Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que




descargar 4.55 Mb.
títuloConocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que
página14/48
fecha de publicación11.01.2016
tamaño4.55 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Historia > Documentos
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   48

El lado oscuro y tu potencial divino

Jesús dijo a sus discípulos, acerca de sus milagrosas dotes curativas: «Todo esto haréis y mucho más si tenéis fe.» La iluminación de Buda no sólo le permitió ver sus vidas pasadas, retrocediendo millones de años, sino que pudo volverse omnisciente. Aun así, dijo a sus seguidores que, con diligencia,ellos también podrían alcanzar la iluminación y los animó a «ser luces en vuestro interior». Estos seres iluminados con-sideraban que nuestro máximo potencial es ilimitado. Sin embargo, no se referían a que aprendiéramos a caminar sobre las aguas ni a que realizáramos curas milagrosas,sino a que podemos ganarnos la confianza de lo Divino al igual que hicieron ellos. Ejemplo, Buda insistía en que sus seguidores descubrieran cómo serían si recuperasen a sus espíritus atrapados por las ilusiones del mundo exterior.Y Jesús dijo: «Y a vo-sotros se os ha concedido el conocer el misterio del reino de Dios [...]. ¿Acaso se trae la luz para ponerla debajo de un arbusto o de una cama? ¿No es para ponerla sobre un candelera? Porque no hay nada oculto que no deba ser manifestado, ni nada escondido que no haya de salir a la luz» (Marcos 4,11; 21-22).

Emprender el viaje que nos lleva del momento en que vivimos al margen de nuestra persona hasta el análisis de nuestro mundo interior supone arrojar luz sobre nuestro lado oscuro. Los aspectos sombríos están arraigados en las conductas temerosas que tienen más control sobre nuestro comportamiento del que tiene la mente consciente. Esto limita tu capacidad de tomar decisiones en los instantes en que eres consciente de tus motivaciones.

Tu lado oscuro provoca conductas emocionales y psicológicas generadas por sentimientos reprimidos a los que no deseas enfrentarte de forma consciente por temor a las consecuencias. Por ejemplo, en lugar de enfrentarte a que tu pareja es problemática o a que tu hijo consume drogas, reprimes esos instintos intensos, y eso tendrá consecuencias desastrosas. Te sentirás irascible y triste, y no sabrás por qué.

Tu lado oscuro oculta las razones secretas de por qué saboteas las oportunidades que se te presentan en la vida. A menudo,la gente me dice que tiene miedo al éxito. Cuando les pido que me expliquen de dónde puede proceder ese temor, muchos se quedan en blanco. No tienen ni idea de por qué sienten miedo; sòlo lo sienten. La fuerza desconocida que controla de esa forma la expresión creativa de su vida es el lado oscuro. Al final, todos nos enfrentamos al lado oscuro. El que la exploración de nuestras sombras sea un proceso tan complejo puede ser una de las razones por las que la filosofía oriental sostiene que necesitamos varias vidas para alcanzar la liberación.

Por lo tanto, tu máximo potencial es esa parte de ti cuya expresión no está limitada por los miedos del mundo físico ni por la vida. Cuando eres consciente del lado oscuro, deseas enfrentarte a él, reconocer su presencia en ti y luego tomar las medidas necesarias para tratar con él. Confiar en tus recursos internos y seguir las pautas marcadas por tu guía interior significa expresar tu máximo potencial en todo momento. Te demuestra cómo podrías ser si vivieras siempre teniendo en cuenta la existencia de un verdadero poder en tu interior que jamás te abandona.

Enfrentarte a tu lado oscuro requiere que luches en solitario. Esto no significa que no puedas recibir ayuda de tus amigos,terapeutas y asesores profesionales,sino que tendrás que tomar decisiones que exclu-yan las necesidades colectivas de tu familia, tribu o grupo, y tendrás que separarte de ellos. Si decides experimentar una llamada interior y su inevitable ritual de separación en el plano psicológico, tendrás que apartar tu espíritu del campo magnético creado por el poder colectivo de la voluntad de tu grupo para poder organizar tu propia energía, al igual que un místico o visionario se retiraría para escuchar los mensajes divinos, como Jesús al ir al desierto o Mahoma a la cueva del monte Hira. Este proceso de alumbramiento de tu propio poder requiere que tú seas lo primero, aunque esto pueda parecer egoísta al mundo exterior.

Durante tu retiro, tendrás que enfrentarte a los aspectos más narcisistas de tu ego, como el lado oscuro del Niño, al que sólo le importa su bienestar e intentará amedrentarte para que vuelvas con los tuyos. Mientras, el lado oscuro de tu Víctima revelará su victimismo y hará que sientas lástima de ti por haberte ido.El lado oscuro de la Prostituta te animará a que vendas tu integridad y tu anhelo de independencia a la primera de cambio. El lado oscuro del Saboteador te hará pensar que no eres lo bastante bueno para hacer nada por cuenta propia. Tendrás que fortalecer la identidad de tu alma para eclipsar todos esos miedos. Darás origen a tu poder personal de toma de decisiones, te prepararás para aceptar la responsabilidad de ocuparte de tu espíritu y de las consecuencias de tus decisiones.
Contratos oscuros

Al igual que tus arquetipos no son ni buenos ni malos, tu Contrato Sagrado es una fuerza neutral. Para el universo,el contrato de una persona no es más importante que el de otra. Todos los contratos son iguales en el sentido de que abarcan lo que cada persona necesita aprender en la vida. Por tal razón, se nos sitúa en lugares determinados y se nos asignan papeles supeditados a la realización de nuestros contratos, sin im-portar que eso suponga nacer en el seno de la realeza, de la pobreza o en una clase intermedia. Al margen de que tengas una vida llena de desafíos como el padecimiento de enfermedades graves, lesiones, guerras, o que tu vida se vea prácticamente libre de sufrimientos, tendrás acuerdos que mantener y un contrato que satisfacer. Como dice al maestro budista tibetano Sogyal Rinpoche: «Hay pobres que sufren y ricos que sufren. No envidies a los demás, pues no puedes conocer la intensidad de su sufrimiento juzgándolos sólo por su apariencia.» Sea cual sea tu destino material en la vida, cualquier dificultad es un medio para que intentes superar tus retos interiores. En unos aspectos, es mucho más fácil ser rico que pobre, pero incluso las personas pudientes deben enfrentarse a los retos interiores, o a su Cita en Samarra.

A este respecto, mis pacientes suelen preguntar si un contrato puede incluir un acuerdo que les obligue a cometer un asesinato, una violación o cualquier otro crimen atroz. ¿Podrían haber tenido Hitler, Stalin, Mao o Pol Pot contratos que los obligaran a aniquilar a millones de seres? Las preguntas relacionadas con esa clase de maldad tan desmesurada son difíciles de responder; pero no, esos criminales no recibieron la orden divina de matar.Es posible que algunas personas hayan accedido a tener una vida en la que se encon-traran con las fuerzas del mal y hayan tenido que decidir cómo tratar con ellas.Cada uno de nosotros crece de forma individual, aunque también evolucionamos de forma colectiva. Todos tenemos un lado oscuro, además de nuestra propia gracia y luz. Nuestro grado de conciencia del primero al tiempo que intentamos aumentar nuestras virtudes puede determinar la forma en que decidamos satisfacer los términos de nuestro contrato. Cuando el lado oscuro se impone, aunque sea en una sola persona, las consecuencias pueden ser fatales para un gran número de individuos.

Ni los psiquiatras ni los neurólogos pueden ofrecer una respuesta concluyente para explicar la existen-cia de los individuos nacidos para matar. El innovador libro del sociólogo Stanley Milgram, Obediencia a la autoridad, demuestra que «lo que determina la actuación de un hombre no es la clase de persona que es como la clase de situación en que se encuentra»." Milgram creó los controvertidos «experimentos de obe-diencia», realizados en la Universidad de Yale entre 1961 y 1962, en los que los individuos estudiados recibían la orden emitida por una autoridad científica de administrar descargas eléctricas a otra persona si respondía una pregunta de forma incorrecta, sin importar la reacción de la víctima. Milgram imaginaba que los sujetos norteamericanos no obedecerían órdenes que resultaran perjudiciales para otras personas, sobre todo si la víctima de las descargas gritaba de dolor. Pero, descubrió para su sorpresa, que el 75% de los individuos estudiados, en su mayoría residentes de New Haven, estaban deseando infligir descargas supuestamente dolorosas -de hasta 450 voltios- a víctimas que protestaban y sufrían. Ni que decir tiene que la «máquina de descargas» era falsa, y los individuos no dañaban a las personas que fingían dolor y que incluso rogaban clemencia a quien les suministraba descargas cada vez más intensas. Milgram infor-mó con tristeza: «Con abrumadora regularidad, las buenas personas accedían a las exigencias de la autori-dad y llevaban a cabo actos insensibles y severos.» En el periodo inmediatamente posterior a la Segunda Guerra Mundial, cuando se había empezado a creer que los alemanes se dejaban influir por las órdenes más que otros pueblos, los «experimentos de obediencia» fueron como un jarro de agua fría, ya que los norteamericanos se vanagloriaban de no ser una sociedad conformista. Como dijo Milgram: «Tal vez seamos títeres; títeres manipulados por las cuerdas de la sociedad. Pero, por lo menos, somos títeres con percepción, con conciencia.Y tal vez esa conciencia sea el primer paso hacia nuestra liberación.»

Sabemos que lo que está en uno está en el conjunto. Mi interpretación de esta ley universal es que el asesinato y la tortura se dan porque la humanidad en conjunto no valora suficientemente la vida en todas sus manifestaciones. Quizás esa falta de visión sagrada motive la realización de actos funestos y brutales. Todos compartimos el potencial de convertirnos en instigadores o en víctimas del dolor, ya sea físico o emocional. Lo que hagamos para curar a la víctima -y al agresor- que tenemos en nuestro interior es la contribución universal para la mejora del conjunto.Y para ello, es necesario que seamos, como mínimo, «títeres con conciencia» si es que queremos realizar nuestro máximo potencial.

Las personas que han cometido crímenes execrables, incluido el genocidio, no han tenido oportunidad de aprender lo que necesitaban. Tuvieron opción de actuar de forma correcta y de acuerdo con la moral, como cualquiera de nosotros, pero ejercieron su libertad de decisión, se equivocaron y provocaron un su-frimiento indescriptible a otras personas. Yo creo que, al final, ellos también sufren, ya sea en esta vida o en la siguiente, o en ambas. Tal vez, estos individuos han aceptado el acuerdo de actuar como reflejo de las sombras más tenebrosas de la naturaleza humana. Aunque Dios no les ha «ordenado» que cometan grandes crímenes, quizás hayan tenido la oportunidad de escoger y hayan optado por el mal.

Intentar encontrar una explicación, incluso para la tragedia, es un instinto espiritual básico, que des-pierta nuestra necesidad de realizar acciones con mayor repercusión, la necesidad de justicia y protección de los derechos humanos.El comportamiento incivilizado, el asesinato y la tiranía refuerzan nuestra creen-cia en el civismo, la civilización y la democracia. El fanatismo y el odio manifiestos nos impulsan a poner en práctica el amor,la compasión y la tolerancia.Puede parecer una reflexión simplista,sugerir que el horror de las cruzadas, la Inquisición, la esclavitud, el holocausto, las purgas ordenadas por Stalin, los campos de exterminio de los khmer rojos existieron para convertirse en lecciones dirigidas al resto de la humanidad, ante todo, cuando las atrocidades continúan presentes hoy disfrazadas de «limpieza étnica» o «la voluntad de Dios». Pero, me atrevería a afirmar que nuestra conciencia del potencial para superar el mal nos ha im-pulsado a condenar y poner freno a crímenes como el genocidio. Pese a ello, teniendo en cuenta la fuerza del fundamentalismo, la guerra civil y la codicia empresarial en el mundo, puede que aún tengamos que aprender lecciones más duras.
Enfrentarse al lado oscuro

Aprender a enfrentarse a tu lado oscuro -y a salir airoso de la batalla-, sin importar lo sobrecogedor que pueda parecer, es un paso fundamental para el camino hacia tu madurez espiritual. La vida de Lucy es un ejemplo de cómo puede cambiar tu mundo en el momento en que decides que eres tú y no tu lado oscuro el que creará tu futuro. Lucy pasó varios años intentando complacer a todos menos a ella, que es una situación muy poco frecuente.

Hace unos años leí un libro sobre una mujer que un día tomaba la decisión de hacer la maleta con un par de cosas y echarse a la carretera sin mapa ni agenda personal -me contó Lucy-. Iba a vivir el momento. Cuando lo leí, sentí mucha envidia. Su historia me hizo sentir como una prisionera y, desde ese momento, estuve triste. No era por mi trabajo, ni mi familia. Era por mí y mi convencimiento de que la felicidad de los demás dependía de mi presencia en sus vidas.Yo hacía que dependieran de mí y al mismo tiempo les guardaba rencor.

Lucy se dio cuenta que había decidido controlar a todos los que cuidaba, pues al obligarlos a depender de ella, ella no tendría que enfrentarse a su propia debilidad.Podía convencerse de que los miembros de su familia eran los Niños o las Víctimas y que ella estaba al mando del grupo. La rabia que sintió cuando los problemas ajenos fueron muchos era su yo interior que intentaba comunicarle que estaba usando su poder para evitar que los demás tomaran las riendas de sus vidas. El miedo a que nadie la necesite la hizo temer la independencia de sus familiares, y al mismo tiempo se sintiera resentida por la debilidad que éstos demostraban.

Muchas personas temen su fortalecimiento y de forma inconsciente animan a emerger a su lado oscuro. Esto suele ocurrir cuando el fortalecimiento consciente implica un cambio, que puede resultar aterrador. El cambio indica pérdida de control y penetración en lo desconocido. Incluso por encima del miedo al cambio, el fortalecimiento representa aislamiento, y todos haríamos cualquier cosa por evitarlo. Quizá sea ése el quid de nuestra paradójica visión del fortalecimiento. Nuestra imagen de despertar del potencial divino es un individuo realizado, separado de los mortales inferiores, aislado y solo.

Desde el punto de vista cultural, aún tenemos que crear un modelo realista y atractivo de ser humano fortalecido espiritualmente; alguien que es a un tiempo vulnerable, capaz de experimentar la sensualidad del amor y ser merecedor de una pareja. Creemos que las personas iluminadas no tienen nuestras mismas necesidades ni debilidades, ni el mismo lado oscuro. Creemos que las personas iluminadas no envejecen, ni sufren ni se lamentan. He visto el arquetipo del Humano realizado y perfecto en acción cientos de veces. «Cualquiera habría imaginado que una persona con su trabajo estaría por encima de esos sentimientos», se suele decir cuando un modelo espiritual demuestra tener debilidades humanas, o «tendrías que ver cómo vive, practica cualquier cosa menos el celibato».

No queremos sentirnos realizados para quedarnos solos.Y no deseamos ser unos iluminados si eso requiere llevar una vida de asceta. Por ello, en lo más profundo del inconsciente, alimentamos la energía del Saboteador, la parte de nuestro ser que mantiene la conducta negativa y que aviva la fragmentación. Tememos el fortalecimiento porque representa los cambios en la vida y hará que nos apartemos de nues-tros seres queridos y que, de esta forma, seamos vulnerables.Y tememos el fortalecimiento porque, una vez que disfrutemos de él, ya no podremos poner la excusa de no ser responsables de nuestros actos.

Aunque deseemos estar junto a un iluminado o a alguien que está trabajando de forma consciente para serlo, sentimos un gran temor por el alto precio que tendremos que pagar por nuestra propia iluminación. Asumir la responsabilidad personal no sólo de nuestros actos, sino de nuestras actitudes, es una disciplina cuyo aprendizaje dura toda la vida. No podemos descansar en el colchón de la culpa, porque de forma in-consciente,y a veces consciente,alentamos la debilidad y nos aferramos a los miedos.Ya que ser iluminado supone nuestro aislamiento, rechazamos el fortalecimiento.Tememos descubrir nuestro máximo potencial, y esto afecta de forma inevitable a nuestro potencial creativo, económico y profesional.

Después de que usted me sugiriera esa idea -me dijo un hombre llamado Maury-, empecé a ver a todas

las personas de mi vida como las representaciones de alguno de los poderes que poseo y necesito realizar. Esta visión me fue mucho más útil a la hora de tratar con individuos con quienes libraba una lucha de po-der. Aun así, observaba todo lo que me hacía sentir indefenso en determinadas relaciones y analizaba mis sentimientos. Pensé en cómo cambiaría si llenara esa parte de mí de autoestima. En cada caso, vi cómo habría cambiado mi vida de haber reaccionado de forma consciente en cada situación.

Una situaciòn fue una vez en que estaba con un amigo,celebrando su ingreso en un exclusivo club de campo.Yo no tenía los ingresos que se requerían para pertenecer a ese grupo, y mi primera reacción fue la envidia. Me daba rabia que mi amigo pudiera permitirse ese tren de vida. Pero entonces, me aparté de él y me analicé. Me enfrenté al hecho de que él representaba una clase de poder que yo no había desarrollado. Y cuanto más pensaba en ello, más consciente era de que el resentimiento que sentía era algo más profun-do.Tuve que admitir que estaba resentido por el hecho de que él fuera lo bastante disciplinado como para conseguir ese poder. Mientras yo buscaba excusas para poder salir antes del trabajo, él veía oportunidades en cualquier parte y se esforzaba al máximo en su profesión. Mi resentimiento no tenía nada que ver con el dinero; estaba relacionado con la forma en que él aprovechaba su potencial.

Una vez admitida aquella verdad, supe que, desde ese momento, tendría que asumir toda la respon- sabilidad habíamos tenido las mismas. La única diferencia entre nosotros era la forma de reaccionar a esas oportunidades. En la actualidad, me obligo a dar ese paso más, aunque no es fácil. Cada vez que lo intento, escucho una voz que me invita a buscar una excusa para ir por el camino fácil. Obvio, una parte de mí no quiere crecer,y es esa parte la que espera hasta el viernes a las 3 de la tarde para declarar que el fin de semana ha empezado, igual a cuando era niño. El paralelismo con el timbre de salida del colegio que sonaba a las 3 me indicó el gran deseo que tenía mi Niño interior de que la vida fuera unas continuas vacaciones. Pero a cada paso del camino, me comprendo mejor. Reconozco a mi Saboteador y a mi Niño dependiente,y otros modelos que indican que una parte de mí no quiere vivir una existen-cia fortalecida.También he tenido que admitir que mi amigo del club de campo fue una gran inspiración para mí, porque ahora lo veo como la representación de mi potencial y no como la vida que no puedo permitirme. Sólo me lleva un par de oportunidades de ventaja.

Maury decidió reaccionar a su sentimiento de envidia hacia su amigo del club de campo reconociendo que era la consecuencia de su carencia de poder.Supo distinguir su reacción negativa de su sentimiento de amistad. Se diò cuenta de que estaba resentido por el poder que tenía su amigo para aumentar su potencial y aprovechar todas las oportunidades que le ofrecía la vida.Al final,logró descubrir la causa más profunda de su resentimiento: su amigo era capaz de asumir los cambios repentinos, mientras que él necesitaba que todo fuera despacio porque le daba mucho miedo perder el control. Su amigo tenía fe en lo desconocido, pero a Maury le aterrorizaba el peligro.

Como Maury analizó sus reacciones negativas a través de sus modelos arquetípicos, se diò cuenta que su Saboteador y su Niño interior le estaban invitando a realizar su potencial. Además, Maury decidió me-jorar la relación con ese amigo con quien tenía un contrato que favorecería su fortalecimiento.
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   48

similar:

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconLos científicos creen que la miel forma parte de la dieta humana...

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconPestalozzi I la Pedagogía Contemporanea
«Desde hace mucho tiempo ¡ai! desde los primeros años de mi adolescencia – dice Pestalozzi – una aspiración sola, única, poderosa...

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconTranscurre desde la aparición del ser humano, hace aproximadamente...

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconTodo mi pasado de la Laboral apareció de pronto en mi mente al leer...

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconHace más de cien años se le ocurrió a un químico describir todos...

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconVarón de 73 años con antecedentes de hta, infarto agudo de miocardio...

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconDesde hace nueve años los hombres de ciencia han venido discutiendo...

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconJerez, en el Sur de España, donde el vino se lleva haciendo desde hace 000 años

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que icon1. Un enfermo de 45 años, bebedor de 60 grs de alcohol diarios, desde...

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconLa jugo-terapia contribuye a que evitemos muchos males y a pesar...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com