Comité de seleccióN




descargar 393.67 Kb.
títuloComité de seleccióN
página2/14
fecha de publicación28.10.2015
tamaño393.67 Kb.
tipoLección
med.se-todo.com > Historia > Lección
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14

HISTORIA DEL REY SCHAHRIAR Y DE SU HERMANO EL REY SCHAHZAMÁN


¡Aquello que quiera Alá!
En el nombre de Alá
el clemente,
el misericordioso
Que las leyendas de los antiguos sean una lección
para los modernos, a fin de que el hombre aprenda
de los sucesos que ocurren a otros que no son él.
Entonces respetará y comparará con atención las
palabras de los pueblos pasados y lo que a él
le ocurra, y se reprimirá.
Por esto, ¡gloria a quien guarda los relatos de los
primeros como lección dedicada a los últimos!

CUÉNTASE —pero Alá es más sabio, más prudente, más poderoso y más benéfico— que, en lo que transcurrió en la antigüedad del tiempo y en lo pasado de la edad, hubo un rey entre los reyes de Sassan, en las islas de la India y de la China. Tenía dos hijos, Schahriar y Schahzamán, ambos reyes y heroicos jinetes. Residió cada hijo en su país, y gobernaron con justicia a sus ovejas durante 20 años, y llegaron ambos hasta el límite del desarrollo y el florecimiento.

No dejaron de ser así hasta que el mayor, Schahriar, sintió vehementes deseos de ver a su hermano, así que le ordenó a su visir que partiese a buscarlo y volviese con él. El visir contestó: "Escucho y obedezco."

Partió, pues, el visir y llegó felizmente por la gracia de Alá. Entró en casa de Schahzamán, le transmitió la paz, le dijo que el rey Schahriar deseaba ardientemente verle, y que el objeto de su viaje era invitarle a visitar a su hermano. El rey Schahzamán contestó: "Escucho y obedezco." Dispuso los preparativos de la partida mandando sacar sus tiendas, sus camellos y sus mulas, junto con sus servidores y auxiliares.

Pero a media noche recordó que había olvidado algo. Volvió a su palacio secretamente y se encaminó a los aposentos de su esposa, a quien pensaba encontrar triste y llorando por su ausencia. Grande fue pues su sorpresa al hallarla departiendo con gran familiaridad, con un negro, esclavo entre los esclavos.

Desenvainó inmediatarnente el alfanje, y acometiendo, a ambos, los dejó muertos sobre los tapices del lecho. Volvió a salir, sin perder una hora ni un instante, y ordenó la marcha de la comitiva hasta avistar la ciudad de su hermano.

Entonces éste se alegró de su proximidad, salió a su encuentro y, al recibirlo, le deseó la paz. Pero el rey Schahzamán recordaba la infidelidad de su esposa, y una nube de tristeza le velaba la faz. Al fin, un día, el rey Schahriar le dijo:

—Hermano, tu cuerpo enflaquece y tu cara amarillea. Quisiera que me acompañaras a cazar a pie y a caballo, pues así tal vez se esparcirá tu espíritu.

El rey Schahzamán no quiso aceptar y su hermano se fue solo a la cacería. Había en el palacio un gran número de ventanas que daban al jardín, y habiéndose asomado a una de ellas el rey Schahzamán, vio cómo se abría una puerta secreta para dar salida a veinte esclavas y veinte esclavos, entre los cuales avanzaba la mujer del rey Schahriar en todo el esplendor de su belleza. Ocultándose para observar lo que hacían, el rey Schahzamán pudo convencerse de que la misma desgracia de que él había sido víctima, la misma o mayor cubría a su hermano el sultán. A todo esto, su hermano volvió de la excursión y ambos se desearon la paz.

—Hermano, poco ha te veía amarillo de tez y ahora has recuperado los colores. Cuéntame ¿qué te pasa?

Schahzamán le dijo:

—Te contaré la causa de mi anterior palidez, pero dispénsame de referirte el motivo de haber recobrado los colores.

Cuando su hermano oyó estas palabras, le respondió:

—¡Por Alá, te conjuro a que me cuentes la causa de haber recobrado tus colores!

Entonces el rey Schahzamán le refirió cuanto había visto. El rey Schahriar mandó degollar a su esposa, así como a sus esclavos y esclavas. Persuadido de que no existía mujer alguna de cuya fidelidad pudiese estar seguro, resolvió desposarse cada noche con una y hacerla degollar apenas alborease el día siguiente. Así estuvo haciendo durante tres años, y todo eran lamentos y voces de horror, y los hombres huían con las hijas que les quedaban.

En esta situación, el rey Schahriar ordenó al visir que, como de costumbre, le trajese una joven. Este visir tenía dos hijas de gran hermosura, que poseían todos los encantos, todas las perfecciones y eran de una delicadeza exquisita. La mayor se llamaba Scherezada y el nombre de la menor era Donaziada.

El visir le contó a su hija Scherezada cuanto había ocurrido desde el principio al fin. Ella escuchó cuidadosamente y le propuso: por Alá, padre, cásame con el rey, porque si no me mata seré la causa de la salvación de las hijas de los musulmanes.

El visir, sin replicar nada, mandó que preparasen el ajuar de su hija, y se marchó a comunicarle la nueva al rey Schahriar.

Mientras tanto, Scherezada le decía a su hermana Donaziada:

—Te mandaré llamar cuando esté en el palacio y así que llegues y veas que el rey ha terminado de hablar conmigo, me dirás: "Hermana, cuenta alguna historia maravillosa que nos haga pasar la noche." Yo narraré todos los cuentos que sé sobre el carbono, cuentos que hablan de lo que es y de lo que se puede hacer con él y, si así lo quiere Alá, este elemento será la causa de la emancipación de las hijas de los musulmanes.

Fue a buscarla después el visir, y se dirigió con ella hacia la morada del rey, pero cuando el rey quiso acercarse a la joven, ésta se echó a llorar. El rey le dijo:

—¿Qué te pasa?

Y ella contestó:

—¡Oh rey poderoso! Tengo una hermana, de la cual quisiera despedirme.

El rey mandó buscar a la hermana y vino Donaziada y empezaron los tres a conversar.

Donaziada le dijo entonces a Scherezada:

—Hermana, ¡por Alá!, cuéntanos alguno de esos cuentos que te sabes sobre el carbono para que pasemos la noche.

—De buena gana y como un debido homenaje, si es que me lo permite este rey tan generoso, dotado de tan buenas maneras.

El rey, al oír estas palabras, se prestó de buen grado a escuchar la narración. Y Scherezada; aquella primera noche, empezó su relato con la historia que sigue.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14

similar:

Comité de seleccióN iconSelección de medicamentos. Métodos y criterios. Comité de Farmacia y Terapéutica

Comité de seleccióN iconV o z p r o L e t a r I a organo del comité regional de la paz y...

Comité de seleccióN iconSelección La selección del ganado se realiza en los establecimientos...

Comité de seleccióN iconComité de Ética de Investigación

Comité de seleccióN iconComité distrital de capacitacion de docente

Comité de seleccióN iconComité Paritario de Higiene y Seguridad

Comité de seleccióN iconComité Elaborador del dsm-iv

Comité de seleccióN iconIntegración de Comité Técnico de Auditores Académicos

Comité de seleccióN iconReunión del comité institucional de vinculacióN

Comité de seleccióN iconInforme para el comité de seguridad maritima


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com