Resumen y Referencias al libro






descargar 140.37 Kb.
títuloResumen y Referencias al libro
página12/12
fecha de publicación27.12.2015
tamaño140.37 Kb.
tipoResumen
med.se-todo.com > Economía > Resumen
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   12

Fundamento


Las hipótesis están todas más o menos basadas en conocimiento previo. La mejor fundamentación de las hipótesis es su inclusión en una teoría. Pero incluso la hipótesis mejor fundada debe proponerse con una sonrisa.

A veces la fundamentación de una hipótesis no es muy convincente, o no convence a la ciencia de su tiempo. Por ejemplo, en 1847 el físico vienés I. Semmelweis explicó la mortal fiebre puerperal como consecuencia del transporte involuntario, por comadronas y médicos, de ‘material cadavérico’ manejado en la sala de disección. No se le creyó y terminó en la locura. Según la patología de la época, la enfermedad se desarrolla y reside en nuestros cuerpos (teoría de los factores endógenos).

A veces procedemos poco menos que por ensayo y error, lo que implica una mínima fundamentación de las hipótesis, pero maximiza el número de las que pueden probarse.

En la operación de conjeturar podemos distinguir los grados de:

- Ocurrencias. Predominan en la especulación y la seudociencia

- Empíricas. No están fundamentadas teóricamente, pero sí empíricamente.

- Plausibles. Fundamentadas, pero no contrastadas

- Convalidadas. Fundadas y contrastadas.

La transición entre estos tipos de hipótesis es una de las tareas de la ciencia

Un ejemplo se desarrolla: el de el descubrimiento preobservacional de Neptuno y/o Plutón a raíz de unas anomalías en las órbitas de Urano.

p.289

Contrastabilidad


A toda proposición se le debe poder asignar un valor de verdad, (cierta o falsa). La contrastabilidad empírica es un medio para encontrar valores de verdad factuales. Las llamadas proposiciones de protocolo, formuladas en un lenguaje fenomenalista. (‘Veo en este momento una mancha roja’) no son conocimiento cierto, sino corregible, y sujeto a errores en la percepción, además de no ser mucho su interés científico, aunque al ser las que menos comprometen, son las menos sujetas a error.

Otro problema a la contrastabilidad es la vaguedad, tan frecuente en muchos usos del lenguaje.

La referencia a objeto inescrutables es seguro de incontrastabilidad.

Las hipótesis ad hoc, introducidas frecuentemente para sostener teorías que se empiezan a derrumbar, son un desafío a la contrastabilidad. Ejemplos.

Algunas hipótesis no son incontrastables, pero sí difíciles de contrastar con suficiente amplitud. Por ejemplo el principio de exclusión en biología: ‘Competidores completos no coexisten durante mucho tiempo’

p. 295

Las hipótesis que pueden verse apoyadas por datos empíricos se llaman confirmables (Hay neutrinos), y son más débilmente contrastables; las que pueden verse desconfirmadas se llaman refutables; el resto tiene ambas características a la vez. Las hipótesis probabilitarias son débilmente refutables.

No quiere decirse que las hipótesis deban ser directamente contrastables. Pueden serlo indirectamente, por sus consecuencias contrastables. Si una hipótesis no llega a tener consecuencias contrastables, sólo puede ser desbancada de su posición desde arriba, invalidando las partes superiores de la teoría.

La contrastabilidad pragmática se refiere a la posibilidad de mostrar que la fórmula es conveniente o fecunda.

p. 301

Requisitos


Antes de que una conjetura reciba el título de hipótesis debe demostrar sus consistencia lógica, compatibilidad con el conocimiento existente, y contrastabilidad.

La fuerza lógica de una proposición A es mayor que la de otra B si y sólo si A implica B. Las tautologías tienen pues una fuerza mínima, las contradicciones máxima. En lógica intentamos establecer fórmulas máximamente débiles. En la matemática preferimos en cambio las suposiciones más fuertes compatibles con la lógica, o sea, las afirmaciones que den de sí el conjunto más rico de teoremas recíprocamente coherentes. En las ciencias factuales seguimos una vía intermedia.

Las hipótesis necesitan contenido informativo, y las fórmulas más fuertes pueden almacenar más información. Las verdades formales (su contenido es nulo) y las contradicciones (su contenido es universal, de ellas se deduce todo) son indeseables. También debemos evitar, si se puede, las proposiciones modales, como ‘Es posible volver vivo de la luna’, que se pueden unir sin contradicción a ‘es posible volver muerto de la luna’, y por tanto, dice demasiado. Las hipótesis deben ser sintéticas (no analíticas, sino factualmente significativas) y tener la fuerza lógica máxima respecto de las evidencias empíricas relevantes para ellas.

No deseamos que todas nuestras hipótesis sean deducibles de un determinado cuerpo de conocimiento, pero si que muchas sean deducibles de otras de más alto nivel: deben ser todo lo aproximadamente analíticas que sea posible respecto del cuerpo del conocimiento disponible. En resumen el ideal sería analiticidad máxima respecto de la experiencia y el conocimiento previo, y sinteticidad máxima respecto a la nueva experiencia.

Cuanto más fuerza tiene una fórmula, mayor es la clase de apoyos o falsadores que puede recibir. Cuanto más fuerte es una hipótesis, tanto mayor es su contrastabilidad (K. R. Popper). La contrastabilidad y la fuerza no son, a pesar de ello, interdefinibles. La contrastabilidad depende del conocimiento previo, y los procedimiento empíricos posibles; La hipótesis contrastables no lo son independientemente de todo conocimiento. La existencia de hipótesis ad hoc, que sean inconstrastables independientemente de las hipótesis que protegen, es indeseable. Se permiten algunas hipótesis no claramente contrastables, en, por ej. la mecánica cuántica, pero al menos han de poder ser indirectamente contrastables, gracias a fórmulas de la teoría que sí disfruten de apoyo empírico.

En general, una hipótesis implica una consecuencia contrastable que puede compararse con la experiencia. No decimos que la hipótesis implica a los datos que se pueden producir como evidencia favorable o contraria a la hipótesis.

p. 308

Funciones


Algunos confían exclusivamente en las proposiciones empíricas singulares (empirista), otros admiten sólo las deducidas de los principios eternos de la razón humana (racionalismo), mientras otros sólo tienen en cuenta las derivadas mediante intelección inmediata, total e infalible (intucionismo).

Las hipótesis se presentan en muchos pasos de la investigación, por ejemplo cuando resumimos y generalizamos las observaciones, al intentar interpretar generalizaciones previas, al justificar o fundamentar nuestras opiniones, o durante el curso de un experimento de contrastación. No hay piezas autocontenidas de la ciencia, que no contengan hipótesis. Por sus funciones, detectamos varios tipos de hipótesis:

- Para la generalización de la experiencia

- Como desencadenadores de la inferencia, si se sospecha su falsedad, para ayudar a demostrarlo, muchas veces por el método de reducción al absurdo.

- Como guías de las investigación

- Hipótesis explicativas, para la interpretación.

- Protección de otras hipótesis. Así, por ejemplo, Harvey en 1628 lanzó la hipótesis de que pequeños capilares unen arterias con venas, para proteger su hipótesis de la circulación de la sangre. Posteriormente se detectaron con el microscopio.

p. 313

Las hipótesis más complejas son menos deseables, por que suponen demasiado, que las más simples. La argumentación basada en la simplicidad tiene mucha fuerza en estadios preteoréticos. {En gravedad, por ejemplo, es sencilla la dependencia del inverso de los cuadrados, pero no es la más sencilla imaginable).

Salvo los convencionalistas, que no hacen remilgos a las hipótesis ad hoc, estás están mal vistas. Se les debe exigir que sean contrastables por separado. Como ejemplo, baste citar la teoría de los isótopos, propuesta para salvar la teoría del número discreto de partículas en el átomo, en discordancia con las mediciones. Así, cada átomo seguiría siendo discreto en sus componentes, pero no necesariamente exactamente igual a otro átomo, siendo los elementos mezclas de ambos tipos de átomos. En este caso el carácter ad hoc fue un mero accidente en el nacimiento de la teoría.

En última instancia, la contrastabilidad no es relativa a la hipótesis, sino dependiente de los medios al alcance. Ejemplo de la hipótesis de la contracción de todos los cuerpos en la dirección de su movimiento.

Cuando una teoría que ha prestado servicios valiosos se encuentra con una excepción, siempre surge la tentación de acudir a una hipótesis ad hoc que la proteja, por lo menos de esta excepción. Pero hay hipótesis protectoras que son capaces de proteger excesivamente, casi todo. Son sospechosas. No obstante, no hay por qué minimizar el uso de hipótesis en su práctica científica, lo que hay que hacer es maximizar su control. Hay que tener la mente abierta, no vacía.

p. 319

Hipótesis filosóficas en la ciencia


Aún cuando las ideas filosóficas no suelen aparecer en la redacción final y acabada de las teorías científicas, la investigación científica presupone y controla ciertas importantes hipótesis filosóficas. En particular:

p. 319

Realismo


El mundo existe fuera del sujeto y en el se puede buscar la verdad factual. La ciencia no está centrada sólo en el sujeto, y no antropomorfiza el mundo (animismo).

p. 321

Pluralismo


La realidad tiene una estructura de varios niveles, caracterizado cada uno de ellos por propiedades y leyes propias. Los niveles superiores arraigan en los inferiores. Si un nivel es insuficiente para dar explicación, hemos de ahondar para buscarla en los niveles contiguos. No debemos saltarnos niveles gratuitamente.

p. 323

Determinismo ontológico


En el mundo hay leyes, no magia. Estas leyes no son caprichosamente cambiantes. Nada nace de la nada ni se sume en ella. El determinismo laxo admite leyes estocásticas y reconoce la objetividad del azar, pero niega que los acontecimiento carezcan de ley. El determinismo ontológico quedó derrotado por teoría de los cuantos, que reconoce la intervención del azar no sólo como rasgo de los sistemas complejos, sino incluso al nivel de las partículas elementales. El azar también obedece a leyes.

p. 324

Determinismo epistemológico: Cognoscibilidad


Toda cosa puede ser conocida. Esta forma de determinismo se abandonó de iure al reconocerse la imposibilidad de conocer exhaustivamente los campos de fuerzas, dados sus infinitos grados de libertad. La física demostró que es imposible conocer a la vez y con precisión la posición y velocidad de una partícula (Principio de incertidumbre). Hay que adoptar la hipótesis de una cognoscibilidad limitada. Esto lo presuponen hoy todos los sistemas científicos.

p. 327

Formalismo: La autonomía de la lógica y la matemática.


Un buen instrumento no debería alterarse con el uso: de otro modo no habría manera de terminar tarea alguna con su ayuda. La lógica es un tal instrumento de la ciencia. La lógica es autosuficiente desde los puntos de vista de su objeto y de su método. Lo mismo puede decirse de la matemática. La ciencia formal es independiente del mundo, entre otras razones por que no se ocupa de él.

La lógica presupuesta por la ciencia factual no es sino una entre las innumerables teorías lógicas posibles (consistentes), la llamada lógica ordinaria bivalente. Las demás lógicas son interesante en sí mismas, pero no se aplican al análisis del discurso científico. Si se abandonara el principio lógico de identidad, o la regla de no contradicción, o el principio de inferencia no podríamos distinguir entre inferencias correctas e incorrectas.

p. 329

En resumen no se trata de basar la filosofía en la ciencia ni viceversa, se trata de reconocer que la una no existe sin la otra. Aunque la filosofía no pueda convalidar las ideas y los procedimiento científicos, puede y debe examinarlos, criticarlos, afirmarlos y proponer y especular otras alternativas posibles. Es necesario una actitud científica para reconocer que la mayor parte de la filosofía se encuentra aún en un estadío precientífico, y es necesaria una mentalidad filosófica para darse cuenta de las inevitables debilidades y algunas de las posibilidades inexploradas que presenta la ciencia en cada uno de sus estadíos. No hace falta decir que una tal mentalidad filosófica no es propiedad exclusiva de los filósofos.



1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   12

similar:

Resumen y Referencias al libro iconResumen libro

Resumen y Referencias al libro iconResumen de libro

Resumen y Referencias al libro iconResumen del libro I de

Resumen y Referencias al libro iconResumen del libro

Resumen y Referencias al libro iconLo básico de El libro de Urantia Un compañero espiritual y una guía...

Resumen y Referencias al libro iconA continuación se presenta el Resumen Analítico Educativo (rae) de algunos capítulos del libro

Resumen y Referencias al libro iconAnthony Weston Las Claves de la Argumentación
«16gica informal», este libro se estructura alrededor de reglas específicas, ilustradas y explicadas de una manera correcta, pero,...

Resumen y Referencias al libro iconTaller 3 (Referencias)

Resumen y Referencias al libro iconAnexo nº Referencias Bibliográficas

Resumen y Referencias al libro iconReferencias a celdas y rangos


Medicina





Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com