Ley ya no aparece grabada en tablas de piedra sino ``en el fondo del corazón'' (Jr 31,33) del Siervo, quien, por ``aportar fielmente el derecho'' (Is 42,3), se ha convertido en ``la Alianza del pueblo'' (Is 42,6). Jesús cumplió la Ley hasta tomar sobre sí mismo ``la maldición de la Ley'' (Ga 3,13) en la que habían incurrido los que no ``practican todos los preceptos de la Ley'' (Ga 3,10), porque ha intervenido su muerte para remisión de las transgresiones de la Primera Alianza (Hb 9,15)” (580).
_ El amor de la Iglesia por los pobres:

“``El amor de la Iglesia por los pobres... pertenece a su constante tradición''. Está inspirado en el Evangelio de las bienaventuranzas, en la pobreza de Jesús, y en su atención a los pobres. El amor a los pobres es también uno de los motivos del deber de trabajar, con el fin de ``hacer partícipe al que se halle en necesidad'' (Ef 4,28). No abarca sólo la pobreza material, sino también las numerosas formas de pobreza cultural y religiosa (cf. CA 57)” (2444).
_ “Zaqueo fue un hombre de gran voluntad y su caridad fue grande. Dio la mitad de sus bienes en limosnas y se quedó con la otra mitad sólo para devolver lo que acaso había defraudado. Mucho dio y mucho sembró. Entonces aquella viuda que dio dos céntimos, ¿sembró poco? No, lo mismo que Zaqueo. Tenía menos dinero pero igual voluntad, y entregó sus dos moneditas con el mismo amor que Zaqueo la mitad de su patrimonio. Si miras lo que dieron, verás que entregan cantidades diversas; pero si miras de dónde lo sacan, verás que sale del mismo sitio lo que da la una que lo que entrega el otro” (San Agustín, Com. Ps 125).
!Qué cortitos de aspiraciones son aquellos que se conforman con el premio de ser vistos! Aquellos que sólo buscan la mirada de Dios aspiran a mucho más: a que el premio sea el mismo Dios.

1   ...   34   35   36   37   38   39   40   41   42

similar:

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconSelección de las principales referencias al cristianismo y a la Iglesia...

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconDe la subcomisión para la coordinación del transporte de mercancías peligrosas por carretera

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconEl Papa a Scalfari: asì cambiaré la Iglesia "Jovenes sin trabajo, uno de los males del mundo"
«Cierto, usted tiene razon, pero se refiere tambien a la Iglesia, más bien sobre todo a la Iglesia porque esta situacion no hiere...

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconProyecto piloto apoyado por la Comisión Europea en el marco del programa Sócrates
«Las Instituciones de Enseñanza Superior apoyan una dinámica de creación de un marco para regular la compatibilidad de las cualificaciones...

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconEl descubrimiento de la enseñanza huna max freedom long indice

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconC apítulo I catecismo de la química superior
«lavarse las manos con gran cantidad de agua». Es una alusión a la purificación previa y necesaria para recibir

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconI. introduccióN
«profético», no ha sido todavía plena y cordialmente asumido. Surgen aquí y allá dudas sobre su exacta interpretación y aplicación...

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconWebs interesantes para el profesorado de religión católica

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconCrear un grupo de cardenales para asesorarle en el gobierno de la Iglesia universal

Catecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza y catequesis subcomisión episcopal para la catequesis índice iconKarl von Eckarthausen. Catecismo de la química superior


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com