Programa de Acción adoptado en la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social, Copenhague 1995






descargar 239.05 Kb.
títuloPrograma de Acción adoptado en la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social, Copenhague 1995
página5/5
fecha de publicación25.08.2017
tamaño239.05 Kb.
tipoPrograma
med.se-todo.com > Economía > Programa
1   2   3   4   5

La financiación de la protección social

35. Suele decirse que los sistemas de financiación de la protección social están mal preparados para afrontar el envejecimiento de las poblaciones. De hecho, todos los sistemas de pensiones, tanto los de reparto, los prefinanciados, como los que combinan ambos, son mecanismos para distribuir los ingresos corrientes nacionales entre los trabajadores en activo y los jubilados. Si aumenta la proporción de jubilados respecto de la población activa, cambiar los mecanismos de financia ción no solucionará el problema del aumento de los costes de las pensiones. Es necesario encontrar una verdadera solución mediante el aumento de la participación en la población económicamente activa, sobre todo entre las mujeres, los trabajadores mayores, los jóvenes y las personas con discapacidades y, por consiguiente, mediante la creación de empleo. Una sociedad que envejece no tiene por qué verse inmersa en crisis alguna, siempre y cuando sea capaz de proporcionar puestos de trabajo a los integrantes de la fuerza de trabajo que se hacen mayores. Unos patrones de trabajo permanente modernos y más flexibles deberían facilitar la adaptación de la mano de obra de edad avanzada.

Efectos del aumento de los índices de participación en la población económicamente activa

Los cálculos modelizados de la OIT muestran que en un país europeo medio en el que se produce un envejecimiento rápido de la población y en el que la jubilación real es a los 60 años y la población económicamente activa femenina registra una tasa igual a la de los Países Bajos, la tasa de dependencia combinada de los desempleados y de los jubilados de edad avanzada era del orden de 62 dependientes por cada 100 asalariados en 1995. Si ese país tomado como modelo aumentara la edad de jubilación de facto a los 67 años para el año 2030 y aumentara la tasa de participación de las mujeres en la población económicamente activa hasta alcanzar el nivel más alto registrado en Europa (a saber, el de Suecia), entonces la relación de dependencia combinada en 2030 se elevaría a aproximadamente 68 por cada 100 asalariados. Si se mantuvieran las condiciones actuales (es decir si se mantuviera la edad de jubilación a los 60 años y se mantuviera invariable la tasa de participación de las mujeres en la población económicamente activa), esa proporción sería de 80 por cada 100 asalariados, o sea aproximadamente un 18 por ciento superior. Esto sugiere que el empleo es la clave para la financiación futura de la protección social.

Fuente: OIT: Seguridad social: temas, retos y perspectivas, op. cit. , y el Informe sobre el trabajo en el mundo, op. cit.

  1. 36. Sin embargo, es necesario adaptar los métodos de financiación y los sistemas de prestaciones para que hagan frente al reto del envejecimiento, ya que tanto los sistemas de pensiones definidos basados en el reparto como los sistemas de financiación basados en cuentas de ahorro individuales se verán afectados por el envejecimiento. Los sistemas de pensiones destinadas a las personas mayores son compromisos a largo plazo de una sociedad a la que las personas están afiliadas durante siete u ocho decenios. Para ser sostenible, la viabilidad de los sistemas de seguridad social debe garantizarse a largo plazo. Por lo tanto, resulta necesario poner en práctica ajustes lo antes posible a fin de impedir que se desencadenen crisis financieras. Una vez más, esto debe llevarse a cabo mediante la búsqueda de un consenso entre las distintas generaciones y garantizando una distribución adecuada de los costos entre la población activa y la inactiva.

  2. 37. Asimismo, el VIH/SIDA repercute sustancialmente en la financiación de la protección social. En lo referente a los gastos, cabe señalar que aunque debería reducirse el número de pensiones de vejez que se conceden, el número de pensiones de invalidez y de sobrevivientes debería aumentar a corto plazo. En cuanto a los ingresos, una reducción del crecimiento económico motivada por el VIH/SIDA podría afectar negativamente a las cotizaciones de la seguridad social. Sería conveniente fortalecer las redes clásicas de protección social con el objeto de aliviar la carga que supone el VIH/SIDA, lo cual conllevaría una mayor participación de la familia extendida y entre las personas mayores. Los mecanismos informales de protección social (la familia extendida, la comunidad local), han visto sobrepasado con creces el límite de sus posibilidades debido a que un gran número de adultos que son el sostén de sus familias fallece en la flor de la vida. La solidaridad social constituye un elemento esencial para garantizar que se hace llegar toda la ayuda necesaria a las familias, grupos, comunidades y regiones afectadas más directamente por la enfermedad.


Consecuencias del envejecimiento para la atención médica a largo plazo

  1. 38. El envejecimiento está repercutiendo de manera significativa en los servicios de salud de distintos países. Las inversiones en asistencia médica resultan cruciales para hacer que los trabajadores gocen de buena salud durante más tiempo. Sólo si envejecen en plena salud permanecerán los trabajadores más tiempo en activo. También es necesario que los servicios de salud se adapten a las demandas de la población de edad, así como a los costos relacionados. El rápido aumento de la proporción de personas de edad muy avanzada puede servir como indicador de la creciente demanda de servicios de enfermería a largo plazo por parte de las personas mayores dependientes. La asistencia médica constituye una parte integral de la red de protección social de cualquier sociedad.

  2. 39. Las pruebas sugieren que en los países en los que existen pocos servicios sociales, los sistemas de apoyo informales, tales como las estructuras familiares, desempeñan un papel significativo en la vida cotidiana de las personas mayores. No obstante, si la participación en la población económicamente activa es cada vez superior (notablemente entre las mujeres), entonces los citados sistemas informales deben ser reemplazados con cada vez más frecuencia por servicios profesionales.

  3. 40. Los costes en concepto de asistencia médica aumentan de modo significativo con la edad. Si aplicamos el modelo del cuadro 6 a escala mundial (asumiendo que se mantenga constante) a las proyecciones de población de las Naciones Unidas, veremos que el costo total en concepto de asistencia médica, debido únicamente al envejecimie nto, se incrementará un 41 por ciento entre 2000 y 2050. Este aumento será de un 36 por ciento en los países más desarrollados y de un 48 por ciento en los menos adelantados. Dicho efecto no tiene en cuenta el aumento futuro general de la utilización y de los costes en todo el modelo de consumo. Tampoco tiene en cuenta el efecto de «recuperación» que uno podría esperar en el mundo en desarrollo. Además, no está claro si el futuro aumento del consumo de servicios sanitarios en las primeras edades reduciría el mismo en edades más avanzadas. No obstante un aumento incontenido de la inflación de los servicios médicos de un 1 por ciento anual, o un aumento anual medio de la utilización de tales servicios de un 1 por ciento, tienen mayores efectos en los costes generales de la asistencia médica que el envejecimiento. Además, los servicios de salud forman parte de una industria con un alto coeficiente de mano de obra. El que a largo plazo dicho efecto sea positivo para el crecimiento o limite el mismo, dependerá de las soluciones que los países encuentren a los problemas de empleo generales. Por consiguiente, es necesario llevar a cabo más investigaciones para evaluar los efectos del envejecimiento en el costo total de la asistencia médica.


Cuadro 6. Modelo de consumo de servicios médicos por edad – el caso de Japón

Grupo de edad Escala típica de costes de servicios médicos por edad

0-4 0,8 5-9 0,5 10-14 0,3 15-19 0,3 20-24 0,5 25-29 0,6 30-34 0,7 35-39 0,8 40-44 1,0 45-49 1,1 50-54 1,4 55-59 1,8 60-64 2,3 65-69 2,9 70+ 4,7 Fuente: Estimaciones de la OIT basadas en datos procedentes de Japón.




Envejecimiento y migración

  1. 41. La cuestión relativa a la reserva de trabajadores migrantes, es decir, la migración internacional necesaria para compensar la reducción de la población en edad de trabajar en las sociedades en proceso de envejecimiento, se ha convertido en una preocupación a la que se otorga mucha importancia. Un estudio de las Naciones Unidas 24 ha calculado que, entre 2000 y 2050, en la Unión Europea se necesitarían 47 millones de inmigrantes para mantener el tamaño de población total y 674 millones para mantener la relación entre la población en edad de trabajar (15 a 64 años) y la población mayor (65 años o más). Estas cifras parecen sugerir que la inmigración tal vez no sea una solución universal al envejecimiento.

  2. 42. La situación de los trabajadores migrantes que realizan trabajos en el sector de la economía informal y que envejecen al margen de la protección social, sin tener acceso ni a un régimen de pensiones ni a unos servicios de salud adecuados, es motivo de gran preocupación. También es importante garantizar a los inmigrantes un trato igual al que reciben los naturales del país, así como que se mantengan los derechos adquiridos tras cambiar de residencia de un país a otro.

  3. 43. La emigración también puede privar a los países de envío de las personas que realmente necesitan. Si bien puede ser una ventaja para los particulares, esta «fuga de cerebros» representa una pérdida considerable para los países que han invertido en la formación y las calificaciones de los trabajadores. Asimismo, esto se traduce en una «selección adversa» de la población adulta que tiene repercusiones negativas para los sistemas de salud y de pensiones nacionales.

  4. 44. La aparición de nuevas oportunidades de empleo en las áreas urbanas ha estimulado el aumento de la emigración rural, la cual ha alcanzado niveles sin precedentes, y ha motivado cambios en las estructuras familiares. En muchos casos, los migrantes son


24 Replacement Migration: Is it a solution to declining and ageing populations? División de la Población de las Naciones Unidas, 2000.

adultos jóvenes con altos niveles de educación y las personas mayores permanecen en el campo. La migración no sólo aumenta los efectos que provoca la disminución de la fertilidad en cuanto al envejecimiento de la población al significar que se marchan los más jóvenes, sino que también hace que la comunidad pierda a quienes cuentan con iniciativa y serían más capaces de mejorar la condición de las personas pobres de edad avanzada que viven en las zonas rurales. En ocasiones, las personas de edad que habitan en el campo no son ya capaces de valerse por sí mismas y tienen que emigrar a las zonas urbanas para vivir con sus familiares, enfrentándose a problemas de aislamiento y soledad. En el siguiente recuadro se presenta el caso de personas mayores de la etnia aymara que migraron a las zonas urbanas de Bolivia. Sin embargo, las pruebas con que se cuenta apuntan a conclusiones distintas. Por ejemplo, en la República de Corea, el éxodo hacia las ciudades del excedente de población rural trajo consigo un aumento de la calidad de vida tanto en el sector rural como en el urbano 25.

Aymaras de edad avanzada en las zonas urbanas

En las comunidades indígenas aymaras de Bolivia, la comunidad se hace cargo del cuidado de las personas mayores que por un motivo u otro se quedan solas. En la actualidad esta tradición está cambiando, ya que muchos aymaras emigran a las ciudades en busca de trabajo. A menudo, los migrantes aymaras acaban viviendo en las zonas marginadas en condiciones de extrema pobreza. Muchos deciden hacer que sus familiares mayores se trasladen a la ciudad, sobre todo en cuanto a las madres que se han quedado viudas, ya que no quieren que éstos permanezcan solos en las zonas rurales. Para los ancianos aymaras las ciudades son lugares extraños. En ellas prácticamente no existe la estructura cultural de sus ancestros y a estas personas mayores les embarga un profundo sentimiento de inseguridad y alienación.

Hace algunos años, en un barrio de La Paz, cuatro mujeres mayores aymaras fundaron un grupo para ayudarse entre ellas y para evitar ser una carga para sus hijos. Este grupo les permite reunirse y hablar sobre sus problemas. En un principio, la principal actividad consistía en hilar lana de alpaca. Se establecieron contactos con un grupo de personas mayores en Suecia, quienes ayudaron a vender la lana en dicho país. Con los ingresos recibidos, las mujeres empezaron a construirse un hogar. En la actualidad, cuentan con una casa que ofrece un techo a nueve mujeres que no tienen dónde vivir y que no quieren ser una carga para sus hijos. La característica más notable de este grupo es su sentido de la autogestión.

Fuente: Lloyd-Sherlock, P. Older people’s strategies in times of social and economic transformation en «The ageing and development report», 1999, HelpAge International, Londres.





6. Conclusiones y consideraciones en materia de políticas

  1. 45. La vitalidad de nuestras sociedades depende cada vez más de la participación activa de las personas mayores. Por ende, promover una cultura que valore la experiencia y los conocimientos que se adquieren con la edad supone un desafío central. Debemos mejorar las condiciones económicas y sociales a fin de hacer posible que las personas de todas las edades sigan totalmente integradas en la sociedad y puedan así decidir libremente cómo desean contribuir a la sociedad y relacionarse con la misma, lo cual servirá para que se sientan realizadas.

  2. 46. Si bien el envejecimiento no es una «catástrofe», sí plantea un desafío político. El envejecimiento es un fenómeno a largo plazo y es posible introducir mecanismos gradualmente para hacer frente al mismo. Dichos mecanismos deben encontrarse en el mundo del trabajo y en los sistemas de transferencias sociales. Para lograr este objetivo, la


25 Skeldon, R.: Ageing of rural populations in South East and East Asia en «The World Ageing Situation. Exploring a Society for All Ages», Asuntos Económicos y Sociales, Naciones Unidas, Nueva York, 2001.

OIT considera necesario arrostrar los siguientes retos a la hora de elaborar políticas sobre el envejecimiento:

  • una transición gradual y flexible de la vida activa a la jubilación, como medio para brindar a los trabajadores mayores la oportunidad de permanecer en activo tanto tiempo como deseen;

  • el desarrollo de las medidas necesarias para impedir la discriminación en el empleo y en la ocupación, prestando especial atención a los trabajadores mayores;

  • la aplicación de políticas encaminadas a formar y reeducar profesionalmente a los trabajadores mayores a fin de ayudarles a adaptarse a las nuevas demandas y oportunidades, utilizando el principio rector de la educación permanente como estrategia preventiva a largo plazo;

  • aprovechar el potencial de las TIC para ofrecer nuevas posibilidades de empleo y de formación a las personas mayores, incluidas aquellas con discapacidades, así como aprovecharlo en beneficio de la mayoría de personas de edad avanzada del mundo;

  • la adopción de medidas apropiadas para las condiciones nacionales y de prácticas que permitan a los trabajadores mayores permanecer más tiempo en su puesto de trabajo y que hagan esta posibilidad más atractiva;

  • el desafío de la seguridad social, es decir, dar una respuesta eficaz al cambio de las estructuras familiares y de los estilos de vida garantizando un trato equitativo para hombres y mujeres en lo relativo, por ejemplo, a la edad pensionable y a las prestaciones de sobrevivientes;

  • la creación de mecanismos que mantengan los sistemas de transferencias sociales en equilibrio financiero al repartir la carga financiera del envejecimiento de forma justa entre las poblaciones activa e inactiva;

  • los costos que motiva el envejecimiento en los sistemas de asistencia médica, así como los positivos efectos económicos que trae consigo el que los trabajadores mayores gocen de buena salud;

  • el alcance y las limitaciones de la sustitución de trabajadores gracias a la migración como solución al envejecimiento de la población;

  • tomar en cuenta la importancia de la integración social, los lazos familiares, las relaciones multigeneracionales y los derechos de las personas mayores necesarios para garantizar un envejecimiento decente;

  • la evolución del trabajo y del medio ambiente de trabajo como aspectos clave para reducir la invalidez a largo plazo, así como para garantizar una jubilación decente y que las personas mayores gozan de buena salud;

  • dar con formas de reforzar las redes de seguridad clásicas basadas en la familia a fin de mitigar los efectos negativos del VIH/SIDA.


47. Mediante el presente documento hemos pretendido sugerir una serie de vías que deberían explorarse. Con todo lo dicho en mente, es necesario dar con soluciones clarividentes y poner en marcha mecanismos para controlar la situación. Por otra parte, resulta esencial hacer un llamamiento a las principales partes interesadas para que doblen sus esfuerzos, tanto a título individual como mediante la colaboración, para poder hacer frente a los retos de la revolución demográfica en la que nos vemos inmersos y para lograr una sociedad verdaderamente inclusiva para las personas mayores. Finalmente, seguimos otorgando importancia a la formación de alianzas con los gobiernos, las organizaciones de empleadores y de trabajadores, la sociedad civil y el sector privado.

1   2   3   4   5

similar:

Programa de Acción adoptado en la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social, Copenhague 1995 iconSeminarios nacionales multidisciplinarios para la cumbre mundial de desarrollo sostenible

Programa de Acción adoptado en la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social, Copenhague 1995 iconQue aprueba la convencion sobre la prohibicion del desarrollo, la...

Programa de Acción adoptado en la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social, Copenhague 1995 iconEl Programa de Desarrollo Educativo 1995-2000

Programa de Acción adoptado en la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social, Copenhague 1995 iconPaper Un análisis sobre la desigualdad de los ingresos (ganadores...

Programa de Acción adoptado en la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social, Copenhague 1995 iconMetodología en ingeniería en comunicación social. Apuntes generales...

Programa de Acción adoptado en la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social, Copenhague 1995 iconResumen En las siguientes páginas se pretende establecer un diálogo...

Programa de Acción adoptado en la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social, Copenhague 1995 iconLa ordenación, la conservación y el desarrollo sostenible de todos...

Programa de Acción adoptado en la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social, Copenhague 1995 iconConvenio de Basilea sobre el control de los movimientos transfronterizos...

Programa de Acción adoptado en la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social, Copenhague 1995 iconAccion e intervencion social (Código: 9916085)

Programa de Acción adoptado en la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social, Copenhague 1995 iconLa investigación acción participativa, inicios y desarrollo


Medicina





Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com