Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que




descargar 4.55 Mb.
títuloConocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que
página2/48
fecha de publicación11.01.2016
tamaño4.55 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Historia > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   48

1 ¿Qué es un Contrato Sagrado?

Un contrato no consiste en decir lo que pretendes, sino en pretender lo que dices.

OLIVER WENDELL HOLMES (1809-1894, médico, poeta y humorista)
Cuando era niña, mi padre siempre me decía: «No me importa a qué te dediques de mayor, siempre y cuando seas enfermera o profesora.» Aún recuerdo lo furiosa que me ponía cuando oía esas palabras, pues a mí sólo me interesaba la escritura. La simple idea de trabajar en la enseñanza me resultaba inconcebible. Actualmente, pese a mis esfuerzos por evitar la vida en las aulas, soy profesora -de talleres,de teología, de motivación- y, es más, me encanta.También me identifico en cierto modo con la enfermera que imaginó mi padre por los efectos curativos que mi trabajo ha tenido en numerosas personas.

Mi padre falleció en 1989, y a principios de la década de 1990, mientras mi madre y yo hablábamos sobre mi profesión, le dije:«Bueno,al final ha ganado él.»Entonces me di cuenta de que mi padre no había «ganado» ningún juego ni batalla por controlar lo que haría en la vida. Había ganado mi contrato. Mi padre había sido capaz de vislumbrar ciertos aspectos de ese contrato, al igual que muchos otros padres, pero su visión se ve eclipsada a menudo por las expectativas y deseos que proyectan en sus hijos. Incluso sin saber nada sobre arquetipos, mi padre había visto algo en mí que le recordaba la función principal desempeñada por una enfermera o una profesora, y lo relacionaba con las opciones profesionales más comunes para una joven de la época.

En realidad, mi contrato contiene los arquetipos de la Profesora y la Sanadora, que se han revelado en

diversos momentos de mi vida, aunque jamás estudiè medicina ni pedagogía. Me licencié en periodismo y teología, y mi labor en la intuición médica fue algo que simplemente «ocurrió».Realicé mi primera lectura intuitiva casi por casualidad, y luego realicé otra y otra.La noticia se propagó por el barrio y pronto estaba haciendo entre 10 y 15 lecturas intuitivas por semana. Gracias a la buena reputación que fui adquiriendo recibí invitaciones para hablar sobre mi trabajo, y éstas me dieron la oportunidad de dirigir talleres.

Lo más extraordinario de la forma en que aprendí anatomía de la energía fue la precisión con que se organizó mi educación. Una vez más, fue algo que sòlo «ocurrió». En el transcurso de una semana, 3 per-sonas con la misma enfermedad acudieron a mí en busca de ayuda. Cada una por separado confesó que se enfrentaba a problemas similares, aunque con ligeras diferencias, que habían contribuido a la aparición de su enfermedad. Tras realizar la lectura de los 3 individuos, tuve la sensación de haber percibido los facto-res energéticos más importantes de sus síntomas. Poco después de haber acabado con un grupo de 3 pacientes, un nuevo trío se puso en contacto conmigo para que le ayudara. Nuevamente, los 3 individuos padecían la misma enfermedad. Poco a poco, la comprensión de la anatomía de la energía me llevó a descubrir que nuestra biografía se convierte en nuestra biología.

En cuanto comprendí ese principio, mi aprendizaje avanzó en otra dirección. Aunque mis lecturas anteriores se habían centrado en la evaluación de la cronología física y emocional del individuo, de pronto empecé a percibir imágenes que no tenían relación aparente con la persona ni con su vida. Por ejemplo, al realizar la lectura de una mujer que quería entender la causa de una molestia que tenía en el cuello, vi la imagen de un pirata en su campo energético. Era una ama de casa de la región central de Estados Unidos, así que aquella información no significaba nada para ella. Sin embargo, durante unas sesiones de relajación y visualización con un hipnoterapeuta, sintió la energía del pirata en su campo. Lo «vio» desgarrarle la garganta con su sable. Curiosamente, también percibió aspectos más positivos asociados con el pirata, como la anarquía total y la sexualidad liberada. Esas visiones conflictivas de la energía del pirata le indicaban que sus circunstancias vitales la estaban asfixiando o controlando mientras ella clamaba por una libertad que no podía expresar de forma consciente.

Poco tiempo después, durante la lectura de una mujer aquejada de una grave artritis en las manos, no dejaba de ver la imagen de un artista. Pero, cuando se lo mencioné a ella, se mostró desconcertada y me dijo que jamás había tenido talento artístico. Pese a ello, le sugerí que asistiera a clases de cerámica como terapia para su artritis. Empezó moldeando sencillos jarrones de arcilla y con el tiempo se ha convertido en una excelente ceramista, creadora de sofisticadas obras de arte.

Por último,mientras realizaba la lectura intuitiva de un marinero australiano llamado Jimmy,que sufría una grave depresión desde hacía varios años, vi a un robusto actor en su campo energético. Pero Jimmy no había actuado jamás, aunque había querido hacerlo, porque, según dijo, aún estaba «en el armario» y le asustaba el hecho de que al actuar «saliera» su homosexualidad. En realidad, ya estaba actuando -interpretando el papel de heterosexual-, pero el bloqueo de su talento y su identidad le había provocado un grave daño emocional. Pocos años después, me sentí agradecida con Jimmy al recibir la noticia de que se había recuperado de su depresión y que, en la actualidad, es actor sustituto de la temporada de verano de un teatro. Se toma muy en serio su trabajo como intérprete y ya no oculta su sexualidad.

Cuando esas extrañas imágenes aparecieron por primera vez, parecían tan ajenas a mis pacientes, tan «fuera de lugar», que tuve la sensación de que, en cierto sentido, había perdido mi capacidad intuitiva. No obstante, esas lecturas resultaron beneficiosas para cada uno de los pacientes. Pero un día del año 1991, me pareció que todo encajaba. Estaba escuchando una conversación entre dos mujeres en uno de mis talleres. Tras 5 minutos de charla, habían intercambiado los detalles más comunes de su vida, como su lugar de residencia o la clase de trabajo que realizaban. Después de hablar de los detalles físicos básicos, empezaron a hablar sobre las experiencias vitales que las habían llevado a asistir a un taller espiritual. De pronto, descubrieron que ambas compartían un modelo vital, un vínculo energético que saltaba a la vista por la vivida respuesta que se dieron. Sus hijos ya eran adultos, sus matrimonios eran felices y estables, y ellas habían alcanzado un punto de transición natural en su vida; estaban hartas de ser las «sirvientas» de todo el mundo.Había llegado el momento de servirse a sí mismas. Jubiladas y sin ataduras, querían luchar por sus intereses y la evolución de su espíritu.

Mientras escuchaba a esas almas describir su forma de vida, analizaba su conversación desde una perspectiva simbólica. Como buenas madres y cónyuges, habían actuado en nombre de otras personas la mayor parte de su vida, pero, una vez cumplida la misión de la primera etapa de su existencia, querían luchar por sí mismas, al igual que debe hacerlo el Sirviente de los mitos y leyendas. Por ejemplo, cuando el bíblico José fue vendido como esclavo por sus hermanos, entregó su tiempo y realizó las tareas que le ordenaron durante sus largos años de servidumbre. Y, utilizó su singular don para la interpretación de los sueños para ganarse la libertad y convertirse en un gran jefe de su tierra; pasó de ser Sirviente a ser Amo.

De pronto, las vividas aunque míticas imágenes que había percibido durante mis lecturas tuvieron sentido. El Pirata, el Artista, el Actor y el Sirviente no formaban parte de la cronología física e individual en que había centrado mis diagnósticos. Esas imágenes eran una parte de la cronología espiritual de cada individuo, una mitología personal que se había iniciado incluso antes de que emprendieran su vida física. Esas imágenes eran arquetipos, guías energéticos que pueden orientar al individuo para ayudarlo a descubrir su objetivo espiritual, su Contrato Sagrado.

La bombilla mítica que se encendió aquella tarde en mi cabeza ha continuado iluminándome. A partir de ese instante,todas las lecturas que realizaba empezaban con un análisis de la cronología espiritual de la persona, de los modelos arquetípicos que se manifiestan en la personalidad y de las experiencias vitales.

En el momento en que empecé a trabajar de forma intencionada con los arquetipos aplicados a mis lecturas y a hablar de ellos en mis talleres, descubrí más cosas sobre el modo en que actúan en la psique. Cuando Jung propuso su teoría sobre el inconsciente colectivo, afirmó que estaba habitado principalmente por incontables modelos psicológicos inspirados en personajes clásicos de la vida, como la Madre, el Embaucador, el Rey y el Sirviente. Además de nuestro inconsciente personal, que es único en cada uno de nosotrosjung declaró que «existe un segundo sistema psíquico de naturaleza colectiva, universal e imper-sonal que es idéntico en todos los individuos». Este inconsciente colectivo, según Jung, es hereditario y no adquirido. Por mi parte, he descubierto que los arquetipos emergen del segundo plano de ese gran colectivo para interpretar un papel mucho más relevante en la vida de los individuos, y que cada uno de nosotros posee su propio reparto de arquetipos protagonistas.

A través de un proceso de investigación, reflexión, pruebas y errores, he llegado a la conclusión final de que una combinación de doce modelos arquetípicos, que se corresponden con las doce casas del zodíaco, actúa en nuestro interior para contribuir a nuestro crecimiento personal. Estos doce modelos actúan de forma conjunta en todos los aspectos de tu vida. Pueden manifestarse de un modo más vivido y perceptible en los momentos en que te enfrentes a problemas o desafíos, o en los instantes en los que te sientes incompleto.Y pueden ser de especial utilidad para superar recuerdos dolorosos, reorientar tu vida o encontrar un medio de expresión de tu potencial creativo aún sin explotar.

En un sentido, cada arquetipo representa una «faceta» y una «función» de lo Divino que se manifiesta en cada uno de nosotros de forma individual. La humanidad siempre ha puesto nombre a los numerosos poderes celestiales y ha intentado identificar las cualidades inherentes a cada uno de ellos. Por ejemplo, el polifacético poder arquetípico de lo femenino se expresa en formas tan distintas como la Virgen María y la Madre Naturaleza. En la Roma y la Grecia clásicas los poderes femeninos universales se identificaban con Atenea (la diosa consejera),Venus (la diosa del amor) y Sofia (la diosa de la sabiduría). La cultura hindú da a las diosas nombres que representan diversos atributos de la maternidad divina, como Lakshmi (prosperidad), Durga (fertilidad), Urna (unidad) y Kali (destrucción/renacimiento). Es como si Dios tuvie-ra que dividirse en diferentes aspectos para que nosotros pudiéramos asimilar su poder. Asì, una vez que le hemos asignado un nombre, podremos invocarlo, aceptarlo y expresarlo.

Los modelos arquetípicos despiertan nuestro potencial divino. Pueden liberarnos de las limitaciones de nuestros pensamientos y sentimientos.Pueden ayudarnos a iluminar la oscuridad o los rincones ignotos del alma para ser personas más brillantes y virtuosas.Los arquetipos son una fuente de energía emocional, física y espiritual y tienen la capacidad de contribuir a liberarmos del miedo,aunque en algunas ocasiones, cuando entramos en contacto con ellos por primera vez,pueden hacernos sentir ciertos temores. El desafío espiritual -miedo- al enfrentarnos en la relación con cualquier arquetipo es reconocer la oportunidad que nos concede para aprender su lección inherente y desarrollar un aspecto de nuestro poder personal. En el caso de un arquetipo que percibamos como complejo o incluso malévolo, nuestro objetivo es conocerlo, superar la debilidad que pueda representar y trabajar para hacer nuestro su potencial divino.

Por ejemplo, la diosa Kali es la energía de la destrucción. Tiene el poder del arquetipo del Saboteador, que está presente en todos nosotros. ¿Pero cuál es la otra cara de la destrucción, si no la reconstrucción, el renacimiento? En el lenguaje simbólico o del Contrato Sagrado, el arquetipo del Saboteador puede hacer que te equivoques si no te enfrentas a su considerable poder, aunque también puedes usar su energía de forma consciente para enfrentarte a aspectos de tu vida que debes arreglar o a heridas que debes curar. Todos los arquetipos tienen dos caras, y ambas pueden beneficiarte.

Solemos percibir nuestro ser y nuestro universo como algo bueno o malo, interno o externo, mío o tuyo, simbólico o literal, alegre o triste. Nuestras virtudes y nuestros temores dividen nuestro espíritu en polaridades -en una dualidad, hablando en términos budistas-,que es la razón por la cual la fe y la duda libran su eterna batalla en nuestra psique. Sin embargo,gracias a la identificación de nuestros arquetipos y al trabajo con ellos,po-demos aprender a fortalecer los diversos aspectos del espíritu y utilizar su poder en la vida cotidiana para controlar nuestros pensamientos y acciones. Esos guías energéticos nos ayudan a actuar de forma sensata, honorable; nos ayudan a gestionar nuestro poder y a vivir de acuerdo con nuestro potencial divino.

Yo misma he descubierto que el trabajo arquetípico que he realizado en cada una de mis lecturas ha contribuido a mi evolución espiritual. Las vivencias y revelaciones que he experimentado en compañía de mis pacientes me han ayudado a perfeccionar mi técnica como intuitiva médica, han hecho que sea más consciente de mis arquetipos e incluso me han ayudado a superar los momentos difíciles. He llegado a creer que los encuentros con mis estudiantes, las personas que asisten a mis talleres, mis lectores y tantos otros individuos no son casuales.Al igual que la forma extraordinariamente organizada en que aprendí anatomía de la energía y en que, más tarde, llegué a conocer los modelos arquetípicos, el orden divino se manifiesta en todos los aspectos de nuestra vida.
Los Contratos Sagrados y tu potencial divino

El día en que se encendió la bombilla mítica en mi cabeza y en que entendí que los arquetipos son una parte de la cronología espiritual de la persona, también me di cuenta que son tan antiguos que preceden a nuestro nacimiento físico. La herencia arquetípica es prehistórica, primaria. Proviene de nuestros orígenes energéticos en lo Divino, que también es la fuente de nuestro Contrato Sagrado: el plan guiado de la vida. Creamos nuestro contrato en colaboración con la guía divina, éste incluye muchos acuerdos individuales, o subcontratos, que debemos cumplir con ciertas personas, en lugares y momentos determinados. Por esa razón,a lo largo del libro utilizaré el plural «contratos» de manera intercambiable con «acuerdos». Ambos términos representan los primeros compromisos, las tareas que te han sido asignadas y las lecciones que te has comprometido a aprender en esta encarnación con el fin de realizar tu potencial divino.

Las experiencias y relaciones que estás destinado a tener se establecen con tus padres, hijos, amigos íntimos y con cualquier persona con la que compartas una pasión. Esos seres -así como tus enemigos- se cruzan en tu camino porque en un momento anterior a esta vida, llegaste a un acuerdo con ellos para contribuir en su crecimiento espiritual y recibir lo mismo a cambio. Todas tus relaciones y experiencias son la oportunidad para la evolución y la transformación de tu vida.Algunas relaciones pueden ofrecerte múltiples oportunidades. En cada una de ellas tendrás que decidir cómo ejercer tu poder.

Lo digo en todos mis libros: la decisión es tu mayor poder. Es un poder incluso mayor que el amor, porque, antes de amar, debes decidir convertirte en amante. Tomemos el ejemplo de una situación tan simple como el momento en que alguien te pide disculpas por haberte hablado de forma desconsiderada. En ese preciso instante, el poder de la transformación se encuentra por completo en tus manos. Puedes superar el enfado y escoger el perdón, asì, convertirás ese instante en un intercambio que restablecerá la energía de ambas partes. O, al contrario, puedes reprimir tu naturaleza divina y hacer que esa oportunidad potencial para la curación se convierta en una transacción de energía contaminada. Optar por la actuación que está en sintonía con tu potencial divino refuerza el poder de tus numerosas «facetas», de tus mundos interiores y exteriores.

Tu potencial divino te habla a través de la conciencia, que te hace saber cuándo has actuado de forma incorrecta.Todos hemos sentido alguna vez la punzante sensación de culpa cuando hemos prejuzgado a otra persona, incumplido nuestra palabra o dejado escapar una oportunidad que se nos había presentado. Si analizas con detalle esa sensación, verás que es el resultado de haber reprimido o haber actuado en contra de tu potencial divino. En el extremo opuesto, podrás reconocer la sensación de armonía celular y bienestar físico que te invade cuando actúas con amor, compasión, generosidad y amabilidad.

Tu potencial divino se comunica contigo a través de la intuición y siempre te advierte que «te muestres despierto» cuando estés en pleno momento «decisivo» -un importante «momento contractual»- o en el instante en que debas reconocer a alguien con quien tienes un acuerdo. Como todas las relaciones que forman parte de tu contrato contienen una parte de tu espíritu, al igual que tú posees una parte del espíritu de los demás, cuando tengas una intensa reacción energética ante una persona, lugar o situación determinada, será porque has encontrado una parte de tu espíritu que habita fuera de tu ser.El entorno que te rodea y tu interior se agudizan. Tus emociones y pulsaciones aumentan, y tu capacidad de raciocinio puede esclarecerse o nublarse. Tu cuerpo transmite reacciones fisiológicas perceptibles. Como suelo decirles a los participantes en mis talleres: si os detuvierais en el preciso instante en que se producen ese tipo de reacciones e interpretarais de inmediato vuestro entorno de forma simbólica, entenderíais los acontecimientos o relaciones de ese momento desde una perspectiva de la realidad totalmente diferente. Por ejemplo, seríais conscientes de la aparición del Guerrero interior, que se expresa a través de vuestro genio. O sentiríais cómo el Amante invade vuestros sentidos mientras os dejáis llevar por la seductora paz de una puesta de sol.

Tu potencial divino también te habla a través de los sueños.Lo hace por un deseo de aprovechar mejor la vida, pero no trata sólo de obtener beneficios o logros materiales, aunque ese tipo de ambición puede manifestarse como parte de la realización de tu potencial. Tu potencial divino es la expresión total de tu espíritu; es el descubrimiento de las profundidades de tu capacidad para crear, expresar amor, compasión, perdón, generosidad y sabiduría. Serás más consciente de tu potencial divino cuando reconozcas la nece-sidad de conocer el porqué de las cosas.Se tornará más perceptible en el momento en que decidas ver más allá del plano físico de la vida, más allá de lo que los hindúes y los budistas llaman «maya» o ilusiones. Tu potencial no revelará su verdadera magnitud de una sola vez, antes te motivará a descubrir el principal objetivo y sentido de tu vida. No has nacido sabiendo lo buen artista, poderoso sanador o incondicional amigo que puedes llegar a ser en esta vida. No has nacido sabiendo cuánto puedes llegar a amar y preocu-parte por otra persona. Debes aprender a actuar con valor, con seguridad en ti mismo y con fe. Esos son los potenciales que debes descubrir. Ésas son las cualidades espirituales que debes adquirir.

Al igual que los héroes de un viaje mítico, estamos destinados a luchar para tomar las decisiones ade-cuadas. Nuestro potencial divino nos alienta a satisfacer las necesidades básicas del yo para sobrevivir en el mundo físico. Nuestra misión es evolucionar hasta superar nuestro propio yo. No obstante, no podemos crecer espiritualmente con el uso exclusivo del intelecto. La lógica y el orden divinos son diferentes de la lógica y la razón mundanas,y no siempre pueden ser percibidos por la mente. Piensa en las numerosas historias o mitos bíblicos en los que lo Divino se revela en su totalidad: cuando el Señor se apareció en el monte Sinaí, le dijo a Moisés que advirtiera a los demás que no lo miraran, porque si lo hacían, morirían. San Pablo cayó de su caballo y perdió la vista temporalmente tras ver a Cristo resucitado. La cabeza hu-mana de la deidad hindú con cabeza de elefante, Ganesha, ardió hasta convertirse en cenizas cuando su madre, Parvati, invitó al dios Shani a mirarlo, porque su orgullo le hizo olvidar el poder destructivo de la mirada de Shani.Estas historias reflejan la gran verdad de que las facultades humanas no están preparadas para asimilar con facilidad la conciencia divina.

Los arquetipos te pueden ayudar en este aspecto. Para realizar tu potencial divino e, incluso,para solu-cionar los múltiples problemas de la vida diaria -como las luchas de poder en el trabajo o la superación de heridas del pasado- debes situarte en un plano de conciencia más elevado. Debes ir más allá de la razón hasta llegar al lugar donde «veas» y «entiendas» el significado simbólico ò más importante de las expe-riencias.Tus arquetipos serán tus guías en ese reino de perspectiva simbólica.Tu búsqueda de sentido es una forma de práctica espiritual. Las preguntas como «¿Para qué he nacido?» y «¿Cómo puedo encontrar la voz de Dios en mi interior?» son, en realidad, invocaciones espirituales, oraciones que no reciben una respuesta expresada en palabras, sino en experiencias. Estas preguntas activan tu potencial divino, dan vigor a tus arquetipos y te obligan a cumplir con tus acuerdos, o contratos, con otras personas.

Adquirir la capacidad de ver de forma simbólica y actuar dejándose guiar por la intuición, requiere práctica. La finalidad de este libro es ayudar a desarrollar esas cualidades.No se me ocurre una forma más valiosa de contribuir a la mejora de tu salud espiritual que enseñarte a comprender tu Contrato Sagrado,ya que está escrito en el lenguaje de tus arquetipos. Al aprender a identificar tus modelos de energía, tendrás la capacidad de obtener una visión mucho más amplia del significado y la finalidad de las experiencias y relaciones de tu vida. Cuando logres interpretar de forma simbólica el contenido de tu existencia, podrás tomar mejores decisiones. En el momento en que los proyectos que habías hecho se ven interrumpidos de manera repentina, puedes optar por considerar ese acontecimiento como una «intervención contractual» y no como una crisis.La aportación más importante de la visión simbólica es la oportunidad de decidir; pue-des decidir entre considerar los acontecimientos como algo arbitrario y antagónico o como oportunidades que forman parte de un plan en el que tú tienes la palabra. La visión simbólica te ayuda a comprender las preguntas cotidianas que se te plantean, así como el desarrollo espiritual de tu vida.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   48

similar:

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconLos científicos creen que la miel forma parte de la dieta humana...

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconPestalozzi I la Pedagogía Contemporanea
«Desde hace mucho tiempo ¡ai! desde los primeros años de mi adolescencia – dice Pestalozzi – una aspiración sola, única, poderosa...

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconTranscurre desde la aparición del ser humano, hace aproximadamente...

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconTodo mi pasado de la Laboral apareció de pronto en mi mente al leer...

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconHace más de cien años se le ocurrió a un químico describir todos...

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconVarón de 73 años con antecedentes de hta, infarto agudo de miocardio...

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconDesde hace nueve años los hombres de ciencia han venido discutiendo...

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconJerez, en el Sur de España, donde el vino se lleva haciendo desde hace 000 años

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que icon1. Un enfermo de 45 años, bebedor de 60 grs de alcohol diarios, desde...

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconLa jugo-terapia contribuye a que evitemos muchos males y a pesar...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com