Colección La Siringa




descargar 0.77 Mb.
títuloColección La Siringa
página28/35
fecha de publicación04.02.2016
tamaño0.77 Mb.
tipoLección
med.se-todo.com > Historia > Lección
1   ...   24   25   26   27   28   29   30   31   ...   35

MISCELÁNEA DE ZONCERAS DE TODA LAYA



Zoncera N° 37

CUARTO PODER



Mi infancia pueblerina creyó que el cuarto poder era español y republicano.

Y muy valiente, pero muy débil, es decir que era poder, pero poco. Más bien que un cuarto poder, un poder de cuar­ta, muy inferior al sargento Cárdenas, que era el habitualmente encargado de llevarlo preso al "gallego" o a los her­manos Ávila, que atendían los empastelamientos y las garroteaduras persuasivas.

Tema inevitable del sainete o de cualquier cuento de "pago chico", el periódico y el periodista de campaña repre­sentaban la libertad de prensa que algún día se habría de lograr pese a la prepotencia de los comisarios y matones.

Mi experiencia de periodista me dice que aún no se ha logrado y que es cada vez más difícil, aunque ahora sean otras las técnicas de los que insensiblemente gobiernan realmente y no en apariencias.

No voy a hacer la historia de los periódicos que me ha tocado dirigir, fatalmente clausurados por los variados Conintes y estados de sitio, que al fin y al cabo no son más que formas estilizadas y con apariencia jurídica del sargento Cár­denas y los hermanos Ávila.

Ahora el cuarto poder existe, y yo diría que es el prime­ro, sólo que no tiene nada que ver con la libertad de prensa y sí mucho con la libertad de empresa.

Hace mucho que el cuarto poder no está constituido por aquel súbdito español, y por añadidura republicano, que co­noció mi infancia atravesando la plaza del pueblo con rumbo a la comisaría, gritando sus protestas bajo los empujones del sargento Cárdenas. No sólo ha cambiado el cuarto poder, sino que también muchos periodistas republicanos españoles que andan por ahí conchabados y por encargo de sus patrones son empujadores de sargentos Cárdenas, o se encargan de hacer bulla en otro lado para facilitarle la tarea.

El cuarto poder está constituido en la actualidad por las grandes empresas periodísticas que son, primero empresas, y después prensa. Se trata de un negocio como cualquier otro que para sostenerse debe ganar dinero vendiendo diarios y recibiendo avisos. Pero el negocio no consiste en la venta del ejemplar, que generalmente da pérdida: consiste en la publi­cidad. Así, el diario es un medio y no un fin, y la llamada "libertad de prensa", una manifestación de la libertad de empresa a que aquélla se subordina, porque la prensa es libre sólo en la medida que sirva a la empresa y no contraríe sus intereses.

Ahora en su calidad de primer poder, es el único que no es afectado por los golpes de estado. Porque además de ser de primera internacional y S.I.P. mediante, y también sin ella, es el que termina por disciplinar los otros poderes con­forme a las exigencias de la libertad de prensa.
Zoncera N° 38

DICE "LA NACIÓN"... DICE "LA PRENSA"



Esta es una zoncera complementaria de la de cuarto po­der. Pero en este caso no se trata de un poder de cuarta. Sobre todo, no se trató.

Esta no es una zoncera difunta como la del tirano Rosas y la piedra movediza del Tandil, porque "La Nación" no se ha caído y a "La Prensa" la volvieron a colocar sobre su base y se menea de nuevo. Sólo que están muy venidas a menos porque ya no se oye como: "Dice La Nación", o "Dice La Prensa".

"La Nación" afirma expresamente que es "una tribuna de doctrina" y "La Prensa" es la doctrina misma. Sólo que ahora, nadie se entera de cuáles son sus doctrinas, porque los editoriales no son inéditos, pero es como si lo fueran: son ileídos. Pero el lector que regularmente los rehuye, no los puede evitar a lo largo de la información, donde se dan las opiniones como noticias. Así, si leyéndolas usted no se entera de cómo ocurrieron los hechos, se entera de cómo debieron ocurrir, se­gún la doctrina de los editoriales. De tal manera, un telegra­ma de La Quiaca, de Hong-Kong, París, Nueva York o Durban, contiene más doctrina que datos ciertos, sobre todo cuan­do los datos ciertos se dan de patadas con las doctrinas, lo que revela que en "La Nación" y en "La Prensa" ya saben qué es lo que lee el lector. Esto ha llevado a que los redactores seleccionados rellenen y adoben los telegramas, y que los que no sirven escriban los editoriales; así no es raro que los escriba algún Mitre o algún Paz. O los plumíferos que los Mitre y los Paz tienen para complacerlos en sus menesteres domésticos.
* * *
Cuando yo era muchacho los diarios llegaban al pueblo con el tren de las 14 y 35. Los vecinos de pro terminaban a esa hora su siesta y se apoltronaban en la hamaca o en el sillón de mimbre a esperar —con el ojo puesto en la puerta de calle— la llegada del repartidor, atentos a que los hijos no les "madrugaran" el ejemplar.

Los dos diarios se leían minuciosamente, de punta a pun­ta, con editorial y todo, y desde ese momento los vecinos res­petables se consideraban en situación de adoctrinar a su vez.

A la caída de la tarde bastaba aproximarse a las ruedas para oír "Dice La Nación", "Dice La Prensa". Y las opiniones caían como sentencias.

Ahora sucede todo lo contrario. Y cuando alguno expresa una opinión se apresura a defenderse si el interlocutor le ar­guye: "Pero eso lo dice La Nación..." o "Lo dice La Pren­sa...", y para defenderse se remite a fuentes privadas e insos­pechables, como la prima de una mucama de un general. Fuen­tes que no están mejor informadas pero que no contienen doc­trina, salvo cuando el mucamo es "gaita".
Zoncera N° 39

1   ...   24   25   26   27   28   29   30   31   ...   35

similar:

Colección La Siringa iconColección La Siringa

Colección La Siringa iconColección: Pasión 26

Colección La Siringa iconColección de la mácula

Colección La Siringa iconColección: a debate

Colección La Siringa iconColección Nebulae N. o 1

Colección La Siringa iconColección latinoamérica

Colección La Siringa iconColección Sincretismo

Colección La Siringa iconColección Conciencia

Colección La Siringa iconColección general

Colección La Siringa iconColección Vibraciones


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com