Programa de las Nacioness Unidas para el Medio Ambiente




descargar 11.83 Kb.
títuloPrograma de las Nacioness Unidas para el Medio Ambiente
fecha de publicación02.12.2015
tamaño11.83 Kb.
tipoPrograma
med.se-todo.com > Química > Programa
Nuestro futuro robado ¿Amenazan sustancias químicas sintéticas nuestra fertilidad, inteligencia y supervivencia?
Escrito por THEO COLBORN, JOHN P. MYERS y DIANNE DUMANOSKI
ISBN 84-932176-0-3
Ecoespaña/A. Muñoz, editor

Nuestro futuro robado es un libro motivado por cuestiones urgentes. La contaminación del mundo entero por sustancias sintéticas es una de las varias y ominosas tendencias globales que se ciernen  siniestramente sobre el futuro humano. Sin embargo, a diferencia de otros peligros, como el agotamiento del ozono y el calentamiento global, este problema nos afecta a todos de manera inmediata y personal.

Durante el último medio siglo, la Revolución Química que entró en fase de aceleración al final de la Segunda Guerra Mundial ha provocado una gigantesca oleada de sustancias sintéticas que penetran en todos los rincones de la Tierra. Hemos inundado el ambiente con billones de kilos de nuevas sustancias artificiales. Esto ha tenido el efecto de un gran experimento global que ha transformado el mundo de innumerables maneras. En este proceso, no sólo hemos alterado la química de la atmósfera terrestre: hemos alterado incluso la química de nuestros propios cuerpos. La cuestión apremiante es el efecto de estas ubicuas sustancias en los diversos sistemas donde se han infiltrado, alterándolos.

Ahora sabemos que el problema de la disrupción endocrina va más allá de las sustancias individuales. Nos hace enfrentarnos con un obstáculo inmediato –cómo crear una industria química sostenible que satisfaga las necesidades humanas de un modo que no perjudique a la vida– y con un problema aún mayor: invertir el carácter insensato de este continuo experimento global en el que todos servimos de conejillos de indias sin querer y, en la mayoría de los casos, sin saberlo. El futuro de muchas especies, incluida la nuestra, puede depender de ello.

Al Gore escribe en el prólogo de del libro: “Nuestro futuro robado ofrece un  vívido y ameno informe de las recientes investigaciones científicas acerca de los trastornos provocados por las sustancias químicas sintéticas en los delicados sistemas hormonales. Estos sistemas desempeñan un papel fundamental en procesos humanos que abarcan desde el desarrollo sexual al comportamiento, la inteligencia y el funcionamiento del sistema inmunitario. (…)  Nuestro futuro robado es un libro de importancia trascendental que nos obliga a plantearnos nuevas preguntas acerca de las sustancias químicas sintéticas que hemos esparcido por toda la Tierra. Por el bien de nuestros hijos y nietos, es urgente que busquemos las respuestas. Todos tenemos derecho a saber y la obligación de aprender”.

El PNUMA, actualiza los datos en su informe anual

http://buenosdiasplaneta.files.wordpress.com/2010/03/disruptoreshormonales-1.jpg?w=300&h=300

El asunto de ‘Nuestro futuro robado’, en el informe anual del PNUMA
(Programa de las Nacioness Unidas para el Medio Ambiente)

Muchas toxinas existentes en el medio ambiente alteran los procesos de desarrollo de los mamíferos en el útero, poniendo especialmente en riesgo a fetos y niños pequeños. Este tema se discutió en profundidad en la Reunión Ministerial del G8 sobre el medio ambiente realizada en Italia en abril de 2009. En Japón, por ejemplo, la tasa de anomalías congénitas, como la columna bífida y el síndrome de Down, se ha duplicado en el último cuarto de siglo, mientras que el deterioro del sistema inmunológico de los niños, asociado con enfermedades que incluyen el asma, se ha triplicado en 20 años (Saito 2009). Los estudios japoneses también sugieren que el aumento de los niveles de obesidad puede ser resultado de la alteración de los sistemas hormonales en las personas jóvenes (Takimoto y Tamura 2006).

La Reunión Ministerial del G8 convino que los países deberían trabajar conjuntamente para identificar los generadores ambientales de las enfermedades infantiles comunes (G8 2009). Esta preocupación se ve reflejada en una cantidad de iniciativas nacionales. En 2009, el gobierno de los Estados Unidos emprendió una serie de estudios en los que participarán alrededor de 60 000 mujeres embarazadas. Sus hijos serán observados desde la etapa fetal hasta los 12 años con el objetivo de identificar la influencia del medio ambiente en su salud y desarrollo. En Italia, se ha comenzado a evaluar la exposición a sustancias tóxicas persistentes en las etapas prenatal y perinatal.

Algunos de los productos químicos que más preocupación causan son los alteradores endocrinos. Estos productos dañan el sistema hormonal de los animales provocando efectos reales y potenciales en los sistemas reproductivos e incluyen los BFR, los PCB y otros químicos industriales; los plaguicidas como la atrazina y el DDT; los plastificados con ftalatos y bisfenol A, que se encuentran en muchos productos plásticos y latas de bebidas, y los anabólicos esteroides. Mientras que la producción de alguno de estos productos
químicos está prohibida en muchos países, se siguen encontrando en productos, flujos de desechos y el medio ambiente en general (Connolly 2009) (Recuadro 1).

Los alteradores endocrinos se comportan en forma similar a las hormonas naturales en el cuerpo humano, alterando los sistemas de señales químicas que guían el desarrollo del cerebro y de los sistemas de reproducción (Figura 2). Se cree que los alteradores endocrinos y sus productos de degradación pueden imitar el estrógeno, hormona femenina, y bloquear los andrógenos, hormonas masculinas. Los efectos de estos químicos pueden ser más dañinos cuando el feto se ve expuesto a ellos en el útero. El descubrimiento de crías hermafroditas de osos polares en el Ártico se ha relacionado con los PCB usados en los submarinos nucleares (Steiner 2009). El cáncer de testículos en los humanos ha sido relacionado con la exposición a alteradores endocrinos en la etapa perinatal (Hardell y otros 2006).

La cantidad de estos químicos encontrados en productos de consumo diario y en el medio ambiente significa que, aún cuando presenten una pequeña amenaza a nivel individual en dosis a las que la mayoría de las personas está expuesta, podrían llegar a ser una amenaza colectiva. Este “efecto cóctel” de pequeñas dosis acumuladas podría crear sinergias e interacciones complejas que resultan imposibles de predecir sobre la base de los estudios de compuestos

similar:

Programa de las Nacioness Unidas para el Medio Ambiente iconEl Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (pnuma)

Programa de las Nacioness Unidas para el Medio Ambiente iconY Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo

Programa de las Nacioness Unidas para el Medio Ambiente iconLos tóxicos ambientales son las sustancias introducidas en el medio...

Programa de las Nacioness Unidas para el Medio Ambiente iconPor medio de la cual se aprueba la “Convención Internacional contra...

Programa de las Nacioness Unidas para el Medio Ambiente iconCapacidad de un organismo para acomodarse a su propio medio o a un...

Programa de las Nacioness Unidas para el Medio Ambiente iconPrograma administracion del medio ambiente

Programa de las Nacioness Unidas para el Medio Ambiente iconMedio ambiente y clima: la Comisión invierte 281,4 millones eur en...

Programa de las Nacioness Unidas para el Medio Ambiente iconPrograma: licenciatura en ciencias naturales y medio ambiente cread: bogota kennedy

Programa de las Nacioness Unidas para el Medio Ambiente iconProtocolo de vigilancia y control de las de las condiciones y medio ambiente de trabajo

Programa de las Nacioness Unidas para el Medio Ambiente iconDocumento preparado por el Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com