La construcción de la memoria nacional a través de los manuales escolares de ciencias sociales de octavo grado en colombia entre 1984-1996: representaciones sobre el siglo XIX




descargar 0.91 Mb.
títuloLa construcción de la memoria nacional a través de los manuales escolares de ciencias sociales de octavo grado en colombia entre 1984-1996: representaciones sobre el siglo XIX
página1/23
fecha de publicación11.01.2016
tamaño0.91 Mb.
tipoManual
med.se-todo.com > Historia > Manual
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   23
0. PRESENTACIÓN INSTITUCIONAL
1. LA CONSTRUCCIÓN DE LA MEMORIA NACIONAL A TRAVÉS DE LOS MANUALES ESCOLARES DE CIENCIAS SOCIALES DE OCTAVO GRADO EN COLOMBIA ENTRE 1984-1996: REPRESENTACIONES SOBRE EL SIGLO XIX.

2. Autor: Gabriel David Samacá Alonso. Código: 2010196


3. Director: Codirector:

Francisco Javier Gómez Silva. Roberto Sancho Larrañaga.


4. Universidad Industrial de Santander.

Facultad de Ciencias Humanas.

Escuela de Historia.

1. EL PROBLEMA DE INVESTIGACIÓN
1.1. PRESENTACIÓN DEL PROBLEMA
La enseñanza de la historia en las dos últimas décadas del siglo XX fue objeto varios estudios por parte de organizaciones internacionales. El fin que perseguían estos trabajos, no era más que el de evaluar el tipo de educación que se estaba impartiendo en los sistemas educativos nacionales, en lo relacionado especialmente con la promoción de los valores y principios de la democracia a través de las asignaturas de Historia, consenso al que se estaba llegando desde la década del ochenta para toda la región. Estas iniciativas, si bien partían de la preocupación por evaluar el estado de la enseñanza de la historia, no sólo se proponían observar ello, sino por el contrario, pretendían que a partir de los informes resultantes se empezaran a desarrollar transformaciones en los diferentes ámbitos, lideradas por los ministerios de educación nacional de los diferentes países.
Dentro de las organizaciones que encabezaron los estudios referidos se destacaron la UNESCO y su trabajo de 1984, la Organización de Estados Iberoamericanos OEI , que desarrolló varios trabajos durante toda la década del noventa e incluso en la actualidad y el Convenio Andrés Bello CAB, quien de la misma forma realizó trabajos en la última década del siglo XX. Estos informes constituyen una señal de la nueva forma en que la educación era entendida a inicios de la década del noventa, como un campo no sólo determinado por las decisiones y procesos nacionales sino también en relación a las tendencias que se marcaban a nivel regional, dictadas en gran medida por entidades y organizaciones supranacionales.
En general, los trabajos que referimos se dieron a la tarea de estudiar todo el conjunto de variables que componían la enseñanza de la historia en cada país, a saber: Analizaron los planes y programas para la enseñanza de la historia, los contenidos desarrollados en las diferentes asignaturas a través de los manuales escolares y la formación de los profesores. Sí bien los trabajos diferían en el énfasis regional dado -ya que unos cubrían sólo los países andinos mientras que otros incluían toda Iberoamérica- las conclusiones sobre el caso colombiano eran similares: Colombia era caracterizada como un caso especial en la medida en que representaba avances significativos en su currículo, en lo referente con la promoción y defensa de los valores democráticos como la convivencia y la paz, así como en la apuesta seria por abandonar la dispersión de las ciencias sociales, con la creación de la llamada integración. Muestra de esta condición excepcional era la reglamentación que se empezaba a implementar, resultado de un proceso que inició desde 1976 y que tuvo entre sus momentos claves el decreto 1002 de 1984, la expedición de los Marcos Curriculares entre 1988 y 1991 y la Ley General de Educación de 1994. Todo ello era muestra de haber emprendido el camino de la renovación en la enseñanza de la historia, aunque se aceptara la existencia de pequeños rezagos de la historia tradicional, que de todas formas no podían ser tomados como dominantes.
En ese contexto, al mediar la década de los ochenta, precisamente cuando se daban estos pasos en la prometida renovación curricular, se suscitó una polémica por la publicación de unos textos escolares que según la Academia Colombiana de Historia representaban la perfidia de la historia de la nación. Para la Academia, estos manuales expelían una versión del devenir de la nación inspirado en el marxismo más recalcitrante, que hacía juego al comunismo internacional y que pretendía entregarle el país a la insurgencia de orientación marxista. Desde la orilla de la investigación universitaria, autores como Germán Colmenares y Hans Joachim König afirmaron que los textos escolares de Ciencias Sociales, habían experimentado una profunda renovación en las dos últimas décadas del siglo XX. Dicha renovación se habría dado a partir de la década del setenta, en la que aparecieron textos que tomaban distancia del relato tradicional centrado en la narración de epopeyas protagonizadas por grandes héroes, así como en materia pedagógica. Este profundo cambio era producto del influjo de la nueva producción historiográfica, inaugurada con lo que se ha dado en llamar La Nueva Historia de Colombia, que habría irrigado la producción de textos escolares, transformando el panorama de la “historiografía escolar”, cuyas fuentes dejaban de ser las anquilosadas obras de la Academia Colombiana de Historia, para pasar a ser los trabajos de Jaramillo Uribe y Colmenares, entre otros historiadores.
Si bien la década del ochenta vio en el mercado las obras escolares de autores como Salomón Kalmanovitz y la inmolada Silvia Duzán, Rodolfo Ramón de Roux, Margarita Peña y Carlos Alberto Mora, estos manuales, según los defensores de la renovación curricular, marcarían una nueva época en los textos escolares para las Ciencias Sociales, que tendría nuevos y más importantes desarrollos en la década del noventa. Quienes sugieren que efectivamente se asistió en este momento a la mentada separación de la historia tradicional, se apoyan en las iniciativas legales que a nivel curricular se emprendieron, tal y como lo anotamos en relación a las organizaciones internacionales, aunque sabemos que el hecho de que se realicen cambios a nivel formal-legal, no implica transformaciones automáticas ni en los contenidos o en las formas de enseñanza-aprendizaje de las ciencias sociales. Así pues, es precisamente este periodo histórico en el que pretendemos detenernos, la década del noventa, en la que se dio la supuesta consolidación de una nueva generación de manuales escolares, toda vez que dicha afirmación no ha sido cuestionada o problematizada, tanto por los trabajos sobre enseñanza de la historia como de textos escolares.
De esta forma, nos interesa instalar la sospecha en relación al tan mentado proceso de renovación curricular en Ciencias Sociales, partiendo de las premisas de que los cambios legales no implica automáticamente modificaciones significativas en los textos escolares, así como que la aparición de algunos textos “renovadores” conllevó el inicio de un camino exitoso por alejarse de formas y visiones tradicionales de la historia del país. En el mismo sentido, nos interesa destacar que los informes de entidades internacionales despojan de toda mirada crítica la enseñanza de las Ciencias Sociales, en cuanto la desligan de su papel histórico de explicación-legitimación de un orden imperante o por lo menos de socializadora en un proyecto social y político determinado, que en este caso correspondería a la visión aséptica y neutral sobre la democracia. Así pues, nuestra preocupación se centra en aquellas versiones del pasado nacional que se pretendían transmitir a través de los textos escolares de Ciencias Sociales, entre 1984 y 1997, específicamente las representaciones que de la historia del siglo XIX incluían los textos, en cuanto es el periodo de la historia nacional en el que el Estado-Nación inicia su proceso de configuración.
El periodo de trabajo lo definimos sobre la base de que en aquellos años, se dieron una serie de acontecimientos que marcaron una transformación del Estado en su estructura y organización, así como de cambios en materia educativa en general y en la enseñanza de las Ciencias Sociales en especial. Nos referimos desde luego al cambio de la constitución de 1886 la cual proclamaba a la nación colombiana como una unidad cultural homogénea: una lengua, una raza y un solo Dios; a la constitución de 1991, que incluía en sus principios el reconocimiento de la diversidad cultural, la secularización y democratización de la sociedad colombiana, además de la promesa de instituir el Estado Social de Derecho, cambios por demás profundamente significativos, que entrañan nada menos que una reformulación del proyecto de nación y de organización estatal.
Este reordenamiento del Estado que se tradujo no en una nueva reforma constitucional sino en un cambio de carta magna, tuvo un correlato que de una u otra forma marcaría el sentido de la misma Constitución, a saber: la introducción frontal en el país de cambios jurídicos y políticos que anunciaban el desmonte del Estado intervencionista y la llegada de un nuevo concepto de Estado mínimo –aunque en la Constitución se dijera lo contrario- y de las relaciones con la Sociedad Civil y el mercado. Esta paralela construcción del orden neoliberal como la denomina Jairo Estrada Álvarez, jugaría un papel muy importante en la redefinición del proyecto de nación que se concretizó en la Constitución del 91, fijando en ocasiones sus alcances y marcando el ritmo de la promesa democrática con que se inició la década del noventa, ahogada en una crisis de violencia narcotraficante (que incluye la violencia paramilitar) e insurgente, aunque pletórica de esperanza renovadora en los cambios que se veían surgir.
Simultáneamente, a finales de la década del ochenta se presentaron cambios considerables en la propuesta del Estado para la enseñanza de las Ciencias Sociales, introduciendo el concepto de integración de los saberes, que daría paso a la denominación de las Ciencias Sociales Integradas. Estos cambios se pueden advertir en documentos como el decreto 1002 de 1984 que regló tal reforma a nivel general, los Marcos Generales de los programas curriculares del mismo año, así como el Marco General de Ciencias Sociales-Propuesta de Programa Curricular para octavo grado de educación básica. En estos últimos se establece que para el ciclo de educación básica secundaria se acentúa la dimensión histórica. Específicamente para los grados de octavo y noveno procuran el desarrollo de contenidos relacionados con la historia de Colombia, estimando como directrices generales para octavo grado los relacionados a “Colombia, América, y el mundo desde el proceso de independencia de las naciones latinoamericanas hasta la primera guerra mundial. (Énfasis en el proceso de formación y desarrollo de la nación colombiana)”, que entrarían a regir en los textos escolares hacia 1991.
Este proceso de reforma educativa iniciado para todas las asignaturas en 1984, vendría a desembocar en la expedición de la Ley General de Educación (Ley 115 de 1994), como parte de las transformaciones en todo orden que se impulsaron en estos primeros años de vigencia de la Carta de 1991. En materia curricular, este proceso de cambio legal tuvo su primera modificación en 1996, año en el que se reformularon por primera vez los criterios establecidos en 1984, y cuyas aplicaciones iniciales en los textos se dieron hacia 1997. De esta forma, nuestra investigación se enmarca temporalmente en dos niveles: Por un lado, tenemos el periodo 1984-1996, definido por cambios generales en materia curricular desde la legislación, puntos extremos de dos acontecimientos relevantes como son, la publicación del Marco General de Ciencias Sociales-Propuesta de Programa Curricular para octavo grado de educación básica en 1990 y la Ley General de Educación de 1994. Y por el otro, tenemos el rango 1991-1997, años en los cuales los textos escolares se veían regidos por los criterios de la normatividad aludida.
Como vemos, el periodo escogido presenta unas características especiales para el estudio de las representaciones de la historia nacional del siglo XIX, en los textos escolares, pues asistimos a un rediseño del proyecto nacional, expresado nada menos que en una nueva Constitución Política; proceso que se ve acompañado de cambios educativos profundos, entre los que se cuentan la propuesta misma de enseñanza de lo relacionado con el conocimiento social. Todo lo cual es significativo, pues siguiendo a Norbert Lechner, la reformulación de los proyectos del estado-nación: “…se entrelaza con la reorganización de la estructura temporal. El presente es acotado mediante una redefinición del futuro y del pasado [...] Se trata de buscar y seleccionar entre los múltiples datos y experiencias del pasado los rasgos característicos que permitan construir un nosotros...Todo sirve en la búsqueda de “sí mismo”, pero particularmente la cultura y la historia son los materiales básicos con los cuales se elabora una memoria nacional.” Este trabajo de selección de cierto material del pasado se evidencia en la elaboración de la “historiografía escolar” así como en la producción de la normatividad que regula la selección y la enseñanza de lo seleccionado.
Como bien se sabe, la importancia de los textos escolares radica en que estos han sido a lo largo del siglo XIX y XX, instrumentos predilectos de los Estados y las elites, para crear y difundir el imaginario nacional, así como en el proyecto de construcción de ciudadanos. Ello se debe a que la educación en general ha sido un campo en el que se han librado batallas por la configuración de las representaciones simbólicas de los sujetos, proceso en el cual, la voz del Estado ha sido una de las más fuertes, en cuanto tiene el poder de definir contenidos y formas de enseñanza que debieran ser acatados por todos los habitantes del territorio nacional. Para el caso colombiano, este proyecto de creación de la nación a través de la educación en Ciencias Sociales, tuvo como ejes la relación con el territorio nacional a través de la geografía, la configuración de un modelo de ciudadano ligado a las virtudes cristianas desde la instrucción moral y cívica, y el devenir en la organización del Estado mediante la historia.
Dentro de este proceso, es precisamente el proyecto de elaboración de la memoria nacional en un periodo de redefinición del proyecto de Estado y de Nación, el que constituye nuestro problema de investigación. Proyecto que pretendemos reconstruir, a partir del análisis de los contenidos de los textos escolares producidos en los primeros años de vigencia de la Constitución Política y de las reformas educativas. En este sentido, formulamos las siguientes preguntas que guiarán nuestro trabajo: ¿Qué tipo de memoria nacional se pretendía transmitir sobre el proceso de formación de la nación colombiana a través de los textos escolares de Ciencias Sociales entre 1984 y 1996? ¿Cuál era el proyecto estatal de enseñanza de las Ciencias Sociales en este periodo? ¿Cuáles eran las representaciones del pasado sobre la formación de la nación colombiana que estaban fijadas en los textos escolares del periodo en cuestión? ¿Cómo se articulaban las actividades evaluativas incluidas en los textos escolares de Ciencias Sociales en el proyecto de construcción de la memoria nacional?
Con base en estos interrogantes, el problema de investigación lo desglosamos en los siguientes componentes:
Un componente contextual. Con ello nos referimos a los marcos legales (que contemplan tanto a la ley de leyes que es la Constitución como a las normas en el ámbito educativo), políticos, sociales, económicos y culturales en los que cobraron existencia los textos escolares de Ciencias Sociales. Entre ellos, destacaremos el proyecto educativo general diseñado a finales de los ochenta y la primera mitad de los noventa, así como las directrices del Ministerio de Educación Nacional en lo relacionado con la enseñanza de las Ciencias Sociales, particularmente los principios, objetivos, contenidos y sugerencias metodológicas. Además de ello, es necesario establecer los marcos políticos en los que se movieron los textos, es decir, el proceso que llevó a la Constitución Política de 1991, así como las condiciones socioeconómicas con la introducción de políticas de corte neoliberal que se desplegaron durante el periodo a estudiar. Por último, la creación de este contexto supone algunas referencias sobre los autores de los textos y la industria editorial, actores ineludibles al referirnos a los manuales escolares, lo que se liga con alusiones al estado de la historiografía nacional y en general de las Ciencias Sociales en este periodo, toda vez que esta relación con el campo disciplinar intervino en la creación de las imágenes del pasado nacional.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   23

similar:

La construcción de la memoria nacional a través de los manuales escolares de ciencias sociales de octavo grado en colombia entre 1984-1996: representaciones sobre el siglo XIX iconPensamiento y movimientos sociales y políticos del siglo XIX

La construcción de la memoria nacional a través de los manuales escolares de ciencias sociales de octavo grado en colombia entre 1984-1996: representaciones sobre el siglo XIX iconManuales / Ciencias Sociales

La construcción de la memoria nacional a través de los manuales escolares de ciencias sociales de octavo grado en colombia entre 1984-1996: representaciones sobre el siglo XIX iconManuales / Ciencias Sociales

La construcción de la memoria nacional a través de los manuales escolares de ciencias sociales de octavo grado en colombia entre 1984-1996: representaciones sobre el siglo XIX iconManuales / Ciencias Sociales

La construcción de la memoria nacional a través de los manuales escolares de ciencias sociales de octavo grado en colombia entre 1984-1996: representaciones sobre el siglo XIX iconCuestionario de ciencias naturales grado octavo

La construcción de la memoria nacional a través de los manuales escolares de ciencias sociales de octavo grado en colombia entre 1984-1996: representaciones sobre el siglo XIX iconManual de biografía y de bibliografía de los escritores españoles del siglo XIX

La construcción de la memoria nacional a través de los manuales escolares de ciencias sociales de octavo grado en colombia entre 1984-1996: representaciones sobre el siglo XIX iconCiencias sociales grado noveno tercer periodo

La construcción de la memoria nacional a través de los manuales escolares de ciencias sociales de octavo grado en colombia entre 1984-1996: representaciones sobre el siglo XIX iconElabora un artículo sobre alguna problemática (artística, científica...

La construcción de la memoria nacional a través de los manuales escolares de ciencias sociales de octavo grado en colombia entre 1984-1996: representaciones sobre el siglo XIX iconElabora un artículo sobre alguna problemática (artística, científica...

La construcción de la memoria nacional a través de los manuales escolares de ciencias sociales de octavo grado en colombia entre 1984-1996: representaciones sobre el siglo XIX iconElabora un artículo sobre alguna problemática (artística, científica...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com