Sujeciones químicas en personas con enfermedad de Alzheimer






descargar 53.37 Kb.
títuloSujeciones químicas en personas con enfermedad de Alzheimer
fecha de publicación25.08.2017
tamaño53.37 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Química > Documentos
Sujeciones químicas en personas con enfermedad de Alzheimer

Guía para familiares

Dr. Burgueño Torijano

Médico especialista en Medicina Preventiva y
Salud Pública.


Investigador en SUJECIONES.

Coordinador del Programa «Desatar al Anciano
y E. de Alzheimer».


Qué es una sujeción química

Cuando nos referimos a una sujeción química es­tamos hablando de:

El uso inadecuado de drogas psicoactivas1, sedantes

o tranquilizantes, para manejar o controlar una con­ducta molesta (p. e.: vagabundeo) o de riesgo, que no tiene base en un desorden psiquiátrico diagnosticado. En general, el uso de drogas psicoactivas para manejar un problema, para el que existe un tratamiento mejor.

¿Cómo y por qué se usan?

Entre un 50% y un 80% de las personas con en­fermedad de Alzheimer consumen esos medica­mentos a diario y por largos periodos de tiempo. Este dato resulta muy negativo por los efectos cola­terales, indeseables o secundarios de los mismos. Si a esto le sumamos el resultado de diversos estudios que demuestran que en el 60% - 80% de los casos se pueden suspender, cuando hablamos de enfermos de Alzheimer y se aplican medidas alternativas, po­demos hablar de uso de sujeciones químicas. Como en el caso de las sujeciones físicas, los cuidadores es-

drogas psicoactivas: son drogas que se utilizan en medicina para controlar el estado de ánimo o humor, el estado mental, o la conducta.

grimen argumentos de seguridad para la persona, ta­les como evitar extravíos y agresiones, y se sabe que existen razones de conveniencia, e incluso de discipli­na, por conductas molestas o insociables.

El uso de sujeciones se opone a los objetivos gene­rales de los cuidados, es decir, lograr el máximo nivel de capacidad funcional y calidad de vida posible.

¿Quién tiene más riesgo de padecerlas?

Las personas con enfermedad de Alzheimer pue­den resultar especialmente incómodas para el per­sonal y eso, junto a sus problemas, les hace tener mayor riesgo.

  • Demencia. Uso de sujeciones físicas.

  • Conducta inapropiada, Necesidad de cuidados antisocial o agresiva. médicos instrumentales.

  • Vagabundeo. Desarraigo familiar.


Los momentos de mayor riesgo para estos enfer­mos son: el reciente ingreso en un centro; los cam­bios de ubicación física; cambios de personal; pér­didas de familiares cercanos; etc.



Aspectos éticos y legales

Como cualquier persona, el enfermo de Alzhei­mer tiene derecho a estar libre de sujeciones im­puestas por disciplina o conveniencia, y ese dere­cho debe estar en los códigos éticos de profesionales e instituciones, y en las leyes y normas, así como el derecho a rechazar, el enfermo o su representante legal, cualquier tratamiento recomendado.

Efectos en la persona con enferme­dad de Alzheimer

Los efectos pueden ser muy negativos cuando se usan a diario y por largo tiempo.

  • Delirium / alteración del pensamiento.

  • Deterioro de la función cognitiva.

  • Deterioro de la comunicación.

  • Depresión.

  • Deterioro funcional físico.

  • Uso de sujeciones físicas.


El alto riesgo de caídas, que producen estos medica­mentos, está directamente relacionado con el riesgo de aplicación de sujeciones físicas, cuya suma aniqui­lará a la persona (ver guía de sujeciones físicas en el

número anterior de esta revista). Es difícil ver un tipo de sujeción aislado del otro, cuando se usa una de ellas por largo tiempo.



Uso racional

El uso racional obliga a que se eviten en lo posi­ble, buscando siempre medidas alternativas para manejar los problemas existentes.

Dr.Burgueño Torijano



Antes y durante el tratamiento, el enfermo será so­metido a una valoración completa. La persona, o su representante legal deben ser invitados a participar en el plan de cuidados.
El médico debe conocer en todo caso la admi­nistración, debe ser capaz de explicar qué proble­ma se está tratando, que no hay alternativas, y cuánto tiempo se usará. El uso racional obliga a ha­cer repetidos esfuerzos para suspender estos medi­camentos.

  • Lograr el máximo nivel funcional de la persona y su bienestar.

  • Usar la menor dosis posible. Que esté libre de efectos secundarios (se empieza por dosis bajas y se va incrementando en función de la necesidad).

  • Que muestre reducción significativa de los síntomas que se quieren tratar.

  • Suspender el tratamiento en el plazo más corto de tiempo posible.


Véase que en el cuadro se habla de medicamentos prescritos. Como medicamentos, deben ser siempre prescritos por un médico, si bien cuando se usan con fines restrictivos (sujeciones), puede que se ad­ministren sin que ni siquiera el médico lo sepa. Cuando se dan de esa forma perversa, e ilegal, no se tiene en cuenta los efectos secundarios, la dosis, o el mejor control de síntomas y se podrá sospechar, como veremos más adelante.

Cuidados de un Enfermo de Alzheimer que consume medicamentos

tranquilizantes

Cuando una persona comienza a consumir medi­camentos tranquilizantes ha de ser vigilada frecuen­temente para evitar la aparición de complicaciones conocidas.

  • Evaluación médica diaria y, si se prolongara, consulta al neurólogo o psiquiatra.

  • Vigilancia al levantarse-ponerse en pie.

  • Evaluar periódicamente la estabilidad en la marcha.

  • Monitorizar actividades de la vida diaria, usándolas como señal de alarma, si hay pérdida de autonomía. No es tolerable que un tratamiento tenga como consecuencia la pérdida de autonomía irreversible.

  • Monitorización de la conducta, el estado de ánimo, y la función cognitiva en personas con demencia.

  • Garantizar la correcta nutrición e hidratación.




  • Evitar el aislamiento.

  • Programar actividades adecuadas.

  • Hacer cambios posturales en personas muy postradas.

  • Monitorizar el hábito intestinal o defecación.

  • Monitorizar la eliminación de orina. No es tolerable que aparezca una incontinencia y no se haga algo.

  • Prevenir el uso de sujeciones físicas. No es tolerable que la persona sea atada por este tratamiento.

  • Y en general, toda medida necesaria para lograr retirar el medicamento lo antes posible.


Alternativas a las sujeciones químicas

En la mayoría de los casos, el control de la con­ducta puede lograrse sin estos medicamentos, si bien puede suponer que el personal, y usted, le dediquen más atención. Medidas como progra­mas de acogida al ingreso o admisión, adecuación del entorno, mejor conocimiento y respeto de pre­ferencias y necesidades individuales, programa­ción de actividades diversas, rehabilitación y uso de equipamientos y nuevas tecnologías para que la persona pueda moverse libremente, permiten el control de problemas y la seguridad sin sujecio­nes. Es necesario que se aplique un plan persona­lizado.




¿Qué debe hacer usted?

Si su ser querido está en una residencia, u otro centro, y esto le preocupa, advierta que quiere ser informado cuando se le paute un medicamento de este tipo. No tiene que ser médico ni algo pare­cido para recibir información. Esa información le permitirá tomar una postura sobre el asunto, e in­cluso manifestar su preocupación al médico, que se verá obligado a tranquilizarle y dar explicacio­nes. Con todo, podrá juzgar si se usa con fines res­trictivos o si se hace de forma adecuada y contro­lada.

El personal

que pregunta

sobre el enfermo,

sus gustos,

costumbres y

necesidades,suele cuidar mejor.

Aunque se lo nieguen, usted puede sospechar la administración si su familiar presenta:


  • Postración, inmovilidad excesiva. Somnolencia.

  • Habla o se mueve anormalmente lento.

  • Abandona su autocuidado (lo que antes hiciera por sí mismo).

  • Tiende a inclinarse hacia un lado y es incapaz de sentarse o estar de pie derecho.

  • Tiene una marcha inestable.

  • Se marea al incorporarse o ponerse en pié (hi­potensión ortostática). (Alto RIESGO DE CAÍDAS).

  • Se duerme durante una actividad cotidiana, como comer.

  • Tiene la boca seca.

  • Se lame los labios repetidamente.

  • Está más estreñido.

  • Está más confuso.

  • Tiene movimientos repetitivos de la lengua, cabeza y tronco. Presenta contracturas y rigi­deces.


Si presenta varios de esos signos pregunte inme­diatamente al médico. Lo lógico es que, si no los ha prescrito él y sospecha como usted, tome me­didas, y si los ha prescrito, le deberá informar con detalle.

Los centros

que no ponen

problemas

para que usted

esté dentro siempre

que pueda,

y cuentan con

voluntarios

externos,

son más trasparentes

y fiables.

Si sospecha que el uso es inadecuado y no recibe una respuesta correcta por parte de los responsables del centro, consulte con el resto de su familia y, en conjunto, busquen el asesoramiento de un aboga­do. Las administraciones públicas, y las asociaciones de familiares de enfermos de Alzheimer pueden orientarles adecuadamente.

Dr.Burgueño Torijano



Su colaboración


Su actitud será clave para evitar que se abuse de las sujeciones con su ser querido. No se trata de adoptar un actitud de enfrentamiento con nadie, sino de dar a entender que usted está dispuesto a participar en evitarlas e incluso correr ciertos riegos controlados.

Desde el punto de vista de evitarlas, o de retirar­las si ya se dan, usted puede ayudar mucho, con más presencia, dando al personal información so­bre los hábitos y estilo de vida de su ser querido, en definitiva, implicándose en el proceso de los cuidados.

Que usted esté encima

evitará muchos males

a su ser querido.

Se sabe que el desarraigo

familiar es un factor

de riesgo de ser sometido a

sujeciones

y otros malostratos.

En resumen, si su ser querido consume estos me­dicamentos, y sabe para qué los toma, compruebe usted mismo si están haciendo el efecto deseado, y si no es así, es inaceptable que se mantengan, a sa­biendas de que son muy tóxicos, o con graves efec­tos indeseados.


similar:

Sujeciones químicas en personas con enfermedad de Alzheimer iconEfectos del ejercicio multimodal en pacientes con la enfermedad de...

Sujeciones químicas en personas con enfermedad de Alzheimer iconEnfermedad de Alzheimer

Sujeciones químicas en personas con enfermedad de Alzheimer icon¿Qué es la enfermedad de Alzheimer?

Sujeciones químicas en personas con enfermedad de Alzheimer iconConclusiones "Los costes de la enfermedad de Alzheimer"

Sujeciones químicas en personas con enfermedad de Alzheimer iconEnfermedad de Alzheimer De Wikipedia, la enciclopedia libre

Sujeciones químicas en personas con enfermedad de Alzheimer icon¿QUÉ tal que ya existiera la cura para la enfermedad de alzheimer y nadie lo supiera?

Sujeciones químicas en personas con enfermedad de Alzheimer iconSe entienden por primeros auxilios, los cuidados inmediatos, adecuados...

Sujeciones químicas en personas con enfermedad de Alzheimer iconPersonas Jurídicas del sector quimico, unicamente sustancias quimicas...

Sujeciones químicas en personas con enfermedad de Alzheimer iconCapítulo 9 Ayudas técnicas para personas con sordoceguera
«personas con discapacidad», como «cualquier producto, instrumento, equipo o sistema técnico usado por una persona con discapacidad,...

Sujeciones químicas en personas con enfermedad de Alzheimer iconPara que el agente patógeno produzca la enfermedad, deberá estar...


Medicina





Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com