Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que




descargar 4.55 Mb.
títuloConocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que
página7/48
fecha de publicación11.01.2016
tamaño4.55 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Historia > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   48

Contratos de los maestros

La Biblia judía, conocida por los cristianos como Antiguo Testamento, reúne, junto al Nuevo Testa-mento cristiano, gran cantidad de datos sobre los acuerdos contractuales de Dios con el pueblo de Israel y, más tarde, con los seguidores de Jesús.La palabra «testamento» se refiere a un acuerdo legal,a una «última voluntad». En los capítulos iniciales del Génesis,Yahvé hace un pacto con Adán por el que puede «comer los frutos de todos los árboles del jardín»,excepto el fruto del Árbol de la Ciencia del Bien y el Mal. «Pues el día en que comáis de él -dijo Yahvé- moriréis.» Adán y Eva violan el pacto y sufren las consecuencias: son mortales y concientes de su mortalidad. Según la intrigante teoría del rabino H. Kushner.Adán y Eva no fueron castigados por comer del Árbol de la Ciencia, sino que penetraron en el mundo de la conciencia que nos distingue de los animales, que no tienen que tomar las decisiones morales y éticas inherentes a la vida humana, o al Contrato Sagrado.* Sin embargo, el que los problemas de Adán y Eva empezaran en el momento que incumplieron su acuerdo con lo Divino demuestra la importancia que nuestros antepasados espirituales de Occidente daban a los contratos.Y, como hemos visto, el pacto sagrado de Dios con Noé posibilitó, nada más y nada menos, que la subsistencia y la proliferación de toda la especie humana.

Adán, Eva y Noé son personajes sin duda metafóricos que representan reinterpretaciones de los mitos de la creación y del diluvio de la antigua Mesopotamia, que los antiguos judíos incluyeron en su cultura junto con el respeto por la ley y el orden. En el momento en que llegamos a Abram -más tarde llamado Abraham-, nos encontramos con un personaje que debe estar inspirado, hasta cierto punto, en un ser de carne y hueso: el fundador de la religión y el pueblo judíos. Su detallada y personalizada historia, al igual que la de otros líderes espirituales fundadores de muchas de las grandes tradiciones del mundo, refleja interesantes manifestaciones de un Contrato Sagrado en acción.

La sabiduría de hombres como Moisés, Jesús, Mahoma y Buda destaca en cualquier relato mítico o

dogma religioso. Las verdades que personificaron en vida trascienden las culturas y las creencias perso-

nales. O sea,no hace falta ser cristiano ortodoxo para saber que debes amar a tu prójimo como a ti mismo. Ni es necesario ser budista para reconocer que el ansia, el odio y la ignorancia que se derivan de vernos a nosotros mismos al margen del resto de seres son el principal motivo del sufrimiento en vida.

Por encima de las tradiciones de los maestros,sus enseñanzas nos afectan,porque vivieron vidas físicas. Y se enfrentaron a desafíos universales para tomar conciencia del poder que poseían y comprenderlo.Cada uno tuvo que asumir la totalidad de su contrato; no nacieron siendo unos iluminados. Sus enseñanzas son planos que nos indican qué debe hacer nuestro espíritu para realizar la transición de entender la vida en términos físicos a entender la finalidad y el sentido de la misma en el plano simbólico.

Muchos de nosotros creemos que si fuéramos más inteligentes, constantes o devotos, podríamos saber para qué estamos en este planeta,porque Dios o el universo nos iluminaría para desvelarnos nuestra verda-dera misión. Erróneamente, creemos que a los grandes líderes espirituales como Abraham, Moisés, Buda, Jesús o Mahoma les explicaron sus contratos. Pero, ninguno de estos personajes reconoció su contrato desde el principio'. Sus sendas vitales no fueron obvias, sino que les exigieron desarrollar la confianza y la resistencia necesarias para entregarse de forma incondicional a la voluntad del Cielo. Por norma, esto no le ocurre a un niño ni a un adolescente,ni siquiera a un joven adulto.Tampoco ocurre de repente. Desa-rrollamos la fe y otras cualidades paso a paso, y nuestro progreso se hace más evidente en el cénit de la vida. Sin embargo, algunas personas tienen visiones repentinas, o epifanías. Por ejemplo, las personas corrientes que han vivido experiencias cercanas a la muerte describen un despertar repentino, tras el cual son conscientes de que su vida forma parte de un plan supremo, y la viven de forma diferente a partir de entonces. En la tradición hindú,las personas espirituales y las que no lo son declaran haber experimentado una extraordinaria inyección de energía,conocida como despertar de la energía kundalini que asciende por la columna hasta la coronilla y que a menudo transforma el objetivo vital de las personas, impulsándolas a la senda del servicio espiritual.

Esos antiguos líderes espirituales -como humanos- se enfrentaron a Dios y a la Verdad. En su humani-dad, estos profetas, así como muchos otros santos y santas,sintieron confusión y temor mientras aprendían el sentido de sus tareas. En algunas ocasiones obtenían orientación cuando la necesitaban, pero aun así dudaban a menudo de sí mismos y se sentían abandonados, incluso desesperados, en el cumplimiento de su misión, que algunos de ellos no conocerían hasta un momento muy avanzado de su vida. Cada uno de ellos luchó contra su ego y cada uno fue examinado, varias veces, para determinar si al final podría entrar en contacto con la.divinidad de su interior. En conjunto, sus vidas son el prototipo arquetípico del proceso por el que se revela el Contrato Sagrado.En el capítulo siguiente analizaremos las 5 etapas de un Contrato Sagrado, pero antes estudiemos algunos temas o «tareas» del alma que se manifiestan en esas etapas.

Cada uno de los 4 profetas tuvo que renunciar a su vida e identidad anteriores, y cada uno de ellos «renació» con una nueva identidad.Además,todos adoptaron un nuevo nombre con el fin de reconocer esa realización espiritual. Un ritual de bautismo espiritual tiene lugar cuando la sociedad deja de reconocer a un individuo por su ser normal, cuando el individuo ha evolucionado más allá de su función humana para convertirse en un ser eterno, en un líder universal o en la personificación de una verdad suprema. Abram se convirtió en Abraham cuando el Señor firmó su alianza con él. Jesús se convirtió en el Mesías y,tras su muerte, en Cristo («el Ungido»).Después de su transformación espiritual,Siddhartha Gautama se convirtió en Buda («el Iluminado»).Y Mahoma, hijo de 'Abd Allah, pasó a ser conocido como «el Profeta».

Un bautismo espiritual representa el cumplimiento consciente de las labores asignadas; del Contrato Sagrado. El individuo ha sido investido de poder, incluso aunque no haya cumplido aún con su contrato o vida. Desde ese momento, actúa sòlo con el poder de su alma y habla sólo a través de la voz de su alma. Por ello, el alma recibe un nombre propio. El ego,antiguo yo, ya no es el elemento dominante, sino que se convierte en un compañero sirviente, un vehículo por el cual el alma comunica los mensajes de lo Divino.
Héroes huérfanos y desterrados

Tal como escribió Joseph Campbell en El héroe de las mil caras: «los actos realmente creativos se re-presentan como aquellos derivados de alguna especie de mundo agonizante»." El arquetípico periplo heroico descrito por Campbell, por James Frazer en La rama de oro y por otros autores, siempre empieza con un proceso de separación o alienación de la tribu, seguido por una serie de problemáticos desafíos a los que el héroe debe enfrentarse en solitario. El viaje culmina con un descenso al abismo de la duda exis-tencial y la pérdida de la fe en lo Divino, pero concluye con una transformación vital y una renovación de la confianza, que da como fruto una revelación o alguna clase de nuevo conocimiento, visión o sabiduría. A continuación, el héroe regresa a la tribu y comparte lo que ha aprendido, o lo intenta, ya que los héroes, al igual que los profetas,no lo son en su tierra.Su presencia nos incomoda y nos recuerda que existen otras verdades y vidas más allá de nuestra cotidianidad física.Tememos la perturbación que generará la búsque-da de nuestro potencial divino, aunque nos sentiremos perturbados a diario si esa inquietud obstaculiza el buen cumplimiento de nuestro contrato.

En el momento en que eres consciente de tu contrato,por oposición a experimentarlo de forma incons-ciente, pasarás por un doloroso proceso de ruptura, similar al periplo heroico, porque dejarás de formar parte de la mentalidad tribal. «Porque quienquiera que desee salvar su vida debe perderla», dijo Jesús. Habrás roto los lazos de unión con la mentalidad general, y tu individualización -como ocurre con todo lo nuevo o diferente al statu quo- será percibida como una amenaza fundamental para la unidad del grupo. Aunque parezca irónico, como en el caso de los grandes maestros, la ruptura con tu tribu puede derivar en algo que resulta beneficioso para la subsistencia de la tribu humana universal. Los grandes místicos -Abraham, Moisés, Buda, Jesús y Mahoma- compartieron un destino común de abandono y separación de sus tribus .desde el principio de su misión,y su alienación o exclusión resultó fundamental para el cumpli-miento de su contrato.Abram dejó la antigua ciudad sumeria Ur y se dirigió hacia Canaán,y más adelante, el hambre le obligó a pasar una temporada en Egipto. «Deja tu pueblo y a tus semejantes y la casa de tu padre, y dirígete a la tierra que yo te mostraré», le ordenó el Señor.

Otra figura fundamental de la Biblia judía,Moisés, fue un huérfano obligado a huir de Egipto tras matar a un egipcio en un arranque de furia.Después que Dios se le apareciera en forma de zarza en llamas,Moisés le rogó que no lo convirtiera en jefe de su pueblo,pues insistía en que no poseía las cualidades necesarias.

La identidad del padre de Jesús fue cuestionada por sus vecinos,ya que María estaba embarazada cuan-do José se casó con ella. Como supuesto bastardo, o mamzer -el hijo de una mujer preñada por un ajeno a la comunidad- Jesús no habría tenido ni voz ni voto en su congregación local.«No entrará bastardo en la congregación del Señor», sentencia la Tora (Deuteronomio 23,2).* Cuando Jesús regresa a su patria de Nazaret después de haber sido iluminado para impartir las enseñanzas del Señor, se encuentra con la fría recepción de los despectivos lugareños que dicen: «¿No es éste el carpintero? ¿No es éste el hijo de María y hermano de Santiago, José, Judas y Simón? ¿No están con nosotros sus hermanas?» Y, más tarde, mien-tras Jesús está predicando y le informan que su familia consanguínea está escuchando, su respuesta es: «¿Quiénes son mi madre y mis hermanos y mis hermanas?»Mira a las personas sentadas a su alrededor y declara que ellas son su familia.Aunque la mayoría del pueblo de Israel siguió a Jesús y sus enseñanzas, casi todos los líderes de su propia tradición religiosa rechazaron al hijo de María y su mensaje. Su condi-ción de extranjero marcaría a Jesús en su ministerio público.

En claro contraste con el humilde y enigmático origen de Jesús, Buda nació en el seno de una rica y poderosa familia asentada en las estribaciones del Hímalaya, y de haberse quedado en el hogar familiar, se habría convertido, con toda seguridad, en jefe tribal y gran guerrero. La leyenda cuenta que al nacer Siddhartha Gautama, el futuro Buda, un astrólogo le dijo a su padre, Suddhodana, que el niño sería o bien un monarca universal y que las ruedas de su carruaje rodarían por toda la Tierra, o bien un iluminado que pondría en marcha la rueda del Dharma: la gran verdad que aliviaría el sufrimiento humano. Suddhodana prefirió la primera opción, pero a pesar de sus esfuerzos, no pudo evitar que su hijo saliera a descubrir el mundo de sufrimiento y muerte que se encontraba en el exterior de su opulento palacio.

Aunque estaba casado y tenía un hijo pequeño, Siddhartha tomó la decisión de dejar atrás su hogar, su familia, su herencia y su tribu para embarcarse en un periplo heroico por el bien de la humanidad. Se con-virtió en huérfano voluntario para salir en pos de la verdad e iniciar la exploración de su yo interno. Con el fin de adoptar el aspecto de un monje errante y sereno en medio del sufrimiento del mundo, Siddhartha se vistió con una túnica de color azafrán,se rasuró la cabeza y salió en busca de un maestro espiritual. Se-gún la tradición, estudió con dos de los más importantes 'maestros de la meditación de la época y practicó el ascetismo más extremo en compañía de un grupo de buscadores de la verdad con objetivos similares a los suyos.Pero con el tiempo,Siddhartha rechazó la meditación convencional y el ascetismo de los monjes de los bosques, además de la religión sacerdotal establecida por los brahmanes hindúes,lo cual lo condenó de nuevo a la orfandad con la finalidad de descubrir su propia senda.Y, al igual que Jesús, regresó de su viaje con algo de gran valor para su tribu.

El padre del profeta Mahoma murió antes de su nacimiento, y su madre falleció cuando él contaba 6 años.Por ello,Mahoma quedó bajo la tutela de su tío Abu Talib.Aunque cuidaron de él, el no tener padres en la sociedad tribal de la Arabia del siglo vii, asumía a cualquier huérfano en la vulnerabilidad económi-ca y física. Aun así,Mahoma se aferró a sus reservas de fuerza interior e integridad para convertirse en un reconocido guía de caravanas. Le confiaban las posesiones de otros mercaderes y fue bautizado con el mote de Al-Amin: «Digno de confianza.» A los 25 años, tras dirigir con éxito las caravanas de una rica mercader llamada Khadijaj, aceptó la oferta de matrimonio de ésta, pese a ser 15 años menor que ella.

Cuando Mahoma cumplió los 40,empezó a recibir revelaciones del arcángel Gabriel en una cueva a la que iba a meditar. Esos mensajes de Alá -palabra árabe que significa «Dios»- se convertirían finalmente en el Corán, libro sagrado del islam. No obstante,en el momento en que Mahoma confió las revelaciones, primero a un círculo de amigos íntimos y familiares, y más tarde a otras personas de las ciudades de La Meca y La Medina, empezó a toparse con la feroz oposición de sus convecinos árabes. Muchas personas eran contrarias a esas nuevas enseñanzas, que prohibían la adoración de ídolos y que, por tanto,amenaza-ban con destruir la importancia de Ka'bah, un antiguo lugar santo de La Meca que también era una gran fuente de ingresos comerciales en esa región de la península arábiga (la moderna Arabia Saudí). Los cla-nes locales también despreciaban las reformas sociales incluidas en el Corán, que exigían el cuidado de viudas y huérfanos, así como mayores derechos para la mujer, que en aquella época era tratada como una posesión más. En un momento determinado, Mahoma se vio forzado a refugiarse de quienes amenazaban con matarlo en la fortaleza de la montaña de Abu Talib, donde se convertiría finalmente en prisionero. A este hecho le sucedió una larga campaña militar y batallas campales, pero Mahoma se impuso e inició una prolongada era de crecimiento espiritual y material para la misma tribu que lo había rechazado con tanta determinación en un principio.Desde entonces,su mensaje se ha propagado hasta captar la devoción de una sexta parte de la tribu universal.

Una vez que cada uno de estos líderes espirituales tomó conciencia de su misión, su vida cambió por completo. Ejemplo, Abram era un rico pastor de la tradición nómada de los semitas antes de escuchar la llamada del Señor. También Moisés se sentía aparentemente satisfecho cuidando del rebaño de su suegro, jetro, antes de que la misma voz lo llamara a los 30 años. Buda tenía 29 años y era un privilegiado cuando se produjo la llamada interior; Mahoma tenía 40 años y grandes riquezas. Todos ellos debían descubrir la naturaleza de su contrato.
La gran misión

Incluso después de que Abraham,Jesús y Mahoma recibieran el mandato específico de las misiones que debían cumplir,a menudo desafiaron al Cielo y su pacto con él.Lucharon por llevar a cabo sus tareas según el mandato divino, pero no se les dio explicación alguna de por qué debían hacerlo. Teniendo en cuenta lo inseguros que se sentían ellos, pese a contar con la intervención directa de Dios y la guía divina, tú debes aceptar que tu contrato sólo te será revelado si actúas con el fin de descubrir su naturaleza.

Ya que las biografías de los maestros están llenas de narraciones sobre milagros, apariciones, intensos encuentros con lo Divino o ejemplos casi sobrehumanos de autodisciplina, amor y voluntad, y no sobre detalles de su vida cotidiana, no sabemos cómo alimentaban su fe en los intervalos entre las comunicacio-nes divinas.Es posible que,durante los días y semanas corrientes, se cuestionaran,incluso con más desazón e insistencia,si estaban cumpliendo lo que se esperaba de ellos.Tal vez,incluso pasaran un tiempo cuestio-nándo su propia identidad. En una ocasión, Jesús preguntó a Pedro: «¿Quién dicen los hombres que soy?» Parece más probable que lo preguntara para obtener una confirmación de que estaba siguiendo la senda correcta que para saber si su divinidad era reconocida.

Nuestro proceso de aprendizaje del Contrato Sagrado no puede equipararse a la experiencia de esos extraordinario líderes, por supuesto. No es probable que vivamos profundas experiencias místicas o que entremos en contacto directo con lo Divino. Aun así, podemos aprender a reconocer los rasgos básicos del desarrollo de nuestro contrato en la vida a través de las historias de los maestros.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   48

similar:

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconLos científicos creen que la miel forma parte de la dieta humana...

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconPestalozzi I la Pedagogía Contemporanea
«Desde hace mucho tiempo ¡ai! desde los primeros años de mi adolescencia – dice Pestalozzi – una aspiración sola, única, poderosa...

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconTranscurre desde la aparición del ser humano, hace aproximadamente...

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconTodo mi pasado de la Laboral apareció de pronto en mi mente al leer...

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconHace más de cien años se le ocurrió a un químico describir todos...

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconVarón de 73 años con antecedentes de hta, infarto agudo de miocardio...

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconDesde hace nueve años los hombres de ciencia han venido discutiendo...

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconJerez, en el Sur de España, donde el vino se lleva haciendo desde hace 000 años

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que icon1. Un enfermo de 45 años, bebedor de 60 grs de alcohol diarios, desde...

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconLa jugo-terapia contribuye a que evitemos muchos males y a pesar...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com