1) Caracterice en un texto breve los modos de explotación predominantes durante la época de la colonia (no más de 350 palabras). 2)




descargar 86.18 Kb.
título1) Caracterice en un texto breve los modos de explotación predominantes durante la época de la colonia (no más de 350 palabras). 2)
página1/2
fecha de publicación18.01.2016
tamaño86.18 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Economía > Documentos
  1   2


b. Trabajo Práctico

TRABAJO PRÁCTICO N. 2
1) Caracterice en un texto breve los modos de explotación predominantes durante la época de la colonia (no más de 350 palabras).
2) ¿Cuáles son los cambios socio-económicos fundamentales que se desarrollan en América Latina durante la primera mitad del siglo XIX?
3) ¿Cómo se pueden explicar las crisis del capitalismo?
4) ¿Qué es el imperialismo? ¿Cómo se estructuró en América Latina?
5) ¿Qué relación se da entre la crisis económica mundial de 1873 y el imperialismo?
6) Lee el apartado “El modelo agro-exportador en Argentina (1880 - 1929)” y desarrolla las siguientes consignas:
a) Ubica en el tiempo el periodo hegemónico del “Modelo Agro-exportador”.
b) ¿En qué contexto internacional se desarrolló?
c) ¿Qué sectores se beneficiaron con este modelo? ¿En qué instituciones se agruparon?
d) A costa de qué se pusieron en producción nuevas tierras para la exportación. ¿Cómo llamamos a este proceso?
e) ¿Por qué fue necesario el tendido de la red de ferrocarriles y el estímulo de la inmigración extranjera para consolidar el modelo agro-exportador?
f) Sintetizá las características más importantes del Modelo Agro-exportador (no más de 200 palabras).
g) ¿Cuáles fueron los límites del modelo?
El modelo agro-exportador en Argentina (1880 - 1929)

En los cuarenta años que transcurren entre mediados de la década de 1870 y la Primera Guerra Mundial el campo argentino experimentó grandes cambios. La expansión de la agricultura fue notable. De un país importador de granos y con sólo 580.000 hectáreas sembradas en 1872 pasó a superar las 6.000.000 de hectáreas en 1900, y a aumentarla casi cuatro veces más en 1914, con 22.000.000 hectáreas.
La introducción del ferrocarril, la expropiación a los pueblos originarios y la llegada masiva de inmigrantes1 resolvieron los problemas de comunicación, escasez de tierras y de mano de obra. Hacia 1890 el sector agrícola comenzó a crecer aceleradamente.
La expansión de la frontera permitió incorporar a la producción capitalista los espacios antes ocupados y trabajados por las poblaciones indígenas a través de sucesivas campañas militares. El tamaño de las parcelas aumentó y la rentabilidad de la misma hizo más viable la gran explotación que la pequeña.
En pocos años se evidenció un pronunciado aumento del precio de la tierra que hacia imposible a los pequeños agricultores, inmigrantes o criollos acceder a la propiedad. El alto costo de las mismas favoreció que en el agro primara el sistema de arrendamiento. Los grandes propietarios, pertenecientes a la gran burguesía rural -en su mayor parte ausentes en la explotación-, arrendaban algunas hectáreas a porcentaje de la producción a fracciones de la pequeña burguesía rural: los chacareros.
Este aumento en el precio de las tierras y la competencia en el mercado de las mismas generó una fuerte concentración de la propiedad. Tan sólo el 5% de los propietarios tenía el 55% de las explotaciones a nivel nacional (Rapoport, M. 2008: 73).
El ferrocarril disminuyó considerablemente el costo de los fletes, facilitó la movilización de la mano de obra y difundió a lo largo de las vías el cultivo de cereales. A su vera fueron apareciendo pueblos y ciudades y obras de infraestructura que facilitaron la comercialización de los granos.
Las inversiones, los transportes y la mano de obra fueron tres aspectos fundamentales del modelo argentino. Los dos primeros los aportó Gran Bretaña y el tercer elemento provino en su mayor parte de la inmigración.
El sector ganadero tuvo también, aunque de manera más lenta, transformaciones significativas. En realidad los cambios en la agricultura estuvieron muy relacionados con la evolución de la ganadería; ambos se condicionaron mutuamente a través de la interacción de los cultivos de alfalfa y la siembra de cereales (Rapoport, M. 2008: 67).
La evolución de la ganadería en este período reconoce tres momentos fundamentales que aunque se diferencian por sus modalidades y tiempo de aparición, coexisten por un largo lapso: la llamada “desmerinización2 del ganado lanar, el comienzo del refinamiento del vacuno y la exportación de ganado en pie y, finalmente, con la aparición del frigorífico, la exportación de carnes vacunas congeladas y enfriadas.
Los límites del modelo

¿Por qué exportar productos agropecuarios y no industriales? ¿Por qué triunfó el capitalismo agrario atrasado por sobre un proyecto de autonomía económica a partir de una industrialización llevada adelante por una burguesía industrial nacional? ¿Existió tal burguesía? Una primera respuesta desde el plano estructural plantea que la transformación del capitalismo de los grandes países industriales en capitalismo monopolista u oligopolista, impidió, en algunos puntos, que los países atrasados repitieran el ciclo histórico cumplido por aquellos, en su evolución desde la pequeña producción pre-capitalista a la gran industria moderna.



Los trabajadores del agro, verdaderos productores del “Granero del Mundo”.

En este sentido, la Argentina llega tarde al mercado mundial. Cuando la economía Argentina comienza a diversificarse y a expandir nuevas ramas productivas, el mercado mundial de esas ramas está ya ocupado por competidores más eficientes, con mayor escala de producción y niveles de acumulación más elevados (Sartelli, E. 2007: 16).

La industria textil, por ejemplo, tiene más de cien años en el mundo cuando la Argentina comienza su desarrollo en esa rama. Lo mismo sucede con la metalurgia, maquinarias agrícolas, automotores, máquinas, herramientas y química entre otras. Ingresar con esas ramas en el mercado mundial implica enfrentarse a competidores como Estados Unidos, Alemania, Inglaterra o Francia, que no sólo tienen una industria instalada hace rato, sino que tienen mayor escala productiva.

Como advierte Milciades Peña, los oligopolios de las potencias industriales del mundo necesitaron mantener ese atraso en estas regiones, porque precisamente extraían sus superganancias de ese atraso, del desnivel que el mismo implicaba entre las economías imperialistas más desarrolladas y las economías atrasadas dependientes (Peña, M. 1975: 15).

Paradójicamente las inversiones de Inglaterra y otras potencias extranjeras en el país, las cuales permitirían un salto a la” modernidad y al progreso”, tenían la intención de reproducir el atraso y la dependencia a partir del endeudamiento y la colonización no solo material, sino también, ideológica del bloque hegemónico dominante de la Argentina3.
La especialización de la Argentina en una sola rama, producción de materias primas agropecuarias, fue otro de los factores que provocó el retraso. A medida que avanzaba la división del trabajo, el peso de cada rama disminuye en el total del mercado, lo que significa, según Eduardo Sartelli, que un país que se mantiene atado a una sola rama tiende a perder peso relativo general, aún cuando sea un productor muy importante. Esa es la razón por la cual la Argentina agro-exportadora no pudo superar la acumulación de capital más allá de la producción agraria y ve decrecer poco a poco su participación en el mercado mundial.
7) ¿Qué antecedentes de industrialización existieron en la Argentina antes de 1929?
8) ¿En qué consistió la crisis mundial iniciada en 1929? ¿Cómo trastocó a las economías latinoamericanas? ¿Argentina se vio afectada? ¿De qué modo?
9) ¿Cuál fue la respuesta general de los países latinoamericanos a la crisis?
10) Lee el apartado “La Industrialización auge y límites en perspectiva histórica” y responde:
a) En cuántas sub-etapas, a lo largo del tiempo, se puede dividir la Industrialización en Argentina. Señala cada una de ellas por su nombre y duración.
b) ¿Cual es el contexto internacional de cada una de estas etapas?
c) ¿Por qué se caracterizó como conservadora la primera intención de Industrialización del país?
d) ¿Qué límites cree que tuvo la industria durante este primer periodo? ¿Por qué Argentina continuó importando bienes de capital a pesar de haber desarrollado algunas Industrias?
e) ¿Qué cambios introdujo el peronismo en cuanto a políticas económicas e industrialización?
f) Explique a qué se refiere Ciafardini cuando plantea que “…la situación política y económica de la Argentina de la segunda mitad del siglo XX es como un péndulo que viene y va…”.
La Industrialización auge y límites en perspectiva histórica

A partir de los últimos años de la década del ’20 y hasta entrada la década del ’40 sobrevino un prolongado periodo, apenas interrumpido en algunos momentos de los años ’30 en que se unieron una crisis económica internacional de profundidad y amplitud antes no vistas, con una Segunda Guerra Mundial (1939 - 1945) de extensión y grado de destrucción inigualados.
Esta situación obligó de algún modo a que los países latinoamericanos buscaran otras vías de acumulación por fuera de la agro-exportación. Constituyendo lo que dio en llamarse la industrialización por Sustitución de Importaciones (ISI). Es decir, se trató de desarrollar ramas industriales que iban siguiendo la vía de las importaciones que se tornaban imposibles o que se volvían extraordinariamente costosas, haciéndose conveniente por lo tanto, el reemplazarlas por una producción local nueva (Ciafardini, H. 1985: 42).
Este proyecto, paradójicamente, fue emprendido en un principio por sectores de la de la burguesía agraria4. Por ello se plantea que esta etapa de la industrialización es conservadora (1929 - 1943). Esto adquiere sentido si se entiende que los capitales necesarios para dar comienzo a la industrialización devenían del único sector capaz de acumular divisas en ese momento, es decir, de los grupos ligados al modelo agro-exportador. De hecho durante todo el período las bases de las exportaciones continuaron siendo agrarias.
El proceso significó una diversificación importante de las actividades económicas de estas fracciones de clase. Que incorporaron a sus negocios también los de tipo financiero, comercial e industrial, manteniendo sin embargo una base agraria. Es decir que siguió siendo agraria la base de poder predominante en la sociedad argentina. Por consiguiente, el control de la tierra siguió siendo una palanca de poder económico y político primordial en Argentina.
Esto tiene su explicación en el hecho de que la industrialización alcanzada por estos años no fue trascendental ni permitió la formación de una burguesía industrial fuerte que pueda consolidarse en el poder. De hecho la industria siguió dependiendo de elementos que no se producían localmente: “…De importar sifones, trajes, etc… la Argentina pasó a importar, principalmente, medios de producción…” (Ciafardini, H. 1985: 44).
El alcance fue limitado en varios aspectos, tanto por el escaso interés del gobierno como por la falta de capitales nacionales decididos a invertir en la industria. Además la industrialización se limitó centralmente al desarrollo de los textiles y las industrias alimenticias y, en menor medida, a los productos químicos y metálicos.
La industrialización sustitutiva significó entonces una alteración hacia adelante que abrió nuevos caminos y modernizó la economía y la sociedad. Pero se trataba de una modificación por la cual la economía argentina continuaba subordinada, en tanto, si bien contaba ahora con una industria más desarrollada, se trataba de una industria muy poco integrada, dependiente de su técnica, sus medios de producción y materias primas esenciales (hidrocarburos) de su importación desde las metrópolis imperialistas.
Por lo tanto, en términos de Ciafardini, H. (1985), sólo se modificaba la forma en cómo nuestra economía quedaba subordinada en el esquema de división internacional del trabajo.
La Industrialización durante los primeros gobiernos peronistas

La política económica del peronismo se caracterizó por una intervención estatal de proporciones no conocidas hasta entonces. Se continuó con la Industrialización, pero ya en una etapa que la historiografía denomina justicialista-distribucionista (1943 - 1955). Esta industrialización estaba sustentada en el incremento de la demanda de bienes de consumo masivo en el mercado interno, la cual era generada a través del aumento del salario real.
El modelo requería medidas redistributivas del ingreso que impulsaran la demanda interna y la ocupación industrial. El principal mecanismo para lograr este objetivo fue la reasignación de recursos para la producción a través de la acción estatal (Lobato, M. y Suriano, J. 2004: 394).
De hecho el primer gobierno justicialista pudo financiar durante algunos años una continuación y cierta profundización del desarrollo industrial mediante la monopolización del comercio exterior agropecuario a través del Instituto Argentino de Promoción del Intercambio (IAPI).
La función de este organismo era acopiar productos agrarios a precios relativamente bajos, colocarlos en el mercado internacional a precios notoriamente más elevados y, a través de la redistribución de ingresos, financiar e impulsar la industrialización del país (Ciafardini, H. 1985: 48).
Desde la planificación económica estatal se impulsaron los planes quinquenales. El Primer Plan Quinquenal (1946) expresaba el interés del gobierno por industrializar el país. El plan tenía proyectos sobre salud pública, inmigración y capacidad de transporte. También realizaba previsiones sobre industrialización y su costo, estimado en 6.600 millones de dólares, iba a ser cubierto mediante préstamos.
Pero el punto más vulnerable de la economía argentina eran los precios internacionales y después de 1949, cuando éstos cayeron y se perdieron algunos mercados, la política oficial se invirtió. La situación agrícola no mejoró en los años 1951 – 52 por una sequía en la región cerealera y ello impactó aun más en los cambios impulsados por el gobierno.
El Segundo Plan Quinquenal buscaba corregir estas dificultades, postulaba aumentar la producción, una mayor austeridad en el consumo y el fomento del ahorro. Se buscaba un mayor control y explotación de los trabajadores para maximizar su rendimiento, aumentar el volumen de saldos exportables, reducir las importaciones y frenar el gasto (Lobato, M. y Suriano, J. 2004: 396).
Un péndulo político y económico

El historiador Horacio Ciafardini recreó en la imagen de un péndulo que viene y va, la situación política y económica de la Argentina de la segunda mitad del siglo XX.
Desde el punto de vista del desarrollo económico, el movimiento pendular consistía en una sucesión de periodos de auge industrial seguidos de crisis en las que, a través de políticas de ajuste con devaluación, la economía rendía tributo al sector agro-exportador y al capital financiero extranjero por el pago de los compromisos adquiridos (Ciafardini, H. 1985: 56).
El ciclo se reiniciaba cuando los gobiernos buscaban continuar el proceso de industrialización por la vía dependiente atrayendo capitales extranjeros al sector, iniciando un nuevo periodo de ampliación de la producción industrial, de empleo y urbanización, para luego continuar con periodos de recesión, desempleo y descenso de la actividad económica.
Este fenómeno fue conocido también como la situación “Stop and Go”. El término “Go” refería una etapa de expansión salarial, de mayor consumo interno, de mayor producción industrial y de crecimiento del PBI. Pero, la Argentina importaba cada vez más combustible y bienes de capital, bienes que no podían producirse en cantidades suficientes en el país y que eran necesarios para mantener el crecimiento industrial. Esto se combinó con un saldo exportador cada vez menor, que provocaría un déficit en la balanza de intercambios internacionales: salía más dinero del que entraba y en pocos años se produjo una recesión.
Con el término “Stop” se quiere explicar un retroceso en la situación económica de los sectores subalternos y en el desarrollo industrial, en el que el gobierno provocaba una devaluación, favoreciendo al sector agrícola-ganadero -que aumentó sus exportaciones-, poniendo restricciones a las importaciones necesarias para la industria, y por ende descomponiendo las industrias locales, y como corolario de ello provocando una baja de los salarios reales y el consumo.
En cuanto al aspecto político del péndulo, se halla estrechamente asociado a la imposibilidad de todos los sectores de la sociedad argentina de estabilizar el sistema político. La Argentina es uno de los pocos países del mundo que durante tanto tiempo han oscilado entre inestables gobiernos constitucionales y precarias dictaduras.
En 1955 tiene lugar la “Revolución Libertadora”, se inicia con ella una etapa de aguda inestabilidad institucional en la vida política argentina, caracterizada por una sucesión de gobiernos civiles precarios, golpes de Estado y dictaduras militares, hasta 1983 cuando se retorna a la democracia.
Esta situación pendular parte de la observación que hace Ciafardini de los hechos históricos:
En 1955 se intenta dar comienzo a una etapa diferente en cuanto a las relaciones internacionales y las políticas económicas, la Argentina ingresa por primera vez al FMI y al Banco Mundial, se busca estabilizar la moneda, estimular las exportaciones, sobre todo agrícolas - ganaderas y se abren los mercados, sin la intervención estatal. Este primer intento aperturista llevado adelante por las fuerzas conservadoras de la nación, vinculadas al modelo agro-exportador, deberá postergar esta política económica tras la victoria del sector vinculado al desarrollismo y liderado por Arturo Frondizi en 1958.
Con la elección de Frondizi en 1958, se intenta profundizar la Industrialización del país. El plan era que Argentina debía autoabastecerse de combustible y acero, a la vez que se debía estimular el desarrollo de la industria de base5, siderurgia y petrolífera, mediante capitales extranjeros. De modo que se inician nuevamente las negociaciones con empresas extranjeras interesadas en explotar los yacimientos de petróleo en el país6. Con estas políticas se entra en la tercera y última etapa de la Industrialización denominada desarrollista (1958 - 1972).
Se devalúa la moneda, para favorecer al sector agrícola, se provoca una inflación, caen los salarios reales. Con Alsogaray en el Ministerio de Economía se implementa una política de ajustes y recesión. Como el aumento de los impuestos. Esto hace que el sector obrero se oponga constantemente al gobierno, a pesar de haber obtenido de éste el levantamiento de la intervención de la CGT y de la proscripción del peronismo que había sido prohibido en 1955 tras el Golpe de la “Revolución Libertadora”.
En los años ’60, se continuará con una política liberal, agro-exportadora que perjudicaba al sector industrial. Con la llegada de Illia al poder se intenta hacer un nuevo giro desarrollista en la política económica del país. Se anulan los contratos petrolíferos con las empresas extranjeras, la Argentina comienza a exportar a nuevos mercados, entre ellos la China Comunista, la URSS. La balanza comercial se torna positiva. Se deja de pedir préstamos al FMI, se achica la deuda externa. Se incentivaba el gasto y el consumo interno y se sanciona la ley de medicamentos.
No obstante, esta política no perdurará ya que hacia 1966 el ejército y grupos pertenecientes al mismo, pero muy apegados a los agentes económicos de los EEUU -que impulsaba políticas que favorecían la compra de armas, el endeudamiento y la intervención de las Fuerzas Armadas en los gobiernos latinoamericanos-; junto a otro sectores del empresariado industrial transnacionalizado no estaban de acuerdo con las medidas adoptadas por el presidente electo. En Junio de 1966 las FF.AA. derrocan al presidente Illia sin encontrar resistencia por parte de los grupos subalternos o del gobierno mismo.
El golpe de Estado a Illia inaugura un período de represión estudiantil y obrera sin parangón. La denominada “Revolución Argentina”, de cuyas filas la figura que se proclamaría presidente sería el Teniente General Onganía, suspendió la Constitución Nacional, disolvió los Partidos Políticos, intervino nuevamente la CGT y las Universidades, adscribió a las ideas de la llamada “Doctrina de Seguridad Nacional”, fundada en una hipótesis de guerra interna permanente en distintos frentes, estableciendo una estrecha relación entre seguridad y desarrollo.
Las relaciones con los EEUU tuvieron mayores logros en el terreno económico-financiero. La gestión económica Krieger Vasena, vinculado a las empresas transnacionales agrupadas en ADELA recibió las felicitaciones del FMI por su desempeño y permitió restablecer la confianza de los inversores extranjeros. La relación con Europa sin embargo se manifestaría en el intercambio armamentista, e inversiones como la de una empresa alemana en Atucha. Se conforma un triangulo entre la Arg-EEUU-Europa.
El Plan Krieger Vasena, con respecto a los asalariados consistió en una combinación de represión con una política tendiente a evitar bruscas redistribuciones a favor de propietarios del capital, en un marco de crecimiento del PBI y disminución de la desocupación hasta 1969. La política estuvo orientada a favorecer la industria pero manteniendo un cierto margen de negociación con el agro. Se tomaron de esta manera medidas contradictorias:


  • Se devaluó la moneda en un 40%. Pero el gobierno se quedó con el excedente agrario de las exportaciones.

  • Se puso fin al régimen de arrendamientos, pero finalmente se sancionó el impuesto a la tierra.

  • Se aumento el salario nominal de los trabajadores, pero bajo un contexto de inflación, el congelamiento de los salarios resultó ser una pérdida para los obreros, que también tuvieron que soportar la suspensión de las asociaciones colectivas.

  • Las medianas y pequeñas empresas locales debieron vender su capital a empresas extranjeras, proceso que se vio favorecido por la devaluación.


El plan favoreció a las grandes empresas, y en especial a las transnacionales, permitiendo una consolidación de la desnacionalización y concentración de la producción industrial.
En 1970 asume Levingston, que intentará una política economía heterodoxa, y el país cae en una crisis de hiperinflación muy profunda. Con la vuelta de Perón en el 73 se intenta establecer una relación triangular entre la ARG-EEUU-URSS.
La UEE recupera su producción agrícola y decide no importar más carnes ni cereales de la Argentina. Por ello, la Argentina busca nuevos mercados, entre ellos la Unión Soviética. Se establecen con la URSS y los países del este de Europa convenios de cooperación comercial, cooperación científico-tecnológica y tratados económicos.
EEUU siguió siendo el principal acreedor, prestamista y exportado de manufacturas a la Argentina.
Se da el pacto social, entre la CGE y la CGT, aumentan los salarios, pero se congelan. Se ponen precios máximos a productos de la canasta familiar.
Con la muerte de Perón, Isabel Martínez, mas ligada la derecha peronista hace renunciar al ministro de Economía Gelbard, y se niegan algunos convenios firmados con la URSS. El Ministro de Economía Rodrigo, realiza una devaluación del 100%, y esto provoca un aumento excesivo de los precios. La salida al problema se intentó resolver con un giro radical en cuanto a la política económica desarrollista que había predominado por esos años y un cambio en la dirección política, que tras el golpe de estado en marzo de 1976, dejaba el gobierno en manos de las fuerzas armadas.
  1   2

similar:

1) Caracterice en un texto breve los modos de explotación predominantes durante la época de la colonia (no más de 350 palabras). 2) iconUnidad 2 El Transporte, Modos, Medios, Breve Historia

1) Caracterice en un texto breve los modos de explotación predominantes durante la época de la colonia (no más de 350 palabras). 2) iconColonia en Aldea La Laguneta Colonia Las Perlas Asentamientos y Colonia...

1) Caracterice en un texto breve los modos de explotación predominantes durante la época de la colonia (no más de 350 palabras). 2) iconI establecimiento del tema del texto, breve resumen de su contenido...

1) Caracterice en un texto breve los modos de explotación predominantes durante la época de la colonia (no más de 350 palabras). 2) iconResumen de la evolución del pensamiento durante la época moderna

1) Caracterice en un texto breve los modos de explotación predominantes durante la época de la colonia (no más de 350 palabras). 2) iconResumen Pueden hacer un breve relato de cada experimento, indicando...

1) Caracterice en un texto breve los modos de explotación predominantes durante la época de la colonia (no más de 350 palabras). 2) iconTrataremos de ir de lo más simple a lo más complejo. Para comenzar...

1) Caracterice en un texto breve los modos de explotación predominantes durante la época de la colonia (no más de 350 palabras). 2) iconZapatero y los 85 millones de víctimas
«montaña» [Estaba situada en un lugar elevado durante las sesiones] En estos últimos, se situaron los diputados más exaltados o fanáticos:...

1) Caracterice en un texto breve los modos de explotación predominantes durante la época de la colonia (no más de 350 palabras). 2) iconMaster en Arte de los Nuevos Medios, Academia Superior de Arte y...

1) Caracterice en un texto breve los modos de explotación predominantes durante la época de la colonia (no más de 350 palabras). 2) iconEl resumen: expresión en forma breve y clara de las ideas principales de un texto o una noticia

1) Caracterice en un texto breve los modos de explotación predominantes durante la época de la colonia (no más de 350 palabras). 2) icon6. la educación en la época contemporánea: sus educacióN, sus escuelas,...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com