1995 Universidad Central de Venezuela




descargar 0.88 Mb.
título1995 Universidad Central de Venezuela
página1/19
fecha de publicación22.01.2016
tamaño0.88 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Economía > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   19






1995




Universidad Central de Venezuela

Consejo de Desarrollo Científico y

Humanístico
Carlos Mendoza Pottellá







uNA CONCEPCIÓN DISIDENTE… UNA MIRADA INDISCRETA AL REY DESNUDO… DEMOSTRAR EL CARÁCTER ANTAGÓNICO AL INTERÉS NACIONAL DE LOS EMPRENDIMIENTOS DEL PODER PETROLERO


El Poder Petrolero

y la

Economía Venezolana

Portada


EL PODER PETROLERO Y LA ECONOMÍA VENEZOLANA

CARLOS MENDOZA POTTELLÁ


UNIVERSIDAD CENTRAL DE VENEZUELA

CONSEJO DE DESARROLLO CIENTIFICO Y HUMANISTICO
Contratapa de la primera edición
EL PODER PETROLERO Y LA

ECONOMIA VENEZOLANA
Carlos Mendoza Pottellá


Carlos Mendoza Pottellá, economista, Profesor de la Escuela de Economía de la U.C.V. Coordinador, desde hace nueve años del Postgrado en Economía y Administración de Hidrocarburos. Actualmente es Coordinador del Área de Postgrado en Ciencias Económicas de la Comisión de Estudios de Postgrado de FACES. El trabajo aquí presentado recibió mención de publicación de la Comisión de Proyectos del C.D.C.H., del jurado que lo examinó como trabajo de ascenso y mención honorífica del Premio al Mejor Trabajo de Ascenso 1994 de la APUCV.
La expansión constante del negocio petrolero ha sido impuesta al país como única salida de la crisis. 80 años de siembra infructuosa -en términos sociales- no han sido suficientes para hacer dudar a los eternos aprovechadores, quienes continúan postulando al petróleo como la locomotora del desarrollo. La prédica petrolera sobre la gallina de los huevos de oro se ha convertido en el sentido común nacional, en lo obvio, lo que no se discute. Un férreo control sobre los medios de comunicación y una masiva disposición de los recursos del estado para la promoción de su visión corporativa, añadidos a la abulia e ignorancia de la dirigencia política del país, han producido este fenómeno.
En este libro se expone una concepción disidente y absolutamente minoritaria, una mirada indiscreta sobre el rey desnudo. Se trata de fundamentar el carácter antagónico con el interés nacional de muchos de los emprendimientos del poder petrolero. De cómo megaproyectos inviables en términos nacionales son promovidos contra viento y marea porque constituyen el sustento del poder y riqueza de esa élite que medra dentro y en torno a la industria petrolera venezolana.
El último de estos proyectos está hoy en curso, con la entrega del lomito petrolero al capital internacional. Una consecuencia lógica de lo que queda expuesto en este volumen: la expansión de costos y de inversiones no prioritarias ha anulado la capacidad de la industria para asumir su opción más promisoria, la que le permitiría reponer bajo su control absoluto las reservas livianas y medianas agotadas. Con la apertura, ello se hará al costo de una merma de la soberanía nacional sobre el petrolero y en consecuencia, una vez menor participación fiscal…. Pero el negocio será muy grande y muy bueno… para los de siempre y sus socios internacionales.

COLECCIÓN ESTUDIOS

CARLOS MENDOZA POTTELLÁ

EL PODER PETROLERO
Y LA
ECONOMIA VENEZOLANA


UNIVERSIDAD CENTRAL DE VENEZUELA

CONSEJO DE DESARROLLO CIENTIFICO Y HUMANISTICO

CARACAS /1995


Copyright, 1995

Consejo de Desarrollo Científico y Humanístico

Universidad Central de Venezuela

Diseño de carátula: María Ana Urdaneta

ISBN 980-00-0855-1

Impreso en Caracas, en LITOPAR, C.A. de Artes Gráficas

DEDICATORIA


A la memoria indeleble de

Carlos Manuel Mendoza Hernández y

Flor de María Pottellá Azócar,

fuente nutricias de amor y humanidad
A Yuli, Janin, Carolina y Lorena,

amores presentes y futuros,

razones de existencia y de lucha.
A mis hermanos consanguíneos

y a todos mis sobrinos

A mis hermanos de Tacarigua
A la esperanza,

Que arde bajo las cenizas

del sueño truncado de Otto Castejón.
INDICE

Dedicatoria…………………………………………………………………..

Prólogo (Gastón Parra Luzardo)………………………………………

Prefacio.………………………………………………………………………
Introducción……………………………………………………………

De viejas polémicas y conflicto presentes…………………

El “Fin de la Historia” y la investigación social, una digresión ineludible
Hipótesis y objetivos………………………………………………………
Hipótesis principales………………….…………………………

Objetivos generales y específicos…………………………….…
Conceptos fundamentales y planteamientos de la discusión
Caracterización del proceso estudiado
Una tendencia y sus perspectivas……….………………………

El “poder petrolero” y sus manifestaciones………………….

La “verdad petrolera” frente a la realidad………………….….

Desarrollo general de las hipótesis planteadas………………
El ingreso petrolero nacional y su destino: participación

fiscal versus reinversión petrolera ……………….…
Macroeconomía e inversión petrolera…………………………… a) Del “efecto Venezuela” y otras enfermedades……

b) la “inversión automática” y sus consecuencias……
La Faja del Orinoco: bitúmenes y orimulsión ..…….…

Refinación: ilusión versus realidad……...…………...……

La internacionalización ..…………………………………...
El expansionismo petrolero y las perspectivas del mercado
La OPEP, Venezuela y el poder petrolero………..…………
Impacto macroeconómico específico: la generación de empleo…
Conclusiones……………………………….…………………
Otros datos pertinentes…………………………….………………….
Bibliografía…………….……………………………..….………………….


PROLOGO

Carlos Mendoza Pottellá ha realizado un excelente estudio en torno a la actividad petrolera, el cual constituye un aporte de suma importancia para el cabal conocimiento de lo que aconteció con nuestra principal riqueza.
En esta obra se analiza de manera conciente y científica el proceso histórico de la vida petrolera venezolana, y se asume a plenitud la defensa de lo que debería ser una auténtica administración de la actividad petrolera, en aras de consolidar, que no desmoronar, como ha ocurrido, la nacionalización de los hidrocarburos.
Para la interpretación de ese largo proceso, vivido durante dos décadas, el autor se afianza en cifras, referencias documentales y bibliográficas, que le dan el aval necesario y legítimo para la real comprensión de lo que ha acontecido.
Con el proyecto de Ley que Reserva al Estado la Industria y el Comercio de Hidrocarburos, elaborado por la Comisión Presidencial de la Reversión Petrolera y presentado al Presidente de la Republica en acto solemne el 23 de diciembre de 1974, surgió la esperanza de abrir caminos en la búsqueda de una nacionalización que realmente fuera para el pueblo venezolano, para que la planificación, desarrollo y aplicación de la estratégica petrolera fuera realizada con independencia y plena soberanía. De haber ocurrido así, con justicia cabría decir que “el petróleo es de los venezolanos”. Pero, lamentablemente, las modificaciones sustanciales que el Ejecutivo y el Congreso Nacional le formularon al proyecto original y que arrojó como resultado la promulgación de la actual Ley Orgánica que Reserva al Estado la Industrial y Comercio de los Hidrocarburos, así como su vigencia desde el 1° de enero de 1976, confirmaron la forma como se había fraguado la nacionalización petrolera. Con esas modificaciones específicamente la atinente al Artículo 5°, se auspiciaba el regreso de las empresas transnacionales mediante empresas mixtas, lo cual era incompatible con la nacionalización, tal cual lo había previsto el informe de la Comisión Presidencial de Reversión Petrolera.
Dolorosamente, el poder petrolero, ejercido ahora y desde 1976por PDVSA, no ha estado dirigido a consolidar la nacionalización petrolera. Durante estas dos largas décadas se ha propiciado un desmoronamiento de ese proceso por el que tanto se luchó.
Ciertamente, las medidas y procedimientos adoptados, tales como los contratos de comercialización, los de asistencia técnica, el proceso de internacionalización, la llamada apertura petrolera bajo la modalidad de las ganancias compartidas, son fiel testimonio de eses hecho.
Hasta 1975 el poder petrolero lo ejercían las empresas transnacionales que históricamente actuaron. Con todo su poder y medios de presión, sobre el Estado Venezolano para obtener beneficios de toda índole y, de esa forma, transferir a sus arcas excedente económico generado en la industria.
Ahora, el poder petrolero centrado en petróleos de Venezuela es más amplio. Así, por ejemplo, los gerentes de PDVSA están presentes en casi todas las instituciones del país, tales como la Corporación Venezolana de Guayana, la Oficina Técnica de Administración Cambiaria (OTAC), la Superintendencia de Administración Tributaria (SENIAT) y otras dependencias del Ministerio de Hacienda. Asesoran al Gabinete Económico y financian a organismos públicos y privados. Pero, sobre todo, ahora se cobran y se dan el vuelto, pues han tomado al Ministerio encargado de la fiscalización de sus actividades. Energía y minas, ocupando posiciones claves en el mismo y convirtiéndolo en un cascaron vacío al liquidar los equipos técnicos encargados de esa actividad y expulsar de su seno a los más incómodos.
El Estado venezolano, presionado por PDVSA, bajo la tesis de que existen una exagerada presión fiscal, ha venido otorgándole incentivos muy significativos, tales como la disminución, desde los inicios de la nacionalización, de todo de tasas impositivas, proceso que se ha acentuado recientemente con la eliminación de los Valores Fiscales de exportación, que significa un sacrificio fiscal del orden de los cientos cincuenta mil millones de bolívares anuales y con la rebaja de la tasa del Impuesto sobre la Renta del 65% al 30% en los convenios de asociación para la explotación, refinación, industrialización, emulsificación, transporte y comercialización, de petroleros crudos extrapesados, bitúmenes naturales y gas natural costa afuera.

Era de suponerse que al sacrificar el Estado, sobre todo en estos momentos (1995) de extrema crisis fiscal, al darle a PDVSA alicientes de tal magnitud, serían para el desarrollo de la industria petrolera nacional, en beneficio de la sociedad venezolana. Pero la realidad es otra, el beneficio lo recibirá, en gran parte, el capital extranjero, a través de las asociaciones estratégicas y la creación de empresas mixtas.
Mendoza Pottellá nos dice que el poder petrolero se refiere a la conjunción de cúpulas gerenciales públicas y sus asesores internacionales, con una reducida elite empresarial e internacional, para el trazado de líneas de acción en materia política petrolera, favorables a sus particulares intereses grupales.
PDVSA se cree dueña del petróleo y, por tanto, de Venezuela, considerando que los poderes Ejecutivos, Legislativos y Judiciales deben ser instrumentos de la organización petrolera. “El Estado soy yo”, se proclaman los auténticos “barones del petrolero”.
Hoy día, no se conforman con los logros obtenidos, sino que aspiran a más. En ese sentido, planifican llevar a un hombre de la propia industria a dirigir los destinos del país, a gobernar directamente para actuar sin limitaciones de ninguna naturaleza en el negocio petrolero.
Esta obra de Mendoza Pottellá permite comprender hacia donde va PDVSA.
Se estudian con rigurosidad los mecanismos de distribución del ingreso petrolero neto total con la participación fiscal y la reinversión en el mismo sector, lo cual permite aseverar que durante estos últimos tiempos se ha acentuado el dominio de lo mecanismos de acumulación y de redistribución desigual del ingreso. Asimismo, se profundiza la desaceleración y caída de la capacidad generadora del excedente.
Es indudable que en el análisis de la participación del Estado venezolano en el negocio petrolero, es indispensable el estudio de los costos.
En la época concesionaria era común señalar que el Estado venezolano carecía de eficacia para el control de los costos y precios petroleros y, por ende, era imposible controlar a ciencias cierta el ingreso neto con fines de terminar la participación efectiva en el producto generado.
Se advertía que el estudio de los costos de la industria petrolera era una de las tareas fundamentales que Venezuela debería emprender para lograr, en realidad, una participación razonable y, de esta manera, disminuir la desproporcionada transferencia al exterior del excedente económico.
Pero ocurre que esa preocupación, aun con la nacionalización, persiste. En esta obra se pone de manifiesto, a través de una documentación precisa y fehaciente, cómo los costos operativos netos, en términos de dólares, han pasado del 17,5 por ciento del ingreso bruto consolidado en 1976 al 54 y 60 por ciento en 1991 y 1992. En cambio, la participación fiscal, con respecto al ingreso total consolidado para el mismo lapso, bajó del 76,20 al 36,49 por ciento y para 1994 se situó en el ciento.
Estos resultados financieros deben llamar la atención del Estado venezolano y, específicamente, de los Ministerios de hacienda y Energía y Minas, y de la propia Contraloría General de la República, ya que a través de esos elevados costos de operación consolidados, se despoja al país de una buena parte del excedente económico
Es indudable que ese comportamiento contable-financiero de PDVSA, incide fuertemente en el déficit fiscal.
Por ello, urge proceder a una revisión de los costos de la industria petrolera, así como revisar el plan de inversiones de PDVSA, especialmente las realizadas en el exterior.
En ese sentido, el Ministro de Hacienda, Luis Matos Azócar, manifestó la preocupación del Gobierno:
El aporte de PDVDA es cada vez menor, e inclusive para 1996 el aporte será inferior al de 1995 1, y al referirse específicamente al análisis de los costos de la industria petrolera, aseveró que algunas de las empresas de la industria petrolera tienen costos de operación artificialmente elevado, de manera de pagar menos impuesto sobre la renta 2.
Las declaraciones del Ministro denotan preocupación ante tales hechos, pero lo realmente importante radica en la posibilidad de acabar con tales prácticas, dado el poder que ejerce PDVSA.
Una contribución fundamental de Carlos Mendoza Pottellá en este trabajo reside en su análisis sobre la internacionalización petrolera. Constituye una investigación pionera, venciendo miles de obstáculos, se diagnóstica de manera impresionante el proceso de internacionalización petrolera. Allí demuestra la dolorosa realidad del fracaso de los negocios de PDVSA en el exterior.
La ineficiencia de la internacionalización petrolera, presentada fehacientemente en esta obra, debería provocar un cambio de la política petrolera. Es conveniente proceder a una exhaustiva revisión de los costos operativos y de las inversiones realizadas por PDVSA en el exterior. Ello, sin duda alguna, tendría efectos positivos, entre ellos una mayor participación fiscal, y liberaría recursos monetarios para la inversión productiva.
En un trabajo como el que comentamos, era indispensable incluir el tema sobre la OPEP, Venezuela y el poder petrolero.
La campaña que se ha venido desarrollando contra la OPEP, tanto a nivel nacional como internacional, es de tal naturaleza que el objetivo es provocar su desmoronamiento. Recordemos la frase del señor Reagan, cuando ejercía la Presidencia de los Estados Unidos, en ocasión de adoptar medidas contra el precio del petrolero, cuando afirmó que esas acciones “han puesto de rodillas a la OPEP”.
En este capítulo del libro, Mendoza Pottellá nos describe e interpreta con gran poder de síntesis la mayoría de las acciones que el poder petrolero ha venido desarrollando con la finalidad de debilitar y acabar definitivamente con la Organización de Países Exportadores de Petróleo. En ese sentido, presenta la documentación precisa y oportuna que a través de estos años han venido produciendo los “barones del petrolero.
Esa campaña no se ha ejercido solamente en el ámbito internacional, sino que cuenta con legítimos representantes en nuestro país.
Ante tal posición, se requiere por parte de los países miembros de ese organismo, de una acción en conjunto que impida su derrumbe o transformación en un instrumento al servicio de las empresas transnacionales y de los gobiernos de las naciones industrializadas del actual modo de producción. Al contrario, el objetivo debe ser lograr el fortalecimiento de la OPEP como organismo que representa una esperanza para el desarrollo autónomo de los países del Tercer Mundo.
La OPEP es una organización de carácter social y, por tanto, debe procurar medidas permanentes para la conservación y defensa de los precios del petróleo, que fueron los objetivos esenciales. Asimismo, se requiere que los países miembros de la OPEP, como propietarios soberanos de ese recurso natural agotable, diseñen una nueva estrategia que les permita actuar como organismo multiestatal, en beneficio de la humanidad.
Compartimos plenamente con el autor este libro su criterio de mantener y defender la existencia de la OPEP.
A nuestro juicio, el reto de los países de la OPEP, consiste en planificar una lucha interna y externa como organización multiestatal y encaminada a la búsqueda del desarrollo.
Por todas estas razones, la caída de la OPEP significaría un desaliento para los países del Tercer Mundo, que perdería una clara esperanza institucional para lograr su propio desarrollo.
En el capítulo referente al Impacto Macroeconómico y la Generación de Empleo, el autor asevera , después de realizar el estudio de ese proceso a través de la industria petrolera, que la investigación conduce a sostener que las magnitudes de la inversión petrolera son claramente desproporcionadas respecto a su capacidad generadora de empleo en el sector productor de bienes de capital, dado que dicha capacidad, globalmente considerada, se podría estimar en centenares- o en muy pocos miles- de nuevos puestos de trabajo.
Además, afirma, ese impacto sólo se produce en las etapas iniciales de ejecución de la inversión y se revierte posteriormente, generando capacidad ociosa, con lo cual se debilita la estabilidad del empleo creado.
La lectura de esta obra será mucha utilidad para conocer la realidad de lo que ocurre en la industria petrolera y sus incidencias para la sociedad venezolana.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   19

similar:

1995 Universidad Central de Venezuela iconUniversidad central de venezuela

1995 Universidad Central de Venezuela iconUniversidad central de venezuela

1995 Universidad Central de Venezuela iconUniversidad Central de Venezuela (ucv)

1995 Universidad Central de Venezuela iconUniversidad central de venezuela facultad de ingenieria dpto. De quimica aplicada

1995 Universidad Central de Venezuela iconUniversidad central de venezuela facultad de ingenieria dpto. De quimica aplicada

1995 Universidad Central de Venezuela iconUniversidad central de ecuador

1995 Universidad Central de Venezuela iconUniversidad central del ecuador

1995 Universidad Central de Venezuela iconUniversidad central del ecuador

1995 Universidad Central de Venezuela iconUniversidad central del ecuador

1995 Universidad Central de Venezuela iconUniversidad central del ecuador


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com